Libros para trabajar el bullying

Miles y miles de niños y jóvenes sufren bullying en el mundo. Según el Estudio Conducta sobre Salud de los Jóvenes en Edad Escolar de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 7,5% de los niños y un 4,3% de las niñas han sido víctimas del acoso escolar. Por si esto fuera poco, en los últimos años también se ha incrementado el índice de menores que sufren ciberacoso, la mayoría fuera del centro escolar. 

Por suerte, este es un problema en que la mayoría de actores implicados ya han puesto sobre la mesa. Y poner sobre la mesa significa crear comisiones de seguimiento y resolución de conflictos, observadores permanentes, mediadores y formaciones específicas para combatir de raíz cualquier indicio de bullying. 

Otra de las iniciativas que debemos poner en marcha de manera obligada desde el aula es la prevención. Una buena manera de hacerlo es a través de los libros. Hoy queremos recomendaros una serie de títulos que os ayudarán. 

Diversidad familiar

¿Cuántas familias mágicas hay en este libro? En este cuento se agrupan muchas familias, todas iguales, todas diferentes. ¿Cómo se lo montan las monoparentales? ¿Y las tribus? También tenemos las homoparentales y recompuestas. He aquí un cuento muy tierno. 

El miedo de no pertenecer a un grupo

Este cocodrilo no es un cocodrilo cualquiera. De hecho, una de las principales diferencias que hay entre él y la resta de su especie es que no le gusta el agua. Ni tan siquiera un poquito. Lo que de verdad le gusta es subirse a los árboles. Pero,... ¿es de verdad un cocodrilo?

¿Quién es Oliver Button? Le llaman niña porque no le gusta hacer las cosas que hacen el resto de niños. A él le gusta pintar, pasear por el bosque, disfrazarse y bailar. Cuando empezó a dar clases de danza mejoró tanto que pronto se convirtió en una estrella. Y sus compañeros se quedaron boquiabiertos. 

¿Cómo son las personas especiales? ¿Cómo son las personas diferentes? ¿Cómo las juzgamos? Este cuento nos habla sobre el valor de la amistad y la escasa importancia que debemos dar a las apariencias. Así lo hacen, al menos, estas dos amigas… que se saben querer a pesar de las diferencias. 

Características físicas diferentes

Malena pesaba mucho, seguramente demasiado. En la piscina las niñas se reían de ella y buscaron una rima fácil: ballena. Pero un día, el monitor de natación le enseñó un truco y su vida comenzó a cambiar. Es un cuento perfecto y entrañable para tratar el tema con cuidado y fomentando la autoestima.

Nos hace gracia que alguien tenga las orejas grandes. El pelo súper rizado. Que seamos altos, flacos o gordinflones. En Orejas de mariposa encontramos la manera de transformar cualquier cosa que sea motivo de escarnio en una característica positiva. 

Puede que primero se rieran todos juntos, pero cuando Jan se ponía rojo una y otra vez, ya no había freno. ¿Cómo se puede parar el bullying? Este cuento nos explica la historia de los niños y niñas que no son lo suficientemente fuertes para afrontarlo. 

En la escuela le dicen a Nuna que tiene piernas de flamenco. A ella no le gusta, pero mamá tiene un remedio. Son las gafas mágicas, que le permiten ver que las personas, a veces, no dicen lo que piensan ni piensan lo que dicen. Ni tan siquiera dicen lo que piensan que dicen. Una buena historia para trabajar la resolución de conflictos cotidianos. 

La de Wonder es una historia mítica. El libro original es un best seller que se ha transformado en película y que también cuenta con una versión para niños. Este es especialmente recomendable para chicos y chicas de Secundaria y explica la historia de August Pullman, un niño que nació con una grave deformación en la cara. Su incorporación al instituto no será fácil. 

Bruno y Pedro son muy buenos amigos y hacen muchas cosas juntos. Pero cuando Sergio comenzó a reírse de Bruno por su sombrero, las cosas cambiaron. Pedro, para empezar, dejó de ser amigo de Bruno por miedo a no ser aceptado en el grupo.

A todos nos cuenta un poco utilizar la palabra no con firmeza. Este cuento va precisamente de esto. De cuando el Monstruo Grande llama a la puerta del Monstruo Pequeño… y de las oportunidades que este último le llega a ofrecer al primero.

Puede ser que pase. En la escuela hay un niño alto y fuerte que se aprovecha de todo el mundo. Para conseguir lo que quiere utiliza la violencia, de modo que toda la clase está atemorizada. Llega un día, sin embargo, en el que uno de sus compañeros decide encarar la situación a través del diálogo y la razón. 

¿Puede la bondad cambiar el mundo? Este cuento ilustrado sin palabras de Kerascoët nos dice que sí. Vanesa regresa sola de clase y un compañero se mete con ella. Otra compañera que lo ve decide que hay que hacer piña con la clase y no dejarla nunca sola. Nunca, nunca. 

Nadie sabe qué le pasa a Uma. Está triste, cabizbaja y tiene la mirada perdida. Pasa gran parte del día en silencio. La respuesta a su angustia tiene que ver con el acoso escolar.

En este libro de Anna Morató encontraremos tres historias sobre acoso escolar en las escuelas, en las cuales también hay tres protagonistas: los que sufren el bullying, los que lo provocan y los que lo viven como espectadores. 

Hay dos niños mayores que molestan a Julio a la hora del recreo y él no sabe muy bien qué hacer. Piensa que si no dice nada y espera a que todo pase, se resolverá. Pero, ¿y si hablara con la maestra o con sus padres? Este libro permite a los niños y niñas tomar dos decisiones para saber qué pasa según lo que elijan. 

Una amistad inesperada puede ser de gran ayuda. Abel tiene problemas para hablar. Un día unos compañeros del colegio lo acosan y hacen que entre en una casa ruinosa, donde la gente del pueblo dice que vive el monstruo más espantoso del mundo. Ese supuesto monstruo es Gabriel, un joven que sufre una enfermedad. Su amistad ayudará a Abel, que será capaz de superar sus miedos. 

He aquí una novela gráfica cautivadora, en la que Raina es la protagonista. Ella quiere ser normal, pero un día se cae y se rompe los dientes. Lo que le espera durante unos meses será una auténtica tortura. ¿Será capaz de superarlo?

A todos nos habría gustado ser invisibles alguna vez. Todos, alguna vez, hemos querido dejar de serlo. Al protagonista de esta historia le cuesta controlar este poder: “a veces, cuantas más ganas tenía de ser invisible más gente me veía y, en cambio, cuando quería que todo el mundo me viese, a mi cuerpo le cogía por desaparecer”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *