Tutoría

educacion-docente-calas-perdidas-en-españa

España cuenta con playas para todos los gustos: de arena fina, de piedras, rodeadas acantilados, vírgenes, llenas de servicios para no aburrirse, playas tranquilas en barrios de pescadores, otras con ambiente de fiesta… infinitas posibilidades.

Pero a todos nos gusta descubrir una cala tranquila y libre de turistas de vez en cuando para pasar un día en calma y en un entorno privilegiado. Hemos estado investigando y os traemos algunas de las calas más bonitas y menos visitadas -teniendo en cuenta las grandes masificaciones en pleno verano- de España para que las apuntéis en vuestra lista de “lugares para ver”.

Cala Estreta, Girona. Cala Estreta cumple con el encanto de la Costa Brava: la famosa unión de montaña y mar. La excursión hasta llegar a la cala es de aproximadamente 40 minutos pero merece la pena el esfuerzo. Es muy tranquila, la arena está formada por pequeñas piedras y tiene una zona nudista. Se tiene que ir bastante pronto si se quiere coger un buen sitio, puesto que, como dice su nombre, es una cala bastante estrecha y se llena rápido.

educacion-docente-calas-perdidas-en-españa-cala-estreta

Cala Macarella y Macarelleta, Menorca. Las joyas de las Baleares. Aunque últimamente suelen estar bastante más transitadas que hace unos años, ya que se han vuelto de las más famosas de Menorca, es una visita obligada. Imposible no enamorarse de su paisaje mediterráneo de postal. Pinos, rocas y un agua turquesa que invita a darse un buen baño, hacer snorkel o simplemente relajarse.

educacion-docente-calas-perdidas-en-españa-cala-macarella-y-macarelleta

Calas de Roche, Cádiz. Si queréis encontrar una cala salvaje sin tener que hacer una gran excursión para llegar a ella, este es vuestro sitio. Situada entre el Faro de Conil de la Frontera y Roche, se encuentran un cúmulo de calas rocosas a las que se puede acceder en bicicleta o andando, sin mucha dificultad. También se puede ir a disfrutar de un atardecer desde lo alto de los acantilados.

educacion-docente-calas-perdidas-en-españa-calas-de-roche

Playa de Gulpiyuri, Asturias. Sí, es real lo que ven vuestros ojos. Esta playa oculta, declarada monumento natural, tiene unas características muy peculiares. Está situada entre verdes prados agrícolas y el agua del mar entra por un túnel formado en las rocas que convierten este paisaje en una joya de la naturaleza. Es muy pequeña, así que recomendamos llegar temprano para poder disfrutarla como se merece.

educacion-docente-playas-perdidas-en-españa-playa-de-gulpiyuri

Cala Lagoelas, Pontevedra. Para acceder hasta esta playa resguardada y de arena fina hay que caminar durante 2 o 3km a través del monte desde la playa de la Menduiña. ¿La buena noticia? Que la dificultad del acceso hace que tenga una ocupación muy baja. Sin duda, es la opción perfecta para los amantes del senderismo, que disfrutarán de unas maravillosas vistas hasta llegar a la cala.

educacion-docente-calas-perdidas-en-españa-cala-lagoelas

Es importante recalcar que muchas de estas calas no cuentan con servicios de limpieza, puesto que son muy inaccesibles, así que es necesario que respetemos el medio ambiente y no ensuciemos estas joyas que tenemos para disfrutar. No dejemos plástico, residuos o ensuciemos las calas. Cuidémoslas para poder disfrutar de ellas muchos años más.

¿Queréis compartir con nosotros vuestra cala o playa favorita? ¡Hacedlo en los comentarios!

El curso ya llega a su fin. Nos parecía larguísimo en septiembre, pero al fin, entre vacaciones, puentes y jornadas de fiesta, los días se han esfumado. Nos llevamos una mochila muy llena de historias, convivencias y experiencias que seguro que no olvidaremos. Hoy os invitamos a reflexionar en este final de curso, sobre cómo os ha ido todo, con vosotros mismos, con los alumnos y con vuestros amigos y compañeros.

¿Qué hemos aprendido? Ahora que se acerca el final de este curso, es el momento de hacer balance de todo aquello que hemos aprendido: cuáles son los nuevos conocimientos que todos juntos hemos adquirido, qué esfuerzos hemos hecho para lograrlos y hasta dónde hemos sido capaces de llegar. ¡Seguro que el tiempo y la dedicación han merecido la pena!

¿Qué ha sido nuestro rol como docentes? Es hora de mirarnos al espejo. ¿Cómo nos hemos sentido dentro de nuestro rol como docentes? Sea cual sea nuestra experiencia, tanto si acabamos de empezar en este mundo de la docencia como si ya hace años que trabajamos, es importante saber hacer autocrítica, reconocer nuestros aciertos, pero también nuestros errores y hacernos nosotros mismos propósitos para mejorar. ¿El año que viene más y mejor? Seguro!

¿Qué sensaciones hemos recogido de nuestros alumnos? ¿Los hemos escuchado? Después de intentar cumplir nuestros objetivos cada trimestre, llegar a las programaciones previstas y lograr las previsiones marcadas, habrá que pensar si hemos dedicado tiempos de calidad a nuestros alumnos. ¿Los hemos escuchado bastante? ¿Qué han sentido? ¿Se han emocionado? ¿Han tenido la oportunidad y el tiempo necesario para expresarse?

¿Se han cumplido nuestros objetivos? Todos tenemos unas programaciones anchísimas y unos retos complejos por delante, pero… ¿hemos cumplido de verdad con nuestros objetivos? Hablamos de aquellos propósitos que solemos hacernos a principio de curso y con los cuales queremos mejorar nuestra experiencia y la de nuestros alumnos ahora y para el futuro. Piensa un rato. ¡Quizás este sea un buen momento para empezar a plantearte los objetivos del año que viene!

¿Hemos sabido trabajar en equipo? En nuestro trabajo como docentes el trabajo en equipo y colaborativo es imprescindible si queremos llegar a nuestros objetivos, lograr metas y completar proyectos de calidad. Y este curso, ¿hemos sido buenos compañeros? ¿Hemos sido rigurosos y puntuales? Si crees que has cojeado en este aspecto, quizás sea un buen momento para replanteárselo. ¡Puedes estar seguro que juntos lo haréis mejor!

En resumen, ¿nos sentimos contentos y satisfechos? Seguro que en este curso no todo ha sido un camino de rosas. Siempre, cada año, hay momentos más buenos y otros que lo son menos, pero todos… sobre todo aquellos que no han sido tan positivos, nos habrán servido para aprender. Responde a tus preguntas, prepárate para hacer balance y empieza a trabajar por un nuevo curso fantástico. Cárgate de energía este verano y no te dejes la lista de buenos propósitos para el final. ¡Felices vacaciones!

educacion-docente-reflexiones-para-el-final-de-este-curso

Seguro que has escuchado hablar escuchado mucho. El aprendizaje por proyectos (ABP o PBL, Project-based learning) ya se ha convertido en una herramienta clave en muchos centros, tanto de primaria como de secundaria. Pero, ¿en qué  consiste exactamente? Y lo que es más importante, ¿qué beneficios nos puede ofrecer?

Los tiempos han cambiado. Las clases magistrales han sido útiles durante mucho tiempo. Pero las nuevas tecnologías, la necesidad de trabajar en red y en equipo y, en definitiva, la voluntad de buscar nuevas metodologías más provechosas nos han dado impulso para llegar hasta aquí.

Aunque parezca una metodología innovadora, para encontrar referencias podemos ir tan lejos como al siglo XIX. En la Institución Libre de Enseñanza (ILE) de Francisco Giner de los Ríos ya se aplicaba esto de “aprender mientras haces”. También eran partidarios reconocidos psicólogos del s.XX, como John Dewey o Jean Piaget.

El aprendizaje por proyectos situa a los alumnos/as como protagonistas de su aprendizaje. A través de esta estrategia educativa, los alumnos/as deja de ser solo receptores de información, para pasar a afrontar nuevos retos y proyectos en primera persona.

A través del Aprendizaje por Proyectos aprenden a pensar por ellos/as mismos/as, se equivocan, rectifican y son conscientes de sus errores. Esto fomenta, a la vez, el espíritu crítico de los alumnos/as.

Normalmente, en el Aprendizaje por Proyectos se trabaja en la realización de un proyecto, normalmente en grupo, en el cual los alumnos/as tienen que dar solución a un problema real. Esto exige una buena dosis de razonamiento para buscar una respuesta, pensamiento crítico para escoger la mejor solución y capacidad de análisis, para dirimir finalmente si esta ha sido la idónea.

5 beneficios del aprendizaje por proyectos

1. Formación para el futuro. Cuando trabajamos por proyectos, educamos personas que crecen motivadas, porque lo hacen sobre planteamientos basados en la realidad. Para los alumnos/as son retos, con los cuales conectan directamente con el conocimiento. Estos tienen, además, la posibilidad de ensayar la resolución de problemas que como adultos seguro que tendrán que encara más adelante.

2. El poder del trabajo colaborativo. El Aprendizaje por Proyectos nos ofrece otro beneficio suficientemente importante: la capacidad de hacer cosas en equipo. La cooperación es una habilidad básica para trabajar, así que nunca es demasiado temprano para empezar. La resolución de problemas se suele hacer en conjunto y esto exige aplicar técnicas de trabajo en equipo, así como resolver los contratiempos, que puedan surgir con los diferentes miembros. La tarea del docente aquí es doble, pero cuando las cosas salen bien, todas las partes salen reforzadas.

3. Más autonomía. La adquisición de autonomía es una parte indivisible del Aprendizaje por Proyectos. Aunque los alumnos/as son guiados y dirigidos en todo momento por el docente, la fórmula de esta metodología apuesta firmemente por el trabajo autónomo. Y la autonomía se complementa con la atención, la capacidad de tomar decisiones y la responsabilidad.

4. La semilla del espíritu crítico. En las metodologías tradicionales, normalmente se utiliza un autor o fuente (los libros) como referencia. En cambio, en el aprendizaje por proyectos se permite al alumno/a buscar sus propias respuestas. Eso sí, habrá que guiarlos en este camino, haciendo las preguntas acertadas y ofreciéndoles las metodologías más adecuadas.

5. ¿Proyectos? ¡Como la vida misma! Aprender por proyectos exige a los alumnos/as y a los docentes utilizar herramientas y enfrentarse a las mismas dificultades que cualquiera encuentra en la vida real. Las experiencias, los problemas y las circunstancias tienen más verdad que los libros de texto. Entonces, el Aprendizaje por Proyectos es una manera de empezar a resolver y entrenar estas competencias básicas para el futuro.

educacion-docente-5-beneficios-del-aprendizaje-por-proyectos

educacion-docente-entrevista-marta-paños-tutora-del-curso-aprendizaje-basado-en-proyectos

Hoy hablamos con Marta, la tutora del nuevo curso que presentamos este verano: “Aprendizaje Basado en Proyectos”. Presentaremos las dudas más frecuentes sobre esta moderna metodología que se está volviendo cada vez más presente en las aulas.

El objetivo de este curso es introducir el aprendizaje basado en proyectos, conocer sus características, diseño y evaluación. Para ello, durante el curso se hará una pequeña introducción al aprendizaje significativo para pasar a conocer los principales conceptos de la metodología de aprendizaje basado en proyectos para su aplicación directa en el aula.

¿Qué podrías destacar sobre esta metodología?

Sobre el aprendizaje basado en proyectos destacaría la motivación del alumno cuando trabaja de esta manera y el significado que adquieren los conceptos. Acaban siendo contenidos más significativos que los alumnos pueden aplicar de manera directa, lo que hace que perduren en el tiempo.

¿Cuáles son las principales diferencias entre la realización de metodologías tradicionales para trabajar un área/materia y ejecutar un proyecto?

A menudo las metodologías más tradicionales se basan en la memorización de contenidos, por tanto es más fácil que los alumnos olviden aquello que en principio ya tenían adquirido ya que no se han relacionado los contenidos con la realidad. Además, se trabajan las diferentes áreas/materias de manera aislada.

Una metodología basada en proyectos es más significativa para el alumnado ya que el tema surge de sus propios intereses. Además, implica la participación activa de los alumnos, la búsqueda de información, el trabajo en equipo, etc., y no se trabaja solamente un área, sino que es un trabajo globalizado donde los conceptos de diferentes materias se interrelacionan.

¿Es cierto que la motivación de los alumnos y su concentración aumentan trabajando por proyectos? ¿Cómo se ven afectados los resultados?

Los alumnos encuentran los proyectos divertidos y motivadores, sobre todo porque el tema que se trabaja surge de sus propias motivaciones y por tanto tiene un significado real para ellos al mismo tiempo que se les plantean grandes retos que tienen que resolver. Además, forman parte activa durante todo el proceso de planificación y desarrollo, y pueden ver cómo aquello aprendido durante el proceso tiene una aplicación directa en diferentes áreas de su vida.

La concentración está directamente relacionada con la motivación, así que a mayor motivación, mayor interés y concentración. Y estos elementos a su vez hacen que los resultados de los alumnos mejoren.

Seguro que este método de trabajo aporta muchos beneficios a los alumnos. ¿Nos los podrías nombrar brevemente?

Algunos de los beneficios que esta metodología aporta a los alumnos son:

  • Dan sentido a aquello que aprenden
  • Favorece el diálogo y la comunicación
  • Les ayuda a tener confianza en ellos mismos
  • Contribuye a que sean autónomos y responsables de su propio aprendizaje
  • Fomenta la cooperación y la resolución de problemas

¿Cuál debería de ser el trabajo del docente durante esta metodología?

Cuando trabajamos con esta metodología el docente debe replantearse su función, ya que no es el transmisor del conocimiento, sino que adquiere el rol de guía de los alumnos para que ellos solos adquieran los conceptos. Además, nos podemos encontrar con la especialización del docente, sobre todo en educación secundaria, y la metodología de aprendizaje basado en proyectos implica que los conocimientos se impartan de manera globalizada.

Gracias a tu experiencia, has llevado numerosos proyectos exitosos en el aula. ¿Nos podrías explicar cómo los planteaste?

Creo que lo más importante es que el tema sea motivador para los alumnos, y para ello es necesario escuchar sus intereses. Por ejemplo: puede haber algún compañero familiar con alguna alergia o enfermedad que suscite el interés de los alumnos y que sea nuestro punto de partida para iniciar un nuevo proyecto. Durante el proceso de desarrollo los alumnos aprenden todo lo relacionado con la enfermedad en cuestión, lo que implica un gran conocimiento sobre el cuerpo humano, se pueden preparar entrevistas, ¡incluso una campaña de donación de sangre! Este tipo de aprendizajes son los que los alumnos no olvidan.

Vamos a hablar sobre cómo se estructura el curso de Educación Docente que empezarás a impartir en julio. ¿Qué contenidos trabajarán los alumnos que se matriculen?

Durante el curso se introduce el aprendizaje significativo y se presenta la metodología de aprendizaje basado en proyectos, exponiendo sus principales características. Se da especial importancia a cómo se programa y qué fases se deben seguir durante la elaboración de un proyecto. Por último, se presentan los contenidos y conceptos referentes a la puesta en práctica a través de dos ejemplos, uno para educación infantil y otro para educación secundaria. Al finalizar el curso los alumnos deberán ser capaces de realizar un proyecto según lo trabajado.

¿A quién lo recomendarías personalmente?

Personalmente recomendaría este curso a aquellos docentes que quieren cambiar su manera de enseñar en el aula, implicando a sus alumnos a través de una metodología activa y significativa.

El curso ofrece todos los recursos para iniciarse en el trabajo basado en proyectos y poder llevarlo a cabo una vez finalizado.

educacion-docente-el-aprendizaje-basado-en-proyectos

Mucho hemos oído hablar sobre el Aprendizaje Basado en Proyectos, pero ¿sabemos realmente de qué se trata y cuáles son sus puntos fuertes?

Hoy queremos explicaros las ventajas que tiene este método de aprendizaje, en el que los alumnos son los que toman protagonismo en la acción educativa, teniendo que resolver situaciones a través de sus conocimientos, investigación, comunicación con sus compañeros y reflexión.

El objetivo principal de esta metodología de carácter colaborativo, es que los alumnos adquieran conocimientos y competencias clave mediante la elaboración de un proyecto que se les propone resolver en equipo.

Lo que permite el Aprendizaje Basado en Proyectos es:

  • Acercarse a la identidad de los alumnos y favorecer la construcción de la subjetividad.
  • Replantear la organización del currículo por áreas y la manera de plasmarlo en el tiempo y espacio escolar.
  • Tener en cuenta lo que sucede fuera de la escuela, las transformaciones sociales y los conocimientos.
  • Replantear la función de docente teniendo en cuenta un nuevo papel de guía y facilitador.
  • La construcción de la propia identidad, ya que lo que se estudia responde a cuestiones inquietantes para los alumnos y alumnas.
  • El trabajo de autodirección, de crítica, de inventiva, de toma de decisiones y de comunicación interpersonal en los alumnos.

El Aprendizaje Basado en Proyectos puede aplicarse a todas las áreas y temáticas, ya que es universal. Lo que sí que es importante, es encontrar un tema interesante y dinámico para el proyecto, que motive a los alumnos a desarrollarlo con la mejor actitud posible.
Trabajar por proyectos supone ayudar a interpretar la realidad que nos rodea. Una realidad compleja, llena de contrastes y a menudo, de interrogantes.

En julio estrenamos el nuevo curso de "Aprendizaje Basado en Proyectos", al que ya os podéis apuntar. Si queréis formaros más sobre esta metodología cada vez más importante, podéis matricularos para la siguiente convocatoria desde el portal web de Educación Docente.

Educación-docente-naturaleza

Los teléfonos, las tablets, las videoconsolas y las pantallas, en general, invitan a los niños a vivir una vida acelerada y desconectada de la realidad. Para recuperar la capacidad de observación y el gusto para descubrir cosas, hoy os proponemos cinco actividades interesantes para trabajar la naturaleza con los niños.

  1. Cierra los ojos y redescubre tu entorno. Si salís al bosque, probad a cerrar los ojos y tocar los diferentes elementos que encontréis: la corteza del árbol, las hojas húmedas, la tierra olorosa. Daros unos minutos para escuchar los pájaros, la brisa que mueve las ramas o sencillamente, el silencio.
  1. Elaborad ambientadores naturales. La naturaleza nos proporciona perfumes magníficos. Podéis recoger -o incluso, plantar- lavanda, tomillo o romero. Son plantas que desprenden mucho olor, que suele utilizar para los ambientadores que podemos encontrar en las tiendas. Recoged la planta y ponedla en una bolsita de ropa para colgarla en el armario o cualquier otro sitio de tu hogar.
  1. Un huerto ecológico. Esta es una actividad que tendréis que hacer en el ámbito del centro, aunque también podéis plantearla de manera individual si utilizáis macetas. Crear un huerto ecológico de cero no es fácil, pero vivir el proceso que empieza con la plantación de las semillas y finaliza con los alimentos en la mesa puede resultar muy placentero.
  1. ¡Damos vida al aula con plantes! Estamos seguros que tenéis presentes que el aula tiene que ser un entorno acogedor. Una de las actividades que podéis llevar a cabo y que además de trabajar la naturaleza, os permitirá dar vida al aula, es plantar macetas con plantas. Podéis decorar los recipientes vosotros mismos (incluso haciendo reciclaje) y después poner las plantas que más os gusten. El hecho de regarlas periódicamente y cuidarlas también os ayudará a trabajar valores como la responsabilidad y el aprecio por las plantas.
  1. Aprendemos a reciclar. Tener claros las ventajas del reciclaje es muy importante para aprender a respetar la naturaleza. Un juego que os proponemos consiste a dibujar los diferentes contenedores de colores que existen y colgarlos en la pared. Podéis hacer recortables con dibujos de los diferentes residuos e irlos enganchando según sean: vidrio, envases, cartón y papel, rechazo, pilas...

Si ponéis en marcha alguna de estas actividades en el aula, nos gustaría saber cómo os ha ido. Compartid vuestras ideas e impresiones en los comentarios.

libros-diversidad-educación-docente

En el aula podéis trabajar la atención a la diversidad de diferentes maneras, pero una buena opción es la de utilizar diferentes libros y cuentos como apoyo. Hoy os proponemos 10 interesantes.

El soldadito de plomo

El Soldadito de plomo. El primer libro que os queremos proponer es un clásico. El soldadito de plomo, pero en una versión realizada por Clara Luna Rodríguez, investigadora de departamento de Dibujo de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada. Se trata de un proyecto gráfico muy simple, con imágenes ilustradas, que permite leer sin saber. Elaborado con la colaboración de personas con discapacidad intelectual y profesionales de este ámbito, el cuento ha pasado la prueba después de haber sido leído por 97 personas con diversidad intelectual de 6 a 66 años y niños de 4 y 5 años, sin esta diversidad. ¿El resultado? ¡Todo un éxito!

 

El patito feo. Aquí tenéis otro clásico, El patito feo de Hans Christian Andersen. Es la historia que trata por excelencia el tema de la diversidad y que en su momento, Andersen escribió como reflejo de aquello que él mismo había vivido. Una metáfora sobre las personas con diversidad y las diferentes etapas de crecimiento que viven los niños.

 

Por cuatro esquinitas de nada. De Jêrome Ruiller es un cuento que ha popularizado en los últimos años y que habla sobre la diferencia, la integración y la inclusión. El cuento también fomenta la búsqueda de soluciones y nos habla de la frustración, la misma emoción que nos llevará a buscar alternativas.

 

El cazo de Lorenzo. Lo hacemos demasiado a menudo: señalamos las diferencias y las convertimos en hechos negativos. En El cazo de Lorenzo, Isabelle Carrier nos habla de Lorenzo y su caso de superación. A parte de la versión en papel, disponéis de un vídeo donde se explica el cuento en forma de unas animaciones preciosas para ver en el aula o utilizar como apoyo.

 

Elmer. Todos somos diferentes. Niños y adultos. Elmer es un cuento con un elefante como protagonista, en el cual las diferencias se convierten en razones para querer. Una propuesta simpática y colorista que os encantará y que también encontraréis en vídeo.

 

inteligencias múltiples

Cuentos para descubrir inteligencias. Howard Gardner (Premio Príncipe de Asturias 2011 de Ciencias Sociales) ha conseguido definir hasta nueve tipos de inteligencias: lingüística, lógico-matemática, viso-espacial, musical, corporal-cinestésica, intrapersonal, interpersonal, naturalista y existencial. La psicóloga Begoña Ibarrola ha desarrollado una serie de cuentos y propuestas de actividades para favorecer cada una de estas inteligencias, así como dotar a los niños de un montón de oportunidades. Se trata de que puedan descubrir cuáles son sus talentos y potenciales escondidos.

 

El lirbo negro de los colores. Érase una vez un cuento para ver los colores con los ojos cerrados. El libro negro de los colores de Menena Cottin nos acerca a la diversidad de la ceguera, de manera que nos permite tocar, oler y experimentar todo tipo de sensaciones.

libros-diversidad-educación-docente

 

El punto. ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿De dónde puedo partir? El punto de Peter H. Reynolds es, efectivamente, un punto de partida que nos ayudará a explorar nuestro yo y que nos abrirá las puertas de la expresión artística. Se trata de una oportunidad fantástica para desarrollar nuestra capacidad de expresarnos y consolidar nuestra personalidad.

 

Otra cosa. Y aquí tenéis otro cuento que fomenta el respecto hacia los demás. "Otra cosa" quiere ser como los otros niños, pero no lo consigue. Un día aparece otra criatura que se llama "Algo" y que quiere ser su amigo... De Kathryn Cave, el cuento cuenta con las ilustraciones de Chris Riddel.

llibres-diversitat

 

llibres-atenció-diversitat

Érase una vez un bosque. Y cerramos este especial de recomendaciones de libros para atender la diversidad con Érase otra vez un bosque, de Elisa Gehin. Se trata de un cuento para primeros lectores donde los protagonistas son los pájaros que viven en los árboles. Habla de la diversidad y de los conflictos que se producen en la convivencia.

 

 

 

¿Os han gustado estas propuestas? ¿Tenéis alguna más?

1 Comment

Educación-docente-evaluar

La evaluación es una parte muy importante de la docencia, porque nos permite captar qué aprendizajes han logrado los niños/as y cuáles son los avances conseguidos. Se trata, como sabéis, de un paso fundamental para poder desarrollar un currículo de competencias y atender la diversidad del alumnado. Hoy os podemos proponer cinco actividades para evaluar a los alumnos/as que podéis aplicar en las áreas de manera tansversal.

  1. La prueba objetiva, por escrito. Es una de las más habituales y evalúa el reconocimiento, la memoria, la comprensión y la asociación. Se trata de evaluar los conocimientos adquiridos por los alumnos/as a través de diferentes preguntas, con la ventaja que es fácil de corregir y te permite evaluar diferentes términos a la vez. En este sentido hay que orientar bien a los alumnos/as para que la respuesta a las preguntas se ajuste a lo que pedimos. Se pueden realizar preguntas de respuesta múltiple (enunciados correctos e incorrectos, opciones de verdadero y falso...), de relacionar o de ordenación, teniendo en cuenta un determinado criterio.
  1. La prueba de desarrollo, por escrito. Este es un sistema de evaluación que permite a los alumnos/as hacer una exposición más libre. Como docentes podremos evaluar la adquisición de conocimientos, la comprensión, la aplicación, el análisis y la síntesis, pero también tendremos la oportunidad de analizar a fondo aspectos tan importantes como la capacidad de argumentación, la coherencia al redactar y la ortografía. Se trata de una prueba más subjetiva y la tarea de corregir es más costosa, pero es muy útil para evaluar las habilidades más importantes del alumno/a.
  1. La prueba con información y materiales, por escrito. Esta prueba exige al docente contar con un método de evaluación claro y el más objetivo posible. Además, sería interesante que antes de poner en marcha una evaluación de estas características, hayáis hecho al menos una de práctica en el aula. Se trata de un procedimiento muy útil para ver qué uso sabe hacer el alumno/a de la información que tiene en sus manos, así como para observar la capacidad de organización, la reflexión y la asociación de temas. 
  1. La prueba de discusión en grupo, oral. A través de este sistema podremos evaluar diferentes estudiantes a la vez, interactuar de manera inmediata y observar cuáles son sus habilidades comunicativas y de argumentación. Es importante haber practicado antes y disponer de un sistema de evaluación ágil y conciso, además de moderar la actividad de manera que todos los alumnos/as puedan participar en igualdad de condiciones. 
  1. Portfolio, prueba global. Y, por último, presentamos una fórmula de evaluación que permite al alumno/a exponer las diferentes actividades realizadas. Este sistema de evaluación nos gusta porque ayuda al alumno/a a adquirir autonomía y a ser más consciente de cuál ha sido la tarea que ha llevado a cabo. Él se convierte, en definitiva, en protagonista de su proceso de aprendizaje. La preparación requiere tiempo y una actitud madura por parte del alumnado. 

¿Qué actividades soléis utilizar para evaluar a vuestros/as alumnos/as? Si queréis, podéis compartir vuestras experiencias en los comentarios.

Educación Docente - Actividades rabia

La rabia y el enfado son emociones de la misma familia, pero el hecho es que no son exactamente lo mismo. De hecho, la rabia suele ser producto de un enfado un resulto y la mayoría de veces, las dos emociones conviven con nosotros. A través de la educación emocional, los niños tienen que comprender que experimentar rabia, ira o enfado es natural e incluso sano. Disponéis de muchos recursos que os ayudarán a trabajar estas emociones (los cuentos son una buena opción), pero hoy os queremos proponer cinco actividades y dinámicas para trabajar la emoción de la rabia en el aula.

1) Conocer la emoción. Ya sabéis que antes de saber gestionar una emoción, sea positiva o negativa, hay que conocerla de cerca y saberla reconocer. La primera actividad que os proponemos es la de hablar de las emociones de enfado y de rabia: qué situaciones os hacen enfadar, qué sentís cuando os enfadáis, qué sensaciones físicas os sobrevienen... Podéis plantear experiencias cotidianas e invitar a los niños a explicar cómo se sienten. Disponéis de cortometraje titulado Respira (es en inglés, pero cuenta con subtítulos en castellano) que os ayudará a explicar la rabia y os ofrecerá técnicas para gestionarlas de la manera más adecuada.

2) Un espacio para la reflexión. Si por el motivo que sea, la emoción del enfado y la rabia se manifiestan muy a menudo en los niños - porque así lo comunican ellos o porque observáis situaciones que la provocan en el entorno escolar - podéis organizar un espacio de reflexión que les permita manifestar lo que sienten cuando se enfadan y hablar sobre las situaciones que provocan estas emociones. Para hacer más gráfica la explicación podéis utilizar un globo que sirva de metáfora: la rabia contenida dentro del globo puede acabar haciendo que explote sino sabemos canalizarla. Es necesario que el globo se desinfle totalmente.

plasticine-428298_1920

3) Dibujamos, pintamos, modelamos... ¡nos expresamos! Ya hemos visto que cuando hablamos de emociones, comunicar es primordial. Otra manera de fomentar la expresión de estas emociones negativas y la gestión de la rabia puede pasar por dibujar en un papel con lápices de colores. No es necesario que sea un dibujo que describa la situación vivida: ofreced al alumno/a las posibilidades de expresarse con libertad. Después, hablad sobre el dibujo, pero evitad que lo haga en términos negativos. ¡Girad la tortilla! También podéis pintar o bien modelar con plastilina, pasta o incluso arena. ¡Puede ser una actividad casi terapéutica!

balloons-892806_19204) Líbrate de la rabia. Otro ejercicio muy gráfico puede ser el de ayudar a los alumnos a liberar sus emociones de rabia a través de globos. De hecho, se trata de una actividad que también puede ayudar a los adultos a comprender y dejar ir las emociones más negativas. En primer lugar, después de describir lo que sienten, podéis pedirles que escriban un pequeño resumen de aquella emoción que está actuando como un obstáculo y que les hace sentir rabiosos o bien con ira. Poned el papel dentro del globo y llenarlo de aire. Salid al exterior y hacedlos volar para liberaros de la rabia, explicando que las emociones tienen que expresarse y salir al exterior. ¡La comunicación es un bálsamo muy reconfortante!

human-730204_1920

5) Técnicas de relajación. A veces se producen situaciones, dentro y fuera del aula, que nos hacen enfadar, nos hacen rabiar o experimentar ira. Aprender a relajarse es importante en muchos momentos de la vida, así que os proponemos dedicar cinco minutos a deshacer tensiones. Aseguraros que el entorno sea propicio: luz tenue, música agradable y si puede ser, cuerpo relajante (sobre una colchoneta o cojines). Ayudad a los niños a controlar su respiración y ofrecerles, de viva voz, la descripción de un paisaje relajante. Se trata de una técnica muy sencilla, pero efectiva, tanto para niños como para adultos, que os ayudará a crear un ambiente más propicio y a hacer aflorar emociones positivas reconfortantes.

¿Cómo explicáis las emociones de la rabia y el enfado a vuestros alumnos/as? Podéis compartirlo con nosotros en los comentarios.

EducaciónDocente-TDAH

¿Qué es el TDAH?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un problema relacionado con el neuro desarrollo que puede afectar a un 5 o 7% de los niños/as. Algunos síntomas que han descrito los expertos nos hablan de problemas para prestar atención, estar tranquilos y concentrados en una tarea o controlar su comportamiento. Esto puede desencadenar en problemas en casa y, como es lógico, en un bajo rendimiento escolar.

No se sabe con certeza cuáles son las causas. Probablemente es una combinación de diversos factores. Se habla de genética, plomo (presente, por ejemplo, en las pinturas), abuso de sustancias nocivas durante el embarazo (alcohol, tabaco...), daños cerebrales o algunos aditivos alimentarios.

Características

Los niños y niñas que sufren TDAH (normalmente el diagnóstico se hace a partir de los 6 años) pueden experimentar algunos de estos síntomas:

  • Distracciones y olvidos frecuentes.
  • Problemas para seguir instrucciones o acabar cosas.
  • Perder siempre juguetes, libros y otros objetos.
  • Inquietud e impaciencia generales.
  • Comentarios inadecuados y falta de control emocional.

Si el niño/a presenta varios síntomas asociados y sospechamos de posible TDAH habrá que ponerse en contacto con los agentes adecuados para empezar un proceso de diagnóstico. Tendréis que explicar, en todo momento, la problemática a las familias y ofrecerles toda vuestra ayuda y colaboración para tratar y acoger al alumno/a, en caso que sea diagnosticado de TDAH, para que se integre al máximo en la dinámica del aula, siempre atendiendo su diversidad.

Debate abierto: ¿un exceso de diagnósticos?

En los últimos años, los diagnósticos de TDAH en niños y niñas se ha incrementado de manera sorprendente. Tanto es así que las autoridades sanitarias norteamericanas han alertado del exceso de nuevos diagnósticos en menores de 4 a 17 años. En este país, los casos han aumentado un 53%. En España el porcentaje es más bajo, pero hay expertos que creen que el nivel de diagnóstico todavía es muy reducido.

El estudio proporcionado por las autoridades norteamericanas nos habla de un incremento motivado para la publicidad positiva de los medicamentos por parte de las farmacéuticas (hay que tener en cuenta que los niños/as con TDAH son tratados con medicamentos estimulantes y también con terapia). Hace poco, el doctor Jerome Groopman, profesor de medicina en la Universidad de Harvard, hablaba a The New York Times de cierta coacción a los médicos, en la actualidad, para definir si el comportamiento de los niños/as es anormal o no, en lugar de pensar primero si se trata de actitudes propias de la infancia.

Y tú, ¿has notado una proliferación de los casos de TDAH en el aula?