Creatividad

Billy Elliot (2000) es una película británica del género del drama dirigida por Stephen Daldry y protagonizada por Jamie Bell, Gary Lewis, Jamie Draven y Julie Walters. Esta narra la historia de Billy Elliot, un niño que vive con su padre Jackie, su hermano mayor Tony i su abuela, en el contexto de la va de mineros del Reino Unido, durante los años 1984 y 1985.

EL ARGUMENTO

El padre de Billy inscribe al chico a un centro para que aprenda boxeo, pero a él no le gusta nada. Un día la profesora de ballet imparte clase en la misma sala del gimnasio y Elliot descubre su verdadera pasión. A pesar de que su padre no quiere, él hace clase a escondidas con la profesora de baile hasta conseguir su objetivo y, finalmente, triunfar. ¿Lo conseguirá? ¿Contará finalmente con el apoyo de su familia?

ASPECTOS A TRABAJAR ANTES DE VER BILLY ELLIOT

Al visionar y trabajar la película en el aula hay que tener en cuenta unos aspectos clave. En este sentido, y antes de verla con los alumnos, es importante que se expliquen algunos conceptos como:

  • La situación sociocultural y económica del entorno de Billy Elliot. La película está ambientada en los años 80, en un pequeño pueblo muy humilde (la gran mayoría de familias trabajan en la mina), la cual cosa explica la manera que tienen de relacionarse los personajes.
  • La huelga del colectivo minero, que condiciona sin lugar a dudas la fuerza de los personajes así como la situación de Billy, es una cuestión de fondo muy importante, de manear que hay que explicar bien qué significa la huelga, por qué luchan los mineros y por qué hay opiniones divergentes entre el colectivo.

VALORES Y EMOCIONES QUE VEREMOS EN BILLY ELLIOT

La carga emocional de la película es bastante intensa. Nos encontraremos ante un chico que aspira a un sueño, pero que ve frustrados sus intentos por adentrarse en el mundo de la danza. Por otro lado, por los prejuicios de su padre que ve la danza como una disciplina puramente femenina; por otro lado, las carencias económicas que desembocan en la huelga minera y en las penosas condiciones de la familia.

La agresividad con la que se manifiestan los personajes, incluido Billy, es una de las cuestiones más trascendentes. Aprender a gestionar la rabia y las emociones negativas será uno de los escollos a superar por parte de Elliot y su entorno. Las adversidades a las cuales tienen que hacer frente el chico y su familia son el origen de todo. De hecho, su actitud en la prueba de ballet pone en peligro la posibilidad de superarla.

La resiliencia es otra de las emociones que rezuma la película y que permite a Billy Elliot, a través del esfuerzo y la constancia en los entrenamientos, acceder a su sueño. Además de ejercitar su cuerpo para la danza, Billy también tiene que luchar para hacer frente a los estereotipos sociales y a les viejas creencias, que amenazan con dejarlo fuera de juego.

Otro valor fundamental que aparece en esta película es el de la confianza. Tanto la profesora de danza como la abuela de Billy (que también había querido ser bailarina) son clave para él, porque le dan la fuerza necesaria para romper las barreras establecidas, tanto por la sociedad como por su familia, en este caso formada por su padre y el hermano.

LA ESCENA DESTACADA

Es una escena mágica de la película. Es de hecho, la escena que marca un antes y un después en la vida de Billy Elliot en su faceta de bailarín. Una noche, mientras el chico juega con su amigo a bailar, casi a escondidas en el cuadrilátero de boxeo del gimnasio, su padre es advertido por el profesor de boxeo: Elliot esta dentro, bailando.

Ante la situación, el chico, profundamente avergonzado, renace de sus cenizas y empieza a bailar para su padre. Es entonces cuando el hombre, embargado por la emoción, sale corriendo hasta casa de la profesora de Elliot para decirle que hará lo que sea para que su hijo pueda luchar por el sueño de ser bailarín.

Se acerca el día del padre y el mejor regalo que le podemos ofrecer es pasar tiempo con él. Por eso, la manualidad de este mes es un tres en raya hecho por nosotros con la finalidad de jugar horas y pasarlo súper bien. Mientras jugamos podemos aprovechar para hablar de muchos temas i conocernos mejor.

Jugar al tres en raya hace trabajar muchos aspectos, de los cuales destacamos:

  1. Coordinación ojo-mano: los ojos analizan las fichas y el juego en general. A la vez, nuestras manos ejecutan de forma coordinada según la información obtenida.
  2. Concentración: para utilizar una buena estrategia es necesario estar atento.
  3. Estrategia, razonamiento y resolución de problemas: si queremos ganar tenemos que pensar una buena estrategia y los movimientos del oponente hacen que constantemente resolvamos problemas.
  4. Habilidades emocionales: como la paciencia cuando esperamos, el hecho de perder o ganar, el disfrute del juego y, sobre todo, el vínculo que se establece con el otro jugador.
  5. Conceptos matemáticos: se trabaja el concepto de cantidad (hasta el número 3) y la orientación espacial.
  6. Creatividad: puedes crear tu propio tres en raya y disfrutar de la creación y del proceso.

Para hacer nuestro tres en raya nos hemos inspirado en la primavera y hemos transformado las piedras en mariquitas y abejas.

Material necesario

  1. Piedras lisas
  2. Pinturas
  3. Pinceles
  4. Cartón o cartulina cuadrada para hacer el tablero
  5. Regla
  6. Lápiz i rotulador

Pasos a seguir

  1. Nosotros primero hemos hecho el tablero, pero se puede hacer más adelante. Medimos el cartón cuadrado y lo dividimos en tres partes dibujando dos líneas horizontales y dos líneas verticales. Después lo repasamos con un rotulador. Pero se puede decorar a vuestro gusto.

2. Despues pintamos las piedas. Primero pintamos tres piedras de color rojo, para hacer las mariquitas 🐞, y tres de color amarillo, para las abejas 🐝. Y las dejamos secar.

3. Una vez estén secas, pintamos de color color las cabezas, las pintitas en las mariquitas y las rayas en las abejas. Y volvemos a dejarlas secar.

4. Pintamos de color blanco dos redondas en cada piedra para hacer los ojos y cuando esté seco, pintamos el punto negro para que quede bonito.

5. Una vez esté todo seco, ¡ya podemos jugar y disfrutar de un fantástico rato con papá!

BUSTO, A., CARMONA, FERNÁNDEZ, O.: El genio que llevas dentro: retos y juegos para ejercitar las inteligencias múltiples. Ediciones B, 2018. 

El genio que llevas dentro es, además de un libro, casi un juego. Se trata de un título recomendado para niñas y niños a partir de 8 años, en el cual se ofrecen una serie de explicaciones y ejercicios para trabajar las inteligencias múltiples.

¿DE QUÉ VA?

Los que podemos encontrar dentro de este libro es bien curioso. Solo abrirlo, niños, niñas, padres, madres y docentes se adentrarán en un país nuevo. Se llama Creativitrópolis i es el país de las inteligencias múltiples, conformado por un total de siete reinos, con sus reyes y reinas, y toda una serie de retos, pareados y adivinanzas.

El libro cuenta con muchísimas ilustraciones y ofrece mensajes con el fin de acompañar a las familias y a los niños en este viaje. Gráficamente es también una maravilla, combinada con una serie de relatos, ejercicios y actividades que buscan potenciar las llamadas «inteligencias múltiples».

¿PARA QUIÉN LO RECOMENDAMOS?

El genio que llevas dentro es un libro pensado para familias y para todos los niños y niñas, no solo para aquellos que tienen altas capacidades. El libro está lleno de retos y juegos para hacer en familia, de manera que este también es un título dirigido a todos aquellos padres y madres que tienen claro que quieren acompañar de cerca a sus hijos, a través de la presencia consciente y activa, en su proceso de crecimiento y aprendizaje.

¿POR QUÉ LO RECOMENDAMOS?

Porque es una oportunidad fantástica para que padres, madres, hijos e hijas se encuentren en un espacio y en un tiempo dedicados al juego, para reír y disfrutar juntos del aprendizaje, que puede ser, y de qué manera, un gran motivo para compartir tiempo y pasarlo bien juntos.

¿QUÉ DESTACAMOS?

De El genio que llevas dentro destacaríamos, sin duda, el hecho de que sea un libro ideado para romper con el paradigma normal de la inteligencia. Sus autores nos quieren hacer entender que hay muchos tipos de inteligencias y diferentes maneras de ser inteligente, ya sea destacando en el campo de la música, en el fútbol o en el dibujo. Además, si bien los autores dejan muy claro que todos somos inteligentes en algún ámbito, no todos los niños son superdotados o tienen altas capacidades (estamos hablando, solo, de un 2% de la población).

¿DÓNDE LO PUEDO ENCONTRAR?

¿Tienes curiosidad para descubrir con tus hijos El genio que llevas dentro? Puedes encontrarlo en tu librería de confianza por 13,25 euros o, si lo prefieres, comprarlo a través de Amazon, Casa del Libro o FNAC

Hoy os queremos recomendar una película que nos tiene cautivados y con la que podemos trabajar muchos aspectos con nuestros alumnos: El gran showman.

El gran showman explica la historia de P. T. Barnum, un hombre que despiden de su trabajo y decido montar un espectáculo donde aparece gente especial y diferente. Pretende explicar la historia de cómo se creó el circo de la industria del espectáculo pero es mucho más. Se tratan temas como la familia, la amistad y la inclusión.

Esta película viene acompañada de una música y unas coreografías fantásticas, que nos hacen poner la piel de gallina y nos emocionan, junto con la historia de los personajes. A pesar de ser un musical, no se hace pesado gracias a la calidad de su banda sonora. Aquí tenéis un ejemplo.

Es una de nuestras películas preferidas tanto en el ámbito personal como en el profesional, ya que la podemos utilizar en el aula para trabajar muchos temas, sobre todo con los alumnos más grandes. Además del tema de la diversidad también podemos trabajar: cómo perseguir tus sueños, la importancia de ser creativo, la aceptación de uno mismo, cómo afrontar las dificultades y poner pasión en aquello que haces.

Y vosotros, ¿habéis visto cómo sus personajes superan las adversidades que se les presentan?

«El arte más noble, es el de hacer felices a los demás» P.T. Barnum

¿Queréis hacer un regalo bonito? ¿O decorar el aula con una manualidad muy de otoño? Aquí tenéis el paso a paso para hacer un bon de arcilla en forma de hoja.

Materiales:

  • Arcilla
  • Rodillo
  • Bol
  • Hoja bonita con los detalles marcados
  • Trozo de plástico
  • Cuchillo
  • Pintura de colores de otoño

Pasos:

1.Chafar la arcilla con el rodillo. No tiene que ser ni muy fino ni muy grueso y debe tener la medida de la hoja.

2. Marcar los detalles de la hoja en la arcilla con el rodillo.

3. Retirar con el cuchillo las partes de la arcilla que no son hoja.

4. Separar el barro de la mesa con cuidado de no romperlo.

5. Poner la hoja de arcilla en el bol con un trozo de plástico para que no se enganche.

6. Dejarlo secar, como mínimo, dos días.

7. Pintarlo a nuestro gusto.

Y ¡este es el resultado!

Fuente: Red Ted Art

Muy pronto llega el otoño. La estación donde la temperatura tiene que descender y caen las hojas. La estación que trae la vuelta al cole y el reencuentro con los amigos. La estación que nos hace encontrarnos con la nostalgia al recordar las vacaciones, pero que está llena de colores espectaculares. En este artículo te damos varias ideas para decorar bien bonita tu escuela.

Si lo que quieres es decorar son los pasillos puedes hacer diferentes tipos de murales muy originales.

Imatge relacionada

Las puertas y las ventanas también pueden servir para mostrar cuánto nos apasiona esta estación.

Osztálytetemdekorácio
Otoño puertas (6)

Y si no tenemos espacio, podemos decorar con pequeñas cosas como caracoles, hojas pintadas, guirnaldas de hojas...

móvil de hojas
decoracion aula infantil otono
manualidades para el otoño hojas
Recursos: Ideas para decorar y preparar el aula para el otoño
Recursos: Ideas para decorar y preparar el aula para el otoño
7 manualidades con hojas de otoño

Y tú, ¿cómo quieres decorar tu escuela este otoño?

educacion-docente-juegos-divertidos-para-hacer-en-verano

A menudo nos olvidamos de la importancia del juego en los niños. El juego tiene un papel fundamental en el desarrollo integral de los más pequeños y es considerado uno de los métodos más importantes de aprendizaje. Mediante el juego, los niños aprenden a compartir, socializarse con los compañeros, crear vínculos, pasárselo bien, aprender a perder, expresarse con libertad, adquirir responsabilidades, explorar su alrededor, fomentar la creatividad y la imaginación, canalizar las emociones, respetar a los demás… y un largo etcétera. 

Como todavía no ha llegado el frío, queremos recomendaros algunos juegos para hacer en grupo y disfrutar del buen tiempo con la mejor compañía posible.

  1. Búsqueda del tesoro. Para realizar este juego solo hará falta un recipiente grande lleno de arena. En él, se tendrán que esconder pequeños tesoros (golosinas, céntimos…) y después, los dos equipos tendrán que excavar con palas hasta encontrar los tesoros. Cada equipo tendrá un tiempo específico por ronda y tendrán que respetar el turno de los demás. Es un buen método para trabajar el sentido del tacto y de la psicomotricidad en los más pequeños. Además, ¡se puede practicar en la playa!

  2. El teléfono. El juego consiste en que los niños se coloquen en fila y recitar (muy flojo acercándonos a su oreja) un trabalenguas o una frase complicada. El primero de la fila tendrá que repetirle lo que hemos dicho al segundo, y así sucesivamente hasta el último, que dirá lo que ha escuchado y veremos si coincide con la frase o frases iniciales. El último pasará a ser lo primero y así hasta que todos hayan pasado por todas las posiciones. Perfecto para practicar la comprensión oral y aprender a escuchar, junto con la fluidez verbal.
  3. Carrera de tres patas. En parejas, los niños se tienen que atar las piernas (la derecha con la izquierda del otro) con un pañuelo y hacer una carrera. Más que la velocidad, se trabaja la cooperación y el entendimiento con la pareja para no caer y avanzar el más rápido posible. Gana la pareja que llega antes a la meta.
  4. Me pongo en tu lugar. Juego extraordinario para trabajar la empatía. Explicamos a cada alumno un personaje diferente, con vidas totalmente distintas. Ellos tendrán que interpretar a estos personajes intentando hablar como hablarían ellos, actuando como actuarían y sintiendo el que sentirían. Es una buena manera de trabajar el respeto por los demás y por todos los puntos de vista.
  5. Pañuelo. Y para acabar, naturalmente, el mítico juego del pañuelo. Un juego para trabajar la educación física, coger resistencia y pasárselo a genial. Se dividen los participantes en dos grupos y se les asignan números. Se colocan separados con un límite del cual no pueden pasar. La persona que se encuentra en medio de los dos equipos y que está cogiendo el pañuelo, gritará un número al azar, y las dos personas de cada grupo que tengan el número tendrán que correr para cogerlo y llevárselo con el resto del equipo. El otro, tendrá que conseguir atraparlo.

¿Qué os han parecido estos juegos? ¿Nos podéis recomendar algún otro para trabajar competencias interesantes? ¡Os leemos en los comentarios!

No podríamos vivir sin ella. Es la mejor compañera que podemos encontrar en los momentos felices, pero también en los tristes… cuando estamos enfadados, melancólicos, eufóricos o enamorados… ¡Hoy hablamos de música! ¿Sabías que tiene un montón de beneficios para tu salud? ¡Aquí los tienes todos!

1. Favorece la concentración. Lejos de distraer, la música puede favorecer la concentración. Y esto es genial a la hora de estudiar o trabajar. Un estudio publicado por Neuroscience of Behavior and Psychology demuestra que la habilidad de las personas para reconocer palabras, imágenes o números rápidamente se potencia escuchando música.

2. Motiva el aprendizaje. Hay una gran conexión entre la música y funciones cerebrales como la memoria, el equilibrio, la orientación o la coordinación. La música se conecta directamente con nuestras emociones y nos ayuda a expresarlas. Por todo esto, la música es perfecta para motivar el aprendizaje.

3. Estimula las conexiones neuronales. Hay estudios que confirman la complejidad del efecto de la música en nuestro cerebro. Esta es capaz de inducir estados emocionales, a través del intercambio de sustancias químicas. Sabemos, de hecho, que la música es capaz de activar casi todas las regiones del cerebro.

4. Contribuye al tratamiento de enfermedades. La música puede ser una herramienta de lo más poderosa para el tratamiento de enfermedades, como por ejemplo trastornos cerebrales y lesiones adquiridas. Así, puede ayudarnos a recuperar habilidades lingüísticas y motrices.

5. Combate el estrés. El estrés es una de las epidemias del siglo XXI. Y se sabe que hay canciones que pueden ayudarnos a reducir positivamente el estrés. Mindlab International determinó a través de un estudio que la canción más relajante del mundo es Weightless de Marconi Union. Puede llegar a reducir el estrés hasta un 65%.

6. Relaja a los niños. Los bebés escuchan y perciben la música desde que se están gestando. Los sonidos musicales suaves les relajan y les ayudan a dormir. Además, puede ser una herramienta muy importante para una correcta gestión de las emociones.

7. Incrementa la felicidad. La música favorece la producción y liberación de dopamina, que es la hormona de la felicidad: un neurotransmisor clave a la hora de proporcionar placer.

8. Alivia el dolor. Un estudio publicado por investigadores de la Universidad de Utah (EE.UU) a The Journal of Pain demuestra que las distracciones alivian el dolor. Su estudio demuestra que la música aleja el foco cognitivo del estímulo doloroso.

9. Fortalece el sistema inmunológico. Hay una gran cantidad de investigaciones que refuerzan el papel de la música como fortalecedora del sistema inmunológico. La medicina ha encontrado evidencias de que la música puede jugar un papel fundamental en la salud de los pacientes. Aumenta la producción de plaquetas, estimula los linfocitos y protege las células de determinadas dolencias.

10. Reduce la presión arterial. Algunas tipologías musicales pueden influir sobre la presión sistólica y diastólica, para prevenir la hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares. Los ritmos lentos y la música pueden mejorar la vasodilatación en un 26%.

Y tú, ¿todavía dudas de los súper poderes de la música?

educacion-docente-todos-los-beneficios-de-la-musica-para-tu-salud

Se va acercando el verano y las altas temperaturas. Por eso, te traemos una receta fresquita, saludable y ¡llena de sabor! Unos exquisitos polos de fruta caseros. A continuación, te mostraremos una posibilidad mezclando plátano y fresa, pero los puedes hacer utilizando las frutas que más te gusten.

Necesitas muy pocos ingredientes:

  • Un plátano grande
  • 12 fresas
  • 120 ml. de zumo de piña o de naranja

Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Mezcla en un bol un plátano grande maduro troceado, 12 fresas cortadas por la mitad y 120ml. de zumo de piña o de naranja.
  2. Tritura la fruta con una batidora hasta conseguir una mezcla suave y viértela en los moldes.
  3. Para acabar, coloca un palito en cada molde y congélalos durante toda la noche (6-8 horas)

Esperamos que disfrutes de esta merienda tan perfecta para el verano y que la compartas con los tuyos.

educacion-docente-receta-polos-de-fruta-caseros

educacion-docente-como-potenciar-los-5-sentidos-en-la-playa-y-en-la-montaña

Desde que nacemos, a través de nuestros sistemas sensoriales recibimos una cantidad enorme de información que almacenamos y llevamos hasta el cerebro, haciendo que este proceso de aprendizaje se haga continuo e indispensable.

Los sentidos nos conectan con el exterior y el verano es una excusa perfecta para que los más pequeños -y no tan pequeños- se descubran a ellos mismos y a lo que les rodea ahora que tienen más tiempo. Un sencillo día en la playa o en la montaña pueden ser los telones de fondos perfectos para llevar a cabo una actividad sensorial y desarrollar el olfato, la vista, el oído, el gusto y el tacto. ¡Acompañadnos!

En la playa:

Olfato: crema solar. Mientras te pones crema, concéntrate en el aroma que desprende la crema solar e inhala con tranquilidad. Verás que si cierras los ojos y te concentras en el olor, este se hace más intenso.

Vista: océano. Acércate a la playa y observa las olas. Intenta no perder detalle de cómo se mueven, su rapidez, su frecuencia, las diferentes tonalidades de colores por las cuales pasan… No tengas prisa.

Oído: mar. Conectado con el punto anterior, disfruta de la sonoridad de las olas al romperse, y estírate en la arena para relajarte con esta melodía de fondo. (¡No podemos asegurarte que no te acabes duermiendo!)

Gusto: agua del mar + helado. Acércate a la playa y mete un dedo en el agua. Chupa una gota y nota como las papilas gustativas se activan con el sabor a sal. Para hacer un gran contraste, toma un helado dulce y acaba con un buen sabor de boca.

Tacto: arena. Abre bien tus manos y coge arena de la playa llenándolas todo lo que puedas. Después, déjala caer despacio sintiendo su textura. Verás como te calma esta sencilla acción.

En la montaña:

Olfato: flores. Acércate a diferentes flores y huélelas pausadamente. ¿Desprenden un olor dulce o más bien silvestre? Husmea diferentes tipos para analizar los diferentes olores y escoger tu favorita.

Vista: paisaje. Tanto si te encuentras en un bosque, como en un valle o en una montaña, estás en un lugar privilegiado. Dale placer a los ojos y observa lo que te rodea: cada árbol, flor, río y nubes. Disfruta de las vistas.

Oído: pájaros. Prohibido hablar durante unos minutos para escuchar la voz de la naturaleza. La melodía de los pájaros te dará una paz extrema y si cierras los ojos sentado bajo un árbol, los minutos pasarán como segundos. Pasado un rato, silba y contesta a los pájaros, a ver si conseguís cantar juntos.

Gusto: frutas silvestres. Las montañas están llenas de sorpresas y entre ellas se encuentran frutas silvestres como moras, arándanos, frambuesas, o frutos secos como almendras, etc. Coge alguna y pruébala. ¡Verás como saben de diferente de las que estamos acostumbrados!Tacto: tronco de un árbol. Abraza a un árbol e intenta conectar con él, averiguar cuántos años tiene y quién lo plantó. Pasa la mano sobre su tronco, y siente las rugosidades de su textura. Disfruta del momento.

Esperamos que esta sencilla actividad os haya dado ideas para practicar éste verano, porque cualquier momento es una oportunidad de aprendizaje. Si queréis compartir con nosotros alguna actividad o recurso, ¡no dudéis en hacerlo en los comentarios!