Tag Archives: Artículos

Sonia de la cuenta @educaparaladiversidad nos acerca un poco más la realidad de las personas con TEA y cómo facilitar su adaptación a las rutinas dentro del aula.


¡Hola a todos y a todas!
En este artículo vamos a hablaros de pautas metodológicas para adaptar la organización y la gestión del aula del alumnado con TEA.

Para ello, lo primero a lo que debemos responder es ¿En qué consiste el trastorno del espectro autista (TEA)? Los trastornos del espectro autista (TEA) son una diversidad funcional del desarrollo que puede provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales significativos. Algunas personas necesitan mucha ayuda en la vida diaria, mientras que otras necesitan menos. Actualmente, no existe una cura para los TEA. Sin embargo, las investigaciones muestran que los servicios de tratamiento de intervención temprana pueden mejorar el desarrollo de estos niños y niñas.

Si pudiéramos decirle a una persona con TEA que nos describiera como es su diversidad funcional diría tenemos una condición que afecta a nuestra manera de relacionarnos con el mundo, tenemos características comunes, pero también podemos tener rasgos particulares dentro de nuestro propio trastorno, el mundo puede ser un lugar muy ruidoso y abrumador para nosotros, los temas que nos agradan nos provocan una gran motivación, anticiparnos en lo posible a lo que va a suceder nos da seguridad y estabilidad manteniendo todo en orden, los apoyos visuales nos ayudan a entender y comprender las cosas, evitamos el contacto visual y queremos estar solos,  nos produce dificultad señalar objetos y mostrar interés por ellos cuando otra persona nos los señala, tenemos dificultades para comprender los sentimientos de otras personas y para hablar de nuestros propios sentimientos, nos cuesta hablar y mantener conversaciones usando muchas veces gestos en lugar de palabras y  jugar, repetimos acciones una y otra vez e incluso perdemos destrezas que antes teníamos por ejemplo dejando de usar palabras que ya teníamos. También mostramos momentos de irritación.

La mayor parte de los padres observan las primeras señales de alerta desde el año y medio en adelante.

Conociendo un poco más las características y necesidades que presenta el alumnado con TEA, ahora podremos pensar en cómo establecer pautas metodológicas para adaptar la organización y la gestión del aula del alumnado con TEA. La parte más importante cuando hay un niño con TEA en el aula es que todos sus compañeros sepan que en qué consiste la condición, cómo es ese niño, y que se cree un ambiente de cooperación y de apoyo. Esta es la parte más importante porque entre todos podemos ayudar en lo que necesite ese compañero/a y normalizar determinados comportamientos. Por ejemplo, si el niño/a con TEA grita porque escuchó un ruido y se pone nervioso/a, sus compañeros deben reconocer que está nervioso debido al ruido e intentarán no hacer más ruido o lo calmarán.

Es recomendable dividir la clase en ambientes de ESTRUCTURACIÓN FIJA como por ejemplo en rincones, ya que como hemos dicho este tipo de alumnado le gusta la anticipación y el orden proporcionándoles estabilidad y seguridad con actividades cotidianas y odian los cambios. Debemos MEJORAR SU MOTIVACIÓN. Las personas con autismo tienen un repertorio muy restringido de intereses y pueden realizar una misma actividad una y otra vez, sin llegar a cansarse de ella. Por ello es importante conocer sus gustos y preferencias para así ofrecerle algo que le interesa y así estará mucho más motivado para trabajar en el aula. Si el niño sabe cada cuantas fichas va a descansar o a recibir eso que le gusta, también estará mucho más tranquilo.

Debe haber una ADAPTACIÓN DE LOS TIEMPOS con actividades cortas para favorecer la atención, recursos materiales para comprender el paso del tiempo como relojes adaptados o calendarios con imágenes, ya que como hemos dicho los apoyos visuales son muy importantes para ellos. Debemos dotarnos de PACIENCIA Y PERSISTENCIA necesaria en el tiempo. Puede ser una de las mejores herramientas terapéuticas con las que ayudar a su alumno/a. También tenemos que considerar que muchos de ellos presentan trastornos relacionados con el sueño aumentando la probabilidad y frecuencia de rabietas y problemas de conducta, por lo que en estos momentos debe ser aún más consistente nuestra paciencia.

MATERIALES TEACCH. Las siglas  TEACCH  significan en castellano “Tratamiento y Educación de Niños con Autismo y Problemas Asociados de Comunicación“.  Los recursos basados en la metodología  Teacch son materiales manipulativos, muy atractivos visualmente y con una gran carga de motivación para la realización de cualquier actividad, incluidas las actividades curriculares. Como hemos dicho es importante que este alumnado trabaje de manera muy estructurada.

Manipulativo Materiales TEACCH: Tarjetas de los sentidos editable  -Orientacion Andujar

APOYOS VISUALES, OBJETOS REALES Y FOTOGRAFÍAS.  Es un código alternativo al lenguaje oral.Por ejemplo, para realizar las tareas enseñar las bandejas de las pinturas o lápices junto a los pictogramas. También se puede acompañar de tarjetas en mayúsculas, minúsculas o letra de imprenta. Todos estos apoyos visuales poseen la inestimable ventaja de estar presentes durante periodos muy prolongados de tiempo, a diferencia de lo que sucede con la información suministrada por un canal auditivo, que rápidamente se desvanece y solo está presente durante un breve periodo de tiempo. Esto permite que la persona con autismo pueda recurrir a sus apoyos visuales tantas veces como lo necesite.

Si por ejemplo decimos “A colocar los materiales”, el niño autista  hará caso omiso a la indicación. Una situación como esta se puede resolver con relativa facilidad empleando apoyos visuales.  Por tanto, los autistas son aprendices visuales y la información presentada por la ruta visual será mucho más asimilable para ellos que la información presentada por una ruta auditiva, con independencia de la edad o de la comprensión verbal.Podemos realizar emparejamientos entre objetos reales y fotografías, pictogramas o palabras escritas como manera de trabajar la comprensión del niño con su realidad y que analicemos su grado comprensión del mundo que le rodea. 

Agenda de actividades con fotografías de objetos reales | Books, Book  cover, Visual

TRABAJAR SU AUTONOMÍA. Para ello nos apoyaremos en los apoyos visuales mencionados anteriormente a modo de un recordatorio permanente que les permita manejarse con mayor autonomía. La AGENDA VISUAL Y HORARIO INDIVIDUAL serán utilizados para anticipar que se va a hacer en cada momento y donde, así evitamos niveles de ansiedad y frustración; el sistema de trabajo debe ser rutinario pero flexible, así fomentamos la autonomía. Las tareas tienen que llevar un contenido visual a modo de información, una estructura simple y organizada para que el alumno pueda realizar la actividad sin mayores explicaciones además de saber cuándo empieza y acaba una actividad. Podemos enfatizar el momento más importante del día. Debe estar en un lugar accesible para el niño/a y a la altura de sus ojos, de modo que pueda consultarla tantas veces como desee. Del mismo modo,  conviene colocar los marcadores visuales con el niño/a. Debemos ir denominando las actividades de una en una según vayan teniendo lugar.

Si ocurre una situación en la que por ejemplo no podamos salir al patio porque está lloviendo, le mostramos una imagen tachada y una alternativa a esa imagen. Tienen dificultades para elegir entre varias propuestas. Entonces les podemos poner un panel en el que se le ofrezcan esas opciones mediante apoyos visuales y que escojan la que más le apetezca. Por ejemplo, a la hora de seleccionar un juguete o material del aula.

ALIMENTACIÓN.  Como hemos dicho estos niños necesitan una estructuración fija en sus hábitos.  A la hora de momentos como el almuerzo, pueden sentir rechazo a comer en lugares distintos a su hogar o usar utensilios que puedan ser diferentes a los suyos.  También puede comer de manera compulsiva. El adulto debe mantener  una actitud de tranquilidad y confianza. Como dijimos el mundo puede ser un lugar muy ruidoso y abrumador para estos niños por lo que debemos procurar encontrar un lugar libre de bullicios. Como llevamos diciendo a lo largo de este artículo, podemos utilizar apoyos visuales que podemos colocar en la agenda. Se debe seguir de manera sistemática y evitando cambios inesperados. 

Agendas personales para niños con autismo - Autismo Diario

Podemos observar otras reacciones a MIEDOS IRRACIONALES que van apareciendo y desapareciendo a lo largo de su desarrollo que pueden provocar un daño físico para el niño/a o para otras personas, limiten o dificulten las rutinas cotidianas, se conviertan en un obstáculo para el aprendizaje o generen un intenso malestar o angustia. Muchas de ellas están relacionadas con sus experiencias sensoriales y su mundo perceptivo, ya que son hipersensibles al mundo que les rodea. Pueden molestarlos cosas como la luz, sonidos o incluso roces con su piel. Debemos llevar una aproximación progresiva, gradual y muy controlada al estímulo que provoca el miedo, darle tranquilidad y aguantar pacientemente y una vez más apoyarse en pictogramas.

TAMBIÉN PUEDEN SER COMUNES CONDUCTAS COMO:

TIRAR OBJETOS AL SUELO CONSTANTEMENTE, ya que les puede gustar el sonido que provoca al caer, mostrar enfado o frustración, reclamar atención o simplemente es un ritual y es la finalidad que ha encontrado al uso de ese objeto convirtiéndose para él en un juego.

PRESENCIA DE RABIETAS DESPROPORCIONADAS ANTE LOS TIEMPOS DE ESPERA en momentos como respetar la cola, cuando nos paremos a atender a otro compañero o cuando repartamos los materiales o expliquemos una actividad. Podemos asociarlo a un estímulo que para él/ella resulte gratificante, como por ejemplo poner una canción que indique que debe esperar o darle un objeto junto a secuenciar las actividades con apoyos visuales. 

En el JUEGO, como dijimos al principio los niños y niñas con autismo evitan el contacto visual y quieren estar solos, les cuesta la comunicación con los otros y repiten acciones una y otra vez, por lo que su preferencia estará en los juegos en solitario con escasos momentos de juego compartido con los demás. Jugar permite al niño o niña desarrollar aspectos psíquicos, físicos y sociales mientras experimenta sus emociones y expresa sus sentimientos. Es la manera en la que el niño conoce y expresa su mundo. Por tanto, estimularemos el juego en sesiones diarias y aprovecharemos otros momentos espontáneos para favorecer el juego social. Se sabe que también en el aspecto de la comunicación y el lenguaje, el juego tiene un rol importante y recordemos que estos niños suelen tener dificultades en el lenguaje.

Para finalizar este artículo diré que muchos de estos niños y niñas también tienen problemas de aprendizaje, muestran un retraso en el lenguaje y el habla y un coeficiente intelectual muy bajo que les limita considerablemente en su vida cotidiana.

Sin embargo, también hay algunas personas diagnosticadas con un trastorno del espectro autista que tienen una inteligencia superior a la media o que logran superar sus problemas de comunicación. Destacamos personalidades que se cree que tuvieron autismo como el director de cine Tim Burton,  Ludwig Van Beethoven, Bill Gates, Amadeus Mozart, Michael Jackson, el director de cine Stanley Kubrick entre otros muchos. 

Por tanto “Tener autismo no significa no ser humano, sino ser diferente”. Jim Sinclair (1992).  Espero que el artículo les guste y les sea de utilidad. 

Tenéis algunos enlaces de interés:

Aumentativa: https://www.aumentativa.net. En la actualidad, la web cuenta con más de 9.000 pictogramas, 34.000 palabras o grupos de palabras, 10.000 fotografías, un total de 48 aplicaciones multimedia y un potente sistema automático de generación de actividades y aplicaciones. 

ARASAAC: https://arasaac.org/materials/es/1580  Para mí, la página más completa con presentación y actividades para ayudar a comprender a los compañeros de clase y a otros niños qué es el autismo, qué ayudas necesitan las personas con autismo, cómo ponernos en su lugar y cómo podemos ayudarles en nuestra vida diaria.




Educación-docente-manualidades-verano

Las vacaciones de verano no pueden ser aburridas. Además de hacer actividades en familia, tenéis la oportunidad de disfrutar juntos de trabajos manuales. Hoy os proponemos seis actividades para hacer en casa, con unos resultados verdaderamente sorprendentes. ¿Os animáis?

  1. Bastones de helado decorados. ¡Atención! No tiréis los palos de helado. Podéis aprovechar para decorarlos con figuras y motivos variados. Solo necesitáis unos cuantos palos de helado, rotuladores o bien otras pinturas y materiales.

  1. Casas con maderas recicladas. ¿Os habéis fijado en las maderas que arrastra el mar a la playa? Nosotros os proponemos hacer un trabajo de reciclaje: recoger estas maderas y elaborar unas casas tan bonitas como las que veis en la foto. Podéis escoger diferentes combinaciones de colores. Todo a vuestro gusto.
  1. Un collar de conchas pintadas. Si estáis de vacaciones en la playa, también podéis aprovechar para recoger unas cuentas conchas y caracoles. Cuando estéis en casa podéis pintarlos con pinturas de colores (las tonalidades fluor pueden quedar muy bien) y atarlos con una cuerda o cinta. ¡Qué collar más precioso!

  1. Farolillos de luz. Las noches a la fresca son uno de los mejores placeres del verano, ¿verdad? Nosotros os proponemos confeccionar unos farolillos con botes de vidrio reutilizados, adhesivos, flores y otros añadidos. Después podéis utilizar un cordel o bien un alambre para colgar los farolillos con una pequeña vela dentro.

  1. Abanicos de colores. ¡Qué calor! En verano no podemos salir de  casa sin un buen abanico. Para hacer estos modelos tan bonitos solo necesitaréis cartulina, palos de helado, papel de regalo y un poco de pegamento. Podéis hacer para toda la familia. ¡Y dejad de pasar color!

  1. Cactus alegres. El verano es tiempo de color y vitalidad. Si no estáis acostumbrados a cuidar plantas, los cactus pueden convertirse en una muy buena opción. Podéis comprar unos bien bonitos (incluso con flores bien originales) y decorar las macetas con tonalidades vivas y piedras de colores.

¿Qué tenéis pensado hacer este verano? ¿Tenéis alguna propuesta original?

Educación-docente-naturaleza

Los teléfonos, las tablets, las videoconsolas y las pantallas, en general, invitan a los niños a vivir una vida acelerada y desconectada de la realidad. Para recuperar la capacidad de observación y el gusto para descubrir cosas, hoy os proponemos cinco actividades interesantes para trabajar la naturaleza con los niños.

  1. Cierra los ojos y redescubre tu entorno. Si salís al bosque, probad a cerrar los ojos y tocar los diferentes elementos que encontréis: la corteza del árbol, las hojas húmedas, la tierra olorosa. Daros unos minutos para escuchar los pájaros, la brisa que mueve las ramas o sencillamente, el silencio.
  1. Elaborad ambientadores naturales. La naturaleza nos proporciona perfumes magníficos. Podéis recoger -o incluso, plantar- lavanda, tomillo o romero. Son plantas que desprenden mucho olor, que suele utilizar para los ambientadores que podemos encontrar en las tiendas. Recoged la planta y ponedla en una bolsita de ropa para colgarla en el armario o cualquier otro sitio de tu hogar.
  1. Un huerto ecológico. Esta es una actividad que tendréis que hacer en el ámbito del centro, aunque también podéis plantearla de manera individual si utilizáis macetas. Crear un huerto ecológico de cero no es fácil, pero vivir el proceso que empieza con la plantación de las semillas y finaliza con los alimentos en la mesa puede resultar muy placentero.
  1. ¡Damos vida al aula con plantes! Estamos seguros que tenéis presentes que el aula tiene que ser un entorno acogedor. Una de las actividades que podéis llevar a cabo y que además de trabajar la naturaleza, os permitirá dar vida al aula, es plantar macetas con plantas. Podéis decorar los recipientes vosotros mismos (incluso haciendo reciclaje) y después poner las plantas que más os gusten. El hecho de regarlas periódicamente y cuidarlas también os ayudará a trabajar valores como la responsabilidad y el aprecio por las plantas.
  1. Aprendemos a reciclar. Tener claros las ventajas del reciclaje es muy importante para aprender a respetar la naturaleza. Un juego que os proponemos consiste a dibujar los diferentes contenedores de colores que existen y colgarlos en la pared. Podéis hacer recortables con dibujos de los diferentes residuos e irlos enganchando según sean: vidrio, envases, cartón y papel, rechazo, pilas...

Si ponéis en marcha alguna de estas actividades en el aula, nos gustaría saber cómo os ha ido. Compartid vuestras ideas e impresiones en los comentarios.

1 Comment

libros-diversidad-educación-docente

En el aula podéis trabajar la atención a la diversidad de diferentes maneras, pero una buena opción es la de utilizar diferentes libros y cuentos como apoyo. Hoy os proponemos 10 interesantes.

El soldadito de plomo

El Soldadito de plomo. El primer libro que os queremos proponer es un clásico. El soldadito de plomo, pero en una versión realizada por Clara Luna Rodríguez, investigadora de departamento de Dibujo de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada. Se trata de un proyecto gráfico muy simple, con imágenes ilustradas, que permite leer sin saber. Elaborado con la colaboración de personas con discapacidad intelectual y profesionales de este ámbito, el cuento ha pasado la prueba después de haber sido leído por 97 personas con diversidad intelectual de 6 a 66 años y niños de 4 y 5 años, sin esta diversidad. ¿El resultado? ¡Todo un éxito!

 

El patito feo. Aquí tenéis otro clásico, El patito feo de Hans Christian Andersen. Es la historia que trata por excelencia el tema de la diversidad y que en su momento, Andersen escribió como reflejo de aquello que él mismo había vivido. Una metáfora sobre las personas con diversidad y las diferentes etapas de crecimiento que viven los niños.

 

Por cuatro esquinitas de nada. De Jêrome Ruiller es un cuento que ha popularizado en los últimos años y que habla sobre la diferencia, la integración y la inclusión. El cuento también fomenta la búsqueda de soluciones y nos habla de la frustración, la misma emoción que nos llevará a buscar alternativas.

 

El cazo de Lorenzo. Lo hacemos demasiado a menudo: señalamos las diferencias y las convertimos en hechos negativos. En El cazo de Lorenzo, Isabelle Carrier nos habla de Lorenzo y su caso de superación. A parte de la versión en papel, disponéis de un vídeo donde se explica el cuento en forma de unas animaciones preciosas para ver en el aula o utilizar como apoyo.

 

Elmer. Todos somos diferentes. Niños y adultos. Elmer es un cuento con un elefante como protagonista, en el cual las diferencias se convierten en razones para querer. Una propuesta simpática y colorista que os encantará y que también encontraréis en vídeo.

 

inteligencias múltiples

Cuentos para descubrir inteligencias. Howard Gardner (Premio Príncipe de Asturias 2011 de Ciencias Sociales) ha conseguido definir hasta nueve tipos de inteligencias: lingüística, lógico-matemática, viso-espacial, musical, corporal-cinestésica, intrapersonal, interpersonal, naturalista y existencial. La psicóloga Begoña Ibarrola ha desarrollado una serie de cuentos y propuestas de actividades para favorecer cada una de estas inteligencias, así como dotar a los niños de un montón de oportunidades. Se trata de que puedan descubrir cuáles son sus talentos y potenciales escondidos.

 

El lirbo negro de los colores. Érase una vez un cuento para ver los colores con los ojos cerrados. El libro negro de los colores de Menena Cottin nos acerca a la diversidad de la ceguera, de manera que nos permite tocar, oler y experimentar todo tipo de sensaciones.

libros-diversidad-educación-docente

 

El punto. ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿De dónde puedo partir? El punto de Peter H. Reynolds es, efectivamente, un punto de partida que nos ayudará a explorar nuestro yo y que nos abrirá las puertas de la expresión artística. Se trata de una oportunidad fantástica para desarrollar nuestra capacidad de expresarnos y consolidar nuestra personalidad.

 

Otra cosa. Y aquí tenéis otro cuento que fomenta el respecto hacia los demás. "Otra cosa" quiere ser como los otros niños, pero no lo consigue. Un día aparece otra criatura que se llama "Algo" y que quiere ser su amigo... De Kathryn Cave, el cuento cuenta con las ilustraciones de Chris Riddel.

llibres-diversitat

 

llibres-atenció-diversitat

Érase una vez un bosque. Y cerramos este especial de recomendaciones de libros para atender la diversidad con Érase otra vez un bosque, de Elisa Gehin. Se trata de un cuento para primeros lectores donde los protagonistas son los pájaros que viven en los árboles. Habla de la diversidad y de los conflictos que se producen en la convivencia.

 

 

 

¿Os han gustado estas propuestas? ¿Tenéis alguna más?

Educación-Docente-Felicidad

La felicidad es una asignatura. En el Wellington College, un prestigioso internado inglés imparte horas de felicidad desde los 5 años. Según la ONG Ghildline, uno de cada diez británicos menores de 18 años sufre ansiedad y depresión crónicas. Entonces, podríamos decir que la felicidad de los niños y niñas también es una asignatura pendiente. En nuestro país, por ejemplo, estos problemas se han agravado a causa de la situación de la crisis que muchas familias siguen sufriendo.

El aula es un espacio para el aprendizaje donde todos los niños y niñas deben tener las mismas oportunidades. Hoy os queremos inspirar con las mejores frases para niños sobre la felicidad por bandera y vivir el tiempo en la escuela con plenitud y sonrisas. ¡Porque hay motivos para hacerlo!

 

 

Educación-Docente-Felicidad

Definir la felicidad no es fácil. No son pocos los teóricos que han intentado hacerlo desde la vertiente de la educación emocional. Pero no han sido los primeros. Filósofos y pensadores lo han intentado desde el inicio de los tiempos, pero lo cierto es que sus aportaciones no han cerrado el debate. La Real Academia Española define la felicidad así: Estado de grata satisfacción espiritual y física. Todo el mundo coincide, no obstante, que se trata de un estado de ánimo que no es constante y que la percepción de qué es y qué no es la felicidad es muy subjetiva de un individuo al otro.

 

DIENER, SUH, LUCAS y SMITH, 1999, investigadores en el campo de la Psicología Positiva resuelven que la felicidad requiere tres conceptos clave:

  • Experiencias de afecto positivo frecuentes (placer, amor, alegría...)
  • Experiencias de afecto negativo infrecuentes (ansiedad, tristeza, dolor...)
  • Altos niveles de satisfacción vital

Aprender a ser feliz, ¿es posible?

La filósofa y escritora Elsa Punset explica en entrevistas recientes que las emociones se pueden entrenar, como podemos entrenar la inteligencia racional. No obstante, parece que hay evidencias de que conseguir una mejora en la felicidad de las personas no es del todo posible o solo lo es temporalmente. Sonja Lyubomirsky y otros científicos fundamentan esta creencia en tres premisas científicas básicas: la genética determina nuestro nivel característico de felicidad, la estabilidad de las dimensiones de la personalidad y la capacidad de adaptación hedónica, que hace que nos acostumbremos rápido a las novedades.

Actividades en el aula para aumentar el nivel de felicidad

  • Un poco de ejercicio físico. Un estudio realizado por Daniel Lenders (Universidad Estatal de Arizona) concluye que para calmar la ansiedad funciona mejor el ejercicio que la relajación o la meditación. Añadid una rutina de ejercicio diaria: bailar, hacer unos cuantos saltos o estiraros. 
  • Abrazaros y daros las gracias. Practicar la gratitud con los demás y con nosotros mismos es un gesto fundamental para sentirnos vivos, aquí y ahora. 
  • Las actividades artísticas como el dibujo, la danza, el canto o la escultura pueden convertirse en excelentes fuentes de felicidad. Encontrad cuál es vuestro elemento favorito, trabajadlo y ¡disfrutad! 
  • Actividades al aire libre. Ahora que llega el buen tiempo, ¿por qué no salís a hacer clase de ciencias al patio? También podéis ir paseando hasta un lugar bonito e inspirador para leer un rato o hablar de las últimas lecturas que hayáis hecho. Las actividades al aire libre reducen el estrés y aportan momentos de auténtica felicidad. 

Algunos recursos interesantes

 

Un blog sobre felicidad: La felicidad está delante

http://www.lafelicidadestadelante.com/

Ser feliz es cuestión de voluntad

http://www.rtve.es/alacarta/videos/redes/redes-ser-feliz-cuestion-voluntad/529636/

1 Comment

Educación Docente - Actividades rabia

La rabia y el enfado son emociones de la misma familia, pero el hecho es que no son exactamente lo mismo. De hecho, la rabia suele ser producto de un enfado un resulto y la mayoría de veces, las dos emociones conviven con nosotros. A través de la educación emocional, los niños tienen que comprender que experimentar rabia, ira o enfado es natural e incluso sano. Disponéis de muchos recursos que os ayudarán a trabajar estas emociones (los cuentos son una buena opción), pero hoy os queremos proponer cinco actividades y dinámicas para trabajar la emoción de la rabia en el aula.

1) Conocer la emoción. Ya sabéis que antes de saber gestionar una emoción, sea positiva o negativa, hay que conocerla de cerca y saberla reconocer. La primera actividad que os proponemos es la de hablar de las emociones de enfado y de rabia: qué situaciones os hacen enfadar, qué sentís cuando os enfadáis, qué sensaciones físicas os sobrevienen... Podéis plantear experiencias cotidianas e invitar a los niños a explicar cómo se sienten. Disponéis de cortometraje titulado Respira (es en inglés, pero cuenta con subtítulos en castellano) que os ayudará a explicar la rabia y os ofrecerá técnicas para gestionarlas de la manera más adecuada.

2) Un espacio para la reflexión. Si por el motivo que sea, la emoción del enfado y la rabia se manifiestan muy a menudo en los niños - porque así lo comunican ellos o porque observáis situaciones que la provocan en el entorno escolar - podéis organizar un espacio de reflexión que les permita manifestar lo que sienten cuando se enfadan y hablar sobre las situaciones que provocan estas emociones. Para hacer más gráfica la explicación podéis utilizar un globo que sirva de metáfora: la rabia contenida dentro del globo puede acabar haciendo que explote sino sabemos canalizarla. Es necesario que el globo se desinfle totalmente.

plasticine-428298_1920

3) Dibujamos, pintamos, modelamos... ¡nos expresamos! Ya hemos visto que cuando hablamos de emociones, comunicar es primordial. Otra manera de fomentar la expresión de estas emociones negativas y la gestión de la rabia puede pasar por dibujar en un papel con lápices de colores. No es necesario que sea un dibujo que describa la situación vivida: ofreced al alumno/a las posibilidades de expresarse con libertad. Después, hablad sobre el dibujo, pero evitad que lo haga en términos negativos. ¡Girad la tortilla! También podéis pintar o bien modelar con plastilina, pasta o incluso arena. ¡Puede ser una actividad casi terapéutica!

balloons-892806_19204) Líbrate de la rabia. Otro ejercicio muy gráfico puede ser el de ayudar a los alumnos a liberar sus emociones de rabia a través de globos. De hecho, se trata de una actividad que también puede ayudar a los adultos a comprender y dejar ir las emociones más negativas. En primer lugar, después de describir lo que sienten, podéis pedirles que escriban un pequeño resumen de aquella emoción que está actuando como un obstáculo y que les hace sentir rabiosos o bien con ira. Poned el papel dentro del globo y llenarlo de aire. Salid al exterior y hacedlos volar para liberaros de la rabia, explicando que las emociones tienen que expresarse y salir al exterior. ¡La comunicación es un bálsamo muy reconfortante!

human-730204_1920

5) Técnicas de relajación. A veces se producen situaciones, dentro y fuera del aula, que nos hacen enfadar, nos hacen rabiar o experimentar ira. Aprender a relajarse es importante en muchos momentos de la vida, así que os proponemos dedicar cinco minutos a deshacer tensiones. Aseguraros que el entorno sea propicio: luz tenue, música agradable y si puede ser, cuerpo relajante (sobre una colchoneta o cojines). Ayudad a los niños a controlar su respiración y ofrecerles, de viva voz, la descripción de un paisaje relajante. Se trata de una técnica muy sencilla, pero efectiva, tanto para niños como para adultos, que os ayudará a crear un ambiente más propicio y a hacer aflorar emociones positivas reconfortantes.

¿Cómo explicáis las emociones de la rabia y el enfado a vuestros alumnos/as? Podéis compartirlo con nosotros en los comentarios.

Atención diversidad educaciondocente

Atender la diversidad en el aula es un derecho de los alumnos y las familias reconocido en la legislación vigente. Los equipos docentes tienen que aplicar sus conocimientos sobre la diversidad, para integrar al máximo a aquellos alumnos que por un motivo u otro cuentan con necesidades especiales de aprendizaje. Y aunque los docentes disponen de formación e información suficientemente exhaustiva sobre la atención a la diversidad, aplicarla en casos prácticos no siempre es fácil. Podríamos decir que no lo es nunca y que aquello que hemos leído o aprendido en la teoría, difícilmente encaja perfectamente en la vida real.

El día a día en el aula

Los grupos de alumnos con los que convivimos cada día suelen ser numerosos. Este es una de los primeros obstáculos a los que nos enfrentamos cuando atendemos a aquellos alumnos que presentan alguna dificultad añadida, porque tienen alguna discapacidad, algún tipo de patología, altas capacidades o porque simplemente son recién llegados y no tienen ninguna noción del idioma. Que sea más fácil atender la diversidad dependerá de las políticas que haya decidido aplicar cada equipo en cada centro, pero también del tiempo. La convivencia diaria en el aula permitirá al docente observar al alumno o alumnos que presentan dificultades con más atención, conocer su carácter, sus necesidades; convivir y ayudarlos.

El apoyo del entorno familiar

Es fundamental. El marco familiar tiene una importancia vital en el desarrollo de los niños, así que ya podéis imaginar cuál es la relevancia de este apoyo en el caso de los alumnos que tienen necesidades educativas especiales.

Uno de los obstáculos con los que se puede encontrar el docente son las diferentes actitudes y sentimientos que las familias experimentan hacia su hijo o hija. Algunos pueden negar la evidencia que el niño tiene dificultades, otros pueden sobreprotegerlo, sentirse preocupados o mostrarse beligerantes frente al papel de su hijo, de los docentes y del resto de niños que lo acompañan en el aula. A veces, la incertidumbre y el desconocimiento pueden derivar hacia actitudes poco productivas que como docentes podemos reconducir.

No será fácil. Pero como profesionales tenemos la capacidad de guiar a las familias, explicarles la naturaleza de la problemática y mostrarnos comprensivos. Una relación serena favorecerá la confianza de la familia en beneficio del niño.

Una atención completa

Una vez detectado el caso, los docentes tenemos la obligación de favorecer la integración del alumno en el aula, procurar que haya una atención individualizada y coordinarnos con todos los profesionales que nos puedan ayudar. A partir del segundo ciclo de educación infantil podrá intervenir el maestro especialista de educación especial. Será este quien se encargará de complementar este apoyo con el logopeda, el fisioterapeuta, el pediatra y los profesionales de los centros de atención psicopedagógica. Todos estos agentes pueden colaborar con el tutor para elaborar o recomendar aquellos materiales adaptados o específicos que el alumno necesita.

Si no se atienden las necesidades específicas del niño, del entorno familiar y del comunitario, corremos el riesgo de ofrecer una atención parcial e insuficiente.

Estos son algunos de los escollos reales que tendremos que superar al poner en marcha un programa de atención a la diversidad. ¿Te has encontrado con otros problemas o dificultades?

EducaciónDocente

La mayoría de lingüistas que han investigado la adquisición de una nueva lengua coinciden que la importancia de la expresión oral va más allá del aprendizaje del idioma. Jean Robin (1982) explica que esta consiste en ser capaz de enviar y recibir mensajes de manera efectiva. Para practicar esta habilidad en el aula, tenéis a vuestro alcance un montón de actividades divertidas. ¿Qué os parecen las siguientes?

  • Viajamos a... Organizar un viaje no es algo fácil. Escoged una ciudad y confeccionad un recorrido por los principales monumentos y lugares de interés. Después de trabajar el contenido, podéis exponer las características del viaje al resto de los compañeros y convencerlos para que se apunten.
  • ¡Vamos de compras! Se trata de una actividad de rol divertida y a la vez muy interesante para trabajar vocabulario. Haced una lista e id a comprar. Escoged la tienda y pedid al vendedor qué queréis. Si habéis escogido el papel de vendedores, vuestra función será la de atender a vuestros clientes.
  • Mi oficio. Podéis confeccionar tarjetas con nombres de oficios. Estaría bien que escogieseis oficios curiosos, para hacer más divertida la actividad. Un alumno cogerá la tarjeta y se pondrá en el centro. El resto, mediante preguntas, tendrán que adivinar su oficio.
  • Las noticias. Toda la clase tendrá que elaborar un programa de noticias. Podéis repartiros las diferentes secciones por parejas (economía, política, cine, sociedad...) y ayudaros de noticias reales o inventadas.
  • Temas de conversación. Escribid diferentes temas de conversación en tarjetas (clima, vacaciones, ocio, música...) y escogedlos al azar. Esta actividad se puede hacer por parejas. Cambiaros las tarjetas para poder trabajar diferentes temas.
  • Juguemos a espías. Se trata de una actividad sencilla, pensada por alumnos principiantes. Os inventaremos una personalidad (podéis utilizar tarjetas con algunos datos básicos) y tendréis que responder las preguntas que os haga la pareja. Al acabar, este puede explicar a toda la clase quién es su compañero de conversación utilizando la información que le haya proporcionado.
  • Una receta de cocina. La cocina es siempre una actividad alentadora. Escoged diferentes recetas y explicadlas en clase como si fuerais auténticos chefs. Podéis redondear este ejercicio con una experiencia culinaria real.

¿Has llevado a cabo aluna de estas actividades en tu aula? ¿Cómo ha sido la experiencia?

EducaciónDocente-Altas-Capacidades

Las aulas no son espacios homogéneos. Las conforman alumnos con diferentes necesidades, procedencias y capacidades. La educación pública tiene que garantizar la atención de las diferentes realidades existentes y ofrecer el apoyo en el aprendizaje de todos los alumnos. Esto incluye el acompañamiento de los niños y niñas con necesidades específicas y altas capacidades intelectuales.

¿Cómo se detecta que un alumno tiene altas capacidades?

Lo más frecuente es que tanto los padres como los docentes, que son los que están más cercanos al niño, sean los que observen que un niño tiene altas capacidades intelectuales. Lo más adecuado, en este sentido, es dejarse aconsejar por los docentes y confiar en las herramientas que todas las familias tienen a su alcance ya que la escuela las pone a su disposición.

En algunos casos, las señales de alerta no siempre tienen que ver con un rendimiento excelente. De hecho, muchas veces está claro que un alumno tiene un alto potencial pero presenta problemas de conducta, ausencia de motivación o malos resultados académicos, aunque esto no es determinante.

La importancia de los protocolos

Bajo la sospecha de un caso de altos capacidades, hay que ofrecer a las familias todo el apoyo posible y dejar claro que la escuela y los docentes serán capaces de dar respuesta a las necesidades de este alumno. La búsqueda de apoyo externo y privado a veces puede convertirse en un escollo y entrar en contradicciones con la dinámica y el proceso del centro. Por este motivo es importante hacer reuniones periódicas para que la familia, el centro escolar y el centro externo trabajen en la misma línea.

En este punto tienen que activarse una serie de protocolos que consistirán en observar el comportamiento del alumno. En esta interesante guía impulsada por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, Protocolo para la detección del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo asociadas a altas capacidades intelectuales, encontrarás una serie de herramientas de observación que tienen que rellenar las familias, los docentes y los mismos alumnos, en el caso de que sean mayores y tengan la capacidad de autoevaluarse.

Una vez detectadas estas características, siempre con la ayuda del equipo psicopedagógico del centro, habrá que poner en marcha la intervención. Entre otras prácticas, sería conveniente completar o ampliar los contenidos normales de las diferentes áreas, trabajar la socialización y colaborar en la integración del alumno con el resto de compañeros/as.

Lo que buscamos, en resumen, es aceptar las diferencias individuales, facilitar y potenciar la autonomía y el sentido crítico del alumno. Todo esto acompañado de un esfuerzo importante para reforzar y favorecer su autoestima.

¿Es fácil detectar que un alumno tiene altas capacidades? ¿Te has encontrado algún caso? ¿Cómo has actuado?