Uncategorized

Hoy colgamos un artículo navideño con la colaboración de Lluís, de @racomusical. Disfrutad mucho de las actividades, y sobre todo, sentirlas, ¡porque las propuestas musicales que nos trae Lluís son para realizar en el aula durante esta época del año tan especial!


¡Hola! Ya tenemos muy cerca la Navidad, y con esta, un montón de actividades que nos preparan, advierten y gracias a las cuales prestamos más atención a este bonito momento del año. Hoy os traigo cinco actividades musicales para hacer en el aula en diferentes ciclos de primaria. Las dos primeras actividades son 2 propuestas basadas en la audición, las emociones y las sensaciones que la música nos despierta. Las tres siguientes son propuestas basadas en el lenguaje musical y la canción. 

Previamente a la realización de las dos primeras propuestas, seleccionaremos una audición de una obra que consideremos que puede generar en los y las oyentes sensaciones y emociones que podemos atribuir a la estación de invierno y un ambiente navideño (calidez familiar, ambiente navideño, contraste entre el frío de la calle y el calor del hogar, etc.) Para este tipo de actividades me gusta seleccionar piezas musicales instrumentales, sin letra. De esta manera facilitaremos la conexión con la “emocionalidad” que nos aporta la música sin vernos influenciados por la letra. 

Algunos compositores que recomendaría para esta propuesta son: Danny Elfman, Alan Silvestri, Claude Debussy, Vikingur Ólafsson.

1. Audición y escultura (CM i CS) 

En esta actividad les propondremos la audición de una obra que hemos seleccionado y les pediremos que se centren y reflexionen a partir de los aspectos comentados anteriormente en la introducción. 

Propondremos una conversa dirigida por el maestro o maestra en que el alumno/a exprese lo que ha sentido, pensado, visualizado o imaginado durante la audición.
Tras esta puesta en común, cada alumno/a trasladará sus aportaciones con una escultura de fango nacida de la audición y reflexión navideña. 

En mi caso, me gusta para este tipo de actividad proponer que sus obras sean más figurativas que abstractas y, que la misma obra, exprese aquello que han sentido durante la audición.

2. Movimiento y creación corporal (Todos los ciclos) 

En esta segunda propuesta, la primera parte sería similar a la del ejercicio anterior en cuanto a la reflexión individual y la puesta en común con toda la clase (o en equipos cooperativos si se quieren generar conversaciones en grupos más reducidos)

En la segunda parte se les pedirá que expresen con el cuerpo, sin palabras, las sensaciones y emociones que les ha transmitido la música. Este ejercicio lo haríamos de forma individual y delante del resto del grupo. Por ejemplo, se pueden colocar en un círculo de pie para que así todos y todas podamos ver y tener conciencia de los movimientos que se vayan realizando.

Seguidamente se entregarán unas cintas y/o pañuelos de colores. Las cintas pueden ser de rítmica. En mi aula utilizo ambos materiales conjuntamente. Con este material se creará una composición corporal grupal con la música acompañando la escena y representando la Navidad y el invierno conjunta y corporalmente.

3. Interpretación instrumental (CI i CM)

Para esta actividad tendremos que conocer previamente el lenguaje instrumental y técnica del instrumental que vayamos a tocar.
Propongo aprender a interpretar, con el carillón o xilófono presencial o virtual, un villancico que aprenderemos para cantar con el instrumento. 

Para facilitar la interpretación y poder centrarnos más en la percepción de lo que tocamos, y no tanto en la dificultad de leer la partitura sin hacer un trabajo previo en profundidad, proporciono a mis alumnos/as una partitura de colores. Estas las encontraréis para descargar en mi web y se trata de asociar cada color a una nota del pentagrama. A la vez también facilito un instrumento de placa (carillón o xilófono) donde cada placa está marcada con un color correspondiente a su nota. 

De esta manera, el alumnado no hace falta que tenga grandes conocimientos de lenguaje musical para poder interpretar los instrumentos.

4. Canción: creación cooperativa (CS)

En esta actividad el objetivo es la creación de un villancico en equipos cooperativos. Como si se tratara de escribir un poema, los y las alumnas crearán su propio villancico. 
Cada uno de los miembros del equipo (recomiendo hacerlos de 4) creará un verso o una estrofa de la canción. Cuando el equipo tenga creado su “poema de Navidad”, conjuntamente con el maestro o maestra de música crearán la melodía.

Lo suelo hacer con la guitarra y les muestro los diferentes acordes que podrían casar con la canción y son ellos los que van decidiendo cuáles quedan mejor en relación a la idea que tenían.

Finalmente, ponemos ritmo a la canción, ¡y ya tenemos nuestro villancico!

5. Canción y acompañamiento instrumental (CM I CS)

En el último ejercicio de hoy, partiremos de un villancico que el alumnado ya conozca o creamos que les resultará fácil de aprender (siempre con las técnicas pertinentes). 

Primeramente las repasaremos y nos aseguraremos de que las conocen bien, tanto en el ámbito rítmico-melódico como en la letra. Cuando ya la sepan todos y todas correctamente, pediremos que, por equipos cooperativos, creen una percusión corporal para acompañar la canción. 

En cuanto al lenguaje musical, y dependiendo de los conocimientos que tenga nuestro alumnado, asociaremos cada parte del cuerpo a una forma rítmica. En mis clases lo hago así: 

  • Muslos: semicorcheas
  • Pecho: corcheas
  • Manos: negras
  • Pies: blancas

También podríamos asociar sus ritmos a diferentes instrumentos de pequeña percusión: claves, triángulo, crótalos, caja china y pandero

De esta manera ellos/as mezclarán estos movimientos según el ritmo que decidan. 

Finalmente haremos un concierto, cada equipo cooperativo con su canción y su acompañamiento.

Uno para todos es una película española estrenada en septiembre de 2020 que se enmarca en el género del drama y está dirigida por David Ilundain. Su protagonista es David Verdaguer y en el reparto también encontramos a Patricia López Arnáiz, Betsy Túrnez, Ana Labordeta y Clara Segura. 

En Uno para todos un maestro interino asume la tutoría del sexto curso de primaria de un pequeño pueblo que no conoce. Pronto descubrirá que debe llevar a cabo la ardua tarea de integrar de nuevo a un alumno que ha estado enfermo en el grupo. El problema más importante se lo encontrará al comprobar que sus compañeros no tienen deseo alguno de que regrese al aula. Pero, ¿por qué? La película trata de manera brillante el tema del acoso escolar desde una perspectiva inesperada. 

El argumento

Parece que, de primeras, la película rescata algunos de los tópicos de las historias en las que los profesores especiales hacen cosas especiales para sus alumnos. Provocan un cambio, mejoran sus vidas. Esto es cierto, en parte, pero… ¿qué pasa en esta película? El maestro interino (David Verdaguer) que viaja para cubrir una vacante en la escuela de un pueblo desconocido no solo tendrá que adaptarse a la vida del pueblo, sino que deberá resolver toda una serie de conflictos latentes en el aula y fuera de esta. 

A sus problemas personales (hace tiempo que no se habla ni con su madre ni con sus hermanos), tendrá que añadir la problemática de un niño acosador, que vive confinado mientras supera un tumor. La vuelta del alumno no será bien encajada por parte del resto de alumnos, claro, que durante mucho tiempo han sufrido el acoso.   

Un maestro nada idealizado 

La gran mayoría de historias legendarias sobre profesores nos muestran la cara y el perfil de personalidades modélicas. Aquí no es así. En Uno para todos, el personaje encarnado por Verdaguer es un tipo solitario, con problemas, hasta un poco amargado. Parece que no se siente a gusto ni con su oficio. Se aburre, pero con todo, ejerce la profesión con dignidad. 

Intentará que el alumno enfermo, sobreprotegido por su madre, regrese al aula, sin saber que este, antes del cáncer, había sido acosador. También conoceremos la historia de la alumna que había sido brillante, pero que ahora se rebela y desobedece.

¿Por qué os gustará ver Uno para todos

La crítica recomienda ver esta película a todos los alumnos, familias y docentes. A nosotros nos ha parecido un interesante hallazgo, que nos ha retrotraído a otra película estrenada ya hace unos cuantos años: La clase (2008) o Entre les murs de Laurent Cantet, en su día nominada a los Oscars como Mejor película de habla no inglesa. 

Se trataba, esa, de una película brillante que planteaba con acierto la situación de los alumnos en algunas aulas de la Francia contemporánea. Uno para todos es tan sincera y sobria como aquella, por eso nos parece una propuesta muy sugerente. Y aunque en algún momento sea previsiblemente azucarada, intenta huir de los tópicos, sin idealizar a ninguna de las partes. 

Plantea, de este modo, que alumnos, profesores y personas en general no tenemos la razón absoluta. No estamos posicionados en el blanco ni el negro, sino en una amplísima escala de grises en la que podemos coronarnos o actuar fuera de los parámetros de la ética. 



Miles y miles de niños y jóvenes sufren bullying en el mundo. Según el Estudio Conducta sobre Salud de los Jóvenes en Edad Escolar de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 7,5% de los niños y un 4,3% de las niñas han sido víctimas del acoso escolar. Por si esto fuera poco, en los últimos años también se ha incrementado el índice de menores que sufren ciberacoso, la mayoría fuera del centro escolar. 

Por suerte, este es un problema en que la mayoría de actores implicados ya han puesto sobre la mesa. Y poner sobre la mesa significa crear comisiones de seguimiento y resolución de conflictos, observadores permanentes, mediadores y formaciones específicas para combatir de raíz cualquier indicio de bullying. 

Otra de las iniciativas que debemos poner en marcha de manera obligada desde el aula es la prevención. Una buena manera de hacerlo es a través de los libros. Hoy queremos recomendaros una serie de títulos que os ayudarán. 

Diversidad familiar

¿Cuántas familias mágicas hay en este libro? En este cuento se agrupan muchas familias, todas iguales, todas diferentes. ¿Cómo se lo montan las monoparentales? ¿Y las tribus? También tenemos las homoparentales y recompuestas. He aquí un cuento muy tierno. 

El miedo de no pertenecer a un grupo

Este cocodrilo no es un cocodrilo cualquiera. De hecho, una de las principales diferencias que hay entre él y la resta de su especie es que no le gusta el agua. Ni tan siquiera un poquito. Lo que de verdad le gusta es subirse a los árboles. Pero,... ¿es de verdad un cocodrilo?

¿Quién es Oliver Button? Le llaman niña porque no le gusta hacer las cosas que hacen el resto de niños. A él le gusta pintar, pasear por el bosque, disfrazarse y bailar. Cuando empezó a dar clases de danza mejoró tanto que pronto se convirtió en una estrella. Y sus compañeros se quedaron boquiabiertos. 

¿Cómo son las personas especiales? ¿Cómo son las personas diferentes? ¿Cómo las juzgamos? Este cuento nos habla sobre el valor de la amistad y la escasa importancia que debemos dar a las apariencias. Así lo hacen, al menos, estas dos amigas… que se saben querer a pesar de las diferencias. 

Características físicas diferentes

Malena pesaba mucho, seguramente demasiado. En la piscina las niñas se reían de ella y buscaron una rima fácil: ballena. Pero un día, el monitor de natación le enseñó un truco y su vida comenzó a cambiar. Es un cuento perfecto y entrañable para tratar el tema con cuidado y fomentando la autoestima.

Nos hace gracia que alguien tenga las orejas grandes. El pelo súper rizado. Que seamos altos, flacos o gordinflones. En Orejas de mariposa encontramos la manera de transformar cualquier cosa que sea motivo de escarnio en una característica positiva. 

Puede que primero se rieran todos juntos, pero cuando Jan se ponía rojo una y otra vez, ya no había freno. ¿Cómo se puede parar el bullying? Este cuento nos explica la historia de los niños y niñas que no son lo suficientemente fuertes para afrontarlo. 

En la escuela le dicen a Nuna que tiene piernas de flamenco. A ella no le gusta, pero mamá tiene un remedio. Son las gafas mágicas, que le permiten ver que las personas, a veces, no dicen lo que piensan ni piensan lo que dicen. Ni tan siquiera dicen lo que piensan que dicen. Una buena historia para trabajar la resolución de conflictos cotidianos. 

La de Wonder es una historia mítica. El libro original es un best seller que se ha transformado en película y que también cuenta con una versión para niños. Este es especialmente recomendable para chicos y chicas de Secundaria y explica la historia de August Pullman, un niño que nació con una grave deformación en la cara. Su incorporación al instituto no será fácil. 

Bruno y Pedro son muy buenos amigos y hacen muchas cosas juntos. Pero cuando Sergio comenzó a reírse de Bruno por su sombrero, las cosas cambiaron. Pedro, para empezar, dejó de ser amigo de Bruno por miedo a no ser aceptado en el grupo.

A todos nos cuenta un poco utilizar la palabra no con firmeza. Este cuento va precisamente de esto. De cuando el Monstruo Grande llama a la puerta del Monstruo Pequeño… y de las oportunidades que este último le llega a ofrecer al primero.

Puede ser que pase. En la escuela hay un niño alto y fuerte que se aprovecha de todo el mundo. Para conseguir lo que quiere utiliza la violencia, de modo que toda la clase está atemorizada. Llega un día, sin embargo, en el que uno de sus compañeros decide encarar la situación a través del diálogo y la razón. 

¿Puede la bondad cambiar el mundo? Este cuento ilustrado sin palabras de Kerascoët nos dice que sí. Vanesa regresa sola de clase y un compañero se mete con ella. Otra compañera que lo ve decide que hay que hacer piña con la clase y no dejarla nunca sola. Nunca, nunca. 

Nadie sabe qué le pasa a Uma. Está triste, cabizbaja y tiene la mirada perdida. Pasa gran parte del día en silencio. La respuesta a su angustia tiene que ver con el acoso escolar.

En este libro de Anna Morató encontraremos tres historias sobre acoso escolar en las escuelas, en las cuales también hay tres protagonistas: los que sufren el bullying, los que lo provocan y los que lo viven como espectadores. 

Hay dos niños mayores que molestan a Julio a la hora del recreo y él no sabe muy bien qué hacer. Piensa que si no dice nada y espera a que todo pase, se resolverá. Pero, ¿y si hablara con la maestra o con sus padres? Este libro permite a los niños y niñas tomar dos decisiones para saber qué pasa según lo que elijan. 

Una amistad inesperada puede ser de gran ayuda. Abel tiene problemas para hablar. Un día unos compañeros del colegio lo acosan y hacen que entre en una casa ruinosa, donde la gente del pueblo dice que vive el monstruo más espantoso del mundo. Ese supuesto monstruo es Gabriel, un joven que sufre una enfermedad. Su amistad ayudará a Abel, que será capaz de superar sus miedos. 

He aquí una novela gráfica cautivadora, en la que Raina es la protagonista. Ella quiere ser normal, pero un día se cae y se rompe los dientes. Lo que le espera durante unos meses será una auténtica tortura. ¿Será capaz de superarlo?

A todos nos habría gustado ser invisibles alguna vez. Todos, alguna vez, hemos querido dejar de serlo. Al protagonista de esta historia le cuesta controlar este poder: “a veces, cuantas más ganas tenía de ser invisible más gente me veía y, en cambio, cuando quería que todo el mundo me viese, a mi cuerpo le cogía por desaparecer”. 

Estamos viviendo un momento de cambio, marcado principalmente por la pandemia de la Covid-19 que está cambiando la sociedad tal y como la conocíamos hasta ahora. Uno de los ámbitos dónde se está notando este aspecto es el de educación. 

A raíz del cierre de las escuelas el pasado 12 de marzo (y que duró hasta final de curso), muchas escuelas, equipos directivos y claustros de maestros y profesores, tuvieron que hacer un cambio metodológico importante, pasando de la presencialidad al trabajo virtual. Esto hizo que muchos de nosotros nos diéramos cuenta de las carencias tecnológicas y de la metodología online que teníamos. A partir de aquí es cuando empezó a coger mucha relevancia las herramientas que conocemos como G Suite for Education, esas que Google pone a disposición de la educación. 

Solemos caer en el tópico erróneo de relacionar las herramientas Google con el trabajo exclusivamente online (eLearning), y no como un complemento de las actividades presenciales que realizamos habitualmente, con tal de mejorarlas, aumentar la motivación de los y las alumnas, así como añadir información de interés. 

En este artículo hablaremos de diferentes dinámicas que se pueden llevar a cabo en el aula a partir de las herramientas Google, y cómo éstas favorecen el proceso de aprendizaje. 

1. Trabajar de forma colaborativa en un mismo documento

Actualmente, en educación, se hace mucho énfasis en el trabajo colaborativo de los y las alumnas. Aprender a trabajar en equipo es una de las claves del éxito en su aprendizaje, ya que aparte de adquirir el conocimiento necesario, adquieren también las habilidades necesarias para trabajar en un grupo de gente. Hasta ahora esta metodología de trabajo tenía diferentes nombres dependiendo de la cantidad de gente del grupo, así como de su ritmo de aprendizaje, pasando por el “Trabajo en grupo” de toda la vida hasta el “Trabajo Cooperativo”.

Uno de los puntos fuertes de las herramientas de Google es la posibilidad de trabajar de forma colaborativa con otros usuarios en un mismo documento, ya sea de texto (Google Documents), una hoja de cálculo (Google Sheets), una presentación interactiva (Google Slides) o un formulario (Google Forms), entre otros. 

En la actividad que se presenta a continuación, podemos ver como los alumnos de 5º de Educación Primaria de la Escuela Anna Mogas de Granollers, fueron los encargados de preparar una prueba evaluativa para sus compañeros/as. Hicieron un cambio de rol y pasaron de ser alumnos a docentes por un día, preparando diferentes preguntas si ellos fueran responsables de la asignatura, para después trasladarlo a sus compañeros/as. Esta actividad se hizo en grupos de 4 y se realizó con la herramienta Google Documents. 



 2. Formularios de evaluación

¿Cuántas horas nos pasamos como maestros/as corrigiendo pruebas de evaluación? ¿Qué me decís de esas pruebas de comprensión lectora típicas de las competencias básicas (las que tienen como respuestas a, b, c, i d?

Otra de las posibilidades que ofrece G Suite, concretamente la herramienta de Formularios, es poder realizar test de autoevaluación. Hablamos de aquellas pruebas que se autocorrigen, permitiendo añadir diferentes tipologías de preguntas y respuestas. 

Con tal de evaluar la capacidad de comprensión lectora de los y las alumnas, la escuela trasladaba a los y las alumnas tests de Competencias Básicas de años anteriores. En un momento dado se decidió probar de realizarlo mediante esta herramienta, donde cada alumno y alumnas tendría a su alcance un dispositivo móvil para la realización del exámen. 

¿Cuál fue el resultado? Los y las alumnas realizaron la misma prueba de comprensión lectora, pero obtuvieron el resultado de forma inmediata, mostrando aquellas preguntas que había realizado de correcta o incorrectamente.

3. ¡Gamificamos las matemáticas!

Uno de los grandes problemas que nos encontramos como docentes cuando impartimos matemáticas es que tenemos un grupo de alumnos (a veces elevado) que tienen pánico a esta asignatura. Así que desde la escuela se propuso hacer un cambio de metodología para las matemáticas, cambiando la educación tradicional de explicación del libro, ejercicios y examen, por una un poco más motivadora y de esta manera favorecer el aprendizaje significativo y captar la atención de los más reticentes. 

Para esta actividad usamos Google Sites. Esta herramienta permite la creación de espacios web y se usó como portal de un videojuego presencial que llevarían a cabo los y las alumnas, donde cada tarea se premiaba con unos puntos necesarios para derrotar al enemigo y así pasar de mundo (tema).


4. ¡Llegan las elecciones.... de los delegados/as de clase!

¡Qué nervios siempre entre los alumnos cada vez que tienen que escoger delegado o delegada de clase! Este proceso en que se apuntan a la pizarra aquellos alumnos que se quieren presentar y los compañeros/as les votan.

Pero… ¿y si aprovechamos este momento para trabajar cómo son las campañas electorales?

Para llevar a cabo esta dinámica utilizamos la herramienta de Google Slides. Los alumnos y alumnas que se quieran presentar a delegados/as hacen una pequeña presentación exponiendo por qué son ellos o ellas lo más indicados para llevar a cabo esta función. Un día antes de la elección, los posibles futuros delegados se ponen delante de la clase, exponiendo lo que se ha comentado anteriormente, utilizando la presentación de Google como apoyo visual para captar la atención de sus compañeros y compañeras. ¿Quién será el/la elegido…?

5. La clase fuera de la escuela

No podemos irnos sin hablar de uno de los productos “estrella” de las herramientas Google para la Educación… ¡Google Classroom! 

Google Classroom es un entorno virtual de aprendizaje que permite gestionar la clase desde un mismo espacio, accesible desde cualquier lugar y momento. En este espacio se pueden marcar los diferentes materiales que se trabajan en clase, las tareas que los y las alumnas deben realizar y entregar, o diferentes documentos, vídeos, preguntas… con tal de ampliar o complementar aquello que explicamos en el aula.

A continuación podemos ver un ejemplo realizado en la asignatura de matemáticas, donde los alumnos realizan un enigma semanal (de forma voluntaria), y sirve para mejorar la comprensión de los problemas, que tantos problemas les causa (¡qué paradoja!). Estos enigmas tienen una duración semanal. En otras palabras, cada lunes aparece uno y los alumnos responden ahí mismo la posible solución al problema. Es una manera divertida y motivadora de trabajar los enunciados, romper con el mito de que las matemáticas son solo operaciones y hacer especial énfasis en el uso del razonamiento y la lógica. 

Deseamos que os hayan gustado estas pequeñas explicaciones sobre las herramientas Google para la Educación dentro del aula, ¡y esperamos que rompáis con la idea de que sirven únicamente en caso de confinamiento!

Pensad que las posibilidades son infinitas, y que los y las alumnas agradecerán su inclusión en el aula, porque no olvidemos que la tecnología avanza a un ritmo vertiginoso y los debemos preparar para su buen uso.

Autor: Marc Simón

Educación Docente recomienda los siguientes cursos:


Nueva colaboración: ¡Artículo de la mano de Thebigbagteacher!

La importancia de la gestión emocional se hace cada día más evidente. Camino a la gestión emocional encontramos objetivos básicos que tenemos que ir trabajando. No hacen falta grandes proyectos, sino pequeñas propuestas o dinámicas frecuentes y constantes. A veces no hay tiempo para hacer más. 

¿Por dónde empezar?
Algunos de los objetivos que podemos trabajar: 

  1. Identificar emociones en uno/a mismo/a y en los demás. 
  2. Percibir las emociones que suceden a nuestro alrededor, mediante signos por los que se manifiestan. 
  3. Comprender las emociones en uno/a mismo/a y en los demás. 
  4. Expresar las emociones de una forma ajustada. 
  5. Iniciarse en la conciencia emocional con tal de poder anticiparse o ponerse en posición de realizar técnicas de gestión de las emociones. 
  6. Regular las emociones. 

En definitiva, adquirir unas competencias emocionales que nos ayuden a aumentar nuestras habilidades para un mejor uso de las emociones. 

Algunas dinámicas y propuestas encaminadas hacia este proceso podrían ser las siguientes: 

Carrera de relevos

  • Aumentar el vocabulario emocional

Normalmente el vocabulario de los niños y niñas es muy pobre, les cuesta expresar sus emociones fuera de las 6 emociones básicas. El objetivo es salir de esas 6 emociones básicas. 

  1. Vamos a aumentar el vocabulario emocional. Hacemos pequeños grupos y se sentarán en sillas o en el suelo pero uno detrás de otro.
  2. Cogen la plantilla (adjuntada en este documento) y un lápiz.
  3. Escriben 3 emociones (consensuar el nombre) y le pasan la lista al compañero/a de detrás.
  4. ¡Las emociones que se repitan con otros equipos, no puntúan!

¿Quién tendrá más emociones?

Bajo del mismo sol

  • Agrupar las emociones secundarias que nos rodean, interpersonales, o que sentimos a un nivel intrapersonal

Con esta propuesta me gustaría mostraros cómo es posible coger una actividad de cualquier material y adaptarla al contexto emocional. 

El sol de las operaciones matemáticas donde ponemos un número y, alrededor, los niños y las niñas escriben operaciones que den esta cantidad. ¡Es fácil!

  1. Cogemos un sol y escribimos una emoción básica: alegría, tristeza, ira, miedo, asco o sorpresa.
  2. Deben escribir en los rayos del sol, las emociones secundarias que conozcan, ya sea porque las viven ellos/as mismos/as o porque las perciben en los demás. 
  3. Se pueden hacer pequeños grupos y comparar los resultados. 
  4. Sería interesante combinarlo con música. Trabajar desde la calma. 

En esta actividad es importante el tiempo, no tener ninguna prisa.

¿Podemos comparar los soles?

El teléfono roto

  • Comprender las emociones de los demás

Se pretende buscar un formato más serio, donde empatizar con el compañero o compañera.

  1. Una fila, todos miran dirección al último. 
  2. El primero de la fila coge una tarjeta y tendrá que representar mediante la expresión facial y corporal esta emoción. 
  3. Piensa la emoción y toca la espalda del compañero/a para que se gire. 
  4. El resto no los ven, ya que siguen de espaldas. Hace la expresión y se gira hacia delante. No pueden hablar. 
  5. El segundo interpreta la emoción, toca la espalda del tercero… Se vuelve a repetir el proceso hasta llegar al último. 
  6. El último dirá qué emoción es y si coincide con la del primero. 

Podemos hacer equipos. ¿Qué grupo lo acertará?

Hay que hacer tarjetas con las emociones que queremos trabajar. Después hablar sobre los matices de las emociones y cómo se manifiestan.

El panel de las emociones

  • Aumentar la conciencia emocional con tal de poder anticiparse o ponerse en posición de realizar técnicas de gestión de las emociones 

Una de las grandes competencias emocionales, es la conciencia emocional. De hecho la conciencia emocional, conjuntamente con la regulación emocional, son pilares fundamentales dentro de la gestión de las emociones. 

Con el panel de las emociones podemos ir fijándonos en las emociones que nos rodean, tanto a nosotros mismos, como en los demás. 

  • Con cada emoción que detectemos durante el día, pintarán un hexágono. 
  • Con echarle un vistazo veremos qué emociones nos envuelven por la gama de colores. 

Es necesario parar y observar para aumentar la conciencia interpersonal, fijándonos en las emociones que fluctúan en el aula. Después compararemos los panales. Se puede utilizar con cualquier mandala. El objetivo es poder identificar de forma visual los colores predominantes. 

Respiración consciente

  • Trabajar la respiración, sentir el propio cuerpo, con tal de llegar a un estado de equilibrio y bienestar

Una de las técnicas más fundamentales de la regulación emocional es la respiración. Lo debemos trabajar y debemos ser capaces de recurrir a esta técnica cuando nuestra energía se dispare o sintamos que entramos en un estado emocional que no queremos o que nos comportará consecuencias negativas. 

Un pequeño material básico para el rincón de la calma o el rincón de la respiración puede ser de gran ayuda. ¡Conozcamos nuestro cuerpo! Es muy importante. 

Ruleta de las emociones

Este es un recurso básico dentro del trabajo de la educación emocional.

  1. Para poder hacer pequeñas dinámicas.
  2. Para escoger de forma aleatoria una emoción.

Las propuestas son ilimitadas: 

  • Explicar las características
  • Hacer mímica
  • Adivinar qué hace el compañero o compañera
  • Comprender la emoción expresada

En las ruedas en blanco podemos poner unos pequeños velcros y así pegar y despegar redondas con diferentes emociones y poder cambiar la función de forma fácil y rápida.

¡Será nuestra gran aliada! ¡Solo tenemos que poner un spin encima o un clip y un lápiz para hacerlo rodar, dándole vueltas al clip!

El 20 de noviembre de 1989 es un día muy importante: los países de todo el mundo se pusieron de acuerdo para aprobar el texto definitivo de la Convención sobre los Derechos del Niño. Por eso, cada 20 de noviembre se celebra el Día Universal del Niño, una jornada que debe ser útil para fomentar la fraternidad entre los niños y niñas del mundo y para recordar, claro, que los niños tienen derecho a la salud, la educación y la protección, sin importar el lugar del mundo en el que hayan nacido. 

Según la UNESCO, casi un tercio de los adolescentes del mundo han sufrido acoso escolar. Son datos de las estadísticas que se destinan a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible relativo a la educación. El bullying o acoso son aquellos comportamientos intencionales y agresivos entre compañeros y estudiantes, ejecutados de manera repetida o cuando se observa que existe un desequilibrio evidente entre el poder real o el percibido. 

Para AEPAE (Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar), fundadora e impulsora del Plan Nacional contra el Acoso Escolar, nuestro sistema educativo necesita mejorar urgentemente la convivencia en los centros educativos y combatir el acoso en todas sus manifestaciones posibles. Porque los niños tienen derecho a ir a su centro escolar con libertad, seguridad y sin miedo. 

¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

No hay que esperar a que se produzca un caso de acoso escolar o bullying para empezar a trabajar contra esta lacra. No hace falta que ningún niño o niña sufra para que esto no vuelva a suceder o se detecte antes de que sea demasiado tarde. Así pues, es muy importante poner en marcha actividades e iniciativas que nos ayuden a prevenir el acoso escolar. Pero, ¿cómo? 

En primer lugar, os recomendamos visitar la página web de Educación de vuestra comunidad autónoma. En Cataluña, por ejemplo, tenemos existe el Proyecto de convivencia. A través de #aquíproubullying encontraréis mucha información para los equipos de convivencia del centro.  

A través de los Mòdulos formativos se ofrece formación para docentes y alumnos con el objetivo de mejorar la convivencia, desarrollar habilidades y actividades que capaciten al alumnado. Hay contenido para Primaria, Secundaria y Familias. Aquí se habla sobre qué es el acoso escolar, de competencias socioemocionales, gestión positiva de conflictos, detección y freno del acoso y uso seguro y responsable de las redes. 

Otra propuesta, que no excluye las anteriores, es la del equipo de referencia, formado por miembros de la comunidad escolar, con una composición mínima que debe ser la siguiente: un miembro del equipo directivo, tres alumnos, dos docentes, un miembro del AMPA y un profesional no docente. Desde aquí se puede gestionar el proyecto de convivencia del centro y hacer un seguimiento de los posibles casos. 

Te invitamos a indagar acerca de los distintos planes que ofrecen las comunidades autónomas a través de sus consejerías de educación, para obtener materiales adaptados a cada región, como por ejemplo, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Junta de Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia, País Vasco, etcétera.

Un banco de recursos per prevenir y tratar el bullying

Hay muchísimas cosas que podemos hacer para prevenir y tratar el bullying si se produce. No obstante, somos de la opinión de que antes de que se dé un caso, hay que trabajar con los alumnos para fomentar la buena convivencia entre compañeros/as. 

PDA Bullying es una plataforma que ofrece una propuesta de buenas prácticas para la prevención, detección y actuación ante casos de acoso escolar y ciberacoso con origen en el entorno educativo y otras violencias entre iguales, en la infancia y la adolescencia.

En su banco de recursos podemos encontrar un montón de contenidos y recursos para trabajar con los alumnos en el aula: actividades, aplicaciones, artículos, concursos, cortometrajes, dinámicas, recomendaciones de libros y películas, talleres, obras de teatro, webs y videojuegos. 

Libros y cuentos recomendados

La mejor manera de trabajar la empatía es, sin ninguna duda, hacerlo a través de la lectura. Leyendo conocemos las historias de los demás e imaginamos cómo debe ser sentirse como ellos. Por eso, os hacemos algunas propuestas interesantes, tanto para Primaria como para Secundaria: 

Empezamos por los más pequeños: 

Y ahora los mayores: 

Para terminar… actitudes prácticas para combatir el acoso escolar en el aula

A todo esto hay que sumar una actitud proactiva para evitar que se produzcan casos de acoso escolar en el aula. 

1. ¿Sabes cómo son tus alumnos? Observa bien cuáles son los perfiles y trabaja teniendo siempre presente si hay niños más vulnerables, más fuertes o bien con actitudes compatibles con el acoso escolar. Esto es importante a la hora de organizar grupos de trabajo, en el momento de gestionar conflictos, tanto en el aula como en el tiempo de recreo, y para desactivar actitudes inadecuadas. 

2. Inteligencia emocional para la resolución de conflictos. Hay que empezar desde bien pequeños a diferenciar entre las cosas que están bien y las que están mal. La resolución de  conflictos debe llegar por la vía de la inteligencia emocional. De otro modo, no los estaremos ayudando. 

3. Actitud observadora. Como docentes debemos procurar tener una actitud observadora, que nos permita detectar el principio del acoso escolar. Porque este no se dará solo en el patio, cuando los niños o los jóvenes estén solos. Es muy probable que las actitudes despóticas y de abuso se produzcan también en el aula. Neutralizarlas es fundamental.

4. El acoso velado. El bullying no siempre (o no solo) se manifiesta a través del maltrato físico. Muy a menudo el acoso es psicológico y absolutamente demoledor para la víctima, porque se gesta a través del desprecio y el aislamiento. 

La complejidad de intervenciones, emociones y dinámicas que hay que manejar para gestionar una cuestión tan delicada como el acoso escolar exige de nosotros mucho esfuerzo. Sin embargo, la buena convivencia entre nuestros alumnos, la construcción de personalidades fuertes y resilientes lo merece. Adelante, ¡juntos!

¡NUEVO FORMATO! 

¡Hoy estrenamos una nueva sección en el blog! A partir de ahora encontraréis cada martes colaboraciones con profesionales del sector educativo. Nos aportarán conocimiento y recursos mediante artículos acompañados de un video IGTV que colgaremos los miércoles en nuestro Instagram. 

Empezamos esta propuesta con Roser, de Art&Shock. ¡Adelante! 


Los cuentos juegan un papel protagonista en la etapa infantil y son un recurso indispensable en cualquier clase. Y es que, ¿a quién no le gustan los cuentos? 

Sus historias nos despiertan la imaginación, exploran otras culturas y nos enseñan cosas sobre el mundo.

Pero lejos de quedarnos con el concepto de explicar un cuento, en el que el maestro/a lee y los niños y niñas escuchan, queremos crear una experiencia más participativa y aprovechar todas las oportunidades de aprendizaje que el cuento nos ofrece.

Por eso, hoy os traigo 5 actividades para fomentar la participación en el aula mediante cuentos

1. El juego de las solapas  

Escogemos un cuento y tapamos una parte de los dibujos con un papel o “post-it” como si fuera un cuento de solapas (si tenemos alumnos/as lectoras, tapamos también las palabras). 

Podemos utilizar un cuento nuevo o conocido según el nivel de dificultad que busquemos. Vamos explicando el cuento hasta que lleguemos a una de estas solapas y les planteamos preguntas:

"¿Quién/Qué creéis que hay aquí debajo? ¿Y cómo lo sabemos? ¿Qué pensáis que pasará?” 

Y así seguimos con el cuento fomentando la participación y la formulación de hipótesis. 

2. ¡Hagamos memoria!

Buscamos un cuento con detalles: quizás con personajes que lleven ropa muy concreta, donde salga una casa muy especial… ¡o incluso un animal extraño! Debe ser un cuento que ya conozcan. 

Les explicamos a los niños y niñas que hemos perdido el cuento, ¡no lo encontramos y queremos recordar cómo era! 

Les pedimos que dibujen: 

a) El personaje principal
b) El principio o el final de la historia
c) Dónde se sitúa el cuento

Podemos plantear esta actividad de diferentes maneras:  

  • Por grupos, donde los niños y niñas colaboren para recordar detalles y hagan un dibujo de manera conjunta. 
  • Individualmente, donde cada alumno/a tendrá su papel y hará su dibujo. 

Dependiendo de la autonomía de los grupos, se los puede guiar en la medida que se crea oportuna, dando más o menos pautas.

Al acabar, lo pondremos en común con el resto de compañeros/as y veremos las diferencias en los detalles que hemos recordado. También podemos “encontrar” el cuento ¡y ver lo bien que lo han hecho!

3. ¡Qué lío!

Con este juego, los niños y niñas intentarán rehacer la secuencia de un cuento que les resulte familiar. Para realizarlo, es mejor escoger un cuento con una secuencia clara y lógica.  

Primero preparamos imágenes que representen momentos claves del cuento (pueden ser directamente fotocopias del libro). Después las presentamos a los y las alumnas, diciéndoles que el libro está hecho un lío y ¡necesitamos ayuda para ponerlo en orden!

Vamos pegando las imágenes en la pizarra o en un corcho y animamos a los niños y niñas a hablar y participar aportando ideas y posibilidades. Una vez tengamos el cuento en orden de nuevo, les pedimos que nos lo expliquen, por turnos. 

4. El cuento mudo

Buscamos un cuento que no conozcan, ¡con ilustraciones bien grandes para hacer volar su imaginación! 

Les decimos que el cuento se ha quedado mudo, no tiene palabras, o que está escrito en un idioma que no conocemos… ¡y por eso entre todos y todas tenemos que adivinar de qué habla el cuento! 

Descubrimos cada página, formulamos preguntas e hipótesis, dejamos que ellos y ellas hagan y compartan sus teorías. 

5. ¡El cuento cobra vida!

Esta es una actividad de juego teatral que funciona muy bien en la etapa infantil. 

Escogéis un cuento, que vuestros alumnos/as ya conozcan, con 3 o 4 personajes o colectivos. Los cuentos clásicos son muy buena opción para esta actividad. 

Preparáis rincones en clase con un distintivo para cada personaje. Puede ser un distintivo que los niños y niñas lleven en la cabeza, en la camiseta o simplemente un gomet en la mano. Por ejemplo: El rincón del Padre Oso, el rincón del Bebé Oso y el rincón de la Ricitos de Oro. 

Les explicamos que hoy el cuento cobra vida y que ellos y ellas son los protagonistas (puede haber más de una persona haciendo de cada personaje y más de dos, ¡incluso más de tres!) 

Repartimos los actores y actrices en los diferentes rincones según el personaje que representen. Cuando los personajes están en su rincón, ¡deben estar quietos y atentos/as!

Comenzamos a narrar el cuento, poniendo mucho énfasis en las acciones. 

“Había una vez, una niña que estaba durmiendo. Cuando cantó el gallo, se despertó, desayunó y se peinó sus maravillosos ricitos.”

A medida que vamos explicando, los personajes salen de su rincón y van reproduciendo las acciones. ¡Ya veréis como se lo pasan genial! 

¡Actualizamos los saludos para entrar en clase! Hasta ahora teníamos un imprimible con seis maneras de saludar a los y las compañeras, así como al o la maestra, justo antes de pasar por la puerta del aula. Encontraréis la plantilla en el artículo Saludos para entrar en clase. Aun así, en este queremos adaptar las acciones que propusimos con tal de cumplir con las medidas sanitarias. 

La idea es muy similar a la plantilla de saludos original. Los y las alumnas se ponen en fila al lado de la puerta y, cuando sea su turno, deberán elegir la forma con la que os quieren saludar. Deben elegir entre los diferentes saludos: señalar una sonrisa con el dedo sobre la mascarilla, una celebración, un baile, chocar con los pies, chocar con los codos y guiñar el ojo.  

¡Ya sabéis el mecanismo! Cuando hayan elegido, os saludáis y el alumno puede entrar a clase. Otra opción, para reforzar los lazos entre ellos y ellas, es que cada día se ponga un alumno/a diferente en vuestro lugar para saludar a todos sus compañeros. 

Seguro que os gusta a todos y todas empezar así el día. Podéis descargar el imprimible en el siguiente enlace:

Wonder es una película que se estrenó en 2017 y se enmarca en el género del drama, pero que tiene toques de comedia muy interesantes. Está dirigida por Stephen Chbosky y probablemente ya sepas que está basada en el libro homónimo Wonder, publicado en 2012 y un auténtico éxito literario en todo el mundo. Tanto el libro como la película nos cuentan una historia tan maravillosa como su protagonista, August Pullman. La cinta, protagonizada por Julia Roberts, Owen Wilson y Jacob Tremblay, es un antídoto contra el bullying. Perfecta para reflexionar, conversar y tratar a fondo esta temática en el aula. 

El argumento

Se llama August Pullman, pero todo el mundo lo llama Auggie. El protagonista de Wonder es un niño de diez años que vive en North River Heights, en Manhattan. Tiene una deformidad facial de nacimiento, que se llama Síndrome de Treacher Collins. Durante toda su infancia, Auggie ha tenido que someterse a 27 cirugías, las cuales no le permiten ir a la escuela. Su madre lo educa en casa. Es un niño listo, preparado. Un amante de la ciencia, de Star Wars y Minecraft. También quiere ser astronauta.

Sin embargo, todo se complica cuando los padres de Auggie deciden que tiene que empezar la etapa de secundaria en la escuela presencial. Allí se encontrará con la cruda realidad: las miradas, las burlas, los insultos. Pero también se encontrará con la bondad, la generosidad, la lealtad, en un recorrido que conmueve, que emociona y que nos da, a grandes y pequeños, una gran lección de aceptación y amistad. 

Wonder o la magia de las personas 

Auggie es un niño muy especial. Destaca entre los demás porque su rostro no es como el de los del resto. Pero, ¿es que hay algún rostro que sea igual? Su hermana siempre le dice que él ha nacido para destacar y así es, porque ocupa una posición central en la familia: él es el sol. Los otros astros, como ella, giran a su alrededor. Wonder es una película muy interesante para trabajar el tema del bullying, pero también para reflexionar sobre las relaciones familiares: la posición que cada uno de nosotros ocupa en la familia y las circunstancias que pueden romper los esquemas, generar dolor, angustia o bien margen para la superación. Por eso la historia se explica desde las distintas perspectivas de los personajes principales. Y es un gran acierto que añade muchas posibilidades a la hora de abordar la historia. 

¿Por qué puede ser interesante ver Wonder? 

Si habéis leído Wonder sabréis que se trata de una historia maravillosa. Un best-seller muy reconocido por todo el mundo, que puede funcionar muy bien para trabajar en el aula, a partir de Primaria, a través de fragmentos de texto y, lógicamente, con la película. 

Según datos de la UNESCO, el 32% de los niños y niñas del mundo han sufrido alguna vez bullying o acoso escolar. Por tanto, desde las escuelas e instituciones se han iniciado programas y dinámicas para frenarlo. Desde el aula tenemos la oportunidad de hacer un gran trabajo de observación activa y poner en marcha una serie de actividades que nos permitan hablar sobre los peligros del acoso, ofreciendo (en positivo) recursos para fomentar la empatía, la inclusión y el respeto hacia los demás. 

Con Wonder tendréis la oportunidad de emocionaros juntos, conversar y jugar a poneros en los zapatos del otro. De sentir que no hay nadie por encima de los demás y que no hay nada más reconfortante y placentero que sentirse parte de un grupo cohesionado y respetuoso. 

La escena destacada

La película es una delicia que os permitirá trabajar un tema tan espinoso como es el del bullying o el acoso escolar desde una perspectiva atrevida y hasta divertida. Porque si bien esta es una película dramática, contiene momentos de lo más divertidos, que nos muestran cómo es de inteligente Auggie, porque es capaz de reírse de él mismo y de quitar hierro al asunto. 

Hemos destacado esta escena, que nos ha hecho reír especialmente, en la que los padres de Auggie conversan con él sobre cómo ha ido el primer día en la escuela. Esperamos que este fragmento os motive a verla entera. Actualmente la encontraréis disponible en Amazon Prime, bajo compra o alquiler. ¡Disfrutadla! 

El otoño ya ha llegado y nos encanta decorar la escuela y el aula con motivos relacionados con esta estación del año. 

Hay una infinidad de maneras de hacerlo. Nosotros hemos querido trabajar el otoño y sus colores con las diferentes técnicas que veréis a continuación. 

Podemos trabajar un árbol y estampar sus hojas de colores. Para estamparlos podemos utilizar diversos materiales como: patatas, tapones, piñas, manos, rollos de papel… ¡Cualquier opción es válida!

Pero no solo podemos hacer hojas de los árboles con la técnica de la estampación, también podemos decorar nuestros árboles otoñales con papel de seda rojo, naranja, amarilo y marrón. ya sea haciendo bolitas o con una forma diferentes. También podemos pegar gomets de los colores que queramos. 

Por otro lado, podemos pedir a nuestros alumnos que traigan hojas caídas de los árboles para decorarlas. Dejar volar la imaginación y saldrán unas creaciones fantásticas.

Si tenemos hojas podemos seguir con los colores su contorno y hacer trabajos espectaculares.

Y por último, ¡podemos pasarlo súper bien con estas dos propuestas tan divertidas!

Un extra, si tenéis una hoja muy bonita y arcilla, ¡podéis hacer un bol como este que publicamos el otoño pasado!