libros-diversidad-educación-docente

En el aula podéis trabajar la atención a la diversidad de diferentes maneras, pero una buena opción es la de utilizar diferentes libros y cuentos como apoyo. Hoy os proponemos 10 interesantes.

El soldadito de plomo

El Soldadito de plomo. El primer libro que os queremos proponer es un clásico. El soldadito de plomo, pero en una versión realizada por Clara Luna Rodríguez, investigadora de departamento de Dibujo de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada. Se trata de un proyecto gráfico muy simple, con imágenes ilustradas, que permite leer sin saber. Elaborado con la colaboración de personas con discapacidad intelectual y profesionales de este ámbito, el cuento ha pasado la prueba después de haber sido leído por 97 personas con diversidad intelectual de 6 a 66 años y niños de 4 y 5 años, sin esta diversidad. ¿El resultado? ¡Todo un éxito!

 

El patito feo. Aquí tenéis otro clásico, El patito feo de Hans Christian Andersen. Es la historia que trata por excelencia el tema de la diversidad y que en su momento, Andersen escribió como reflejo de aquello que él mismo había vivido. Una metáfora sobre las personas con diversidad y las diferentes etapas de crecimiento que viven los niños.

 

Por cuatro esquinitas de nada. De Jêrome Ruiller es un cuento que ha popularizado en los últimos años y que habla sobre la diferencia, la integración y la inclusión. El cuento también fomenta la búsqueda de soluciones y nos habla de la frustración, la misma emoción que nos llevará a buscar alternativas.

 

El cazo de Lorenzo. Lo hacemos demasiado a menudo: señalamos las diferencias y las convertimos en hechos negativos. En El cazo de Lorenzo, Isabelle Carrier nos habla de Lorenzo y su caso de superación. A parte de la versión en papel, disponéis de un vídeo donde se explica el cuento en forma de unas animaciones preciosas para ver en el aula o utilizar como apoyo.

 

Elmer. Todos somos diferentes. Niños y adultos. Elmer es un cuento con un elefante como protagonista, en el cual las diferencias se convierten en razones para querer. Una propuesta simpática y colorista que os encantará y que también encontraréis en vídeo.

 

inteligencias múltiples

Cuentos para descubrir inteligencias. Howard Gardner (Premio Príncipe de Asturias 2011 de Ciencias Sociales) ha conseguido definir hasta nueve tipos de inteligencias: lingüística, lógico-matemática, viso-espacial, musical, corporal-cinestésica, intrapersonal, interpersonal, naturalista y existencial. La psicóloga Begoña Ibarrola ha desarrollado una serie de cuentos y propuestas de actividades para favorecer cada una de estas inteligencias, así como dotar a los niños de un montón de oportunidades. Se trata de que puedan descubrir cuáles son sus talentos y potenciales escondidos.

 

El lirbo negro de los colores. Érase una vez un cuento para ver los colores con los ojos cerrados. El libro negro de los colores de Menena Cottin nos acerca a la diversidad de la ceguera, de manera que nos permite tocar, oler y experimentar todo tipo de sensaciones.

libros-diversidad-educación-docente

 

El punto. ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿De dónde puedo partir? El punto de Peter H. Reynolds es, efectivamente, un punto de partida que nos ayudará a explorar nuestro yo y que nos abrirá las puertas de la expresión artística. Se trata de una oportunidad fantástica para desarrollar nuestra capacidad de expresarnos y consolidar nuestra personalidad.

 

Otra cosa. Y aquí tenéis otro cuento que fomenta el respecto hacia los demás. "Otra cosa" quiere ser como los otros niños, pero no lo consigue. Un día aparece otra criatura que se llama "Algo" y que quiere ser su amigo... De Kathryn Cave, el cuento cuenta con las ilustraciones de Chris Riddel.

llibres-diversitat

 

llibres-atenció-diversitat

Érase una vez un bosque. Y cerramos este especial de recomendaciones de libros para atender la diversidad con Érase otra vez un bosque, de Elisa Gehin. Se trata de un cuento para primeros lectores donde los protagonistas son los pájaros que viven en los árboles. Habla de la diversidad y de los conflictos que se producen en la convivencia.

 

 

 

¿Os han gustado estas propuestas? ¿Tenéis alguna más?

Educación-Docente-Felicidad

La felicidad es una asignatura. En el Wellington College, un prestigioso internado inglés imparte horas de felicidad desde los 5 años. Según la ONG Ghildline, uno de cada diez británicos menores de 18 años sufre ansiedad y depresión crónicas. Entonces, podríamos decir que la felicidad de los niños y niñas también es una asignatura pendiente. En nuestro país, por ejemplo, estos problemas se han agravado a causa de la situación de la crisis que muchas familias siguen sufriendo.

El aula es un espacio para el aprendizaje donde todos los niños y niñas deben tener las mismas oportunidades. Hoy os queremos inspirar con las mejores frases para niños sobre la felicidad por bandera y vivir el tiempo en la escuela con plenitud y sonrisas. ¡Porque hay motivos para hacerlo!

 

 

Educación-Docente-Felicidad

Definir la felicidad no es fácil. No son pocos los teóricos que han intentado hacerlo desde la vertiente de la educación emocional. Pero no han sido los primeros. Filósofos y pensadores lo han intentado desde el inicio de los tiempos, pero lo cierto es que sus aportaciones no han cerrado el debate. La Real Academia Española define la felicidad así: Estado de grata satisfacción espiritual y física. Todo el mundo coincide, no obstante, que se trata de un estado de ánimo que no es constante y que la percepción de qué es y qué no es la felicidad es muy subjetiva de un individuo al otro.

 

DIENER, SUH, LUCAS y SMITH, 1999, investigadores en el campo de la Psicología Positiva resuelven que la felicidad requiere tres conceptos clave:

  • Experiencias de afecto positivo frecuentes (placer, amor, alegría...)
  • Experiencias de afecto negativo infrecuentes (ansiedad, tristeza, dolor...)
  • Altos niveles de satisfacción vital

Aprender a ser feliz, ¿es posible?

La filósofa y escritora Elsa Punset explica en entrevistas recientes que las emociones se pueden entrenar, como podemos entrenar la inteligencia racional. No obstante, parece que hay evidencias de que conseguir una mejora en la felicidad de las personas no es del todo posible o solo lo es temporalmente. Sonja Lyubomirsky y otros científicos fundamentan esta creencia en tres premisas científicas básicas: la genética determina nuestro nivel característico de felicidad, la estabilidad de las dimensiones de la personalidad y la capacidad de adaptación hedónica, que hace que nos acostumbremos rápido a las novedades.

Actividades en el aula para aumentar el nivel de felicidad

  • Un poco de ejercicio físico. Un estudio realizado por Daniel Lenders (Universidad Estatal de Arizona) concluye que para calmar la ansiedad funciona mejor el ejercicio que la relajación o la meditación. Añadid una rutina de ejercicio diaria: bailar, hacer unos cuantos saltos o estiraros. 
  • Abrazaros y daros las gracias. Practicar la gratitud con los demás y con nosotros mismos es un gesto fundamental para sentirnos vivos, aquí y ahora. 
  • Las actividades artísticas como el dibujo, la danza, el canto o la escultura pueden convertirse en excelentes fuentes de felicidad. Encontrad cuál es vuestro elemento favorito, trabajadlo y ¡disfrutad! 
  • Actividades al aire libre. Ahora que llega el buen tiempo, ¿por qué no salís a hacer clase de ciencias al patio? También podéis ir paseando hasta un lugar bonito e inspirador para leer un rato o hablar de las últimas lecturas que hayáis hecho. Las actividades al aire libre reducen el estrés y aportan momentos de auténtica felicidad. 

Algunos recursos interesantes

 

Un blog sobre felicidad: La felicidad está delante

http://www.lafelicidadestadelante.com/

Ser feliz es cuestión de voluntad

http://www.rtve.es/alacarta/videos/redes/redes-ser-feliz-cuestion-voluntad/529636/

Educación-docente-evaluar

La evaluación es una parte muy importante de la docencia, porque nos permite captar qué aprendizajes han logrado los niños/as y cuáles son los avances conseguidos. Se trata, como sabéis, de un paso fundamental para poder desarrollar un currículo de competencias y atender la diversidad del alumnado. Hoy os podemos proponer cinco actividades para evaluar a los alumnos/as que podéis aplicar en las áreas de manera tansversal.

  1. La prueba objetiva, por escrito. Es una de las más habituales y evalúa el reconocimiento, la memoria, la comprensión y la asociación. Se trata de evaluar los conocimientos adquiridos por los alumnos/as a través de diferentes preguntas, con la ventaja que es fácil de corregir y te permite evaluar diferentes términos a la vez. En este sentido hay que orientar bien a los alumnos/as para que la respuesta a las preguntas se ajuste a lo que pedimos. Se pueden realizar preguntas de respuesta múltiple (enunciados correctos e incorrectos, opciones de verdadero y falso...), de relacionar o de ordenación, teniendo en cuenta un determinado criterio.
  1. La prueba de desarrollo, por escrito. Este es un sistema de evaluación que permite a los alumnos/as hacer una exposición más libre. Como docentes podremos evaluar la adquisición de conocimientos, la comprensión, la aplicación, el análisis y la síntesis, pero también tendremos la oportunidad de analizar a fondo aspectos tan importantes como la capacidad de argumentación, la coherencia al redactar y la ortografía. Se trata de una prueba más subjetiva y la tarea de corregir es más costosa, pero es muy útil para evaluar las habilidades más importantes del alumno/a.
  1. La prueba con información y materiales, por escrito. Esta prueba exige al docente contar con un método de evaluación claro y el más objetivo posible. Además, sería interesante que antes de poner en marcha una evaluación de estas características, hayáis hecho al menos una de práctica en el aula. Se trata de un procedimiento muy útil para ver qué uso sabe hacer el alumno/a de la información que tiene en sus manos, así como para observar la capacidad de organización, la reflexión y la asociación de temas. 
  1. La prueba de discusión en grupo, oral. A través de este sistema podremos evaluar diferentes estudiantes a la vez, interactuar de manera inmediata y observar cuáles son sus habilidades comunicativas y de argumentación. Es importante haber practicado antes y disponer de un sistema de evaluación ágil y conciso, además de moderar la actividad de manera que todos los alumnos/as puedan participar en igualdad de condiciones. 
  1. Portfolio, prueba global. Y, por último, presentamos una fórmula de evaluación que permite al alumno/a exponer las diferentes actividades realizadas. Este sistema de evaluación nos gusta porque ayuda al alumno/a a adquirir autonomía y a ser más consciente de cuál ha sido la tarea que ha llevado a cabo. Él se convierte, en definitiva, en protagonista de su proceso de aprendizaje. La preparación requiere tiempo y una actitud madura por parte del alumnado. 

¿Qué actividades soléis utilizar para evaluar a vuestros/as alumnos/as? Si queréis, podéis compartir vuestras experiencias en los comentarios.

Educación Docente - Actividades rabia

La rabia y el enfado son emociones de la misma familia, pero el hecho es que no son exactamente lo mismo. De hecho, la rabia suele ser producto de un enfado un resulto y la mayoría de veces, las dos emociones conviven con nosotros. A través de la educación emocional, los niños tienen que comprender que experimentar rabia, ira o enfado es natural e incluso sano. Disponéis de muchos recursos que os ayudarán a trabajar estas emociones (los cuentos son una buena opción), pero hoy os queremos proponer cinco actividades y dinámicas para trabajar la emoción de la rabia en el aula.

1) Conocer la emoción. Ya sabéis que antes de saber gestionar una emoción, sea positiva o negativa, hay que conocerla de cerca y saberla reconocer. La primera actividad que os proponemos es la de hablar de las emociones de enfado y de rabia: qué situaciones os hacen enfadar, qué sentís cuando os enfadáis, qué sensaciones físicas os sobrevienen... Podéis plantear experiencias cotidianas e invitar a los niños a explicar cómo se sienten. Disponéis de cortometraje titulado Respira (es en inglés, pero cuenta con subtítulos en castellano) que os ayudará a explicar la rabia y os ofrecerá técnicas para gestionarlas de la manera más adecuada.

2) Un espacio para la reflexión. Si por el motivo que sea, la emoción del enfado y la rabia se manifiestan muy a menudo en los niños - porque así lo comunican ellos o porque observáis situaciones que la provocan en el entorno escolar - podéis organizar un espacio de reflexión que les permita manifestar lo que sienten cuando se enfadan y hablar sobre las situaciones que provocan estas emociones. Para hacer más gráfica la explicación podéis utilizar un globo que sirva de metáfora: la rabia contenida dentro del globo puede acabar haciendo que explote sino sabemos canalizarla. Es necesario que el globo se desinfle totalmente.

plasticine-428298_1920

3) Dibujamos, pintamos, modelamos... ¡nos expresamos! Ya hemos visto que cuando hablamos de emociones, comunicar es primordial. Otra manera de fomentar la expresión de estas emociones negativas y la gestión de la rabia puede pasar por dibujar en un papel con lápices de colores. No es necesario que sea un dibujo que describa la situación vivida: ofreced al alumno/a las posibilidades de expresarse con libertad. Después, hablad sobre el dibujo, pero evitad que lo haga en términos negativos. ¡Girad la tortilla! También podéis pintar o bien modelar con plastilina, pasta o incluso arena. ¡Puede ser una actividad casi terapéutica!

balloons-892806_19204) Líbrate de la rabia. Otro ejercicio muy gráfico puede ser el de ayudar a los alumnos a liberar sus emociones de rabia a través de globos. De hecho, se trata de una actividad que también puede ayudar a los adultos a comprender y dejar ir las emociones más negativas. En primer lugar, después de describir lo que sienten, podéis pedirles que escriban un pequeño resumen de aquella emoción que está actuando como un obstáculo y que les hace sentir rabiosos o bien con ira. Poned el papel dentro del globo y llenarlo de aire. Salid al exterior y hacedlos volar para liberaros de la rabia, explicando que las emociones tienen que expresarse y salir al exterior. ¡La comunicación es un bálsamo muy reconfortante!

human-730204_1920

5) Técnicas de relajación. A veces se producen situaciones, dentro y fuera del aula, que nos hacen enfadar, nos hacen rabiar o experimentar ira. Aprender a relajarse es importante en muchos momentos de la vida, así que os proponemos dedicar cinco minutos a deshacer tensiones. Aseguraros que el entorno sea propicio: luz tenue, música agradable y si puede ser, cuerpo relajante (sobre una colchoneta o cojines). Ayudad a los niños a controlar su respiración y ofrecerles, de viva voz, la descripción de un paisaje relajante. Se trata de una técnica muy sencilla, pero efectiva, tanto para niños como para adultos, que os ayudará a crear un ambiente más propicio y a hacer aflorar emociones positivas reconfortantes.

¿Cómo explicáis las emociones de la rabia y el enfado a vuestros alumnos/as? Podéis compartirlo con nosotros en los comentarios.

Educación Docente-emociones

Hablamos abiertamente de emociones positivas, como son la alegría, la gratitud, la sorpresa o el amor. Cultivar, vivir y entenderlas es relativamente fácil, pero, ¿qué hacemos con las emociones negativas? ¿Cómo reconocer y gestionar bien el miedo, la tristeza o los celos? Hoy queremos ayudaros a trabajar dos emociones complicadas, pero muy frecuentes, tanto en los niños como en los adultos: la rabia y el enfado. A continuación, seis cuentos interesantes.

  • ¡Qué RABIA de juego!, Meritxell MartíLa Tina ha perdido al dómino y se ha enrabiado mucho. A su amigo Toni eso no le ha gustado nada, así que ha decidido inventarse una para que no vuelva a pasar. El cuento forma parte de la colección Toni & Tina, impulsada por la Editorial Castellnou i el Hospital Sant Joan de Déu para trabajar las emociones con los niños a través de situaciones cotidianas y divertidas.

Podéis encontrar más información, recursos y actividades para trabajar este libro en el blog de Club Peques Lectores.

  • Tú tienes la culpa de todo, Begoña Ibarrola. Érase una vez dos ardillas hermanas que viven en el bosque. Una de ella echa la culpa a la otra de todos los problemas que tiene y su relación se deteriora. El cuento, de Begoña Ibarrola, está editado por Cruïlla y además de tratar la emoción de la rabia, nos habla del egoísmo y del sentimiento de culpabilidad.

  • Un poco de mal humor, Isabelle Carrier. De la autora de El cazo de Lorenzo, también tenemos Un poco de mal humor. Isabelle Carrier nos habla de Pit y Pat, dos personajes que se hacen inseparables, pero entre los cuales pronto surgirán las primeras diferencias. Así, el mal humor se convertirá en una tónica demasiado habitual. Se trata de un cuento magnífico, con unas ilustraciones muy bonitas y un desenlace muy sensato.

  • Sometimes, Emma Dodd. Muchas veces, las personas que queremos también nos inspiran emociones de enfado y rabia. Aceptarlas y canilizarlas no siempre es fácil. A veces (Sometimes), el elefantito está triste. A veces, es amable. A veces, también está enfadado, aunque sabe que su madre siempre le querrá...

  • Emma Enfadosauria, Brian Moses. Emma Enfadosauria se enfada por todo: si no gana cuando juega, cuando sus hermanos reciben regalos, cuando no puede ver lo que quiere en la tele... Sus expresiones de enfado son muy variadas: patadas, golpes e incluso rugidos. ¿Conseguirá calmarse?

¿Cuáles son vuestros títulos favoritos para trabajar las emociones del enfado y la rabia? ¡Podéis compartirlos en los comentarios!

 

educación-docente-inteligencias-múltiples

La teoría de las inteligencias múltiples no es nueva. El modelo fue propuesto por Howard Gardner, profesor de la Universidad Harvard, el año 1983 y se basa en el hecho de que la inteligencia no es un conjunto unitario de capacidades específicas, sino que se trata de una red de conjuntos autónomos e interrelacionados. Pero, ¿en qué se basa esta teoría y por qué son importantes las inteligencias múltiples?

¿Cuáles son las inteligencias múltiples?

Para Gardner, que haya diferentes inteligencias o inteligencias múltiples responde al hecho de que existen diferentes tipos de problemas para resolver. Hasta el momento, se han identificado ocho y son las siguientes:

  • Inteligencia musical. Es una inteligencia muy útil para aprender idiomas, basada en la facilidad por la composición, interpretación y transformación de la música y de los sonidos.
  • Inteligencia lingüística. La tienen especialmente desarrollada las personas que tienen facilidad por la lectura, la escritura y los juegos de palabras. Aún y así, se puede potenciar leyendo, participando en diálogos y practicando la escritura.
  • Inteligencia lógica-matemática. Hace referencia a la habilidad para la resolución de problemas lógicos y matemáticos, muy desarrollada en las personalidades más científicas.
  • Inteligencia espacial. La tienen los marineros, los cirujanos, los ingenieros o los diseñadores, los cuales tienen la capacidad de ver el mundo en tres dimensiones y ubicarse muy bien a través de imágenes, espacios y superficies.
  • Inteligencia corporal-cinestésica. Es importante en todos aquellos que utilicen su propio cuerpo para resolver problemas. Así, todos pensamos en profesiones como la de cirujano, artesano o bailarín.
  • Inteligencia interpersonal. También se trata de una inteligencia muy desarrollada en aquellas personas que trabajan de manera cooperativa o relacionandose con otros individuos: maestros, psicólogos, vendedores...
  • Inteligencia intrapersonal. La encontramos en aquellas personas que tienen la habilidad de gestionar correctamente los deseos y miedos propios, de manera que se encuentra presente en buenos vendedores, líderes y gestores de personas.
  • Inteligencia naturalista. Se trata de una inteligencia muy específica, que suelen tener los biólogos y botánicos, porque consiste en distinguir y clasificar los elementos naturales.

Pero, ¿por qué son importantes las inteligencias múltiples?

El mismo Howard Gardner explica por qué son tan importantes. Lo resumimos de la siguiente manera:

  • Ser brillante académicamente no lo es todo. Conseguir unas buenas calificaciones es importante, pero el camino del aprendizaje incluye muchas otras variables, conocimientos y experiencias importantes para el desarrollo de los niños y niñas.
  • La inteligencia es una capacidad. Gardner desterró la creencia que la inteligencia es innata. Así pues, ahora sabemos que la educación puede modificar las inteligencias y todos tenemos la posibilidad de entrenarlas y desarrollarlas.
  • La teoría, además, proporciona a los docentes herramientas para colaborar en el desarrollo de las potencialidades individuales y a hacerlo de la manera más adecuada para ayudar a los alumnos a canalizar todo su potencial en los diferentes ámbitos de la vida personal y profesional.

¿Qué sabéis de las inteligencias múltiples? ¿Qué actividades lleváis a cabo en el aula para desarrollarlas? Podéis compartir vuestras experiencias en los comentarios.

educación-docente-inteligencias-múltiples

La inteligencia se puede entrenar. Esta es, sin lugar a duda, una de las conclusiones más importantes que se extrae de la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Hoy os queremos proponer ocho actividades, una para cada inteligencia, que podéis llevar a cabo en el aula para desarrollar las inteligencias múltiples de los alumnos y alumnas.

  1. Inteligencia musical. Dar entrada a la música es fundamental para desarrollar esta inteligencia. Podéis ponerla habitualmente a los alumnos en diferentes momentos del día, pero las opciones son infinitas: componer canciones, crear instrumentos, utilizar vocabulario musical, explicar diferentes temas o cuestiones a través de las canciones...
  1. Inteligencia lingüística. Para trabajar la inteligencia lingüística podéis llevar a cabo cualquier actividad relacionada con la lectura o la escritura. Nosotros os proponemos que cada alumno prepare un pequeño discurso (también pueden escribirlo) sobre un tema del cual se consideren expertos. También podéis trabajar la escritura a través de diarios, narraciones... o elaborar obras de teatro, poemas, cuentos, etcétera.
  1. Inteligencia lógica-matemática. En este caso, os proponemos la resolución de un problema a través de la lógica y la estrategia. Podéis inventar cuentos con problemas y acompañar a los alumnos en el proceso de resolverlos. Sería interesante dar entrada a habilidades cognitivas de alto nivel, como por ejemplo, contrastar, analizar, formular hipótesis...
  1. Inteligencia espacial. En este sentido, es importante trabajar con representaciones pictóricas, cuadros, dibujos y mapas mentales. Aprovechad los diferentes conceptos que explicáis en el aula para hacer que los alumnos los desarrollen y representen de manera gráfica. También tienen que utilizar la imaginación, dibujar, pintar, esculpir y en general, tenemos que hacer posible que amen el arte.
  1. Inteligencia corporal-cinestésica. Aquí se incluyen actividades de carácter físico, crear modelos y aprender diferentes habilidades, como representar a través de secuencias, hacer coreografías o mímica. También os proponemos hacer salidas didácticas y ofrecer a los alumnos materiales para que resuelvan problemas matemáticos o lógicos.
  1. Inteligencia interpersonal. Poned en práctica un juego o una tarea en común donde cada alumno/a haya adquirido un rol, es decir, responsabilizarse de una parte del proyecto para llegar a los objetivos comunes.
  1. Inteligencia intrapersonal. Para cultivar la inteligencia intrapersonal os proponemos que cada alumno elabore un portfolio y sea capaz de evaluar su propio aprendizaje.
  1. Inteligencia naturalista. Una actividad básica que se encamina hacia esta dirección es la de observación. Después de hacerla, por ejemplo, con una serie de plantas aromáticas, pedid a los niños que las dibujen cogiendo los detalles o características más importantes.

¿Queréis compartir con nosotros algunas de las actividades que habéis llevado a cabo en el aula para desarrollar las inteligencias múltiples? Tenéis espacio para hacerlo en los comentarios.

 

educación-docente-emociones

La ciencia ha demostrado que el cerebro no distingue la realidad del pensamiento. Esto quiere decir que cuando pensamos, se activan los mismo circuitos neuronales que cuando hacemos algo o cuando recordamos. Esto es importante porque los pensamientos son capaces de fijar realidades que no siempre son como nosotros los dibujamos o imaginamos. Las técnicas de visualización, meditación e imaginación creativa trabajan en este sentido. Así pues, para aprender a gestionar nuestras emociones hay que, antes, aprender a gestionar nuestras creencias. Se trata, sin lugar a dudas, de una manera de profundizar en nosotros y ayudar a nuestros alumnos y compañeros a hacerlo.

¿Cómo conseguir creencias positivas?

Los recuerdos y las sensaciones van muy asociados a las creencias. Cualquier recuerdo o pensamiento es capaz de abrir un abanico inmenso de emociones: una reacción en cadena que, si se centra en una emoción negativa, puede sumergirte en una espiral de pensamientos poco constructivos. Dejar de alimentarlos es fundamental para trabajar nuestras propias creencias y fomentar las emociones positivas. Esto nos ayudará a mejorar nuestra vida y las relaciones con los demás.

Pero, ¿cómo se hace? ¿Cómo puedo empezar a entrenar mi cerebro para conseguir tener creencias positivas?

  1. Un primer paso: identifica tus emociones. Antes de empezar a trabajar con tus creencias tienes que ser consciente de aquello que sientes. Es posible que una situación negativa del pasado nos impide pensar que esta vez lo haremos bien. Haz una inmersión en tus recuerdos para identificar situaciones, vivencias y emociones. Analízalas bien, observa qué cambios has hecho en tu vida y si realmente es lógicos que pienses que no lo conseguirás.
  1. Para los pensamientos negativos. Ya has identificado las emociones negativas, ahora hay que parar los pensamientos negativos que se han desencadenado y que están obstaculizando tu progreso positivo. Para conseguirlo puedes hacer un breve ejercicio de meditación que te ayudará a recuperar el control de tus emociones.

  1. Empieza a pensar en positivo. Se trata de ver el lado bueno de las cosas, porque es precisamente eso lo que te ayudará a avanzar hacia el éxito. Concéntrate en las cosas buenas, es decir, en aquello que logres cada día y en las soluciones, en lugar de dar vueltas a los problemas. Cada vez que afrontes una nueva situación (sea negativa o positiva), intenta analizar qué ha pasado y cómo lo has resuelto. Es una gran oportunidad de aprendizaje.

Por último, intenta pasar a la acción: hacer las cosas y avanzar hacia tus objetivos. Incorpora novedades (por pequeñas que sean) en tu día a día, porque el factor sorpresa es un nuevo motivo para aprender a hacer pasos adelante, adquirir nuevas experiencias y romper esquemas negativos.

Imagínate en el futuro haciendo aquello que deseas hacer. Todos los pasos que hagas valdrán la pena porque te ayudarán a llegar a tu meta. Con todo, habrás solidificado las creencias positivas y podrás continuar adelante con toda la firmeza y convicción.

educación-docente-duelo

La muerte de un ser querido es una vivencia que puede producirse durante la niñez. Si bien es cierto que los adultos podemos afrontar la muerte de un abuelo, padre, hermano o amigo con un mayor grado de madurez, los niños lo tienen un poco más difícil. En este sentido, hay que tener claro que no tenemos que proteger a los niños de la muerte ni ocultarles la realidad. En cambio es necesario ayudarlos a afrontar el proceso del duelo juntos y con toda la naturalidad posible.

Como docentes podemos ofrecer nuestra ayuda a los niños y niñas y a las familias. Si la muerte ha sido traumática o especialmente cercana (una madre, un padre, un hermano...) hay que hablar con la familia y darles la mano para colaborar en el proceso del duelo.

¿Qué podemos hacer como docentes en el aula? 

  1. Decir la verdad. Utilizad términos directos, nunca eufemismos como "ahora el abuelo está durmiendo" o "hemos perdido a tu madre".
  1. Dejad que exprese sus emociones. Hablar de la muerte de un ser querido con el resto de la clase puede resultar reconfortante y a la vez, despertar emociones y recuerdos en otros compañeros y compañeras. Siempre respetando el tiempo del duelo del niño/a.
  1. Tranquilizadlo. Ofrecedle apoyo y consuelo. A menudo los niños expresan un sentimiento de culpabilidad respecto a la muerte que se ha producido. Tenemos que tranquilizarlo y ofrecerle todo nuestro apoyo, emocional y físico, posible. Que os tenga cerca.
  1. Trabajad los recuerdos. Los recuerdos son aquello que nos queda del ser querido que ya no está. Podéis ofrecer al niño/a la posibilidad de expresarse como quiera, también a través de la escritura o utilizando cualquier otra forma de expresión artística que le motive.
  1. Observad cuál es la respuesta del niño/a. Durante el primer año de la pérdida, algunos niños pueden manifestar problemas de tipo depresivo. Observadlo y mantened un contacto regular con la familia y el resto de los docentes.

Si queréis, podéis compartir vuestras experiencias en los comentarios.