Recursos

Hoy os queremos recomendar una película que nos tiene cautivados y con la que podemos trabajar muchos aspectos con nuestros alumnos: El gran showman.

El gran showman explica la historia de P. T. Barnum, un hombre que despiden de su trabajo y decido montar un espectáculo donde aparece gente especial y diferente. Pretende explicar la historia de cómo se creó el circo de la industria del espectáculo pero es mucho más. Se tratan temas como la familia, la amistad y la inclusión.

Esta película viene acompañada de una música y unas coreografías fantásticas, que nos hacen poner la piel de gallina y nos emocionan, junto con la historia de los personajes. A pesar de ser un musical, no se hace pesado gracias a la calidad de su banda sonora. Aquí tenéis un ejemplo.

Es una de nuestras películas preferidas tanto en el ámbito personal como en el profesional, ya que la podemos utilizar en el aula para trabajar muchos temas, sobre todo con los alumnos más grandes. Además del tema de la diversidad también podemos trabajar: cómo perseguir tus sueños, la importancia de ser creativo, la aceptación de uno mismo, cómo afrontar las dificultades y poner pasión en aquello que haces.

Y vosotros, ¿habéis visto cómo sus personajes superan las adversidades que se les presentan?

«El arte más noble, es el de hacer felices a los demás» P.T. Barnum

¿Queréis hacer un regalo bonito? ¿O decorar el aula con una manualidad muy de otoño? Aquí tenéis el paso a paso para hacer un bon de arcilla en forma de hoja.

Materiales:

  • Arcilla
  • Rodillo
  • Bol
  • Hoja bonita con los detalles marcados
  • Trozo de plástico
  • Cuchillo
  • Pintura de colores de otoño

Pasos:

1.Chafar la arcilla con el rodillo. No tiene que ser ni muy fino ni muy grueso y debe tener la medida de la hoja.

2. Marcar los detalles de la hoja en la arcilla con el rodillo.

3. Retirar con el cuchillo las partes de la arcilla que no son hoja.

4. Separar el barro de la mesa con cuidado de no romperlo.

5. Poner la hoja de arcilla en el bol con un trozo de plástico para que no se enganche.

6. Dejarlo secar, como mínimo, dos días.

7. Pintarlo a nuestro gusto.

Y ¡este es el resultado!

Fuente: Red Ted Art

educacion-docente-juegos-divertidos-para-hacer-en-verano

A menudo nos olvidamos de la importancia del juego en los niños. El juego tiene un papel fundamental en el desarrollo integral de los más pequeños y es considerado uno de los métodos más importantes de aprendizaje. Mediante el juego, los niños aprenden a compartir, socializarse con los compañeros, crear vínculos, pasárselo bien, aprender a perder, expresarse con libertad, adquirir responsabilidades, explorar su alrededor, fomentar la creatividad y la imaginación, canalizar las emociones, respetar a los demás… y un largo etcétera. 

Como todavía no ha llegado el frío, queremos recomendaros algunos juegos para hacer en grupo y disfrutar del buen tiempo con la mejor compañía posible.

  1. Búsqueda del tesoro. Para realizar este juego solo hará falta un recipiente grande lleno de arena. En él, se tendrán que esconder pequeños tesoros (golosinas, céntimos…) y después, los dos equipos tendrán que excavar con palas hasta encontrar los tesoros. Cada equipo tendrá un tiempo específico por ronda y tendrán que respetar el turno de los demás. Es un buen método para trabajar el sentido del tacto y de la psicomotricidad en los más pequeños. Además, ¡se puede practicar en la playa!

  2. El teléfono. El juego consiste en que los niños se coloquen en fila y recitar (muy flojo acercándonos a su oreja) un trabalenguas o una frase complicada. El primero de la fila tendrá que repetirle lo que hemos dicho al segundo, y así sucesivamente hasta el último, que dirá lo que ha escuchado y veremos si coincide con la frase o frases iniciales. El último pasará a ser lo primero y así hasta que todos hayan pasado por todas las posiciones. Perfecto para practicar la comprensión oral y aprender a escuchar, junto con la fluidez verbal.
  3. Carrera de tres patas. En parejas, los niños se tienen que atar las piernas (la derecha con la izquierda del otro) con un pañuelo y hacer una carrera. Más que la velocidad, se trabaja la cooperación y el entendimiento con la pareja para no caer y avanzar el más rápido posible. Gana la pareja que llega antes a la meta.
  4. Me pongo en tu lugar. Juego extraordinario para trabajar la empatía. Explicamos a cada alumno un personaje diferente, con vidas totalmente distintas. Ellos tendrán que interpretar a estos personajes intentando hablar como hablarían ellos, actuando como actuarían y sintiendo el que sentirían. Es una buena manera de trabajar el respeto por los demás y por todos los puntos de vista.
  5. Pañuelo. Y para acabar, naturalmente, el mítico juego del pañuelo. Un juego para trabajar la educación física, coger resistencia y pasárselo a genial. Se dividen los participantes en dos grupos y se les asignan números. Se colocan separados con un límite del cual no pueden pasar. La persona que se encuentra en medio de los dos equipos y que está cogiendo el pañuelo, gritará un número al azar, y las dos personas de cada grupo que tengan el número tendrán que correr para cogerlo y llevárselo con el resto del equipo. El otro, tendrá que conseguir atraparlo.

¿Qué os han parecido estos juegos? ¿Nos podéis recomendar algún otro para trabajar competencias interesantes? ¡Os leemos en los comentarios!

2 Comments

La práctica del yoga es cada vez más común en los países occidentales. Los adultos ya lo hemos probado, pero… ¿y los niños? En los últimos años han proliferado las recomendaciones para que los niños y niñas lleven a la práctica esta disciplina.

Desgraciadamente, la salud y el bienestar de nuestros niños se encuentra en riesgo, en la actualidad, por enfermedades como la obesidad, el estrés o el trastorno de espectro autista. Es importante, además de ofrecerles un estilo de vida y unos hábitos saludables, que los niños y niñas hagan, al menos, una hora de actividad física al día.

Estos son los maravillosos beneficios que el yoga les puede aportar:

  • Es una actividad física. Hace falta que los niños practiquen, como mínimo, unos 60 minutos de actividad física diaria, a pesar de que la última recomendación de la OMS pasa por tres horas. El yoga es una actividad física suficientemente rica, que les ayuda a mantener una buena forma física, a mejorar la motricidad y la elasticidad.
  • Aumenta la concentración. El yoga es una muy buena práctica para favorecer la concentración, tan necesaria para nuestros niños y que hay que acompañar de una reducción de la exposición a las pantallas y dispositivos electrónicos.
  • Ayuda a desarrollar técnicas de relajación. Estas pueden resultar muy útiles para la autonomía de los niños, la gestión de las emociones y de los posibles desórdenes que pueden llevar a problemas en posteriores etapas de madurez.
  • Aceptar los sentimientos y expresarlos. La práctica del yoga también abre las puertas a la aceptación de aquello que sienten, y da a los pequeños las herramientas necesarias para reconocer sus emociones y expresarlas a los demás.
  • Afrontar mejor los problemas. Es precisamente esta capacidad de comprender, concentrarse y gestionar las emociones propias que ofrece a los niños la capacidad de afrontar de una manera más madura los problemas y las situaciones de estrés.

Además, la práctica habitual de yoga y ejercicio físico, en general, contribuye en otros aspectos de lo más positivos para la salud de los niños:

  • Reduce el estrés y les ayuda a dormir por la noche
  • Les prepara y les concentra para las jornadas escolares
  • Mantiene sus huesos, articulaciones y músculos saludables
educacion-docente-los-maravillosos-beneficios-del-yoga-para-niños-y-niñas

educacion-docente-como-potenciar-los-5-sentidos-en-la-playa-y-en-la-montaña

Desde que nacemos, a través de nuestros sistemas sensoriales recibimos una cantidad enorme de información que almacenamos y llevamos hasta el cerebro, haciendo que este proceso de aprendizaje se haga continuo e indispensable.

Los sentidos nos conectan con el exterior y el verano es una excusa perfecta para que los más pequeños -y no tan pequeños- se descubran a ellos mismos y a lo que les rodea ahora que tienen más tiempo. Un sencillo día en la playa o en la montaña pueden ser los telones de fondos perfectos para llevar a cabo una actividad sensorial y desarrollar el olfato, la vista, el oído, el gusto y el tacto. ¡Acompañadnos!

En la playa:

Olfato: crema solar. Mientras te pones crema, concéntrate en el aroma que desprende la crema solar e inhala con tranquilidad. Verás que si cierras los ojos y te concentras en el olor, este se hace más intenso.

Vista: océano. Acércate a la playa y observa las olas. Intenta no perder detalle de cómo se mueven, su rapidez, su frecuencia, las diferentes tonalidades de colores por las cuales pasan… No tengas prisa.

Oído: mar. Conectado con el punto anterior, disfruta de la sonoridad de las olas al romperse, y estírate en la arena para relajarte con esta melodía de fondo. (¡No podemos asegurarte que no te acabes duermiendo!)

Gusto: agua del mar + helado. Acércate a la playa y mete un dedo en el agua. Chupa una gota y nota como las papilas gustativas se activan con el sabor a sal. Para hacer un gran contraste, toma un helado dulce y acaba con un buen sabor de boca.

Tacto: arena. Abre bien tus manos y coge arena de la playa llenándolas todo lo que puedas. Después, déjala caer despacio sintiendo su textura. Verás como te calma esta sencilla acción.

En la montaña:

Olfato: flores. Acércate a diferentes flores y huélelas pausadamente. ¿Desprenden un olor dulce o más bien silvestre? Husmea diferentes tipos para analizar los diferentes olores y escoger tu favorita.

Vista: paisaje. Tanto si te encuentras en un bosque, como en un valle o en una montaña, estás en un lugar privilegiado. Dale placer a los ojos y observa lo que te rodea: cada árbol, flor, río y nubes. Disfruta de las vistas.

Oído: pájaros. Prohibido hablar durante unos minutos para escuchar la voz de la naturaleza. La melodía de los pájaros te dará una paz extrema y si cierras los ojos sentado bajo un árbol, los minutos pasarán como segundos. Pasado un rato, silba y contesta a los pájaros, a ver si conseguís cantar juntos.

Gusto: frutas silvestres. Las montañas están llenas de sorpresas y entre ellas se encuentran frutas silvestres como moras, arándanos, frambuesas, o frutos secos como almendras, etc. Coge alguna y pruébala. ¡Verás como saben de diferente de las que estamos acostumbrados!Tacto: tronco de un árbol. Abraza a un árbol e intenta conectar con él, averiguar cuántos años tiene y quién lo plantó. Pasa la mano sobre su tronco, y siente las rugosidades de su textura. Disfruta del momento.

Esperamos que esta sencilla actividad os haya dado ideas para practicar éste verano, porque cualquier momento es una oportunidad de aprendizaje. Si queréis compartir con nosotros alguna actividad o recurso, ¡no dudéis en hacerlo en los comentarios!

La mejor forma de aprender es jugando. La educación está cambiando y una de sus innovadoras materias es la robótica. Es una herramienta pedagógica divertida e innovadora que tiene como objetivo despertar el interés de los estudiantes por interactuar con robots mediante prototipos y programas, para facilitar los procesos de aprendizaje. La robótica está volviéndose cada vez más común en las aulas por los grandes beneficios que aporta a los alumnos.

Si queréis potenciar el pensamiento crítico de vuestros alumnos, el desarrollo del pensamiento lógico a través de estructuras de programación, la resolución de problemas, la creatividad y el espíritu colaborativo y de trabajo en grupo, a continuación os recomendamos unos libros de iniciación a la robótica.

Robots, Robots Everywhere, Sue Fliess
Es un cuento de cartón muy recomendable para los más pequeños. A la vez que se puede practicar el inglés (nivel fácil, con sólo una frase por página), se puede introducir a los pequeños en el mundo de los robots, hablando sobre las espectaculares ilustraciones que aparecen y preguntándoles cómo se los imaginan ellos.
Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 3 años.

educaciondocente-robots-robots-everywhere

Mis robots en Pijamarama, Michael Leblond

Libro interactivo con actividades donde los pequeños pueden crear, pintar y dibujar diferentes robots y máquinas para crear imágenes animadas mediante la ilusión óptica. Perfecto para adentrarse al mundo de la robótica ya desde la creatividad e imaginación.

Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 3 años.

educaciondocente-mis-robots-en-pijamarama

Os dejamos un vídeo de Youtube donde podréis conocer algunas de las actividades que ofrece el libro: https://www.youtube.com/watch?v=116NHLrp4uw

Construyo robots, Larousse Editorial

Un libro divertido para descubrir la ciencia de los robots, cómo trabajan y nos ayudan con nuestras tareas y sus funcionalidades. Con este libro los pequeños podrán montar maquetas de diferentes robots y les darán vida.
Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 6 años.

educacion-docente-construyo-robots

Hola Ruby: La aventura de programar, Linda Liukas
A través de las aventuras de Ruby, la protagonista del libro, y los ejercicios que propone, el alumnado se acercará al mundo básico de la programación gracias a un lenguaje adaptado a su nivel. El objetivo de la autora es que niños y niñas a partir de 6 años puedan introducirse en la lógica de la programación y la entiendan como una herramienta para solucionar cualquier tipo de problema.
Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 6 años.

educacion-docente-hola-ruby-la-aventura-de-programar

Los ordenadores y la programación, Rosie Dickins

Libro ideal para que los más pequeños aprendan cómo funcionan los ordenadores y los fundamentos de la programación. Es un libro pop-up con más de 100 pestañas de contenidos diversos, que enganchará incluso a niños más pequeños de la edad recomendada.

Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 7 años.

educacion-docente-los-ordenadores-y-la-programacion

Introducción a la programación informática, DK Publishing

Este es un libro dinámico que permitirá que el alumnado sea capaz de programar y crear sus propios programas informáticos. A través de las instrucciones paso a paso, que contienen ilustraciones amenas, es una guía que estimula la imaginación y la resolución de problemas para construir juegos y animaciones.
Lectura recomendada para niños y niñas a partir de 8 años.

educacion-docente-introduccion-a-la-programacion-informatica

Robótica educativa: iniciación, Gabriel Ocaña

El núcleo del libro son las actividades y proyectos específicos de robótica, y además, se proponen otras actividades científicas y tecnológicas complementarias. Ambientado en temáticas del mundo real como la generación de energía en el océano, las estructuras resistentes a esfuerzos, la producción de alimentos en el mar, la potabilización de agua salada, la producción de oxígeno, etc., se ofrecen posibles trabajos de investigación, de realización de experimentos científicos y de construcción de maquetas y prototipos. Se trata de un libro muy indicado para introducirnos en la robótica educativa.

Os dejamos un vídeo de Youtube que muestra algunos robots haciendo las órdenes que se pueden aprender a programar en éste libro: https://www.youtube.com/watch?v=DFWFM1dTlwI&t=121s

Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 10 años.

educacion-docente-robotica-educativa

En vez de centrarse en la memorización, las aulas del futuro buscan retos y proyectos con los que hacer crecer a sus alumnos según su ritmo y sus distintas capacidades.

Si eres un docente y estás buscando un curso de formación de robótica, puedes echar un vistazo a nuestros nuevos cursos para Educación Infantil y Educación Primaria:
https://educaciondocente.es/Cursos/

Plantearse la posibilidad de cambiar nuestra metodología y trabajar el aprendizaje por proyectos es todo un reto para los docentes. Los alumnos ganan autonomía y capacidad de decisión a la hora de desarrollar proyectos.

Los docentes, por su parte, tienen que haber diseñado y elaborado una estrategia para conseguir que los alumnos aprendan los contenidos y lo hagan trabajando competencias como la comunicación, la capacidad de cooperar en equipo y el pensamiento crítico.

Estas son 5 claves del aprendizaje por proyectos.

1. La pregunta-guía o driving question

En primer lugar, y después de haber planteado la situación, hace falta que el docente ofrezca a los alumnos una pregunta-guía. La respuesta a esta pregunta tiene que ser abierta y vincularse directamente con las competencias y conocimientos que tienen que adquirir.

2. La autonomía

Uno de los rasgos fundamentales del aprendizaje por proyectos tiene que ver con la autonomía. En este sentido, hay que adaptarse a las posibilidades del grupo. Puede ser necesario decir a los alumnos qué tema tienen que estudiar, o bien podemos darles algunas posibilidades concretas. Otra opción, que exigirá más a los alumnos, es la de poder tomar gran parte de las decisiones, incluso temática.

3. La cooperación

No todos somos iguales. Y el aprendizaje por proyectos favorece la atención a la diversidad. Los alumnos con diferentes necesidades tendrán la oportunidad de trabajar con otras en el mismo proyecto y por tanto, tendrán que cooperar, mediante la interdependencia positiva con sus compañeros.

4. La investigación

La curiosidad mueve mundos. Y en este caso, el aprendizaje por proyectos es un excelente aliado. Siempre de la mano del docente, la investigación y la búsqueda son vitales para el aprendizaje y para adquirir habilidades y destrezas útiles por siempre jamás.

5. La comunicación

Para trabajar en equipo es imprescindible comunicarnos y hacerlo bien. Además, el hecho de presentar los resultados del proyecto nos ofrece una oportunidad única para poner en práctica nuestras habilidades comunicativas. Y si hay carencias, ¡trabajarlas!

educacion-docente-5-claves-del-aprendizaje-por-proyectos

educacion-docente-entrevista-marta-paños-montessori

¿Quieres conocer un poco más sobre la metodología Montessori? Marta Paños, tutora del curso La metodología Montessori o como liberar todo el potencial de tus alumnos nos explica las ventajas de aplicar esta metodología.

El método de María Montessori no es precisamente moderno, en el sentido de contemporáneo. Sin embargo, en los últimos años parece que se habla más y se ofrece más información, tanto a padres y madres como a docentes. A qué se debe?

Cada vez más, tanto educadores como familias buscan un cambio en la educación para seguir una filosofía más respetuosa con los niños en cuanto a ritmo de aprendizaje, intereses, etc. Esto hace que se busquen modelos y pedagogías alternativas como el método Montessori.

¿Cuáles son para ti las principales razones por las cuales es necesario aplicar la metodología Montessori en el aula?

Para mí la principal razón para aplicar esta metodología se basa en que el alumno sigue sus intereses, toma sus propias decisiones y aprende de una manera más significativa. Debemos tener en cuenta que durante todo este proceso de aprendizaje, el alumno aprende muchas cosas de diferentes ámbitos y materias, por lo tanto el proceso es más globalizado. De este modo el aprendizaje es más significativo y perdurará en el tiempo. Además, estamos incentivando su interés por el descubrimiento y desarrollarán la curiosidad, por tanto serán más receptivos a aprender todo lo que el entorno les ofrece. Y esto son características que se quedarán con ellos toda la vida.

Por qué puede ayudarnos a liberar el potencial de nuestros alumnos?

Porque cada alumno sigue su ritmo y sus propios intereses. De esta manera cada niño construye su conocimiento, podríamos decir que auto-construye. Pero para llegar aquí los adultos primero tenemos que confiar en el potencial de los alumnos y en su capacidad de aprender de manera autónoma. Será trabajo de los docentes estar atentos a todo lo que los niños y niñas nos dicen de manera inconsciente en cuanto a sus intereses y necesidades para poder atenderlos y acompañarlos en el proceso de aprendizaje.

¿Qué encontraremos en el curso que impartes en Educación Docente? ¿Para quién puede resultar útil?

En el curso de Educación Docente encontraremos una primera introducción a la metodología Montessori repasando sus principios, las áreas, el material, etc. También tendremos la oportunidad de ponerlo en práctica con tareas que luego podremos aprovechar en el aula. Además, se da un abanico de recursos para todos aquellos alumnos que quieran puedan ampliar los conocimientos adquiridos.

Entendemos que para aplicar la metodología, tanto en primaria como en secundaria, es necesario contar con un proyecto de conjunto en la escuela. ¿Cómo podemos hacerlo o iniciar este proyecto en equipo? ¿Nos podrías resumir algún ejemplo?

Actualmente hay muy pocas escuelas Montessori oficiales en el país, ya que los criterios para adquirir esta certificación son muy estrictas. Pero sí podemos aplicar el método haciendo ciertas actividades. Podemos incentivar el trabajo por rincones, trabajar las matemáticas y la lecto-escritura de manera más manipulativa, y sobre todo dar a los alumnos autonomía para adquirir el conocimiento por ellos mismos. ¡Confiamos en ellos y ellas y en su potencial!

Después de aplicar la metodología en los alumnos, ¿qué cambios has notado con respecto a la metodología tradicional?

Los alumnos se hacen más autónomos en todos los sentidos. Esto les hace tener una mejor percepción de ellos mismos y su autoestima crece de manera significativa. Ven que hay alguien que los escucha y confía en ellos y ellas y les da herramientas para hacer cosas de las que no se creen capaces. Es un cambio muy importante si tenemos en cuenta que muchas veces en las aulas nos encontramos con alumnos que no se esfuerzan porque siempre les han dicho que no eran capaces o porque simplemente nadie les ha escuchado. Hay que ser conscientes de la importancia de nuestras palabras sobre los alumnos.

¿Cuál tiene que ser el papel de los padres en casa? ¿Cómo exportamos el método y hacemos pedagogía de la importancia de aplicarlo?

Los padres, desde que el niño o niña nace, pueden aplicar esta metodología observando al niño y estando atentos a sus necesidades. Otro punto importante para incentivar desde casa y la autonomía. Los niños y niñas son capaces de hacer muchas más cosas de las que pensamos ya menudo somos los adultos los que los "frenamos". Podemos hacer que nos ayuden en casa, que se preparen sus cosas para ir a la escuela, que pongan la mesa, que cuiden de una planta, etc.

Desde casa también es bueno que les mostremos el mundo, que los llevemos al bosque, que les enseñemos animales ... En definitiva, que incentivamos su curiosidad.

De hecho, en las aulas podemos ver claramente aquellas familias que incentivan la autonomía del niño, ya que son niños con un gran interés por hacer las cosas solos, responsables de sus cosas, etc. Y el ejemplo es la mejor manera de exportar el método.

Para acabar, ¿podrías recomendarnos algunas lecturas complementarias sobre la metodología?

¡Por supuesto!
La mente absorvente del niño escrito por la misma Maria Montessori es un referente en la materia donde se presenta su visión del niño, del adulto y de la función de la educación. También habla sobre el papel del niño hacia una sociedad más humana.

Os dejo también algunos vídeos muy recomendables para tener una primera idea sobre la metodología.

  • Un día en un aula Montessori
  • Maria Montessori: su historia y su método
  • Diferencias entre el método Montessori y la educación tradicional

La creatividad es una competencia fundamental, porque contribuye a preparar a los alumnos/as para adaptarse, ahora y en el futuro, en diferentes entornos, improvisar y en definitiva, hacer frente a las dificultades que pueden surgir en el camino.

Y a pesar de que la creatividad suele relacionarse con el arte, la música y la poesía, está no está reñida con las ciencias. Te ofrecemos 5 ideas para fomentar la creatividad en el aula.

1. Espacio para pensar, espacio para preguntar

Es importante que a la hora de plantear preguntas a los alumnos y alumnas, lo hacemos a través de preguntas abiertas. Es una buena manera de darles espacio para buscar y crear sus propias respuestas. El hecho de tener la oportunidad de preguntar y dar su opinión les ayudará a desarrollar su pensamiento creativo.

2. Un ambiente creativo

El factor ambiente juega un papel fundamental. Los materiales para elaborar, construir o dibujar tienen que estar a su alcance. Pero no solo eso: tenemos que rodearnos de ejemplos creativos, orientar a los niños y niñas en caso de duda y ampliar el tiempo dedicado a los proyectos creativos.

3. Espacios de ocio y relajación

Para crear tienen que estar relajados y conectar con los elementos de la naturaleza. La observación, la calma y la tranquilidad son útiles para fomentar la creatividad. A veces solo hace falta un pequeño paseo para, a continuación, disfrutar de una actividad creativa.

4. Cambio de roles

¡Hoy explicais vosotros! A veces solo hay que proponer un cambio de roles para que los alumnos se atrevan a pensar en cómo transmitir conocimientos a los demás. Es útil para desarrollar la creatividad, pero también para entrenar las habilidades comunicativas y fomentar la autoestima.

5. Potenciar los talentos individuales

Cada alumno/a tiene un talento y es importante darle la oportunidad de trabajarlo, asegurándonos de que tenga espacio para explorarlo y ofrecer los resultados. ¡Seguro que se sentirá orgulloso/a!

educacion-docente-5-ideas-para-fomentar-la-creatividad-en-el-aula

educacion-docente-principios-básicos-de-la-metodología-montessori

La metodología Montessori es un modelo educativo que se centra en el aprendizaje en el niño y sitúa al docente como observador. Es mediante la observación que el educador puede adaptarse al entorno y ajustarlo al nivel de desarrollo del niño.

Maria Montessori (1870 - 1952) fue una educadora, pedagoga, científica, doctora, psiquiatra, filósofa, antropóloga, bióloga y psicóloga italiana. El método, descrito en su obra, aunque se aplica hoy, con el objetivo de dotar al niño de la capacidad de observar e investigar su entorno de una manera espontánea, relacionando los conocimientos con las experiencias.

Estos son los cinco principios básicps de la metodología Montessori:

RESPETO POR LOS INFANTES

La actitud del docente hacia los niños debe ser respetuosa, sabiendo que el alumno es capaz de tomar decisiones, descubrir y desarrollar habilidades por sí mismo. Esta actitud servirá para fomentar su autonomía, pero también la autoestima.

EL ROL DEL DOCENTE / O DEL ADULTO

Ligada con la actitud de respeto hacia los niños, Maria Montessori también habla de cuál es el rol del adulto en el aprendizaje. Este debe actuar como guía, acompañándolo de una manera respetuosa y cariñosa. Se debe posicionar, pues, como observador consciente y trabajar por el aprendizaje continuo y su desarrollo personal.

UN AMBIENTE PREPARADO

El ambiente debe ser organizado y estar diseñado para el niño, de manera que fomente el auto-aprendizaje y su conocimiento. El orden y la seguridad son indispensables para que el niño pueda aprender, moverse y desarrollarse sin la supervisión o asistencia permanente del docente.

LA MENTE ABSORBENTE

El primer período del desarrollo humano es lo más importante. Los niños, tal y como aseguraba María Montessori, son como una esponja: lo absorben todo, con la diferencia que la capacidad del niño es ilimitada.

LOS PERIODOS SENSIBLES

Son aquellos períodos durante los cuales los niños pueden adquirir habilidades o destrezas con mucha más facilidad. Es importante que los docentes las tengan presentes, a fin de aprovechar todo el potencial del niño.