Tag Archives: Bullying

Miles y miles de niños y jóvenes sufren bullying en el mundo. Según el Estudio Conducta sobre Salud de los Jóvenes en Edad Escolar de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 7,5% de los niños y un 4,3% de las niñas han sido víctimas del acoso escolar. Por si esto fuera poco, en los últimos años también se ha incrementado el índice de menores que sufren ciberacoso, la mayoría fuera del centro escolar. 

Por suerte, este es un problema en que la mayoría de actores implicados ya han puesto sobre la mesa. Y poner sobre la mesa significa crear comisiones de seguimiento y resolución de conflictos, observadores permanentes, mediadores y formaciones específicas para combatir de raíz cualquier indicio de bullying. 

Otra de las iniciativas que debemos poner en marcha de manera obligada desde el aula es la prevención. Una buena manera de hacerlo es a través de los libros. Hoy queremos recomendaros una serie de títulos que os ayudarán. 

Diversidad familiar

¿Cuántas familias mágicas hay en este libro? En este cuento se agrupan muchas familias, todas iguales, todas diferentes. ¿Cómo se lo montan las monoparentales? ¿Y las tribus? También tenemos las homoparentales y recompuestas. He aquí un cuento muy tierno. 

El miedo de no pertenecer a un grupo

Este cocodrilo no es un cocodrilo cualquiera. De hecho, una de las principales diferencias que hay entre él y la resta de su especie es que no le gusta el agua. Ni tan siquiera un poquito. Lo que de verdad le gusta es subirse a los árboles. Pero,... ¿es de verdad un cocodrilo?

¿Quién es Oliver Button? Le llaman niña porque no le gusta hacer las cosas que hacen el resto de niños. A él le gusta pintar, pasear por el bosque, disfrazarse y bailar. Cuando empezó a dar clases de danza mejoró tanto que pronto se convirtió en una estrella. Y sus compañeros se quedaron boquiabiertos. 

¿Cómo son las personas especiales? ¿Cómo son las personas diferentes? ¿Cómo las juzgamos? Este cuento nos habla sobre el valor de la amistad y la escasa importancia que debemos dar a las apariencias. Así lo hacen, al menos, estas dos amigas… que se saben querer a pesar de las diferencias. 

Características físicas diferentes

Malena pesaba mucho, seguramente demasiado. En la piscina las niñas se reían de ella y buscaron una rima fácil: ballena. Pero un día, el monitor de natación le enseñó un truco y su vida comenzó a cambiar. Es un cuento perfecto y entrañable para tratar el tema con cuidado y fomentando la autoestima.

Nos hace gracia que alguien tenga las orejas grandes. El pelo súper rizado. Que seamos altos, flacos o gordinflones. En Orejas de mariposa encontramos la manera de transformar cualquier cosa que sea motivo de escarnio en una característica positiva. 

Puede que primero se rieran todos juntos, pero cuando Jan se ponía rojo una y otra vez, ya no había freno. ¿Cómo se puede parar el bullying? Este cuento nos explica la historia de los niños y niñas que no son lo suficientemente fuertes para afrontarlo. 

En la escuela le dicen a Nuna que tiene piernas de flamenco. A ella no le gusta, pero mamá tiene un remedio. Son las gafas mágicas, que le permiten ver que las personas, a veces, no dicen lo que piensan ni piensan lo que dicen. Ni tan siquiera dicen lo que piensan que dicen. Una buena historia para trabajar la resolución de conflictos cotidianos. 

La de Wonder es una historia mítica. El libro original es un best seller que se ha transformado en película y que también cuenta con una versión para niños. Este es especialmente recomendable para chicos y chicas de Secundaria y explica la historia de August Pullman, un niño que nació con una grave deformación en la cara. Su incorporación al instituto no será fácil. 

Bruno y Pedro son muy buenos amigos y hacen muchas cosas juntos. Pero cuando Sergio comenzó a reírse de Bruno por su sombrero, las cosas cambiaron. Pedro, para empezar, dejó de ser amigo de Bruno por miedo a no ser aceptado en el grupo.

A todos nos cuenta un poco utilizar la palabra no con firmeza. Este cuento va precisamente de esto. De cuando el Monstruo Grande llama a la puerta del Monstruo Pequeño… y de las oportunidades que este último le llega a ofrecer al primero.

Puede ser que pase. En la escuela hay un niño alto y fuerte que se aprovecha de todo el mundo. Para conseguir lo que quiere utiliza la violencia, de modo que toda la clase está atemorizada. Llega un día, sin embargo, en el que uno de sus compañeros decide encarar la situación a través del diálogo y la razón. 

¿Puede la bondad cambiar el mundo? Este cuento ilustrado sin palabras de Kerascoët nos dice que sí. Vanesa regresa sola de clase y un compañero se mete con ella. Otra compañera que lo ve decide que hay que hacer piña con la clase y no dejarla nunca sola. Nunca, nunca. 

Nadie sabe qué le pasa a Uma. Está triste, cabizbaja y tiene la mirada perdida. Pasa gran parte del día en silencio. La respuesta a su angustia tiene que ver con el acoso escolar.

En este libro de Anna Morató encontraremos tres historias sobre acoso escolar en las escuelas, en las cuales también hay tres protagonistas: los que sufren el bullying, los que lo provocan y los que lo viven como espectadores. 

Hay dos niños mayores que molestan a Julio a la hora del recreo y él no sabe muy bien qué hacer. Piensa que si no dice nada y espera a que todo pase, se resolverá. Pero, ¿y si hablara con la maestra o con sus padres? Este libro permite a los niños y niñas tomar dos decisiones para saber qué pasa según lo que elijan. 

Una amistad inesperada puede ser de gran ayuda. Abel tiene problemas para hablar. Un día unos compañeros del colegio lo acosan y hacen que entre en una casa ruinosa, donde la gente del pueblo dice que vive el monstruo más espantoso del mundo. Ese supuesto monstruo es Gabriel, un joven que sufre una enfermedad. Su amistad ayudará a Abel, que será capaz de superar sus miedos. 

He aquí una novela gráfica cautivadora, en la que Raina es la protagonista. Ella quiere ser normal, pero un día se cae y se rompe los dientes. Lo que le espera durante unos meses será una auténtica tortura. ¿Será capaz de superarlo?

A todos nos habría gustado ser invisibles alguna vez. Todos, alguna vez, hemos querido dejar de serlo. Al protagonista de esta historia le cuesta controlar este poder: “a veces, cuantas más ganas tenía de ser invisible más gente me veía y, en cambio, cuando quería que todo el mundo me viese, a mi cuerpo le cogía por desaparecer”. 

El 20 de noviembre de 1989 es un día muy importante: los países de todo el mundo se pusieron de acuerdo para aprobar el texto definitivo de la Convención sobre los Derechos del Niño. Por eso, cada 20 de noviembre se celebra el Día Universal del Niño, una jornada que debe ser útil para fomentar la fraternidad entre los niños y niñas del mundo y para recordar, claro, que los niños tienen derecho a la salud, la educación y la protección, sin importar el lugar del mundo en el que hayan nacido. 

Según la UNESCO, casi un tercio de los adolescentes del mundo han sufrido acoso escolar. Son datos de las estadísticas que se destinan a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible relativo a la educación. El bullying o acoso son aquellos comportamientos intencionales y agresivos entre compañeros y estudiantes, ejecutados de manera repetida o cuando se observa que existe un desequilibrio evidente entre el poder real o el percibido. 

Para AEPAE (Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar), fundadora e impulsora del Plan Nacional contra el Acoso Escolar, nuestro sistema educativo necesita mejorar urgentemente la convivencia en los centros educativos y combatir el acoso en todas sus manifestaciones posibles. Porque los niños tienen derecho a ir a su centro escolar con libertad, seguridad y sin miedo. 

¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

No hay que esperar a que se produzca un caso de acoso escolar o bullying para empezar a trabajar contra esta lacra. No hace falta que ningún niño o niña sufra para que esto no vuelva a suceder o se detecte antes de que sea demasiado tarde. Así pues, es muy importante poner en marcha actividades e iniciativas que nos ayuden a prevenir el acoso escolar. Pero, ¿cómo? 

En primer lugar, os recomendamos visitar la página web de Educación de vuestra comunidad autónoma. En Cataluña, por ejemplo, tenemos existe el Proyecto de convivencia. A través de #aquíproubullying encontraréis mucha información para los equipos de convivencia del centro.  

A través de los Mòdulos formativos se ofrece formación para docentes y alumnos con el objetivo de mejorar la convivencia, desarrollar habilidades y actividades que capaciten al alumnado. Hay contenido para Primaria, Secundaria y Familias. Aquí se habla sobre qué es el acoso escolar, de competencias socioemocionales, gestión positiva de conflictos, detección y freno del acoso y uso seguro y responsable de las redes. 

Otra propuesta, que no excluye las anteriores, es la del equipo de referencia, formado por miembros de la comunidad escolar, con una composición mínima que debe ser la siguiente: un miembro del equipo directivo, tres alumnos, dos docentes, un miembro del AMPA y un profesional no docente. Desde aquí se puede gestionar el proyecto de convivencia del centro y hacer un seguimiento de los posibles casos. 

Te invitamos a indagar acerca de los distintos planes que ofrecen las comunidades autónomas a través de sus consejerías de educación, para obtener materiales adaptados a cada región, como por ejemplo, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Junta de Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia, País Vasco, etcétera.

Un banco de recursos per prevenir y tratar el bullying

Hay muchísimas cosas que podemos hacer para prevenir y tratar el bullying si se produce. No obstante, somos de la opinión de que antes de que se dé un caso, hay que trabajar con los alumnos para fomentar la buena convivencia entre compañeros/as. 

PDA Bullying es una plataforma que ofrece una propuesta de buenas prácticas para la prevención, detección y actuación ante casos de acoso escolar y ciberacoso con origen en el entorno educativo y otras violencias entre iguales, en la infancia y la adolescencia.

En su banco de recursos podemos encontrar un montón de contenidos y recursos para trabajar con los alumnos en el aula: actividades, aplicaciones, artículos, concursos, cortometrajes, dinámicas, recomendaciones de libros y películas, talleres, obras de teatro, webs y videojuegos. 

Libros y cuentos recomendados

La mejor manera de trabajar la empatía es, sin ninguna duda, hacerlo a través de la lectura. Leyendo conocemos las historias de los demás e imaginamos cómo debe ser sentirse como ellos. Por eso, os hacemos algunas propuestas interesantes, tanto para Primaria como para Secundaria: 

Empezamos por los más pequeños: 

Y ahora los mayores: 

Para terminar… actitudes prácticas para combatir el acoso escolar en el aula

A todo esto hay que sumar una actitud proactiva para evitar que se produzcan casos de acoso escolar en el aula. 

1. ¿Sabes cómo son tus alumnos? Observa bien cuáles son los perfiles y trabaja teniendo siempre presente si hay niños más vulnerables, más fuertes o bien con actitudes compatibles con el acoso escolar. Esto es importante a la hora de organizar grupos de trabajo, en el momento de gestionar conflictos, tanto en el aula como en el tiempo de recreo, y para desactivar actitudes inadecuadas. 

2. Inteligencia emocional para la resolución de conflictos. Hay que empezar desde bien pequeños a diferenciar entre las cosas que están bien y las que están mal. La resolución de  conflictos debe llegar por la vía de la inteligencia emocional. De otro modo, no los estaremos ayudando. 

3. Actitud observadora. Como docentes debemos procurar tener una actitud observadora, que nos permita detectar el principio del acoso escolar. Porque este no se dará solo en el patio, cuando los niños o los jóvenes estén solos. Es muy probable que las actitudes despóticas y de abuso se produzcan también en el aula. Neutralizarlas es fundamental.

4. El acoso velado. El bullying no siempre (o no solo) se manifiesta a través del maltrato físico. Muy a menudo el acoso es psicológico y absolutamente demoledor para la víctima, porque se gesta a través del desprecio y el aislamiento. 

La complejidad de intervenciones, emociones y dinámicas que hay que manejar para gestionar una cuestión tan delicada como el acoso escolar exige de nosotros mucho esfuerzo. Sin embargo, la buena convivencia entre nuestros alumnos, la construcción de personalidades fuertes y resilientes lo merece. Adelante, ¡juntos!

educacion-docente-luchar-contra-el-acoso-escolar

En el Día Internacional contra el Acoso Escolar, hablamos de qué es el bullying, como son las víctimas, como son los acosadores y qué podemos hacer para luchar en contra y erradicar estas conductas. En casa y en el ámbito escolar.

El acoso escolar existe

Ha existido siempre, pero dichosamente, en los últimos años el acoso escolar o bullying se ha dejado sentir mucho más en los medios y en los centros educativos. Es esta mayor concienciación por parte de todos la que nos ayuda a luchar contra aquellas conductas de abuso que se producen en el ámbito de la escuela.

Pero, ¿qué es exactamente el acoso escolar?

Según el AEPAE (Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar), el acoso escolar se define como cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de manera reiterada, tanto en el aula, como a través de las redes sociales.

¿Qué pueden hacer los centros para prevenirlo?

Es muy importante mantener un estado de observación permanente de los alumnos ante posibles señales. Hay que estar alerta si se produce una disminución del rendimiento escolar, absentismo, cambios de humor, lesiones físicas… La maceta TEBAE os puede ayudar.

Por otro lado, hay que fomentar el trabajo en equipo, el respeto por las diferencias y la inclusión. Es importante, además, trabajar la inteligencia emocional, las habilidades sociales y dar pautas en los alumnos para resolver los problemas de una manera pacífica.

¿Qué pueden hacer los padres o tutores desde casa?

Los padres o tutores también tienen que observar a sus hijos, ante posibles señales que nos indiquen que se puede producir acoso: disminución del rendimiento escolar, pérdida o sustracción de material, cambios de humor, miedo de ir a la escuela, insomnio, lesiones físicas, etcétera.

Hace falta, además, fomentar un clima de confianza en casa, de forma que tengan claro que pueden comentaros cualquier problema que tienen y mostrar sus sentimientos sin miedo. Es importante dedicar tiempo a los hijos, haciéndoles preguntas y conversar sobre la jornada, sus inquietudes y experiencias. Poned límites, fomentad responsabilidades y felicitadles cuando consiguen aquello por lo que han trabajado y luchado.

¿Cómo son las víctimas?

Habitualmente son niños, chicos o chicas que no disfrutan de aquello que denominamos ‘popularidad’ en el conjunto del aula. En casa normalmente están sobreprotegidos por su familia, pueden tener un temperamento débil, ser tímidos e inseguros. Suelen tener una baja autoestima, tender a la depresión, al miedo y mostrar un bajo rendimiento escolar.

¿Cómo son los acosadores?

Suelen ser más ‘populares’ entre sus compañeros y presentan dificultades importantes para desarrollar la empatía. Tienen un temperamento impulsivo, agresivo y no reconocen la autoridad. De hecho, suelen transgredir con facilidad las normas establecidas. Además, muestran poco interés en los estudios y acostumbran a vivir actas de violencia al hogar.

Romper la herencia, desarraigar conductas

El caldo de cultivo del acoso escolar tiene mucho que ver con las creencias, los valores y las actitudes que todavía hoy imperan en nuestra sociedad. Hace falta, pues, romper con la perniciosa herencia de los estereotipos machistas, el racismo, la homofobia y las diferencias de trato según la clase social.

Para erradicar el acoso escolar…

Tenemos que trabajar para fomentar los valores, observar y dejarnos ayudar por los psicólogos y especialistas del centro, así como basar todas nuestras actuaciones en los principios morales y de comportamiento, implicando a todos los miembros de la comunidad escolar. ¡Juntos lo conseguiremos!