Art&Shock: 5 actividades para fomentar la participación en el aula mediante cuentos para educación infantil

¡NUEVO FORMATO! 

¡Hoy estrenamos una nueva sección en el blog! A partir de ahora encontraréis cada martes colaboraciones con profesionales del sector educativo. Nos aportarán conocimiento y recursos mediante artículos acompañados de un video IGTV que colgaremos los miércoles en nuestro Instagram. 

Empezamos esta propuesta con Roser, de Art&Shock. ¡Adelante! 


Los cuentos juegan un papel protagonista en la etapa infantil y son un recurso indispensable en cualquier clase. Y es que, ¿a quién no le gustan los cuentos? 

Sus historias nos despiertan la imaginación, exploran otras culturas y nos enseñan cosas sobre el mundo.

Pero lejos de quedarnos con el concepto de explicar un cuento, en el que el maestro/a lee y los niños y niñas escuchan, queremos crear una experiencia más participativa y aprovechar todas las oportunidades de aprendizaje que el cuento nos ofrece.

Por eso, hoy os traigo 5 actividades para fomentar la participación en el aula mediante cuentos

1. El juego de las solapas  

Escogemos un cuento y tapamos una parte de los dibujos con un papel o “post-it” como si fuera un cuento de solapas (si tenemos alumnos/as lectoras, tapamos también las palabras). 

Podemos utilizar un cuento nuevo o conocido según el nivel de dificultad que busquemos. Vamos explicando el cuento hasta que lleguemos a una de estas solapas y les planteamos preguntas:

"¿Quién/Qué creéis que hay aquí debajo? ¿Y cómo lo sabemos? ¿Qué pensáis que pasará?” 

Y así seguimos con el cuento fomentando la participación y la formulación de hipótesis. 

2. ¡Hagamos memoria!

Buscamos un cuento con detalles: quizás con personajes que lleven ropa muy concreta, donde salga una casa muy especial… ¡o incluso un animal extraño! Debe ser un cuento que ya conozcan. 

Les explicamos a los niños y niñas que hemos perdido el cuento, ¡no lo encontramos y queremos recordar cómo era! 

Les pedimos que dibujen: 

a) El personaje principal
b) El principio o el final de la historia
c) Dónde se sitúa el cuento

Podemos plantear esta actividad de diferentes maneras:  

  • Por grupos, donde los niños y niñas colaboren para recordar detalles y hagan un dibujo de manera conjunta. 
  • Individualmente, donde cada alumno/a tendrá su papel y hará su dibujo. 

Dependiendo de la autonomía de los grupos, se los puede guiar en la medida que se crea oportuna, dando más o menos pautas.

Al acabar, lo pondremos en común con el resto de compañeros/as y veremos las diferencias en los detalles que hemos recordado. También podemos “encontrar” el cuento ¡y ver lo bien que lo han hecho!

3. ¡Qué lío!

Con este juego, los niños y niñas intentarán rehacer la secuencia de un cuento que les resulte familiar. Para realizarlo, es mejor escoger un cuento con una secuencia clara y lógica.  

Primero preparamos imágenes que representen momentos claves del cuento (pueden ser directamente fotocopias del libro). Después las presentamos a los y las alumnas, diciéndoles que el libro está hecho un lío y ¡necesitamos ayuda para ponerlo en orden!

Vamos pegando las imágenes en la pizarra o en un corcho y animamos a los niños y niñas a hablar y participar aportando ideas y posibilidades. Una vez tengamos el cuento en orden de nuevo, les pedimos que nos lo expliquen, por turnos. 

4. El cuento mudo

Buscamos un cuento que no conozcan, ¡con ilustraciones bien grandes para hacer volar su imaginación! 

Les decimos que el cuento se ha quedado mudo, no tiene palabras, o que está escrito en un idioma que no conocemos… ¡y por eso entre todos y todas tenemos que adivinar de qué habla el cuento! 

Descubrimos cada página, formulamos preguntas e hipótesis, dejamos que ellos y ellas hagan y compartan sus teorías. 

5. ¡El cuento cobra vida!

Esta es una actividad de juego teatral que funciona muy bien en la etapa infantil. 

Escogéis un cuento, que vuestros alumnos/as ya conozcan, con 3 o 4 personajes o colectivos. Los cuentos clásicos son muy buena opción para esta actividad. 

Preparáis rincones en clase con un distintivo para cada personaje. Puede ser un distintivo que los niños y niñas lleven en la cabeza, en la camiseta o simplemente un gomet en la mano. Por ejemplo: El rincón del Padre Oso, el rincón del Bebé Oso y el rincón de la Ricitos de Oro. 

Les explicamos que hoy el cuento cobra vida y que ellos y ellas son los protagonistas (puede haber más de una persona haciendo de cada personaje y más de dos, ¡incluso más de tres!) 

Repartimos los actores y actrices en los diferentes rincones según el personaje que representen. Cuando los personajes están en su rincón, ¡deben estar quietos y atentos/as!

Comenzamos a narrar el cuento, poniendo mucho énfasis en las acciones. 

“Había una vez, una niña que estaba durmiendo. Cuando cantó el gallo, se despertó, desayunó y se peinó sus maravillosos ricitos.”

A medida que vamos explicando, los personajes salen de su rincón y van reproduciendo las acciones. ¡Ya veréis como se lo pasan genial! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *