8 películas para trabajar las emociones en el aula

EducaciónDocente Cursos Formación Docente

Las películas son una herramienta fantástica para trabajar las emociones en el aula. Podéis utilizarlas como recomendaciones en casos concretos (por ejemplo, la muerte de un familiar, la enfermedad del abuelo…), aprovechando (o no) que un alumno esté pasando por alguna de estas situaciones. Os recomendamos (siempre) visionar antes la película, valorar la idoneidad y preparar una actividad complementaria que permita a todos los alumnos hablar de las emociones de las que trata (las suyas y las de los compañeros). Todo esto enriquecerá, sin ninguna duda, la capacidad de los alumnos de empatizar y hacer más rica la relación entre los compañeros. A continuación, ocho películas para trabajar las emociones en el aula.

      • Cartas a Dios. Óscar es un niño de 10 años que sufre leucemia y está ingresado en un hospital infantil. Sus padres casi no le visitan: son incapaces de afrontar la situación, pero Rose, una excéntrica repartidora de pizzas empieza a visitarlo y le ayuda a vivir los próximos 12 días como si cada uno de éstos fuesen 10 años. Óscar aprovecha estas jornadas para ofrecernos una profunda reflexión sobre la vida, la muerte y la necesidad de afrontar las situaciones complejas de la vida con valentía.

    • Mejor, ¡Imposible! Jack Nicolson encarna aquí el papel de Melvin, un escritor excéntrico que sufre un trastorno obsesivo compulsivo. Su egoísmo extremo le hace incapaz de atender las necesidades y los sentimientos de aquellos que le rodean. Un viaje hará que Melvin empiece a entender que sus acciones tienen consecuencias para los demás. Es un película divertida, genial para trabajar la empatía.

    • Los mundos de Coraline. Una excelente cinta de animación en la cual Coraline descubrirá un mundo paralelo donde se esconde otra versión de su propia vida. Parece que a primera vista, sus padres son mejores en el otro lado: la escuchan, pasan tiempo con ella… Pero de repente, todos da un giro y nada parecerá lo que era. Los mundos de Coraline es una película que recrea un universo metafórico y que trata los conflictos entre padres e hijos. Muy recomendable para ver en familia.

    • La mecánica del corazón. Jack nació un día que hacía tanto frío que el corazón se le congeló. Por eso se lo substituyeron por un reloj de cuco. Jack sobrevivirá siempre y cuando no toque las manecillas, controle su ira y nunca, nunca, se enamore. La mecánica del corazón es una fábula que nos habla de superar obstáculos, ser diferentes y reconocer y gestionar nuestras emociones.

    • Hay muchas películas que nos hablan de enfermedades. Arrugas, inspirada en el cómic homónimo de Paco Roca, trata el Alzheimer, los devastadores efectos de esta enfermedad y el entorno, muchas veces poco acogedor, de las residencias de ancianos. Una historia deliciosa para reflexionar sobre esta enfermedad y las emociones que nos atan a nuestros abuelos. Podéis completar esta experiencia cinematográfica con la lectura del cómic.

    • Del revés (Inside Out). En esta lista no puede faltar el último clásico de Pixar donde las cinco emociones básicas (alegría, tristeza, miedo, ira y asco) gobiernan desde la sala de mandos en el cerebro el comportamiento de Riley, una adolescente en plena crisis existencial que acaba de mudarse a otra ciudad. La película nos explica cómo las emociones están presentes en nuestro día a día. Es una gran manera de entender el mundo de las emociones y los actos que se derivan de ellas.

    • Mi vecino Totoro. La película de Miyazaki nos traslada a una historia de la infancia, una historia de superación, una historia de situaciones límite con un final para niños y un recuerdo para siempre. Con Mi vecino Totoro se trabaja la resiliencia que es la capacidad de sobreponerse a las dificultades, a situaciones traumáticas, momentos de intenso dolor emocional, etc. De esta manera hacemos que los niños se enfrenten a sus miedos y les dotamos de la fortaleza para superarlos.

    • Quédate a mi lado. Y finalizamos con Quédate a mi lado, un clásico con las magníficas Julia Roberts y Susan Sarandon como protagonistas. Isabel es una fotógrafa que tiene que cuidar a los hijos de su nueva pareja, Luke. A la dificultad de atenderlos se unen los problemas con Ana, la ex de Luke, que a la vez sufre un cáncer terminal. Finalmente, las dos tienen que entenderse a la fuerza en una tierna historia que reflexiona sobre la muerte y el valor de las personas queridas.

Estas son algunas propuestas para trabajar en el aula, pero también para ver en familia, reflexionar y hablar juntos.

¿Qué os han parecido las propuestas? ¿Qué otras películas habéis utilizado para trabajar las emociones en el aula?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *