Colaboraciones

El Profe Mochilero: 168 millones de razones para reabrir la educación

El 1 de abril se “celebra” el día mundial de la educación. Digo celebrar entre comillas porque el último informe que presentó UNICEF referente al seguimiento de la actividad educativa a nivel global durante la pandemia no invita a ser muy optimista. El análisis va desde el 11 de marzo de 2020 hasta el 2 de febrero de 2021 y plantea la necesidad de abordar, de manera prioritaria y responsable, la reapertura de las escuelas por parte de los gobiernos.

Se cumple un año del inicio de la pandemia del COVID-19 y a día de hoy es evidente que ha causado un auténtico terremoto en nuestras vidas. El impacto del coronavirus provocó el confinamiento forzoso de los centros educativos dejando unas cifras escalofriantes en cuanto a desconexión educativa, pero vamos por partes. Al principio parecía que solo iban a ser 2 semanas, después 2 meses, hasta que se fue prolongando y un año después las escuelas de 168 millones de niños y niñas de todo el mundo siguen cerradas, la mayoría de ellas se encuentran en América Latina y el Caribe. A nivel mundial, al menos 214 millones de estudiantes (de todas las etapas educativas) han perdido más de tres cuartas partes de su educación presencial. Por otro lado, las cifras también revelan que a día de hoy, el 53% de los centros educativos del mundo han vuelto a la presencialidad total y casi una cuarta parte han abierto parcialmente. Sin embargo, las puertas no se han vuelto a abrir en 27 países en los que viven 196 millones de niños, niñas y jóvenes, el 13% a nivel global.*

Recreación presentada en la sede de Naciones Unidas de Nueva York el pasado 3 de marzo de una clase con 168 pupitres vacíos simbolizando los millones de niños y niñas que llevan un año sin ir a la escuela.

La desigualdad se ha acentuado en el derecho al acceso a la educación

Como ya nos ha demostrado esta pandemia, los efectos de las medidas restrictivas no afectan a la población por igual. Las cifras, una vez más, reflejan la situación de emergencia que sufren los sectores más vulnerables y que en un día como hoy no deberíamos mirar hacia otro lado y “celebrar” (permitidme una vez más el uso de las comillas) el día mundial de la educación sin hacer un pequeño ejercicio reflexivo: ¿Está realmente garantizado el derecho a participar de una educación primaria, gratuita, obligatoria y universal? Recordamos que así se recoge en la Declaración Universal de Los Derechos Humanos de la UNESCO. Ciertamente, cada país aplica sus restricciones igual que cada país goza o sufre las consecuencias de la globalización y el repartimiento desigual de la riqueza mundial, pero ¿En qué medida se está vulnerando el derecho a la educación en ciertos países?

“Conforme se acerca el primer aniversario del comienzo de la pandemia de COVID-19, la realidad vuelve a recordarnos la catastrófica emergencia educativa que se originó como consecuencia de los confinamientos mundiales. Cada día que pasa, los niños que no pueden acceder a la educación presencial se van quedando cada vez más rezagados, y los más marginados sufren las peores consecuencias”, declaraba Henrietta Fore, directora Ejecutiva de UNICEF durante la presentación del informe. “No podemos permitir que, por segundo año consecutivo, estos niños sigan sin poder asistir a la escuela de forma presencial o que la presencialidad siga siendo limitada. No debemos escatimar esfuerzos para mantener las escuelas abiertas o darles prioridad en los planes de apertura”.

El aprendizaje a distancia puede complementar la educación básica, pero nunca sustituirla

La educación no presencial ha llegado para quedarse, afirman muchos expertos. La pregunta es: ¿Se pueden cubrir las necesidades recogidas en la educación básica de manera no presencial? Es importante tener claro qué paradigma educativo nos sirve de referencia para poder contestar esta cuestión. Para empezar, la escuela debe ser concebida como un espacio comunitario que ofrece elementos fundamentales para el desarrollo en la infancia y no como una academia. Entre estos elementos están la socialización entre iguales, la oferta de apoyos personalizados, el contacto con la diversidad, la atención emocional o el acceso a comidas nutritivas, entre muchos otros. A día de hoy, me resulta muy difícil encontrar una manera alternativa de cubrir todos estos elementos restringiendo la presencialidad de la escuela. Además, podríamos poner de manifiesto la importancia del juego interactivo físico y las experiencias en el entorno natural para el buen desarrollo en la infancia, así como los múltiples estudios que demuestran los efectos adictivos y de dispersión que provoca el uso excesivo de pantallas en edades prematuras (y no tan prematuras).

"Para al menos 463 millones de niños y niñas cuyas escuelas cerraron por la Covid-19,
no existió la educación remota" (UNICEF).

Quizás muchas empresas vean una oportunidad de mercado en promover la formación a distancia y muchas marcas intentan venderlo como la “última tendencia innovadora” en el aprendizaje, sin tener en cuenta la edad de desarrollo. En este oportunismo incluso se puede detectar un retroceso en la atención real de las necesidades básicas de la infancia y una privatización de la educación que puede generar una brecha digital donde los sectores más vulnerables corren el riesgo de quedar apartados. Quizás en este último año, la educación universal haya sido menos universal, menos primaria, menos obligatoria y menos gratuita, así que podríamos convertir la “celebración” en una reivindicación. Quizás sea el momento de defender más que nunca este derecho fundamental en la infancia como es el acceso a la educación. Quizás se abre un periodo para proteger, aún más, a toda una nueva generación afectada y para exigir a los gobiernos unos planes de apertura segura de los centros educativos para dejar de vulnerar el derecho a la educación, aumentar la brecha social y favorecer la privatización del modelo educativo.

Defender un modelo educativo presencial, seguro y equitativo de protección a la infancia con la escuela y para la escuela

Según los últimos datos publicados por la UNESCO, más de 888 millones de niños y niñas de todo el mundo siguen sufriendo interrupciones en su educación debido al cierre total o parcial de las escuelas. En muchos países, la infancia más vulnerable que no tiene acceso a una educación a distancia corre el riesgo de desconectar de su vida escolar y de no regresar más a la escuela. Eso puede asociar problemas más graves derivados al cierre de las escuelas como el trabajo infantil o el matrimonio infantil. 

Analizar esta situación y trabajarla desde las aulas con los alumnos, ajustando el discurso a cada nivel y contexto, es el mejor remedio para proteger y promover una educación presencial mundial que proteja a la infancia. Introducir y fomentar entre el alumnado el aprendizaje de las desigualdades que existen entre las oportunidades educativas que hay en el mundo puede ser un incentivo para valorar la escuela como eje natural de protección y aprendizaje común. Fortalecer la conexión entre el hogar y el centro educativo para educar en comunidad, compartiendo proyecto y asumiendo el rol que les corresponda, porque como dicen: “La escuela es mi segundo hogar, pero el hogar es mi primera escuela” y por lo tanto, la educación nace en casa. ¿Pero, qué sucede cuando no hay un primer hogar de referencia?

El día mundial de la educación puede servir como motivo para reflexionar sobre las condiciones y desigualdades globales que se han generado en el acceso educativo a partir de la pandemia. Trabajar esta reflexión entre el colectivo docente, el alumnado y la comunidad educativa en general es un deber ético para proteger y prosperar un sistema educativo presencial, primario, equitativo, público y universal. Un sistema que proteja y oriente a todas las generaciones de cualquier virus, pero sobretodo, de la estupidez y la ignorancia humana.

*NOTA PARA EL LECTOR: Todas las cifras expuestas en este artículo están basadas en el último informe Análisis del cierre de las escuelas de UNICEF publicado el pasado 3 de marzo de 2021. Los datos son de consulta pública

¡Nueva colaboración! Disfrutad muchísimo de los 5 juegos que nos trae Erica para trabajar valores y educación emocional dentro del aula con niños y niñas de diferentes edades.


A lo largo de la jornada escolar, nuestro alumnado realiza un sinfín de actividades y cada vez es más frecuente que una de ellas sea jugar. El porcentaje de docentes que utiliza juegos en clase ha ido aumentando exponencialmente debido a la introducción de nuevas metodologías de enseñanza – aprendizaje activas, además del cambio de mentalidad y modelo pedagógico que se está produciendo en muchas escuelas. De esta forma, podemos afirmar que los juegos han llegado a las aulas para quedarse y debemos aprovechar este recurso tan versátil y útil a nuestro favor para potenciar todo aquello que queremos conseguir de nuestros niños y niñas a través de ellos.

En el artículo de hoy os quiero presentar 5 juegos para trabajar valores y educación emocional, dos aspectos transversales y fundamentales que poco a poco están ganando también protagonismo en nuestras aulas y que debemos fomentar desde edades muy tempranas, con el objetivo de establecer unas bases sólidas y saludables para nuestro alumnado. Esta selección de juegos está pensada para usar tanto en clase como en casa y destacan por su sencillez y diseño. ¡Comenzamos!

1. EMOTRIP (a partir de 8 años)

Este juego de Mut Kids nos ayuda a trabajar y potenciar las competencias emocionales de nuestro alumnado de forma lúdica. Consta de un tablero con ambientación espacial, 3 barajas de cartas y pueden jugar entre 2 y 4 personas. En este video de Jugando con Lupis podéis ver el juego en formato Stop Motion y en el perfil de Instagram de Esther, @emotimestra podréis leer una reseña detallada sobre el juego. 

Las cartas que se incluyen en el juego tienen diferentes funciones, como trabajar la conciencia y autonomía emocional a través del autoconocimiento, conocer mejor a otras personas y establecer conexiones afectivas, o reforzar habilidades sociales a través de dramatizaciones o role-playing. Lo podéis encontrar en catalán, castellano, euskera, gallego e inglés. 

2. ¡PILLADO! (a partir de 5 años)

Este juego de Lúdilo tiene como objetivo descubrir qué zorro ha robado la tarta antes de que escape. Quizá nos puede recordar al famoso Cluedo, ya que se compone de un tablero por el cual deberemos movernos e ir recabando pistas pero, en este caso, el trabajo cooperativo será imprescindible para resolver el caso. El juego incluye cartas con animales sospechosos, 3 dados, fichas de características y una caja para esconder la carta del ladrón. Pueden jugar entre 2 y 4 personas. Los jugadores/es deben decidir si quieren descubrir a un sospechoso o buscar una pista y tirarán los dados. Si salen 3 ojos, podrán obtener una pista. Si salen 3 huellas, podrán conocer a uno de los sospechosos. Si los dados no coinciden, el zorro irá avanzando por el tablero. 

Me parece un juego divertido y que trabaja muchos aspectos, entre los cuales destaco el trabajo en equipo, la atención plena, la estrategia, además de la resolución de problemas y la memoria visual. En el siguiente video creado por Lúdilo podéis ver con todo lujo de detalles el funcionamiento del juego.

3. EMOTIONS DETECTIVE (de 3 a 6 años)

Este juego de Miniland tiene como objetivo desarrollar la inteligencia emocional a través de la empatía, el autoconocimiento, la autoconfianza, la identificación de emociones y la asimilación de valores. Está compuesto de una ruleta con diferentes emplazamientos y tarjetas con situaciones que provocan emociones “negativas”. Deberemos escoger una tarjeta según lo que nos marque la ruleta, identificar cómo se siente la persona y proponer soluciones que lleven a la autorregulación. Es una propuesta interesante por su carácter cooperativo y porque nos ayuda a iniciarnos en el mundo de las emociones y la resolución de problemas.

4. ¡VUELA, BÚHO, VUELA! (a partir de 4 años)

Otro juego de Lúdilo de carácter cooperativo cuyo objetivo esta vez es desarrollar la lógica y estrategias de trabajo en equipo para conseguir llevar a todos los búhos de vuelta a su nido antes de que se haga de día. Con una mecánica similar al juego de ¡Pillado!, tenemos al sol como elemento contrarreloj que marcará el ritmo de la partida. También pueden jugar de 2 a 4 personas y en el interior encontrarás un tablero, 6 fichas con búhos y fichas/cartas con colores y soles que deberemos ir cogiendo para mover los búhos y el sol a lo largo del tablero. Este juego destaca por su simplicidad y porque es 100% ecológico, punto a favor para la empresa fabricante. Si queréis aprender con más detalle cómo jugar, aquí tenéis un video explicativo de la mano de Lúdilo.

5. LOS HOMBRES LOBO DE CASTRONEGRO (a partir de 10 años)

El último juego de la lista es de Asmodee y lleva varios años entre nosotros. El objetivo principal es cazar a los lobos/as que están atemorizando al pueblo a través de la observación, la perspicacia, las alianzas y la capacidad de argumentación y convicción de los personajes que intervienen. Antes de comenzar, cada jugador/a coge una carta al azar mediante la cual se convertirá en un personaje concreto: puede ser un lobo, un cazador o un aldeano, entre otros roles. Entonces, una persona que hace de narradora empieza a relatar la historia del pueblo. Al caer la noche, los lobos salen a cazar y… Se comete un asesinato, que se descubre al día siguiente. A partir de aquí, comienza un debate para argumentar quién ha podido ser.

Este juego es interesante porque lo podemos usar a partir de una edad más tardía y, por lo tanto, nuestro alumnado más mayor se puede beneficiar de sus múltiples posibilidades. Podemos trabajar la cooperación, la empatía y la resolución de conflictos entre otros. Al finalizar la partida, también se pueden debatir diferentes aspectos que hayan surgido a lo largo del juego y que suelen ser típicos entre los mayores de la escuela o en el instituto, como la propagación de mentiras o rumores, los juicios de valor, el perdón, la escucha atenta o la creación de bandos.

En la página oficial recomiendan entre 8 y 18 personas para jugar, pero se podría adaptar a más o menos jugadores si se multiplican o reducen los roles.

Hasta aquí la recopilación de juegos para trabajar valores y educación emocional. Como habéis podido comprobar, todo el mundo puede jugar y beneficiarse de los juegos para desarrollar diferentes capacidades, habilidades y valores que nos permiten crecer sanos tanto física como mentalmente, y de paso divertirnos un rato en buena compañía. Un último aspecto importante que os quiero recomendar es que juguéis y dominéis la mecánica de cualquier juego antes de presentarlo en clase. De esta forma, podréis avanzaros a posibles situaciones o contratiempos que puedan surgir con vuestro grupo y les podréis ayudar a resolver sus dudas o miedos.

¿Conoces alguno de los juegos? ¿Qué otros aspectos se podrían trabajar a través de ellos? ¿Crees que es útil usar juegos en el aula para enseñar contenidos?

Me encantará leerte en comentarios.

Erica Moyano Vargas, autora de Profe en la Nube (@profenlanube)

¡Nueva colaboración! Hoy nuestra protagonista es Ainhoa de la cuenta @ainhoadlo. ¡Nos trae un artículo muy completo con 5 actividades interactivas para aprender inglés!


La diversión es un componente esencial para mejorar el aprendizaje de cualquier materia, entre ellas el inglés. Para generar motivación e interés en el aula es importante que nuestro alumnado pueda interactuar, para ello podemos crear y diseñar actividades interactivas. En este artículo he recopilado 5 actividades interactivas diferentes para enseñar inglés. 

HIDDEN PICTURE: (Grammar, vocabulary and speaking)

Os presento una actividad interactiva que consiste en ocultar una imagen, la cual está escondida detrás de diferentes imágenes relacionadas con la misma temática. La imagen se irá despejando si los alumnos responden correctamente. 

En este caso, ha sido creada por PowerPoint y la unidad que trabaja es la de los animales. 

https://gumroad.com/l/LpHnf

WHERE IS SHE? (Grammar, vocabulary and speaking)

Es una actividad realizada con Power Point en el que aparecen todas las partes de la casa y sus elementos. Es perfecta para proyectar en la pizarra digital y repasar o afianzar el vocabulario. Es muy fácil, simplemente el alumnado tendrá que responder a la pregunta ¿where is my teacher?.  Si el alumno responde correctamente, podrán hacer click en la “profe” y esta se moverá a otra sala de la casa.

https://gum.co/pkjWg

HALLOWEEN: (Vocabulary, grammar and listening)

Una forma de presentar el vocabulario y evaluar a nuestro alumnado de una forma divertida es mediante flashcards digitales y quiz interactivos. Con Genially podemos crear esto y ¡mucho más! La actividad que me gustaría mostraros está relacionada con Halloween, la cual tiene tres botones interactivos que redirigirán al alumno a la sección de vocabulario, a un quiz interactivo o a la posibilidad de ver un cuento en inglés. 

SPINNING THE WHEEL: (Reading and speaking)

 Este tipo de material ya sea digital o físico es un potente instrumento educativo. En este caso ha sido creado gracias a PowerPoint, pero una página que me gustaría recomendaros para que diseñéis las vuestras propias es la siguiente:  wheeldecide.com. Dicho esto, os muestro mi ruleta la cual utilizo con mi alumnado para que se suelten a la hora de hablar y empleen el vocabulario aprendido en el aula. 

https://gum.co/VyIQT

LIVEWORKSHEETS: (Reading and listening)

Para aquellos que no conozcan la plataforma liveworksheets se les abrirá un mundo lleno de posibilidades, pues podréis transformar vuestras fichas físicas en digitales con unos sencillos pasos. Para que veáis el potencial de este recurso, os muestro la actividad interactiva que he creado para mis alumnos. Con ella he podido evaluar una de las habilidades más importantes en inglés “listening skill”. 

https://www.liveworksheets.com/worksheets/en/Natural_Science/Bones/Inside_my_body*_bones_fz1651987ds

Me gustaría finalizar diciendo que aquí os he presentado 5 ejemplos de posibles actividades interactivas para usar con vuestros alumnos, pero hay infinitas posibilidades simplemente debéis recordad las palabras que en su día dijo Jorge Calvo “La tecnología se convierte en educativa cuando pasa por las manos de un profesor/a”.

1 Comment

¡Nueva colaboración musical! Hoy nuestro protagonista es Ferran de la cuenta @elprofemochilero. Nos trae un artículo muy completo con 5 actividades que animarán a todos y todas las alumnas, también a los más tímidos, a participar en clase.


Desde pequeños aprendemos a hacer ritmos. Nos comunicamos y nos expresamos haciendo ritmos, ¡hasta podríamos decir que en ámbito escolar y cotidiano estamos rodeados constantemente de ritmo!

La expresión rítmica puede aparecer de manera espontánea o preparada: Cuando caminamos, cuando jugamos, cuando hablamos, cuando nos emocionamos, cuando nos aburrimos o cuando nos divertimos. Además, siempre surge alguna intencionalidad, como por ejemplo expresar estados de ánimos, comunicar ideas o socializarse.

La incidencia que tiene el ritmo en el desarrollo global de los niños y niñas es muy importante, por lo que también lo es aprovechar y dinamizar estas situaciones para transformarlas en oportunidades de aprendizaje. 

Por eso hoy paso por el blog de Educación Docente y os propongo 5 actividades que os ayudarán a animar la participación en el aula de música mediante ritmos. 

El reloj 

Esta actividad es ideal para iniciar una sesión a través de un reto cooperativo. Consiste en construir un ritmo colectivo donde los alumnos y alumnas se tengan que colocar en círculo y seguir juntos la pulsación (con las manos, con los pies, chocando con las manos en el suelo...). Una vez todo el grupo consiga llevar la pulsación, un o una alumna empieza a interpretar una figura rítmica con la voz (“ta”, “ti-ti”, “shhht”,...), después sigue el o la alumna de su derecha repitiendo la figura que ha interpretado su compañero anteriormente y añadiendo una de nueva. Después seguirá el siguiente con la misma dinámica y así sucesivamente hasta conseguir hacer la vuelta entera. Si alguien se equivoca interpretando el orden de la secuencia rítmica, debe volver a empezar la rueda desde ese punto. 

Con esta actividad trabajamos la memoria, el trabajo cooperativo y la interpretación de figuras rítmicas siguiendo una pulsación. Se puede regular la dificultad según el nivel del grupo. 

La pareja rítmica

Para hacer este juego necesitamos tarjetas con diferentes patrones rítmicos de 4 tiempos. Las tarjetas estarán dobladas. Eso quiere decir que habrá dos patrones de cada ritmo.

Para empezar esta dinámica, cada alumno tendrá una tarjeta y deberá desplazarse por el espacio caminando con la pulsación de una canción. Nadie podrá hablar, solo nos podremos comunicar con el resto del grupo interpretando el ritmo que nos ha tocado con las manos (intentando seguir la pulsación). El objetivo es que todo el mundo encuentre a su “pareja rítmica” antes de que se acabe la canción. 

Esta actividad va muy bien para organizar parejas de trabajo y descubrir otras maneras de comunicación con el grupo. A nivel musical se trabaja la pulsación, y la interpretación de patrones rítmicos de 4 tiempos. Se puede trabajar con todos los grupos de educación primaria, pero es recomendable pedir que sigan la pulsación mientras juegan a partir de ciclo mediano.

Hands dance

Este es un juego para crear y repetir secuencias rítmicas de 4 tiempos en parejas. Para poder jugar hemos diseñado cuatro pulsadores de diferentes colores. A mi me gusta hacer la actividad con los colores del parchís. 

La dinámica sigue un poco el juego del espejo. Un alumno/a se inventa un ritmo de 4 tiempos golpeando los pulsadores y la otra persona estará colocada delante lo debe repetir siguiendo el mismo patrón. 

Para hacerlo todavía más divertido nos podemos crear secuencias rítmicas siguiendo una canción de compás cuaternario y con los tiempos muy marcados. Por eso siempre escojo canciones de disco-funk donde su estructura musical nos permite crear y repetir patrones rítmicos de 4 tiempo con más facilidad. 

Con esta actividad podemos trabajar la memoria y coordinación a la vez, también la creación rítmica. Se puede adaptar a todos los cursos de educación primaria, pero en principio va orientada a ciclo medio y superior. 

Ritmogramas y persecución corporal

La lectura de ritmos siempre es más divertida mediante ritmogramas temáticos que sirven para acompañar diferentes registros musicales interesantes para los y las alumnas. Es bueno potenciar la percusión corporal a la hora de leer e interpretar acompañamientos rítmicos. En este caso os presento la lectura rítmica de la canción Back in black d’AC/DC donde la interpretación de la lectura se hace con las manos y los pies. 

Estos ritmogramas se pueden proyectar en PDF en la pantalla de clase. En mi caso los edito en vídeo y los cuelgo a Youtube, así el recurso siempre está disponible y el acceso es mucho más fácil en época de confinamientos. Por otro lado también te permite seguir la lectura rítmica y acompañarla a la vez que la escuchas y disfrutas de la canción. 

Entra en este enlace para ver el ritmograma: 

Cross Rythms 

Este juego sirve para trabajar los dictados rítmicos. En este caso necesitamos unas tarjetas cuadriculadas que recuerden a las de los crucigramas. Son tarjetas plastificadas que forman una cuadrícula de 4 x 4. Estas tarjetas deben tener unas coordenadas de nombres y colores. 

El juego consiste en dictar un ritmo según su coordenada. Por ejemplo, dictar: “2 - verde” interpretando el ritmo de 4 tiempos que lo forma con las manos o con algún instrumento de percusión. Los y las alumnas deben percibir la secuencias y escribirla. Sucesivamente se van dictando las coordenadas hasta llegar a llenar la tarjeta entera. 

Este juego tiene múltiples maneras de aplicarse: Dictado para toda la clase, en parejas, en grupos… Es interesante que los y las alumnas también diseñen y dicten con instrumentos de percusión. De esta manera se promueve la percepción a través de la escucha activa, la interpretación y la creación de secuencias rítmicas propias. 

En mis clases siempre es una actividad muy dinámica que invita a la participación mediante el juego. Además, es adaptable a todos los niveles de educación primaria. 

Con estas 5 actividades el éxito a la hora de fomentar la participación en el aula a través de ritmos está asegurado. ¡Que el ritmo no pare!

1 Comment

Estamos encantados de presentaros a Raquel Ripoll, educadora social y terapeuta familiar. La podréis encontrar en su cuenta de Instagram bajo el nombre @educatnos y en su web dedicado al acompañamiento y orientación familiar.


Los conflictos son parte de nuestra vida y son una gran fuente de aprendizaje. Tener conflictos significa estar vivo, y lo mejor que podemos hacer es aprender a manejarlos, principalmente porque algunos son inevitables.

Vamos a centrarnos aquí en la resolución de conflictos de una forma respetuosa, en la que todos los implicados ganan y se llegan a acuerdos aceptables para todas las partes.

Así, vamos a ver cinco formas diferentes para resolver conflictos en el aula:

Reuniones de aula

Se trata de una oportunidad maravillosa para la gestión de conflictos de una forma democrática.

La idea es llevarlas a cabo unas tres veces a la semana en educación primaria intentando buscar un rato en el que los niños y niñas puedan estar concentrados y participar de forma activa, ya que de lo contrario no tendrá los resultados esperados. 

Una vez determinado cuál será el día y la hora de la semana en que realizaremos las reuniones de aula, vamos a llevarlas a cabo respetando la siguiente estructura:

  1. Nos sentamos formando un círculo.
  2. Ronda de agradecimientos y cumplidos. Vamos a pedir a todos los participantes que realicen un cumplido o un agradecimiento a los demás compañeros (no es necesario que sea a todos, pero sí es importante que al acabar la ronda todos los participantes hayan recibido algún cumplido y/o agradecimiento).
  3. Enfoque en soluciones. Es el momento de empezar con los conflictos que han surgido durante esos días. Empezaremos por orden cronológico, por lo que es útil tener una agenda en la que ir anotando los conflictos así como surgen para facilitarnos esta labor. Es necesario que enseñemos a nuestros alumnos qué significa “enfocarnos en soluciones”. Vamos a olvidarnos de buscar culpables y, juntos, vamos a generar una lluvia de ideas con todas las posibles soluciones que se nos ocurran. Después las iremos analizando una a una (tienen que ser respetuosas para todos, relacionadas con el problema, racionales y útiles) y entre todos, elegiremos la que nos parece más adecuada para revisarla en unos días, ver si nos ha servido, si no…
  4. Planear actividades. Después de centrarnos en la resolución de problemas, vamos a planear actividades divertidas que fomenten la cohesión del grupo.
  5. Actividad de cierre. Finalizar con una actividad divertida siempre nos deja buen sabor de boca y dejamos de relacionar la resolución de conflictos con algo negativo.

A tener en cuenta para que las reuniones de aula sean fructíferas:

  • No juzgamos.
  • No utilizamos la reunión para sermonear.
  • Creamos un objeto como símbolo para el que tiene el turno de palabra.
  • Confiamos en la capacidad de nuestros alumnos de resolver conflictos. Nosotros sólo seremos una guía.

Hay que tener en cuenta que es un proceso que lleva su tiempo de aprendizaje.

La rueda de opciones

Se trata de una herramienta con la que adelantarnos al conflicto y buscar desde la anticipación opciones para cuando éste aparezca.

Lo interesante de esta técnica es, por una parte, que reflexionamos sobre el conflicto desde la calma y, por otra parte, que las opciones parten de los propios niños, y serán ellos quienes decidan qué opción tomar en cada momento.

¿Cómo lo hacemos? 

  1. Hacemos una lluvia de ideas (con el alumnado) de qué podemos hacer cuando surge un conflicto.
  2. En una cartulina, dibujamos un círculo que dividimos en porciones (tipo quesitos) poniendo dentro de cada porción una solución que podemos decorar con un dibujo representativo. Ojo, cuanto más pequeños sean los alumnos, menos porciones tiene que haber. Siendo 3-4 porciones adecuadas para infantil y vamos añadiendo más según el grado de madurez de nuestro grupo.
  3. La dejaremos “a mano” y en un lugar visible para cuando la necesitemos. 

Tiempo fuera positivo

Como todos sabemos, los conflictos se abordan mejor desde la calma, por ello es importante enseñar a nuestros alumnos a calmarse ANTES de intentar solucionar cualquier conflicto que surja.

En contra de lo que muchos pueden pensar, el tiempo fuera positivo no es un rincón de pensar ni nada por el estilo. Esta herramienta está pensada para que los niños se sientan mejor, no peor. No busca en ningún momento hacer “pagar” por lo que han hecho.

Para ello, lo primero que tenemos que tener claro es que NUNCA se obliga al niño o la niña a ir, sino que se le invita y recuerda que tiene ese espacio si necesita calmarse antes de hablar de lo que ha ocurrido: “veo que estás muy enfadado, quizás quieras ir a tu rincón tranquilo (o como lo hayáis llamado)”.

El rincón en cuestión, vamos a crearlo con ellos, no nosotros solos. Les explicaremos que vamos a crear un rincón en el aula al que poder ir si estamos nerviosos y necesitamos calmarnos. En él es importante incluir algunos elementos que ayuden a nuestros alumnos y alumnas a recuperar la calma. También le vamos a poner un nombre todos juntos.

Cuando surja un conflicto, podemos invitar al niño o la niña a irse a vuestro rincón de la calma, si no quiere irse, podemos decirle si quiere que vayamos con él o ella. 

Una vez se haya calmado, podremos gestionar el conflicto en cuestión, aunque en no pocas ocasiones, el conflicto desaparece con este tiempo de enfriamiento.

Damos la vuelta a la sábana

El objetivo de esta dinámica es enseñar a trabajar desde la colaboración y la búsqueda de soluciones.

En un espacio amplio, y con un grupo de 10-15 personas, vamos a extender una sábana grande en el suelo y les pediremos a los participantes que se suban encima ocupando sólo la mitad de ella.

A continuación, les explicamos que su misión es darle la vuelta a la sábana sin que nadie se baje de ella ni pise el suelo.

Cuando terminamos, fomentamos la reflexión identificando las estrategias utilizadas, cómo lo han conseguido, cómo se han sentido…

Role playings

Se trata de representar con dos voluntarios una situación conflictiva (real o inventada) para que pongan en práctica los siguientes pasos:

  1. Planteamos el conflicto.
  2. Uno de ellos dice: “Me doy cuenta que… y me gustaría encontrar otra forma de solucionar esto que fuera buena para los dos”. Y le pregunta al otro cuál es su punto de vista referente al problema y cómo se siente. Escucha sin interrumpir ni juzgar a menos que sea para preguntar: “¿Algo más? ¿Alguna otra cosa? Cuando termine le retroalimenta de la siguiente forma “Si te he entendido bien, te sientes…porque…y te gustaría…”.
  3. Ahora se intercambian los papeles y repiten el punto 2.
  4. A continuación hacen una lluvia de ideas eligiendo una solución que sea aceptable para ambos por un período de tiempo corto (3-4 días, una semana). Se acuerda fecha de revisión y se agradece al otro que haya compartido sus sentimientos y pensamientos).

De esta forma enseñamos a nuestros alumnos a resolver conflictos de una forma asertiva y respetuosa en la que todos ganan.

¡La última colaboración del año nos la trae Berta de Maestraespecial! Desde su experiencia nos comparte estos consejos para trabajar en el aula con alumnos y alumnas con TDAH.

¡Felices fiestas a todos!


El TDAH, así como otros trastornos, juega un papel destacado en nuestro día a día como maestros, seamos tutores o maestros especialistas, como es mi caso. 

Como maestra de educación especial me encuentro con infinidad de variables que hacen posibles ciertas dificultades en nuestro alumnado. Una de estas dificultades es el TDAH. 

Seguro que todos y todas hemos escuchado hablar alguna vez de este trastorno, pero pocos saben con detenimiento las dificultades que comporta y no siempre es fácil tratarlo. El TDAH es un trastorno caracterizado por la excesiva actividad psicomotriz (hiperactividad), déficit de atención e impulsividad. 

Las siglas responden a a T: Trastorno, D: Déficit, A: Atención, y H: Hiperactividad. Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad o sin. 

Hoy os traigo, bajo mi humilde experiencia, una serie de TIPS útiles para aplicar en el aula con alumnos y alumnas con TDAH

Para el aula

  • Sentar al alumno cerca del maestro y lejos de puertas y ventanas.
  • Aumentar el espacio entre las mesas.
  • Proporciona un objeto para descansar los pies.

Para la organización

  • Utilizar un cuaderno o libreta para las tareas.
  • Proporcionar libros adicionales para tener en el aula.
  • Material codificado por color cada tema.
  • Dar un horario escrito para las rutinas diarias.

Para los deberes y exámenes

  • Hojas de trabajo con menos preguntas y ejercicios.
  • Hacer cuestionarios cortos en lugar de exámenes largos para cada unidad de trabajo.
  • Tiempo adicional y un lugar tranquilo para realizar exámenes y trabajos por proyectos. 
  • Permitir responder las preguntas en voz alta. 
  • Permitir el uso de un procesador de textos en un ordenador. 
  • Dar puntos positivos por el trabajo realizado en lugar de por las cosas que no hace. 
  • Dividir las tareas largas en partes más cortas. 
  • No tener en cuenta la presentación a la hora de puntuar. 

Para el aprendizaje en clase

  • Dar indicaciones claras y escritas.
  • Utilizar imágenes y gráficos.
  • Darle al estudiante un resumen de la lección.
  • Supervisar para asegurarse que el estudiante ha entendido la lección. 
  • Dar instrucciones claras y escritas. 
  • Crear una “señal” para llamar la atención del estudiante.

Si quieres ampliar tus recursos con más adaptaciones metodológicas, puedes conseguirlas en mi cuenta de Instagram @maestraespecial

¡Deseamos que os haya gustado y os sea útil como recurso en el aula! 

Archivo Adaptaciones metodológicas en castellano

Una de las últimas colaboraciones que hacemos este año 2020 es con... ¡Educamaria! Nos trae 5 actividades muy dinámicas para aprender el lenguaje musical en diferentes etapas. ¡Esperemos que os gusten!


La Educación Musical es un área muy importante en la etapa Infantil y Primaria, ya que mejora capacidades como la concentración, la abstracción y la memoria. También la motricidad fina y el autoconcepto. 

Por eso hoy me paso por el blog de Educación Docente para proponer cinco actividades para aprender lenguaje musical.

1. Dados rítmicos

Para esta actividad necesitamos un tablero de coordenadas con dados. Este tablero lo podemos crear fácilmente con la realización de una tabla en power point. Colocaremos en ella los números de los dados tanto en la barra horizontal como en la vertical. El resto de cuadrados de la tabla lo rellenaremos con los dibujos o muñecos que más nos gusten. 

Una vez tengamos nuestro tablero rítmico, tendremos que crear patrones rítmicos y asociar uno a cada muñeco. De esta manera cuando los niños y niñas lanzan los dados obtendrán un muñeco y con él un patrón rítmico.

Esta actividad se puede realizar tanto en pequeños grupos como con la clase al completo. Se irán lanzando dados e irán saliendo los diferentes ritmos. Tendrán que ir colocándolos de la manera que más les guste para después interpretarlos. Se puede interpretar con sílabas Kodaly, con percusión corporal o con instrumentos de pequeña percusión.

2. Tarjetas musicales

En este caso habría que diseñar tarjetas a mano o en power point en las que aparecieran los conceptos musicales que queremos trabajar, además de eso tendremos que introducir tres respuestas entre las cuales se encontraría la respuesta correcta.

Los alumnos tendrían que tener varias tarjetas y unas pinzas, la actividad consistiría en encontrar la respuesta correcta y colocar en ella una pinza para indicar que es la adecuada.

3. Arcoíris musicales

Esta actividad está diseñada para trabajar las notas musicales tanto en el pentagrama con clave de sol como el cifrado americano. En mi caso lo he diseñado con forma de arcoíris, pero cualquier otro formato sería igual de válido. 

En el arcoíris aparecerá el nombre de la nota, y los alumnos tendrán que colocar dos nubes en su parte inferior, en una de ellas aparecerá la nota en el pentagrama con clave de sol y en la otra la nota con el cifrado americano.

4. Parejas de corazones

Este es un juego sencillo para asociar valores con figuras y nombres con figuras. Se puede realizar con el formato que queramos, en mi caso elegí corazones, en los que en cada mitad coloqué una de las parejas. Se pueden trabajar todos aquellos conceptos musicales que queramos reforzar.

5. Globos rítmicos

Este es un juego para el estudio de los compases. En mi caso lo he diseñado con globos en los que hay patrones rítmicos tanto de 2/4, 3/4 y 4/4. Los alumnos y alumnas tendrán que ir clasificando estos globos en sus compases correspondientes.

Lo ideal para realizar este tipo de actividades en el aula, destinadas a aprender el lenguaje musical, sería crear un banco de recursos de manera que haya una para cada niño o niña, y así puedan trabajar de manera individual con ellas, podríamos dedicarle 15 minutos en cada sesión aproximadamente. También podemos plantearlas de manera que trabajen pequeños grupos o en el gran grupo, en función de cuáles sean nuestros objetivos.

Hoy colgamos un artículo navideño con la colaboración de Lluís, de @racomusical. Disfrutad mucho de las actividades, y sobre todo, sentirlas, ¡porque las propuestas musicales que nos trae Lluís son para realizar en el aula durante esta época del año tan especial!


¡Hola! Ya tenemos muy cerca la Navidad, y con esta, un montón de actividades que nos preparan, advierten y gracias a las cuales prestamos más atención a este bonito momento del año. Hoy os traigo cinco actividades musicales para hacer en el aula en diferentes ciclos de primaria. Las dos primeras actividades son 2 propuestas basadas en la audición, las emociones y las sensaciones que la música nos despierta. Las tres siguientes son propuestas basadas en el lenguaje musical y la canción. 

Previamente a la realización de las dos primeras propuestas, seleccionaremos una audición de una obra que consideremos que puede generar en los y las oyentes sensaciones y emociones que podemos atribuir a la estación de invierno y un ambiente navideño (calidez familiar, ambiente navideño, contraste entre el frío de la calle y el calor del hogar, etc.) Para este tipo de actividades me gusta seleccionar piezas musicales instrumentales, sin letra. De esta manera facilitaremos la conexión con la “emocionalidad” que nos aporta la música sin vernos influenciados por la letra. 

Algunos compositores que recomendaría para esta propuesta son: Danny Elfman, Alan Silvestri, Claude Debussy, Vikingur Ólafsson.

1. Audición y escultura (CM i CS) 

En esta actividad les propondremos la audición de una obra que hemos seleccionado y les pediremos que se centren y reflexionen a partir de los aspectos comentados anteriormente en la introducción. 

Propondremos una conversa dirigida por el maestro o maestra en que el alumno/a exprese lo que ha sentido, pensado, visualizado o imaginado durante la audición.
Tras esta puesta en común, cada alumno/a trasladará sus aportaciones con una escultura de fango nacida de la audición y reflexión navideña. 

En mi caso, me gusta para este tipo de actividad proponer que sus obras sean más figurativas que abstractas y, que la misma obra, exprese aquello que han sentido durante la audición.

2. Movimiento y creación corporal (Todos los ciclos) 

En esta segunda propuesta, la primera parte sería similar a la del ejercicio anterior en cuanto a la reflexión individual y la puesta en común con toda la clase (o en equipos cooperativos si se quieren generar conversaciones en grupos más reducidos)

En la segunda parte se les pedirá que expresen con el cuerpo, sin palabras, las sensaciones y emociones que les ha transmitido la música. Este ejercicio lo haríamos de forma individual y delante del resto del grupo. Por ejemplo, se pueden colocar en un círculo de pie para que así todos y todas podamos ver y tener conciencia de los movimientos que se vayan realizando.

Seguidamente se entregarán unas cintas y/o pañuelos de colores. Las cintas pueden ser de rítmica. En mi aula utilizo ambos materiales conjuntamente. Con este material se creará una composición corporal grupal con la música acompañando la escena y representando la Navidad y el invierno conjunta y corporalmente.

3. Interpretación instrumental (CI i CM)

Para esta actividad tendremos que conocer previamente el lenguaje instrumental y técnica del instrumental que vayamos a tocar.
Propongo aprender a interpretar, con el carillón o xilófono presencial o virtual, un villancico que aprenderemos para cantar con el instrumento. 

Para facilitar la interpretación y poder centrarnos más en la percepción de lo que tocamos, y no tanto en la dificultad de leer la partitura sin hacer un trabajo previo en profundidad, proporciono a mis alumnos/as una partitura de colores. Estas las encontraréis para descargar en mi web y se trata de asociar cada color a una nota del pentagrama. A la vez también facilito un instrumento de placa (carillón o xilófono) donde cada placa está marcada con un color correspondiente a su nota. 

De esta manera, el alumnado no hace falta que tenga grandes conocimientos de lenguaje musical para poder interpretar los instrumentos.

4. Canción: creación cooperativa (CS)

En esta actividad el objetivo es la creación de un villancico en equipos cooperativos. Como si se tratara de escribir un poema, los y las alumnas crearán su propio villancico. 
Cada uno de los miembros del equipo (recomiendo hacerlos de 4) creará un verso o una estrofa de la canción. Cuando el equipo tenga creado su “poema de Navidad”, conjuntamente con el maestro o maestra de música crearán la melodía.

Lo suelo hacer con la guitarra y les muestro los diferentes acordes que podrían casar con la canción y son ellos los que van decidiendo cuáles quedan mejor en relación a la idea que tenían.

Finalmente, ponemos ritmo a la canción, ¡y ya tenemos nuestro villancico!

5. Canción y acompañamiento instrumental (CM I CS)

En el último ejercicio de hoy, partiremos de un villancico que el alumnado ya conozca o creamos que les resultará fácil de aprender (siempre con las técnicas pertinentes). 

Primeramente las repasaremos y nos aseguraremos de que las conocen bien, tanto en el ámbito rítmico-melódico como en la letra. Cuando ya la sepan todos y todas correctamente, pediremos que, por equipos cooperativos, creen una percusión corporal para acompañar la canción. 

En cuanto al lenguaje musical, y dependiendo de los conocimientos que tenga nuestro alumnado, asociaremos cada parte del cuerpo a una forma rítmica. En mis clases lo hago así: 

  • Muslos: semicorcheas
  • Pecho: corcheas
  • Manos: negras
  • Pies: blancas

También podríamos asociar sus ritmos a diferentes instrumentos de pequeña percusión: claves, triángulo, crótalos, caja china y pandero

De esta manera ellos/as mezclarán estos movimientos según el ritmo que decidan. 

Finalmente haremos un concierto, cada equipo cooperativo con su canción y su acompañamiento.

Damos paso a una nueva colaboración con Vanessa Sola, maestra de educación infantil y creadora de la cuenta Habiaunavezeduca. Esta colaboración nace de la necesidad de trabajar desde pequeños/as las diferentes culturas que conviven en el aula y que, como dice Vanessa, son un espejo de la sociedad.


Actualmente, la sociedad que vivimos, está en una transformación constante y permanente. Esto implica que sea una sociedad muy heterogénea, plural y multicultural. Recae la influencia en el ámbito educativo, ya que hace que nos tengamos que replantear el sistema de nuevas posibilidades con finalidades educativas.

La educación intercultural lo que pretende es favorecer el diálogo entre las diferentes culturas. Esto implica respeto, intercambio, aceptación y un espacio común. 

La escuela es un contexto donde se reflejan diferentes estilos de aprendizaje, diferentes interpretaciones del mundo que nos rodea, diferentes culturas, diferentes tradiciones, etcétera. Esta es el reflejo de la sociedad, y debemos tener presente la diversidad, por lo tanto tenemos que aprovechar este fenómeno como algo positivo y enriquecedor.

Hay otros recursos para trabajar la interculturalidad en el aula, como por ejemplo el trabajo cooperativo, los rincones, proyectos, aulas de acogida,...

La música es uno de los ingredientes esenciales en la vida de las personas de todas las edades y culturas. Es un lenguaje muy utilizado por toda la sociedad. Los niños y niñas establecen contacto con la música incluso antes de nacer, el feto de la madre escucha y siente la vibración de los sonidos tanto del interior como del exterior. 

El recurso de la música en la escuela es un instrumento muy privilegiado. Debemos entenderlos como un objeto de conocimiento, como un estímulo para potenciar la producción creativa, un medio que permite al alumnado comunicarse y como una fuente de sensibilización musical. 

Por ello, hoy os traigo 5 actividades para trabajar la interculturalidad en el aula: 

1. ¿Desde dónde sueno?

Dependiendo del ciclo donde trabajamos se puede escoger una o diversas culturas. En el caso de la Educación Infantil, para profundizar más, solo escogeremos una. Es muy recomendable escoger la cultura que esté más representada dentro del aula y trabajar una distinta cada trimestre.

Para iniciar la propuesta, escogeremos una audición para trabajar esta cultura. Sentaremos al alumnado y se la pondremos sin decir qué cultura estamos trabajando. Una vez escuchada: 

“¿Os recuerda a algo esta audición? ¿Reconocéis alguno de los instrumentos? ¿De dónde puede ser esta música? ¿Qué os transmite esta canción?”

Una vez descubierta la cultura trabajada, volveremos a escuchar la audición y dejaremos que los niños y niñas la bailen y la disfruten. Al acabar, enseñaremos los instrumentos que caracterizan la audición y les diremos los nombres. 

2. ¡Viajamos!

¡Toca ubicarse! Toda persona necesita ubicarse con tal de poder ordenar mejor sus ideas. Es importante mostrar al alumnado qué estamos trabajando y dónde está situado. Para ello, utilizaremos el mapa para visualizar los países de nuestros compañeros/as de clase y la cultura en la que estamos trabajando. 

Como ya he comentado anteriormente, la música es un medio de comunicación y conocimiento. Escogeremos una canción de cuna de esta cultura. 

A continuación les cantaremos la canción y la pondremos de fondo. 

“¿Reconocéis alguna palabra? ¿Qué idioma es este? ¿Sabéis qué quiere decir esta canción? ¿Qué instrumento está sonando?”

Intentaremos aprender la canción y bailarla todos juntos. 

3. ¡Hagamos que suene! 

Necesitamos manipular para aprender e interiorizar. Para ello, buscaremos y llevaremos a clase diferentes instrumentos que caracterizan esta cultura o país. Para que sea mucho más cercano, podemos pedir a los y las alumnas que provengan de otras culturas que traigan instrumentos u objetos que los identifique.  

Trabajaremos los instrumentos, hablaremos de ellos y aprenderemos las características de cada uno. 

Debemos tener cuidado con la situación en la que nos encontramos. Desinfectar bien los materiales y dejarlos en cuarentena antes y después de usarlos.

4. ¡Nos unimos con la música! 

Para poder llevar a cabo esta actividad necesitaremos los instrumentos de la actividad 3 y también los propios de nuestra cultura. Es importante que cada niño/a tenga uno, ya que todo el mundo tendrá que hacer sonar el instrumentos y formar parte de esta audición. 

La música es un recurso muy valioso y en estas sesiones es el motor que está haciendo que nuestro alumnado conozca un poco más de dónde viene su compañero/a de clase. Por ello, los instrumentos los ha unido para crear una pieza musical que represente ambas culturas. Es importante que el/la docente guíe la sesión e intente combinar los sonidos y los turnos. 

Se puede grabar la sesión y a final de curso entregar a las familias con el resto de culturas trabajadas. 

5. ¡Enviamos un tesoro! 

La música es el tesoro más valioso para romper barreras culturales. Con esta actividad propongo aprovechar las TIC y conectar con alguna escuela del país que estemos trabajando y enviar un mensaje realizado por los y las alumnas y regalar la audición que hayan creado ellos mismos.  

Es la hora de Neus Masferrer de la Artesania de l’Aprendre y su artículo sobre el coaching docente y cómo trabajar la herramienta DISC en las aulas. Si no sabéis de qué estamos hablando, ¡lo tenéis todo en esta entrada del blog!


La Artesania a partir del coaching y de sus distintas herramientas, nos hemos especializado en el coaching docente. Hemos creado y diseñado un programa con un montón de herramientas, en concreto nos hemos centrado en el DISC. 

En primer lugar, ¿cuáles son los beneficios de la herramienta DISC?

  • El autoconocimiento: Cómo nos relacionamos, cómo interactuamos y reaccionamos con los compañeros y compañeras. También ayuda a la tolerancia y a entender desde una perspectiva más abierta y así poder ajustar nuestra manera de interactuar con los demás. 
  • Permite a las direcciones de centros educativos poder cohesionar su claustro, a conocer los perfiles de cada maestro/a y adaptar el cargo que ocupa en el equipo en función de su perfil. Así se busca conseguir el bienestar de todos y todas y aumentar la eficiencia del equipo. 
  • Permite al profesor/a poder identificar y conocer a sus alumnos/as y aprender herramientas para poder llegar a cada uno de ellos, ayudarlos y tratarlos en función de su perfil. Por otro lado, también contribuye a la atención a la diversidad en el aula y a entender, comprender y ajustarnos a los perfiles que tenemos delante. 

A continuación trataremos las herramientas prácticas de intervención en el aula.

1. La rueda de acompañamiento emocional para Educación Infantil

La rueda de acompañamiento emocional es una herramienta de coaching que la Artesania ha adaptado al mundo docente, y específicamente este año, para el acompañamiento con la Covid-19. Se trata de una herramienta con la que podéis trabajar con vuestros alumnos/as más pequeños después de las cuarentenas o confinamientos a lo largo del curso. 

2. La rueda de acompañamiento emocional para Educación Primaria y ESO

Esta es la otra rueda de acompañamiento pero enfocada a Ciclo Superior y ESO con las mismas finalidades que la rueda anterior. Podéis ampliar este recursos para vuestras tutorias en el Instagram de la Artesania per l’Aprendre.

Este es un buen ejercicio para empezar el curso, aunque también nos puede servir durante los confinamientos de 15 días. La podéis adaptar a la temática que queráis trabajar en clase.

3. El DISC, la herramienta innovadora y revolucionaria docente en la escuela y el instituto

3.1 El DISC: ¿Quién somos? ¿Qué color somos?

La tercera actividad la dirigiremos a los ciclos superiores de primaria, adolescentes de la ESO y bachiller para trabajar su autoconocimiento, cohesión de grupo, aumentar la tolerancia entre ellos y ellas y, finalmente, para que el o la docente pueda conocer e identificar a su alumnado. 

Esta es la primera dinámica para comenzar a trabajar el DISC con vuestros alumnos/as. 

1r PARTE

Visualizando esta plantilla, se trata de que se coloquen en el eslogan con el que más se identifiquen. Podéis hacerlo mediante la proyección de la plantilla que os presento en una pizarra digital o con un dibujo en la pizarra, o bien, a partir de vuestra imaginación si preferís partir el aula en 4 espacios para cada color y que se desplacen físicamente. 

Es necesario darles tiempo. Recomiendo 15 minutos. 

Mientras lo hacen podéis acompañar el ejercicio con un hilo musical. También estaria bien que vosotros mismos/as os incluyerais en el color con el que más os sintáis identificados. 

2a PARTE 

Presentamos esta diapositiva y les explicamos qué colores son los rápidos, los lentos, los extrovertidos, los introvertidos…

A raíz de aquí, vuelven a identificarse y, de nuevo, nos volvemos a colocar en el color con el que más nos veamos reflejados. Quizás cambian de posición ahora que tienen más información. 

Les volvemos a dar tiempo. Un espacio bueno de 15-20 minutos. Si tienen dudas dejad tiempo para que puedan resolverlas. 

De esta manera cerramos la actividad y es el momento de hacer una reflexión final. 

  • ¿Qué os ha parecido?
  • ¿Cómo se han sentido?
  • ¿Les ha costado? ¿No?

Una vez hecha la dinámica y compartida la reflexión final, les podéis anticipar que la siguiente sesión tendrán que pensar en los y las compañeras conjuntamente. 

3.2 Identificamos a nuestros compañeros y compañeras. ¿Cómo nos ven ellos y ellas?

La dinámica de los gomets: 

Una vez hecha la sesión de las dos dinámicas anteriores, podéis hacer otra sesión de tutoría proponiendo la siguiente actividad.

Se trata de repartir gomets de los 4 colores que hemos asociado los perfiles (amarillos, azules, rojos y verdes).

1. Primero, en grupos de 5 deben enganchar en sus compañeros/as el gomet del color del perfil que vean o que crean que mejor se asocia a ellos/as.
2. Una vez acabada esta parte, damos un paso más. Ahora engancharemos gomets a todos los niños y niñas / jóvenes de la clase.

Todos acabaremos llenos de gomets. Pero… ¿de qué color? ¿Cómo nos ven los demás?

Es importante cerrar la sesión hablando muy atentamente de los resultados.
Pistas para los y las docentes:

  • Los niños y niñas con un perfil rojo y amarillo son rápidos y extrovertidos.
  • Los niños y niñas con un perfil azul y verde son lentos e introvertidos.
  • Los niños y niñas con un perfil amarillo y verde necesitan las relaciones sociales. 
  • Los niños y niñas con un perfil rojo y azul están enfocados a los objetivos y resultados. 

Podéis poner música mientras hacéis la dinámica.