Tag Archives: Colaboraciones

Estamos encantados de presentaros a Raquel Ripoll, educadora social y terapeuta familiar. La podréis encontrar en su cuenta de Instagram bajo el nombre @educatnos y en su web dedicado al acompañamiento y orientación familiar.


Los conflictos son parte de nuestra vida y son una gran fuente de aprendizaje. Tener conflictos significa estar vivo, y lo mejor que podemos hacer es aprender a manejarlos, principalmente porque algunos son inevitables.

Vamos a centrarnos aquí en la resolución de conflictos de una forma respetuosa, en la que todos los implicados ganan y se llegan a acuerdos aceptables para todas las partes.

Así, vamos a ver cinco formas diferentes para resolver conflictos en el aula:

Reuniones de aula

Se trata de una oportunidad maravillosa para la gestión de conflictos de una forma democrática.

La idea es llevarlas a cabo unas tres veces a la semana en educación primaria intentando buscar un rato en el que los niños y niñas puedan estar concentrados y participar de forma activa, ya que de lo contrario no tendrá los resultados esperados. 

Una vez determinado cuál será el día y la hora de la semana en que realizaremos las reuniones de aula, vamos a llevarlas a cabo respetando la siguiente estructura:

  1. Nos sentamos formando un círculo.
  2. Ronda de agradecimientos y cumplidos. Vamos a pedir a todos los participantes que realicen un cumplido o un agradecimiento a los demás compañeros (no es necesario que sea a todos, pero sí es importante que al acabar la ronda todos los participantes hayan recibido algún cumplido y/o agradecimiento).
  3. Enfoque en soluciones. Es el momento de empezar con los conflictos que han surgido durante esos días. Empezaremos por orden cronológico, por lo que es útil tener una agenda en la que ir anotando los conflictos así como surgen para facilitarnos esta labor. Es necesario que enseñemos a nuestros alumnos qué significa “enfocarnos en soluciones”. Vamos a olvidarnos de buscar culpables y, juntos, vamos a generar una lluvia de ideas con todas las posibles soluciones que se nos ocurran. Después las iremos analizando una a una (tienen que ser respetuosas para todos, relacionadas con el problema, racionales y útiles) y entre todos, elegiremos la que nos parece más adecuada para revisarla en unos días, ver si nos ha servido, si no…
  4. Planear actividades. Después de centrarnos en la resolución de problemas, vamos a planear actividades divertidas que fomenten la cohesión del grupo.
  5. Actividad de cierre. Finalizar con una actividad divertida siempre nos deja buen sabor de boca y dejamos de relacionar la resolución de conflictos con algo negativo.

A tener en cuenta para que las reuniones de aula sean fructíferas:

  • No juzgamos.
  • No utilizamos la reunión para sermonear.
  • Creamos un objeto como símbolo para el que tiene el turno de palabra.
  • Confiamos en la capacidad de nuestros alumnos de resolver conflictos. Nosotros sólo seremos una guía.

Hay que tener en cuenta que es un proceso que lleva su tiempo de aprendizaje.

La rueda de opciones

Se trata de una herramienta con la que adelantarnos al conflicto y buscar desde la anticipación opciones para cuando éste aparezca.

Lo interesante de esta técnica es, por una parte, que reflexionamos sobre el conflicto desde la calma y, por otra parte, que las opciones parten de los propios niños, y serán ellos quienes decidan qué opción tomar en cada momento.

¿Cómo lo hacemos? 

  1. Hacemos una lluvia de ideas (con el alumnado) de qué podemos hacer cuando surge un conflicto.
  2. En una cartulina, dibujamos un círculo que dividimos en porciones (tipo quesitos) poniendo dentro de cada porción una solución que podemos decorar con un dibujo representativo. Ojo, cuanto más pequeños sean los alumnos, menos porciones tiene que haber. Siendo 3-4 porciones adecuadas para infantil y vamos añadiendo más según el grado de madurez de nuestro grupo.
  3. La dejaremos “a mano” y en un lugar visible para cuando la necesitemos. 

Tiempo fuera positivo

Como todos sabemos, los conflictos se abordan mejor desde la calma, por ello es importante enseñar a nuestros alumnos a calmarse ANTES de intentar solucionar cualquier conflicto que surja.

En contra de lo que muchos pueden pensar, el tiempo fuera positivo no es un rincón de pensar ni nada por el estilo. Esta herramienta está pensada para que los niños se sientan mejor, no peor. No busca en ningún momento hacer “pagar” por lo que han hecho.

Para ello, lo primero que tenemos que tener claro es que NUNCA se obliga al niño o la niña a ir, sino que se le invita y recuerda que tiene ese espacio si necesita calmarse antes de hablar de lo que ha ocurrido: “veo que estás muy enfadado, quizás quieras ir a tu rincón tranquilo (o como lo hayáis llamado)”.

El rincón en cuestión, vamos a crearlo con ellos, no nosotros solos. Les explicaremos que vamos a crear un rincón en el aula al que poder ir si estamos nerviosos y necesitamos calmarnos. En él es importante incluir algunos elementos que ayuden a nuestros alumnos y alumnas a recuperar la calma. También le vamos a poner un nombre todos juntos.

Cuando surja un conflicto, podemos invitar al niño o la niña a irse a vuestro rincón de la calma, si no quiere irse, podemos decirle si quiere que vayamos con él o ella. 

Una vez se haya calmado, podremos gestionar el conflicto en cuestión, aunque en no pocas ocasiones, el conflicto desaparece con este tiempo de enfriamiento.

Damos la vuelta a la sábana

El objetivo de esta dinámica es enseñar a trabajar desde la colaboración y la búsqueda de soluciones.

En un espacio amplio, y con un grupo de 10-15 personas, vamos a extender una sábana grande en el suelo y les pediremos a los participantes que se suban encima ocupando sólo la mitad de ella.

A continuación, les explicamos que su misión es darle la vuelta a la sábana sin que nadie se baje de ella ni pise el suelo.

Cuando terminamos, fomentamos la reflexión identificando las estrategias utilizadas, cómo lo han conseguido, cómo se han sentido…

Role playings

Se trata de representar con dos voluntarios una situación conflictiva (real o inventada) para que pongan en práctica los siguientes pasos:

  1. Planteamos el conflicto.
  2. Uno de ellos dice: “Me doy cuenta que… y me gustaría encontrar otra forma de solucionar esto que fuera buena para los dos”. Y le pregunta al otro cuál es su punto de vista referente al problema y cómo se siente. Escucha sin interrumpir ni juzgar a menos que sea para preguntar: “¿Algo más? ¿Alguna otra cosa? Cuando termine le retroalimenta de la siguiente forma “Si te he entendido bien, te sientes…porque…y te gustaría…”.
  3. Ahora se intercambian los papeles y repiten el punto 2.
  4. A continuación hacen una lluvia de ideas eligiendo una solución que sea aceptable para ambos por un período de tiempo corto (3-4 días, una semana). Se acuerda fecha de revisión y se agradece al otro que haya compartido sus sentimientos y pensamientos).

De esta forma enseñamos a nuestros alumnos a resolver conflictos de una forma asertiva y respetuosa en la que todos ganan.

Compartimos la primera colaboración del año con Mari de la cuenta @a_place_for_sharing bajo la propuesta de hacer 5 actividades matemáticas para trabajar la agilidad mental. ¡Esperamos que la disfrutéis muchísimo y os ayude en la vuelta a las aulas!


1. Daily 10

El Daily 10 es una página web donde podemos encontrar actividades con operaciones matemáticas divididas en 6 niveles.

La usamos cada día antes de empezar la clase de matemáticas para trabajar el cálculo mental. Son 10 preguntas y podemos elegir hacerlo con temporizador o sin él. 

Cada estudiante tiene una pizarrita donde anota los resultados. Cuando acaban las 10 preguntas, muestro las soluciones y se autocorrigen.

Aquí os dejo la plantilla de la pizarra para descargar.

2. La cadena

Empieza un estudiante diciendo un número. La maestra o el maestro nombra a otra persona indicando la operación que debe hacer. Por ejemplo:

  • Estudiante 1: 5
  • Maestra: nombre +2
  • Estudiante 2: 7
  • Maestra: nombre -3

Si alguien se equivoca, está fuera del juego.

3. Busca la suma

Repartimos una hoja con 9 sumas resueltas a las que les faltan los sumandos.

Pegamos 9 papelitos con las sumas sin el resultado por la clase. Los alumnos deben ir por el aula anotando las sumas en el lugar correspondiente de su plantilla.

He preparado la actividad hecha para descargar y también una en blanco para que la rellenéis con lo que estéis trabajando.

4. Matamoscas

Para este juego necesitamos 2 matamoscas.

Si estamos trabajando sumas y restas hasta 10, en la pizarra escribimos números desordenados del 1 al 10.

Colocamos a 2 niños o niñas de espaldas a la pizarra a una distancia de 2 metros aproximadamente. Decimos una operación y los alumnos deben golpear con el matamoscas el resultado.

Es un juego muy divertido y que además sirve para trabajar un montón de contenidos.


5. Bingo de sumas y restas

Les damos a los niños un bingo de 6 casillas en blanco en el que deberán anotar 6 números. Si estamos trabajando sumas y restas hasta 20, deberán anotar números del 0 al 20.

Preparamos sumas y restas con todos los resultados en tarjetitas. Leemos la operación en voz alta y los alumnos y alumnas hacen el cálculo y comprueban si lo tienen en su bingo.

Aquí tenéis disponible la plantilla del bingo de sumas y restas hasta el 20 y también una plantilla con las tarjetas en blanco para que lo podáis adaptar a lo que estéis trabajando.

Esperamos que os haya gustado mucho y os sea útil en vuestras clases. ¡Muchas gracias!

¡La última colaboración del año nos la trae Berta de Maestraespecial! Desde su experiencia nos comparte estos consejos para trabajar en el aula con alumnos y alumnas con TDAH.

¡Felices fiestas a todos!


El TDAH, así como otros trastornos, juega un papel destacado en nuestro día a día como maestros, seamos tutores o maestros especialistas, como es mi caso. 

Como maestra de educación especial me encuentro con infinidad de variables que hacen posibles ciertas dificultades en nuestro alumnado. Una de estas dificultades es el TDAH. 

Seguro que todos y todas hemos escuchado hablar alguna vez de este trastorno, pero pocos saben con detenimiento las dificultades que comporta y no siempre es fácil tratarlo. El TDAH es un trastorno caracterizado por la excesiva actividad psicomotriz (hiperactividad), déficit de atención e impulsividad. 

Las siglas responden a a T: Trastorno, D: Déficit, A: Atención, y H: Hiperactividad. Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad o sin. 

Hoy os traigo, bajo mi humilde experiencia, una serie de TIPS útiles para aplicar en el aula con alumnos y alumnas con TDAH

Para el aula

  • Sentar al alumno cerca del maestro y lejos de puertas y ventanas.
  • Aumentar el espacio entre las mesas.
  • Proporciona un objeto para descansar los pies.

Para la organización

  • Utilizar un cuaderno o libreta para las tareas.
  • Proporcionar libros adicionales para tener en el aula.
  • Material codificado por color cada tema.
  • Dar un horario escrito para las rutinas diarias.

Para los deberes y exámenes

  • Hojas de trabajo con menos preguntas y ejercicios.
  • Hacer cuestionarios cortos en lugar de exámenes largos para cada unidad de trabajo.
  • Tiempo adicional y un lugar tranquilo para realizar exámenes y trabajos por proyectos. 
  • Permitir responder las preguntas en voz alta. 
  • Permitir el uso de un procesador de textos en un ordenador. 
  • Dar puntos positivos por el trabajo realizado en lugar de por las cosas que no hace. 
  • Dividir las tareas largas en partes más cortas. 
  • No tener en cuenta la presentación a la hora de puntuar. 

Para el aprendizaje en clase

  • Dar indicaciones claras y escritas.
  • Utilizar imágenes y gráficos.
  • Darle al estudiante un resumen de la lección.
  • Supervisar para asegurarse que el estudiante ha entendido la lección. 
  • Dar instrucciones claras y escritas. 
  • Crear una “señal” para llamar la atención del estudiante.

Si quieres ampliar tus recursos con más adaptaciones metodológicas, puedes conseguirlas en mi cuenta de Instagram @maestraespecial

¡Deseamos que os haya gustado y os sea útil como recurso en el aula! 

Archivo Adaptaciones metodológicas en castellano

Una de las últimas colaboraciones que hacemos este año 2020 es con... ¡Educamaria! Nos trae 5 actividades muy dinámicas para aprender el lenguaje musical en diferentes etapas. ¡Esperemos que os gusten!


La Educación Musical es un área muy importante en la etapa Infantil y Primaria, ya que mejora capacidades como la concentración, la abstracción y la memoria. También la motricidad fina y el autoconcepto. 

Por eso hoy me paso por el blog de Educación Docente para proponer cinco actividades para aprender lenguaje musical.

1. Dados rítmicos

Para esta actividad necesitamos un tablero de coordenadas con dados. Este tablero lo podemos crear fácilmente con la realización de una tabla en power point. Colocaremos en ella los números de los dados tanto en la barra horizontal como en la vertical. El resto de cuadrados de la tabla lo rellenaremos con los dibujos o muñecos que más nos gusten. 

Una vez tengamos nuestro tablero rítmico, tendremos que crear patrones rítmicos y asociar uno a cada muñeco. De esta manera cuando los niños y niñas lanzan los dados obtendrán un muñeco y con él un patrón rítmico.

Esta actividad se puede realizar tanto en pequeños grupos como con la clase al completo. Se irán lanzando dados e irán saliendo los diferentes ritmos. Tendrán que ir colocándolos de la manera que más les guste para después interpretarlos. Se puede interpretar con sílabas Kodaly, con percusión corporal o con instrumentos de pequeña percusión.

2. Tarjetas musicales

En este caso habría que diseñar tarjetas a mano o en power point en las que aparecieran los conceptos musicales que queremos trabajar, además de eso tendremos que introducir tres respuestas entre las cuales se encontraría la respuesta correcta.

Los alumnos tendrían que tener varias tarjetas y unas pinzas, la actividad consistiría en encontrar la respuesta correcta y colocar en ella una pinza para indicar que es la adecuada.

3. Arcoíris musicales

Esta actividad está diseñada para trabajar las notas musicales tanto en el pentagrama con clave de sol como el cifrado americano. En mi caso lo he diseñado con forma de arcoíris, pero cualquier otro formato sería igual de válido. 

En el arcoíris aparecerá el nombre de la nota, y los alumnos tendrán que colocar dos nubes en su parte inferior, en una de ellas aparecerá la nota en el pentagrama con clave de sol y en la otra la nota con el cifrado americano.

4. Parejas de corazones

Este es un juego sencillo para asociar valores con figuras y nombres con figuras. Se puede realizar con el formato que queramos, en mi caso elegí corazones, en los que en cada mitad coloqué una de las parejas. Se pueden trabajar todos aquellos conceptos musicales que queramos reforzar.

5. Globos rítmicos

Este es un juego para el estudio de los compases. En mi caso lo he diseñado con globos en los que hay patrones rítmicos tanto de 2/4, 3/4 y 4/4. Los alumnos y alumnas tendrán que ir clasificando estos globos en sus compases correspondientes.

Lo ideal para realizar este tipo de actividades en el aula, destinadas a aprender el lenguaje musical, sería crear un banco de recursos de manera que haya una para cada niño o niña, y así puedan trabajar de manera individual con ellas, podríamos dedicarle 15 minutos en cada sesión aproximadamente. También podemos plantearlas de manera que trabajen pequeños grupos o en el gran grupo, en función de cuáles sean nuestros objetivos.

Hoy colgamos un artículo navideño con la colaboración de Lluís, de @racomusical. Disfrutad mucho de las actividades, y sobre todo, sentirlas, ¡porque las propuestas musicales que nos trae Lluís son para realizar en el aula durante esta época del año tan especial!


¡Hola! Ya tenemos muy cerca la Navidad, y con esta, un montón de actividades que nos preparan, advierten y gracias a las cuales prestamos más atención a este bonito momento del año. Hoy os traigo cinco actividades musicales para hacer en el aula en diferentes ciclos de primaria. Las dos primeras actividades son 2 propuestas basadas en la audición, las emociones y las sensaciones que la música nos despierta. Las tres siguientes son propuestas basadas en el lenguaje musical y la canción. 

Previamente a la realización de las dos primeras propuestas, seleccionaremos una audición de una obra que consideremos que puede generar en los y las oyentes sensaciones y emociones que podemos atribuir a la estación de invierno y un ambiente navideño (calidez familiar, ambiente navideño, contraste entre el frío de la calle y el calor del hogar, etc.) Para este tipo de actividades me gusta seleccionar piezas musicales instrumentales, sin letra. De esta manera facilitaremos la conexión con la “emocionalidad” que nos aporta la música sin vernos influenciados por la letra. 

Algunos compositores que recomendaría para esta propuesta son: Danny Elfman, Alan Silvestri, Claude Debussy, Vikingur Ólafsson.

1. Audición y escultura (CM i CS) 

En esta actividad les propondremos la audición de una obra que hemos seleccionado y les pediremos que se centren y reflexionen a partir de los aspectos comentados anteriormente en la introducción. 

Propondremos una conversa dirigida por el maestro o maestra en que el alumno/a exprese lo que ha sentido, pensado, visualizado o imaginado durante la audición.
Tras esta puesta en común, cada alumno/a trasladará sus aportaciones con una escultura de fango nacida de la audición y reflexión navideña. 

En mi caso, me gusta para este tipo de actividad proponer que sus obras sean más figurativas que abstractas y, que la misma obra, exprese aquello que han sentido durante la audición.

2. Movimiento y creación corporal (Todos los ciclos) 

En esta segunda propuesta, la primera parte sería similar a la del ejercicio anterior en cuanto a la reflexión individual y la puesta en común con toda la clase (o en equipos cooperativos si se quieren generar conversaciones en grupos más reducidos)

En la segunda parte se les pedirá que expresen con el cuerpo, sin palabras, las sensaciones y emociones que les ha transmitido la música. Este ejercicio lo haríamos de forma individual y delante del resto del grupo. Por ejemplo, se pueden colocar en un círculo de pie para que así todos y todas podamos ver y tener conciencia de los movimientos que se vayan realizando.

Seguidamente se entregarán unas cintas y/o pañuelos de colores. Las cintas pueden ser de rítmica. En mi aula utilizo ambos materiales conjuntamente. Con este material se creará una composición corporal grupal con la música acompañando la escena y representando la Navidad y el invierno conjunta y corporalmente.

3. Interpretación instrumental (CI i CM)

Para esta actividad tendremos que conocer previamente el lenguaje instrumental y técnica del instrumental que vayamos a tocar.
Propongo aprender a interpretar, con el carillón o xilófono presencial o virtual, un villancico que aprenderemos para cantar con el instrumento. 

Para facilitar la interpretación y poder centrarnos más en la percepción de lo que tocamos, y no tanto en la dificultad de leer la partitura sin hacer un trabajo previo en profundidad, proporciono a mis alumnos/as una partitura de colores. Estas las encontraréis para descargar en mi web y se trata de asociar cada color a una nota del pentagrama. A la vez también facilito un instrumento de placa (carillón o xilófono) donde cada placa está marcada con un color correspondiente a su nota. 

De esta manera, el alumnado no hace falta que tenga grandes conocimientos de lenguaje musical para poder interpretar los instrumentos.

4. Canción: creación cooperativa (CS)

En esta actividad el objetivo es la creación de un villancico en equipos cooperativos. Como si se tratara de escribir un poema, los y las alumnas crearán su propio villancico. 
Cada uno de los miembros del equipo (recomiendo hacerlos de 4) creará un verso o una estrofa de la canción. Cuando el equipo tenga creado su “poema de Navidad”, conjuntamente con el maestro o maestra de música crearán la melodía.

Lo suelo hacer con la guitarra y les muestro los diferentes acordes que podrían casar con la canción y son ellos los que van decidiendo cuáles quedan mejor en relación a la idea que tenían.

Finalmente, ponemos ritmo a la canción, ¡y ya tenemos nuestro villancico!

5. Canción y acompañamiento instrumental (CM I CS)

En el último ejercicio de hoy, partiremos de un villancico que el alumnado ya conozca o creamos que les resultará fácil de aprender (siempre con las técnicas pertinentes). 

Primeramente las repasaremos y nos aseguraremos de que las conocen bien, tanto en el ámbito rítmico-melódico como en la letra. Cuando ya la sepan todos y todas correctamente, pediremos que, por equipos cooperativos, creen una percusión corporal para acompañar la canción. 

En cuanto al lenguaje musical, y dependiendo de los conocimientos que tenga nuestro alumnado, asociaremos cada parte del cuerpo a una forma rítmica. En mis clases lo hago así: 

  • Muslos: semicorcheas
  • Pecho: corcheas
  • Manos: negras
  • Pies: blancas

También podríamos asociar sus ritmos a diferentes instrumentos de pequeña percusión: claves, triángulo, crótalos, caja china y pandero

De esta manera ellos/as mezclarán estos movimientos según el ritmo que decidan. 

Finalmente haremos un concierto, cada equipo cooperativo con su canción y su acompañamiento.

Damos paso a una nueva colaboración con Vanessa Sola, maestra de educación infantil y creadora de la cuenta Habiaunavezeduca. Esta colaboración nace de la necesidad de trabajar desde pequeños/as las diferentes culturas que conviven en el aula y que, como dice Vanessa, son un espejo de la sociedad.


Actualmente, la sociedad que vivimos, está en una transformación constante y permanente. Esto implica que sea una sociedad muy heterogénea, plural y multicultural. Recae la influencia en el ámbito educativo, ya que hace que nos tengamos que replantear el sistema de nuevas posibilidades con finalidades educativas.

La educación intercultural lo que pretende es favorecer el diálogo entre las diferentes culturas. Esto implica respeto, intercambio, aceptación y un espacio común. 

La escuela es un contexto donde se reflejan diferentes estilos de aprendizaje, diferentes interpretaciones del mundo que nos rodea, diferentes culturas, diferentes tradiciones, etcétera. Esta es el reflejo de la sociedad, y debemos tener presente la diversidad, por lo tanto tenemos que aprovechar este fenómeno como algo positivo y enriquecedor.

Hay otros recursos para trabajar la interculturalidad en el aula, como por ejemplo el trabajo cooperativo, los rincones, proyectos, aulas de acogida,...

La música es uno de los ingredientes esenciales en la vida de las personas de todas las edades y culturas. Es un lenguaje muy utilizado por toda la sociedad. Los niños y niñas establecen contacto con la música incluso antes de nacer, el feto de la madre escucha y siente la vibración de los sonidos tanto del interior como del exterior. 

El recurso de la música en la escuela es un instrumento muy privilegiado. Debemos entenderlos como un objeto de conocimiento, como un estímulo para potenciar la producción creativa, un medio que permite al alumnado comunicarse y como una fuente de sensibilización musical. 

Por ello, hoy os traigo 5 actividades para trabajar la interculturalidad en el aula: 

1. ¿Desde dónde sueno?

Dependiendo del ciclo donde trabajamos se puede escoger una o diversas culturas. En el caso de la Educación Infantil, para profundizar más, solo escogeremos una. Es muy recomendable escoger la cultura que esté más representada dentro del aula y trabajar una distinta cada trimestre.

Para iniciar la propuesta, escogeremos una audición para trabajar esta cultura. Sentaremos al alumnado y se la pondremos sin decir qué cultura estamos trabajando. Una vez escuchada: 

“¿Os recuerda a algo esta audición? ¿Reconocéis alguno de los instrumentos? ¿De dónde puede ser esta música? ¿Qué os transmite esta canción?”

Una vez descubierta la cultura trabajada, volveremos a escuchar la audición y dejaremos que los niños y niñas la bailen y la disfruten. Al acabar, enseñaremos los instrumentos que caracterizan la audición y les diremos los nombres. 

2. ¡Viajamos!

¡Toca ubicarse! Toda persona necesita ubicarse con tal de poder ordenar mejor sus ideas. Es importante mostrar al alumnado qué estamos trabajando y dónde está situado. Para ello, utilizaremos el mapa para visualizar los países de nuestros compañeros/as de clase y la cultura en la que estamos trabajando. 

Como ya he comentado anteriormente, la música es un medio de comunicación y conocimiento. Escogeremos una canción de cuna de esta cultura. 

A continuación les cantaremos la canción y la pondremos de fondo. 

“¿Reconocéis alguna palabra? ¿Qué idioma es este? ¿Sabéis qué quiere decir esta canción? ¿Qué instrumento está sonando?”

Intentaremos aprender la canción y bailarla todos juntos. 

3. ¡Hagamos que suene! 

Necesitamos manipular para aprender e interiorizar. Para ello, buscaremos y llevaremos a clase diferentes instrumentos que caracterizan esta cultura o país. Para que sea mucho más cercano, podemos pedir a los y las alumnas que provengan de otras culturas que traigan instrumentos u objetos que los identifique.  

Trabajaremos los instrumentos, hablaremos de ellos y aprenderemos las características de cada uno. 

Debemos tener cuidado con la situación en la que nos encontramos. Desinfectar bien los materiales y dejarlos en cuarentena antes y después de usarlos.

4. ¡Nos unimos con la música! 

Para poder llevar a cabo esta actividad necesitaremos los instrumentos de la actividad 3 y también los propios de nuestra cultura. Es importante que cada niño/a tenga uno, ya que todo el mundo tendrá que hacer sonar el instrumentos y formar parte de esta audición. 

La música es un recurso muy valioso y en estas sesiones es el motor que está haciendo que nuestro alumnado conozca un poco más de dónde viene su compañero/a de clase. Por ello, los instrumentos los ha unido para crear una pieza musical que represente ambas culturas. Es importante que el/la docente guíe la sesión e intente combinar los sonidos y los turnos. 

Se puede grabar la sesión y a final de curso entregar a las familias con el resto de culturas trabajadas. 

5. ¡Enviamos un tesoro! 

La música es el tesoro más valioso para romper barreras culturales. Con esta actividad propongo aprovechar las TIC y conectar con alguna escuela del país que estemos trabajando y enviar un mensaje realizado por los y las alumnas y regalar la audición que hayan creado ellos mismos.  

Es la hora de Neus Masferrer de la Artesania de l’Aprendre y su artículo sobre el coaching docente y cómo trabajar la herramienta DISC en las aulas. Si no sabéis de qué estamos hablando, ¡lo tenéis todo en esta entrada del blog!


La Artesania a partir del coaching y de sus distintas herramientas, nos hemos especializado en el coaching docente. Hemos creado y diseñado un programa con un montón de herramientas, en concreto nos hemos centrado en el DISC. 

En primer lugar, ¿cuáles son los beneficios de la herramienta DISC?

  • El autoconocimiento: Cómo nos relacionamos, cómo interactuamos y reaccionamos con los compañeros y compañeras. También ayuda a la tolerancia y a entender desde una perspectiva más abierta y así poder ajustar nuestra manera de interactuar con los demás. 
  • Permite a las direcciones de centros educativos poder cohesionar su claustro, a conocer los perfiles de cada maestro/a y adaptar el cargo que ocupa en el equipo en función de su perfil. Así se busca conseguir el bienestar de todos y todas y aumentar la eficiencia del equipo. 
  • Permite al profesor/a poder identificar y conocer a sus alumnos/as y aprender herramientas para poder llegar a cada uno de ellos, ayudarlos y tratarlos en función de su perfil. Por otro lado, también contribuye a la atención a la diversidad en el aula y a entender, comprender y ajustarnos a los perfiles que tenemos delante. 

A continuación trataremos las herramientas prácticas de intervención en el aula.

1. La rueda de acompañamiento emocional para Educación Infantil

La rueda de acompañamiento emocional es una herramienta de coaching que la Artesania ha adaptado al mundo docente, y específicamente este año, para el acompañamiento con la Covid-19. Se trata de una herramienta con la que podéis trabajar con vuestros alumnos/as más pequeños después de las cuarentenas o confinamientos a lo largo del curso. 

2. La rueda de acompañamiento emocional para Educación Primaria y ESO

Esta es la otra rueda de acompañamiento pero enfocada a Ciclo Superior y ESO con las mismas finalidades que la rueda anterior. Podéis ampliar este recursos para vuestras tutorias en el Instagram de la Artesania per l’Aprendre.

Este es un buen ejercicio para empezar el curso, aunque también nos puede servir durante los confinamientos de 15 días. La podéis adaptar a la temática que queráis trabajar en clase.

3. El DISC, la herramienta innovadora y revolucionaria docente en la escuela y el instituto

3.1 El DISC: ¿Quién somos? ¿Qué color somos?

La tercera actividad la dirigiremos a los ciclos superiores de primaria, adolescentes de la ESO y bachiller para trabajar su autoconocimiento, cohesión de grupo, aumentar la tolerancia entre ellos y ellas y, finalmente, para que el o la docente pueda conocer e identificar a su alumnado. 

Esta es la primera dinámica para comenzar a trabajar el DISC con vuestros alumnos/as. 

1r PARTE

Visualizando esta plantilla, se trata de que se coloquen en el eslogan con el que más se identifiquen. Podéis hacerlo mediante la proyección de la plantilla que os presento en una pizarra digital o con un dibujo en la pizarra, o bien, a partir de vuestra imaginación si preferís partir el aula en 4 espacios para cada color y que se desplacen físicamente. 

Es necesario darles tiempo. Recomiendo 15 minutos. 

Mientras lo hacen podéis acompañar el ejercicio con un hilo musical. También estaria bien que vosotros mismos/as os incluyerais en el color con el que más os sintáis identificados. 

2a PARTE 

Presentamos esta diapositiva y les explicamos qué colores son los rápidos, los lentos, los extrovertidos, los introvertidos…

A raíz de aquí, vuelven a identificarse y, de nuevo, nos volvemos a colocar en el color con el que más nos veamos reflejados. Quizás cambian de posición ahora que tienen más información. 

Les volvemos a dar tiempo. Un espacio bueno de 15-20 minutos. Si tienen dudas dejad tiempo para que puedan resolverlas. 

De esta manera cerramos la actividad y es el momento de hacer una reflexión final. 

  • ¿Qué os ha parecido?
  • ¿Cómo se han sentido?
  • ¿Les ha costado? ¿No?

Una vez hecha la dinámica y compartida la reflexión final, les podéis anticipar que la siguiente sesión tendrán que pensar en los y las compañeras conjuntamente. 

3.2 Identificamos a nuestros compañeros y compañeras. ¿Cómo nos ven ellos y ellas?

La dinámica de los gomets: 

Una vez hecha la sesión de las dos dinámicas anteriores, podéis hacer otra sesión de tutoría proponiendo la siguiente actividad.

Se trata de repartir gomets de los 4 colores que hemos asociado los perfiles (amarillos, azules, rojos y verdes).

1. Primero, en grupos de 5 deben enganchar en sus compañeros/as el gomet del color del perfil que vean o que crean que mejor se asocia a ellos/as.
2. Una vez acabada esta parte, damos un paso más. Ahora engancharemos gomets a todos los niños y niñas / jóvenes de la clase.

Todos acabaremos llenos de gomets. Pero… ¿de qué color? ¿Cómo nos ven los demás?

Es importante cerrar la sesión hablando muy atentamente de los resultados.
Pistas para los y las docentes:

  • Los niños y niñas con un perfil rojo y amarillo son rápidos y extrovertidos.
  • Los niños y niñas con un perfil azul y verde son lentos e introvertidos.
  • Los niños y niñas con un perfil amarillo y verde necesitan las relaciones sociales. 
  • Los niños y niñas con un perfil rojo y azul están enfocados a los objetivos y resultados. 

Podéis poner música mientras hacéis la dinámica.  

2 Comments

Como cada martes, ¡nuevo artículo! La autora de de hoy es mjpedagogiamusical y nos trae estas 5 actividades que realiza ella en clase y dan muy buen resultado. ¡Adelante!


El contacto con la música y mucho más aún su estudio, tiene grandes beneficios para el desarrollo motriz e intelectual. Mejora la atención y la concentración, aumenta la memoria y la creatividad, desarrolla habilidades motoras y rítmicas, reduce el estrés, incrementa la seguridad en uno mismo… Etcétera. 

Sin embargo, a pesar de que esté demostrado científicamente todo lo anterior, en nuestro país la música es una asignatura carente de importancia. 

No conozco a ningún niño o niña al que no le guste la música, por ello creo que hay que aprovechar esta circunstancia e impartir unas clases motivadoras, en las que participen de forma activa, porque la mejor manera de comprender y disfrutar de esta asignatura es viviendo y sintiendo la música con todo nuestro cuerpo. 

Por eso, hoy os traigo 5 de las actividades que más éxito han tenido en mi aula. Estas actividades pueden realizarse con percusión corporal, con hojas de papel, con vasos, con cucharas… ¡hasta podemos utilizar nuestros zapatos como instrumentos! 

Cada actividad está grabada en vídeo y os dejo también el enlace con la canción que he utilizado para realizarlas. Os animo a que las llevéis a la práctica, ¡a vuestro alumnado les encantarán!

CLAP CLAP SONG

Repartimos unas hojas de papel de colores, aunque puede hacerse con hojas de papel reciclado, con papel de periódico, con instrumentos de pequeña percusión o con cualquier otro material que puedas imaginar, simplemente deja que tu creatividad se ponga manos a la obra. 

Nos ponemos en círculo y nos movemos al ritmo de la música. Esta canción tiene 2 partes muy diferenciadas. Una parte A, en la que solo hay que dar 3 palmadas sobre el papel y otra parte B en la que daremos 6 pasos delante y 6 pasos detrás acompañados de sus 6 respectivas palmadas también. 

Para hacer más variada la actividad, pueden girar a un lado, a otro, agacharse, levantarse… e incluso, si hay papel de diferentes colores, podemos dar consignas del tipo: solo tocan los azules, ahora los rojos o, por ejemplo, ahora solo los que su nombre empiece por A, los que llevan deportivas, los que llevan gafas… y así trabajamos también la atención y concentración. 

Aquí podéis ver el vídeo: https://youtu.be/0HByXWgkMwk
Audio utilizado: https://youtu.be/SruVR2fBQWE

LET KISS

Para realizar esta actividad tan solo necesitamos nuestros zapatos. Nos los colocaremos en las manos… ¡y a bailar! 

Podemos realizar esta actividad cada uno desde su mesa o nos podemos poner en círculo y hacerlo en el suelo. 

La coreografía consiste en caminar con los zapatos hacia delante y hacia detrás, chocar una zapatilla con la otra, al ritmo de la música imaginando que nuestras manos son nuestros pies. 

Solo hay que tener en cuenta que esta pieza tiene 3 partes diferentes y puedes hacer una coreografía para cada una de ellas. A continuación, os dejo un vídeo explicativo. 

Aquí podéis ver el vídeo: https://youtu.be/aajOh-26e5w
Audio utilizado: https://youtu.be/iSrZZ0x86Ho

ECOS RÍTMICOS

Repartiremos dos vasos de plástico duro a cada alumno. 
Propongo utilizar una canción como base sobre la que hacer unos ritmos. El docente hace un ritmo de cuatro pulsos y los alumnos repiten ese mismo ritmo. 

Con los ejercicios de ecos rítmicos, trabajamos aspectos tan importantes como el ritmo, la memoria, la coordinación o la atención auditiva entre otras muchas cosas. 

La canción que propongo es la de London Bridge, que podréis descargar fácilmente de la biblioteca de YouTube. En mi aula utilizo dos vasos de plástico duro, pero podríamos hacerlo con percusión corporal, con palillos chinos o con instrumentos de pequeña percusión.

Aquí podéis ver el vídeo con la actividad: https://youtu.be/rbu1D7VEaos
Audio utilizado: https://youtu.be/T2Mts3vNYG4

LOS 7 SALTOS

Una de las cosas que más me gusta hacer en mis clases de música es adaptar las danzas tradicionales. 

En este caso os voy a hablar de La danza de los 7 saltos que es una danza tradicional de Dinamarca. La danza original no es complicada, pero como os digo, a mi me gusta adaptarlas para poder realizarlas con los más pequeños. 

En esta actividad os presento dos variaciones:

  1. En cada salto representaremos un animal, o un deporte, o una profesión… podemos adaptarla a la temática que se esté trabajando en ese momento. 
  2. Movernos libremente por el espacio y cuando llegue el momento de los saltos, podemos hacer unos gestos determinados. 

Aquí os dejo los vídeos con las dos variaciones:

  1. https://youtu.be/TxrJB88IHOs
  1. https://youtu.be/LlEx62-FOzk

Audio utilizado: https://youtu.be/Yp5yzaWfAng

RAYUELA AFRICANA

Esta actividad es fantástica para unir al grupo, el trabajo en equipo, mejorar la coordinación visomotora, la agilidad, interiorización del pulso y el acento. 

Lo único que vamos a necesitar es una tiza para pintar la rayuela en el suelo, aunque también puede hacerse con aros. 

El alumnado hará una fila colocándose unos detrás de otros. La actividad consiste en saltar en los cuadrados que se han pintado en el suelo al ritmo de la música y por orden, según la fila establecida. 

Esta actividad también tiene un montón de posibilidades y se puede ir complicando cada vez más, según los y las alumnas vayan cogiendo destreza con este ejercicio. 

  1. Aquí os dejo la opción más sencilla. Para hacerlo utilicé la canción de Borboletinha: https://youtu.be/cYIF-dKD8is
  2. En este vídeo utilizo la misma canción solo que hemos complicado un poco más el ejercicio: https://youtu.be/kD0Sc4-UwWU

Audio utilizado: https://youtu.be/28iW_O5qWfU

Estamos viviendo un momento de cambio, marcado principalmente por la pandemia de la Covid-19 que está cambiando la sociedad tal y como la conocíamos hasta ahora. Uno de los ámbitos dónde se está notando este aspecto es el de educación. 

A raíz del cierre de las escuelas el pasado 12 de marzo (y que duró hasta final de curso), muchas escuelas, equipos directivos y claustros de maestros y profesores, tuvieron que hacer un cambio metodológico importante, pasando de la presencialidad al trabajo virtual. Esto hizo que muchos de nosotros nos diéramos cuenta de las carencias tecnológicas y de la metodología online que teníamos. A partir de aquí es cuando empezó a coger mucha relevancia las herramientas que conocemos como G Suite for Education, esas que Google pone a disposición de la educación. 

Solemos caer en el tópico erróneo de relacionar las herramientas Google con el trabajo exclusivamente online (eLearning), y no como un complemento de las actividades presenciales que realizamos habitualmente, con tal de mejorarlas, aumentar la motivación de los y las alumnas, así como añadir información de interés. 

En este artículo hablaremos de diferentes dinámicas que se pueden llevar a cabo en el aula a partir de las herramientas Google, y cómo éstas favorecen el proceso de aprendizaje. 

1. Trabajar de forma colaborativa en un mismo documento

Actualmente, en educación, se hace mucho énfasis en el trabajo colaborativo de los y las alumnas. Aprender a trabajar en equipo es una de las claves del éxito en su aprendizaje, ya que aparte de adquirir el conocimiento necesario, adquieren también las habilidades necesarias para trabajar en un grupo de gente. Hasta ahora esta metodología de trabajo tenía diferentes nombres dependiendo de la cantidad de gente del grupo, así como de su ritmo de aprendizaje, pasando por el “Trabajo en grupo” de toda la vida hasta el “Trabajo Cooperativo”.

Uno de los puntos fuertes de las herramientas de Google es la posibilidad de trabajar de forma colaborativa con otros usuarios en un mismo documento, ya sea de texto (Google Documents), una hoja de cálculo (Google Sheets), una presentación interactiva (Google Slides) o un formulario (Google Forms), entre otros. 

En la actividad que se presenta a continuación, podemos ver como los alumnos de 5º de Educación Primaria de la Escuela Anna Mogas de Granollers, fueron los encargados de preparar una prueba evaluativa para sus compañeros/as. Hicieron un cambio de rol y pasaron de ser alumnos a docentes por un día, preparando diferentes preguntas si ellos fueran responsables de la asignatura, para después trasladarlo a sus compañeros/as. Esta actividad se hizo en grupos de 4 y se realizó con la herramienta Google Documents. 



 2. Formularios de evaluación

¿Cuántas horas nos pasamos como maestros/as corrigiendo pruebas de evaluación? ¿Qué me decís de esas pruebas de comprensión lectora típicas de las competencias básicas (las que tienen como respuestas a, b, c, i d?

Otra de las posibilidades que ofrece G Suite, concretamente la herramienta de Formularios, es poder realizar test de autoevaluación. Hablamos de aquellas pruebas que se autocorrigen, permitiendo añadir diferentes tipologías de preguntas y respuestas. 

Con tal de evaluar la capacidad de comprensión lectora de los y las alumnas, la escuela trasladaba a los y las alumnas tests de Competencias Básicas de años anteriores. En un momento dado se decidió probar de realizarlo mediante esta herramienta, donde cada alumno y alumnas tendría a su alcance un dispositivo móvil para la realización del exámen. 

¿Cuál fue el resultado? Los y las alumnas realizaron la misma prueba de comprensión lectora, pero obtuvieron el resultado de forma inmediata, mostrando aquellas preguntas que había realizado de correcta o incorrectamente.

3. ¡Gamificamos las matemáticas!

Uno de los grandes problemas que nos encontramos como docentes cuando impartimos matemáticas es que tenemos un grupo de alumnos (a veces elevado) que tienen pánico a esta asignatura. Así que desde la escuela se propuso hacer un cambio de metodología para las matemáticas, cambiando la educación tradicional de explicación del libro, ejercicios y examen, por una un poco más motivadora y de esta manera favorecer el aprendizaje significativo y captar la atención de los más reticentes. 

Para esta actividad usamos Google Sites. Esta herramienta permite la creación de espacios web y se usó como portal de un videojuego presencial que llevarían a cabo los y las alumnas, donde cada tarea se premiaba con unos puntos necesarios para derrotar al enemigo y así pasar de mundo (tema).


4. ¡Llegan las elecciones.... de los delegados/as de clase!

¡Qué nervios siempre entre los alumnos cada vez que tienen que escoger delegado o delegada de clase! Este proceso en que se apuntan a la pizarra aquellos alumnos que se quieren presentar y los compañeros/as les votan.

Pero… ¿y si aprovechamos este momento para trabajar cómo son las campañas electorales?

Para llevar a cabo esta dinámica utilizamos la herramienta de Google Slides. Los alumnos y alumnas que se quieran presentar a delegados/as hacen una pequeña presentación exponiendo por qué son ellos o ellas lo más indicados para llevar a cabo esta función. Un día antes de la elección, los posibles futuros delegados se ponen delante de la clase, exponiendo lo que se ha comentado anteriormente, utilizando la presentación de Google como apoyo visual para captar la atención de sus compañeros y compañeras. ¿Quién será el/la elegido…?

5. La clase fuera de la escuela

No podemos irnos sin hablar de uno de los productos “estrella” de las herramientas Google para la Educación… ¡Google Classroom! 

Google Classroom es un entorno virtual de aprendizaje que permite gestionar la clase desde un mismo espacio, accesible desde cualquier lugar y momento. En este espacio se pueden marcar los diferentes materiales que se trabajan en clase, las tareas que los y las alumnas deben realizar y entregar, o diferentes documentos, vídeos, preguntas… con tal de ampliar o complementar aquello que explicamos en el aula.

A continuación podemos ver un ejemplo realizado en la asignatura de matemáticas, donde los alumnos realizan un enigma semanal (de forma voluntaria), y sirve para mejorar la comprensión de los problemas, que tantos problemas les causa (¡qué paradoja!). Estos enigmas tienen una duración semanal. En otras palabras, cada lunes aparece uno y los alumnos responden ahí mismo la posible solución al problema. Es una manera divertida y motivadora de trabajar los enunciados, romper con el mito de que las matemáticas son solo operaciones y hacer especial énfasis en el uso del razonamiento y la lógica. 

Deseamos que os hayan gustado estas pequeñas explicaciones sobre las herramientas Google para la Educación dentro del aula, ¡y esperamos que rompáis con la idea de que sirven únicamente en caso de confinamiento!

Pensad que las posibilidades son infinitas, y que los y las alumnas agradecerán su inclusión en el aula, porque no olvidemos que la tecnología avanza a un ritmo vertiginoso y los debemos preparar para su buen uso.

Autor: Marc Simón

Educación Docente recomienda los siguientes cursos:


Nueva colaboración: ¡Artículo de la mano de Thebigbagteacher!

La importancia de la gestión emocional se hace cada día más evidente. Camino a la gestión emocional encontramos objetivos básicos que tenemos que ir trabajando. No hacen falta grandes proyectos, sino pequeñas propuestas o dinámicas frecuentes y constantes. A veces no hay tiempo para hacer más. 

¿Por dónde empezar?
Algunos de los objetivos que podemos trabajar: 

  1. Identificar emociones en uno/a mismo/a y en los demás. 
  2. Percibir las emociones que suceden a nuestro alrededor, mediante signos por los que se manifiestan. 
  3. Comprender las emociones en uno/a mismo/a y en los demás. 
  4. Expresar las emociones de una forma ajustada. 
  5. Iniciarse en la conciencia emocional con tal de poder anticiparse o ponerse en posición de realizar técnicas de gestión de las emociones. 
  6. Regular las emociones. 

En definitiva, adquirir unas competencias emocionales que nos ayuden a aumentar nuestras habilidades para un mejor uso de las emociones. 

Algunas dinámicas y propuestas encaminadas hacia este proceso podrían ser las siguientes: 

Carrera de relevos

  • Aumentar el vocabulario emocional

Normalmente el vocabulario de los niños y niñas es muy pobre, les cuesta expresar sus emociones fuera de las 6 emociones básicas. El objetivo es salir de esas 6 emociones básicas. 

  1. Vamos a aumentar el vocabulario emocional. Hacemos pequeños grupos y se sentarán en sillas o en el suelo pero uno detrás de otro.
  2. Cogen la plantilla (adjuntada en este documento) y un lápiz.
  3. Escriben 3 emociones (consensuar el nombre) y le pasan la lista al compañero/a de detrás.
  4. ¡Las emociones que se repitan con otros equipos, no puntúan!

¿Quién tendrá más emociones?

Bajo del mismo sol

  • Agrupar las emociones secundarias que nos rodean, interpersonales, o que sentimos a un nivel intrapersonal

Con esta propuesta me gustaría mostraros cómo es posible coger una actividad de cualquier material y adaptarla al contexto emocional. 

El sol de las operaciones matemáticas donde ponemos un número y, alrededor, los niños y las niñas escriben operaciones que den esta cantidad. ¡Es fácil!

  1. Cogemos un sol y escribimos una emoción básica: alegría, tristeza, ira, miedo, asco o sorpresa.
  2. Deben escribir en los rayos del sol, las emociones secundarias que conozcan, ya sea porque las viven ellos/as mismos/as o porque las perciben en los demás. 
  3. Se pueden hacer pequeños grupos y comparar los resultados. 
  4. Sería interesante combinarlo con música. Trabajar desde la calma. 

En esta actividad es importante el tiempo, no tener ninguna prisa.

¿Podemos comparar los soles?

El teléfono roto

  • Comprender las emociones de los demás

Se pretende buscar un formato más serio, donde empatizar con el compañero o compañera.

  1. Una fila, todos miran dirección al último. 
  2. El primero de la fila coge una tarjeta y tendrá que representar mediante la expresión facial y corporal esta emoción. 
  3. Piensa la emoción y toca la espalda del compañero/a para que se gire. 
  4. El resto no los ven, ya que siguen de espaldas. Hace la expresión y se gira hacia delante. No pueden hablar. 
  5. El segundo interpreta la emoción, toca la espalda del tercero… Se vuelve a repetir el proceso hasta llegar al último. 
  6. El último dirá qué emoción es y si coincide con la del primero. 

Podemos hacer equipos. ¿Qué grupo lo acertará?

Hay que hacer tarjetas con las emociones que queremos trabajar. Después hablar sobre los matices de las emociones y cómo se manifiestan.

El panel de las emociones

  • Aumentar la conciencia emocional con tal de poder anticiparse o ponerse en posición de realizar técnicas de gestión de las emociones 

Una de las grandes competencias emocionales, es la conciencia emocional. De hecho la conciencia emocional, conjuntamente con la regulación emocional, son pilares fundamentales dentro de la gestión de las emociones. 

Con el panel de las emociones podemos ir fijándonos en las emociones que nos rodean, tanto a nosotros mismos, como en los demás. 

  • Con cada emoción que detectemos durante el día, pintarán un hexágono. 
  • Con echarle un vistazo veremos qué emociones nos envuelven por la gama de colores. 

Es necesario parar y observar para aumentar la conciencia interpersonal, fijándonos en las emociones que fluctúan en el aula. Después compararemos los panales. Se puede utilizar con cualquier mandala. El objetivo es poder identificar de forma visual los colores predominantes. 

Respiración consciente

  • Trabajar la respiración, sentir el propio cuerpo, con tal de llegar a un estado de equilibrio y bienestar

Una de las técnicas más fundamentales de la regulación emocional es la respiración. Lo debemos trabajar y debemos ser capaces de recurrir a esta técnica cuando nuestra energía se dispare o sintamos que entramos en un estado emocional que no queremos o que nos comportará consecuencias negativas. 

Un pequeño material básico para el rincón de la calma o el rincón de la respiración puede ser de gran ayuda. ¡Conozcamos nuestro cuerpo! Es muy importante. 

Ruleta de las emociones

Este es un recurso básico dentro del trabajo de la educación emocional.

  1. Para poder hacer pequeñas dinámicas.
  2. Para escoger de forma aleatoria una emoción.

Las propuestas son ilimitadas: 

  • Explicar las características
  • Hacer mímica
  • Adivinar qué hace el compañero o compañera
  • Comprender la emoción expresada

En las ruedas en blanco podemos poner unos pequeños velcros y así pegar y despegar redondas con diferentes emociones y poder cambiar la función de forma fácil y rápida.

¡Será nuestra gran aliada! ¡Solo tenemos que poner un spin encima o un clip y un lápiz para hacerlo rodar, dándole vueltas al clip!