Visual y Plástica

Se acerca la Navidad y queremos proponeros una manualidad para decorar el aula, la escuela o nuestra casa con muchos colores.

Materiales:

  • Tiras de cartulina gris (3,5 cm x 10 cm)
  • Tiras de papeles de colores: naranja, azul, rojo, verde y amarillo (2,5 cm x 21 cm)
  • Cuerda
  • Perforadora
  • Cola o grapadora pequeña

Pasos a seguir:

1.Prepara las tiras. Las cartulinas grises son de una medida de 3,5 cm x 10 cm. Las tiras de papel de colores son de una medida de 2,5 cm x 21 cm. Después, córtalas.

2. En las cartulinas grises, marca cada cartulina en 1,2 cm y haz los pliegues.

3. Haz agujeros en la mitad superior de cada tercera sección.

4. Superpón los extremos para formar un hexágono (6 lados) o heptágono (7 lados) y pega o grapa los extremos juntos.

5. Para hacer las bombillas de colores, dobla la tira de papel por la mitad, marcando un poco el pliegue del centro.

7. Aprieta los dos extremos y haz un poco de fuerza con el papel hacia la palma de la mano. Vuelve a subirlo y tendría que parecerse a una bombilla navideña.

8. Con la perforadora haz un agujero a través de los extremos de la tira de color juntos, cerca de la parte superior, manteniendo el agujero centrado.

9. Para juntar las luces, mueve el papel de color a la base de la cartulina gris y pon los agujeros en línea para poner la cuerda a través de los agujeros de la base gris y de la tira de color.

10. Vuelve a hacer estos pasos con todas las bombillas navideñas de papel hasta que hayas hecho una guirnalda completa.

¡Este es el resultado!

Fuente: https://www.nobiggie.net/paper-christmas-lights-garland/

Siempre es un buen momento para leer, por eso os queremos proponer hacer un punto de libro muy bonito.

Material:

  • Cartulina
  • Lápiz
  • Goma
  • Regla
  • Cola
  • Rotulador o colores

Pasos a seguir

  1. Dibuja tres cuadrados de 7 x 7 cm. Tienen que quedar de esta manera.

2. Dibuja dos diagonales en los cuadrados y borra las líneas exteriores.

3. Recorta.

4. Dobla por las líneas marcadas.

5. Pon cola a uno de los triángulos y pon el otro triángulo encima de la cola.

6. Tiene que quedar este agujero para poner la hoja del libro.

7. Decorar el punto de libro a nuestro gusto. Nosotros hemos hecho un oso panda.

Y vosotros, ¿qué punto de libro haréis?

Fuente: Maynterest

Pintura, papel, lápiz, cola, tijeras… Son solo algunas de la gran cantidad de herramientas y materiales que habitualmente tenemos en el aula de Educación Visual y Plástica. No obstante, la expansión de las nuevas tecnologías nos ha llevado a ampliar estas herramientas y a incorporar el ordenador, el ratón y las pantallas.

Fruto de esta evolución, alumnos y docentes pueden beneficiarse de nuevas oportunidades, ampliar la cantidad de recursos y explorar nuevas técnicas. Hoy te ofrecemos algunas herramientas innovadoras para las aulas de Educación Visual y Plástica. Ideas, enlaces y recursos interesantes para nuestros alumnos. ¿Te animas a descubrirlas? A continuación, una pequeña aproximación. 

La visualización de la producción artística 

Cualquier soporte tecnológico puede ser válido para la visualización de producciones artísticas. Estos recursos ya estaban disponibles antes, pero en tiempos de confinamiento, nos hemos encontrado con un montón de propuestas culturales en línea. Porque sí, las pantallas son un recurso fantástico para descubrir, investigar y contemplar numerosas obras de arte. 

Muchos museos ofrecen a sus visitantes la posibilidad de ver todo tipo de producciones artísticas a distancia y de hacerlo  través de imágenes de altísima calidad. Así, tenemos a nuestro alcance pintura, escultura, fotografía y cine, artes en las que no podríamos profundizar ni estando frente a las obras, físicamente en el museo. En nuestro país podemos visitar el Museo el Museo del Prado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, el Museu Nacional d’Art de Catalunya, el Museo Guggenheim Bilbao, etcétera.

En el ámbito internacional, también podemos hacer viajes a París, Amsterdam, Londres o Nueva York para contemplar, desde el aula, las más grandes obras de arte que ha dado la humanidad. Otra herramienta interesante es Google Arts & Culture, un espacio maravilloso en digital que recorre el arte y la cultura de todos los países del mundo y que nos ofrece un montón de actividades para crear, experimentar y descubrir infinidad de obras. Existe, además, la posibilidad de descargar obras cedidas por diferentes museos del mundo en una calidad altísima y propuestas para hacer en el aula o en casa. 

Nuevas herramientas, nuevas capacidades

La tecnología pone a nuestra disposición un montón de herramientas para completar las tradicionales en el proceso de creación artística. No hace falta decir que programas como Photoshop, Kira o Corel son de gran ayuda y apoyo para los procesos creativos en formato digital. Incluso para hacer animación. También lo son, evidentemente, todos los periféricos como tabletas o lápices, que pueden resultar imprescindibles para los profesionales. No en vano, son útiles para ganar rapidez, agilidad y calidad en sus creaciones. 

Contar con algunos de estos recursos en el aula puede contribuir a la adquisición de nuevas competencias por parte de los alumnos, que después pueden aprovechar en otras áreas. 

Recursos disponibles online 

La confluencia entre la Educación Visual y Plástica y las nuevas tecnologías es una realidad de la que docentes y alumnos son lo suficientemente conscientes. Tanto es así, que en las redes podemos encontrar un buen número de recursos para aprovechar. Aquí tenéis unos cuantos: 

Educacionplastica.net. Un espacio donde alumnos y docentes pueden compartir experiencia y conocimientos en el área de Educación Visual y Plástica. 

Plas-TIC. Un proyecto del Instituto de Tecnologías Educativas del Ministerio de Educación para la estimulación de la expresión plástica. Para alumnos de Secundaria y Bachillerato. 

Espiral Cromàtica. Es una de las herramientas más interesantes que hemos encontrado: una biblioteca desde donde explorar contenidos relacionados con la Educación Visual y Plástica. Así, encontramos propuestas que van desde la Animación, el Cine y la TV, el Color y la Observación hasta la Fotografía, el Dibujo Técnico, el Dibujo Artístico, la Pintura o los Museos. También incluye recursos vinculados a las técnicas artísticas, portales educativos, conservación y restauración, entre muchos otros. 

Proyecto Primartis. Otro proyecto educativo que nos ha gustado mucho es este, dirigido a alumnos, docentes y familias en general. Está organizado a través de unidades didácticas, según el nivel educativo. 

Tiempo para crear, imaginar y reflexionar 

Como habéis visto, la cantidad de recursos que tenemos a nuestro alcance es inmensa. No obstante, conviene poner de nuestra parte para que esta cantidad de información sea gestionada de una manera tranquila y razonada por parte de alumnos y docentes.

Tenemos en nuestras manos el encontrar herramientas, ponerlas a disposición de nuestros alumnos para que, además de consumir información, aprendan a reflexionar, imaginar y dar luz a los procesos creativos. Aprovechemos estas herramientas innovadoras para nutrirnos, trabajar la capacidad crítica y estética de los niños y continuar fomentando su curiosidad, motor de todos los procesos creativos. 

La Educación Visual y Plástica no debería ser una materia aislada en nuestras aulas. Cuando hablamos de Educación Visual y Plástica hablamos de arte. Y si ponemos el arte en el centro de todo, nos encontramos sobre la mesa con numerosas conexiones con otras áreas de conocimiento. 

Trabajar mirando hacia distintos horizontes en los contenidos de la Educación Visual y Plástica es un oportunidad para ofrecer a los alumnos una visión transversal de distintas materias y conceptos. Así, los docentes debemos saber que no solo educamos en el arte, sino que acompañamos a los niños y niñas en muchos otros aprendizajes, como la música, el cómic, la historia, las matemáticas, la lengua…

Y no solo eso. Un aprendizaje transversal a través de la Educación Visual y Plástica también implica la expresión oral, el intercambio de emociones y su representación a través de las creaciones. Hoy queremos hablarte de las diferentes conexiones posibles entre la Educación Visual y Plástica con otras áreas de conocimiento. ¡Vamos allá! 

El cómic: lengua y expresión

El noveno arte, el cómic, siempre ha estado accesible. ¿Cuántos niños han disfrutado, desde hace décadas, de los populares tebeos? Hoy el mundo del cómic se nutre, además, de un amplio abanico de propuestas, ricas y variadas, que pueden convertirse en un recurso magnífico para los docentes. En el Área de Educación Visual y Plástica, pero también en materias como Lengua, Literatura o bien Historia. Propuestas como las de la colección Mamut de Bang Ediciones nos pueden resultar útiles para acercar el cómic a los más pequeños (a partir de 3 años) en sus primeras lecturas, a través de un lenguaje tan placentero y visual como es este. Aquí encontramos grandes propuestas de éxito, como la serie Superpatata de Artur Laperla, Marcopola de Jacobo o Astro-Ratón y bombillita de Fermín Solís. 

Títulos tan fundamentales como los de Astérix y Obélix de Goscinny y Uderzo o la ingeniosa y divertida colección de Ana y Froga d’Anouk Ricard pueden resultarnos de gran ayuda para presentar el formato. Ya en secundaria, hay obras que pueden ayudarnos - y mucho -  introducir una gran variedad de temas: Arrugas de Paco Roca (la vejez, el Alzheimer), Adolf d’Osamu Tezuka (la Segunda Guerra Mundial), Mary Shelley: la muerte del monstruo de Julio César Iglesias y Raquel Lagartos (una biografía para explorar el universo de la creadora de Frankenstein) o bien Antonio Machado. Los días azules de Josep Salvia y Cecília Hill (un recorrido por los últimos años de vida del poeta Antonio Machado). 

Al proceso de lectura hay que añadir otra fase, que probablemente fascinará a los niños y a los jóvenes. Es el de creación. Un taller de cómic es una propuesta perfecta para trabajar en diferentes direcciones de la expresión visual y plástica, el lenguaje y la narrativa.

Matemáticas: observación, análisis y vivencia

En su visión sobre docencia y aprendizaje, Smole (2000) recuerda a los docentes que el aprendizaje matemático, ya desde la educación infantil, no puede realizarse a través de actividades ocasionales y fortuitas. Desde las primeras edades, hay que ofrecer a los niños situaciones culturales y de interacción con el resto. 

Tenemos en nuestras manos la capacidad de crear situaciones didácticas en las que puedan fusionarse los contenidos del aprendizaje matemático y del área de Educación Visual y Plástica. Una de muy interesante puede ser la de la observación, el análisis y la interpretación de obras de arte (pintura, escultura y arquitectura), centrada en la descripción objetiva de los elementos del alfabeto visual que se pueden reconocer en la obra: líneas, puntos, manchas, figuras, volúmenes, superficies, texturas, colores...

La siguiente fase, que es la de la interpretación, debe ofrecer  los alumnos la evocación creativa, centrada en la obra contemplada. ¿Qué crees que es? ¿Qué te recuerda? ¿Qué título le pondrías? Las dos fases ofrecen al niño la capacidad de ser analíticos y, a la vez, de poner en funcionamiento la extraordinaria maquinaria creativa. 

Música: colores, sonidos y emociones

Como máximo, dedicamos a la materia de música un hora a la semana. Al igual que la Educación Visual y Plástica, esta suele ser otra de las materias relegadas a la anécdota o el pasatiempo. A pesar de eso, desde el punto de vista científico, hay estudios que demuestran cómo es de importante la música, las artes visuales y el movimiento en el desarrollo del cerebro y de la función cognitiva. De hecho, no hay cultura, ni pasada ni presente, que no haya desarrollado de algún modo las artes.

La música nos produce bienestar, porque es capaz de estimular nuestro sistema de recompensas cerebrales. La música nos hace liberar dopamina y esto nos hace sentir bien. Y si pudiéramos practicarla, todavía más. 

Pero, ¿qué relación existe entre la música y el arte? Wagner o Chopin relacionaban la música con el color y la pintura. Kandinsky supo dar matices psicológicos al color y el compositor y pianista Scriabin asoció colores a doce tonalidades de la música. 

Las teorías asociativas entre música y color son complejas y profundas. Por este motivo, os recomendamos la lectura del trabajo de Rocío Barrio Paz donde, además, se nos ofrecen distintas propuestas de intervención con los alumnos en el aula.

Una de las más interesantes consiste en realizar una audición en el aula de dos fragmentos musicales del Concierto para flauta nº1 y del Requiem de Mozart, sin haber explicado antes a los alumnos las teorías sobre el color. La experiencia es un ejemplo de cómo dejar confluir dos materias, ofrecer a los niños espacio para la expresión de las emociones y la creación y obtener resultados sobre una actividad, interesantísimos en el ámbito pedagógico y en nuestra propia área de intervención. 

El desprestigio que ha experimentado a lo largo de toda su historia una asignatura como la Educación Visual y Plástica no es nuevo. Este triste descubrimiento ya lo han hecho hace años todos los que se dedican a impartir la materia y a ofrecer a sus alumnos contenidos y experiencias vinculadas al área. Que no es otra que el área de la vida, de la expresión y de la comunicación de emociones vitales. 

Una herramienta maravillosa, minimizada y degradada demasiadas veces, hasta el punto de convertirla en la hora de hacer manualidades. En un pasatiempo banal. O, en el peor de los casos, en una pérdida de tiempo. De este modo, a los docentes que se dedican a transmitir sus conocimientos en este ámbito, les toca hacer un esfuerzo doble, que va más allá de pensar y programar actividades ajustadas a los contenidos que quieren transmitir. También hay que trabajar en la conquista de los alumnos desmotivados, a los que no interesa el área, y hasta librar una lucha en el propio espacio docente para reivindicar para la Educación Visual y Plástica la posición que merece. 

Nuestra sociedad ha cambiado mucho. Y en estos momentos es necesario prestigiar la Educación Visual y Plástica desde la primera infancia y ofrece a todos los alumnos la oportunidad de disfrutar, descubrir, explorar y crecer a través de la alfabetización visual. Hacerlo a través de una nueva mirada educativa y mediante propuestas artísticas atractivas e innovadoras. 

Las emociones, vehículo para la expresión

El arte es fundamental para la expresión de las emociones. Funciona como un excelente vehículo de transmisión, que nos ofrece la oportunidad de iniciar grandes conversaciones. Aquellos que crearon obras de arte lo hicieron, en su momento, con un deseo de expresión y comunicación que perdura a lo largo del tiempo. Emular esta experiencia  través de la creación propia puede ser un mecanismo excelente para la expresión de las emociones y, en el caso de los alumnos con dificultades, convertirse en un buena oportunidad, terapéutica, placentera y poderosa, en el sentido de evocar espacios de calma, meditación y creatividad.

Contra las pantallas y las urgencias actuales es necesario regresar a los orígenes. Y en esto es muy importante contar con el apoyo de las familias. Este espacio bien hallado en el aula puede servir y debería tener continuidad en casa y en familia. Y si bien hay realidades muy diversas, es interesante que desde nuestro papel como docentes, seamos capaces de ofrecerles herramientas y recursos para amplificar y acomodar el trabajo realizado en el aula.

Esto nos vendrá genial, además, para contribuir a la tarea de prestigiar el área de Educación Visual y Plástica, también entre las familias. 

Detrás de una gran obra hay un gran autor 

Conectar con aquello que nos conmueve y nos interesa del arte - a través de la literatura, la música, la pintura, la escultura, el cómic, el cine… - es una de las experiencias más placenteras para el ser humano. El arte puede ser, entre muchas otras cosas, una especie de refugio y hay que potenciarlo, también desde la Educación Visual y Plástica. 

Todos los artistas tienen historias sobrecogedoras, oscuras, resilientes, emocionantes… Y todos tenemos sus vidas a nuestro alcance. En este sentido, el docente puede usarlas como apoyo para la introducción del autor o la autora en el aula. 

Por ejemplo, tenéis a vuestro alcance el bestseller en forma de biografía ilustrada de Maria Hesse sobre Frida Kahlo. Se trata de un paseo encantador, repleto de recursos visuales para introducir la vida y la obra de la artista mexicana. 

Loving Vincent es un largometraje que recorre la apasionante vida de Vincent Van Gogh en 65.000 fotogramas animados pintados a mano por artistas de todo el mundo.

Además, hoy disponemos de distintas colecciones literarias que exploran la biografía de las grandes olvidadas (en femenino), tanto en el ámbito de la literatura, como en el arte, las ciencias o la cooperación, entre otros. A partir de aquí, podemos ofrecer a los alumnos acceder a más obras a través de vídeos, presentaciones… y lógicamente, darles a ellos la posibilidad de investigar, indagando en esas anécdotas y características que les resulten más interesantes y a partir de ahí, poner en marcha las actividades que les inspire la obra del autor. 

Y no solo desde la vertiente de los autores. A través de la conversación, podemos descubrir intereses inspiradores para crear a partir de estos. ¿Apasionados de los dinosaurios? ¿De los simios? ¿De los piratas? Los campos de investigación son infinitos. 

Un punto de partida: espacio para crear

La hoja en blanco es una puerta abierta al miedo, tanto para adultos como para niños. La Educación Visual y Plástica debe ser un huerto abonado con inspiración, respeto y herramientas que permitan a los alumnos trabajar en confianza y no con falsas creencias autoimpuestas: “yo no lo sabré hacer” o, aún peor: “no he nacido con este don”. La expresión debería ser un derecho y un oportunidad para todas las personas. 

Por todo esto, debemos ofrecer a los alumnos materiales para la observación, que funcionen como punto de partida y que, conjugados con la conversación y las emociones compartidas, sirvan para dar paso al proceso de creación. Un proceso al que todos deberíamos estar invitados. 

Como docentes tendremos que poner en marcha actividades que nos inspire la obra del autor, experimentar con sus técnicas (o similares), las gamas cromáticas más utilizadas y hasta la figuración, siendo conscientes de que los alumnos trabajarán a diferentes velocidades, con objetivos y recorridos bien distintos, pero todos perfectamente válidos y preciosos al mismo tiempo. 

1 Comment

En el año 2009, María Acaso, profesora e investigadora especializada en el área de Educación Artística (Universidad Complutense de Madrid y Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia) publicó un libro, no exento de polémica, que se definía perfectamente a través de su título: La educación artística no son manualidades: Nuevas prácticas en la enseñanza de las artes y la cultura visual. Los Libros de la Catarata, Madrid, 2014

Y si bien el libro recibió muchas críticas, con las cuales la autora no está del todo en desacuerdo, este ha servido para asentar muy bien las bases que ha de tener, según el criterio de una profesional como Acaso, la educación artística en las aulas. 

Las manualidades son cosas que hacemos con las manos, sí. Pero con las manos lo hacemos casi todo: fregar los platos, poner agua con una jarra, doblar toallas de baño. La magia de todo, sin embargo, reside en cómo hacemos estas cosas y por qué las hacemos. Y según Acaso, los productos artísticos deben trabajarse sobre tres grandes premisas: el proceso, la creatividad y el conocimiento. No podemos construir, pues, la experiencia de la educación visual y plástica sobre un taller de hacer muñecos con tubos de rollos de papel higiénico. 

En la nueva educación visual y plástica, niños y docentes tienen un papel protagonista en el proceso creativo. Pero, ¿por qué? ¿Por qué razones hay que dar la relevancia que tiene esta área de conocimiento en las aulas? ¿Cuáles son las bondades de invertir tiempo y recursos a los procesos de creación?

1. Contribuye, como un juego, al desarrollo intelectual de los niños

La expresión plástica es un proceso de simbolización que impulsa el desarrollo intelectual de los niños. La teoría de Piaget, basada en la tesis evolucionista de James Mack Baldwin, a la que hace referencia en este artículo Acaso, explica que el desarrollo de la expresión plástica constituye un proceso de simbolización imprescindible para el desarrollo intelectual de los niños. Piaget defiende que los niños no son adultos menos informados, sino que, bien al contrario, son seres humanos en pleno proceso de desarrollo de su inteligencia. El juego es el proceso de simbolización más importante y la expresión plástica, un juego más. 

2. Ofrece un espacio único (e indispensable) de expresión emocional

Investigadores como Read o Richardson consideran que los niños y las niñas practican el arte porque tienen una necesidad innata de expresar sus emociones. Si bien estas teorías estan influenciadas por el psicoanálisis, la expresión artística es imprescindible para la salud mental de los niños. Así, el arte infantil no es una finalidad, sino un medio. A través de la expresión artística, los niños y niñas liberan sus ansiedades, sus miedos y sus problemas… 

3. Crea conciencia de tiempo, espera y valor

Las obras de arte requieren tiempo. ¿Alguien conoce un buena película que se haya hecho en unas horas? ¿Quién ha leído alguna vez un buen libro de poemas escrito en menos de una semana? Los buenos procesos creativos requieren tiempo y, por tanto, generan conciencia de espera y nutren de valor cualquier obra. Sí, también la de los niños, que, reiteramos, no son adultos menos informados, sino seres humanos desarrollando su inteligencia, con los cinco sentidos desplegados. 

4. Abre horizontes y ensancha puntos de vista

¿Qué hay más allá de una obra de arte? Precisamente es la consideración de los niños como seres capaces, preparados para el descubrimiento de la vida, que es necesario nutrir el aula de nuevos horizontes artísticos y culturales. A través de la educación visual y plástica tenemos la oportunidad de compartir juntos un camino lleno de descubrimientos y referencias. El arte asociativo, el poder de las imágenes y la facultad de crear a través de nuevos modelos es una experiencia única y vital para contribuir al crecimiento de los niños en el aula. Hay que tener en cuenta, además, que la educación artística tiene en su paraguas otras expresiones: la plástica, la musical, la corporal, la verbal… profundamente ancladas en los sentimientos.

5. Nos conduce a una razón intelectual

Todas las obras de arte, entendidas como tales, se construyen sobre una razón intelectual que nos conduce necesariamente a la reflexión. Así, por ejemplo, Germinal (Emile Zóla) es una novela naturalista que pone sobre la mesa la lucha de los trabajadores contra el capital; el Guernica (Picasso) evoca la barbarie de la guerra. Hasta la Fuente (Duchamp), un urinario, revela el profundo deseo de desacralización del artista.

Resumiendo, estas no son las únicas razones por las que pensamos que hace falta trabajar la educación visual y plástica en el aula. Reivindicamos, además, la educación artística, consciente y profunda, que contribuya a la expresión de los niños y reconozca su capacidad y necesidad de expresarse y expresar.

Se acerca el día del padre y el mejor regalo que le podemos ofrecer es pasar tiempo con él. Por eso, la manualidad de este mes es un tres en raya hecho por nosotros con la finalidad de jugar horas y pasarlo súper bien. Mientras jugamos podemos aprovechar para hablar de muchos temas i conocernos mejor.

Jugar al tres en raya hace trabajar muchos aspectos, de los cuales destacamos:

  1. Coordinación ojo-mano: los ojos analizan las fichas y el juego en general. A la vez, nuestras manos ejecutan de forma coordinada según la información obtenida.
  2. Concentración: para utilizar una buena estrategia es necesario estar atento.
  3. Estrategia, razonamiento y resolución de problemas: si queremos ganar tenemos que pensar una buena estrategia y los movimientos del oponente hacen que constantemente resolvamos problemas.
  4. Habilidades emocionales: como la paciencia cuando esperamos, el hecho de perder o ganar, el disfrute del juego y, sobre todo, el vínculo que se establece con el otro jugador.
  5. Conceptos matemáticos: se trabaja el concepto de cantidad (hasta el número 3) y la orientación espacial.
  6. Creatividad: puedes crear tu propio tres en raya y disfrutar de la creación y del proceso.

Para hacer nuestro tres en raya nos hemos inspirado en la primavera y hemos transformado las piedras en mariquitas y abejas.

Material necesario

  1. Piedras lisas
  2. Pinturas
  3. Pinceles
  4. Cartón o cartulina cuadrada para hacer el tablero
  5. Regla
  6. Lápiz i rotulador

Pasos a seguir

  1. Nosotros primero hemos hecho el tablero, pero se puede hacer más adelante. Medimos el cartón cuadrado y lo dividimos en tres partes dibujando dos líneas horizontales y dos líneas verticales. Después lo repasamos con un rotulador. Pero se puede decorar a vuestro gusto.

2. Despues pintamos las piedas. Primero pintamos tres piedras de color rojo, para hacer las mariquitas 🐞, y tres de color amarillo, para las abejas 🐝. Y las dejamos secar.

3. Una vez estén secas, pintamos de color color las cabezas, las pintitas en las mariquitas y las rayas en las abejas. Y volvemos a dejarlas secar.

4. Pintamos de color blanco dos redondas en cada piedra para hacer los ojos y cuando esté seco, pintamos el punto negro para que quede bonito.

5. Una vez esté todo seco, ¡ya podemos jugar y disfrutar de un fantástico rato con papá!

Nuestra recomendación mensual es la película Frozen II, en la que se narra la continuación de la historia de Elsa, una reina con poderes mágicos. 


Es la secuela muy esperada, los niños han tenido que esperar seis años para verla pero por fin está aquí. Seguro que a ellos les gusta y a los no tan niños también. 

Ahora Elsa ya se ha adaptado a sus poderes y reina con tranquilidad en Arendelle. Sin embargo deberá a acudir a un bosque encantado para descubrir la maldición que hay sobre Arendelle, su pasado y por qué tiene poderes. 

En esta emocionante aventura no estará sola, como ya hicieron en la primera toma, Olaf, Sven, su hermana Anna y Kristoff la acompañar para que no se tenga que enfrentar sola a este nuevo reto. 

Frozen II habla sobre el empoderamiento femenino y muestra cómo alguien lleva a cabo el proceso de asumir sus responsabilidades. 

Sin lugar a dudas, es una película que nuestros alumnos deberían ver para tener un punto de vista diferente sobre las típicas historias de Disney sobre príncipes y princesas. Los valores que les transmitirá son más reales, no idealizan tanto al protagonista. Eso hará que se puedan llegar a sentir identificados con la protagonista al mismo tiempo que aprenden que deben ser responsables. 

También aprenderán, tal y como hace Elsa, a encontrar su lugar en el mundo, a luchar por él y por quienes son. Además del vínculo familiar, el amor puro e inocente y que deben cuidar a los seres queridos. 

Todo esto lo verán mientras disfrutan de esta película musical, con canciones nuevas e igual de buenas que las anteriores. 

Por todo esto pensamos que sería una buena opción para ver en clase, ¿Qué os parece? ¿Ya la habéis visto? Dejad vuestra opinión en los comentarios. 

Este mes os queremos recomendar la película Robot “7723”, una película que habla sobre la amistad y la lucha contra el mal. 

La película narra la historia de una adolescente, Mai Su, que no tiene amigos, su madre no le presta atención y su padre las abandonó años atrás, por todo esto se siente sola. Esta chica vive en una ciudad donde los robots inteligentes forman parte de la sociedad.

Un día se encuentra por casualidad con un robot secreto. Desde ese día, se convertirán en amigos inseparables. 

Al poco tiempo se dan cuenta que existe una amenaza para los humanos y unen sus fuerzas para acabar con ella. 

A través de sus aventuras, los niños aprenderán la importancia de la amistad y a diferenciar el bien del mal. 

Todo esto lo encontramos dentro de grandes escenas de acción y una banda sonora que mantendrá a vuestros alumnos inmersos en la película de inicio a fin. 

Seguro que a vuestros alumnos les gusta mucho. Además, es una buena forma de despertar su interés por la robótica. Después podéis hacer un taller o dedicar unas clases para profundizar más en esta materia. 

¿Conocíais esta película?

1 Comment

¿Queréis hacer un regalo bonito? ¿O decorar el aula con una manualidad muy de otoño? Aquí tenéis el paso a paso para hacer un bon de arcilla en forma de hoja.

Materiales:

  • Arcilla
  • Rodillo
  • Bol
  • Hoja bonita con los detalles marcados
  • Trozo de plástico
  • Cuchillo
  • Pintura de colores de otoño

Pasos:

1.Chafar la arcilla con el rodillo. No tiene que ser ni muy fino ni muy grueso y debe tener la medida de la hoja.

2. Marcar los detalles de la hoja en la arcilla con el rodillo.

3. Retirar con el cuchillo las partes de la arcilla que no son hoja.

4. Separar el barro de la mesa con cuidado de no romperlo.

5. Poner la hoja de arcilla en el bol con un trozo de plástico para que no se enganche.

6. Dejarlo secar, como mínimo, dos días.

7. Pintarlo a nuestro gusto.

Y ¡este es el resultado!

Fuente: Red Ted Art