Tag Archives: Atención a la diversidad

Los recursos manipulativos en el área de matemáticas son perfectos para el aprendizaje, pero sobre todo, para que los niños y niñas se convierten en auténticos protagonistas de este proceso vital. A continuación, os presentamos diez propuestas de recursos manipulativos para trabajar las matemáticas en las aulas de Educación Infantil.

1. Encontrar los elementos iguales. A través de esta actividad los alumnos estimularán la discriminación visual, dándose cuenta de las semejanzas y las diferencias, en este caso de los calcetines. A partir de preguntas que haremos a los alumnos, ellos pueden verbalizar las características de los objetos. Y todo esto con elementos cotidianos que harán despertar su interés.

calcetines3

2. Más grande que, más pequeño que. A través de material manipulable los alumnos pueden experimentar longitudes y compararlas. Una opción es hacer serpientes de plastilina de diferentes medidas.

3. Supermercado en el aula. Esta actividad puede convertirse en todo un proyecto que después puede permanecer en el aula como un rincón. Además del juego simbólico y el lenguaje, también se trabajan las matemáticas. Conocer el valor de los billetes y monedas y las cantidades y medidas son algunos de los contenidos que se trabajarán.

mates supermercado

4. Crear figuras geométricas a partir de un modelo. De manera manipulativa los alumnos pueden conocer las características de las formas geométricas. Las actividades que se pueden realizar son muy variadas: hacer las figuras con plastilina, crearlas con palos a partir de un modelo, encajar la figura en el dibujo correspondiente o hacer rompecabezas para formar una.

Actividades para enseñar figuras geometricas - Educahogar.net
Actividades para enseñar figuras geometricas - Educahogar.net

5. Simetría con piezas de LEGO. Este es un recurso con múltiples aplicaciones para los aprendizajes de pequeños y adultos. Una de estas aplicaciones es trabajar las matemáticas con los más pequeños de una manera manipulativa. Para trabajar la simetría los niños y niñas tienen que reconocer la figura y su posición para después reproducirla en la otra parte, una buena manera de iniciarse en el desarrollo de esta habilidad.

Teach symmetry in a fun, hands-on way!

6. La pecera. El objetivo de esta actividad es que los alumnos reconozcan y relacionen los números del 0 al 9. Se utilizan varias imágenes de peceras con diferentes cantidades de peces dentro. Al acabar de hacer los recuentos, la segunda parte de la actividad consistirá en identificar los números en los cartones que tenemos. Si están, tendremos que taparlos con una chapa.

7. Kandinsky, una obra de arte colectiva. Después de visionar este vídeo sobre la obra de Kandinsky, se pide a los alumnos su participación para la elaboración de una obra de arte colectiva. La observación les permitirá deducir la presencia de círculos y cuadrados y hablando sobre ello hará que utilicen vocabulario matemático: grande, mediano, pequeño, cuadrado, muchos, pocos... A continuación, abrirán una caja de cartón llena de círculos, colores y series. En otras sesiones podemos trabajar con estas figuras para crear su propia composición y después, unirla con la de los otros compañeros.

8. El juego de las cajas. Este juego permitirá a los niños y niñas familiarizarse con el espacio y las dimensiones. Se instalarán en la clase varias cajas de cartón grandes con las que podrán interactuar libremente, poniéndose dentro y jugando al escondite. Desde nuestra posición de docentes tendremos que hacerles preguntas: ¿Creéis que cabe Marta dentro de esta caja?, ¿Y Juan?, ¿Cuántos niños y niñas pueden ponerse aquí dentro? A parte de trabajar el vocabulario matemático, utilizarán los números y harán recuento.

9. Sumas. Se pueden utilizar diferentes procedimientos de conteo para encontrar el resultado de una suma. Trabajar las operaciones, en este caso la suma, de manera manipulativa es una gran ayuda para que los alumnos acaben interiorizando este proceso a través de la vista y el tacto.

10. Continuar la serie. Con esta actividad se trabaja el pensamiento matemático. Reproducir una serie, buscar su continuidad, buscar el error y deducir los modelos son algunos de los procedimientos que se trabajan. De esta manera los alumnos aprenden a identificar las semejanzas y las diferencias de las piezas para después clasificarlas.

Y tú, ¿qué otros recursos manipulativos utilizas?

educacion-docente-luchar-contra-el-acoso-escolar

En el Día Internacional contra el Acoso Escolar, hablamos de qué es el bullying, como son las víctimas, como son los acosadores y qué podemos hacer para luchar en contra y erradicar estas conductas. En casa y en el ámbito escolar.

El acoso escolar existe

Ha existido siempre, pero dichosamente, en los últimos años el acoso escolar o bullying se ha dejado sentir mucho más en los medios y en los centros educativos. Es esta mayor concienciación por parte de todos la que nos ayuda a luchar contra aquellas conductas de abuso que se producen en el ámbito de la escuela.

Pero, ¿qué es exactamente el acoso escolar?

Según el AEPAE (Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar), el acoso escolar se define como cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de manera reiterada, tanto en el aula, como a través de las redes sociales.

¿Qué pueden hacer los centros para prevenirlo?

Es muy importante mantener un estado de observación permanente de los alumnos ante posibles señales. Hay que estar alerta si se produce una disminución del rendimiento escolar, absentismo, cambios de humor, lesiones físicas… La maceta TEBAE os puede ayudar.

Por otro lado, hay que fomentar el trabajo en equipo, el respeto por las diferencias y la inclusión. Es importante, además, trabajar la inteligencia emocional, las habilidades sociales y dar pautas en los alumnos para resolver los problemas de una manera pacífica.

¿Qué pueden hacer los padres o tutores desde casa?

Los padres o tutores también tienen que observar a sus hijos, ante posibles señales que nos indiquen que se puede producir acoso: disminución del rendimiento escolar, pérdida o sustracción de material, cambios de humor, miedo de ir a la escuela, insomnio, lesiones físicas, etcétera.

Hace falta, además, fomentar un clima de confianza en casa, de forma que tengan claro que pueden comentaros cualquier problema que tienen y mostrar sus sentimientos sin miedo. Es importante dedicar tiempo a los hijos, haciéndoles preguntas y conversar sobre la jornada, sus inquietudes y experiencias. Poned límites, fomentad responsabilidades y felicitadles cuando consiguen aquello por lo que han trabajado y luchado.

¿Cómo son las víctimas?

Habitualmente son niños, chicos o chicas que no disfrutan de aquello que denominamos ‘popularidad’ en el conjunto del aula. En casa normalmente están sobreprotegidos por su familia, pueden tener un temperamento débil, ser tímidos e inseguros. Suelen tener una baja autoestima, tender a la depresión, al miedo y mostrar un bajo rendimiento escolar.

¿Cómo son los acosadores?

Suelen ser más ‘populares’ entre sus compañeros y presentan dificultades importantes para desarrollar la empatía. Tienen un temperamento impulsivo, agresivo y no reconocen la autoridad. De hecho, suelen transgredir con facilidad las normas establecidas. Además, muestran poco interés en los estudios y acostumbran a vivir actas de violencia al hogar.

Romper la herencia, desarraigar conductas

El caldo de cultivo del acoso escolar tiene mucho que ver con las creencias, los valores y las actitudes que todavía hoy imperan en nuestra sociedad. Hace falta, pues, romper con la perniciosa herencia de los estereotipos machistas, el racismo, la homofobia y las diferencias de trato según la clase social.

Para erradicar el acoso escolar…

Tenemos que trabajar para fomentar los valores, observar y dejarnos ayudar por los psicólogos y especialistas del centro, así como basar todas nuestras actuaciones en los principios morales y de comportamiento, implicando a todos los miembros de la comunidad escolar. ¡Juntos lo conseguiremos!

El 2 de abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, una jornada declarada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la cual se pone en relieve la necesidad de contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas con autismo, para que puedan llevar una vida llena, gratificante, plenamente integradas en la sociedad.

Ayúdale a entender las cosas. Las personas con TEA (Trastorno del Espectro Autista) tienen una manera especial de percibir la realidad. Es posible que, a veces, tu ayuda sea fundamental para hacerles sentir más cómodos y seguros.

Anticipa aquello que pasará. Es importante hacerlo cuando las personas con TEA se encuentran en un entorno nuevo, en el que no saben bien lo que sucederá. Explicar para anticiparles cualquier situación que pueda surgir es muy positivo para una experiencia gratificante.

Respeta su espacio. Que le ayudes a entender algunas cosas o que le describas anteriormente qué pasará no tiene que suponer en ningún caso la invasión del espacio personal. Las personas con TEA necesitan que se respete su espacio. Esto tampoco implica dejarlas solas, sobretodo si no se encuentran en un entorno donde se sienten 100% seguras y cómodas.

Ofréceles tu ayuda. Evidentemente, les gusta ser autónomas, pero es posible que en algún momento necesiten la ayuda de otra persona. Pregúntales qué puedes hacer por ellos y si observas que se sienten cómodas, pídeles su colaboración en aquello que puedan/quieran hacer. ¡Es una buena manera de hacerles sentir perfectamente autónomas!

Todo a su ritmo. Es importante que las personas con TEA vean su espacio respetado. Las prisas no son buenas, así que te recomendamos dejarlas trabajar, moverse y desarrollarse a su ritmo.

Calma y cuidado con las palabras. Y hablando de ritmo: los monólogos llenos de palabras y velocidad no gustan a nadie. Tampoco a las personas con autismo. Comunícate con ellas teniendo esto en consideración. Ya sabes que la mayoría de veces, las palabras no lo son todo.

 

educacion-docente-que-puedo-hacer-por-una-persona-con-autismo

  1. 21 de marzo, Día Mundial del Síndrome de Down. Se celebra en todo el mundo y es una jornada designada por las Naciones Unidas para que las personas con Síndrome de Down se puedan expresar, influir, ser escuchadas e integradas plenamente en la sociedad.
  2. De cada 10.000 bebés que nacen. La estadística dice que 7 lo hacen con Síndrome de Down.
  3. En nuestro país, la cifra de personas con Síndrome de Down llega a 35.000. En todo el mundo hay 6 millones.
  4. ¡No es una enfermedad! Quizás es un dato que te sorprenderá, pero tienes que saber que el Síndrome de Down no es una enfermedad. Solo se trata de una alteración genética. Las personas con Síndrome de Down tienen 47 cromosomas, en vez de 46.
  5. Tampoco hay grados. Es posible que a veces te preguntes si hay personas con grados diferentes del Síndrome de Down. Solo pasa que las alteraciones que esta produce son distintas en unas personas y otras.
  6. ¿Saben leer y escribir? Por supuesto! ¿Sabías que más del 60% de las personas con Síndrome de Down reciben educación en escuelas ordinarias? ¡Es educación inclusiva!
  7. La discapacidad intelectual. Entre un 30% y un 40% de las personas con Síndrome de Down tienen alguna discapacidad intelectual.
  8. ¡Son muy afectuosos! En este aspecto tampoco podemos generalizar. Cada persona con Síndrome de Down tiene su personalidad. Puede ser que se manifieste afectuosa normalmente o no.
  9. Buscar ayuda. Tener un niño/a con Síndrome de Down es un shock para cualquier familia. Por eso existen asociaciones en todo el país que asesoran y acompañan a los padres en estos primeros momentos y en toda la evolución y crecimiento de la persona.
  10.  Recursos imprescindibles. Para saber más sobre el Síndrome de Down, te aconsejamos dirigirte a Down España. Desde aquí podrás acceder a información rigurosa, foros, consejos y mucho más. Te recomendamos, además, ponerte en contacto con alguna asociación local, que seguro que encontrará en tu ciudad y donde podrán ofrecerte información de una manera más cercana.

ED_10_coses_que_has_de_saber_sobre_la_sindrome_de_down.png

educación-docente-asperger

El síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista. Puede afectar a la comunicación, tanto verbal como no verbal, a la interacción social recíproca y también puede derivar en la dificultad para aceptar los cambios. A menudo, los niños y niñas con síndrome de Asperger pueden ser más inflexibles en el pensamiento y tener intereses muy concretos e incluso absorbentes.

No estamos enfermos

El síndrome de Asperger no es una enfermedad, sino una condición neurológica que empieza en la infancia y dura toda la vida.

No somos amantes de las sorpresas

Nos gustan las rutinas, también en el aula, y estar preparados si se tienen que producir cambios, como cambios de horario, vacaciones, traslados de casa...

Recordamos con más facilidad los detalles

Nuestra memoria es, sobre todo, visual-espacial. Esto hace que recordemos detalles pequeños, que vosotros no acostumbrais a retener: fechas, figuras, hechos… Esto hace que muchos seamos especialmente buenos en el campo de las ciencias o en matemáticas.

Nos interesan cosas muy concretas

Es posible que a vosotros os parezcan irrelevantes, pero hay temas que - por poco importantes que os parezcan - nos apasionan. Por eso podemos convertirnos en verdaderos expertos en un tema e ignorar otros.

¡Tenemos sentimientos!

Alerta, puede ser que nos cueste reconocer las emociones en otras personas, pero esto no significa que nosotros no tengamos. Lo que pasa es que las procesamos de una manera diferente.

libros-diversidad-educación-docente

En el aula podéis trabajar la atención a la diversidad de diferentes maneras, pero una buena opción es la de utilizar diferentes libros y cuentos como apoyo. Hoy os proponemos 10 interesantes.

El soldadito de plomo

El Soldadito de plomo. El primer libro que os queremos proponer es un clásico. El soldadito de plomo, pero en una versión realizada por Clara Luna Rodríguez, investigadora de departamento de Dibujo de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada. Se trata de un proyecto gráfico muy simple, con imágenes ilustradas, que permite leer sin saber. Elaborado con la colaboración de personas con discapacidad intelectual y profesionales de este ámbito, el cuento ha pasado la prueba después de haber sido leído por 97 personas con diversidad intelectual de 6 a 66 años y niños de 4 y 5 años, sin esta diversidad. ¿El resultado? ¡Todo un éxito!

 

El patito feo. Aquí tenéis otro clásico, El patito feo de Hans Christian Andersen. Es la historia que trata por excelencia el tema de la diversidad y que en su momento, Andersen escribió como reflejo de aquello que él mismo había vivido. Una metáfora sobre las personas con diversidad y las diferentes etapas de crecimiento que viven los niños.

 

Por cuatro esquinitas de nada. De Jêrome Ruiller es un cuento que ha popularizado en los últimos años y que habla sobre la diferencia, la integración y la inclusión. El cuento también fomenta la búsqueda de soluciones y nos habla de la frustración, la misma emoción que nos llevará a buscar alternativas.

 

El cazo de Lorenzo. Lo hacemos demasiado a menudo: señalamos las diferencias y las convertimos en hechos negativos. En El cazo de Lorenzo, Isabelle Carrier nos habla de Lorenzo y su caso de superación. A parte de la versión en papel, disponéis de un vídeo donde se explica el cuento en forma de unas animaciones preciosas para ver en el aula o utilizar como apoyo.

 

Elmer. Todos somos diferentes. Niños y adultos. Elmer es un cuento con un elefante como protagonista, en el cual las diferencias se convierten en razones para querer. Una propuesta simpática y colorista que os encantará y que también encontraréis en vídeo.

 

inteligencias múltiples

Cuentos para descubrir inteligencias. Howard Gardner (Premio Príncipe de Asturias 2011 de Ciencias Sociales) ha conseguido definir hasta nueve tipos de inteligencias: lingüística, lógico-matemática, viso-espacial, musical, corporal-cinestésica, intrapersonal, interpersonal, naturalista y existencial. La psicóloga Begoña Ibarrola ha desarrollado una serie de cuentos y propuestas de actividades para favorecer cada una de estas inteligencias, así como dotar a los niños de un montón de oportunidades. Se trata de que puedan descubrir cuáles son sus talentos y potenciales escondidos.

 

El lirbo negro de los colores. Érase una vez un cuento para ver los colores con los ojos cerrados. El libro negro de los colores de Menena Cottin nos acerca a la diversidad de la ceguera, de manera que nos permite tocar, oler y experimentar todo tipo de sensaciones.

libros-diversidad-educación-docente

 

El punto. ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿De dónde puedo partir? El punto de Peter H. Reynolds es, efectivamente, un punto de partida que nos ayudará a explorar nuestro yo y que nos abrirá las puertas de la expresión artística. Se trata de una oportunidad fantástica para desarrollar nuestra capacidad de expresarnos y consolidar nuestra personalidad.

 

Otra cosa. Y aquí tenéis otro cuento que fomenta el respecto hacia los demás. "Otra cosa" quiere ser como los otros niños, pero no lo consigue. Un día aparece otra criatura que se llama "Algo" y que quiere ser su amigo... De Kathryn Cave, el cuento cuenta con las ilustraciones de Chris Riddel.

llibres-diversitat

 

llibres-atenció-diversitat

Érase una vez un bosque. Y cerramos este especial de recomendaciones de libros para atender la diversidad con Érase otra vez un bosque, de Elisa Gehin. Se trata de un cuento para primeros lectores donde los protagonistas son los pájaros que viven en los árboles. Habla de la diversidad y de los conflictos que se producen en la convivencia.

 

 

 

¿Os han gustado estas propuestas? ¿Tenéis alguna más?

1 Comment

Educación-docente-evaluar

La evaluación es una parte muy importante de la docencia, porque nos permite captar qué aprendizajes han logrado los niños/as y cuáles son los avances conseguidos. Se trata, como sabéis, de un paso fundamental para poder desarrollar un currículo de competencias y atender la diversidad del alumnado. Hoy os podemos proponer cinco actividades para evaluar a los alumnos/as que podéis aplicar en las áreas de manera tansversal.

  1. La prueba objetiva, por escrito. Es una de las más habituales y evalúa el reconocimiento, la memoria, la comprensión y la asociación. Se trata de evaluar los conocimientos adquiridos por los alumnos/as a través de diferentes preguntas, con la ventaja que es fácil de corregir y te permite evaluar diferentes términos a la vez. En este sentido hay que orientar bien a los alumnos/as para que la respuesta a las preguntas se ajuste a lo que pedimos. Se pueden realizar preguntas de respuesta múltiple (enunciados correctos e incorrectos, opciones de verdadero y falso...), de relacionar o de ordenación, teniendo en cuenta un determinado criterio.
  1. La prueba de desarrollo, por escrito. Este es un sistema de evaluación que permite a los alumnos/as hacer una exposición más libre. Como docentes podremos evaluar la adquisición de conocimientos, la comprensión, la aplicación, el análisis y la síntesis, pero también tendremos la oportunidad de analizar a fondo aspectos tan importantes como la capacidad de argumentación, la coherencia al redactar y la ortografía. Se trata de una prueba más subjetiva y la tarea de corregir es más costosa, pero es muy útil para evaluar las habilidades más importantes del alumno/a.
  1. La prueba con información y materiales, por escrito. Esta prueba exige al docente contar con un método de evaluación claro y el más objetivo posible. Además, sería interesante que antes de poner en marcha una evaluación de estas características, hayáis hecho al menos una de práctica en el aula. Se trata de un procedimiento muy útil para ver qué uso sabe hacer el alumno/a de la información que tiene en sus manos, así como para observar la capacidad de organización, la reflexión y la asociación de temas. 
  1. La prueba de discusión en grupo, oral. A través de este sistema podremos evaluar diferentes estudiantes a la vez, interactuar de manera inmediata y observar cuáles son sus habilidades comunicativas y de argumentación. Es importante haber practicado antes y disponer de un sistema de evaluación ágil y conciso, además de moderar la actividad de manera que todos los alumnos/as puedan participar en igualdad de condiciones. 
  1. Portfolio, prueba global. Y, por último, presentamos una fórmula de evaluación que permite al alumno/a exponer las diferentes actividades realizadas. Este sistema de evaluación nos gusta porque ayuda al alumno/a a adquirir autonomía y a ser más consciente de cuál ha sido la tarea que ha llevado a cabo. Él se convierte, en definitiva, en protagonista de su proceso de aprendizaje. La preparación requiere tiempo y una actitud madura por parte del alumnado. 

¿Qué actividades soléis utilizar para evaluar a vuestros/as alumnos/as? Si queréis, podéis compartir vuestras experiencias en los comentarios.

1 Comment

Educación Docente - Actividades rabia

La rabia y el enfado son emociones de la misma familia, pero el hecho es que no son exactamente lo mismo. De hecho, la rabia suele ser producto de un enfado un resulto y la mayoría de veces, las dos emociones conviven con nosotros. A través de la educación emocional, los niños tienen que comprender que experimentar rabia, ira o enfado es natural e incluso sano. Disponéis de muchos recursos que os ayudarán a trabajar estas emociones (los cuentos son una buena opción), pero hoy os queremos proponer cinco actividades y dinámicas para trabajar la emoción de la rabia en el aula.

1) Conocer la emoción. Ya sabéis que antes de saber gestionar una emoción, sea positiva o negativa, hay que conocerla de cerca y saberla reconocer. La primera actividad que os proponemos es la de hablar de las emociones de enfado y de rabia: qué situaciones os hacen enfadar, qué sentís cuando os enfadáis, qué sensaciones físicas os sobrevienen... Podéis plantear experiencias cotidianas e invitar a los niños a explicar cómo se sienten. Disponéis de cortometraje titulado Respira (es en inglés, pero cuenta con subtítulos en castellano) que os ayudará a explicar la rabia y os ofrecerá técnicas para gestionarlas de la manera más adecuada.

2) Un espacio para la reflexión. Si por el motivo que sea, la emoción del enfado y la rabia se manifiestan muy a menudo en los niños - porque así lo comunican ellos o porque observáis situaciones que la provocan en el entorno escolar - podéis organizar un espacio de reflexión que les permita manifestar lo que sienten cuando se enfadan y hablar sobre las situaciones que provocan estas emociones. Para hacer más gráfica la explicación podéis utilizar un globo que sirva de metáfora: la rabia contenida dentro del globo puede acabar haciendo que explote sino sabemos canalizarla. Es necesario que el globo se desinfle totalmente.

plasticine-428298_1920

3) Dibujamos, pintamos, modelamos... ¡nos expresamos! Ya hemos visto que cuando hablamos de emociones, comunicar es primordial. Otra manera de fomentar la expresión de estas emociones negativas y la gestión de la rabia puede pasar por dibujar en un papel con lápices de colores. No es necesario que sea un dibujo que describa la situación vivida: ofreced al alumno/a las posibilidades de expresarse con libertad. Después, hablad sobre el dibujo, pero evitad que lo haga en términos negativos. ¡Girad la tortilla! También podéis pintar o bien modelar con plastilina, pasta o incluso arena. ¡Puede ser una actividad casi terapéutica!

balloons-892806_19204) Líbrate de la rabia. Otro ejercicio muy gráfico puede ser el de ayudar a los alumnos a liberar sus emociones de rabia a través de globos. De hecho, se trata de una actividad que también puede ayudar a los adultos a comprender y dejar ir las emociones más negativas. En primer lugar, después de describir lo que sienten, podéis pedirles que escriban un pequeño resumen de aquella emoción que está actuando como un obstáculo y que les hace sentir rabiosos o bien con ira. Poned el papel dentro del globo y llenarlo de aire. Salid al exterior y hacedlos volar para liberaros de la rabia, explicando que las emociones tienen que expresarse y salir al exterior. ¡La comunicación es un bálsamo muy reconfortante!

human-730204_1920

5) Técnicas de relajación. A veces se producen situaciones, dentro y fuera del aula, que nos hacen enfadar, nos hacen rabiar o experimentar ira. Aprender a relajarse es importante en muchos momentos de la vida, así que os proponemos dedicar cinco minutos a deshacer tensiones. Aseguraros que el entorno sea propicio: luz tenue, música agradable y si puede ser, cuerpo relajante (sobre una colchoneta o cojines). Ayudad a los niños a controlar su respiración y ofrecerles, de viva voz, la descripción de un paisaje relajante. Se trata de una técnica muy sencilla, pero efectiva, tanto para niños como para adultos, que os ayudará a crear un ambiente más propicio y a hacer aflorar emociones positivas reconfortantes.

¿Cómo explicáis las emociones de la rabia y el enfado a vuestros alumnos/as? Podéis compartirlo con nosotros en los comentarios.

3 Comments

Educación Docente-emociones

Hablamos abiertamente de emociones positivas, como son la alegría, la gratitud, la sorpresa o el amor. Cultivar, vivir y entenderlas es relativamente fácil, pero, ¿qué hacemos con las emociones negativas? ¿Cómo reconocer y gestionar bien el miedo, la tristeza o los celos? Hoy queremos ayudaros a trabajar dos emociones complicadas, pero muy frecuentes, tanto en los niños como en los adultos: la rabia y el enfado. A continuación, seis cuentos interesantes.

  • ¡Qué RABIA de juego!, Meritxell MartíLa Tina ha perdido al dómino y se ha enrabiado mucho. A su amigo Toni eso no le ha gustado nada, así que ha decidido inventarse una para que no vuelva a pasar. El cuento forma parte de la colección Toni & Tina, impulsada por la Editorial Castellnou i el Hospital Sant Joan de Déu para trabajar las emociones con los niños a través de situaciones cotidianas y divertidas.

Podéis encontrar más información, recursos y actividades para trabajar este libro en el blog de Club Peques Lectores.

  • Tú tienes la culpa de todo, Begoña Ibarrola. Érase una vez dos ardillas hermanas que viven en el bosque. Una de ella echa la culpa a la otra de todos los problemas que tiene y su relación se deteriora. El cuento, de Begoña Ibarrola, está editado por Cruïlla y además de tratar la emoción de la rabia, nos habla del egoísmo y del sentimiento de culpabilidad.

  • Un poco de mal humor, Isabelle Carrier. De la autora de El cazo de Lorenzo, también tenemos Un poco de mal humor. Isabelle Carrier nos habla de Pit y Pat, dos personajes que se hacen inseparables, pero entre los cuales pronto surgirán las primeras diferencias. Así, el mal humor se convertirá en una tónica demasiado habitual. Se trata de un cuento magnífico, con unas ilustraciones muy bonitas y un desenlace muy sensato.

  • Sometimes, Emma Dodd. Muchas veces, las personas que queremos también nos inspiran emociones de enfado y rabia. Aceptarlas y canilizarlas no siempre es fácil. A veces (Sometimes), el elefantito está triste. A veces, es amable. A veces, también está enfadado, aunque sabe que su madre siempre le querrá...

  • Emma Enfadosauria, Brian Moses. Emma Enfadosauria se enfada por todo: si no gana cuando juega, cuando sus hermanos reciben regalos, cuando no puede ver lo que quiere en la tele... Sus expresiones de enfado son muy variadas: patadas, golpes e incluso rugidos. ¿Conseguirá calmarse?

¿Cuáles son vuestros títulos favoritos para trabajar las emociones del enfado y la rabia? ¡Podéis compartirlos en los comentarios!

 

educación-docente-inteligencias-múltiples

La inteligencia se puede entrenar. Esta es, sin lugar a duda, una de las conclusiones más importantes que se extrae de la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Hoy os queremos proponer ocho actividades, una para cada inteligencia, que podéis llevar a cabo en el aula para desarrollar las inteligencias múltiples de los alumnos y alumnas.

  1. Inteligencia musical. Dar entrada a la música es fundamental para desarrollar esta inteligencia. Podéis ponerla habitualmente a los alumnos en diferentes momentos del día, pero las opciones son infinitas: componer canciones, crear instrumentos, utilizar vocabulario musical, explicar diferentes temas o cuestiones a través de las canciones...
  1. Inteligencia lingüística. Para trabajar la inteligencia lingüística podéis llevar a cabo cualquier actividad relacionada con la lectura o la escritura. Nosotros os proponemos que cada alumno prepare un pequeño discurso (también pueden escribirlo) sobre un tema del cual se consideren expertos. También podéis trabajar la escritura a través de diarios, narraciones... o elaborar obras de teatro, poemas, cuentos, etcétera.
  1. Inteligencia lógica-matemática. En este caso, os proponemos la resolución de un problema a través de la lógica y la estrategia. Podéis inventar cuentos con problemas y acompañar a los alumnos en el proceso de resolverlos. Sería interesante dar entrada a habilidades cognitivas de alto nivel, como por ejemplo, contrastar, analizar, formular hipótesis...
  1. Inteligencia espacial. En este sentido, es importante trabajar con representaciones pictóricas, cuadros, dibujos y mapas mentales. Aprovechad los diferentes conceptos que explicáis en el aula para hacer que los alumnos los desarrollen y representen de manera gráfica. También tienen que utilizar la imaginación, dibujar, pintar, esculpir y en general, tenemos que hacer posible que amen el arte.
  1. Inteligencia corporal-cinestésica. Aquí se incluyen actividades de carácter físico, crear modelos y aprender diferentes habilidades, como representar a través de secuencias, hacer coreografías o mímica. También os proponemos hacer salidas didácticas y ofrecer a los alumnos materiales para que resuelvan problemas matemáticos o lógicos.
  1. Inteligencia interpersonal. Poned en práctica un juego o una tarea en común donde cada alumno/a haya adquirido un rol, es decir, responsabilizarse de una parte del proyecto para llegar a los objetivos comunes.
  1. Inteligencia intrapersonal. Para cultivar la inteligencia intrapersonal os proponemos que cada alumno elabore un portfolio y sea capaz de evaluar su propio aprendizaje.
  1. Inteligencia naturalista. Una actividad básica que se encamina hacia esta dirección es la de observación. Después de hacerla, por ejemplo, con una serie de plantas aromáticas, pedid a los niños que las dibujen cogiendo los detalles o características más importantes.

¿Queréis compartir con nosotros algunas de las actividades que habéis llevado a cabo en el aula para desarrollar las inteligencias múltiples? Tenéis espacio para hacerlo en los comentarios.