Manualidad para el día del padre

Se acerca el día del padre y el mejor regalo que le podemos ofrecer es pasar tiempo con él. Por eso, la manualidad de este mes es un tres en raya hecho por nosotros con la finalidad de jugar horas y pasarlo súper bien. Mientras jugamos podemos aprovechar para hablar de muchos temas i conocernos mejor.

Jugar al tres en raya hace trabajar muchos aspectos, de los cuales destacamos:

  1. Coordinación ojo-mano: los ojos analizan las fichas y el juego en general. A la vez, nuestras manos ejecutan de forma coordinada según la información obtenida.
  2. Concentración: para utilizar una buena estrategia es necesario estar atento.
  3. Estrategia, razonamiento y resolución de problemas: si queremos ganar tenemos que pensar una buena estrategia y los movimientos del oponente hacen que constantemente resolvamos problemas.
  4. Habilidades emocionales: como la paciencia cuando esperamos, el hecho de perder o ganar, el disfrute del juego y, sobre todo, el vínculo que se establece con el otro jugador.
  5. Conceptos matemáticos: se trabaja el concepto de cantidad (hasta el número 3) y la orientación espacial.
  6. Creatividad: puedes crear tu propio tres en raya y disfrutar de la creación y del proceso.

Para hacer nuestro tres en raya nos hemos inspirado en la primavera y hemos transformado las piedras en mariquitas y abejas.

Material necesario

  1. Piedras lisas
  2. Pinturas
  3. Pinceles
  4. Cartón o cartulina cuadrada para hacer el tablero
  5. Regla
  6. Lápiz i rotulador

Pasos a seguir

  1. Nosotros primero hemos hecho el tablero, pero se puede hacer más adelante. Medimos el cartón cuadrado y lo dividimos en tres partes dibujando dos líneas horizontales y dos líneas verticales. Después lo repasamos con un rotulador. Pero se puede decorar a vuestro gusto.

2. Despues pintamos las piedas. Primero pintamos tres piedras de color rojo, para hacer las mariquitas 🐞, y tres de color amarillo, para las abejas 🐝. Y las dejamos secar.

3. Una vez estén secas, pintamos de color color las cabezas, las pintitas en las mariquitas y las rayas en las abejas. Y volvemos a dejarlas secar.

4. Pintamos de color blanco dos redondas en cada piedra para hacer los ojos y cuando esté seco, pintamos el punto negro para que quede bonito.

5. Una vez esté todo seco, ¡ya podemos jugar y disfrutar de un fantástico rato con papá!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *