Experimentos

EducacionDocente-Experimentos

La primavera es una estallido de colores y de fenómenos naturales magníficos. La mayoría se pueden explicar a través de la ciencia, así pues, lo que hoy os queremos proponer son cinco experimentos científicos para hacer en primavera.

  1. Flores de colores. Para hacer este experimento necesitaréis flores con pétalos blancos: pueden ser margaritas, rosas o claveles, el caso es que sean blancos. También necesitaréis vasos y colorante alimentario para añadirlo en el agua. Poned las flores dentro y observad como muy pronto se tiñen con el color que hayáis utilizado. Aprovechad la experiencia para explicar las partes de la flor y la utilidad del agua que atraviesa el tallo y se ramifica por los conductos de las hojas.

  1. Las plantas necesitan agua. ¿Necesitan agua las plantas? ¿Es posible que crezcan con otros nutrientes? ¿Por qué no lo comprobamos? Una buena manera de explicar porque las plantas necesitan agua y porque no crecen en determinados hábitats es la de plantar las semillas de cinco plantas y regarlas durante días alternos con diferentes líquidos: agua, bebidas isotónicas, leche, refresco de cola... Confeccionad una tabla y haced todas las anotaciones que correspondan sobre el crecimiento de las plantas.

  1. Las plantas necesitan luz. Otro recurso imprescindible para cualquier planta es la luz. Un experimento muy gráfico y fácil de hacer es el de tapar la hoja de la planta con cartulina negra, de manera que no pueda entrar nada de luz. Siete días después, podéis quitar el papel con cuidado y observad. ¿Qué ha pasado con la hoja? También podéis probar una planta que necesite bastante luz al lado de la ventana durante tres días y después girarla. Haced que los alumnos observen y describan qué pasa con la planta y hablad del fenómeno de la auxina.

  1. Extracción de clorofila. Otro experimento que podéis llevar a cabo fácilmente es el de la extracción de clorofila. Chafad unas cuantas hojas verdes y colocadlas en un bote de vidrio. Añadidle alcohol y dejadlo descansar. Después, quitad las hojas y colad el líquido: secadlas y mirad de qué color han quedado. Cuando acabéis, podéis utilizar la clorofila para teñir papel o ropa.

  1. Un pequeño huerto. Y por último os queremos proponer un experimento que gusta tanto a grandes como a pequeños. Se trata de crear un pequeño huerto, observar el crecimiento de las plantas y hacer las anotaciones que creáis convenientes. Primero podéis utilizar un recipiente y cartones de papel higiénico con tierra dentro. Plantad y regad con frecuencia. Cuando empiecen a salir las plantas, podéis probar de trasplantarlas a la tierra para crear vuestro pequeño huerto. Si todo sale bien, quizás muy pronto os podáis llevar a casa lechugas, tomates o perejil. ¿Quién se anima?

 

Y tú, ¿cómo vives la primavera? ¿Qué experimentos has hecho?

Si estamos trabajando los colores en el aula, podemos realizar un sencillo, divertido y visual experimento con nuestros alumnos.

Necesitamos el siguiente material:

  • Botes de cristal
  • Agua
  • Colorante o pintura (rojo, azul y amarillo)
  • Papel de cocina

Primero, en dos botes de cristal ponemos agua y dos gotas de pintura diferente en cada bote.

Hacemos dos tiras de papel de cocina y colocamos los extremos en cada uno de los botes con agua y pintura.

Ponemos un tercer bote en medio de los dos botes de color y añadimos los dos extremos de papel de cocina (podéis ver un ejemplo en la siguiente imagen).

Esperamos y podremos observar como, poco a poco, ¡va pasando el agua de los botes llenos al vacío y se van mezclando los colores!

Podemos repetir el experimento con otros colores primarios para así  conseguir más colores secundarios.

¡Es un experimento muy visual y con el que dejaréis asombrados a vuestros alumnos!

Fuente: http://www.coffeecupsandcrayons.com/

 

 

Éste experimento nos ayuda a entender qué pasa y cuáles son los efectos del aire frío y el aire caliente en un globo.

Es una actividad muy visual y con la que los niños y niñas se divierten.

Antes de empezar la actividad y durante la realización de ésta, los alumnos pueden hacer predicciones e hipótesis sobre lo qué va a pasar con el globo, hacer preguntas o debatir sobre ello.

Qué necesitamos?

  • Dos recipientes: uno se llena con agua caliente (sin hervir) y el otro con cubitos de hielo.
  • Una botella de litro y medio o de dos litros.
  • Un globo.

Una vez tengamos el material preparado, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Infla el globo para que sea más flexible.
  2. Pon el globo en la boca de la botella vacía.
  3. Pon la botella en el centro del recipiente de agua caliente. Espera unos minutos y verás como el globo se infla.
  4. Saca la botella del recipiente de agua caliente y ponlo dentro del recipiente de agua fría. Espera unos minutos y verás como el globo se desinfla.
  5. Repite los pasos 3 o 4 veces más.

Éste experimento es un gran momento para hacer conexiones entre lo que los niños y niñas viven cada día, con lo que se enseña en la escuela.

La siguiente imagen nos demuestra cómo aprender es divertido y emocionante.

 

Vamos...trabaja éste experimento con tus alumnos y cuéntanos qué os ha parecido.

 

Fuente: http://www.learning4kids.net/