Valores

Damos paso a una nueva colaboración con Vanessa Sola, maestra de educación infantil y creadora de la cuenta Habiaunavezeduca. Esta colaboración nace de la necesidad de trabajar desde pequeños/as las diferentes culturas que conviven en el aula y que, como dice Vanessa, son un espejo de la sociedad.


Actualmente, la sociedad que vivimos, está en una transformación constante y permanente. Esto implica que sea una sociedad muy heterogénea, plural y multicultural. Recae la influencia en el ámbito educativo, ya que hace que nos tengamos que replantear el sistema de nuevas posibilidades con finalidades educativas.

La educación intercultural lo que pretende es favorecer el diálogo entre las diferentes culturas. Esto implica respeto, intercambio, aceptación y un espacio común. 

La escuela es un contexto donde se reflejan diferentes estilos de aprendizaje, diferentes interpretaciones del mundo que nos rodea, diferentes culturas, diferentes tradiciones, etcétera. Esta es el reflejo de la sociedad, y debemos tener presente la diversidad, por lo tanto tenemos que aprovechar este fenómeno como algo positivo y enriquecedor.

Hay otros recursos para trabajar la interculturalidad en el aula, como por ejemplo el trabajo cooperativo, los rincones, proyectos, aulas de acogida,...

La música es uno de los ingredientes esenciales en la vida de las personas de todas las edades y culturas. Es un lenguaje muy utilizado por toda la sociedad. Los niños y niñas establecen contacto con la música incluso antes de nacer, el feto de la madre escucha y siente la vibración de los sonidos tanto del interior como del exterior. 

El recurso de la música en la escuela es un instrumento muy privilegiado. Debemos entenderlos como un objeto de conocimiento, como un estímulo para potenciar la producción creativa, un medio que permite al alumnado comunicarse y como una fuente de sensibilización musical. 

Por ello, hoy os traigo 5 actividades para trabajar la interculturalidad en el aula: 

1. ¿Desde dónde sueno?

Dependiendo del ciclo donde trabajamos se puede escoger una o diversas culturas. En el caso de la Educación Infantil, para profundizar más, solo escogeremos una. Es muy recomendable escoger la cultura que esté más representada dentro del aula y trabajar una distinta cada trimestre.

Para iniciar la propuesta, escogeremos una audición para trabajar esta cultura. Sentaremos al alumnado y se la pondremos sin decir qué cultura estamos trabajando. Una vez escuchada: 

“¿Os recuerda a algo esta audición? ¿Reconocéis alguno de los instrumentos? ¿De dónde puede ser esta música? ¿Qué os transmite esta canción?”

Una vez descubierta la cultura trabajada, volveremos a escuchar la audición y dejaremos que los niños y niñas la bailen y la disfruten. Al acabar, enseñaremos los instrumentos que caracterizan la audición y les diremos los nombres. 

2. ¡Viajamos!

¡Toca ubicarse! Toda persona necesita ubicarse con tal de poder ordenar mejor sus ideas. Es importante mostrar al alumnado qué estamos trabajando y dónde está situado. Para ello, utilizaremos el mapa para visualizar los países de nuestros compañeros/as de clase y la cultura en la que estamos trabajando. 

Como ya he comentado anteriormente, la música es un medio de comunicación y conocimiento. Escogeremos una canción de cuna de esta cultura. 

A continuación les cantaremos la canción y la pondremos de fondo. 

“¿Reconocéis alguna palabra? ¿Qué idioma es este? ¿Sabéis qué quiere decir esta canción? ¿Qué instrumento está sonando?”

Intentaremos aprender la canción y bailarla todos juntos. 

3. ¡Hagamos que suene! 

Necesitamos manipular para aprender e interiorizar. Para ello, buscaremos y llevaremos a clase diferentes instrumentos que caracterizan esta cultura o país. Para que sea mucho más cercano, podemos pedir a los y las alumnas que provengan de otras culturas que traigan instrumentos u objetos que los identifique.  

Trabajaremos los instrumentos, hablaremos de ellos y aprenderemos las características de cada uno. 

Debemos tener cuidado con la situación en la que nos encontramos. Desinfectar bien los materiales y dejarlos en cuarentena antes y después de usarlos.

4. ¡Nos unimos con la música! 

Para poder llevar a cabo esta actividad necesitaremos los instrumentos de la actividad 3 y también los propios de nuestra cultura. Es importante que cada niño/a tenga uno, ya que todo el mundo tendrá que hacer sonar el instrumentos y formar parte de esta audición. 

La música es un recurso muy valioso y en estas sesiones es el motor que está haciendo que nuestro alumnado conozca un poco más de dónde viene su compañero/a de clase. Por ello, los instrumentos los ha unido para crear una pieza musical que represente ambas culturas. Es importante que el/la docente guíe la sesión e intente combinar los sonidos y los turnos. 

Se puede grabar la sesión y a final de curso entregar a las familias con el resto de culturas trabajadas. 

5. ¡Enviamos un tesoro! 

La música es el tesoro más valioso para romper barreras culturales. Con esta actividad propongo aprovechar las TIC y conectar con alguna escuela del país que estemos trabajando y enviar un mensaje realizado por los y las alumnas y regalar la audición que hayan creado ellos mismos.  

¿Conoces la Namaka? Es la revista más divertida y salvaje que puedes regalar a tus alumnos, hijos, hijas, sobrinos y sobrinas. ¿La has ojeado alguna vez? Si la respuesta es sí, seguramente sepas que la Namaka es una revista con muchísimas posibilidades. Cada mes trata un tema, de entre una selección de ámbitos muy diversos: el miedo, las casas, la música, el universo… 

Alrededor de este tema central encontramos un montón de actividades: cuentos, juegos, rompecabezas, propuestas súper rompedoras y terreno abonado para la creación. Por todo esto, estamos convencidos que Namaka es una revista perfecta para trabajar en el aula. ¿Te contamos cómo? 

Leer, ¡qué maravilla!

Namaka es una herramienta excelente para fomentar la lectura. Ofrecer a los niños propuestas mágicas, interesantes, divertidas y locas es jugar con ventaja. A través de las lecturas que encontramos en Namaka tendremos la oportunidad de generar gusto por la lectura, mientras trabajamos temas que interesan de verdad y provocan curiosidad en los niños. 

Aprender: un viaje apasionante 

La Namaka también es perfecta para aprender. Nos encanta ofrecer a los lectores de la revista la oportunidad de hacerlo a través de contenidos e ilustraciones muy atractivas, que entren por los ojos y enciendan en los niños la chispa de la curiosidad. ¿Qué tal si hacemos de estas lecturas una excusa para saber más? 

Jugar juntos 

¿Ya te hemos contado que en la Namaka también encontramos un montón de juegos y rompecabezas? En cada uno de los números también hay un montón de actividades para resolver juntos, en grupo o por parejas. ¿Qué te parecería un sudoku musical? En la edición digital de la revista encontrarás enlaces directos para escuchar canciones y ver vídeos que completan las actividades. También muchas más aventuras lúdicas para pintar, imaginar, adivinar y reír. ¡Reír mucho!

Inventar: ¡hola creatividad!

Otra manera de trabajar la Namaka en el aula es potenciando la vertiente creativa de los y las alumnas. La revista también nos permite abrir la puerta a la imaginación a través de la invención, el espacio de interacción entre compañeros mediante la conversación y la creación artística, con propuestas divertidas y locas para disfrutar y reír juntos. Una de las secciones de la Namaka permite a los niños escribir y dibujar el desenlace de una historia para participar en un concurso. 

La Namaka en el aula, ¿cómo?

A la hora de suscribirte a Namaka puedes elegir a tu gusto. ¡No te cortes! Tienes tres opciones, todas anuales: 

  • La suscripción digital es una muy buena opción para el aula, porque nos permite trabajar con los alumnos a través de tablets, ordenadores o pizarra digital. La recomendamos porque es fácil de compartir con todos los alumnos. 
  • La suscripción digital y en papel (solo en catalán), para lectores con el corazón dividido. Además de trabajarla a través de una pantalla, los alumnos tendrán la oportunidad de tocarla, pasar páginas y disfrutarla en el tiempo de lectura en el aula.
  • La suscripción en papel (solo en catalán) también es una buena opción para tener en papel la revista en el aula, pero pensamos que hay que complementarla con el formato digital. ¡Os resultará mucho más cómodo!

Miles y miles de niños y jóvenes sufren bullying en el mundo. Según el Estudio Conducta sobre Salud de los Jóvenes en Edad Escolar de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 7,5% de los niños y un 4,3% de las niñas han sido víctimas del acoso escolar. Por si esto fuera poco, en los últimos años también se ha incrementado el índice de menores que sufren ciberacoso, la mayoría fuera del centro escolar. 

Por suerte, este es un problema en que la mayoría de actores implicados ya han puesto sobre la mesa. Y poner sobre la mesa significa crear comisiones de seguimiento y resolución de conflictos, observadores permanentes, mediadores y formaciones específicas para combatir de raíz cualquier indicio de bullying. 

Otra de las iniciativas que debemos poner en marcha de manera obligada desde el aula es la prevención. Una buena manera de hacerlo es a través de los libros. Hoy queremos recomendaros una serie de títulos que os ayudarán. 

Diversidad familiar

¿Cuántas familias mágicas hay en este libro? En este cuento se agrupan muchas familias, todas iguales, todas diferentes. ¿Cómo se lo montan las monoparentales? ¿Y las tribus? También tenemos las homoparentales y recompuestas. He aquí un cuento muy tierno. 

El miedo de no pertenecer a un grupo

Este cocodrilo no es un cocodrilo cualquiera. De hecho, una de las principales diferencias que hay entre él y la resta de su especie es que no le gusta el agua. Ni tan siquiera un poquito. Lo que de verdad le gusta es subirse a los árboles. Pero,... ¿es de verdad un cocodrilo?

¿Quién es Oliver Button? Le llaman niña porque no le gusta hacer las cosas que hacen el resto de niños. A él le gusta pintar, pasear por el bosque, disfrazarse y bailar. Cuando empezó a dar clases de danza mejoró tanto que pronto se convirtió en una estrella. Y sus compañeros se quedaron boquiabiertos. 

¿Cómo son las personas especiales? ¿Cómo son las personas diferentes? ¿Cómo las juzgamos? Este cuento nos habla sobre el valor de la amistad y la escasa importancia que debemos dar a las apariencias. Así lo hacen, al menos, estas dos amigas… que se saben querer a pesar de las diferencias. 

Características físicas diferentes

Malena pesaba mucho, seguramente demasiado. En la piscina las niñas se reían de ella y buscaron una rima fácil: ballena. Pero un día, el monitor de natación le enseñó un truco y su vida comenzó a cambiar. Es un cuento perfecto y entrañable para tratar el tema con cuidado y fomentando la autoestima.

Nos hace gracia que alguien tenga las orejas grandes. El pelo súper rizado. Que seamos altos, flacos o gordinflones. En Orejas de mariposa encontramos la manera de transformar cualquier cosa que sea motivo de escarnio en una característica positiva. 

Puede que primero se rieran todos juntos, pero cuando Jan se ponía rojo una y otra vez, ya no había freno. ¿Cómo se puede parar el bullying? Este cuento nos explica la historia de los niños y niñas que no son lo suficientemente fuertes para afrontarlo. 

En la escuela le dicen a Nuna que tiene piernas de flamenco. A ella no le gusta, pero mamá tiene un remedio. Son las gafas mágicas, que le permiten ver que las personas, a veces, no dicen lo que piensan ni piensan lo que dicen. Ni tan siquiera dicen lo que piensan que dicen. Una buena historia para trabajar la resolución de conflictos cotidianos. 

La de Wonder es una historia mítica. El libro original es un best seller que se ha transformado en película y que también cuenta con una versión para niños. Este es especialmente recomendable para chicos y chicas de Secundaria y explica la historia de August Pullman, un niño que nació con una grave deformación en la cara. Su incorporación al instituto no será fácil. 

Bruno y Pedro son muy buenos amigos y hacen muchas cosas juntos. Pero cuando Sergio comenzó a reírse de Bruno por su sombrero, las cosas cambiaron. Pedro, para empezar, dejó de ser amigo de Bruno por miedo a no ser aceptado en el grupo.

A todos nos cuenta un poco utilizar la palabra no con firmeza. Este cuento va precisamente de esto. De cuando el Monstruo Grande llama a la puerta del Monstruo Pequeño… y de las oportunidades que este último le llega a ofrecer al primero.

Puede ser que pase. En la escuela hay un niño alto y fuerte que se aprovecha de todo el mundo. Para conseguir lo que quiere utiliza la violencia, de modo que toda la clase está atemorizada. Llega un día, sin embargo, en el que uno de sus compañeros decide encarar la situación a través del diálogo y la razón. 

¿Puede la bondad cambiar el mundo? Este cuento ilustrado sin palabras de Kerascoët nos dice que sí. Vanesa regresa sola de clase y un compañero se mete con ella. Otra compañera que lo ve decide que hay que hacer piña con la clase y no dejarla nunca sola. Nunca, nunca. 

Nadie sabe qué le pasa a Uma. Está triste, cabizbaja y tiene la mirada perdida. Pasa gran parte del día en silencio. La respuesta a su angustia tiene que ver con el acoso escolar.

En este libro de Anna Morató encontraremos tres historias sobre acoso escolar en las escuelas, en las cuales también hay tres protagonistas: los que sufren el bullying, los que lo provocan y los que lo viven como espectadores. 

Hay dos niños mayores que molestan a Julio a la hora del recreo y él no sabe muy bien qué hacer. Piensa que si no dice nada y espera a que todo pase, se resolverá. Pero, ¿y si hablara con la maestra o con sus padres? Este libro permite a los niños y niñas tomar dos decisiones para saber qué pasa según lo que elijan. 

Una amistad inesperada puede ser de gran ayuda. Abel tiene problemas para hablar. Un día unos compañeros del colegio lo acosan y hacen que entre en una casa ruinosa, donde la gente del pueblo dice que vive el monstruo más espantoso del mundo. Ese supuesto monstruo es Gabriel, un joven que sufre una enfermedad. Su amistad ayudará a Abel, que será capaz de superar sus miedos. 

He aquí una novela gráfica cautivadora, en la que Raina es la protagonista. Ella quiere ser normal, pero un día se cae y se rompe los dientes. Lo que le espera durante unos meses será una auténtica tortura. ¿Será capaz de superarlo?

A todos nos habría gustado ser invisibles alguna vez. Todos, alguna vez, hemos querido dejar de serlo. Al protagonista de esta historia le cuesta controlar este poder: “a veces, cuantas más ganas tenía de ser invisible más gente me veía y, en cambio, cuando quería que todo el mundo me viese, a mi cuerpo le cogía por desaparecer”. 

2 Comments

Como cada martes, ¡nuevo artículo! La autora de de hoy es mjpedagogiamusical y nos trae estas 5 actividades que realiza ella en clase y dan muy buen resultado. ¡Adelante!


El contacto con la música y mucho más aún su estudio, tiene grandes beneficios para el desarrollo motriz e intelectual. Mejora la atención y la concentración, aumenta la memoria y la creatividad, desarrolla habilidades motoras y rítmicas, reduce el estrés, incrementa la seguridad en uno mismo… Etcétera. 

Sin embargo, a pesar de que esté demostrado científicamente todo lo anterior, en nuestro país la música es una asignatura carente de importancia. 

No conozco a ningún niño o niña al que no le guste la música, por ello creo que hay que aprovechar esta circunstancia e impartir unas clases motivadoras, en las que participen de forma activa, porque la mejor manera de comprender y disfrutar de esta asignatura es viviendo y sintiendo la música con todo nuestro cuerpo. 

Por eso, hoy os traigo 5 de las actividades que más éxito han tenido en mi aula. Estas actividades pueden realizarse con percusión corporal, con hojas de papel, con vasos, con cucharas… ¡hasta podemos utilizar nuestros zapatos como instrumentos! 

Cada actividad está grabada en vídeo y os dejo también el enlace con la canción que he utilizado para realizarlas. Os animo a que las llevéis a la práctica, ¡a vuestro alumnado les encantarán!

CLAP CLAP SONG

Repartimos unas hojas de papel de colores, aunque puede hacerse con hojas de papel reciclado, con papel de periódico, con instrumentos de pequeña percusión o con cualquier otro material que puedas imaginar, simplemente deja que tu creatividad se ponga manos a la obra. 

Nos ponemos en círculo y nos movemos al ritmo de la música. Esta canción tiene 2 partes muy diferenciadas. Una parte A, en la que solo hay que dar 3 palmadas sobre el papel y otra parte B en la que daremos 6 pasos delante y 6 pasos detrás acompañados de sus 6 respectivas palmadas también. 

Para hacer más variada la actividad, pueden girar a un lado, a otro, agacharse, levantarse… e incluso, si hay papel de diferentes colores, podemos dar consignas del tipo: solo tocan los azules, ahora los rojos o, por ejemplo, ahora solo los que su nombre empiece por A, los que llevan deportivas, los que llevan gafas… y así trabajamos también la atención y concentración. 

Aquí podéis ver el vídeo: https://youtu.be/0HByXWgkMwk
Audio utilizado: https://youtu.be/SruVR2fBQWE

LET KISS

Para realizar esta actividad tan solo necesitamos nuestros zapatos. Nos los colocaremos en las manos… ¡y a bailar! 

Podemos realizar esta actividad cada uno desde su mesa o nos podemos poner en círculo y hacerlo en el suelo. 

La coreografía consiste en caminar con los zapatos hacia delante y hacia detrás, chocar una zapatilla con la otra, al ritmo de la música imaginando que nuestras manos son nuestros pies. 

Solo hay que tener en cuenta que esta pieza tiene 3 partes diferentes y puedes hacer una coreografía para cada una de ellas. A continuación, os dejo un vídeo explicativo. 

Aquí podéis ver el vídeo: https://youtu.be/aajOh-26e5w
Audio utilizado: https://youtu.be/iSrZZ0x86Ho

ECOS RÍTMICOS

Repartiremos dos vasos de plástico duro a cada alumno. 
Propongo utilizar una canción como base sobre la que hacer unos ritmos. El docente hace un ritmo de cuatro pulsos y los alumnos repiten ese mismo ritmo. 

Con los ejercicios de ecos rítmicos, trabajamos aspectos tan importantes como el ritmo, la memoria, la coordinación o la atención auditiva entre otras muchas cosas. 

La canción que propongo es la de London Bridge, que podréis descargar fácilmente de la biblioteca de YouTube. En mi aula utilizo dos vasos de plástico duro, pero podríamos hacerlo con percusión corporal, con palillos chinos o con instrumentos de pequeña percusión.

Aquí podéis ver el vídeo con la actividad: https://youtu.be/rbu1D7VEaos
Audio utilizado: https://youtu.be/T2Mts3vNYG4

LOS 7 SALTOS

Una de las cosas que más me gusta hacer en mis clases de música es adaptar las danzas tradicionales. 

En este caso os voy a hablar de La danza de los 7 saltos que es una danza tradicional de Dinamarca. La danza original no es complicada, pero como os digo, a mi me gusta adaptarlas para poder realizarlas con los más pequeños. 

En esta actividad os presento dos variaciones:

  1. En cada salto representaremos un animal, o un deporte, o una profesión… podemos adaptarla a la temática que se esté trabajando en ese momento. 
  2. Movernos libremente por el espacio y cuando llegue el momento de los saltos, podemos hacer unos gestos determinados. 

Aquí os dejo los vídeos con las dos variaciones:

  1. https://youtu.be/TxrJB88IHOs
  1. https://youtu.be/LlEx62-FOzk

Audio utilizado: https://youtu.be/Yp5yzaWfAng

RAYUELA AFRICANA

Esta actividad es fantástica para unir al grupo, el trabajo en equipo, mejorar la coordinación visomotora, la agilidad, interiorización del pulso y el acento. 

Lo único que vamos a necesitar es una tiza para pintar la rayuela en el suelo, aunque también puede hacerse con aros. 

El alumnado hará una fila colocándose unos detrás de otros. La actividad consiste en saltar en los cuadrados que se han pintado en el suelo al ritmo de la música y por orden, según la fila establecida. 

Esta actividad también tiene un montón de posibilidades y se puede ir complicando cada vez más, según los y las alumnas vayan cogiendo destreza con este ejercicio. 

  1. Aquí os dejo la opción más sencilla. Para hacerlo utilicé la canción de Borboletinha: https://youtu.be/cYIF-dKD8is
  2. En este vídeo utilizo la misma canción solo que hemos complicado un poco más el ejercicio: https://youtu.be/kD0Sc4-UwWU

Audio utilizado: https://youtu.be/28iW_O5qWfU

El 20 de noviembre de 1989 es un día muy importante: los países de todo el mundo se pusieron de acuerdo para aprobar el texto definitivo de la Convención sobre los Derechos del Niño. Por eso, cada 20 de noviembre se celebra el Día Universal del Niño, una jornada que debe ser útil para fomentar la fraternidad entre los niños y niñas del mundo y para recordar, claro, que los niños tienen derecho a la salud, la educación y la protección, sin importar el lugar del mundo en el que hayan nacido. 

Según la UNESCO, casi un tercio de los adolescentes del mundo han sufrido acoso escolar. Son datos de las estadísticas que se destinan a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible relativo a la educación. El bullying o acoso son aquellos comportamientos intencionales y agresivos entre compañeros y estudiantes, ejecutados de manera repetida o cuando se observa que existe un desequilibrio evidente entre el poder real o el percibido. 

Para AEPAE (Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar), fundadora e impulsora del Plan Nacional contra el Acoso Escolar, nuestro sistema educativo necesita mejorar urgentemente la convivencia en los centros educativos y combatir el acoso en todas sus manifestaciones posibles. Porque los niños tienen derecho a ir a su centro escolar con libertad, seguridad y sin miedo. 

¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

No hay que esperar a que se produzca un caso de acoso escolar o bullying para empezar a trabajar contra esta lacra. No hace falta que ningún niño o niña sufra para que esto no vuelva a suceder o se detecte antes de que sea demasiado tarde. Así pues, es muy importante poner en marcha actividades e iniciativas que nos ayuden a prevenir el acoso escolar. Pero, ¿cómo? 

En primer lugar, os recomendamos visitar la página web de Educación de vuestra comunidad autónoma. En Cataluña, por ejemplo, tenemos existe el Proyecto de convivencia. A través de #aquíproubullying encontraréis mucha información para los equipos de convivencia del centro.  

A través de los Mòdulos formativos se ofrece formación para docentes y alumnos con el objetivo de mejorar la convivencia, desarrollar habilidades y actividades que capaciten al alumnado. Hay contenido para Primaria, Secundaria y Familias. Aquí se habla sobre qué es el acoso escolar, de competencias socioemocionales, gestión positiva de conflictos, detección y freno del acoso y uso seguro y responsable de las redes. 

Otra propuesta, que no excluye las anteriores, es la del equipo de referencia, formado por miembros de la comunidad escolar, con una composición mínima que debe ser la siguiente: un miembro del equipo directivo, tres alumnos, dos docentes, un miembro del AMPA y un profesional no docente. Desde aquí se puede gestionar el proyecto de convivencia del centro y hacer un seguimiento de los posibles casos. 

Te invitamos a indagar acerca de los distintos planes que ofrecen las comunidades autónomas a través de sus consejerías de educación, para obtener materiales adaptados a cada región, como por ejemplo, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Junta de Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia, País Vasco, etcétera.

Un banco de recursos per prevenir y tratar el bullying

Hay muchísimas cosas que podemos hacer para prevenir y tratar el bullying si se produce. No obstante, somos de la opinión de que antes de que se dé un caso, hay que trabajar con los alumnos para fomentar la buena convivencia entre compañeros/as. 

PDA Bullying es una plataforma que ofrece una propuesta de buenas prácticas para la prevención, detección y actuación ante casos de acoso escolar y ciberacoso con origen en el entorno educativo y otras violencias entre iguales, en la infancia y la adolescencia.

En su banco de recursos podemos encontrar un montón de contenidos y recursos para trabajar con los alumnos en el aula: actividades, aplicaciones, artículos, concursos, cortometrajes, dinámicas, recomendaciones de libros y películas, talleres, obras de teatro, webs y videojuegos. 

Libros y cuentos recomendados

La mejor manera de trabajar la empatía es, sin ninguna duda, hacerlo a través de la lectura. Leyendo conocemos las historias de los demás e imaginamos cómo debe ser sentirse como ellos. Por eso, os hacemos algunas propuestas interesantes, tanto para Primaria como para Secundaria: 

Empezamos por los más pequeños: 

Y ahora los mayores: 

Para terminar… actitudes prácticas para combatir el acoso escolar en el aula

A todo esto hay que sumar una actitud proactiva para evitar que se produzcan casos de acoso escolar en el aula. 

1. ¿Sabes cómo son tus alumnos? Observa bien cuáles son los perfiles y trabaja teniendo siempre presente si hay niños más vulnerables, más fuertes o bien con actitudes compatibles con el acoso escolar. Esto es importante a la hora de organizar grupos de trabajo, en el momento de gestionar conflictos, tanto en el aula como en el tiempo de recreo, y para desactivar actitudes inadecuadas. 

2. Inteligencia emocional para la resolución de conflictos. Hay que empezar desde bien pequeños a diferenciar entre las cosas que están bien y las que están mal. La resolución de  conflictos debe llegar por la vía de la inteligencia emocional. De otro modo, no los estaremos ayudando. 

3. Actitud observadora. Como docentes debemos procurar tener una actitud observadora, que nos permita detectar el principio del acoso escolar. Porque este no se dará solo en el patio, cuando los niños o los jóvenes estén solos. Es muy probable que las actitudes despóticas y de abuso se produzcan también en el aula. Neutralizarlas es fundamental.

4. El acoso velado. El bullying no siempre (o no solo) se manifiesta a través del maltrato físico. Muy a menudo el acoso es psicológico y absolutamente demoledor para la víctima, porque se gesta a través del desprecio y el aislamiento. 

La complejidad de intervenciones, emociones y dinámicas que hay que manejar para gestionar una cuestión tan delicada como el acoso escolar exige de nosotros mucho esfuerzo. Sin embargo, la buena convivencia entre nuestros alumnos, la construcción de personalidades fuertes y resilientes lo merece. Adelante, ¡juntos!

¡Actualizamos los saludos para entrar en clase! Hasta ahora teníamos un imprimible con seis maneras de saludar a los y las compañeras, así como al o la maestra, justo antes de pasar por la puerta del aula. Encontraréis la plantilla en el artículo Saludos para entrar en clase. Aun así, en este queremos adaptar las acciones que propusimos con tal de cumplir con las medidas sanitarias. 

La idea es muy similar a la plantilla de saludos original. Los y las alumnas se ponen en fila al lado de la puerta y, cuando sea su turno, deberán elegir la forma con la que os quieren saludar. Deben elegir entre los diferentes saludos: señalar una sonrisa con el dedo sobre la mascarilla, una celebración, un baile, chocar con los pies, chocar con los codos y guiñar el ojo.  

¡Ya sabéis el mecanismo! Cuando hayan elegido, os saludáis y el alumno puede entrar a clase. Otra opción, para reforzar los lazos entre ellos y ellas, es que cada día se ponga un alumno/a diferente en vuestro lugar para saludar a todos sus compañeros. 

Seguro que os gusta a todos y todas empezar así el día. Podéis descargar el imprimible en el siguiente enlace:

Wonder es una película que se estrenó en 2017 y se enmarca en el género del drama, pero que tiene toques de comedia muy interesantes. Está dirigida por Stephen Chbosky y probablemente ya sepas que está basada en el libro homónimo Wonder, publicado en 2012 y un auténtico éxito literario en todo el mundo. Tanto el libro como la película nos cuentan una historia tan maravillosa como su protagonista, August Pullman. La cinta, protagonizada por Julia Roberts, Owen Wilson y Jacob Tremblay, es un antídoto contra el bullying. Perfecta para reflexionar, conversar y tratar a fondo esta temática en el aula. 

El argumento

Se llama August Pullman, pero todo el mundo lo llama Auggie. El protagonista de Wonder es un niño de diez años que vive en North River Heights, en Manhattan. Tiene una deformidad facial de nacimiento, que se llama Síndrome de Treacher Collins. Durante toda su infancia, Auggie ha tenido que someterse a 27 cirugías, las cuales no le permiten ir a la escuela. Su madre lo educa en casa. Es un niño listo, preparado. Un amante de la ciencia, de Star Wars y Minecraft. También quiere ser astronauta.

Sin embargo, todo se complica cuando los padres de Auggie deciden que tiene que empezar la etapa de secundaria en la escuela presencial. Allí se encontrará con la cruda realidad: las miradas, las burlas, los insultos. Pero también se encontrará con la bondad, la generosidad, la lealtad, en un recorrido que conmueve, que emociona y que nos da, a grandes y pequeños, una gran lección de aceptación y amistad. 

Wonder o la magia de las personas 

Auggie es un niño muy especial. Destaca entre los demás porque su rostro no es como el de los del resto. Pero, ¿es que hay algún rostro que sea igual? Su hermana siempre le dice que él ha nacido para destacar y así es, porque ocupa una posición central en la familia: él es el sol. Los otros astros, como ella, giran a su alrededor. Wonder es una película muy interesante para trabajar el tema del bullying, pero también para reflexionar sobre las relaciones familiares: la posición que cada uno de nosotros ocupa en la familia y las circunstancias que pueden romper los esquemas, generar dolor, angustia o bien margen para la superación. Por eso la historia se explica desde las distintas perspectivas de los personajes principales. Y es un gran acierto que añade muchas posibilidades a la hora de abordar la historia. 

¿Por qué puede ser interesante ver Wonder? 

Si habéis leído Wonder sabréis que se trata de una historia maravillosa. Un best-seller muy reconocido por todo el mundo, que puede funcionar muy bien para trabajar en el aula, a partir de Primaria, a través de fragmentos de texto y, lógicamente, con la película. 

Según datos de la UNESCO, el 32% de los niños y niñas del mundo han sufrido alguna vez bullying o acoso escolar. Por tanto, desde las escuelas e instituciones se han iniciado programas y dinámicas para frenarlo. Desde el aula tenemos la oportunidad de hacer un gran trabajo de observación activa y poner en marcha una serie de actividades que nos permitan hablar sobre los peligros del acoso, ofreciendo (en positivo) recursos para fomentar la empatía, la inclusión y el respeto hacia los demás. 

Con Wonder tendréis la oportunidad de emocionaros juntos, conversar y jugar a poneros en los zapatos del otro. De sentir que no hay nadie por encima de los demás y que no hay nada más reconfortante y placentero que sentirse parte de un grupo cohesionado y respetuoso. 

La escena destacada

La película es una delicia que os permitirá trabajar un tema tan espinoso como es el del bullying o el acoso escolar desde una perspectiva atrevida y hasta divertida. Porque si bien esta es una película dramática, contiene momentos de lo más divertidos, que nos muestran cómo es de inteligente Auggie, porque es capaz de reírse de él mismo y de quitar hierro al asunto. 

Hemos destacado esta escena, que nos ha hecho reír especialmente, en la que los padres de Auggie conversan con él sobre cómo ha ido el primer día en la escuela. Esperamos que este fragmento os motive a verla entera. Actualmente la encontraréis disponible en Amazon Prime, bajo compra o alquiler. ¡Disfrutadla! 

Hoy damos paso a una colaboración que nos hace mucha ilusión. Anna Mas de  Creaduca nos ha preparado este artículo sobre cómo aprovechar el momento actual para poner la vida en el centro y la importancia de la gestión emocional en las aulas y en nuestras vidas personales. ¡Adelante!


Siempre he pensado que un buen punto de partida para educar y afrontar el día a día con un grupo de personas pueden ser nuestras propias carencias. Todas las tenemos, y con los años las vamos descubriendo, como si se tratara de un juego de pistas, cuáles son y qué herramientas tenemos a nuestro alcance para poder solucionar estas carencias y convertirlas en habilidades. Por mucho que nos engañemos, como adultos, la mayoría, son emocionales.

Cada día que pasa, todos los factores nos reafirman la importancia de la gestión emocional en la escuela. Para entender la importancia de la gestión emocional en las aulas nos hace falta ser conscientes cómo de importante es la escuela y, sobre todo, la gran necesidad que tenemos de convertir este espacio en un lugar de aprendizaje con la vida en el centro y no solo un espacio de conceptos académicos. Si yo aprendo a vivir de manera saludable física y emocionalmente, así como a relacionarme, resolver conflicots, pedir ayudar, etc. Mi aprendizaje será mucho más fluido. Parece que lo tenemos muy claro en un lugar de trabajo para adultos, ya que no nos gusta trabajar en un espacio que no nos haga felices o no se nos respete. Sin embargo, no lo tenemos tan claro en un espacio tan mágico como la escuela, donde los niños y niñas pasan muchas horas de su día.  

Este 2020 ha sido como si una piedra se colocase en el engranaje que hace girar todo el sistema y, de repente, se parase el mundo. No nos engañemos, también ha parado el sentido común, las almas, los latidos del corazón, el tacto,… Es más que evidente que tenemos muchas maneras de ver qué ha pasado y las opciones negativas solo nos traen consigo desánimo colectivo, frustración y una incertidumbre que poco está en nuestras manos resolver. Solo nos queda la actitud. 

En una calle sin salida lo mejor que podemos hacer es ver todo lo que está situación nos aporta y, para mi, uno de los grandes regalos es que tenemos la oportunidad de poner la vida en el centro en todos los espacios socioeducativos. 

Por fin se habla de emociones, de gestión individual y colectiva, de vínculos y de acompañamiento. Nos lo creamos o no, se habla. ¡Hagamoslo realidad! Nosotras a lo nuestro, a todo aquello que sabemos que es realmente importante para las personas con las que compartimos la vida y aprendizajes. 


Me gusta hablar de la gestión emocional como aquel acompañamiento, una ayuda asistencial y constante del niño o niña, que hacemos día a día con las personas que trabajamos, conjuntamente con un buen vocabulario emocional y una conciencia emocional saludable. Estas son las claves básicas para hacer una buena gestión de una misma y de todo aquello que nos rodea. 

Uno de los grandes mitos de la gestión emocional es que implica tiempo y, evidentemente no os diré que no, porque todos los aprendizajes implican tiempo, constancia y ganas, pero la clave está en priorizarlo. En otras palabras, quizás no tengo tiempo como docente para dedicar 1h seguida a la semana en la educación emocional de mi grupo, pero si que tengo 5 minutos para parar la actividad academica en medio de un conflicto y debatir en grupo cómo nos sentimos y cuál sería la mejor manera de resolver el conflicto de manera individual y colectiva. La educación emocional se trabaja de manera transversal. 

Si tenemos un espacio exclusivamente para trabajar este aspecto, ¡es genial! Sin embargo, si no lo tenemos, no nos puede servir de excusa para no abordar el tema. Es necesario que empecemos a interiorizarlo y sea una dinámica y una rutina diaria. 

La educación emocional es una inversión de futuro real. Un paso a paso en el camino, un conflicto bien resuelto, una emoción bien canalizada, un abrazo en un sitio y un momento indicado, una mirada de complicidad, un todo en general. Porque las emociones son vida y de estos debemos llenar la escuela, ¡de vida! 

De la misma manera que nosotras como adultas a veces no tenemos herramientas para gestionar nuestras propias vidas, o para acompañar a nuestro grupo en alguna cuestión concreta, esto nos implica que cogemos un libro, nos adentramos en las redes sociales o compartimos con alguna compañera cómo lo haría ella. De esta manera podemos ver que las familias estan, mayoritariamente, en la misma situación. Y por ello esta también es una oportunidad preciosa de generar escuela desde la misma escuela. Incluso es el momento de dejar el adultismo y el paternalismo de lado y permitirnos aprender de los y las niñas. Siempre es más enriquecedor un aprendizaje colaborativo que uno individual, ¿no? 

Podemos hacer cambios en nuestras rutinas diarias que sean totalmente significativos. Quizás alguna propuesta os parece del todo natural dentro de vuestro día a día, pero me parece esencial recordar que aquello que nosotras hacemos de manera cuotidiana, con facilidad y naturalidad no siempre es lo que hace la mayoría. 

En las aulas les enseñamos vocabulario emocional, pero nosotros somos el mejor referente para expresar si estamos tristes, cansados, enfadados, nerviososo…

Dediquemos cada día 5 minutos para preguntarles cómo estan, pero un cómo estan de verdad, permitiendo un espacio de conversa, respetando los ritmos y, sobre todo, con el derecho a decidir si quieren intervenir o no. Podemos empezar cada mañana con nosotras mismas: 

  • Hoy estoy cansada porque no he podido dormir. 
  • Hoy estoy contenta porque ayer vi a una amiga que hacia mucho tiempo que no veía y me sentí muy feliz. 

Podemos generar espacios donde todo el mundo pueda expresar su estado de ánimo. Las habilidades sociales se nutren a diferentes ritmos y son muy subjetivas. Podemos crear un panel de conciencia emocional donde cada día los y las alumnas expresen con imágenes su estado de ánimo. Es importante decidir una temporalización fija para valorar con el grupo e individualmente cómo nos hemos sentido durante el tiempo establecido. 

No clasifiquemos las emociones en buenas o malas. Las emociones nos ayuda a ser. Todas, absolutamente todas, nos aporta un aprendizaje. Acompañemonos en el dolor así como en la alegría. 

Priorizemos el bienestar emocional del grupo. Lo podemos hacer resolviendo los conflictos de manera colectiva o exponiendo cada día una situación en la cual ellos y ellas se puedan encontrar y la puedan resolver en grupo.

También podemos crear espacios de reflexión. Espacios donde sean bienvenicods todos los problemas y las angustias. Marquemos linías rojas de manera colectiva.

¿Qué cosas son las que no queremos vivir como grupo ni tampoco de manera individual? ¿Cómo lo podemos evitar? ¿Quién nos acompañará y nos dará apoyo si esto pasa?  Cuando las normas de convivencia estan basadas en lo que sentimos, además de en lo que hacemos y las deciden ellos y ellas, dejan de ser imposiciones. 

Por último, pase lo que pase, no dudemos que este es el camino. Reservemos las dudas para mejorar día a día, para la crítica constructiva, pero nunca para pensar que hemos escogido el camino incorrecto. El camino de la educación emocional solo puede estar lleno de amor, respeto, empatía y comunicación, y esta es la manera valiente que hemos escogido para caminar. 

De la India a París en un armario de IKEA es una película estrenada en 2018, bajo la dirección del canadiense Ken Scott, que narra la historia de Aja, un joven de Bombay, la ciudad más grande de la India. La cinta está inspirada en la novela del escritor francés Romain Puértolas, El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de IKEA, convertida en fenómeno editorial en todo el mundo. La película es ligera y entretenida, pero nos habla de un viaje, de los sueños, de la suerte o del infortunio de nacer en un lugar o en otro, del karma, de la familia y hasta del rol del azar.

El argumento

El protagonista de esta película se llama Ajatashatru Lavash Patel y es interpretado por Dhanush, un verdadero ídolo en Bollywood. Aja es un estafador que vive en un pequeño barrio de la ciudad de Bombay. Allí se dedica a engañar a los turistas. Él, sin embargo, es una especie de Robin Hood: el dinero que consigue es para llevarlo a casa, donde vive con su madre y la vaca Moohini, en situación de extrema pobreza. Pero un día entra en juego el azar. 

Aja viaja a París, la ciudad de los sueños de su madre, para ver la Torre Eiffel. Allí es donde se pone en marcha la verdadera odisea, porque el chico se pierde en un IKEA, conoce a Marie, viaja a bordo de un armario y vive un montón de aventuras fruto de la accidentalidad y las coincidencias, tan naturales como la vida misma. 

La vida es un viaje lleno de casualidades

El autor de esta historia explica que Aja es él, en realidad. No cree en el karma, sino en el azar. Porque de hecho, cuenta que a la gente mala también le pasan cosas buenas. Él dice que la película es una metáfora de su existencia, porque a lo largo de sus 43 años de vida ha llegado a cambiar de casa, de ciudad y de país hasta en 39 ocasiones. La reflexión sobre el azar, los caminos de la existencia, las casualidades, la moral y el eterno debate sobre si el fin justifica los medios se junta con otra problemática tan importante como vigente: la inmigración y las pésimas condiciones de vida de tantas y tantas personas en el mundo. 

¿Por qué os gustará ver De la India a París en un armario de IKEA?

La película es una interesante reflexión sobre las penalidades y miserias humanas, sin perder nunca de vista el optimismo y el humor. La mezcla entre la comedia y el drama es muy sutil y, de hecho, la conclusión a la que llega es agridulce. 

Gustará a todos aquellos que disfrutan habitualmente de la comedia, pero que a la vez buscan en las películas una historia con fondo y un fuerte componente social. De hecho, se trata de una cinta ideal para tratar el tema de la migración, sin perder nunca de vista el horizonte de los sueños y la alegría de vivir. 

La escena destacada

Compartimos con vosotros una de las escenas más divertidas de la película, que no lo olvidemos, además de reflexión vital, tiene muchos ingredientes de Bollywood. Veréis a su protagonista bailando en una pista de baile de la ciudad de Roma. ¡Disfrutadla!

ED_reflexions_per_al_final_daquest_curs copy

El curso ya llega a su fin. Nos parecía larguísimo en septiembre, pero al fin, entre vacaciones, puentes y jornadas de fiesta, los días se han esfumado. Nos llevamos una mochila muy llena de historias, convivencias y experiencias que seguro que no olvidaremos. Hoy os invitamos a reflexionar en este final de curso, sobre cómo os ha ido todo, con vosotros mismos, con los alumnos y con vuestros amigos y compañeros.

¿Qué hemos aprendido? Ahora que se acerca el final de este curso, es el momento de hacer balance de todo aquello que hemos aprendido: cuáles son los nuevos conocimientos que todos juntos hemos adquirido, qué esfuerzos hemos hecho para lograrlos y hasta dónde hemos sido capaces de llegar. ¡Seguro que el tiempo y la dedicación han merecido la pena!

¿Qué ha sido nuestro rol como docentes? Es hora de mirarnos al espejo. ¿Cómo nos hemos sentido dentro de nuestro rol como docentes? Sea cual sea nuestra experiencia, tanto si acabamos de empezar en este mundo de la docencia como si ya hace años que trabajamos, es importante saber hacer autocrítica, reconocer nuestros aciertos, pero también nuestros errores y hacernos nosotros mismos propósitos para mejorar. ¿El año que viene más y mejor? Seguro!

¿Qué sensaciones hemos recogido de nuestros alumnos? ¿Los hemos escuchado? Después de intentar cumplir nuestros objetivos cada trimestre, llegar a las programaciones previstas y lograr las previsiones marcadas, habrá que pensar si hemos dedicado tiempos de calidad a nuestros alumnos. ¿Los hemos escuchado bastante? ¿Qué han sentido? ¿Se han emocionado? ¿Han tenido la oportunidad y el tiempo necesario para expresarse?

¿Se han cumplido nuestros objetivos? Todos tenemos unas programaciones anchísimas y unos retos complejos por delante, pero… ¿hemos cumplido de verdad con nuestros objetivos? Hablamos de aquellos propósitos que solemos hacernos a principio de curso y con los cuales queremos mejorar nuestra experiencia y la de nuestros alumnos ahora y para el futuro. Piensa un rato. ¡Quizás este sea un buen momento para empezar a plantearte los objetivos del año que viene!

¿Hemos sabido trabajar en equipo? En nuestro trabajo como docentes el trabajo en equipo y colaborativo es imprescindible si queremos llegar a nuestros objetivos, lograr metas y completar proyectos de calidad. Y este curso, ¿hemos sido buenos compañeros? ¿Hemos sido rigurosos y puntuales? Si crees que has cojeado en este aspecto, quizás sea un buen momento para replanteárselo. ¡Puedes estar seguro que juntos lo haréis mejor!

En resumen, ¿nos sentimos contentos y satisfechos? Seguro que en este curso no todo ha sido un camino de rosas. Siempre, cada año, hay momentos más buenos y otros que lo son menos, pero todos… sobre todo aquellos que no han sido tan positivos, nos habrán servido para aprender. Responde a tus preguntas, prepárate para hacer balance y empieza a trabajar por un nuevo curso fantástico. Cárgate de energía este verano y no te dejes la lista de buenos propósitos para el final. ¡Felices vacaciones!

educacion-docente-reflexiones-para-el-final-de-este-curso