Tag Archives: Educación Emocional

Billy Elliot (2000) es una película británica del género del drama dirigida por Stephen Daldry y protagonizada por Jamie Bell, Gary Lewis, Jamie Draven y Julie Walters. Esta narra la historia de Billy Elliot, un niño que vive con su padre Jackie, su hermano mayor Tony i su abuela, en el contexto de la va de mineros del Reino Unido, durante los años 1984 y 1985.

EL ARGUMENTO

El padre de Billy inscribe al chico a un centro para que aprenda boxeo, pero a él no le gusta nada. Un día la profesora de ballet imparte clase en la misma sala del gimnasio y Elliot descubre su verdadera pasión. A pesar de que su padre no quiere, él hace clase a escondidas con la profesora de baile hasta conseguir su objetivo y, finalmente, triunfar. ¿Lo conseguirá? ¿Contará finalmente con el apoyo de su familia?

ASPECTOS A TRABAJAR ANTES DE VER BILLY ELLIOT

Al visionar y trabajar la película en el aula hay que tener en cuenta unos aspectos clave. En este sentido, y antes de verla con los alumnos, es importante que se expliquen algunos conceptos como:

  • La situación sociocultural y económica del entorno de Billy Elliot. La película está ambientada en los años 80, en un pequeño pueblo muy humilde (la gran mayoría de familias trabajan en la mina), la cual cosa explica la manera que tienen de relacionarse los personajes.
  • La huelga del colectivo minero, que condiciona sin lugar a dudas la fuerza de los personajes así como la situación de Billy, es una cuestión de fondo muy importante, de manear que hay que explicar bien qué significa la huelga, por qué luchan los mineros y por qué hay opiniones divergentes entre el colectivo.

VALORES Y EMOCIONES QUE VEREMOS EN BILLY ELLIOT

La carga emocional de la película es bastante intensa. Nos encontraremos ante un chico que aspira a un sueño, pero que ve frustrados sus intentos por adentrarse en el mundo de la danza. Por otro lado, por los prejuicios de su padre que ve la danza como una disciplina puramente femenina; por otro lado, las carencias económicas que desembocan en la huelga minera y en las penosas condiciones de la familia.

La agresividad con la que se manifiestan los personajes, incluido Billy, es una de las cuestiones más trascendentes. Aprender a gestionar la rabia y las emociones negativas será uno de los escollos a superar por parte de Elliot y su entorno. Las adversidades a las cuales tienen que hacer frente el chico y su familia son el origen de todo. De hecho, su actitud en la prueba de ballet pone en peligro la posibilidad de superarla.

La resiliencia es otra de las emociones que rezuma la película y que permite a Billy Elliot, a través del esfuerzo y la constancia en los entrenamientos, acceder a su sueño. Además de ejercitar su cuerpo para la danza, Billy también tiene que luchar para hacer frente a los estereotipos sociales y a les viejas creencias, que amenazan con dejarlo fuera de juego.

Otro valor fundamental que aparece en esta película es el de la confianza. Tanto la profesora de danza como la abuela de Billy (que también había querido ser bailarina) son clave para él, porque le dan la fuerza necesaria para romper las barreras establecidas, tanto por la sociedad como por su familia, en este caso formada por su padre y el hermano.

LA ESCENA DESTACADA

Es una escena mágica de la película. Es de hecho, la escena que marca un antes y un después en la vida de Billy Elliot en su faceta de bailarín. Una noche, mientras el chico juega con su amigo a bailar, casi a escondidas en el cuadrilátero de boxeo del gimnasio, su padre es advertido por el profesor de boxeo: Elliot esta dentro, bailando.

Ante la situación, el chico, profundamente avergonzado, renace de sus cenizas y empieza a bailar para su padre. Es entonces cuando el hombre, embargado por la emoción, sale corriendo hasta casa de la profesora de Elliot para decirle que hará lo que sea para que su hijo pueda luchar por el sueño de ser bailarín.

BUSTO, A., CARMONA, FERNÁNDEZ, O.: El genio que llevas dentro: retos y juegos para ejercitar las inteligencias múltiples. Ediciones B, 2018. 

El genio que llevas dentro es, además de un libro, casi un juego. Se trata de un título recomendado para niñas y niños a partir de 8 años, en el cual se ofrecen una serie de explicaciones y ejercicios para trabajar las inteligencias múltiples.

¿DE QUÉ VA?

Los que podemos encontrar dentro de este libro es bien curioso. Solo abrirlo, niños, niñas, padres, madres y docentes se adentrarán en un país nuevo. Se llama Creativitrópolis i es el país de las inteligencias múltiples, conformado por un total de siete reinos, con sus reyes y reinas, y toda una serie de retos, pareados y adivinanzas.

El libro cuenta con muchísimas ilustraciones y ofrece mensajes con el fin de acompañar a las familias y a los niños en este viaje. Gráficamente es también una maravilla, combinada con una serie de relatos, ejercicios y actividades que buscan potenciar las llamadas «inteligencias múltiples».

¿PARA QUIÉN LO RECOMENDAMOS?

El genio que llevas dentro es un libro pensado para familias y para todos los niños y niñas, no solo para aquellos que tienen altas capacidades. El libro está lleno de retos y juegos para hacer en familia, de manera que este también es un título dirigido a todos aquellos padres y madres que tienen claro que quieren acompañar de cerca a sus hijos, a través de la presencia consciente y activa, en su proceso de crecimiento y aprendizaje.

¿POR QUÉ LO RECOMENDAMOS?

Porque es una oportunidad fantástica para que padres, madres, hijos e hijas se encuentren en un espacio y en un tiempo dedicados al juego, para reír y disfrutar juntos del aprendizaje, que puede ser, y de qué manera, un gran motivo para compartir tiempo y pasarlo bien juntos.

¿QUÉ DESTACAMOS?

De El genio que llevas dentro destacaríamos, sin duda, el hecho de que sea un libro ideado para romper con el paradigma normal de la inteligencia. Sus autores nos quieren hacer entender que hay muchos tipos de inteligencias y diferentes maneras de ser inteligente, ya sea destacando en el campo de la música, en el fútbol o en el dibujo. Además, si bien los autores dejan muy claro que todos somos inteligentes en algún ámbito, no todos los niños son superdotados o tienen altas capacidades (estamos hablando, solo, de un 2% de la población).

¿DÓNDE LO PUEDO ENCONTRAR?

¿Tienes curiosidad para descubrir con tus hijos El genio que llevas dentro? Puedes encontrarlo en tu librería de confianza por 13,25 euros o, si lo prefieres, comprarlo a través de Amazon, Casa del Libro o FNAC

educacion-docente-luchar-contra-el-acoso-escolar

En el Día Internacional contra el Acoso Escolar, hablamos de qué es el bullying, como son las víctimas, como son los acosadores y qué podemos hacer para luchar en contra y erradicar estas conductas. En casa y en el ámbito escolar.

El acoso escolar existe

Ha existido siempre, pero dichosamente, en los últimos años el acoso escolar o bullying se ha dejado sentir mucho más en los medios y en los centros educativos. Es esta mayor concienciación por parte de todos la que nos ayuda a luchar contra aquellas conductas de abuso que se producen en el ámbito de la escuela.

Pero, ¿qué es exactamente el acoso escolar?

Según el AEPAE (Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar), el acoso escolar se define como cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de manera reiterada, tanto en el aula, como a través de las redes sociales.

¿Qué pueden hacer los centros para prevenirlo?

Es muy importante mantener un estado de observación permanente de los alumnos ante posibles señales. Hay que estar alerta si se produce una disminución del rendimiento escolar, absentismo, cambios de humor, lesiones físicas… La maceta TEBAE os puede ayudar.

Por otro lado, hay que fomentar el trabajo en equipo, el respeto por las diferencias y la inclusión. Es importante, además, trabajar la inteligencia emocional, las habilidades sociales y dar pautas en los alumnos para resolver los problemas de una manera pacífica.

¿Qué pueden hacer los padres o tutores desde casa?

Los padres o tutores también tienen que observar a sus hijos, ante posibles señales que nos indiquen que se puede producir acoso: disminución del rendimiento escolar, pérdida o sustracción de material, cambios de humor, miedo de ir a la escuela, insomnio, lesiones físicas, etcétera.

Hace falta, además, fomentar un clima de confianza en casa, de forma que tengan claro que pueden comentaros cualquier problema que tienen y mostrar sus sentimientos sin miedo. Es importante dedicar tiempo a los hijos, haciéndoles preguntas y conversar sobre la jornada, sus inquietudes y experiencias. Poned límites, fomentad responsabilidades y felicitadles cuando consiguen aquello por lo que han trabajado y luchado.

¿Cómo son las víctimas?

Habitualmente son niños, chicos o chicas que no disfrutan de aquello que denominamos ‘popularidad’ en el conjunto del aula. En casa normalmente están sobreprotegidos por su familia, pueden tener un temperamento débil, ser tímidos e inseguros. Suelen tener una baja autoestima, tender a la depresión, al miedo y mostrar un bajo rendimiento escolar.

¿Cómo son los acosadores?

Suelen ser más ‘populares’ entre sus compañeros y presentan dificultades importantes para desarrollar la empatía. Tienen un temperamento impulsivo, agresivo y no reconocen la autoridad. De hecho, suelen transgredir con facilidad las normas establecidas. Además, muestran poco interés en los estudios y acostumbran a vivir actas de violencia al hogar.

Romper la herencia, desarraigar conductas

El caldo de cultivo del acoso escolar tiene mucho que ver con las creencias, los valores y las actitudes que todavía hoy imperan en nuestra sociedad. Hace falta, pues, romper con la perniciosa herencia de los estereotipos machistas, el racismo, la homofobia y las diferencias de trato según la clase social.

Para erradicar el acoso escolar…

Tenemos que trabajar para fomentar los valores, observar y dejarnos ayudar por los psicólogos y especialistas del centro, así como basar todas nuestras actuaciones en los principios morales y de comportamiento, implicando a todos los miembros de la comunidad escolar. ¡Juntos lo conseguiremos!

educación-docente-blue-monday

Teóricamente el Blue Monday o Lunes Triste se produce cada tercer lunes de enero. El primero en hablar fue Cliff Arnall, profesor del Center for Lifelong Learning de la Universidad de Cardiff. La existencia del Blue Monday se dedujo a través de una fórmula (1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA) que conjuga una serie de factores por los cuales el tercer lunes de enero sería, según esta teoría, el día más deprimente del año.

La climatología. El clima, en pleno invierno, no puede jugar nunca a favor. Los días fríos y grises no contribuyen a la alegría ni la felicidad, si no la melancolía y la tristeza.

educación-docente-blue-monday

Las deudas de la cuesta de enero. Todos la sufrimos. La cuesta de enero es una de las peores pesadillas de cualquier familia. Los gastos de la Navidad hacen estragos en nuestra economía y ahora pagamos las consecuencias.

educación-docente-blue-monday

El dinero que tienes en la cuenta corriente. Y claro, después de hacer utilizado la tarjeta de crédito sin medida, ¿qué ha quedado de tu sueldo? Ver la cuenta corriente en números rojos tampoco contribuye a la felicidad.

educación-docente-blue-monday

El tiempo que ha pasado desde Navidad. Para Navidad vivimos momentos de felicidad, nos reencontramos con la familia y celebramos. En el tercer lunes de enero, todas las vivencias quedan ya muy lejanas.

 educación-docente-blue-monday

Los propósitos que ya has empezado a incumplir. ¿Ir al gimnasio? ¿Ser más ordenado? ¿Empezar con la dieta? ¿Mejorar el inglés? Los teóricos dicen que en el tercer lunes de enero, la mayoría ya hemos empezado a incumplir los buenos propósitos. Y esto no nos puede hacer felices, de ninguna manera.

educación-docente-blue-monday

Y tú, ¿también estás triste en el Blue Monday?