SOS, los Osos Polares se quedan sin casa

¿A quién no le parecen fascinantes los osos polares? Hoy vamos a conocerles mejor, y veremos la situación actual en la que se encuentran.
Los osos polares viven alrededor de la región Ártica. Sus condiciones físicas les permiten moverse versátilmente por el hielo y desplazarse varios kilómetros nadando con unos cuerpos con características para manejar el clima extremadamente frío.

Os mostramos un pequeño anuncio publicitario de un minuto para introducir el tema de hoy que seguro que nos hará pensar a todos:

Duro, ¿verdad? Este es el día a día de este increíble animal que actualmente se encuentra en peligro de extinción, cuya supervivencia se hace cada día más difícil.
Los osos polares necesitan la superficie helada de los Polos para vivir y su existencia está directamente relacionada con la conservación del medio ambiente. Es una de las especies más afectadas por la reducción del hábitat debido al cambio climático.

La población de osos polares se estima entre 22.000 y 25.000 ejemplares en el mundo. Se cree que su número se reducirá en un 30% durante los próximos 45 años si no se toman medidas ahora para evitar que esto ocurra.

El aumento de la temperatura global como consecuencia de la emisión de gases de efecto invernadero está acelerando el proceso de deshielo y por tanto disminuyendo cada vez más la extensión de las placas de hielo.

Los resultados del estudio confirman que el periodo de deshielo se ha prolongado, teniendo una repercusión directa sobre la población de oso polar. Muchos de ellos mueren desnutridos al desplazarse cientos de kilómetros sin encontrar alimento y sin poder aparearse, por lo que nacen cada vez menos cachorros.

Parte del problema tiene que ver con el hecho de que los osos polares han sido cazados constantemente desde hace décadas. No habían restricciones y el desafío de cazarlos era muy inspirador para los cazadores de todo el mundo.

Otra gran preocupación , para el oso polar en peligro de extinción es la cantidad de contaminación existente. Hay una gran cantidad de pesticidas a los que están expuestos. También consumen la grasa de las focas que tienen un montón de toxinas en sí mismas. Todo esto puede provocar abortos involuntarios durante el embarazo, cachorros con bajo peso al nacer, y el sistema inmunológico debilitado. Además, las osas polares sólo se reproduce una vez cada tres años, esto es una preocupación y una razón para un número bajo de crías.

Tenemos el libro perfecto para tomar conciencia sobre este impacto de la humanidad sobre el planeta para los más pequeños. “Laura y el Oso polar” es una lectura recomendada para niños y niñas a partir de 7 años, donde se enseña el respeto a la naturaleza y hace tomar conciencia a los lectores de lo importante que es cuidar nuestro planeta.

Enlace de compra: https://www.anayainfantilyjuvenil.com/libro.php?codigo_comercial=1556187

Aquí tenéis un PDF con recursos muy interesantes para repasar lo aprendido una vez acabado el libro:
https://www.anayainfantilyjuvenil.com/pdf/proyectos_lectura/IJ00622901_9999968761.pdf

¿Os apetece pintar a una de las especies más especiales del mundo?  
¡Imprimid el dibujo y a colorear!

Os dejamos un enlace a la página de WWF, la mayor Organización Independiente de Conservación de la Naturaleza. Desde aquí podéis apadrinar simbólicamente a un Oso Polar -y a otras especies que están también en peligro de extinción- y ayudar a conservar esta increíble especie.

https://adoptaconwwf.es/osopolar.php?_ga=2.34575137.1878254528.1547031780-1070186163.1546939668&_gac=1.204737188.1546939928.EAIaIQobChMI8MbhpfDd3wIVU-d3Ch07zgJ-EAAYASAAEgL5KfD_BwE#utm_source=webcorporativa&utm_campaign=webcorporativa&utm_medium=fotoboton&utm_content=osopolar

Los animales que se encuentran en peligro de extinción, como  el oso polar, no tienen control sobre estos cambios ambientales de los que hemos estado hablando. Sólo nosotros lo tenemos, ¡y ahora es el momento de tomar una acción positiva! Hagámosles un regalo a los niños del futuro, que podrán seguir conociendo al oso polar como una especie que no sólo vive en los libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *