Recomendaciones

Uno para todos es una película española estrenada en septiembre de 2020 que se enmarca en el género del drama y está dirigida por David Ilundain. Su protagonista es David Verdaguer y en el reparto también encontramos a Patricia López Arnáiz, Betsy Túrnez, Ana Labordeta y Clara Segura. 

En Uno para todos un maestro interino asume la tutoría del sexto curso de primaria de un pequeño pueblo que no conoce. Pronto descubrirá que debe llevar a cabo la ardua tarea de integrar de nuevo a un alumno que ha estado enfermo en el grupo. El problema más importante se lo encontrará al comprobar que sus compañeros no tienen deseo alguno de que regrese al aula. Pero, ¿por qué? La película trata de manera brillante el tema del acoso escolar desde una perspectiva inesperada. 

El argumento

Parece que, de primeras, la película rescata algunos de los tópicos de las historias en las que los profesores especiales hacen cosas especiales para sus alumnos. Provocan un cambio, mejoran sus vidas. Esto es cierto, en parte, pero… ¿qué pasa en esta película? El maestro interino (David Verdaguer) que viaja para cubrir una vacante en la escuela de un pueblo desconocido no solo tendrá que adaptarse a la vida del pueblo, sino que deberá resolver toda una serie de conflictos latentes en el aula y fuera de esta. 

A sus problemas personales (hace tiempo que no se habla ni con su madre ni con sus hermanos), tendrá que añadir la problemática de un niño acosador, que vive confinado mientras supera un tumor. La vuelta del alumno no será bien encajada por parte del resto de alumnos, claro, que durante mucho tiempo han sufrido el acoso.   

Un maestro nada idealizado 

La gran mayoría de historias legendarias sobre profesores nos muestran la cara y el perfil de personalidades modélicas. Aquí no es así. En Uno para todos, el personaje encarnado por Verdaguer es un tipo solitario, con problemas, hasta un poco amargado. Parece que no se siente a gusto ni con su oficio. Se aburre, pero con todo, ejerce la profesión con dignidad. 

Intentará que el alumno enfermo, sobreprotegido por su madre, regrese al aula, sin saber que este, antes del cáncer, había sido acosador. También conoceremos la historia de la alumna que había sido brillante, pero que ahora se rebela y desobedece.

¿Por qué os gustará ver Uno para todos

La crítica recomienda ver esta película a todos los alumnos, familias y docentes. A nosotros nos ha parecido un interesante hallazgo, que nos ha retrotraído a otra película estrenada ya hace unos cuantos años: La clase (2008) o Entre les murs de Laurent Cantet, en su día nominada a los Oscars como Mejor película de habla no inglesa. 

Se trataba, esa, de una película brillante que planteaba con acierto la situación de los alumnos en algunas aulas de la Francia contemporánea. Uno para todos es tan sincera y sobria como aquella, por eso nos parece una propuesta muy sugerente. Y aunque en algún momento sea previsiblemente azucarada, intenta huir de los tópicos, sin idealizar a ninguna de las partes. 

Plantea, de este modo, que alumnos, profesores y personas en general no tenemos la razón absoluta. No estamos posicionados en el blanco ni el negro, sino en una amplísima escala de grises en la que podemos coronarnos o actuar fuera de los parámetros de la ética. 



Wonder es una película que se estrenó en 2017 y se enmarca en el género del drama, pero que tiene toques de comedia muy interesantes. Está dirigida por Stephen Chbosky y probablemente ya sepas que está basada en el libro homónimo Wonder, publicado en 2012 y un auténtico éxito literario en todo el mundo. Tanto el libro como la película nos cuentan una historia tan maravillosa como su protagonista, August Pullman. La cinta, protagonizada por Julia Roberts, Owen Wilson y Jacob Tremblay, es un antídoto contra el bullying. Perfecta para reflexionar, conversar y tratar a fondo esta temática en el aula. 

El argumento

Se llama August Pullman, pero todo el mundo lo llama Auggie. El protagonista de Wonder es un niño de diez años que vive en North River Heights, en Manhattan. Tiene una deformidad facial de nacimiento, que se llama Síndrome de Treacher Collins. Durante toda su infancia, Auggie ha tenido que someterse a 27 cirugías, las cuales no le permiten ir a la escuela. Su madre lo educa en casa. Es un niño listo, preparado. Un amante de la ciencia, de Star Wars y Minecraft. También quiere ser astronauta.

Sin embargo, todo se complica cuando los padres de Auggie deciden que tiene que empezar la etapa de secundaria en la escuela presencial. Allí se encontrará con la cruda realidad: las miradas, las burlas, los insultos. Pero también se encontrará con la bondad, la generosidad, la lealtad, en un recorrido que conmueve, que emociona y que nos da, a grandes y pequeños, una gran lección de aceptación y amistad. 

Wonder o la magia de las personas 

Auggie es un niño muy especial. Destaca entre los demás porque su rostro no es como el de los del resto. Pero, ¿es que hay algún rostro que sea igual? Su hermana siempre le dice que él ha nacido para destacar y así es, porque ocupa una posición central en la familia: él es el sol. Los otros astros, como ella, giran a su alrededor. Wonder es una película muy interesante para trabajar el tema del bullying, pero también para reflexionar sobre las relaciones familiares: la posición que cada uno de nosotros ocupa en la familia y las circunstancias que pueden romper los esquemas, generar dolor, angustia o bien margen para la superación. Por eso la historia se explica desde las distintas perspectivas de los personajes principales. Y es un gran acierto que añade muchas posibilidades a la hora de abordar la historia. 

¿Por qué puede ser interesante ver Wonder? 

Si habéis leído Wonder sabréis que se trata de una historia maravillosa. Un best-seller muy reconocido por todo el mundo, que puede funcionar muy bien para trabajar en el aula, a partir de Primaria, a través de fragmentos de texto y, lógicamente, con la película. 

Según datos de la UNESCO, el 32% de los niños y niñas del mundo han sufrido alguna vez bullying o acoso escolar. Por tanto, desde las escuelas e instituciones se han iniciado programas y dinámicas para frenarlo. Desde el aula tenemos la oportunidad de hacer un gran trabajo de observación activa y poner en marcha una serie de actividades que nos permitan hablar sobre los peligros del acoso, ofreciendo (en positivo) recursos para fomentar la empatía, la inclusión y el respeto hacia los demás. 

Con Wonder tendréis la oportunidad de emocionaros juntos, conversar y jugar a poneros en los zapatos del otro. De sentir que no hay nadie por encima de los demás y que no hay nada más reconfortante y placentero que sentirse parte de un grupo cohesionado y respetuoso. 

La escena destacada

La película es una delicia que os permitirá trabajar un tema tan espinoso como es el del bullying o el acoso escolar desde una perspectiva atrevida y hasta divertida. Porque si bien esta es una película dramática, contiene momentos de lo más divertidos, que nos muestran cómo es de inteligente Auggie, porque es capaz de reírse de él mismo y de quitar hierro al asunto. 

Hemos destacado esta escena, que nos ha hecho reír especialmente, en la que los padres de Auggie conversan con él sobre cómo ha ido el primer día en la escuela. Esperamos que este fragmento os motive a verla entera. Actualmente la encontraréis disponible en Amazon Prime, bajo compra o alquiler. ¡Disfrutadla! 

+Adú es una película española estrenada en 2020 que se enmarca en el género del drama y que está dirigida por Salvador Calvo. Está protagonizada por Luis Tosar, Álvaro Cervantes, Ana Castillo y Moustaha Oumarou. Adú trata el drama de los refugiados, poniendo luz a las sombras y ofreciendo una visión sobre un problema que tenemos bien cerca, en Melilla, puerta de entrada de África a Europa. Se trata de una película muy interesante para trabajar con adolescentes los valores de la diversidad, la amistad, la tolerancia, la paciencia y la solidaridad. Una película inspirada en millones de historias reales.

El argumento

Adú son tres historias en una. Los primeros protagonistas son dos niños. Uno de seis años y su hermana mayor. Quieren llegar a Europa y tienen que hacerlo colándose en las bodegas de un avión, en Camerún. En la segunda historia, un activista medioambiental lucha contra la barbarie de la caza furtiva y tiene problemas para encontrarse con su hija, que acaba de llegar a España. Un poco más lejos, al norte de Melilla, un grupo de Guardias Civiles se enfrentan a la llegada de una multitud de ciudadanos subsaharianos que quieren saltar la valla. 

Los protagonistas de estas historias comparten un mismo drama. No lo saben, pero sus vidas se cruzarán en algún momento. Y cambiarán para siempre. 

Inspirada en millones de historias reales 

Las vidas, los problemas y las grandes dificultades de los protagonistas de Adú son, lamentablemente, muy reales. Millones de personas en el mundo, muchos niños, ven negados sus derechos como personas por una única razón, absolutamente arbitraria: haber nacido en un lugar u otro del mundo. La película de Calvo nos ofrece una realidad nada amable y cruda, pero al mismo tiempo pone en valor la amistad, la dignidad y la capacidad de las personas de amarse, luchar contra la adversidad y levantarse resilientes. 

¿Por qué os gustará ver Adú?

Adú es una película que puede funcionar como un recurso muy útil para narrar el drama de los inmigrantes que quieren llegar a Europa. A pesar de que sea una historia dura, es agradecido el contraste entre el drama y la excelencia a la hora de mostrar la belleza de los espacios. La fotografía de la cinta es una de sus mayores virtudes, en el sentido de que ofrece unos planos bellos, generando un contraste entre la realidad de los protagonistas y los escenarios por los que transitan. La banda sonora es efectiva y la interpretación, de diez. Destaca, en este sentido, la del pequeño Adú y Massar. 

La escena destacada

La escena que queremos compartir con vosotros es una escena que golpea fuerte. Es la conversación entre los dos niños que quieren llegar a Europa y la persona a la que su padre ha pagado para el viaje. Un hombre que les recomienda agarrarse bien a los cables que hay por debajo del avión para llegar a las bodegas donde están los perros, mascotas de los europeos que viajan de un país a otro. ¿Es seguro?, pregunta la hermana mayor. Súper seguro, responde él. Y añade: Vuestro padre pagó para que os lleváramos a Marruecos y os llevaremos a París. Os estamos haciendo un favor.

Calma, coraje y disfrutad.