Cuando el estrés y la angustia llaman a la puerta, quizá ya sea un poco tarde. Pero ya sabes que nunca es demasiado tarde para revertir una situación que no nos gusta. El estrés y la angustia son dos mecanismos que se ponen en marcha cuando nuestro cuerpo y nuestra mente llevan demasiado tiempo mojándose bajo una tormenta de tareas y estímulos negativos. 

Ya sabemos que no hay una fórmula mágica para desactivar estas situaciones desagradables. Pero tenemos algunos trucos que creemos que pueden ayudarte a desconectar antes de que se produzca una crisis y te hundas en el descontrol. 

1. Establece unos buenos horarios

En algunos trabajos es más sencillo. Cierras la puerta de la oficina, te vas y ya no tienes que pensar en ello hasta el día siguiente. Hay, sin embargo, otros trabajos que se meten en tu mochila sin pedir permiso. También hay muchos tipos de personas y a algunas nos cuesta más dejar el trabajo a un lado, aunque no sea el momento de trabajar. 

Es muy y muy recomendable establecer unos buenos horarios. Te lo decimos en serio. También es importante dejar de procrastinar: trabaja cuando tienes que trabajar y deja el móvil. Perder el tiempo genera el estrés de saber que no estás haciendo lo que toca y que, un día más, terminarás sin haber hecho todo lo que tenías que hacer. 

2. Sal a caminar

No hace falta que hagas un deporte súper intenso, pero sí que te muevas un poco. Solo tienes que salir a caminar, si es en un entorno tranquilo, mejor que mejor. Que cada paso sea consciente, mirando hacia ti y hacia los paisajes que te gustan, si los tienes cerca. 

3. Practica la contemplación en la naturaleza

¿Tienes un trocito de naturaleza al lado de casa o del trabajo? Si es así, aprovéchalo. Un paseo de 20 minutos es suficiente para reducir el estrés, combatir la ansiedad y proteger tu salud, incluyendo la de tu vista, que a menudo pasa horas y más horas frente a la pantalla. 

4. Tómate un té (o lo que sea que te relaje)

Elige tu infusión favorita y el momento del día en el que quieres tomarla. También puede ser un café, ¡no te preocupes! El escenario es importante. Cuando hace buen tiempo, puede ser el balcón o la terraza. En invierno, puede ser en tu butaca, al calor de una bonita melodía. 

5. Ordena tus espacios 

El orden de tu casa es un poco (o del todo) un reflejo de lo que hay en tu cabeza. No te ayudará en absoluto llegar a tu casa y encontrarte con una sala de estar que parece una leonera. Practica el orden y toma conciencia del gesto de limpiar y ordenar. Haz que sea tu refugio de verdad. 

6. Enciende una vela (o unas cuantas)

Encender una vela es un gesto purificador. Si las velas son naturales y te ofrecen aromas agradables y relajantes, todavía será mejor. Son ideales la lavanda, las rosas, las flores de naranjo o el geranio, pero te recomendamos elegir la fragancia que te ofrezca una mayor sensación de bienestar. 

7. Haz una llamada o socializa

Puede que no tengas cerca a tu mejor amigo o persona más querida, pero puedes llamar por teléfono. Deja todo lo que estás haciendo. Queda para tomar un café. La socialización es aquello que nos hace ser. Habla, explícate, escucha y relativiza. Funciona. 

8. Detén las pantallas 

No eres la excepción que confirma la regla. Tú también lo has intentado y has tomado conciencia de que estás demasiado enganchado al móvil, pero terminas haciendo lo que hace todo el mundo. Márcate una hora límite para la desconexión: es tan fácil como dejar el teléfono en casa o encerrarlo en un cajón. 

9. Escucha tu canción 

Tus canciones, tus libros, tus poemas… esos estímulos culturales que te hacen sentir bien, también te hacen sentir más TÚ. Toma conciencia y orgullo de ser quién eres a través de la música. Volverás a tu casa de verdad. 

10. Practica el afecto físico 

Somos primates humanos que nos necesitamos. Los abrazos, las caricias y los besos son fundamentales. Acostúmbrate al afecto físico, porque te salvará. Del estrés, de la angustia. Y de todo.


Durante varias semanas, niños y niñas han vivido una situación que los adultos nunca les habríamos podido contar. No entraba en nuestros planes. Ni la película más inverosímil podía prever un contexto como el presente.

Esto nos hace difícil comprender y avanzar cuáles serán las consecuencias psicológicas a largo plazo. Hablamos del confinamiento y de todas las medidas de protección personal e higiénica que hemos tenido que aplicar a nuestra vida, sin hacer demasiados cálculos ni previsiones. Y que los niños, en su mayoría, han asumido ya como normales.

¿Y cómo nos hemos cuidado durante estas semanas? ¿Cómo han vivido los más pequeños este período raro? Es cierto que en muchos han aflorado emociones como el miedo, el desconcierto, la intranquilidad, la frustración… 

Más allá de las obligaciones, debemos ofrecer a los niños espacio para la expresión. Contarles qué está sucediendo y también cuidarles. Cuidar de su salud mental y dejarse ayudar con algunas prácticas que pueden resultar muy útiles. Hoy hablamos de relajación, mindfulness y yoga. 

La relajación, una práctica muy necesaria

Si bien todos sabemos que los niños necesitan jugar y moverse, también debemos tener presente que necesitan momentos de relajación. Tener tiempo para estar tranquilos, calmarse y descansar. Hay un montón de juegos que pueden contribuir al bienestar de los niños y también de los adultos. Practicar actividades de relajación os ayudará a todos y, además, os ofrecerá todas estas ventajas:

  • Reduce el estrés mental y muscular
  • Contribuye a la mejora de la memoria y la concentración
  • Mejora la capacidad de aprendizaje
  • Aumenta el poder de confiar en uno mismo
  • Cultiva la sensibilidad
  • Mejora la calidad del sueño
  • Minimiza la ansiedad y el nerviosismo
  • Disminuye la presión sanguínea y la angustia
  • Suma al bienestar global

¡Practica! La técnica de la tortuga 

Hay muchas actividades que podéis realizar para practicar la relajación con los niños. La técnica de la tortuga es muy conocida. El niño debe ponerse boca abajo, emulando una tortuga. El sol se está poniendo y la tortuga tiene que dormir. Hay que recoger brazos y piernas, lentamente, hasta la espalda y formar el caparazón. Después, cuando empiece el nuevo día, la tortuga tendrá que sacar otra vez las piernas y los brazos y hacerlo, también, poco a poco. 

Mindfulness, los beneficios de la atención plena

Seguro que a estas alturas, conocéis muy bien qué es el mindfulness y por qué puede ayudarnos en todas las facetas de nuestra vida, tanto a mayores como a pequeños. La falta de atención plena en todo aquello que hacemos nos resta bienestar. Por tanto, es importante que los niños aprendan a conectar más y mejor con ellos mismos, lo cual les permitirá desarrollarse de una manera saludable y desplegar todas sus (grandes) capacidades. Las técnicas de mindfulness o de atención plena son útiles para: 

  • Mejorar la atención y la focalización en el ámbito académico 
  • Incrementar la empatía y la calidad de las relaciones sociales
  • Disminuir el estrés y la ansiedad en situaciones presentes y futuras
  • Desarrollar la conciencia y el autoconocimiento 
  • Contribuir a la resolución de conflictos
  • Promover la toma de decisiones meditada
  • Mejorar la capacidad de abstracción, la lógica y el cálculo 

¡Practica! Concentrarse en un sonido

Es una actividad muy básica para empezar a practicar el mindfulness, pero os irá muy bien. Hay que concentrarse en un sonido, sencillamente en un sonido, que puede ser el de un bol tibetano. El niño debe escuchar e intentar focalizar su pensamiento. 

Yoga, cuando la diversión es bienestar

Los grandes beneficios que puede aportarnos el yoga no son ningún secreto, en absoluto. Aquellos que ya lo practican hablan de sus bondades, como si esta práctica milenaria fuera, en realidad, una vivencia mágica, sanadora… Prácticamente un milagro. 

El yoga para niños es perfectamente adaptable a cualquier edad y circunstancia. Así, pueden practicarlo los niños que son más movidos, pero también aquellos que ya son tranquilos por naturaleza. Además de ofrecer un montón de ventajas para la salud, el yoga es una práctica muy divertida y recomendable, que contribuye a: 

  • Mejorar la postura, fomentando los buenos hábitos al sentarse, caminar, estudiar…
  • Incrementar el poder de la concentración
  • Alimentar la autoestima y la conexión con uno mismo
  • Aumentar la concentración para aplicarla luego a las rutinas

¡Practica! ¡Mirad cuántas posturas!

Las posturas del yoga para niños están perfectamente adaptadas y pueden ser muy divertidas. Os recomendamos echar un vistazo a este poster, donde encontraréis una postura de yoga para cada una de las letras del alfabeto. Podéis empezar por la del avión, continuar por la de la mariposa, la cobra o el perro. ¡Y comenzad a notar en vosotros los poderosos efectos de esta buena práctica! 

De la India a París en un armario de IKEA es una película estrenada en 2018, bajo la dirección del canadiense Ken Scott, que narra la historia de Aja, un joven de Bombay, la ciudad más grande de la India. La cinta está inspirada en la novela del escritor francés Romain Puértolas, El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de IKEA, convertida en fenómeno editorial en todo el mundo. La película es ligera y entretenida, pero nos habla de un viaje, de los sueños, de la suerte o del infortunio de nacer en un lugar o en otro, del karma, de la familia y hasta del rol del azar.

El argumento

El protagonista de esta película se llama Ajatashatru Lavash Patel y es interpretado por Dhanush, un verdadero ídolo en Bollywood. Aja es un estafador que vive en un pequeño barrio de la ciudad de Bombay. Allí se dedica a engañar a los turistas. Él, sin embargo, es una especie de Robin Hood: el dinero que consigue es para llevarlo a casa, donde vive con su madre y la vaca Moohini, en situación de extrema pobreza. Pero un día entra en juego el azar. 

Aja viaja a París, la ciudad de los sueños de su madre, para ver la Torre Eiffel. Allí es donde se pone en marcha la verdadera odisea, porque el chico se pierde en un IKEA, conoce a Marie, viaja a bordo de un armario y vive un montón de aventuras fruto de la accidentalidad y las coincidencias, tan naturales como la vida misma. 

La vida es un viaje lleno de casualidades

El autor de esta historia explica que Aja es él, en realidad. No cree en el karma, sino en el azar. Porque de hecho, cuenta que a la gente mala también le pasan cosas buenas. Él dice que la película es una metáfora de su existencia, porque a lo largo de sus 43 años de vida ha llegado a cambiar de casa, de ciudad y de país hasta en 39 ocasiones. La reflexión sobre el azar, los caminos de la existencia, las casualidades, la moral y el eterno debate sobre si el fin justifica los medios se junta con otra problemática tan importante como vigente: la inmigración y las pésimas condiciones de vida de tantas y tantas personas en el mundo. 

¿Por qué os gustará ver De la India a París en un armario de IKEA?

La película es una interesante reflexión sobre las penalidades y miserias humanas, sin perder nunca de vista el optimismo y el humor. La mezcla entre la comedia y el drama es muy sutil y, de hecho, la conclusión a la que llega es agridulce. 

Gustará a todos aquellos que disfrutan habitualmente de la comedia, pero que a la vez buscan en las películas una historia con fondo y un fuerte componente social. De hecho, se trata de una cinta ideal para tratar el tema de la migración, sin perder nunca de vista el horizonte de los sueños y la alegría de vivir. 

La escena destacada

Compartimos con vosotros una de las escenas más divertidas de la película, que no lo olvidemos, además de reflexión vital, tiene muchos ingredientes de Bollywood. Veréis a su protagonista bailando en una pista de baile de la ciudad de Roma. ¡Disfrutadla!


No ha sido un curso fácil, en absoluto. La pandemia por la COVID-19 nos ha puesto (y nos sigue poniendo) a todos a prueba. El curso terminó de manera repentina el 13 de marzo para la mayoría y ahora, cuatro meses después, tenemos muy pocas certezas encima de la mesa. De hecho, todavía no sabemos (ni podemos imaginar) cómo empezará el curso escolar 2020/21. 

Las órdenes no están muy claras y la presión que los docentes han recibido ha sido mayúscula. Por un lado, un montón de directrices poco firmes desde arriba. Por el otro, la intensidad de un curso para nada normal, en el que los niños/as y las familias han sufrido mucho.

Y a todo esto hay que sumar, claro, la situación personal de cada uno. Si para la mayoría no ha sido fácil, ¿qué decir de las personas que han sufrido la COVID-19 en su propia piel o en la de sus familiares?

Pero el verano ha llegado puntual. Y el verano es para descansar, disfrutar en familia y quizá ir a algún sitio de vacaciones. Aunque este año todo será un poco distinto. Sea como sea, no debemos perder las ilusiones ni el horizonte y hacer que la calma sea la protagonista de estas semanas que tenemos por delante, sabiendo que tenemos derecho a disfrutar del verano. 

Por todo esto, docentes, os proponemos unas cuantas actividades que no os podéis perder. Porque, ahora más que nunca, os lo merecéis. 

1. Reencuéntrate con los pequeños placeres. Este año promete ser muy distinto. Muchas personas saldrán de casa y verán cumplido el sueño de ir a un lugar que les gusta, pero muchas otras ya han decidido dejar para más adelante las vacaciones fuera de casa. Aprovecha para revivir los pequeños placeres del verano, aunque sea desde tu hogar. Sal al balcón o a la terraza a comer un helado, observa las estrellas, visita el mercado de tu pueblo, contempla el amanecer (y el atardecer), regálate el capricho de no hacer nada...

2. (Re)descubre el país. Quizá no podamos hacer un gran viaje, pero míralo por el lado bueno. Por fin tienes la oportunidad de conocer de cerca tu país. Aprovecha ahora para organizar esa excursión que siempre has querido hacer y para la que nunca has tenido tiempo, aunque sea al lado de casa. Te darás cuenta de que vives rodeado de un montón de lugares bellos. 

3. Inventa una fiesta. Ahora no podemos celebrar grandes fiestas, pero sí que podemos celebrar grandes cosas. Como que estamos juntos, que el huerto nos está dando unos tomates riquísimos o que nos gusta el verano más que ninguna otra época del año. Cualquier motivo puede ser bueno para celebrar, aunque sea en casa. 

4. Mira y remira la naturaleza. Esta primavera no la hemos vivido. Salir ahora y contemplar los paisajes de verano y la naturaleza, a menudo tan salvaje y rebelde, es una experiencia que merece la pena vivir. Observa y siente los poderosos efectos de su bálsamo en calma y en todas las tonalidades de amarillo.

5. Lee (mucho). Es una recomendación que no puede faltar en una lista de recomendaciones para disfrutar del verano. Pero este año, más que nunca, el verano es el mejor momento para viajar sin salir de la hamaca. Elige tus temas y autores favoritos: vivirás mil historias que te compensarán. 

6. Fórmate a distancia. ¿Tú tampoco puedes parar? Si es así, descansa un poco… ¡pero también fórmate! Estas semanas son perfectas para participar en cursos de verano a distancia. Nosotros te esperamos en Educación Docente a partir del 2 de septiembre. 

7. Organiza una noche astronómica. Como cada año, coincidiendo con San Lorenzo, allá por el 10 de agosto, se espera una magnífica lluvia de Perseidas. Regálate el placer de contemplar las estrellas mirando al cielo. Casi todas las noches de verano son perfectas para soñar bajo la luna. 

8. Cocina de verano. Si para ti cocinar es un momento de magia y tranquilidad, aprovéchalo. Seguro que durante el confinamiento también te has hecho un gran chef. ¿Qué tal si sigues probando ahora con las recetas de verano? 

9. Relájate. A veces apetece, sencillamente, no hacer nada. ¿Recuerdas cuál fue la última vez que te sentaste en el sofá para descansar? Cierra los ojos. Si eres activo e imparable seguro que te cuesta un poco. Pero verás que el sencillo gesto de no exigirte nada te da la paz que tanto añoras. ¿O también se te había olvidado?

10. Exprésate. No son pocas las personas que durante todo este tiempo han querido hacerse fuertes. También los docentes. Aprovecha estos días de verano para abrir tu alma a nuevos campos de expresión. Pinta, dibuja, canta, baila y expresa todo lo que te habías guardado dentro.

Calma, disfruta y ¡feliz verano!

Con el verano llegan los momentos de ocio para poder hacer manualidades. Por eso os queremos presentar 15 manualidades para hacer con los niños y niñas y pasar un buen rato entretenidos.

1.Globo aerostático

Subir bien alto y verlo todo a vista de pájaro tiene que ser magnífico.

Escoge los colores que más te gusten y crea tu globo aerostático y deja volar tu imaginación.

En la web Guía de Manulidades encontrarás el paso a paso de esta manualidad.

2. Sirena

Este ser mitológico, mitad persona, mitad pez, lo podemos imaginar de muchas maneras posibles. Con una pinza y papeles de colores decorados puedes conseguir muchísimos tipos de sirena. Prueba y descúbrelas.

La web Pasándolo pipa nos enseña el proceso para hacerlas.

3. Abanico frutal

Una buena manera de hacer frente a los días de calor es un abanico y que mejor forma de hacerlo que con estos fantásticos abanicos de frutas tan refrescantes.

La web A Girl and and a Glue Gun nos explica cómo crear uno. Podemos escoger entre cuatro opciones, ¿cuál te gusta más?

4. Memori de helados

Este juego de memoria nunca pasa de moda. ¿Y si cambiamos las formas tradicionales de sus fichas por unas en forma de helado? ¡Tendremos un juego muy veraniego!

La web Eat Drink Chic nos explica cómo hacer este juego tradicional con un toque helado. Puedes inventarte la combinación que quieras o descargarte los helados preparados por Amy Moss.

T'atreveixis a jugar-hi?

5. Dominó

Un verano sin una partida de dominó no es lo mismo, por eso también os proponemos personalizar este juego.

Con trozos de cartón recortados y con las figuras que más nos gusten podemos hacer nuestro propio dominó.

La web Parents Momes nos muestra el paso a paso de esta manualidad que nos hará pasar buenos ratos.

6. Móvil veraniego

Con objetos de la naturaleza, ya sean de playa o de montaña, podemos hacer un fantástico móvil con el que decorar nuestro balcón o nuestro patio.

¿Qué os parecen estas ideas de móvil tan veraniegas?

Fuente: Wix.com

7. Marca páginas

El verano es un buen momento para leer todos aquellos libros que no hemos podido leer durante el curso y disfrutarlos a la sombra y con una limonada refrescante.

¿Qué os parece acompañar estos momentos con unos marca páginas de animales marinos? Puedes escoger entre un cangrejo y un pulpo, pero también otros animales como ranas, gracias a la web Easy Peasy and Fun.

Fuente: Easy Peasy and Fun

8. Barcos de espuma para la piscina

Ahora que es tiempo de remojarse podemos pasar un buen rato haciendo carreras con los barcos que nos presenta Today's Parent. ¿Quién se anima?

9. Juego de encestar

Una buena idea para amenizar los momentos de aburrimiento es preparar este juego para encestar. Con materiales que tengamos por casa podemos conseguir que los niños (y también los adultos) se entretengan intentando encestar en la boca del pez.

Si os animáis con este pececito, la web Manualidades Infantiles nos enseña el paso a paso.

10. Pescar peces

Nos podríamos pasar horas jugando a este juego de pescar peces. Con pocos materiales lo podemos crear y poner toda nuestra imaginación para inventarnos lo que nos encontraremos debajo de cada pez.

La web Todo Manualidades nos explica cómo prepararlo paso a paso.

11. Juegos de agua

Con la botella de plástico con un agujero en medio y con una pistola de agua podemos afinar nuestra puntería a la vez que pasamos un buen rato bien refrescante.

12. Comedero para pájaros

Con tetrabriks de leche podemos crear unos comederos para los pájaros y conseguir que estos nos vengan a visitar a nuestra casa. Podemos decorar las casas como nosotros queramos pero la propuesta de Today's Parents ¡nos encanta!

13. Cartel para la puerta

Si de nuestros paseos por la playa hemos recolectado arena y conchas podemos hacer un cartel para nuestra puerta tan bonito como el que nos presenta Stikets Family.

14. Guirnaldas de viento

Una vez tengamos hechas estas guirnaldas de viento nos podemos relajar mirándolas cómo se mueven y disfrutar de un rato de tranquilidad.

15. Cámara de fotos de cartón

Los niños y niñas disfrutarán y liberarán su creatividad haciendo esta cámara e imaginando las posibles fotografías que han hecho en los lugares que han visitado.

La web RonyesTech nos explica cómo hacerlo.

Fuente: RonyesTech

Esperemos que os haya gustado esta selección de manualidades veraniegas y que disfrutéis mucho, sobre todo del proceso creativo.

Desde hace tiempo, el aprendizaje por proyectos se ha convertido en una de las metodologías preferidas de muchos docentes y centros educativos. Dedicarse a un proyecto de investigación que integre distintos elementos curriculares y que además sirva para combinar diferentes herramientas y estrategias está siendo de gran utilidad para muchos alumnos, familias y docentes. Puesto que reconocen como exitosa una opción que aporta a los alumnos conocimiento y entrena su autonomía, curiosidad y cooperación. 

Pero para que todo funcione en este engranaje del aprendizaje basado en proyectos hay que contar con distintas herramientas que sirvan para facilitar el trabajo. Que ayuden a la organización, que sirvan para asignar tareas y que, además, resulten válidas para aplicar los correspondientes mecanismos de evaluación. 

Los que ya estáis subidos al tren del aprendizaje por proyectos seguramente podéis dar referencias, enfoques ricos y variados puntos de vista basados en vuestra experiencia. Hoy, aquí, queremos centrarnos en una herramienta muy útil en los tiempos que corren: las aplicaciones. Hemos hecho un selección de apps muy interesantes para aquellos que quieran empezar a trabajar por proyectos en sus centros educativos. ¡Échales un vistazo, pruébalas y cuéntanos qué tal! 

Google Classroom

Google Classroom se ha convertido en un clásico imprescindible para los días de confinamiento, pero lo cierto es que se trata de una herramienta que ya usábamos mucho antes. Funciona al más puro estilo Google, de modo que al estar la mayoría acostumbrados a sus servicios, no tendremos el más mínimo problema en adentrarnos en su operativa. 

Sirve para hacer clases a distancia, pero, lógicamente, también para formalizar encuentros virtuales y gestionar las distintas tareas en equipo. Algo indispensable en el aprendizaje basado en proyectos. Esta cooperación puede hacerse de una manera ágil y desde un mismo espacio, de modo que compartir documentación para trabajar es coser y cantar. 

El sistema integra las tareas docentes, que incluyen crear actividades, generar un calendario, interactuar con los alumnos. Y por supuesto, evaluar. 

Descarga Google Classroom para iOS y Android

Quizizz

Y hablando de evaluaciones, ¿qué tal si probamos a que nuestros alumnos sean mucho más autónomos para reconocer su propio trabajo? Quizizz nos parece una opción muy acertada, tanto para familias como para estudiantes y docentes. 

Se pueden generar tests de diferentes materias, como matemáticas, idiomas, ciencias, geografía o historia, realizar competiciones en línea y aprovechar los cuestionarios realizados por otros docentes a través de dos modalidades juego. O bien individual o toda la clase en su conjunto. 

Descarga Quizizz para iOS y Android

Trello 

Otro recurso que también nos parece estupendo es Trello. Se trata de una app gratuita, que nos resultará especialmente útil en términos organizativos: algo de vital importancia a la hora de trabajar por proyectos. A través de Trello podremos crear tareas, asignarlas y organizar, en definitiva, el trabajo de cada equipo. Como te puedes imaginar, dentro de la aplicación se pueden adjuntar documentos (imágenes, enlaces, vídeos) y el docente tiene también la posibilidad de realizar informes, crear ejercicios, etcétera. 

Descarga Trello para iOS y Android 

Quire 

Sigamos con otra app muy práctica para organizar el trabajo en equipo y, concretamente, para desplegar nuestras ideas. Quire es una app que nos ayudará a hacer juntos brainstorming o lluvia de ideas, en equipo y en tiempo real. Incluye distintas opciones, tanto para capturar información e ideas (mediante texto o fotos), como para crear planes de acción (divididos en pequeños y en grandes pasos), compartir contenido con los demás miembros del equipo y recibir notificaciones de cada cambio realizado. 

Descarga Quire para iOS y Android

Padlet 

La última app que queremos recomendarte si trabajas por proyectos es Padlet. Si hay que meterse en harina, esta es la herramienta más idónea. Porque sirve para crear muros con distintos planteamientos e ideas, resolver cualquier problema y confeccionar pósters entre todos, algo que viene fenomenal, tanto para la fase previa de trabajo e investigación como en la de presentación del resultado final. 

Descarga Padlet para iOS y Android

Fomentar el desarrollo de la autonomía personal es un objetivo importantísimo en la etapa de Educación Infantil, es decir, de los 3 a los 6 años. Los niños autónomos son capaces de hacer solos actividades que tienen que hacer los niños de su edad y en su entorno sociocultural. 

Los niños que no son autónomos, pues, son dependientes y necesitan ayuda para hacer muchas tareas cotidianas, tanto en la escuela como en casa. Aunque en el entorno educativo estas carencias se hacen todavía más evidentes. Progresar en los hábitos de la autonomía personal contribuye a su desarrollo como individuos, pero también en el ritmo de aprendizaje y en sus relaciones e interacciones sociales. 

¿Y cuáles son estos hábitos tan importantes?

El niño puede ser autónomo en todas esas tareas y hábitos que no le supongan ningún peligro. Así, según el área, pueden ser: vestirse (elegir la ropa, ponerse y sacarse los pantalones, calcetines, abrigos, cremalleras, botones…), la higiene (control de esfínteres, lavarse las manos, los dientes…), comer (hacerlo solo, usar los cubiertos…) y vivir en sociedad (saludar, dar las gracias, pedir por favor, ordenar…). 

Fomentar la autonomía es un camino largo. Un viaje en el que debemos armarnos de paciencia, con el objetivo de acompañarlos hasta conseguir que cada vez nos necesiten menos, a padres, madres y docentes, para hacer aquello que de mayores todos sabemos hacer: vestirnos, comer, caminar, lavarnos los dientes o cruzar la calle con toda precaución. 

Para ayudaros en este cometido hemos seleccionado una serie de aplicaciones que sirven para fomentar la autonomía. En ningún caso sustituyen el acompañamiento del adulto, pero muchas veces pueden resultar útiles para trabajar determinados hábitos. ¡Esperamos que podáis aprovecharlas!

Daily Tasks 

Daily Tasks es una app que sirve para entrenar las habilidades motrices finas de los niños, así como su capacidad de concentración. Aquellos que la han diseñado lo han hecho con la voluntad de encajar con las necesidades de los niños con TEA (Trastorno del Espectro Autista). No obstante, la app también puede resultar interesante para trabajar con los niños que tengan dificultades para concentrarse. Es la historia de las tareas diarias, interactiva y atractiva, para aprender cómo y cuándo debemos cuidar nuestra higiene. 

Descarga para iOS y Android

Respira, piensa y actúa (Sesame Street) 

Los personajes del legendario Barrio Sésamo nos acompañan en esta app, el título de la cual ya evidencia sus objetivos. Se trata de una herramienta que sirve para entrenar la capacidad de convivir con los demás y de resolver problemas cotidianos. A través del mantra “Respira, piensa y actúa”, los niños irán adquiriendo vocabulario emocional, estrategias y capacidad para hacer frente a los pequeños problemas cotidianos. Lo harán con certeza, seguridad y empatía. Calma… ¡y a jugar!

Descarga para iOS y Android

José Aprende 

He aquí un juego bien desarrollado. José es el protagonista de una aventura que guía a los niños, escuela y familia en el aprendizaje de los autocuidados, las rutinas y las emociones. Lógicamente, se tratan temas como la higiene personal, las comidas y las relaciones con los demás. Cuenta con un montón de pictogramas táctiles, ilustraciones interactivas y un cuento que funciona como hilo conductor. Nos gusta porque es una app sencilla, pero súper útil. 

Descarga para iOS y Android

iSecuencias

iSecuencias es una aplicación de aprendizaje para niños, desarrollada por la Fundación Planeta Imaginario. Se basa en un total de 100 secuencias. Los protagonistas son seis personajes que van apareciendo en secuencias, mediante las que se trabajan hábitos de autonomía, como lavarse las manos, los dientes, vestirse o ir a dormir. Lástima que solo esté disponible para iOS. 

Descarga para iOS

¡Buenas noches, Caillou! 

Si bien es muy importante dejar a un lado las pantallas en las horas previas a ir a dormir, esta app nos puede ayudar en otros momentos de la jornada. Cuenta con 20 actividades diferentes para contribuir a que los niños interioricen las rutinas de antes de ir a dormir: lavarse los dientes, cazar estrellas, contar ovejas, etcétera. La narración es a cargo de un personaje entrañable: Caillou y hay distintos juegos, como rompecabezas, actividades táctiles, canciones… 

Descarga para iOS y Android  

Después de la COVID-19 ya nada será igual. La nueva normalidad a la que nos empuja a toda prisa la economía ha vuelto a descentrar unos objetivos que dábamos por buenos nada más empezar la pandemia. Entonces sentíamos, seguramente, la necesidad de encontrar sentido a una situación que hoy todavía no podemos ver con perspectiva, pues, la COVID-19 sigue entre nosotros, como una amenaza latente. 

Los niños tuvieron que dejar la escuela rápido y sin contemplaciones, de un día para otro, sin saber muy bien cuál era el alcance de la situación. A los adultos nos ocurrió algo muy parecido. A lo largo de estos días no hemos dejado de sorprendernos de la capacidad de los pequeños para soportar estos días de confinamiento o entender las consecuencias de una pandemia global. En las nuevas fases del Estado de Alarma se han puesto la mascarilla sin quejarse y hasta nos han dicho. “No hace falta que me lo recuerdes, ya sé que no tengo que tocar nada cuando salimos de casa”. 

Cuando toque hacerlo en el contexto de esta nueva normalidad, muchos alumnos volverán a los centros educativos con una mochila cargada de experiencias, emociones y aprendizajes. Y si bien esto ha sido difícil para todos, hay que tener en cuenta que habrá niños y jóvenes que también serán arrastrados por esta corriente de nueva normalidad habiendo afrontado pérdidas muy duras. 

La muerte en tiempos de la COVID-19

Para comprender en toda su magnitud la situación que muchas familias han afrontado durante la pandemia hay que ser consciente de cuáles han sido las circunstancias que han rodeado la muerte en tiempos de la COVID-19. 

Hayan muerto o no a causa del virus, los familiares de nuestros alumnos habrán afrontado, en los casos de hospitalización, un aislamiento todavía más complicado que el que la mayoría hemos llevado a cabo en nuestros hogares. 

Los pacientes con la COVID-19 y otras patologías no han podido contar con la compañía de sus familiares y tampoco, en el caso de aquellos que por desgracia no se han recuperado, han tenido el apoyo y la compañía que todas las personas deben tener en el momento de morir. Así, aunque los sanitarios han hecho todo lo que tenían en sus manos para hacerles sentir que no estaban solos, el apoyo de sus familiares y seres queridos era y es insustituible. 

Además, hay que añadir otra dimensión, que ha sido la del déficit de apoyo social y de los rituales de despedida, a causa de la situación de confinamiento y de emergencia sanitaria. Este sufrimiento, de las familias, sumado a las vivencias de agotamiento e incredulidad, hay que sumar la angustia del confinamiento, que ha afectado directamente a la dimensión social. 

Las familias no se han podido despedir a través de los rituales habituales. Y tampoco han podido recibir el apoyo físico de sus familiares y amigos. No es extraño, pues, así lo explica el Hospital Sant Joan de Déu de Lleida, que ha elaborado un documento para dar apoyo a las familias, a los niños y a todas las personas que, con su diversidad de circunstancias, están viviendo una situación de duelo. 

La vuelta a las aulas y la gestión del duelo 

La vuelta a las aulas será, para muchos alumnos, un momento de respiro. Será necesario, no obstante, acompañarlos en esta vuelta y colaborar, tanto con ellos como con sus familias, en la correcta gestión del duelo. Por todo esto, resumimos a continuación algunas de las recomendaciones que el Instituto IPIR (Duelo y Pérdidas) ha elaborado para orientar a profesionales, familias y personas que estén experimentando un duelo en tiempos de la COVID-19. 

  • Explicar cuál es (y ha sido) la situación. Nuestra tarea como docentes ha sido siempre muy importante y ahora, cuando seamos capaces de volver a las aulas, todavía lo será más. Más allá de las necesidades curriculares, ahora tendremos que hacer un esfuerzo para reconstruir todo lo que hemos perdido y, en el caso de esos alumnos que hayan perdido a un familiar cercano, será necesario acompañarlos con mucho más cuidado. A la hora de explicar lo ocurrido, no debemos maquillar la situación, sino utilizar todas aquellas estrategias que pueden ayudarnos a realizar una explicación objetiva de los hechos, así como conocer las circunstancias familiares de cada uno de los alumnos. Después de la COVID-19, no todos los niños y adolescentes regresarán con la misma mochila. La de muchos pesará todavía un poco más. 
  • Ofrecer espacios para la expresión emocional. Después de una pérdida, y más en tiempo de la COVID-19, es muy posible que los niños tengan la necesidad de expresar emociones como la rabia, la ira, la tristeza o la impotencia. Puede ser muy positivo para todos canalizar este dolor mediante un dibujo, escribiendo una carta, un cuento o simplemente conversando sobre aquello que el niño o la niña deseen. 
  • Acompañar, no incapacitar. Los niños son perfectamente capaces de comprender aquello que sucede a su alrededor. Es muy importante integrarnos en la realidad y para hacerlo tendremos que contar con el apoyo y la complicidad de las familias. Deben ser integrados, autorizados, cuidados y acompañados, para que ahora sean capaces de afrontar lo sucedido, pero para que también tengan las herramientas que necesitan para hacerlo en un futuro. 
  • Dedicar tiempo. Es posible que en muchos casos tengamos la sensación de que hemos perdido mucho tiempo. No pudimos finalizar el segundo trimestre ni iniciar el tercero. No obstante, durante todas estas semanas, los niños han hecho un gran aprendizaje de vida. Así, aunque tengamos prisa para avanzar materia, en esta nueva normalidad habrá niños que necesitarán tiempo. Tiempo para explicar, para expresar y para comprender. El aula puede convertirse en un espacio para recibir un fuerte abrazo, sentirse escuchado, querido y apoyado, a pesar de las adversidades.
  • Garantizar el afecto. La COVID-19 ha sido un golpe doloroso para muchas familias que, en muchos casos, pueden estar atravesando una situación difícil. Durante este periodo, hay que garantizar las atenciones necesarias del niño o adolescente hasta la recuperación de los padres o tutores y, si es necesario, buscar o recomendar la ayuda de un profesional. 
  • Observar. Las maneras de hacer el proceso necesario de duelo no son idénticas. Es posible que algunos niños no hayan reaccionado justo después de la pérdida, pero que, más adelante, manifiesten síntomas o inquietudes diversas. La recuperación de la crisis por la COVID-19 no será fácil para nadie, pero todavía menos para esos niños y jóvenes que hayan sufrido una pérdida. Será necesario, pues, observar y estar alerta durante todo este periodo de reincorporación y adaptación. 

Por todo esto, os recomendamos consultar la Guía para personas que sufren una pérdida en tiempos de coronavirus, con pautas muy útiles y claras, elaboradas por profesionales especialistas en duelo y pérdidas. 


La tecnología ha entrado en nuestras vidas y lo ha hecho prácticamente en todos los ámbitos, también en el nuestro, el de la educación. En la última década, no han sido pocos los proyectos que se han puesto en marcha para integrar la tecnología en las aulas, con el objetivo de ofrecer nuevas e innovadoras herramientas para aprender. 

Nuestros alumnos y alumnas son nativos digitales. Han nacido con una pantalla bajo el brazo y lo cierto es que, en muchos casos, se hace imprescindible combatir algunos de los problemas que da el consumo - indiscriminado y excesivo - de tecnología a todas horas. 

Sin embargo, y más allá de esta circunstancia, que no debe ser tomada bajo ningún concepto a la ligera, está claro que aplicar la tecnología en las aulas puede mejorar considerablemente la capacidad de aprendizaje y la comunicación con los alumnos. 

Pero, veamos algunas de las grandes ventajas de usar la tecnología en el aula. ¿Cuáles son para ti sus poderosos efectos?

El poder de la comunicación

La tecnología nos conecta y nos permite llegar a los demás, aunque estemos lejos. Hemos tenido la ocasión de comprobarlo durante el confinamiento. Las videollamadas y los distintos recursos tecnológicos nos han permitido seguir con ciertos aprendizajes y, aún con las limitaciones de no poder socializar y seguir con las rutinas en el aula, alumnos y docentes han sido capaces de intercambiar contenido, explicaciones y mensajes, que en muchos casos han sido importantísimos para dar ánimo y aliento en los momentos más difíciles.

No estábamos preparados para hacerlo, pero hemos sabido conectar. A partir de ahora, los centros educativos deben plantearse el reto de ponerse las pilas de la educación a distancia, sobre todo mientras la COVID-19 siga formando parte de nuestra realidad, pero también con el objetivo de enriquecer y complementar determinadas rutinas y/o modelos educativos.

Aprendizaje autónomo

Una de las grandes ventajas que nos ofrecen las nuevas tecnologías tiene que ver con el aprendizaje autónomo. Y es que a través de las diferentes herramientas que tienen a su alcance, los alumnos pueden desarrollar la capacidad para relacionar conceptos, resolver problemas y reconocer nuevas necesidades y objetivos de aprendizaje.

La redes son una puerta abierta a la exploración, que debe gestionarse correctamente, sí, y en eso los docentes y las familias tenemos un papel determinante. Buscar información, saber seleccionarla y sacar conclusiones, reconocer logros y objetivos son solo algunas de las acciones que forman parte de esta estrategia de aprendizaje autorregulada y preparatoria para presente y futuro.

Capacidad crítica y organizativa

Y si hablamos de acceso a la información y de aprendizaje autónomo tenemos que hablar necesariamente de otra capacidad que las nuevas tecnologías pueden ayudar a desarrollar en los alumnos. La ingente cantidad de contenidos a los que tenemos acceso a través de las nuevas tecnologías exige de todos nosotros capacidad crítica y organizativa.

Y estas son cualidades muy necesarias en todos los ámbitos de la vida, personal y profesional. Conviene que como docentes sepamos conducir y gestionar la manera de usar estos recursos en los alumnos y llevemos a cabo experiencias y ejercicios como entrenamiento. Alertar y concienciar sobre los peligros existentes en este tipo de espacios es fundamental para que niños y jóvenes se conviertan, más adelante, en adultos críticos, conscientes y responsables, capaces de sacar todo el jugo que pueden sacar de este recurso universal que son las redes.  

Colaboración entre compañeros y docentes

El trabajo en grupo ha sido, toda la vida, una realidad un poco incómoda para muchos. Sin embargo, con los años y la experiencia nos hemos esforzado para que el trabajo sea cooperativo y los proyectos terminen saliendo adelante con la ayuda de todos. 

Las nuevas tecnologías son un recurso que fomenta, lejos de aislar, la colaboración entre compañeros alumnos y docentes. Ahora ya es posible trabajar, cada uno desde su mesa de estudio en casa, a través de videollamada o compartiendo y editando directamente los documentos, que luego se convertirán en el resultado final de cada proyecto. 

Mayor implicación con el aprendizaje

No hay que engañarse. Nuestros alumnos son, como decíamos, nativos digitales. Han nacido sabiendo toquetear las pantallas con más agilidad que nosotros. Y aunque conviene regular y racionalizar su uso, está claro que la tecnología les atrae. En nuestras manos está el saber aprovecharlo. 

Los recursos visuales son una herramienta poderosísima, que al igual que recursos como los cómics o los álbumes ilustrados, siempre han estado ahí para hacer más ricas nuestras explicaciones. Ahora ya no hace falta lidiar con una película en VHS: tenemos todos los recursos en línea y debemos ser capaces de sacarle todo el provecho. Nos basta una pantalla y la capacidad de seleccionar los contenidos adecuados, que se convertirán, probablemente, en una puerta abierta a nuevos aprendizajes que recordarán para siempre y en los que querrán profundizar. 

Educación Docente recomienda los siguientes cursos:

Los niños y niñas de hoy ya no nacen con una pan debajo del brazo. Ahora lo hacen con un móvil o bien con una tablet. Pero no todos. Si tenemos en cuenta lo que dicen los expertos, y según las conclusiones publicadas en The Lancet Child & Adolescent Health, los niños y niñas tienen que dormir entre 9 y 11 horas, hacer al menos una hora diaria de ejercicio y pasar menos de dos horas de ocio con pantallas.

Partiendo de esta recomendación, hoy hemos querido observar todas las ventajas que nos ofrece el lenguaje digital en el campo de la educación. Los lenguajes que forman parte del digital son muchos: el lenguaje interactivo, el audiovisual, el sonoro, el social e incluso de la programación. Y todos, en su justa medida y en el contexto adecuado, como el aula, pueden resultar muy provechosos.

Estos son los beneficios del lenguaje digital en educación:

1. Se adapta a las diferentes necesidades de los alumnos/as. No todos aprendemos al mismo ritmo, ni tenemos una misma predisposición para el aprendizaje. El lenguaje digital facilita el acceso a imágenes (visual), vídeos (visual y auditivo), canciones (auditivo), mapas conceptuales, contenidos interactivos (lector/escritor), proyectos, experimentos (cinestésico).

2. Motiva, anima y atrae. Esto no es nuevo, pero ahora disponemos de muchos más soportes y formatos para despertar la curiosidad de los alumnos. Películas, cortometrajes, animaciones, canciones o juegos nos pueden resultar muy atractivos.

3. Facilita la tarea docente. Esta diversidad de materiales hace que los docentes lo tengan más fácil al explicar conceptos, sean sencillos o complicados. Estos nos aportan un valor añadido que difícilmente conseguiremos sin el lenguaje digital.

4. Conduce a la búsqueda. Una cosa nos lleva a la otra. El lenguaje hipertextual nos permite acceder a muchísimas fuentes y medios. Este proceso de consulta nos ayuda a descubrir automáticamente cosas nuevas, contenidos interesantes y herramientas muy útiles.

5. Promueve las competencias digitales. Y lo hace de una manera natural. Además, la experiencia sirve para entrenar a los alumnos para que sepa seleccionar y discriminar información.

6. Facilita el trabajo autónomo. La información siempre está a tu alcance y esto quiere decir que la pueden consultar siempre y en cualquier momento. Es una buena manera de conseguir autonomía para volver a las fuentes siempre que lo consideremos necesario, aún más si es fruto de interés personal.

7. Desarrolla el pensamiento lógico y matemático. El lenguaje de programación también forma parte del lenguaje digital, una serie de códigos indispensables hoy. Aprender los fundamentos básicos de la programación puede ser muy interesante para trabajar diferentes conceptos matemáticos, así como para resolver problemas utilizando la lógica.