Formación

El curso ya llega a su fin. Nos parecía larguísimo en septiembre, pero al fin, entre vacaciones, puentes y jornadas de fiesta, los días se han esfumado. Nos llevamos una mochila muy llena de historias, convivencias y experiencias que seguro que no olvidaremos. Hoy os invitamos a reflexionar en este final de curso, sobre cómo os ha ido todo, con vosotros mismos, con los alumnos y con vuestros amigos y compañeros.

¿Qué hemos aprendido? Ahora que se acerca el final de este curso, es el momento de hacer balance de todo aquello que hemos aprendido: cuáles son los nuevos conocimientos que todos juntos hemos adquirido, qué esfuerzos hemos hecho para lograrlos y hasta dónde hemos sido capaces de llegar. ¡Seguro que el tiempo y la dedicación han merecido la pena!

¿Qué ha sido nuestro rol como docentes? Es hora de mirarnos al espejo. ¿Cómo nos hemos sentido dentro de nuestro rol como docentes? Sea cual sea nuestra experiencia, tanto si acabamos de empezar en este mundo de la docencia como si ya hace años que trabajamos, es importante saber hacer autocrítica, reconocer nuestros aciertos, pero también nuestros errores y hacernos nosotros mismos propósitos para mejorar. ¿El año que viene más y mejor? Seguro!

¿Qué sensaciones hemos recogido de nuestros alumnos? ¿Los hemos escuchado? Después de intentar cumplir nuestros objetivos cada trimestre, llegar a las programaciones previstas y lograr las previsiones marcadas, habrá que pensar si hemos dedicado tiempos de calidad a nuestros alumnos. ¿Los hemos escuchado bastante? ¿Qué han sentido? ¿Se han emocionado? ¿Han tenido la oportunidad y el tiempo necesario para expresarse?

¿Se han cumplido nuestros objetivos? Todos tenemos unas programaciones anchísimas y unos retos complejos por delante, pero… ¿hemos cumplido de verdad con nuestros objetivos? Hablamos de aquellos propósitos que solemos hacernos a principio de curso y con los cuales queremos mejorar nuestra experiencia y la de nuestros alumnos ahora y para el futuro. Piensa un rato. ¡Quizás este sea un buen momento para empezar a plantearte los objetivos del año que viene!

¿Hemos sabido trabajar en equipo? En nuestro trabajo como docentes el trabajo en equipo y colaborativo es imprescindible si queremos llegar a nuestros objetivos, lograr metas y completar proyectos de calidad. Y este curso, ¿hemos sido buenos compañeros? ¿Hemos sido rigurosos y puntuales? Si crees que has cojeado en este aspecto, quizás sea un buen momento para replanteárselo. ¡Puedes estar seguro que juntos lo haréis mejor!

En resumen, ¿nos sentimos contentos y satisfechos? Seguro que en este curso no todo ha sido un camino de rosas. Siempre, cada año, hay momentos más buenos y otros que lo son menos, pero todos… sobre todo aquellos que no han sido tan positivos, nos habrán servido para aprender. Responde a tus preguntas, prepárate para hacer balance y empieza a trabajar por un nuevo curso fantástico. Cárgate de energía este verano y no te dejes la lista de buenos propósitos para el final. ¡Felices vacaciones!

educacion-docente-reflexiones-para-el-final-de-este-curso

El día 12 de junio se celebra en todo el mundo el Día contra el Trabajo Infantil. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) puso en marcha esta jornada en 2002, con la voluntad de concienciar a las sociedades sobre la existencia y la magnitud de este problema. Un problema que afecta millones de niños y niñas en todo el mundo y que es necesario erradicar.

¿Tan grave es el problema del trabajo infantil?

La respuesta es sí. Muchísimo. Según el OIT, en el mundo hay 168 millones de niños y niñas que son víctimas del trabajo infantil. Este problema se manifiesta especialmente en países del tercer mundo y zonas de conflicto, donde los niños y las familias se encuentran en una situación de más vulnerabilidad.

Pero, ¿qué entendemos exactamente por ‘trabajo infantil’?

El trabajo infantil es todo aquel que priva a los niños y niñas de su niñez, de su potencial y su dignidad. Este también es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.

¿Por qué hay que luchar para combatirlo?

El trabajo infantil pone en riesgo y es perjudicial para el bienestar físico, mental y moral de los niños. Además, interfiere en su derecho a la escolarización y a menudo pone a los menores en situaciones de esclavitud, los expone a graves peligros y enfermedades e incluso los separa de sus familias.

¿Qué hacen los niños sometidos al trabajo infantil?

El OIT reconoce que en el mundo hay niños y niñas sometidos al trabajo infantil desde la edad de 5 años. Casi el 60% son obligados a trabajar en la agricultura, pero un 25,4% en servicios (como por ejemplo transportes, restaurantes, hoteles…), un 7,2% en industria (minas, canteras, manufactura, construcción…) o un 6,9% en trabajos domésticos.

Contra el trabajo infantil: ¡los niños solo tienen que trabajar por sus sueños!

La explotación infantil es uno de los males más insoportables y espantosos para el alma humana. Así lo reconoce Albert Thomas, primer Director del OIT. Por todo esto, hace falta que los organismos internacionales continúen trabajando para erradicar esta lacra, y que los gobiernos observen y hagan leyes para proteger nuestro bien más preciado: ¡los niños!

educacion-docente-dia-contra-el-trabajo-infantil

educacion-docente-si-a-las-nuevas-tecnologias-en-el-aula

Los últimos diez años han supuesto un gran cambio debido a los avances tecnológicos aplicables a la educación, tanto para la educación infantil como para estudios superiores.

El uso de tecnologías en el aula es un tema muy importante en la realidad actual. Las pizarras digitales, los ordenadores y las tablets siguen suponiendo a veces un reto para el profesorado. Conocer los recursos de los que disponemos y sus diferentes usos facilita el aprendizaje con tecnologías.

educacion-docente-las-tecnologias-en-educacion

¿Por qué utilizar tecnologías?

Está comprobado que el uso de las tecnologías mejora el aprendizaje de los alumnos y al mismo tiempo fomenta la autonomía, preparándolos así para su futuro laboral, donde las tecnologías tienen un papel muy importante.

Los alumnos necesitan para su futuro profesional la utilización de los medios tecnológicos, ya que desarrollan su habilidad de percepción y aprendizaje. Algunas personas desarrollan su aprendizaje fácil y rápidamente a través de informaciones orales o impresas y con un mínimo de experiencias más directas, pero también hay personas que para el desarrollo del aprendizaje necesitan que éste sea significativo y centrado en la propia experiencia. El uso de las tecnologías permite que el alumnado interactúe de manera individual o grupal y que a partir de esa interacción directa se desarrolle el proceso de aprendizaje.

Hay muchos factores que afectan al aprendizaje; por eso los alumnos necesitan de una amplia gama de experiencias que incluya aspectos reales, representaciones visuales y símbolos abstractos. Las nuevas necesidades y expectativas laborales que el alumno tendrá conducen a una mayor participación del mismo en el aprendizaje mediante los métodos activos de investigación y experimentación.

La futura demanda de empleo, exige una preparación que obliga al conocimiento de todo aquello que tiene que ver con la sociedad de la información, las nuevas tecnologías, la multiplicidad y variación profesional, la interacción de recursos, es decir, de todo aquello que facilita la inserción laboral y profesional futura.

¿Qué papel tiene el profesorado con el uso de tecnologías en el aula?

Los docentes, utilizando las nuevas tecnologías, pueden llegar a todo el alumnado independientemente de cada ritmo de trabajo y aprendizaje. Los nuevos modelos didácticos en los que se tienen en cuenta las nuevas tecnologías y los medios de comunicación para mejorar el aprendizaje suponen nuevas funciones de los docentes. No es el profesor el que debe proporcionar toda la información, ya que ésta puede presentarse más eficazmente por otros medios, ya sea para proporcionarla a grandes grupos o para que cada alumno la amplíe por sí mismo de forma individual o para ser usada en un pequeño grupo de discusión. Los docentes se convierten en acompañantes en el proceso del desarrollo educativo y es el propio alumnado el que va avanzado en su conocimiento.

Además, el profesor deberá revisar y controlar a qué tipo de tecnologías accede el alumnado, buscar y clasificar aquellas aplicaciones y programas que crea adecuados para trabajar en el aula, entre otras funciones.

La mejor forma de aprender es jugando. La educación está cambiando y una de sus innovadoras materias es la robótica. Es una herramienta pedagógica divertida e innovadora que tiene como objetivo despertar el interés de los estudiantes por interactuar con robots mediante prototipos y programas, para facilitar los procesos de aprendizaje. La robótica está volviéndose cada vez más común en las aulas por los grandes beneficios que aporta a los alumnos.

Si queréis potenciar el pensamiento crítico de vuestros alumnos, el desarrollo del pensamiento lógico a través de estructuras de programación, la resolución de problemas, la creatividad y el espíritu colaborativo y de trabajo en grupo, a continuación os recomendamos unos libros de iniciación a la robótica.

Robots, Robots Everywhere, Sue Fliess
Es un cuento de cartón muy recomendable para los más pequeños. A la vez que se puede practicar el inglés (nivel fácil, con sólo una frase por página), se puede introducir a los pequeños en el mundo de los robots, hablando sobre las espectaculares ilustraciones que aparecen y preguntándoles cómo se los imaginan ellos.
Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 3 años.

educaciondocente-robots-robots-everywhere

Mis robots en Pijamarama, Michael Leblond

Libro interactivo con actividades donde los pequeños pueden crear, pintar y dibujar diferentes robots y máquinas para crear imágenes animadas mediante la ilusión óptica. Perfecto para adentrarse al mundo de la robótica ya desde la creatividad e imaginación.

Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 3 años.

educaciondocente-mis-robots-en-pijamarama

Os dejamos un vídeo de Youtube donde podréis conocer algunas de las actividades que ofrece el libro: https://www.youtube.com/watch?v=116NHLrp4uw

Construyo robots, Larousse Editorial

Un libro divertido para descubrir la ciencia de los robots, cómo trabajan y nos ayudan con nuestras tareas y sus funcionalidades. Con este libro los pequeños podrán montar maquetas de diferentes robots y les darán vida.
Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 6 años.

educacion-docente-construyo-robots

Hola Ruby: La aventura de programar, Linda Liukas
A través de las aventuras de Ruby, la protagonista del libro, y los ejercicios que propone, el alumnado se acercará al mundo básico de la programación gracias a un lenguaje adaptado a su nivel. El objetivo de la autora es que niños y niñas a partir de 6 años puedan introducirse en la lógica de la programación y la entiendan como una herramienta para solucionar cualquier tipo de problema.
Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 6 años.

educacion-docente-hola-ruby-la-aventura-de-programar

Los ordenadores y la programación, Rosie Dickins

Libro ideal para que los más pequeños aprendan cómo funcionan los ordenadores y los fundamentos de la programación. Es un libro pop-up con más de 100 pestañas de contenidos diversos, que enganchará incluso a niños más pequeños de la edad recomendada.

Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 7 años.

educacion-docente-los-ordenadores-y-la-programacion

Introducción a la programación informática, DK Publishing

Este es un libro dinámico que permitirá que el alumnado sea capaz de programar y crear sus propios programas informáticos. A través de las instrucciones paso a paso, que contienen ilustraciones amenas, es una guía que estimula la imaginación y la resolución de problemas para construir juegos y animaciones.
Lectura recomendada para niños y niñas a partir de 8 años.

educacion-docente-introduccion-a-la-programacion-informatica

Robótica educativa: iniciación, Gabriel Ocaña

El núcleo del libro son las actividades y proyectos específicos de robótica, y además, se proponen otras actividades científicas y tecnológicas complementarias. Ambientado en temáticas del mundo real como la generación de energía en el océano, las estructuras resistentes a esfuerzos, la producción de alimentos en el mar, la potabilización de agua salada, la producción de oxígeno, etc., se ofrecen posibles trabajos de investigación, de realización de experimentos científicos y de construcción de maquetas y prototipos. Se trata de un libro muy indicado para introducirnos en la robótica educativa.

Os dejamos un vídeo de Youtube que muestra algunos robots haciendo las órdenes que se pueden aprender a programar en éste libro: https://www.youtube.com/watch?v=DFWFM1dTlwI&t=121s

Lectura recomendada a niños y niñas a partir de 10 años.

educacion-docente-robotica-educativa

En vez de centrarse en la memorización, las aulas del futuro buscan retos y proyectos con los que hacer crecer a sus alumnos según su ritmo y sus distintas capacidades.

Si eres un docente y estás buscando un curso de formación de robótica, puedes echar un vistazo a nuestros nuevos cursos para Educación Infantil y Educación Primaria:
https://educaciondocente.es/Cursos/

Plantearse la posibilidad de cambiar nuestra metodología y trabajar el aprendizaje por proyectos es todo un reto para los docentes. Los alumnos ganan autonomía y capacidad de decisión a la hora de desarrollar proyectos.

Los docentes, por su parte, tienen que haber diseñado y elaborado una estrategia para conseguir que los alumnos aprendan los contenidos y lo hagan trabajando competencias como la comunicación, la capacidad de cooperar en equipo y el pensamiento crítico.

Estas son 5 claves del aprendizaje por proyectos.

1. La pregunta-guía o driving question

En primer lugar, y después de haber planteado la situación, hace falta que el docente ofrezca a los alumnos una pregunta-guía. La respuesta a esta pregunta tiene que ser abierta y vincularse directamente con las competencias y conocimientos que tienen que adquirir.

2. La autonomía

Uno de los rasgos fundamentales del aprendizaje por proyectos tiene que ver con la autonomía. En este sentido, hay que adaptarse a las posibilidades del grupo. Puede ser necesario decir a los alumnos qué tema tienen que estudiar, o bien podemos darles algunas posibilidades concretas. Otra opción, que exigirá más a los alumnos, es la de poder tomar gran parte de las decisiones, incluso temática.

3. La cooperación

No todos somos iguales. Y el aprendizaje por proyectos favorece la atención a la diversidad. Los alumnos con diferentes necesidades tendrán la oportunidad de trabajar con otras en el mismo proyecto y por tanto, tendrán que cooperar, mediante la interdependencia positiva con sus compañeros.

4. La investigación

La curiosidad mueve mundos. Y en este caso, el aprendizaje por proyectos es un excelente aliado. Siempre de la mano del docente, la investigación y la búsqueda son vitales para el aprendizaje y para adquirir habilidades y destrezas útiles por siempre jamás.

5. La comunicación

Para trabajar en equipo es imprescindible comunicarnos y hacerlo bien. Además, el hecho de presentar los resultados del proyecto nos ofrece una oportunidad única para poner en práctica nuestras habilidades comunicativas. Y si hay carencias, ¡trabajarlas!

educacion-docente-5-claves-del-aprendizaje-por-proyectos

Seguro que has escuchado hablar escuchado mucho. El aprendizaje por proyectos (ABP o PBL, Project-based learning) ya se ha convertido en una herramienta clave en muchos centros, tanto de primaria como de secundaria. Pero, ¿en qué  consiste exactamente? Y lo que es más importante, ¿qué beneficios nos puede ofrecer?

Los tiempos han cambiado. Las clases magistrales han sido útiles durante mucho tiempo. Pero las nuevas tecnologías, la necesidad de trabajar en red y en equipo y, en definitiva, la voluntad de buscar nuevas metodologías más provechosas nos han dado impulso para llegar hasta aquí.

Aunque parezca una metodología innovadora, para encontrar referencias podemos ir tan lejos como al siglo XIX. En la Institución Libre de Enseñanza (ILE) de Francisco Giner de los Ríos ya se aplicaba esto de “aprender mientras haces”. También eran partidarios reconocidos psicólogos del s.XX, como John Dewey o Jean Piaget.

El aprendizaje por proyectos situa a los alumnos/as como protagonistas de su aprendizaje. A través de esta estrategia educativa, los alumnos/as deja de ser solo receptores de información, para pasar a afrontar nuevos retos y proyectos en primera persona.

A través del Aprendizaje por Proyectos aprenden a pensar por ellos/as mismos/as, se equivocan, rectifican y son conscientes de sus errores. Esto fomenta, a la vez, el espíritu crítico de los alumnos/as.

Normalmente, en el Aprendizaje por Proyectos se trabaja en la realización de un proyecto, normalmente en grupo, en el cual los alumnos/as tienen que dar solución a un problema real. Esto exige una buena dosis de razonamiento para buscar una respuesta, pensamiento crítico para escoger la mejor solución y capacidad de análisis, para dirimir finalmente si esta ha sido la idónea.

5 beneficios del aprendizaje por proyectos

1. Formación para el futuro. Cuando trabajamos por proyectos, educamos personas que crecen motivadas, porque lo hacen sobre planteamientos basados en la realidad. Para los alumnos/as son retos, con los cuales conectan directamente con el conocimiento. Estos tienen, además, la posibilidad de ensayar la resolución de problemas que como adultos seguro que tendrán que encara más adelante.

2. El poder del trabajo colaborativo. El Aprendizaje por Proyectos nos ofrece otro beneficio suficientemente importante: la capacidad de hacer cosas en equipo. La cooperación es una habilidad básica para trabajar, así que nunca es demasiado temprano para empezar. La resolución de problemas se suele hacer en conjunto y esto exige aplicar técnicas de trabajo en equipo, así como resolver los contratiempos, que puedan surgir con los diferentes miembros. La tarea del docente aquí es doble, pero cuando las cosas salen bien, todas las partes salen reforzadas.

3. Más autonomía. La adquisición de autonomía es una parte indivisible del Aprendizaje por Proyectos. Aunque los alumnos/as son guiados y dirigidos en todo momento por el docente, la fórmula de esta metodología apuesta firmemente por el trabajo autónomo. Y la autonomía se complementa con la atención, la capacidad de tomar decisiones y la responsabilidad.

4. La semilla del espíritu crítico. En las metodologías tradicionales, normalmente se utiliza un autor o fuente (los libros) como referencia. En cambio, en el aprendizaje por proyectos se permite al alumno/a buscar sus propias respuestas. Eso sí, habrá que guiarlos en este camino, haciendo las preguntas acertadas y ofreciéndoles las metodologías más adecuadas.

5. ¿Proyectos? ¡Como la vida misma! Aprender por proyectos exige a los alumnos/as y a los docentes utilizar herramientas y enfrentarse a las mismas dificultades que cualquiera encuentra en la vida real. Las experiencias, los problemas y las circunstancias tienen más verdad que los libros de texto. Entonces, el Aprendizaje por Proyectos es una manera de empezar a resolver y entrenar estas competencias básicas para el futuro.

educacion-docente-5-beneficios-del-aprendizaje-por-proyectos

educacion-docente-entrevista-marta-paños-tutora-del-curso-aprendizaje-basado-en-proyectos

Hoy hablamos con Marta, la tutora del nuevo curso que presentamos este verano: “Aprendizaje Basado en Proyectos”. Presentaremos las dudas más frecuentes sobre esta moderna metodología que se está volviendo cada vez más presente en las aulas.

El objetivo de este curso es introducir el aprendizaje basado en proyectos, conocer sus características, diseño y evaluación. Para ello, durante el curso se hará una pequeña introducción al aprendizaje significativo para pasar a conocer los principales conceptos de la metodología de aprendizaje basado en proyectos para su aplicación directa en el aula.

¿Qué podrías destacar sobre esta metodología?

Sobre el aprendizaje basado en proyectos destacaría la motivación del alumno cuando trabaja de esta manera y el significado que adquieren los conceptos. Acaban siendo contenidos más significativos que los alumnos pueden aplicar de manera directa, lo que hace que perduren en el tiempo.

¿Cuáles son las principales diferencias entre la realización de metodologías tradicionales para trabajar un área/materia y ejecutar un proyecto?

A menudo las metodologías más tradicionales se basan en la memorización de contenidos, por tanto es más fácil que los alumnos olviden aquello que en principio ya tenían adquirido ya que no se han relacionado los contenidos con la realidad. Además, se trabajan las diferentes áreas/materias de manera aislada.

Una metodología basada en proyectos es más significativa para el alumnado ya que el tema surge de sus propios intereses. Además, implica la participación activa de los alumnos, la búsqueda de información, el trabajo en equipo, etc., y no se trabaja solamente un área, sino que es un trabajo globalizado donde los conceptos de diferentes materias se interrelacionan.

¿Es cierto que la motivación de los alumnos y su concentración aumentan trabajando por proyectos? ¿Cómo se ven afectados los resultados?

Los alumnos encuentran los proyectos divertidos y motivadores, sobre todo porque el tema que se trabaja surge de sus propias motivaciones y por tanto tiene un significado real para ellos al mismo tiempo que se les plantean grandes retos que tienen que resolver. Además, forman parte activa durante todo el proceso de planificación y desarrollo, y pueden ver cómo aquello aprendido durante el proceso tiene una aplicación directa en diferentes áreas de su vida.

La concentración está directamente relacionada con la motivación, así que a mayor motivación, mayor interés y concentración. Y estos elementos a su vez hacen que los resultados de los alumnos mejoren.

Seguro que este método de trabajo aporta muchos beneficios a los alumnos. ¿Nos los podrías nombrar brevemente?

Algunos de los beneficios que esta metodología aporta a los alumnos son:

  • Dan sentido a aquello que aprenden
  • Favorece el diálogo y la comunicación
  • Les ayuda a tener confianza en ellos mismos
  • Contribuye a que sean autónomos y responsables de su propio aprendizaje
  • Fomenta la cooperación y la resolución de problemas

¿Cuál debería de ser el trabajo del docente durante esta metodología?

Cuando trabajamos con esta metodología el docente debe replantearse su función, ya que no es el transmisor del conocimiento, sino que adquiere el rol de guía de los alumnos para que ellos solos adquieran los conceptos. Además, nos podemos encontrar con la especialización del docente, sobre todo en educación secundaria, y la metodología de aprendizaje basado en proyectos implica que los conocimientos se impartan de manera globalizada.

Gracias a tu experiencia, has llevado numerosos proyectos exitosos en el aula. ¿Nos podrías explicar cómo los planteaste?

Creo que lo más importante es que el tema sea motivador para los alumnos, y para ello es necesario escuchar sus intereses. Por ejemplo: puede haber algún compañero familiar con alguna alergia o enfermedad que suscite el interés de los alumnos y que sea nuestro punto de partida para iniciar un nuevo proyecto. Durante el proceso de desarrollo los alumnos aprenden todo lo relacionado con la enfermedad en cuestión, lo que implica un gran conocimiento sobre el cuerpo humano, se pueden preparar entrevistas, ¡incluso una campaña de donación de sangre! Este tipo de aprendizajes son los que los alumnos no olvidan.

Vamos a hablar sobre cómo se estructura el curso de Educación Docente que empezarás a impartir en julio. ¿Qué contenidos trabajarán los alumnos que se matriculen?

Durante el curso se introduce el aprendizaje significativo y se presenta la metodología de aprendizaje basado en proyectos, exponiendo sus principales características. Se da especial importancia a cómo se programa y qué fases se deben seguir durante la elaboración de un proyecto. Por último, se presentan los contenidos y conceptos referentes a la puesta en práctica a través de dos ejemplos, uno para educación infantil y otro para educación secundaria. Al finalizar el curso los alumnos deberán ser capaces de realizar un proyecto según lo trabajado.

¿A quién lo recomendarías personalmente?

Personalmente recomendaría este curso a aquellos docentes que quieren cambiar su manera de enseñar en el aula, implicando a sus alumnos a través de una metodología activa y significativa.

El curso ofrece todos los recursos para iniciarse en el trabajo basado en proyectos y poder llevarlo a cabo una vez finalizado.

Hoy es el día mundial de Internet y queremos aprovechar para explicaros las numerosas ventajas que tiene el hecho de formarse con cursos online.

Los cursos de formación online no están hecho solo para aquellos que necesitan compaginar trabajo, estudios y familia, sino para todas aquellas personas que prefieren más flexibilidad en su día a día en vez de tener que asistir a clases presenciales con asistencia obligatoria en horario rígidos. ¿Os sentís identificad@s?

Conozcamos los beneficios de formarse online:

  • Permiten la formación continua. Aunque ya estés trabajando, los cursos online son perfectos para las personas que quieren continuar aprendiendo y formándose sobre competencias concretas que se irán añadiendo al currículum y despertarán nuevas oportunidades de trabajo.
  • Libertad y flexibilidad para organizarte. Lo mejor de formarse desde casa es la libertad de horarios. Puedes compaginar los estudios con el trabajo, los recados, las tareas, el deporte... porque tú eliges cuántas horas dedicas a ello y eso te permitirá ahorrar tiempo y ser más efectivo. Si eres más de mañanas, estupendo, pero si rindes más por las noches, también.
  • No pasa nada si surgen imprevistos. Con las clases presenciales siempre sentimos la presión del grupo y del profesor, y cualquier imprevisto que tengamos se nos hace un mundo. Formándonos online, estos pueden surgir sin problema, ya que siempre podremos recuperar las horas en otro momento. Contamos con una total flexibilidad para completar las tareas.
  • Puedes trabajar más cómodamente. Piensa en el gustazo de trabajar mientras te tomas un café en tu taza favorita o estudiar en pijama en el sofá, tú decides. Aprender en tu propio ambiente facilita el aprendizaje y trabajar a tu ritmo logrando resultados más satisfactorios.
  • Es más barato. Ya de por si, los costes de los cursos online son más baratos que los presenciales, pero además, se le restan los gastos de libros, desplazamiento, parking, etc.
  • Siempre hay alguien listo para ayudarnos. Las tutoras y tutores están allí para atender nuestras dudas y guiarnos durante el proceso de aprendizaje. No solo nos corregirán las actividades, sino que nos ayudarán cuando tengamos preguntas o nos sintamos atascados en un tema en concreto.
  • Recursos audiovisuales. Los cursos online son ricos en recursos audiovisuales, ya que pueden facilitarte vídeos, tutoriales, cortometrajes y mucho más en un solo clic a un enlace. Esto te permite adquirir más perspectivas y ejemplos que se quedarán en tu memoria más fácilmente que en una clase magistral.
  • Networking / Contactos. La educación online te pone en contacto con otros compañeros del sector, con los que pueden surgir relaciones profesionales y personales interesantes para el intercambio de ideas, recursos, actividades, etc.
  • Eficacia. La formación online te permite conseguir tus objetivos en un período de tiempo reducido (ya sea obtener más conocimiento sobre un determinado tema, una certificación, activar un perfil profesional, etc).

Seguro que muchos de vosotros habéis realizado cursos online, ¿nos contáis vuestra experiencia en los comentarios?

educacion-docente-el-aprendizaje-basado-en-proyectos

Mucho hemos oído hablar sobre el Aprendizaje Basado en Proyectos, pero ¿sabemos realmente de qué se trata y cuáles son sus puntos fuertes?

Hoy queremos explicaros las ventajas que tiene este método de aprendizaje, en el que los alumnos son los que toman protagonismo en la acción educativa, teniendo que resolver situaciones a través de sus conocimientos, investigación, comunicación con sus compañeros y reflexión.

El objetivo principal de esta metodología de carácter colaborativo, es que los alumnos adquieran conocimientos y competencias clave mediante la elaboración de un proyecto que se les propone resolver en equipo.

Lo que permite el Aprendizaje Basado en Proyectos es:

  • Acercarse a la identidad de los alumnos y favorecer la construcción de la subjetividad.
  • Replantear la organización del currículo por áreas y la manera de plasmarlo en el tiempo y espacio escolar.
  • Tener en cuenta lo que sucede fuera de la escuela, las transformaciones sociales y los conocimientos.
  • Replantear la función de docente teniendo en cuenta un nuevo papel de guía y facilitador.
  • La construcción de la propia identidad, ya que lo que se estudia responde a cuestiones inquietantes para los alumnos y alumnas.
  • El trabajo de autodirección, de crítica, de inventiva, de toma de decisiones y de comunicación interpersonal en los alumnos.

El Aprendizaje Basado en Proyectos puede aplicarse a todas las áreas y temáticas, ya que es universal. Lo que sí que es importante, es encontrar un tema interesante y dinámico para el proyecto, que motive a los alumnos a desarrollarlo con la mejor actitud posible.
Trabajar por proyectos supone ayudar a interpretar la realidad que nos rodea. Una realidad compleja, llena de contrastes y a menudo, de interrogantes.

En julio estrenamos el nuevo curso de "Aprendizaje Basado en Proyectos", al que ya os podéis apuntar. Si queréis formaros más sobre esta metodología cada vez más importante, podéis matricularos para la siguiente convocatoria desde el portal web de Educación Docente.

educacion-docente-luchar-contra-el-acoso-escolar

En el Día Internacional contra el Acoso Escolar, hablamos de qué es el bullying, como son las víctimas, como son los acosadores y qué podemos hacer para luchar en contra y erradicar estas conductas. En casa y en el ámbito escolar.

El acoso escolar existe

Ha existido siempre, pero dichosamente, en los últimos años el acoso escolar o bullying se ha dejado sentir mucho más en los medios y en los centros educativos. Es esta mayor concienciación por parte de todos la que nos ayuda a luchar contra aquellas conductas de abuso que se producen en el ámbito de la escuela.

Pero, ¿qué es exactamente el acoso escolar?

Según el AEPAE (Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar), el acoso escolar se define como cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de manera reiterada, tanto en el aula, como a través de las redes sociales.

¿Qué pueden hacer los centros para prevenirlo?

Es muy importante mantener un estado de observación permanente de los alumnos ante posibles señales. Hay que estar alerta si se produce una disminución del rendimiento escolar, absentismo, cambios de humor, lesiones físicas… La maceta TEBAE os puede ayudar.

Por otro lado, hay que fomentar el trabajo en equipo, el respeto por las diferencias y la inclusión. Es importante, además, trabajar la inteligencia emocional, las habilidades sociales y dar pautas en los alumnos para resolver los problemas de una manera pacífica.

¿Qué pueden hacer los padres o tutores desde casa?

Los padres o tutores también tienen que observar a sus hijos, ante posibles señales que nos indiquen que se puede producir acoso: disminución del rendimiento escolar, pérdida o sustracción de material, cambios de humor, miedo de ir a la escuela, insomnio, lesiones físicas, etcétera.

Hace falta, además, fomentar un clima de confianza en casa, de forma que tengan claro que pueden comentaros cualquier problema que tienen y mostrar sus sentimientos sin miedo. Es importante dedicar tiempo a los hijos, haciéndoles preguntas y conversar sobre la jornada, sus inquietudes y experiencias. Poned límites, fomentad responsabilidades y felicitadles cuando consiguen aquello por lo que han trabajado y luchado.

¿Cómo son las víctimas?

Habitualmente son niños, chicos o chicas que no disfrutan de aquello que denominamos ‘popularidad’ en el conjunto del aula. En casa normalmente están sobreprotegidos por su familia, pueden tener un temperamento débil, ser tímidos e inseguros. Suelen tener una baja autoestima, tender a la depresión, al miedo y mostrar un bajo rendimiento escolar.

¿Cómo son los acosadores?

Suelen ser más ‘populares’ entre sus compañeros y presentan dificultades importantes para desarrollar la empatía. Tienen un temperamento impulsivo, agresivo y no reconocen la autoridad. De hecho, suelen transgredir con facilidad las normas establecidas. Además, muestran poco interés en los estudios y acostumbran a vivir actas de violencia al hogar.

Romper la herencia, desarraigar conductas

El caldo de cultivo del acoso escolar tiene mucho que ver con las creencias, los valores y las actitudes que todavía hoy imperan en nuestra sociedad. Hace falta, pues, romper con la perniciosa herencia de los estereotipos machistas, el racismo, la homofobia y las diferencias de trato según la clase social.

Para erradicar el acoso escolar…

Tenemos que trabajar para fomentar los valores, observar y dejarnos ayudar por los psicólogos y especialistas del centro, así como basar todas nuestras actuaciones en los principios morales y de comportamiento, implicando a todos los miembros de la comunidad escolar. ¡Juntos lo conseguiremos!