Author Archives: Sara Garrofé

Fomentar el desarrollo de la autonomía personal es un objetivo importantísimo en la etapa de Educación Infantil, es decir, de los 3 a los 6 años. Los niños autónomos son capaces de hacer solos actividades que tienen que hacer los niños de su edad y en su entorno sociocultural. 

Los niños que no son autónomos, pues, son dependientes y necesitan ayuda para hacer muchas tareas cotidianas, tanto en la escuela como en casa. Aunque en el entorno educativo estas carencias se hacen todavía más evidentes. Progresar en los hábitos de la autonomía personal contribuye a su desarrollo como individuos, pero también en el ritmo de aprendizaje y en sus relaciones e interacciones sociales. 

¿Y cuáles son estos hábitos tan importantes?

El niño puede ser autónomo en todas esas tareas y hábitos que no le supongan ningún peligro. Así, según el área, pueden ser: vestirse (elegir la ropa, ponerse y sacarse los pantalones, calcetines, abrigos, cremalleras, botones…), la higiene (control de esfínteres, lavarse las manos, los dientes…), comer (hacerlo solo, usar los cubiertos…) y vivir en sociedad (saludar, dar las gracias, pedir por favor, ordenar…). 

Fomentar la autonomía es un camino largo. Un viaje en el que debemos armarnos de paciencia, con el objetivo de acompañarlos hasta conseguir que cada vez nos necesiten menos, a padres, madres y docentes, para hacer aquello que de mayores todos sabemos hacer: vestirnos, comer, caminar, lavarnos los dientes o cruzar la calle con toda precaución. 

Para ayudaros en este cometido hemos seleccionado una serie de aplicaciones que sirven para fomentar la autonomía. En ningún caso sustituyen el acompañamiento del adulto, pero muchas veces pueden resultar útiles para trabajar determinados hábitos. ¡Esperamos que podáis aprovecharlas!

Daily Tasks 

Daily Tasks es una app que sirve para entrenar las habilidades motrices finas de los niños, así como su capacidad de concentración. Aquellos que la han diseñado lo han hecho con la voluntad de encajar con las necesidades de los niños con TEA (Trastorno del Espectro Autista). No obstante, la app también puede resultar interesante para trabajar con los niños que tengan dificultades para concentrarse. Es la historia de las tareas diarias, interactiva y atractiva, para aprender cómo y cuándo debemos cuidar nuestra higiene. 

Descarga para iOS y Android

Respira, piensa y actúa (Sesame Street) 

Los personajes del legendario Barrio Sésamo nos acompañan en esta app, el título de la cual ya evidencia sus objetivos. Se trata de una herramienta que sirve para entrenar la capacidad de convivir con los demás y de resolver problemas cotidianos. A través del mantra “Respira, piensa y actúa”, los niños irán adquiriendo vocabulario emocional, estrategias y capacidad para hacer frente a los pequeños problemas cotidianos. Lo harán con certeza, seguridad y empatía. Calma… ¡y a jugar!

Descarga para iOS y Android

José Aprende 

He aquí un juego bien desarrollado. José es el protagonista de una aventura que guía a los niños, escuela y familia en el aprendizaje de los autocuidados, las rutinas y las emociones. Lógicamente, se tratan temas como la higiene personal, las comidas y las relaciones con los demás. Cuenta con un montón de pictogramas táctiles, ilustraciones interactivas y un cuento que funciona como hilo conductor. Nos gusta porque es una app sencilla, pero súper útil. 

Descarga para iOS y Android

iSecuencias

iSecuencias es una aplicación de aprendizaje para niños, desarrollada por la Fundación Planeta Imaginario. Se basa en un total de 100 secuencias. Los protagonistas son seis personajes que van apareciendo en secuencias, mediante las que se trabajan hábitos de autonomía, como lavarse las manos, los dientes, vestirse o ir a dormir. Lástima que solo esté disponible para iOS. 

Descarga para iOS

¡Buenas noches, Caillou! 

Si bien es muy importante dejar a un lado las pantallas en las horas previas a ir a dormir, esta app nos puede ayudar en otros momentos de la jornada. Cuenta con 20 actividades diferentes para contribuir a que los niños interioricen las rutinas de antes de ir a dormir: lavarse los dientes, cazar estrellas, contar ovejas, etcétera. La narración es a cargo de un personaje entrañable: Caillou y hay distintos juegos, como rompecabezas, actividades táctiles, canciones… 

Descarga para iOS y Android  

Después de la COVID-19 ya nada será igual. La nueva normalidad a la que nos empuja a toda prisa la economía ha vuelto a descentrar unos objetivos que dábamos por buenos nada más empezar la pandemia. Entonces sentíamos, seguramente, la necesidad de encontrar sentido a una situación que hoy todavía no podemos ver con perspectiva, pues, la COVID-19 sigue entre nosotros, como una amenaza latente. 

Los niños tuvieron que dejar la escuela rápido y sin contemplaciones, de un día para otro, sin saber muy bien cuál era el alcance de la situación. A los adultos nos ocurrió algo muy parecido. A lo largo de estos días no hemos dejado de sorprendernos de la capacidad de los pequeños para soportar estos días de confinamiento o entender las consecuencias de una pandemia global. En las nuevas fases del Estado de Alarma se han puesto la mascarilla sin quejarse y hasta nos han dicho. “No hace falta que me lo recuerdes, ya sé que no tengo que tocar nada cuando salimos de casa”. 

Cuando toque hacerlo en el contexto de esta nueva normalidad, muchos alumnos volverán a los centros educativos con una mochila cargada de experiencias, emociones y aprendizajes. Y si bien esto ha sido difícil para todos, hay que tener en cuenta que habrá niños y jóvenes que también serán arrastrados por esta corriente de nueva normalidad habiendo afrontado pérdidas muy duras. 

La muerte en tiempos de la COVID-19

Para comprender en toda su magnitud la situación que muchas familias han afrontado durante la pandemia hay que ser consciente de cuáles han sido las circunstancias que han rodeado la muerte en tiempos de la COVID-19. 

Hayan muerto o no a causa del virus, los familiares de nuestros alumnos habrán afrontado, en los casos de hospitalización, un aislamiento todavía más complicado que el que la mayoría hemos llevado a cabo en nuestros hogares. 

Los pacientes con la COVID-19 y otras patologías no han podido contar con la compañía de sus familiares y tampoco, en el caso de aquellos que por desgracia no se han recuperado, han tenido el apoyo y la compañía que todas las personas deben tener en el momento de morir. Así, aunque los sanitarios han hecho todo lo que tenían en sus manos para hacerles sentir que no estaban solos, el apoyo de sus familiares y seres queridos era y es insustituible. 

Además, hay que añadir otra dimensión, que ha sido la del déficit de apoyo social y de los rituales de despedida, a causa de la situación de confinamiento y de emergencia sanitaria. Este sufrimiento, de las familias, sumado a las vivencias de agotamiento e incredulidad, hay que sumar la angustia del confinamiento, que ha afectado directamente a la dimensión social. 

Las familias no se han podido despedir a través de los rituales habituales. Y tampoco han podido recibir el apoyo físico de sus familiares y amigos. No es extraño, pues, así lo explica el Hospital Sant Joan de Déu de Lleida, que ha elaborado un documento para dar apoyo a las familias, a los niños y a todas las personas que, con su diversidad de circunstancias, están viviendo una situación de duelo. 

La vuelta a las aulas y la gestión del duelo 

La vuelta a las aulas será, para muchos alumnos, un momento de respiro. Será necesario, no obstante, acompañarlos en esta vuelta y colaborar, tanto con ellos como con sus familias, en la correcta gestión del duelo. Por todo esto, resumimos a continuación algunas de las recomendaciones que el Instituto IPIR (Duelo y Pérdidas) ha elaborado para orientar a profesionales, familias y personas que estén experimentando un duelo en tiempos de la COVID-19. 

  • Explicar cuál es (y ha sido) la situación. Nuestra tarea como docentes ha sido siempre muy importante y ahora, cuando seamos capaces de volver a las aulas, todavía lo será más. Más allá de las necesidades curriculares, ahora tendremos que hacer un esfuerzo para reconstruir todo lo que hemos perdido y, en el caso de esos alumnos que hayan perdido a un familiar cercano, será necesario acompañarlos con mucho más cuidado. A la hora de explicar lo ocurrido, no debemos maquillar la situación, sino utilizar todas aquellas estrategias que pueden ayudarnos a realizar una explicación objetiva de los hechos, así como conocer las circunstancias familiares de cada uno de los alumnos. Después de la COVID-19, no todos los niños y adolescentes regresarán con la misma mochila. La de muchos pesará todavía un poco más. 
  • Ofrecer espacios para la expresión emocional. Después de una pérdida, y más en tiempo de la COVID-19, es muy posible que los niños tengan la necesidad de expresar emociones como la rabia, la ira, la tristeza o la impotencia. Puede ser muy positivo para todos canalizar este dolor mediante un dibujo, escribiendo una carta, un cuento o simplemente conversando sobre aquello que el niño o la niña deseen. 
  • Acompañar, no incapacitar. Los niños son perfectamente capaces de comprender aquello que sucede a su alrededor. Es muy importante integrarnos en la realidad y para hacerlo tendremos que contar con el apoyo y la complicidad de las familias. Deben ser integrados, autorizados, cuidados y acompañados, para que ahora sean capaces de afrontar lo sucedido, pero para que también tengan las herramientas que necesitan para hacerlo en un futuro. 
  • Dedicar tiempo. Es posible que en muchos casos tengamos la sensación de que hemos perdido mucho tiempo. No pudimos finalizar el segundo trimestre ni iniciar el tercero. No obstante, durante todas estas semanas, los niños han hecho un gran aprendizaje de vida. Así, aunque tengamos prisa para avanzar materia, en esta nueva normalidad habrá niños que necesitarán tiempo. Tiempo para explicar, para expresar y para comprender. El aula puede convertirse en un espacio para recibir un fuerte abrazo, sentirse escuchado, querido y apoyado, a pesar de las adversidades.
  • Garantizar el afecto. La COVID-19 ha sido un golpe doloroso para muchas familias que, en muchos casos, pueden estar atravesando una situación difícil. Durante este periodo, hay que garantizar las atenciones necesarias del niño o adolescente hasta la recuperación de los padres o tutores y, si es necesario, buscar o recomendar la ayuda de un profesional. 
  • Observar. Las maneras de hacer el proceso necesario de duelo no son idénticas. Es posible que algunos niños no hayan reaccionado justo después de la pérdida, pero que, más adelante, manifiesten síntomas o inquietudes diversas. La recuperación de la crisis por la COVID-19 no será fácil para nadie, pero todavía menos para esos niños y jóvenes que hayan sufrido una pérdida. Será necesario, pues, observar y estar alerta durante todo este periodo de reincorporación y adaptación. 

Por todo esto, os recomendamos consultar la Guía para personas que sufren una pérdida en tiempos de coronavirus, con pautas muy útiles y claras, elaboradas por profesionales especialistas en duelo y pérdidas. 


La tecnología ha entrado en nuestras vidas y lo ha hecho prácticamente en todos los ámbitos, también en el nuestro, el de la educación. En la última década, no han sido pocos los proyectos que se han puesto en marcha para integrar la tecnología en las aulas, con el objetivo de ofrecer nuevas e innovadoras herramientas para aprender. 

Nuestros alumnos y alumnas son nativos digitales. Han nacido con una pantalla bajo el brazo y lo cierto es que, en muchos casos, se hace imprescindible combatir algunos de los problemas que da el consumo - indiscriminado y excesivo - de tecnología a todas horas. 

Sin embargo, y más allá de esta circunstancia, que no debe ser tomada bajo ningún concepto a la ligera, está claro que aplicar la tecnología en las aulas puede mejorar considerablemente la capacidad de aprendizaje y la comunicación con los alumnos. 

Pero, veamos algunas de las grandes ventajas de usar la tecnología en el aula. ¿Cuáles son para ti sus poderosos efectos?

El poder de la comunicación

La tecnología nos conecta y nos permite llegar a los demás, aunque estemos lejos. Hemos tenido la ocasión de comprobarlo durante el confinamiento. Las videollamadas y los distintos recursos tecnológicos nos han permitido seguir con ciertos aprendizajes y, aún con las limitaciones de no poder socializar y seguir con las rutinas en el aula, alumnos y docentes han sido capaces de intercambiar contenido, explicaciones y mensajes, que en muchos casos han sido importantísimos para dar ánimo y aliento en los momentos más difíciles.

No estábamos preparados para hacerlo, pero hemos sabido conectar. A partir de ahora, los centros educativos deben plantearse el reto de ponerse las pilas de la educación a distancia, sobre todo mientras la COVID-19 siga formando parte de nuestra realidad, pero también con el objetivo de enriquecer y complementar determinadas rutinas y/o modelos educativos.

Aprendizaje autónomo

Una de las grandes ventajas que nos ofrecen las nuevas tecnologías tiene que ver con el aprendizaje autónomo. Y es que a través de las diferentes herramientas que tienen a su alcance, los alumnos pueden desarrollar la capacidad para relacionar conceptos, resolver problemas y reconocer nuevas necesidades y objetivos de aprendizaje.

La redes son una puerta abierta a la exploración, que debe gestionarse correctamente, sí, y en eso los docentes y las familias tenemos un papel determinante. Buscar información, saber seleccionarla y sacar conclusiones, reconocer logros y objetivos son solo algunas de las acciones que forman parte de esta estrategia de aprendizaje autorregulada y preparatoria para presente y futuro.

Capacidad crítica y organizativa

Y si hablamos de acceso a la información y de aprendizaje autónomo tenemos que hablar necesariamente de otra capacidad que las nuevas tecnologías pueden ayudar a desarrollar en los alumnos. La ingente cantidad de contenidos a los que tenemos acceso a través de las nuevas tecnologías exige de todos nosotros capacidad crítica y organizativa.

Y estas son cualidades muy necesarias en todos los ámbitos de la vida, personal y profesional. Conviene que como docentes sepamos conducir y gestionar la manera de usar estos recursos en los alumnos y llevemos a cabo experiencias y ejercicios como entrenamiento. Alertar y concienciar sobre los peligros existentes en este tipo de espacios es fundamental para que niños y jóvenes se conviertan, más adelante, en adultos críticos, conscientes y responsables, capaces de sacar todo el jugo que pueden sacar de este recurso universal que son las redes.  

Colaboración entre compañeros y docentes

El trabajo en grupo ha sido, toda la vida, una realidad un poco incómoda para muchos. Sin embargo, con los años y la experiencia nos hemos esforzado para que el trabajo sea cooperativo y los proyectos terminen saliendo adelante con la ayuda de todos. 

Las nuevas tecnologías son un recurso que fomenta, lejos de aislar, la colaboración entre compañeros alumnos y docentes. Ahora ya es posible trabajar, cada uno desde su mesa de estudio en casa, a través de videollamada o compartiendo y editando directamente los documentos, que luego se convertirán en el resultado final de cada proyecto. 

Mayor implicación con el aprendizaje

No hay que engañarse. Nuestros alumnos son, como decíamos, nativos digitales. Han nacido sabiendo toquetear las pantallas con más agilidad que nosotros. Y aunque conviene regular y racionalizar su uso, está claro que la tecnología les atrae. En nuestras manos está el saber aprovecharlo. 

Los recursos visuales son una herramienta poderosísima, que al igual que recursos como los cómics o los álbumes ilustrados, siempre han estado ahí para hacer más ricas nuestras explicaciones. Ahora ya no hace falta lidiar con una película en VHS: tenemos todos los recursos en línea y debemos ser capaces de sacarle todo el provecho. Nos basta una pantalla y la capacidad de seleccionar los contenidos adecuados, que se convertirán, probablemente, en una puerta abierta a nuevos aprendizajes que recordarán para siempre y en los que querrán profundizar. 

Educación Docente recomienda los siguientes cursos:

Los niños y niñas de hoy ya no nacen con una pan debajo del brazo. Ahora lo hacen con un móvil o bien con una tablet. Pero no todos. Si tenemos en cuenta lo que dicen los expertos, y según las conclusiones publicadas en The Lancet Child & Adolescent Health, los niños y niñas tienen que dormir entre 9 y 11 horas, hacer al menos una hora diaria de ejercicio y pasar menos de dos horas de ocio con pantallas.

Partiendo de esta recomendación, hoy hemos querido observar todas las ventajas que nos ofrece el lenguaje digital en el campo de la educación. Los lenguajes que forman parte del digital son muchos: el lenguaje interactivo, el audiovisual, el sonoro, el social e incluso de la programación. Y todos, en su justa medida y en el contexto adecuado, como el aula, pueden resultar muy provechosos.

Estos son los beneficios del lenguaje digital en educación:

1. Se adapta a las diferentes necesidades de los alumnos/as. No todos aprendemos al mismo ritmo, ni tenemos una misma predisposición para el aprendizaje. El lenguaje digital facilita el acceso a imágenes (visual), vídeos (visual y auditivo), canciones (auditivo), mapas conceptuales, contenidos interactivos (lector/escritor), proyectos, experimentos (cinestésico).

2. Motiva, anima y atrae. Esto no es nuevo, pero ahora disponemos de muchos más soportes y formatos para despertar la curiosidad de los alumnos. Películas, cortometrajes, animaciones, canciones o juegos nos pueden resultar muy atractivos.

3. Facilita la tarea docente. Esta diversidad de materiales hace que los docentes lo tengan más fácil al explicar conceptos, sean sencillos o complicados. Estos nos aportan un valor añadido que difícilmente conseguiremos sin el lenguaje digital.

4. Conduce a la búsqueda. Una cosa nos lleva a la otra. El lenguaje hipertextual nos permite acceder a muchísimas fuentes y medios. Este proceso de consulta nos ayuda a descubrir automáticamente cosas nuevas, contenidos interesantes y herramientas muy útiles.

5. Promueve las competencias digitales. Y lo hace de una manera natural. Además, la experiencia sirve para entrenar a los alumnos para que sepa seleccionar y discriminar información.

6. Facilita el trabajo autónomo. La información siempre está a tu alcance y esto quiere decir que la pueden consultar siempre y en cualquier momento. Es una buena manera de conseguir autonomía para volver a las fuentes siempre que lo consideremos necesario, aún más si es fruto de interés personal.

7. Desarrolla el pensamiento lógico y matemático. El lenguaje de programación también forma parte del lenguaje digital, una serie de códigos indispensables hoy. Aprender los fundamentos básicos de la programación puede ser muy interesante para trabajar diferentes conceptos matemáticos, así como para resolver problemas utilizando la lógica.

Hoy os traemos una aplicación muy útil para mejorar la comprensión lectora de los alumnos, pensada para trabajar tanto en las aulas como a distancia. Si eres docente de primaria y secundaria debes conocer Yoleo, una plataforma web que motiva a tus alumnos y alumnas a leer. En otras palabras, podríamos definir la aplicación como una biblioteca digital gamificada dedicada a favorecer la lectura escolar. 

Es una herramienta que motiva a los niños y niñas mediante retos, actividades de comprensión creativas,... todo esto creando su propio avatar con el que puede ganar medallas y reputación dentro de la comunidad lectora. Los docentes podrán hacer un seguimiento de sus alumnos para saber cómo evoluciona su actividad lectora, así como también recomendar artículos o historias para trabajarlas en clase. 

De cara al siguiente curso escolar Yoleo añadirá una modalidad con acceso a una biblioteca digital que incluye el préstamo de nueve lecturas al año por alumno y que aporta una buena solución a la propuesta de clases semipresenciales que se está planteando. ¡Descubre aquí esta herramienta de lectura digital! 

Desde el mes de abril en Yoleo podéis encontrar Namaka, ¡la revista infantil más divertida y salvaje! Los relatos breves namakianos ilustrados hasta el más mínimo detalle se unen a la plataforma para fomentar la lectura de pequeños y pequeñas intrépidas de 6 a 12 años. Además, con la salida de cada número de la revista, Yoleo incorporará tres nuevos contenidos. 

Por cierto, ¿sabías que todavía puedes conseguir la revista Namaka en formato digital es gratis? Namaka ha abierto las puertas a todo el mundo mientras dure esta situación de excepcionalidad que estamos viviendo, pero queda muy poco para que esta promoción acabe así que ¡date prisa! Si no te lo crees entra en la web de Namaka y compruebalo con tus propios ojos. La revista está pensada para que los peques la puedan leer en todos los rincones imaginables y, a la vez, es una buena opción para trabajar valores en clase mientras se mean de la risa. 

Pintura, papel, lápiz, cola, tijeras… Son solo algunas de la gran cantidad de herramientas y materiales que habitualmente tenemos en el aula de Educación Visual y Plástica. No obstante, la expansión de las nuevas tecnologías nos ha llevado a ampliar estas herramientas y a incorporar el ordenador, el ratón y las pantallas.

Fruto de esta evolución, alumnos y docentes pueden beneficiarse de nuevas oportunidades, ampliar la cantidad de recursos y explorar nuevas técnicas. Hoy te ofrecemos algunas herramientas innovadoras para las aulas de Educación Visual y Plástica. Ideas, enlaces y recursos interesantes para nuestros alumnos. ¿Te animas a descubrirlas? A continuación, una pequeña aproximación. 

La visualización de la producción artística 

Cualquier soporte tecnológico puede ser válido para la visualización de producciones artísticas. Estos recursos ya estaban disponibles antes, pero en tiempos de confinamiento, nos hemos encontrado con un montón de propuestas culturales en línea. Porque sí, las pantallas son un recurso fantástico para descubrir, investigar y contemplar numerosas obras de arte. 

Muchos museos ofrecen a sus visitantes la posibilidad de ver todo tipo de producciones artísticas a distancia y de hacerlo  través de imágenes de altísima calidad. Así, tenemos a nuestro alcance pintura, escultura, fotografía y cine, artes en las que no podríamos profundizar ni estando frente a las obras, físicamente en el museo. En nuestro país podemos visitar el Museo el Museo del Prado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, el Museu Nacional d’Art de Catalunya, el Museo Guggenheim Bilbao, etcétera.

En el ámbito internacional, también podemos hacer viajes a París, Amsterdam, Londres o Nueva York para contemplar, desde el aula, las más grandes obras de arte que ha dado la humanidad. Otra herramienta interesante es Google Arts & Culture, un espacio maravilloso en digital que recorre el arte y la cultura de todos los países del mundo y que nos ofrece un montón de actividades para crear, experimentar y descubrir infinidad de obras. Existe, además, la posibilidad de descargar obras cedidas por diferentes museos del mundo en una calidad altísima y propuestas para hacer en el aula o en casa. 

Nuevas herramientas, nuevas capacidades

La tecnología pone a nuestra disposición un montón de herramientas para completar las tradicionales en el proceso de creación artística. No hace falta decir que programas como Photoshop, Kira o Corel son de gran ayuda y apoyo para los procesos creativos en formato digital. Incluso para hacer animación. También lo son, evidentemente, todos los periféricos como tabletas o lápices, que pueden resultar imprescindibles para los profesionales. No en vano, son útiles para ganar rapidez, agilidad y calidad en sus creaciones. 

Contar con algunos de estos recursos en el aula puede contribuir a la adquisición de nuevas competencias por parte de los alumnos, que después pueden aprovechar en otras áreas. 

Recursos disponibles online 

La confluencia entre la Educación Visual y Plástica y las nuevas tecnologías es una realidad de la que docentes y alumnos son lo suficientemente conscientes. Tanto es así, que en las redes podemos encontrar un buen número de recursos para aprovechar. Aquí tenéis unos cuantos: 

Educacionplastica.net. Un espacio donde alumnos y docentes pueden compartir experiencia y conocimientos en el área de Educación Visual y Plástica. 

Plas-TIC. Un proyecto del Instituto de Tecnologías Educativas del Ministerio de Educación para la estimulación de la expresión plástica. Para alumnos de Secundaria y Bachillerato. 

Espiral Cromàtica. Es una de las herramientas más interesantes que hemos encontrado: una biblioteca desde donde explorar contenidos relacionados con la Educación Visual y Plástica. Así, encontramos propuestas que van desde la Animación, el Cine y la TV, el Color y la Observación hasta la Fotografía, el Dibujo Técnico, el Dibujo Artístico, la Pintura o los Museos. También incluye recursos vinculados a las técnicas artísticas, portales educativos, conservación y restauración, entre muchos otros. 

Proyecto Primartis. Otro proyecto educativo que nos ha gustado mucho es este, dirigido a alumnos, docentes y familias en general. Está organizado a través de unidades didácticas, según el nivel educativo. 

Tiempo para crear, imaginar y reflexionar 

Como habéis visto, la cantidad de recursos que tenemos a nuestro alcance es inmensa. No obstante, conviene poner de nuestra parte para que esta cantidad de información sea gestionada de una manera tranquila y razonada por parte de alumnos y docentes.

Tenemos en nuestras manos el encontrar herramientas, ponerlas a disposición de nuestros alumnos para que, además de consumir información, aprendan a reflexionar, imaginar y dar luz a los procesos creativos. Aprovechemos estas herramientas innovadoras para nutrirnos, trabajar la capacidad crítica y estética de los niños y continuar fomentando su curiosidad, motor de todos los procesos creativos. 

Seguro que alguno de sus volúmenes ocupa un lugar privilegiado en vuestra biblioteca, familiar o en el aula. A Hervé Tullet le gusta definirse como un creador de libros. Pero está claro que su obra va mucho más allá en términos de experimentación. Es toda una explosión de colores y páginas con espacios en blanco para jugar con libertad. Hoy os queremos recomendar cinco de sus títulos más celebrados.

UN LIBRO (KÓKINOS)

“Esto es un libro. Si haces lo que te dice, ya verás lo que pasa…”

Del original Un livre, editado en Francia, este álbum ilustrado es una de las propuestas más conocidas de Tullet. Muchos hemos ojeado el libro y hemos llegado a pensar que nunca lo compraríamos. Nos equivocábamos. El autor invita al niño a convertirse en protagonista del libro y del juego. Será, sin duda alguna, su nuevo cuento favorito. 13,20 €

COLORES (KÓKINOS)

“¿Preparados? Aprieta el punto gris. Vas a ver cómo se acercan. ¡Aquí vienen! Al principio son un poco tímidos. Aprieta de nuevo”.

He aquí una explosión de colores. Un juego de magia en formato libro. Una experiencia visual e interactiva en papel, que los niños querrán repetir una y otra vez, aunque ya se conozcan muy bien los trucos. Es una obra fantástica para trabajar los colores, las mezclas y las tonalidades. 13,20 €

TENGO UNA IDEA (KÓKINOS)

“Inovador y diferente, este libro es una divertida invitación a desarrollar la creatividad”.

Otra propuesta de éxito de Hervé Tullet es Tengo una idea. Es una propuesta fantástica para trabajar la Educación Visual y Plástica. Se trata de un álbum ilustrado lleno de garabatos, color y propuestas inspiradas para abrir los ojos, ser curiosos, escuchar, tocar, sentir, aprender… y utilizar todos los sentidos. 14.15 €


OH! UN LIBRO CON SONIDOS (KÓKINOS)

“¿Puede ser un libro que habla? Si es un libro de Hervé Tullet, ¡por supuesto!”

Cuando hablamos de expresión artística pensamos enseguida en contenido visual, pero lo cierto es que hay otros muchos factores de expresión que conviene trabajar desde la etapa de infantil. Esta otra propuesta de Hervé Tullet es la de un libro que habla, capaz de ayudar en el desarrollo de la atención y la expresión oral. El lector va recibiendo instrucciones (como es habitual en las propuestas de este autor) para conseguir que el libro que tiene en las manos termine sonando. 13,20 €

¿JUGAMOS? (KÓKINOS)

“¿Seguimos jugando? Este es el tercer volumen de la colección de libros-juegos para seguir disfrutando, mediante curiosas instrucciones, del universo Tullet”. 

¿Jugamos? es el título que vendría justo después de Un libro y Colores. Se trata de un libro sencillo, como todos los del autor, pero esta es la verdadera esencia de su obra. Y el encanto que seduce a miles de niños en todo el mundo. Un punto amarillo sobre un fondo blanco es el la línea de salida de otra sesión de juegos que, juntos, querréis comenzar y recomenzar una y mil veces. 13,90 €.

BONUS TRACK: DIVIÉRTETE. UN TALLER DE ARTE CON HERVÉ TULLET (PHAIDON)

Y aquí va una última recomendación-regalo de un libro de Hervé Tullet editado en Phaidon, en el que adultos (familias y docentes) encontraréis un total de once actividades pensadas para fomentar la creatividad de los niños, desarrollar su imaginación y crear lazos. Todas están basadas en los exitosos talleres que Tullet imparte por todo el mundo. 16,10 €

La Educación Visual y Plástica no debería ser una materia aislada en nuestras aulas. Cuando hablamos de Educación Visual y Plástica hablamos de arte. Y si ponemos el arte en el centro de todo, nos encontramos sobre la mesa con numerosas conexiones con otras áreas de conocimiento. 

Trabajar mirando hacia distintos horizontes en los contenidos de la Educación Visual y Plástica es un oportunidad para ofrecer a los alumnos una visión transversal de distintas materias y conceptos. Así, los docentes debemos saber que no solo educamos en el arte, sino que acompañamos a los niños y niñas en muchos otros aprendizajes, como la música, el cómic, la historia, las matemáticas, la lengua…

Y no solo eso. Un aprendizaje transversal a través de la Educación Visual y Plástica también implica la expresión oral, el intercambio de emociones y su representación a través de las creaciones. Hoy queremos hablarte de las diferentes conexiones posibles entre la Educación Visual y Plástica con otras áreas de conocimiento. ¡Vamos allá! 

El cómic: lengua y expresión

El noveno arte, el cómic, siempre ha estado accesible. ¿Cuántos niños han disfrutado, desde hace décadas, de los populares tebeos? Hoy el mundo del cómic se nutre, además, de un amplio abanico de propuestas, ricas y variadas, que pueden convertirse en un recurso magnífico para los docentes. En el Área de Educación Visual y Plástica, pero también en materias como Lengua, Literatura o bien Historia. Propuestas como las de la colección Mamut de Bang Ediciones nos pueden resultar útiles para acercar el cómic a los más pequeños (a partir de 3 años) en sus primeras lecturas, a través de un lenguaje tan placentero y visual como es este. Aquí encontramos grandes propuestas de éxito, como la serie Superpatata de Artur Laperla, Marcopola de Jacobo o Astro-Ratón y bombillita de Fermín Solís. 

Títulos tan fundamentales como los de Astérix y Obélix de Goscinny y Uderzo o la ingeniosa y divertida colección de Ana y Froga d’Anouk Ricard pueden resultarnos de gran ayuda para presentar el formato. Ya en secundaria, hay obras que pueden ayudarnos - y mucho -  introducir una gran variedad de temas: Arrugas de Paco Roca (la vejez, el Alzheimer), Adolf d’Osamu Tezuka (la Segunda Guerra Mundial), Mary Shelley: la muerte del monstruo de Julio César Iglesias y Raquel Lagartos (una biografía para explorar el universo de la creadora de Frankenstein) o bien Antonio Machado. Los días azules de Josep Salvia y Cecília Hill (un recorrido por los últimos años de vida del poeta Antonio Machado). 

Al proceso de lectura hay que añadir otra fase, que probablemente fascinará a los niños y a los jóvenes. Es el de creación. Un taller de cómic es una propuesta perfecta para trabajar en diferentes direcciones de la expresión visual y plástica, el lenguaje y la narrativa.

Matemáticas: observación, análisis y vivencia

En su visión sobre docencia y aprendizaje, Smole (2000) recuerda a los docentes que el aprendizaje matemático, ya desde la educación infantil, no puede realizarse a través de actividades ocasionales y fortuitas. Desde las primeras edades, hay que ofrecer a los niños situaciones culturales y de interacción con el resto. 

Tenemos en nuestras manos la capacidad de crear situaciones didácticas en las que puedan fusionarse los contenidos del aprendizaje matemático y del área de Educación Visual y Plástica. Una de muy interesante puede ser la de la observación, el análisis y la interpretación de obras de arte (pintura, escultura y arquitectura), centrada en la descripción objetiva de los elementos del alfabeto visual que se pueden reconocer en la obra: líneas, puntos, manchas, figuras, volúmenes, superficies, texturas, colores...

La siguiente fase, que es la de la interpretación, debe ofrecer  los alumnos la evocación creativa, centrada en la obra contemplada. ¿Qué crees que es? ¿Qué te recuerda? ¿Qué título le pondrías? Las dos fases ofrecen al niño la capacidad de ser analíticos y, a la vez, de poner en funcionamiento la extraordinaria maquinaria creativa. 

Música: colores, sonidos y emociones

Como máximo, dedicamos a la materia de música un hora a la semana. Al igual que la Educación Visual y Plástica, esta suele ser otra de las materias relegadas a la anécdota o el pasatiempo. A pesar de eso, desde el punto de vista científico, hay estudios que demuestran cómo es de importante la música, las artes visuales y el movimiento en el desarrollo del cerebro y de la función cognitiva. De hecho, no hay cultura, ni pasada ni presente, que no haya desarrollado de algún modo las artes.

La música nos produce bienestar, porque es capaz de estimular nuestro sistema de recompensas cerebrales. La música nos hace liberar dopamina y esto nos hace sentir bien. Y si pudiéramos practicarla, todavía más. 

Pero, ¿qué relación existe entre la música y el arte? Wagner o Chopin relacionaban la música con el color y la pintura. Kandinsky supo dar matices psicológicos al color y el compositor y pianista Scriabin asoció colores a doce tonalidades de la música. 

Las teorías asociativas entre música y color son complejas y profundas. Por este motivo, os recomendamos la lectura del trabajo de Rocío Barrio Paz donde, además, se nos ofrecen distintas propuestas de intervención con los alumnos en el aula.

Una de las más interesantes consiste en realizar una audición en el aula de dos fragmentos musicales del Concierto para flauta nº1 y del Requiem de Mozart, sin haber explicado antes a los alumnos las teorías sobre el color. La experiencia es un ejemplo de cómo dejar confluir dos materias, ofrecer a los niños espacio para la expresión de las emociones y la creación y obtener resultados sobre una actividad, interesantísimos en el ámbito pedagógico y en nuestra propia área de intervención. 

El desprestigio que ha experimentado a lo largo de toda su historia una asignatura como la Educación Visual y Plástica no es nuevo. Este triste descubrimiento ya lo han hecho hace años todos los que se dedican a impartir la materia y a ofrecer a sus alumnos contenidos y experiencias vinculadas al área. Que no es otra que el área de la vida, de la expresión y de la comunicación de emociones vitales. 

Una herramienta maravillosa, minimizada y degradada demasiadas veces, hasta el punto de convertirla en la hora de hacer manualidades. En un pasatiempo banal. O, en el peor de los casos, en una pérdida de tiempo. De este modo, a los docentes que se dedican a transmitir sus conocimientos en este ámbito, les toca hacer un esfuerzo doble, que va más allá de pensar y programar actividades ajustadas a los contenidos que quieren transmitir. También hay que trabajar en la conquista de los alumnos desmotivados, a los que no interesa el área, y hasta librar una lucha en el propio espacio docente para reivindicar para la Educación Visual y Plástica la posición que merece. 

Nuestra sociedad ha cambiado mucho. Y en estos momentos es necesario prestigiar la Educación Visual y Plástica desde la primera infancia y ofrece a todos los alumnos la oportunidad de disfrutar, descubrir, explorar y crecer a través de la alfabetización visual. Hacerlo a través de una nueva mirada educativa y mediante propuestas artísticas atractivas e innovadoras. 

Las emociones, vehículo para la expresión

El arte es fundamental para la expresión de las emociones. Funciona como un excelente vehículo de transmisión, que nos ofrece la oportunidad de iniciar grandes conversaciones. Aquellos que crearon obras de arte lo hicieron, en su momento, con un deseo de expresión y comunicación que perdura a lo largo del tiempo. Emular esta experiencia  través de la creación propia puede ser un mecanismo excelente para la expresión de las emociones y, en el caso de los alumnos con dificultades, convertirse en un buena oportunidad, terapéutica, placentera y poderosa, en el sentido de evocar espacios de calma, meditación y creatividad.

Contra las pantallas y las urgencias actuales es necesario regresar a los orígenes. Y en esto es muy importante contar con el apoyo de las familias. Este espacio bien hallado en el aula puede servir y debería tener continuidad en casa y en familia. Y si bien hay realidades muy diversas, es interesante que desde nuestro papel como docentes, seamos capaces de ofrecerles herramientas y recursos para amplificar y acomodar el trabajo realizado en el aula.

Esto nos vendrá genial, además, para contribuir a la tarea de prestigiar el área de Educación Visual y Plástica, también entre las familias. 

Detrás de una gran obra hay un gran autor 

Conectar con aquello que nos conmueve y nos interesa del arte - a través de la literatura, la música, la pintura, la escultura, el cómic, el cine… - es una de las experiencias más placenteras para el ser humano. El arte puede ser, entre muchas otras cosas, una especie de refugio y hay que potenciarlo, también desde la Educación Visual y Plástica. 

Todos los artistas tienen historias sobrecogedoras, oscuras, resilientes, emocionantes… Y todos tenemos sus vidas a nuestro alcance. En este sentido, el docente puede usarlas como apoyo para la introducción del autor o la autora en el aula. 

Por ejemplo, tenéis a vuestro alcance el bestseller en forma de biografía ilustrada de Maria Hesse sobre Frida Kahlo. Se trata de un paseo encantador, repleto de recursos visuales para introducir la vida y la obra de la artista mexicana. 

Loving Vincent es un largometraje que recorre la apasionante vida de Vincent Van Gogh en 65.000 fotogramas animados pintados a mano por artistas de todo el mundo.

Además, hoy disponemos de distintas colecciones literarias que exploran la biografía de las grandes olvidadas (en femenino), tanto en el ámbito de la literatura, como en el arte, las ciencias o la cooperación, entre otros. A partir de aquí, podemos ofrecer a los alumnos acceder a más obras a través de vídeos, presentaciones… y lógicamente, darles a ellos la posibilidad de investigar, indagando en esas anécdotas y características que les resulten más interesantes y a partir de ahí, poner en marcha las actividades que les inspire la obra del autor. 

Y no solo desde la vertiente de los autores. A través de la conversación, podemos descubrir intereses inspiradores para crear a partir de estos. ¿Apasionados de los dinosaurios? ¿De los simios? ¿De los piratas? Los campos de investigación son infinitos. 

Un punto de partida: espacio para crear

La hoja en blanco es una puerta abierta al miedo, tanto para adultos como para niños. La Educación Visual y Plástica debe ser un huerto abonado con inspiración, respeto y herramientas que permitan a los alumnos trabajar en confianza y no con falsas creencias autoimpuestas: “yo no lo sabré hacer” o, aún peor: “no he nacido con este don”. La expresión debería ser un derecho y un oportunidad para todas las personas. 

Por todo esto, debemos ofrecer a los alumnos materiales para la observación, que funcionen como punto de partida y que, conjugados con la conversación y las emociones compartidas, sirvan para dar paso al proceso de creación. Un proceso al que todos deberíamos estar invitados. 

Como docentes tendremos que poner en marcha actividades que nos inspire la obra del autor, experimentar con sus técnicas (o similares), las gamas cromáticas más utilizadas y hasta la figuración, siendo conscientes de que los alumnos trabajarán a diferentes velocidades, con objetivos y recorridos bien distintos, pero todos perfectamente válidos y preciosos al mismo tiempo. 

¿Sabías que, contra más formación tiene una persona, más posibilidades tiene de conseguir mejores condiciones de vida? Definitivamente, educar transforma vidas… ¡y sociedades! Esto es todo lo que nos ofrece la educación: 

Mejora nuestro nivel de vida

Theodore Shultz, economista norteamericano (1902-1998), fue uno de los primeros en reconocer que el gasto en educación no era un gasto como tal, sino una inversión. Premio Nobel de Economía (1979), este teórico demostró con sus estudios que invertir en educación tiene una rentabilidad directa en las personas. Además de mejorar su nivel de renta, están en disposición de conseguir más bienestar.

Y nuestra sociedad...

La educación no solo nos ofrece la posibilidad de mejorar nuestro nivel de vida. También nos ayuda a transformar la sociedad. La educación en una edad temprana y el fomento de escolaridad, mejora las aptitudes de los niños y niñas, reducen la delincuencia y generan bienestar social. De hecho, las personas que tienen más estudios pagan más impuestos, los cuales acaban repercutiendo en toda la sociedad. 

También nos alarga la vida 

Según Adriana Lleras-Muney, profesora de Economía en la Universidad de California (Los Ángeles), las personas que tienen un nivel educativo más elevado se comportan de una manera diferente. Fuman menos, beben alcohol moderadamente, hacen más ejercicio, tienen un peso normal y van más a menudo al médico. Esto quiere decir que son más saludables y tienen más probabilidades de vivir más tiempo.

Nos hace ser más respetuosos con el medio ambiente 

Las personas que tienen niveles de educación más elevados, suele preocuparse más por el medio ambiente y acostumbran a emprender iniciativas sostenibles. Según la Unesco, el 46% de las personas con estudios superiores se muestran preocupadas por el medio ambiente, frente al 37% de las que habían cursado bachillerato y un 25% de los que tienen estudios inferiores a la secundaria. 

… ¡Y nos hace felices! 

Para San Agustín (354-430), la auténtica felicidad y el objetivo último del comportamiento humano era el conocimiento. Desde su punto de vista, la educación era el camino que debía conducir al pueblo a la felicidad. 

¿Y tú, también has notado la poderosa energía transformadora de educar?