¡Mi padre tiene súper poderes!

Mi padre siempre me despierta con un beso...

y todavía con los ojos medio abiertos, le regalo otro.

Me escucha cuando le explico mi última gesta...

de barcos, piratas y tesoros imaginarios.

Y aunque no tengamos tiempo...

siempre me regala cinco minutos para columpiarnos un poco más,

observar juntos un caminito de hormigas,

o recoger cuatro florecillas naranjas que he encontrado en el parque.

Cuando hago los deberes y no lo consigo

está a mi lado para ayudarme a pensar que lo podré hacer.

Y cocinar una pizza buenísima los viernes...

Aunque estemos todos cansadísimos y tengamos sueño.

Explicarme cuentos cada día, antes de ir a dormir...

y uno y dos más, ¡ojalá no se acabasen nunca!

Y poner fin al día con un abrazo infinito...

que me diga buenas noches, te quiero y hasta mañana otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *