Juegos

educacion-docente-juegos-divertidos-para-hacer-en-verano

A menudo nos olvidamos de la importancia del juego en los niños. El juego tiene un papel fundamental en el desarrollo integral de los más pequeños y es considerado uno de los métodos más importantes de aprendizaje. Mediante el juego, los niños aprenden a compartir, socializarse con los compañeros, crear vínculos, pasárselo bien, aprender a perder, expresarse con libertad, adquirir responsabilidades, explorar su alrededor, fomentar la creatividad y la imaginación, canalizar las emociones, respetar a los demás… y un largo etcétera. 

Como todavía no ha llegado el frío, queremos recomendaros algunos juegos para hacer en grupo y disfrutar del buen tiempo con la mejor compañía posible.

  1. Búsqueda del tesoro. Para realizar este juego solo hará falta un recipiente grande lleno de arena. En él, se tendrán que esconder pequeños tesoros (golosinas, céntimos…) y después, los dos equipos tendrán que excavar con palas hasta encontrar los tesoros. Cada equipo tendrá un tiempo específico por ronda y tendrán que respetar el turno de los demás. Es un buen método para trabajar el sentido del tacto y de la psicomotricidad en los más pequeños. Además, ¡se puede practicar en la playa!

  2. El teléfono. El juego consiste en que los niños se coloquen en fila y recitar (muy flojo acercándonos a su oreja) un trabalenguas o una frase complicada. El primero de la fila tendrá que repetirle lo que hemos dicho al segundo, y así sucesivamente hasta el último, que dirá lo que ha escuchado y veremos si coincide con la frase o frases iniciales. El último pasará a ser lo primero y así hasta que todos hayan pasado por todas las posiciones. Perfecto para practicar la comprensión oral y aprender a escuchar, junto con la fluidez verbal.
  3. Carrera de tres patas. En parejas, los niños se tienen que atar las piernas (la derecha con la izquierda del otro) con un pañuelo y hacer una carrera. Más que la velocidad, se trabaja la cooperación y el entendimiento con la pareja para no caer y avanzar el más rápido posible. Gana la pareja que llega antes a la meta.
  4. Me pongo en tu lugar. Juego extraordinario para trabajar la empatía. Explicamos a cada alumno un personaje diferente, con vidas totalmente distintas. Ellos tendrán que interpretar a estos personajes intentando hablar como hablarían ellos, actuando como actuarían y sintiendo el que sentirían. Es una buena manera de trabajar el respeto por los demás y por todos los puntos de vista.
  5. Pañuelo. Y para acabar, naturalmente, el mítico juego del pañuelo. Un juego para trabajar la educación física, coger resistencia y pasárselo a genial. Se dividen los participantes en dos grupos y se les asignan números. Se colocan separados con un límite del cual no pueden pasar. La persona que se encuentra en medio de los dos equipos y que está cogiendo el pañuelo, gritará un número al azar, y las dos personas de cada grupo que tengan el número tendrán que correr para cogerlo y llevárselo con el resto del equipo. El otro, tendrá que conseguir atraparlo.

¿Qué os han parecido estos juegos? ¿Nos podéis recomendar algún otro para trabajar competencias interesantes? ¡Os leemos en los comentarios!

educacion-docente-como-potenciar-los-5-sentidos-en-la-playa-y-en-la-montaña

Desde que nacemos, a través de nuestros sistemas sensoriales recibimos una cantidad enorme de información que almacenamos y llevamos hasta el cerebro, haciendo que este proceso de aprendizaje se haga continuo e indispensable.

Los sentidos nos conectan con el exterior y el verano es una excusa perfecta para que los más pequeños -y no tan pequeños- se descubran a ellos mismos y a lo que les rodea ahora que tienen más tiempo. Un sencillo día en la playa o en la montaña pueden ser los telones de fondos perfectos para llevar a cabo una actividad sensorial y desarrollar el olfato, la vista, el oído, el gusto y el tacto. ¡Acompañadnos!

En la playa:

Olfato: crema solar. Mientras te pones crema, concéntrate en el aroma que desprende la crema solar e inhala con tranquilidad. Verás que si cierras los ojos y te concentras en el olor, este se hace más intenso.

Vista: océano. Acércate a la playa y observa las olas. Intenta no perder detalle de cómo se mueven, su rapidez, su frecuencia, las diferentes tonalidades de colores por las cuales pasan… No tengas prisa.

Oído: mar. Conectado con el punto anterior, disfruta de la sonoridad de las olas al romperse, y estírate en la arena para relajarte con esta melodía de fondo. (¡No podemos asegurarte que no te acabes duermiendo!)

Gusto: agua del mar + helado. Acércate a la playa y mete un dedo en el agua. Chupa una gota y nota como las papilas gustativas se activan con el sabor a sal. Para hacer un gran contraste, toma un helado dulce y acaba con un buen sabor de boca.

Tacto: arena. Abre bien tus manos y coge arena de la playa llenándolas todo lo que puedas. Después, déjala caer despacio sintiendo su textura. Verás como te calma esta sencilla acción.

En la montaña:

Olfato: flores. Acércate a diferentes flores y huélelas pausadamente. ¿Desprenden un olor dulce o más bien silvestre? Husmea diferentes tipos para analizar los diferentes olores y escoger tu favorita.

Vista: paisaje. Tanto si te encuentras en un bosque, como en un valle o en una montaña, estás en un lugar privilegiado. Dale placer a los ojos y observa lo que te rodea: cada árbol, flor, río y nubes. Disfruta de las vistas.

Oído: pájaros. Prohibido hablar durante unos minutos para escuchar la voz de la naturaleza. La melodía de los pájaros te dará una paz extrema y si cierras los ojos sentado bajo un árbol, los minutos pasarán como segundos. Pasado un rato, silba y contesta a los pájaros, a ver si conseguís cantar juntos.

Gusto: frutas silvestres. Las montañas están llenas de sorpresas y entre ellas se encuentran frutas silvestres como moras, arándanos, frambuesas, o frutos secos como almendras, etc. Coge alguna y pruébala. ¡Verás como saben de diferente de las que estamos acostumbrados!Tacto: tronco de un árbol. Abraza a un árbol e intenta conectar con él, averiguar cuántos años tiene y quién lo plantó. Pasa la mano sobre su tronco, y siente las rugosidades de su textura. Disfruta del momento.

Esperamos que esta sencilla actividad os haya dado ideas para practicar éste verano, porque cualquier momento es una oportunidad de aprendizaje. Si queréis compartir con nosotros alguna actividad o recurso, ¡no dudéis en hacerlo en los comentarios!

educaciondocente-8-manualidades-día-del-padre

Se acerca el Día del Padre y, aunque cada día es una oportunidad para demostrarle cuánto le queremos, está bien hacerlo de una forma diferente de vez en cuando, y sacar nuestra faceta más artística. Si os gustan las manualidades y queréis sorprenderle próximo día 19 de febrero, ¡estáis en el sitio correcto!

El hecho de hacer manualidades tiene muchísimos beneficios en el desarrollo de los más pequeños. Por ello, os animamos a dar rienda suelta a vuestra imaginación y ¡crear los regalos más originales del mundo! Porque no hay nada como un regalo hecho a mano y desde el corazón.

1 . Collage de fotos con mensaje

Puede que sea típico, pero también es adorable. Pensad en una frase o palabra que le defina, un mote, o incluso su nombre, y recortad con cartulinas letra por letra la palabra que hayáis escogido o, si lo preferís, escribidlo en una pizarra. Después, llega el momento de hacer de modelos y posar con las letras o palabras separadamente para formar la frase. Cuando estén listas, las podemos retocar  añadiendo algunos filtros bonitos y ordenar el Collage de tal manera que se vea la palabra o frase completa. ¡Seguro que le encantará!

educaciondocente-collage-fotos-con-mensaje

2. Corbata personalizada

¿Qué padre no se siente orgulloso de las obras de arte de sus pequeños? Para hacer de un dibujo un regalo aún más especial, sólo hace falta conseguir una corbata de tonos claros y que los pequeños pongan en práctica su creatividad con pinturas adaptadas para tejidos. ¡El resultado será una corbata única e inigualable!

educaciondocente-corbata-personalizada

3. Desayuno a la cama

No hay mejor manera de cuidar a papá que llevándole el desayuno preparado por los chefs de casa, a la cama. La clave está en levantarse prontito y preparar un buen surtido de galletas, zumo, frutas, tostadas cortadas en forma de corazón, una tarjeta con dedicatoria en mitad de la bandeja y…¡a despertarle! Y si además lo hacéis con gorros de cocinero, ¡será la mejor forma de empezar el día!

educaciondocente-desayuno-en-la-cama

4. Medalla de Súper Papá

¿Vuestro Papá es el número uno? Decídselo claramente: con una medalla de ganador. Solo hace falta recortar un trozo de cartón, corcho, cartulina, goma eva o lo que se prefiera, de forma redonda. Luego es hora de pintar y decorar el número “1” o la frase que se quiera poner como “Súper Papá”. Después, haremos un agujero en la parte de arriba del círculo, por donde pasaremos un lazo de color y lo ataremos a la medida correcta para tener lista nuestra medalla.

educaciondocente-medalla-super-papa

5. Construyendo memorias

Haced  una lista de todo lo que os guste hacer con vuestro Papá. Cuando ya no se os ocurran más cosas, coged piezas de lego de diferentes colores y escribid con rotulador los planes que habéis apuntado anteriormente en la lista, en cada pieza.
Por último, colocaremos todas las piezas dentro de un frasco de cristal y lo adornaremos de la manera que más nos guste: con un lazo, una etiqueta, etc.
Le encantará ver que te acuerdas de todos esos momentos y que les das valor, y además se podrá utilizar como decoración en casa.

educaciondocente-construyendo-memorias

6. Re-make de fotos icónicas

Sin duda, éste es el regalo más divertido que podéis hacerle a vuestro padre. Todos tenemos esas fotos antiguas en los álbumes que nos gusta hojear de vez en cuando, ¿verdad?. Pues ahora se trata de: ¡volverlas a hacer! Ahora que han pasado unos años, intentad imitar esas fotos escogiendo un vestuario similar, poniendo las mismas caras y en el mismo fondo. ¡Es-pec-ta-cu-lar!

educaciondocente-re-make-fotos

7. Sobres con sorpresas

¿Tienes demasiadas cosas que decirle, dibujarle y pintarle? Ésta es la solución: Pega en la pared sobres de diferentes colores y en cada uno de ellos mete una sorpresa dentro: frases bonitas, recuerdos, fotos, conchas que hayas recogido en la playa, Cds, dibujos… ¡todo lo que se te ocurra! Él tendrá que ir descubriendo los regalos uno a uno y quedará precioso.

educaciondocente-sobres-sorpresas

8. Díselo con chuches

¿Tienes un papá laminero? Pues atento a ésta propuesta: ve a comprarle chuches en forma de huevo y mételas en un frasco de cristal o plástico bacío. Con un rotulador, escribe: Te quiero un huevo. Ciérralo y listo: original, divertido, ¡y rico!
Otra opción es comprar chuches de corazones, o con formas relacionadas a algún hobbie que tenga, como el fútbol, y crear tus propias frases pensadas para él.

educaciondocente-chuches

Esperamos que os hayan gustado las ideas que os hemos propuesto y que no olvidéis, que el mejor regalo siempre es un abrazo de esos que son tan fuertes que dejan casi sin respiración.
Si utilizáis algunas de las manualidades que os hemos enseñado, no dudéis en compartirlas con nosotros, ¡que nos encantará ver lo bonitas que os han quedado!