El secreto de dormir bien

educación-docente

Respetar nuestro ciclo de sueño tiene una gran importancia para nuestra salud.
La importancia de dormir bien está relacionada tanto en el ámbito fisiológico como en el psicológico. Descansar de forma inadecuada puede tener graves consecuencias para nuestro cuerpo y nuestro cerebro.

Dormir es tan necesario como alimentarse de manera saludable o hacer ejercicio físico de forma habitual. Es una función biológica esencial para nuestro organismo y además, tenemos que tener en cuenta que pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo.

Alguna de las consecuencias que provoca la falta de sueño son:

  • Debilitación del sistema inmunológico
  • Agotamiento
  • Depresión y ansiedad
  • Falta de concentración
  • Cambios en la función hormonal
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Cambios en el estado emocional (impaciente e irritable)
  • Envejecimiento prematuro

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dormir aproximadamente 8 horas cada noche para cumplir con nuestro ciclo de sueño.
La cantidad de horas que se necesitan para disfrutar de un descanso indicado depende sobre todo de la edad. Os dejamos una tabla explicativa de las horas que necesita cada persona según su edad. Hay que tener en cuenta que esto puede depender de las necesidades de cada persona, actividad física, trabajo, estado de ánimo, etc.

Años Horas de sueño recomendadas
0-3 meses 14-17 horas
4 a 11 meses 12-15 horas
1-2 años 12-14 horas
3-5 años 10-13 horas
6-13 años 9-11 horas
14-17 años 8-11 horas
18-64 años 7-9 horas
+65 años 7-8 horas

Podemos ver que cuantos más años tiene una persona, menor es la cantidad de horas de sueño que necesita para recuperarse.

Os dejamos un vídeo resumen de youtube donde se explican las horas que necesita dormir cada persona según la edad y los patrones de sueño más importantes a partir de ilustraciones:

Es tan importante prestar atención a las horas de sueño como la calidad de estas. Os dejamos unos consejos que te ayudarán a dormir suficiente y sentirte renovado cada día:

  • Constancia con las horas
    Trata de mantener siempre la misma hora de irte a dormir y de levantarte, un horario fijo regulará tu reloj biológico. ¡Verás que al final ni te habrá que poner el despertador!
  • Crear un ambiente agradable
    Es muy importante crear un ambiente agradable en tu dormitorio y la temperatura del mismo, que no debe superar los 23º. Asegúrate de que no entre ninguna luz desde el exterior ni desde la habitación, ya que los párpados son muy sensibles a la luz y si detectan, no nos dejan descansar bien.
  • Escojer una cama y una ropa de cama de calidad
    La Fundación Nacional del sueño menciona que un colchón tiene una vida útil de 8 años aproximadamente. Tener una almohada adecuada también es muy importante y los expertos recomiendan cambiarla cada dos años. Es importante escoger una que recoja tu cuello y no incline tu cabeza hacia adelante.
    Os dejamos el enlace a un artículo que da 10 consejos a la hora de elegir un colchón: https://www.pikolin.com/es/blog/diez-consejos-a-la-hora-de-escoger-un-colchon/
  • No a los aparatos electrónicos
    Trata de no usar aparatos electrónicos antes de acostarte, ya que estimulan el cerebro y es exactamente lo que queremos evitar. Sobre todo, apágalos antes de acostarte o al menos, ponlos en modo avión.
  • Evitar las siestas
    Si tienes problemas para dormir, aunque son una forma efectiva de cargar la batería durante el día, las siestas pueden evitar el sueño por la noche. Si realmente la necesitas, los especialistas recomiendan que sea de máximo media hora.
  • Dormir de lado
    Según los cardiólogos, dormir de lado es una de las mejores posiciones para la salud de tu corazón, ya que reduce la falta de aire y disminuye el ritmo cardíaco. Sin embargo, está comprobado que dormir sobre el lado derecho no es bueno para el cuerpo para aquellas personas que sufren de acidez.
  • Llevar una dieta equilibrada y saludable
    Además de afectar  directamente a la salud y la apariencia, también afecta la calidad del sueño. Cuando se consume cafeína o alimentos ricos en grasas y azúcares, la temperatura corporal aumenta porque el cuerpo necesita mucho tiempo para digerir este tipo de alimentos.
    Es muy importante no tomar bebidas con gas antes de ir a dormir y evitar los cigarrillos y el alcohol. Es recomendable no comer en exceso por la noche e intentar evitar comidas abundantes y picantes. Lo ideal es no comer nada dos horas antes de ir a dormir.
    Aquí tenéis el enlace a una lista de 13 infusiones que te ayudarán a dormir: https://psicologiaymente.com/vida/infusiones-dormir-mejor
  • Regular el estrés
    Por mucho que nuestra cama sea cómodo y tengamos una temperatura perfecta en la habitación, si nos sentimos preocupados por algo, no seremos capaces de dormir. Intenta calmarte y relajarte con ejercicios respiratorios o leyendo un libro para desconectar. Es necesario empezar a relajarse una o dos horas antes de irse a dormir, ya que el cuerpo necesita cambiar a su modo suspensión. Así, nuestro cuerpo y cerebro se darán cuenta de que es hora de descansar. Por ejemplo, puedes prepararte un baño tibio, leer un libro o meditar.

Os dejamos el enlace a un artículo que explica 4 técnicas de relajación para dormir mejor: https://lamenteesmaravillosa.com/4-tecnicas-de-relajacion-para-dormir-mejor/

Entre los principales beneficios de dormir bien se encuentran la mejora del estado de ánimo, la mejor retención de la información, la mejora del aspecto físico, la prevención de enfermedades, y ayuda a combatir la depresión.
Esperamos que con estos consejos durmáis perfectamente a partir de ahora y ¡que compartáis con nosotros vuestras experiencias!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *