Educación Especial

EducacionDocente-Cursos-Formación

La detección y el diagnóstico de un alumno con altas capacidades es fundamental para poder avanzar en su integración y poner a su alcance (suyo y de la familia) todas aquellas herramientas que pueden resultar de ayuda. La identificación de las altas capacidades es un proceso que abarca muchos escenarios y tiene que contar con la colaboración de diferentes agentes.

¿Cuáles son los criterios para la detección?  

El proceso de evaluación que nos llevará al diagnóstico tiene que estar bien fundamentado y basarse en tres criterios fundamentales:

  • Contextualizar la evaluación, teniendo en cuenta todos los ámbitos en los cuales se mueve el alumno.
  • Determinar las necesidades educativas de cada persona evaluando diferentes aspectos de su personalidad.
  • Ofrecer a los alumnos la posibilidad de trabajar en la gran variedad de maneras posibles, para detectar cuáles son las diferencias en referencia al rendimiento, razonamiento y aprendizaje.

Diferentes evaluaciones

Durante el periodo de observación se buscará una serie de informaciones concretas, pero hay que ser conscientes que surgirán algunas circunstanciales, útiles para proporcionarnos una visión más amplia de contextos y escenarios. Estas se realizan de manera conjunta con el tutor, el especialista del centro y el EAP, que es quien se encarga de realizarla, con el debido consentimiento de la familia.

A parte de las pruebas concretas, los especialistas harán una entrevista individualizada, observación en el aula y hora del recreo (para los alumnos de primaria). Se tendrán que evaluar aspectos como el perfil cognitivo, la competencia curricular, el estilo de aprendizaje y los aspectos socioafectivos. 

El informe psicopedagógico

Es importante que las familias confíen en los profesionales de la escuela y en los especialistas para la evaluación y la confección del informe psicopedagógico. A veces, las expectativas de los padres o tutores no se corresponden con la realidad y hace falta que los docentes hagan un esfuerzo importante para explicar y encarar la situación del niño/a, sin herir las diferentes sensibilidades y haciéndolos entender que lo más importante es el bienestar del alumno.

El informe psicopedagógico describirá la situación del alumno/a y sus necesidades actuales, un documento que no está cerrado y que prevé acciones de seguimiento para continuar trabajando con el alumno. En este se definirán sus puntos fuertes y débiles, considerando todo aquello que hay que potenciar para que el alumno disfrute de una experiencia de aprendizaje ajustada a sus necesidades y a la vez integrada en el funcionamiento del aula.

Disponéis de más información en esta página web elaborada por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.