Profe en la nube: 5 juegos de mesa para trabajar valores en el aula

¡Nueva colaboración! Disfrutad muchísimo de los 5 juegos que nos trae Erica para trabajar valores y educación emocional dentro del aula con niños y niñas de diferentes edades.


A lo largo de la jornada escolar, nuestro alumnado realiza un sinfín de actividades y cada vez es más frecuente que una de ellas sea jugar. El porcentaje de docentes que utiliza juegos en clase ha ido aumentando exponencialmente debido a la introducción de nuevas metodologías de enseñanza – aprendizaje activas, además del cambio de mentalidad y modelo pedagógico que se está produciendo en muchas escuelas. De esta forma, podemos afirmar que los juegos han llegado a las aulas para quedarse y debemos aprovechar este recurso tan versátil y útil a nuestro favor para potenciar todo aquello que queremos conseguir de nuestros niños y niñas a través de ellos.

En el artículo de hoy os quiero presentar 5 juegos para trabajar valores y educación emocional, dos aspectos transversales y fundamentales que poco a poco están ganando también protagonismo en nuestras aulas y que debemos fomentar desde edades muy tempranas, con el objetivo de establecer unas bases sólidas y saludables para nuestro alumnado. Esta selección de juegos está pensada para usar tanto en clase como en casa y destacan por su sencillez y diseño. ¡Comenzamos!

1. EMOTRIP (a partir de 8 años)

Este juego de Mut Kids nos ayuda a trabajar y potenciar las competencias emocionales de nuestro alumnado de forma lúdica. Consta de un tablero con ambientación espacial, 3 barajas de cartas y pueden jugar entre 2 y 4 personas. En este video de Jugando con Lupis podéis ver el juego en formato Stop Motion y en el perfil de Instagram de Esther, @emotimestra podréis leer una reseña detallada sobre el juego. 

Las cartas que se incluyen en el juego tienen diferentes funciones, como trabajar la conciencia y autonomía emocional a través del autoconocimiento, conocer mejor a otras personas y establecer conexiones afectivas, o reforzar habilidades sociales a través de dramatizaciones o role-playing. Lo podéis encontrar en catalán, castellano, euskera, gallego e inglés. 

2. ¡PILLADO! (a partir de 5 años)

Este juego de Lúdilo tiene como objetivo descubrir qué zorro ha robado la tarta antes de que escape. Quizá nos puede recordar al famoso Cluedo, ya que se compone de un tablero por el cual deberemos movernos e ir recabando pistas pero, en este caso, el trabajo cooperativo será imprescindible para resolver el caso. El juego incluye cartas con animales sospechosos, 3 dados, fichas de características y una caja para esconder la carta del ladrón. Pueden jugar entre 2 y 4 personas. Los jugadores/es deben decidir si quieren descubrir a un sospechoso o buscar una pista y tirarán los dados. Si salen 3 ojos, podrán obtener una pista. Si salen 3 huellas, podrán conocer a uno de los sospechosos. Si los dados no coinciden, el zorro irá avanzando por el tablero. 

Me parece un juego divertido y que trabaja muchos aspectos, entre los cuales destaco el trabajo en equipo, la atención plena, la estrategia, además de la resolución de problemas y la memoria visual. En el siguiente video creado por Lúdilo podéis ver con todo lujo de detalles el funcionamiento del juego.

3. EMOTIONS DETECTIVE (de 3 a 6 años)

Este juego de Miniland tiene como objetivo desarrollar la inteligencia emocional a través de la empatía, el autoconocimiento, la autoconfianza, la identificación de emociones y la asimilación de valores. Está compuesto de una ruleta con diferentes emplazamientos y tarjetas con situaciones que provocan emociones “negativas”. Deberemos escoger una tarjeta según lo que nos marque la ruleta, identificar cómo se siente la persona y proponer soluciones que lleven a la autorregulación. Es una propuesta interesante por su carácter cooperativo y porque nos ayuda a iniciarnos en el mundo de las emociones y la resolución de problemas.

4. ¡VUELA, BÚHO, VUELA! (a partir de 4 años)

Otro juego de Lúdilo de carácter cooperativo cuyo objetivo esta vez es desarrollar la lógica y estrategias de trabajo en equipo para conseguir llevar a todos los búhos de vuelta a su nido antes de que se haga de día. Con una mecánica similar al juego de ¡Pillado!, tenemos al sol como elemento contrarreloj que marcará el ritmo de la partida. También pueden jugar de 2 a 4 personas y en el interior encontrarás un tablero, 6 fichas con búhos y fichas/cartas con colores y soles que deberemos ir cogiendo para mover los búhos y el sol a lo largo del tablero. Este juego destaca por su simplicidad y porque es 100% ecológico, punto a favor para la empresa fabricante. Si queréis aprender con más detalle cómo jugar, aquí tenéis un video explicativo de la mano de Lúdilo.

5. LOS HOMBRES LOBO DE CASTRONEGRO (a partir de 10 años)

El último juego de la lista es de Asmodee y lleva varios años entre nosotros. El objetivo principal es cazar a los lobos/as que están atemorizando al pueblo a través de la observación, la perspicacia, las alianzas y la capacidad de argumentación y convicción de los personajes que intervienen. Antes de comenzar, cada jugador/a coge una carta al azar mediante la cual se convertirá en un personaje concreto: puede ser un lobo, un cazador o un aldeano, entre otros roles. Entonces, una persona que hace de narradora empieza a relatar la historia del pueblo. Al caer la noche, los lobos salen a cazar y… Se comete un asesinato, que se descubre al día siguiente. A partir de aquí, comienza un debate para argumentar quién ha podido ser.

Este juego es interesante porque lo podemos usar a partir de una edad más tardía y, por lo tanto, nuestro alumnado más mayor se puede beneficiar de sus múltiples posibilidades. Podemos trabajar la cooperación, la empatía y la resolución de conflictos entre otros. Al finalizar la partida, también se pueden debatir diferentes aspectos que hayan surgido a lo largo del juego y que suelen ser típicos entre los mayores de la escuela o en el instituto, como la propagación de mentiras o rumores, los juicios de valor, el perdón, la escucha atenta o la creación de bandos.

En la página oficial recomiendan entre 8 y 18 personas para jugar, pero se podría adaptar a más o menos jugadores si se multiplican o reducen los roles.

Hasta aquí la recopilación de juegos para trabajar valores y educación emocional. Como habéis podido comprobar, todo el mundo puede jugar y beneficiarse de los juegos para desarrollar diferentes capacidades, habilidades y valores que nos permiten crecer sanos tanto física como mentalmente, y de paso divertirnos un rato en buena compañía. Un último aspecto importante que os quiero recomendar es que juguéis y dominéis la mecánica de cualquier juego antes de presentarlo en clase. De esta forma, podréis avanzaros a posibles situaciones o contratiempos que puedan surgir con vuestro grupo y les podréis ayudar a resolver sus dudas o miedos.

¿Conoces alguno de los juegos? ¿Qué otros aspectos se podrían trabajar a través de ellos? ¿Crees que es útil usar juegos en el aula para enseñar contenidos?

Me encantará leerte en comentarios.

Erica Moyano Vargas, autora de Profe en la Nube (@profenlanube)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *