Educación

Esta actividad puede ser muy útil para comprender y hablar sobre la gestión emocional de nuestros y nuestras alumnas. Cada mañana cuando lleguen a clase pueden señalar cómo se sienten sobre la lámina plastificada que os traemos.

Nosotros proponemos estas emociones, pero podéis utilizar las tarjetas con las palabras que necesitéis según el contenido que estéis trabajando en clase.

Recomendamos plastificar este recurso para que dure mucho más. También será más fácil de limpiar y cumplir con las medidas sanitarias en caso de que los y las alumnas toquen el material.

En esta imagen podéis ver todas las emociones que hemos puesto sobre la mesa:

Si os habéis sumergido alguna vez en su catálogo, sabréis que todas y cada una de las obras editadas por Libros del Zorro Rojo son garantía de maravilla. Hoy nos detenemos en la selecta biblioteca de este sello para recomendaros Tú importas, de Christian Robinson, un álbum para primeros lectores que recorre el camino de la aceptación, la tolerancia y el respeto hacia todas aquellas cosas y personas que son diferentes. Y también hacia uno mismo.

¡Ey! Hemos mencionado un nombre: Christiano Robinson. ¿Lo conoces? El autor de Tú importas es un ilustrador estadounidense que también trabaja en el mundo de la animación. De hecho, ha formado parte del equipo de The Sesame Street Workshop y de los Pixar Animation Studios. Toda una entidad, que un buen día se dejó llevar por la pasión y comenzó a hacer libros para niños. Durante todos estos años, su experiencia como ilustrador y narrador de historias le ha valido distintos galardones. ¡Y no es extraño, viendo la calidad de su obra!

El argumento

Tú importas es un álbum ilustrado que nos permite observar, a través de sus páginas, un mundo muy cercano. El mundo de las personas que se tienen que despedir. De las que se sienten perdidas o solas. De las que son las últimas en llegar y, pese a todo, importan. El recorrido a través de sus páginas con unas ilustraciones claras y adorables es un recorrido que va de dentro hacia afuera y al revés, para explorar un mundo por fuera y nuestra alma por dentro. Es, sin duda alguna, uno de esos álbumes que dejan en nosotros una huella intensa y reconfortante, porque exploran sin reservas las emociones más puras y nos permiten comprenderlas y vivirlas, sin aspavientos. 

La importancia de las ilustraciones

Este álbum ilustrado para primeros lectores tiene mucho que decirnos y no solo a través del texto, que en este caso es breve, sino mediante las imágenes. Las ilustraciones, también elaboradas por Christian Robinson, son claras, limpias y coloridas y diríamos que son la principal razón por la que os recomendamos Tú importas. La experiencia de lectura es absolutamente placentera y viva, porque llena las páginas de mensaje y es material gráfico sensible que entra directo por los ojos, hacia el corazón. 

¿Por qué os recomendamos Tú importas?

Dice Christian Robinson: “Tu vida no vale solamente por cómo de grande o importante eres. No se trata de si tienes buenas calificaciones o de cuántos trofeos has ganado. Eres importante por el simple hecho de existir. Porque estás aquí”. Uno se da cuenta de la fragilidad de nuestra existencia, la casualidad de que los elementos se hayan conjugado para hacer que tú existas como persona, ya es increíblemente importante por sí sola. Y por ello tenemos que estar agradecidos.  

Nosotros recomendamos de corazón Tú importas, porque nos parece un álbum imprescindible para entender el mundo, aceptar y respetar a todas las personas y seres vivos que lo conforman, incluidos nosotros mismos. Por eso, Tú importas es, además de un canto al respeto y a la diversidad, un abrazo al lector y su autoestima. 

Resuenan aquí los movimientos que nos ayudan a seguir creyendo en la humanidad, como el Black Lives Matter, que protesta contra el racismo. Os cautivarán, además, sus ilustraciones, brillantes y bellas, tan claras como el mensaje de Robinson, que trasciende allende las fronteras, sin tener en cuenta género, edad ni condición. 

Ficha técnica: 

  • Número de páginas: 40
  • Editorial: Libros del Zorro Rojo
  • Idioma: castellano
  • Encuadernación: tapa dura
  • ISBN: 9788412152142
  • Año de edición: 2020
  • Precio: 13,20 €

1 Comment

¡Nueva colaboración musical! Hoy nuestro protagonista es Ferran de la cuenta @elprofemochilero. Nos trae un artículo muy completo con 5 actividades que animarán a todos y todas las alumnas, también a los más tímidos, a participar en clase.


Desde pequeños aprendemos a hacer ritmos. Nos comunicamos y nos expresamos haciendo ritmos, ¡hasta podríamos decir que en ámbito escolar y cotidiano estamos rodeados constantemente de ritmo!

La expresión rítmica puede aparecer de manera espontánea o preparada: Cuando caminamos, cuando jugamos, cuando hablamos, cuando nos emocionamos, cuando nos aburrimos o cuando nos divertimos. Además, siempre surge alguna intencionalidad, como por ejemplo expresar estados de ánimos, comunicar ideas o socializarse.

La incidencia que tiene el ritmo en el desarrollo global de los niños y niñas es muy importante, por lo que también lo es aprovechar y dinamizar estas situaciones para transformarlas en oportunidades de aprendizaje. 

Por eso hoy paso por el blog de Educación Docente y os propongo 5 actividades que os ayudarán a animar la participación en el aula de música mediante ritmos. 

El reloj 

Esta actividad es ideal para iniciar una sesión a través de un reto cooperativo. Consiste en construir un ritmo colectivo donde los alumnos y alumnas se tengan que colocar en círculo y seguir juntos la pulsación (con las manos, con los pies, chocando con las manos en el suelo...). Una vez todo el grupo consiga llevar la pulsación, un o una alumna empieza a interpretar una figura rítmica con la voz (“ta”, “ti-ti”, “shhht”,...), después sigue el o la alumna de su derecha repitiendo la figura que ha interpretado su compañero anteriormente y añadiendo una de nueva. Después seguirá el siguiente con la misma dinámica y así sucesivamente hasta conseguir hacer la vuelta entera. Si alguien se equivoca interpretando el orden de la secuencia rítmica, debe volver a empezar la rueda desde ese punto. 

Con esta actividad trabajamos la memoria, el trabajo cooperativo y la interpretación de figuras rítmicas siguiendo una pulsación. Se puede regular la dificultad según el nivel del grupo. 

La pareja rítmica

Para hacer este juego necesitamos tarjetas con diferentes patrones rítmicos de 4 tiempos. Las tarjetas estarán dobladas. Eso quiere decir que habrá dos patrones de cada ritmo.

Para empezar esta dinámica, cada alumno tendrá una tarjeta y deberá desplazarse por el espacio caminando con la pulsación de una canción. Nadie podrá hablar, solo nos podremos comunicar con el resto del grupo interpretando el ritmo que nos ha tocado con las manos (intentando seguir la pulsación). El objetivo es que todo el mundo encuentre a su “pareja rítmica” antes de que se acabe la canción. 

Esta actividad va muy bien para organizar parejas de trabajo y descubrir otras maneras de comunicación con el grupo. A nivel musical se trabaja la pulsación, y la interpretación de patrones rítmicos de 4 tiempos. Se puede trabajar con todos los grupos de educación primaria, pero es recomendable pedir que sigan la pulsación mientras juegan a partir de ciclo mediano.

Hands dance

Este es un juego para crear y repetir secuencias rítmicas de 4 tiempos en parejas. Para poder jugar hemos diseñado cuatro pulsadores de diferentes colores. A mi me gusta hacer la actividad con los colores del parchís. 

La dinámica sigue un poco el juego del espejo. Un alumno/a se inventa un ritmo de 4 tiempos golpeando los pulsadores y la otra persona estará colocada delante lo debe repetir siguiendo el mismo patrón. 

Para hacerlo todavía más divertido nos podemos crear secuencias rítmicas siguiendo una canción de compás cuaternario y con los tiempos muy marcados. Por eso siempre escojo canciones de disco-funk donde su estructura musical nos permite crear y repetir patrones rítmicos de 4 tiempo con más facilidad. 

Con esta actividad podemos trabajar la memoria y coordinación a la vez, también la creación rítmica. Se puede adaptar a todos los cursos de educación primaria, pero en principio va orientada a ciclo medio y superior. 

Ritmogramas y persecución corporal

La lectura de ritmos siempre es más divertida mediante ritmogramas temáticos que sirven para acompañar diferentes registros musicales interesantes para los y las alumnas. Es bueno potenciar la percusión corporal a la hora de leer e interpretar acompañamientos rítmicos. En este caso os presento la lectura rítmica de la canción Back in black d’AC/DC donde la interpretación de la lectura se hace con las manos y los pies. 

Estos ritmogramas se pueden proyectar en PDF en la pantalla de clase. En mi caso los edito en vídeo y los cuelgo a Youtube, así el recurso siempre está disponible y el acceso es mucho más fácil en época de confinamientos. Por otro lado también te permite seguir la lectura rítmica y acompañarla a la vez que la escuchas y disfrutas de la canción. 

Entra en este enlace para ver el ritmograma: 

Cross Rythms 

Este juego sirve para trabajar los dictados rítmicos. En este caso necesitamos unas tarjetas cuadriculadas que recuerden a las de los crucigramas. Son tarjetas plastificadas que forman una cuadrícula de 4 x 4. Estas tarjetas deben tener unas coordenadas de nombres y colores. 

El juego consiste en dictar un ritmo según su coordenada. Por ejemplo, dictar: “2 - verde” interpretando el ritmo de 4 tiempos que lo forma con las manos o con algún instrumento de percusión. Los y las alumnas deben percibir la secuencias y escribirla. Sucesivamente se van dictando las coordenadas hasta llegar a llenar la tarjeta entera. 

Este juego tiene múltiples maneras de aplicarse: Dictado para toda la clase, en parejas, en grupos… Es interesante que los y las alumnas también diseñen y dicten con instrumentos de percusión. De esta manera se promueve la percepción a través de la escucha activa, la interpretación y la creación de secuencias rítmicas propias. 

En mis clases siempre es una actividad muy dinámica que invita a la participación mediante el juego. Además, es adaptable a todos los niveles de educación primaria. 

Con estas 5 actividades el éxito a la hora de fomentar la participación en el aula a través de ritmos está asegurado. ¡Que el ritmo no pare!

Pronto será Carnaval y eso es sinónimo de pasar un buen rato. Por eso os proponemos hacer un photocall con muchos colores y unas decoraciones para disfrazaros y ¡pasarlo genial!

Los materiales que necesitaremos para hacer el photocall son:

  1. Cartón liso
  2. Hojas o cartulinas de colores, con purpurina...
  3. Plantilla con círculos
  4. Plantilla con decoraciones
  5. Tijeras
  6. Cañas
  7. Cola
  8. Lápiz
  9. Celo
  10. Regla

Pasos a seguir:

  1. Haz un marco, de unos 5 centímetros, en el cartón.

2. Recorta la parte central.

3. Recorta los círculos de la plantilla.

4. Marca los círculos que hemos recortado en el paso anterior en las hojas de colores.

5. Recorta los círculos de colores.

6. Engancha los círculos de colores en el cartón.

7. Recorta las decoraciones de Carnaval.

8. Engancha las cañas con celo en la parte posterior.

9. ¡Pasa un buen rato haciendo divertidas fotografías!

Por todos es sabido que los cocodrilos son grandes amantes del agua. ¿Cómo es posible que exista un solo cocodrilo en el mundo que no lo pase bien zambulléndose? Pues existe, al menos en la ficción. Hoy os queremos recomendar El cocodrilo al que no le gustaba el agua, una publicación de la que seguramente habéis oído hablar. Y sino, atentos: porque os fascinará. 

El cocodrilo al que no le gustaba el agua es una historia contada y dibujada por Gemma Merino, una arquitecta nacida en Cataluña que ahora vive en Londres y que en 2011 fue galardonada con el prestigioso Premio Macmillan a la Ilustración Infantil, justo cuando estaba cursando el Máster de Ilustración Infantil en la Cambridge School of Arts. Veréis que la historia es preciosa, pero las ilustraciones que la acompañan también son fascinantes. 

El argumento

Como no podía ser de otra forma, el protagonista de El cocodrilo al que no le gustaba el agua es un cocodrilo. Pero, cuidado, que este es un cocodrilo bien distinto al resto de cocodrilos a los que conocemos. El protagonista de esta historia es un reptil subacuático que se siente distinto a los demás. A diferencia de sus compañeros de especie, a él no le gusta sumergirse en el agua y por eso se siente un poco mal. 

Hay otras cosas que le gustan, como subirse a los árboles… pero cuando ve a sus hermanos pasarlo tan bien jugando en el agua, siente inevitablemente que es diferente. Incluso raro. No obstante, lo intenta: cree que a lo mejor le pueden llegar a gustar las mismas cosas que a los demás y se acaba sumergiendo… ¿Qué sucederá?

Un cocodrilo singular

Como muchos otros cuentos o películas que ya os hemos recomendado, este volumen hace la diferencia protagonista a través de un cocodrilo que no actúa como los demás. Un poco como pasa con las personas: cada una de nosotras es diferente, singular y única y como tales vivimos y actuamos. Pero estas diferencias, a menudo, nos hacen sufrir. Y no solo a los niños, sino también a los adultos, porque como seres sociales que somos, necesitamos sentirnos aceptados, valorados y reconocidos. Aunque esto no siempre pasa. 

Por tanto, debemos dejarnos ayudar, mirarnos al espejo y aprender a valorar nuestras singularidades como oportunidades que no podemos dejar escapar. 

¿Por qué os recomendamos El cocodrilo al que no le gustaba el agua?

Gemma Merino dedica este cuento a aquellas personas que todavía no han encontrado su talento oculto. Y es que, El cocodrilo al que no le gustaba el agua es, además de una historia en la que se habla de diferencia, un relato que reflexiona y hace reflexionar sobre los talentos insólitos y aquellas singularidades que hacen que las personas seamos únicas, cada una con sus particularidades. 

Si recomendamos la obra de Merino es porque se trata de una pieza bella, tan singular como su personaje protagonista, que puede ayudarnos, tanto en el aula como en casa, para que los niños identifiquen sus facultades ocultas. Aquellas que a veces los hacen sentir extraños o diferentes, porque tienen almacenado un potencial increíble.

La historia os gustará, pero también las ilustraciones, que son divertidas y bonitas, y hacen de este cuento una delicia para no parar de leer y explicar. 

Fitxa tècnica: 

  • Número de pàgines: 32 
  • Editorial: Picarona
  • Idioma: catalán
  • Encuadernación: tapa dura
  • ISBN: 9788416117048
  • Año de edición: 2015
  • Precio: 11,40 €

Estamos encantados de presentaros a Raquel Ripoll, educadora social y terapeuta familiar. La podréis encontrar en su cuenta de Instagram bajo el nombre @educatnos y en su web dedicado al acompañamiento y orientación familiar.


Los conflictos son parte de nuestra vida y son una gran fuente de aprendizaje. Tener conflictos significa estar vivo, y lo mejor que podemos hacer es aprender a manejarlos, principalmente porque algunos son inevitables.

Vamos a centrarnos aquí en la resolución de conflictos de una forma respetuosa, en la que todos los implicados ganan y se llegan a acuerdos aceptables para todas las partes.

Así, vamos a ver cinco formas diferentes para resolver conflictos en el aula:

Reuniones de aula

Se trata de una oportunidad maravillosa para la gestión de conflictos de una forma democrática.

La idea es llevarlas a cabo unas tres veces a la semana en educación primaria intentando buscar un rato en el que los niños y niñas puedan estar concentrados y participar de forma activa, ya que de lo contrario no tendrá los resultados esperados. 

Una vez determinado cuál será el día y la hora de la semana en que realizaremos las reuniones de aula, vamos a llevarlas a cabo respetando la siguiente estructura:

  1. Nos sentamos formando un círculo.
  2. Ronda de agradecimientos y cumplidos. Vamos a pedir a todos los participantes que realicen un cumplido o un agradecimiento a los demás compañeros (no es necesario que sea a todos, pero sí es importante que al acabar la ronda todos los participantes hayan recibido algún cumplido y/o agradecimiento).
  3. Enfoque en soluciones. Es el momento de empezar con los conflictos que han surgido durante esos días. Empezaremos por orden cronológico, por lo que es útil tener una agenda en la que ir anotando los conflictos así como surgen para facilitarnos esta labor. Es necesario que enseñemos a nuestros alumnos qué significa “enfocarnos en soluciones”. Vamos a olvidarnos de buscar culpables y, juntos, vamos a generar una lluvia de ideas con todas las posibles soluciones que se nos ocurran. Después las iremos analizando una a una (tienen que ser respetuosas para todos, relacionadas con el problema, racionales y útiles) y entre todos, elegiremos la que nos parece más adecuada para revisarla en unos días, ver si nos ha servido, si no…
  4. Planear actividades. Después de centrarnos en la resolución de problemas, vamos a planear actividades divertidas que fomenten la cohesión del grupo.
  5. Actividad de cierre. Finalizar con una actividad divertida siempre nos deja buen sabor de boca y dejamos de relacionar la resolución de conflictos con algo negativo.

A tener en cuenta para que las reuniones de aula sean fructíferas:

  • No juzgamos.
  • No utilizamos la reunión para sermonear.
  • Creamos un objeto como símbolo para el que tiene el turno de palabra.
  • Confiamos en la capacidad de nuestros alumnos de resolver conflictos. Nosotros sólo seremos una guía.

Hay que tener en cuenta que es un proceso que lleva su tiempo de aprendizaje.

La rueda de opciones

Se trata de una herramienta con la que adelantarnos al conflicto y buscar desde la anticipación opciones para cuando éste aparezca.

Lo interesante de esta técnica es, por una parte, que reflexionamos sobre el conflicto desde la calma y, por otra parte, que las opciones parten de los propios niños, y serán ellos quienes decidan qué opción tomar en cada momento.

¿Cómo lo hacemos? 

  1. Hacemos una lluvia de ideas (con el alumnado) de qué podemos hacer cuando surge un conflicto.
  2. En una cartulina, dibujamos un círculo que dividimos en porciones (tipo quesitos) poniendo dentro de cada porción una solución que podemos decorar con un dibujo representativo. Ojo, cuanto más pequeños sean los alumnos, menos porciones tiene que haber. Siendo 3-4 porciones adecuadas para infantil y vamos añadiendo más según el grado de madurez de nuestro grupo.
  3. La dejaremos “a mano” y en un lugar visible para cuando la necesitemos. 

Tiempo fuera positivo

Como todos sabemos, los conflictos se abordan mejor desde la calma, por ello es importante enseñar a nuestros alumnos a calmarse ANTES de intentar solucionar cualquier conflicto que surja.

En contra de lo que muchos pueden pensar, el tiempo fuera positivo no es un rincón de pensar ni nada por el estilo. Esta herramienta está pensada para que los niños se sientan mejor, no peor. No busca en ningún momento hacer “pagar” por lo que han hecho.

Para ello, lo primero que tenemos que tener claro es que NUNCA se obliga al niño o la niña a ir, sino que se le invita y recuerda que tiene ese espacio si necesita calmarse antes de hablar de lo que ha ocurrido: “veo que estás muy enfadado, quizás quieras ir a tu rincón tranquilo (o como lo hayáis llamado)”.

El rincón en cuestión, vamos a crearlo con ellos, no nosotros solos. Les explicaremos que vamos a crear un rincón en el aula al que poder ir si estamos nerviosos y necesitamos calmarnos. En él es importante incluir algunos elementos que ayuden a nuestros alumnos y alumnas a recuperar la calma. También le vamos a poner un nombre todos juntos.

Cuando surja un conflicto, podemos invitar al niño o la niña a irse a vuestro rincón de la calma, si no quiere irse, podemos decirle si quiere que vayamos con él o ella. 

Una vez se haya calmado, podremos gestionar el conflicto en cuestión, aunque en no pocas ocasiones, el conflicto desaparece con este tiempo de enfriamiento.

Damos la vuelta a la sábana

El objetivo de esta dinámica es enseñar a trabajar desde la colaboración y la búsqueda de soluciones.

En un espacio amplio, y con un grupo de 10-15 personas, vamos a extender una sábana grande en el suelo y les pediremos a los participantes que se suban encima ocupando sólo la mitad de ella.

A continuación, les explicamos que su misión es darle la vuelta a la sábana sin que nadie se baje de ella ni pise el suelo.

Cuando terminamos, fomentamos la reflexión identificando las estrategias utilizadas, cómo lo han conseguido, cómo se han sentido…

Role playings

Se trata de representar con dos voluntarios una situación conflictiva (real o inventada) para que pongan en práctica los siguientes pasos:

  1. Planteamos el conflicto.
  2. Uno de ellos dice: “Me doy cuenta que… y me gustaría encontrar otra forma de solucionar esto que fuera buena para los dos”. Y le pregunta al otro cuál es su punto de vista referente al problema y cómo se siente. Escucha sin interrumpir ni juzgar a menos que sea para preguntar: “¿Algo más? ¿Alguna otra cosa? Cuando termine le retroalimenta de la siguiente forma “Si te he entendido bien, te sientes…porque…y te gustaría…”.
  3. Ahora se intercambian los papeles y repiten el punto 2.
  4. A continuación hacen una lluvia de ideas eligiendo una solución que sea aceptable para ambos por un período de tiempo corto (3-4 días, una semana). Se acuerda fecha de revisión y se agradece al otro que haya compartido sus sentimientos y pensamientos).

De esta forma enseñamos a nuestros alumnos a resolver conflictos de una forma asertiva y respetuosa en la que todos ganan.

Actualizamos el blog una vez más para ofreceros todo tipo de recursos.
Hoy traemos... ¡un cubo de lectura!

¿De qué se trata? ¡Muy fácil!

Tras leer un libro, un artículo, una revista... Los y las alumnas deberán tirar un dado encima de este cubo y responder a la frase que les toque al azar.

Cualquier tipo de lectura es válida para esta actividad, por lo que si queréis trabajar alguna temática en concreto podéis añadirla al cubo o modificar las frases que tenéis en nuestro ejemplo.

Nosotros recomendamos que imprimáis el recurso en una hoja tamaño dinA3 o dinA2, además de plastificarlo. De esto modo, el resto de compañeros y compañeras también podrán visualizar el juego y no se romperá tan fácilmente con su uso.

Compartimos la primera colaboración del año con Mari de la cuenta @a_place_for_sharing bajo la propuesta de hacer 5 actividades matemáticas para trabajar la agilidad mental. ¡Esperamos que la disfrutéis muchísimo y os ayude en la vuelta a las aulas!


1. Daily 10

El Daily 10 es una página web donde podemos encontrar actividades con operaciones matemáticas divididas en 6 niveles.

La usamos cada día antes de empezar la clase de matemáticas para trabajar el cálculo mental. Son 10 preguntas y podemos elegir hacerlo con temporizador o sin él. 

Cada estudiante tiene una pizarrita donde anota los resultados. Cuando acaban las 10 preguntas, muestro las soluciones y se autocorrigen.

Aquí os dejo la plantilla de la pizarra para descargar.

2. La cadena

Empieza un estudiante diciendo un número. La maestra o el maestro nombra a otra persona indicando la operación que debe hacer. Por ejemplo:

  • Estudiante 1: 5
  • Maestra: nombre +2
  • Estudiante 2: 7
  • Maestra: nombre -3

Si alguien se equivoca, está fuera del juego.

3. Busca la suma

Repartimos una hoja con 9 sumas resueltas a las que les faltan los sumandos.

Pegamos 9 papelitos con las sumas sin el resultado por la clase. Los alumnos deben ir por el aula anotando las sumas en el lugar correspondiente de su plantilla.

He preparado la actividad hecha para descargar y también una en blanco para que la rellenéis con lo que estéis trabajando.

4. Matamoscas

Para este juego necesitamos 2 matamoscas.

Si estamos trabajando sumas y restas hasta 10, en la pizarra escribimos números desordenados del 1 al 10.

Colocamos a 2 niños o niñas de espaldas a la pizarra a una distancia de 2 metros aproximadamente. Decimos una operación y los alumnos deben golpear con el matamoscas el resultado.

Es un juego muy divertido y que además sirve para trabajar un montón de contenidos.


5. Bingo de sumas y restas

Les damos a los niños un bingo de 6 casillas en blanco en el que deberán anotar 6 números. Si estamos trabajando sumas y restas hasta 20, deberán anotar números del 0 al 20.

Preparamos sumas y restas con todos los resultados en tarjetitas. Leemos la operación en voz alta y los alumnos y alumnas hacen el cálculo y comprueban si lo tienen en su bingo.

Aquí tenéis disponible la plantilla del bingo de sumas y restas hasta el 20 y también una plantilla con las tarjetas en blanco para que lo podáis adaptar a lo que estéis trabajando.

Esperamos que os haya gustado mucho y os sea útil en vuestras clases. ¡Muchas gracias!

Ahora que ha pasado la Navidad nos podemos centrar en decorar el aula, la escuela o nuestra casa con motivos de invierno. ¡A continuación os proponemos un montón de actividades!

PINGÜINOS

MUÑECOS DE NIEVE

PAISAJES DE INVIERNO

OSOS POLARES

INVIERNO PERSONALIZADO

¿Cuál haréis primero?

¡La última colaboración del año nos la trae Berta de Maestraespecial! Desde su experiencia nos comparte estos consejos para trabajar en el aula con alumnos y alumnas con TDAH.

¡Felices fiestas a todos!


El TDAH, así como otros trastornos, juega un papel destacado en nuestro día a día como maestros, seamos tutores o maestros especialistas, como es mi caso. 

Como maestra de educación especial me encuentro con infinidad de variables que hacen posibles ciertas dificultades en nuestro alumnado. Una de estas dificultades es el TDAH. 

Seguro que todos y todas hemos escuchado hablar alguna vez de este trastorno, pero pocos saben con detenimiento las dificultades que comporta y no siempre es fácil tratarlo. El TDAH es un trastorno caracterizado por la excesiva actividad psicomotriz (hiperactividad), déficit de atención e impulsividad. 

Las siglas responden a a T: Trastorno, D: Déficit, A: Atención, y H: Hiperactividad. Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad o sin. 

Hoy os traigo, bajo mi humilde experiencia, una serie de TIPS útiles para aplicar en el aula con alumnos y alumnas con TDAH

Para el aula

  • Sentar al alumno cerca del maestro y lejos de puertas y ventanas.
  • Aumentar el espacio entre las mesas.
  • Proporciona un objeto para descansar los pies.

Para la organización

  • Utilizar un cuaderno o libreta para las tareas.
  • Proporcionar libros adicionales para tener en el aula.
  • Material codificado por color cada tema.
  • Dar un horario escrito para las rutinas diarias.

Para los deberes y exámenes

  • Hojas de trabajo con menos preguntas y ejercicios.
  • Hacer cuestionarios cortos en lugar de exámenes largos para cada unidad de trabajo.
  • Tiempo adicional y un lugar tranquilo para realizar exámenes y trabajos por proyectos. 
  • Permitir responder las preguntas en voz alta. 
  • Permitir el uso de un procesador de textos en un ordenador. 
  • Dar puntos positivos por el trabajo realizado en lugar de por las cosas que no hace. 
  • Dividir las tareas largas en partes más cortas. 
  • No tener en cuenta la presentación a la hora de puntuar. 

Para el aprendizaje en clase

  • Dar indicaciones claras y escritas.
  • Utilizar imágenes y gráficos.
  • Darle al estudiante un resumen de la lección.
  • Supervisar para asegurarse que el estudiante ha entendido la lección. 
  • Dar instrucciones claras y escritas. 
  • Crear una “señal” para llamar la atención del estudiante.

Si quieres ampliar tus recursos con más adaptaciones metodológicas, puedes conseguirlas en mi cuenta de Instagram @maestraespecial

¡Deseamos que os haya gustado y os sea útil como recurso en el aula! 

Archivo Adaptaciones metodológicas en castellano