Tag Archives: Familia

Se habla mucho de Mindfulness. Se ha puesto de moda, es cierto. Pero, ¿es Mindfulness todo aquello que luce? El Mindfulness o atención plena es la concentración de la atención y la conciencia. En Occidente la ha popularizado Jon Kabat-Zinn, pero sus raíces son el budismo. Aun así, el Mindfulness se enseña y se transmite desprovisto de cualquier vestido religioso o bien oriental.

educacion-docente

educacion-docenteEs una filosofía y un conjunto de prácticas: CIERTO

El Mindfulness o atención plena es, en realidad, un estado mental. En este, nuestra atención solo se tiene que dirigir a aquello que sentimos y percibimos en el momento presente. A través de esta filosofía y mediante una actitud de observador curioso, pero no crítico, aceptamos sin juzgar. Y lo hacemos a través de un conjunto de prácticas que podemos llevar a cabo en el ámbito cotidiano.

 

educacion-docenteEs poner la mente en blanco: FALSO

Mindfulness no es poner la mente en blanco, ni dejar de sentir, en absoluto. No es tratar de no pensar en nada, ni de intentar abstraerse de cualquier pensamiento. Se trata de focalizar la atención en aquello que sucede en aquel momento, aceptándolo y sin juzgarlo, intentando que los pensamiento no provoquen interferencias.

 

educacion-docenteEs útil para mejorar nuestra salud física y psicológica: CIERTO

Hay diferentes estudios científicos que reconeixen el Mindfulness como una práctica beneficiosa para mejorar nuestra salud física y psicológica. Tanto es así que existen más de 700 programas basados en Mindfulness que se aplican en hospitales y clínicas del mundo, con el objetivo de curar y reestablecer el equilibrio entre cuerpo y mente. Son, en definitiva, un complemento vital para las terapias científicas.

 

educacion-docenteEs la solución a todas las cosas: FALSO

Lo reconocen los expertos y es evidente: el Mindfulness no es la solución a todas las cosas. La terapeuta holandesa Snel (Tranquilos y atentos como una rana, Kairós) explica que el Mindfulness no es una varita mágica con la que puedas apuntar hacia un sitio y hacer que todo vaya bien. Pero, en sus propias palabras, “te enseña a hacer surf sobre las olas”. Consiste en relajar la mente antes de afrontar una situación difícil y en ser consciente de lo que haces mientras lo estás haciendo.

 

Lo puede hacer todo el mundo: CIERTO

El Mindfulness está al alcance de todo el mundo. No hay que ser místico, tener problemas graves o haber hecho meditación o yoga durante muchos años. Nuestro estilo de vida, rápido y ajetreado, no ha llevado donde estamos todos. Todo el mundo puede practicar Mindfulness o atención plena: pequeños y adultos de todo tipo tenemos la oportunidad de empezar. ¡Y de mejorar nuestra vida por el camino!

educacion-docente

educacion-docenteMarta, nos habla de Mindfulness en muchos ámbitos de la vida para que los adultos regulen los niveles de estrés y las emociones. Pero, ¿lo podemos aplicar también en el aula? ¿Qué beneficios puede tener para los niños y niñas?

Actualmente el Mindfulness es una revolución y diferentes investigaciones han demostrado su eficacia frente a enfermedades, trastornos psicológicos, reducción del estrés... Aunque se empezó a utilizar dentro de un contexto clínico, hoy en día se aplica a diferentes ámbitos, entre ellos el educativo.

Cada vez más, nos encontramos un incremento de alumnos con falta de atención, hiperactividad, desconcentrados, inseguros y con poco interés. La práctica del Mindfulness de manera regular aporta a los alumnos beneficios cognitivos, físicos, de desarrollo personal y relacional, ya que, por ejemplo, mejora la memoria, hace crecer la creatividad, disminuye el estrés, promueve el pensamiento positivo y la confianza en uno mismo, aumenta la resistencia a la distracción y la presión social, favorece la adquisición de habilidades sociales, entre otras.

Introducir las técnicas de Mindfulness en el aula es un reto innovador. ¿Cuáles son los resultados que podemos notar a corto y largo plazo?

En un primer momento podemos notar sobre todo una disminución del estrés y la ansiedad y un aumento de la sensación de calma. A largo plazo los beneficios de la práctica del Mindfulness son varios. Por ejemplo, como la práctica promueve el conocimiento, los alumnos trabajarán mucho el conocimiento tanto de las propias emociones como las de los demás y aprenderán a gestionarlas. Esto creará un mejor clima en el aula y una mejora de las condiciones de aprendizaje.

El Mindfulness es una experiencia que podemos compartir con los alumnos. ¿Cómo puede ayudar a los docentes?

somdocents-mindfulness

Hoy en día los docentes estamos sometidos a altos niveles de presión que hace que puedan aparecer varias patologías como la ansiedad, la depresión o el insomnio, y esto afecta tanto al docente que lo sufre como a la calidad de la enseñanza.

La práctica regular del Mindfulness da herramientas a los docentes para hacer frente a los problemas diarios que se pueden encontrar y ayuda a mejorar su calidad de vida y su bienestar. Esto repercutirá en la relación con los estudiantes y los compañeros, hecho que favorecerá un entorno educativo óptimo y una mejora del aprendizaje.

¿Son adecuadas y útiles las técnicas de Mindfulness aplicadas en Educación Infantil? ¿Cómo puede favorecer a los niños y niñas más pequeños?

Sí que son útiles, ya que ayudan a los niños y niñas a parar, respirar y tomar consciencia de ellos mismos y de sus emociones. Además, la práctica es la clave del éxito. Por eso, cuanto antes empecemos mejor, ya que conseguiremos introducir el Mindfulness dentro de su rutina y esto aumentará su bienestar físico y psicológico. Eso sí, hay que encontrar herramientas adecuadas a la edad de los niños/as.

La incapacidad de los alumnos para concentrarse y estar atentos es una de las principales dificultades a la que hoy nos enfrentamos. ¿Cómo nos/les puede ayudar el Mindfulness?

Antes de nada hay que tener claro que el Mindfulness no es ningún remedio a las dificultades o trastornos que puedan sufrir los alumnos como el impulso de no parar, la impulsividad..., pero sí que puede ayudar a abordarlos de otra manera.

Es parla molt de Mindfulness. S’ha posat de moda, és cert. Però, és Mindfulness tot allò que llueix? El Mindfulness o atenció plena és la concentració de l’atenció i la consciència. A Occident l’ha popularitzat Jon Kabat-Zinn, però les seves arrels són el budisme. Malgrat això, el Mindfulness s’ensenya i es transmet desproveït de qualsevol vestit religiós o bé oriental. Però, què és i què no és Mindfulness? És una filosofia i un conjunt de pràctiques: CERT El Mindfulness o atenció plena és, en realitat, un estat mental. En aquest, la nostra atenció només s’ha de dirigir a allò que sentim i percebem en el moment present. A través d’aquesta filosofia i mitjançant una actitud d’observador curiós, però no crític, acceptem sense jutjar. I ho fem a través d’un conjunt de pràctiques que podem dur a terme en l’àmbit quotidià. És posar la ment en blanc: FALS Mindfulness no és posar la ment en blanc, ni deixar de sentir, en absolut. No es tracta de no pensar en res, ni d’intentar abstreure’s de qualsevol pensament. Es tracta de focalitzar l’atenció en allò que succeeix en aquell moment, acceptant-ho i sense jutjar-ho, tot intentant que els pensaments no provoquin interferències. És útil per millorar la nostra salut física i psicològica: CERT Hi ha diferents estudis científics que reconeixen el Mindfulness com una pràctica beneficiosa per millorar la nostra salut física i psicològica. Tant és així que existeixen més de 700 programes basats en Mindfulness que s’apliquen en hospitals i clíniques del món, amb l’objectiu de curar i restablir l’equilibri entre cos i ment. Són, en definitiva, un complement vital per a les teràpies científiques. És la solució a totes les coses: FALS Ho reconeixen els experts i és evident: el Mindfulness no és la solució a totes les coses. La terapeuta holandesa Eline Snel (Tranquils i atents com una granota, Kairós) explica que el Mindfulness no és una vareta màgica que puguis apuntar cap a un lloc i fer que tot vagi bé. Però, en les seves pròpies paraules, “t’ensenya a fer surf sobre les onades”. Consisteix a relaxar la ment abans d’afrontar una situació difícil i en ser conscient del que fas mentre ho estàs fent. Ho pot fer tothom CERT El Mindfulness està a l’abast de tothom. No cal ser místic, tenir problemes greus o haver fet meditació o ioga durant molts anys. El nostre estil de vida, ràpid i atrafegat, ens ha portat on som a tots. Tothom pot practicar Mindfulness o atenció plena: petits i adults de tota mena tenim l’oportunitat de començar. I de millorar la nostra vida pel camí!

Ahora impartes el curso Mindfulness en el aula a través de Educación Docente. ¿Qué podemos encontrar y para qué nos puede ayudar como docentes?

El objetivo principal de este curso es formar a los docentes para utilizar el Mindfulness en el aula para favorecer el aprendizaje de los alumnos. Durante el curso se darán a conocer los principales beneficios de la práctica del Mindfulness tanto para los alumnos como para los propios docentes, y como esta influye en la educación emocional. A través del marco teórico y de diferentes recursos y actividades, los docentes obtendrán herramientas y estrategias para introducir esta práctica en su día a día.

¿Es fácil introducir pequeñas rutinas en el día a día? ¿Cuál es para ti la más importante o imprescindible?

Lo más importante, para empezar, es buscar un lugar adecuado y encontrar un rato al día para dedicarnos a nosotros mismos. Por ejemplo, una vez finalizado el curso que ya tendremos herramientas, podemos dedicar cada día 20 minutos a realizar una de las prácticas que se explican. Hay que darnos tiempo para poder evaluar los beneficios y sobre todo y muy importante, no juzgarnos. La práctica no es fácil, y menos al principio, no estamos acostumbrados a parar y escucharnos, esto mejora con los días. Por tanto, tenemos que ser benevolentes, reconocer que nos hemos distraído o que ha sido difícil y aceptarlo, sin juzgar.

¿Estas técnicas se pueden trasladar a las familias? ¿Cómo podemos compartirlas?

De hecho las prácticas se pueden realizar en familia, siempre buscando actividades adecuadas a la edad de los hijos y que sean motivadoras. Tenemos que pensar que nuestros hijos son un reflejo de nosotros mismos, allí donde ellos se miran, y por tanto les tenemos que proporcionar un buen ejemplo. ¡Practicar con ellos es una rutina fantástica para toda la familia!

¿Cuál es el futuro del Mindfulness en las aulas? ¿Cómo están empezando a trabajar los docentes?

Es parla molt de Mindfulness. S’ha posat de moda, és cert. Però, és Mindfulness tot allò que llueix? El Mindfulness o atenció plena és la concentració de l’atenció i la consciència. A Occident l’ha popularitzat Jon Kabat-Zinn, però les seves arrels són el budisme. Malgrat això, el Mindfulness s’ensenya i es transmet desproveït de qualsevol vestit religiós o bé oriental. Però, què és i què no és Mindfulness? És una filosofia i un conjunt de pràctiques: CERT El Mindfulness o atenció plena és, en realitat, un estat mental. En aquest, la nostra atenció només s’ha de dirigir a allò que sentim i percebem en el moment present. A través d’aquesta filosofia i mitjançant una actitud d’observador curiós, però no crític, acceptem sense jutjar. I ho fem a través d’un conjunt de pràctiques que podem dur a terme en l’àmbit quotidià. És posar la ment en blanc: FALS Mindfulness no és posar la ment en blanc, ni deixar de sentir, en absolut. No es tracta de no pensar en res, ni d’intentar abstreure’s de qualsevol pensament. Es tracta de focalitzar l’atenció en allò que succeeix en aquell moment, acceptant-ho i sense jutjar-ho, tot intentant que els pensaments no provoquin interferències. És útil per millorar la nostra salut física i psicològica: CERT Hi ha diferents estudis científics que reconeixen el Mindfulness com una pràctica beneficiosa per millorar la nostra salut física i psicològica. Tant és així que existeixen més de 700 programes basats en Mindfulness que s’apliquen en hospitals i clíniques del món, amb l’objectiu de curar i restablir l’equilibri entre cos i ment. Són, en definitiva, un complement vital per a les teràpies científiques. És la solució a totes les coses: FALS Ho reconeixen els experts i és evident: el Mindfulness no és la solució a totes les coses. La terapeuta holandesa Eline Snel (Tranquils i atents com una granota, Kairós) explica que el Mindfulness no és una vareta màgica que puguis apuntar cap a un lloc i fer que tot vagi bé. Però, en les seves pròpies paraules, “t’ensenya a fer surf sobre les onades”. Consisteix a relaxar la ment abans d’afrontar una situació difícil i en ser conscient del que fas mentre ho estàs fent. Ho pot fer tothom CERT El Mindfulness està a l’abast de tothom. No cal ser místic, tenir problemes greus o haver fet meditació o ioga durant molts anys. El nostre estil de vida, ràpid i atrafegat, ens ha portat on som a tots. Tothom pot practicar Mindfulness o atenció plena: petits i adults de tota mena tenim l’oportunitat de començar. I de millorar la nostra vida pel camí!Cada vez más escuelas se interesan por la práctica del Mindfulness como una herramienta para hacer frente a las dificultades de las aulas y para mejorar la educación emocional del alumnado. Pero tenemos que ser conscientes que necesitamos una formación previa para poder llevar a cabo una práctica de manera correcta y que, igual que pasa con las familias, los docentes tenemos que ser un ejemplo para nuestros alumnos. Así pues, tenemos que empezar a introducir el Mindfulness en las aulas, pero sobre todo en los claustros.

educación-docente-infancia

¿Y por qué fue tan importante este hecho? Porque desde entonces, la infancia fue considerada un sujeto de pleno derecho, en lugar de un objeto de protección. Lamentablemente, la Convención sobre los Derechos del Niño es insuficiente, por el solo hecho que en muchos países los derechos del niño no están garantizados. Entonces hay que aportar nuestro grano de arena y trabajar para concienciar a nuestros niños y adultos sobre la importancia de luchas por la consideración real de los derechos de todos los niños y niñas del mundo.

educación-docente-infanciaHoy, además, nos hemos propuesto ofreceros algunas claves que como padres, abuelos o docentes podemos poner en práctica para disfrutar de una infancia feliz con los niños y niñas.

  1. Amor incondicional. Demuéstraselo. Tantas veces como sea necesario. Las palabras son importantes, pero también lo son las caricias, los abrazos, las sonrisas, las cosquillas, las miradas, los juegos compartidos…

 

  1. educación-docente-infanciaDedícale tiempo. Estamos atareados, tenemos mucho trabajo y mil tareas por hacer, sí. Pero hay que dedicar tiempo a los niños procurar que tengan tiempo libre y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. ¿Quizás un paseo por la naturaleza? ¿Quizás contemplar estrellas?

 

  1. educación-docente-infanciaEstimula su aprendizaje. Anímale a aprender, a leer y hazlo tú también. Los niños y niñas se reflejan en los adultos, que son sus referentes. Escucha sus gustos, observa sus habilidades… ¡fomenta sus pasiones!

 

  1. educación-docente-infanciaAyúdale a crear y cuidar las relaciones. Con los padres, claro, pero también con sus hermanos, abuelos, tíos, amigos… Tiene que aprender a compartir, a ser empáticos y a convivir con las personas que le acompañarán toda la vida.

 

  1. educación-docente-infanciaCuida su salud. Cuida su salud física y psíquica, fomentando los buenos hábitos, un sueño y una alimentación saludables. Son indispensables para crecer sanos ahora y para contar con una buena salud en el futuro.

 

  1. educación-docente-infanciaEscuchad las emociones. Aprender a reconocer y gestionar las emociones es importante, tanto para los adultos como para los niños y niñas. Pero hay que escucharnos, escucharlo y ayudarlo a comprender qué pasa en su cabeza y en su corazón cuando se siente triste, cuando se enfada, cuando está contento o cuando tiene miedo.

 

  1. educación-docente-infanciaDéjalo ser un niño/a. Dale tiempo y espacio para ser un niño/a. No le hagas partícipe de los problemas de los adultos, pero aprende a encontrar el equilibrio, para no esconderle las cosas importantes que suceden en casa, en su entorno o en el mundo.

 

Educación-docente-manualidades-verano

Las vacaciones de verano no pueden ser aburridas. Además de hacer actividades en familia, tenéis la oportunidad de disfrutar juntos de trabajos manuales. Hoy os proponemos seis actividades para hacer en casa, con unos resultados verdaderamente sorprendentes. ¿Os animáis?

  1. Bastones de helado decorados. ¡Atención! No tiréis los palos de helado. Podéis aprovechar para decorarlos con figuras y motivos variados. Solo necesitáis unos cuantos palos de helado, rotuladores o bien otras pinturas y materiales.

  1. Casas con maderas recicladas. ¿Os habéis fijado en las maderas que arrastra el mar a la playa? Nosotros os proponemos hacer un trabajo de reciclaje: recoger estas maderas y elaborar unas casas tan bonitas como las que veis en la foto. Podéis escoger diferentes combinaciones de colores. Todo a vuestro gusto.
  1. Un collar de conchas pintadas. Si estáis de vacaciones en la playa, también podéis aprovechar para recoger unas cuentas conchas y caracoles. Cuando estéis en casa podéis pintarlos con pinturas de colores (las tonalidades fluor pueden quedar muy bien) y atarlos con una cuerda o cinta. ¡Qué collar más precioso!

  1. Farolillos de luz. Las noches a la fresca son uno de los mejores placeres del verano, ¿verdad? Nosotros os proponemos confeccionar unos farolillos con botes de vidrio reutilizados, adhesivos, flores y otros añadidos. Después podéis utilizar un cordel o bien un alambre para colgar los farolillos con una pequeña vela dentro.

  1. Abanicos de colores. ¡Qué calor! En verano no podemos salir de  casa sin un buen abanico. Para hacer estos modelos tan bonitos solo necesitaréis cartulina, palos de helado, papel de regalo y un poco de pegamento. Podéis hacer para toda la familia. ¡Y dejad de pasar color!

  1. Cactus alegres. El verano es tiempo de color y vitalidad. Si no estáis acostumbrados a cuidar plantas, los cactus pueden convertirse en una muy buena opción. Podéis comprar unos bien bonitos (incluso con flores bien originales) y decorar las macetas con tonalidades vivas y piedras de colores.

¿Qué tenéis pensado hacer este verano? ¿Tenéis alguna propuesta original?

libros-diversidad-educación-docente

En el aula podéis trabajar la atención a la diversidad de diferentes maneras, pero una buena opción es la de utilizar diferentes libros y cuentos como apoyo. Hoy os proponemos 10 interesantes.

El soldadito de plomo

El Soldadito de plomo. El primer libro que os queremos proponer es un clásico. El soldadito de plomo, pero en una versión realizada por Clara Luna Rodríguez, investigadora de departamento de Dibujo de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada. Se trata de un proyecto gráfico muy simple, con imágenes ilustradas, que permite leer sin saber. Elaborado con la colaboración de personas con discapacidad intelectual y profesionales de este ámbito, el cuento ha pasado la prueba después de haber sido leído por 97 personas con diversidad intelectual de 6 a 66 años y niños de 4 y 5 años, sin esta diversidad. ¿El resultado? ¡Todo un éxito!

 

El patito feo. Aquí tenéis otro clásico, El patito feo de Hans Christian Andersen. Es la historia que trata por excelencia el tema de la diversidad y que en su momento, Andersen escribió como reflejo de aquello que él mismo había vivido. Una metáfora sobre las personas con diversidad y las diferentes etapas de crecimiento que viven los niños.

 

Por cuatro esquinitas de nada. De Jêrome Ruiller es un cuento que ha popularizado en los últimos años y que habla sobre la diferencia, la integración y la inclusión. El cuento también fomenta la búsqueda de soluciones y nos habla de la frustración, la misma emoción que nos llevará a buscar alternativas.

 

El cazo de Lorenzo. Lo hacemos demasiado a menudo: señalamos las diferencias y las convertimos en hechos negativos. En El cazo de Lorenzo, Isabelle Carrier nos habla de Lorenzo y su caso de superación. A parte de la versión en papel, disponéis de un vídeo donde se explica el cuento en forma de unas animaciones preciosas para ver en el aula o utilizar como apoyo.

 

Elmer. Todos somos diferentes. Niños y adultos. Elmer es un cuento con un elefante como protagonista, en el cual las diferencias se convierten en razones para querer. Una propuesta simpática y colorista que os encantará y que también encontraréis en vídeo.

 

inteligencias múltiples

Cuentos para descubrir inteligencias. Howard Gardner (Premio Príncipe de Asturias 2011 de Ciencias Sociales) ha conseguido definir hasta nueve tipos de inteligencias: lingüística, lógico-matemática, viso-espacial, musical, corporal-cinestésica, intrapersonal, interpersonal, naturalista y existencial. La psicóloga Begoña Ibarrola ha desarrollado una serie de cuentos y propuestas de actividades para favorecer cada una de estas inteligencias, así como dotar a los niños de un montón de oportunidades. Se trata de que puedan descubrir cuáles son sus talentos y potenciales escondidos.

 

El lirbo negro de los colores. Érase una vez un cuento para ver los colores con los ojos cerrados. El libro negro de los colores de Menena Cottin nos acerca a la diversidad de la ceguera, de manera que nos permite tocar, oler y experimentar todo tipo de sensaciones.

libros-diversidad-educación-docente

 

El punto. ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿De dónde puedo partir? El punto de Peter H. Reynolds es, efectivamente, un punto de partida que nos ayudará a explorar nuestro yo y que nos abrirá las puertas de la expresión artística. Se trata de una oportunidad fantástica para desarrollar nuestra capacidad de expresarnos y consolidar nuestra personalidad.

 

Otra cosa. Y aquí tenéis otro cuento que fomenta el respecto hacia los demás. "Otra cosa" quiere ser como los otros niños, pero no lo consigue. Un día aparece otra criatura que se llama "Algo" y que quiere ser su amigo... De Kathryn Cave, el cuento cuenta con las ilustraciones de Chris Riddel.

llibres-diversitat

 

llibres-atenció-diversitat

Érase una vez un bosque. Y cerramos este especial de recomendaciones de libros para atender la diversidad con Érase otra vez un bosque, de Elisa Gehin. Se trata de un cuento para primeros lectores donde los protagonistas son los pájaros que viven en los árboles. Habla de la diversidad y de los conflictos que se producen en la convivencia.

 

 

 

¿Os han gustado estas propuestas? ¿Tenéis alguna más?

Educación-Docente-Felicidad

La felicidad es una asignatura. En el Wellington College, un prestigioso internado inglés imparte horas de felicidad desde los 5 años. Según la ONG Ghildline, uno de cada diez británicos menores de 18 años sufre ansiedad y depresión crónicas. Entonces, podríamos decir que la felicidad de los niños y niñas también es una asignatura pendiente. En nuestro país, por ejemplo, estos problemas se han agravado a causa de la situación de la crisis que muchas familias siguen sufriendo.

El aula es un espacio para el aprendizaje donde todos los niños y niñas deben tener las mismas oportunidades. Hoy os queremos inspirar con las mejores frases para niños sobre la felicidad por bandera y vivir el tiempo en la escuela con plenitud y sonrisas. ¡Porque hay motivos para hacerlo!

 

 

Educación Docente - Actividades rabia

La rabia y el enfado son emociones de la misma familia, pero el hecho es que no son exactamente lo mismo. De hecho, la rabia suele ser producto de un enfado un resulto y la mayoría de veces, las dos emociones conviven con nosotros. A través de la educación emocional, los niños tienen que comprender que experimentar rabia, ira o enfado es natural e incluso sano. Disponéis de muchos recursos que os ayudarán a trabajar estas emociones (los cuentos son una buena opción), pero hoy os queremos proponer cinco actividades y dinámicas para trabajar la emoción de la rabia en el aula.

1) Conocer la emoción. Ya sabéis que antes de saber gestionar una emoción, sea positiva o negativa, hay que conocerla de cerca y saberla reconocer. La primera actividad que os proponemos es la de hablar de las emociones de enfado y de rabia: qué situaciones os hacen enfadar, qué sentís cuando os enfadáis, qué sensaciones físicas os sobrevienen... Podéis plantear experiencias cotidianas e invitar a los niños a explicar cómo se sienten. Disponéis de cortometraje titulado Respira (es en inglés, pero cuenta con subtítulos en castellano) que os ayudará a explicar la rabia y os ofrecerá técnicas para gestionarlas de la manera más adecuada.

2) Un espacio para la reflexión. Si por el motivo que sea, la emoción del enfado y la rabia se manifiestan muy a menudo en los niños - porque así lo comunican ellos o porque observáis situaciones que la provocan en el entorno escolar - podéis organizar un espacio de reflexión que les permita manifestar lo que sienten cuando se enfadan y hablar sobre las situaciones que provocan estas emociones. Para hacer más gráfica la explicación podéis utilizar un globo que sirva de metáfora: la rabia contenida dentro del globo puede acabar haciendo que explote sino sabemos canalizarla. Es necesario que el globo se desinfle totalmente.

plasticine-428298_1920

3) Dibujamos, pintamos, modelamos... ¡nos expresamos! Ya hemos visto que cuando hablamos de emociones, comunicar es primordial. Otra manera de fomentar la expresión de estas emociones negativas y la gestión de la rabia puede pasar por dibujar en un papel con lápices de colores. No es necesario que sea un dibujo que describa la situación vivida: ofreced al alumno/a las posibilidades de expresarse con libertad. Después, hablad sobre el dibujo, pero evitad que lo haga en términos negativos. ¡Girad la tortilla! También podéis pintar o bien modelar con plastilina, pasta o incluso arena. ¡Puede ser una actividad casi terapéutica!

balloons-892806_19204) Líbrate de la rabia. Otro ejercicio muy gráfico puede ser el de ayudar a los alumnos a liberar sus emociones de rabia a través de globos. De hecho, se trata de una actividad que también puede ayudar a los adultos a comprender y dejar ir las emociones más negativas. En primer lugar, después de describir lo que sienten, podéis pedirles que escriban un pequeño resumen de aquella emoción que está actuando como un obstáculo y que les hace sentir rabiosos o bien con ira. Poned el papel dentro del globo y llenarlo de aire. Salid al exterior y hacedlos volar para liberaros de la rabia, explicando que las emociones tienen que expresarse y salir al exterior. ¡La comunicación es un bálsamo muy reconfortante!

human-730204_1920

5) Técnicas de relajación. A veces se producen situaciones, dentro y fuera del aula, que nos hacen enfadar, nos hacen rabiar o experimentar ira. Aprender a relajarse es importante en muchos momentos de la vida, así que os proponemos dedicar cinco minutos a deshacer tensiones. Aseguraros que el entorno sea propicio: luz tenue, música agradable y si puede ser, cuerpo relajante (sobre una colchoneta o cojines). Ayudad a los niños a controlar su respiración y ofrecerles, de viva voz, la descripción de un paisaje relajante. Se trata de una técnica muy sencilla, pero efectiva, tanto para niños como para adultos, que os ayudará a crear un ambiente más propicio y a hacer aflorar emociones positivas reconfortantes.

¿Cómo explicáis las emociones de la rabia y el enfado a vuestros alumnos/as? Podéis compartirlo con nosotros en los comentarios.

2 Comments

Educación Docente-emociones

Hablamos abiertamente de emociones positivas, como son la alegría, la gratitud, la sorpresa o el amor. Cultivar, vivir y entenderlas es relativamente fácil, pero, ¿qué hacemos con las emociones negativas? ¿Cómo reconocer y gestionar bien el miedo, la tristeza o los celos? Hoy queremos ayudaros a trabajar dos emociones complicadas, pero muy frecuentes, tanto en los niños como en los adultos: la rabia y el enfado. A continuación, seis cuentos interesantes.

  • ¡Qué RABIA de juego!, Meritxell MartíLa Tina ha perdido al dómino y se ha enrabiado mucho. A su amigo Toni eso no le ha gustado nada, así que ha decidido inventarse una para que no vuelva a pasar. El cuento forma parte de la colección Toni & Tina, impulsada por la Editorial Castellnou i el Hospital Sant Joan de Déu para trabajar las emociones con los niños a través de situaciones cotidianas y divertidas.

Podéis encontrar más información, recursos y actividades para trabajar este libro en el blog de Club Peques Lectores.

  • Tú tienes la culpa de todo, Begoña Ibarrola. Érase una vez dos ardillas hermanas que viven en el bosque. Una de ella echa la culpa a la otra de todos los problemas que tiene y su relación se deteriora. El cuento, de Begoña Ibarrola, está editado por Cruïlla y además de tratar la emoción de la rabia, nos habla del egoísmo y del sentimiento de culpabilidad.

  • Un poco de mal humor, Isabelle Carrier. De la autora de El cazo de Lorenzo, también tenemos Un poco de mal humor. Isabelle Carrier nos habla de Pit y Pat, dos personajes que se hacen inseparables, pero entre los cuales pronto surgirán las primeras diferencias. Así, el mal humor se convertirá en una tónica demasiado habitual. Se trata de un cuento magnífico, con unas ilustraciones muy bonitas y un desenlace muy sensato.

  • Sometimes, Emma Dodd. Muchas veces, las personas que queremos también nos inspiran emociones de enfado y rabia. Aceptarlas y canilizarlas no siempre es fácil. A veces (Sometimes), el elefantito está triste. A veces, es amable. A veces, también está enfadado, aunque sabe que su madre siempre le querrá...

  • Emma Enfadosauria, Brian Moses. Emma Enfadosauria se enfada por todo: si no gana cuando juega, cuando sus hermanos reciben regalos, cuando no puede ver lo que quiere en la tele... Sus expresiones de enfado son muy variadas: patadas, golpes e incluso rugidos. ¿Conseguirá calmarse?

¿Cuáles son vuestros títulos favoritos para trabajar las emociones del enfado y la rabia? ¡Podéis compartirlos en los comentarios!

 

educación-docente-emociones

La ciencia ha demostrado que el cerebro no distingue la realidad del pensamiento. Esto quiere decir que cuando pensamos, se activan los mismo circuitos neuronales que cuando hacemos algo o cuando recordamos. Esto es importante porque los pensamientos son capaces de fijar realidades que no siempre son como nosotros los dibujamos o imaginamos. Las técnicas de visualización, meditación e imaginación creativa trabajan en este sentido. Así pues, para aprender a gestionar nuestras emociones hay que, antes, aprender a gestionar nuestras creencias. Se trata, sin lugar a dudas, de una manera de profundizar en nosotros y ayudar a nuestros alumnos y compañeros a hacerlo.

¿Cómo conseguir creencias positivas?

Los recuerdos y las sensaciones van muy asociados a las creencias. Cualquier recuerdo o pensamiento es capaz de abrir un abanico inmenso de emociones: una reacción en cadena que, si se centra en una emoción negativa, puede sumergirte en una espiral de pensamientos poco constructivos. Dejar de alimentarlos es fundamental para trabajar nuestras propias creencias y fomentar las emociones positivas. Esto nos ayudará a mejorar nuestra vida y las relaciones con los demás.

Pero, ¿cómo se hace? ¿Cómo puedo empezar a entrenar mi cerebro para conseguir tener creencias positivas?

  1. Un primer paso: identifica tus emociones. Antes de empezar a trabajar con tus creencias tienes que ser consciente de aquello que sientes. Es posible que una situación negativa del pasado nos impide pensar que esta vez lo haremos bien. Haz una inmersión en tus recuerdos para identificar situaciones, vivencias y emociones. Analízalas bien, observa qué cambios has hecho en tu vida y si realmente es lógicos que pienses que no lo conseguirás.
  1. Para los pensamientos negativos. Ya has identificado las emociones negativas, ahora hay que parar los pensamientos negativos que se han desencadenado y que están obstaculizando tu progreso positivo. Para conseguirlo puedes hacer un breve ejercicio de meditación que te ayudará a recuperar el control de tus emociones.

  1. Empieza a pensar en positivo. Se trata de ver el lado bueno de las cosas, porque es precisamente eso lo que te ayudará a avanzar hacia el éxito. Concéntrate en las cosas buenas, es decir, en aquello que logres cada día y en las soluciones, en lugar de dar vueltas a los problemas. Cada vez que afrontes una nueva situación (sea negativa o positiva), intenta analizar qué ha pasado y cómo lo has resuelto. Es una gran oportunidad de aprendizaje.

Por último, intenta pasar a la acción: hacer las cosas y avanzar hacia tus objetivos. Incorpora novedades (por pequeñas que sean) en tu día a día, porque el factor sorpresa es un nuevo motivo para aprender a hacer pasos adelante, adquirir nuevas experiencias y romper esquemas negativos.

Imagínate en el futuro haciendo aquello que deseas hacer. Todos los pasos que hagas valdrán la pena porque te ayudarán a llegar a tu meta. Con todo, habrás solidificado las creencias positivas y podrás continuar adelante con toda la firmeza y convicción.

educación-docente-duelo

La muerte de un ser querido es una vivencia que puede producirse durante la niñez. Si bien es cierto que los adultos podemos afrontar la muerte de un abuelo, padre, hermano o amigo con un mayor grado de madurez, los niños lo tienen un poco más difícil. En este sentido, hay que tener claro que no tenemos que proteger a los niños de la muerte ni ocultarles la realidad. En cambio es necesario ayudarlos a afrontar el proceso del duelo juntos y con toda la naturalidad posible.

Como docentes podemos ofrecer nuestra ayuda a los niños y niñas y a las familias. Si la muerte ha sido traumática o especialmente cercana (una madre, un padre, un hermano...) hay que hablar con la familia y darles la mano para colaborar en el proceso del duelo.

¿Qué podemos hacer como docentes en el aula? 

  1. Decir la verdad. Utilizad términos directos, nunca eufemismos como "ahora el abuelo está durmiendo" o "hemos perdido a tu madre".
  1. Dejad que exprese sus emociones. Hablar de la muerte de un ser querido con el resto de la clase puede resultar reconfortante y a la vez, despertar emociones y recuerdos en otros compañeros y compañeras. Siempre respetando el tiempo del duelo del niño/a.
  1. Tranquilizadlo. Ofrecedle apoyo y consuelo. A menudo los niños expresan un sentimiento de culpabilidad respecto a la muerte que se ha producido. Tenemos que tranquilizarlo y ofrecerle todo nuestro apoyo, emocional y físico, posible. Que os tenga cerca.
  1. Trabajad los recuerdos. Los recuerdos son aquello que nos queda del ser querido que ya no está. Podéis ofrecer al niño/a la posibilidad de expresarse como quiera, también a través de la escritura o utilizando cualquier otra forma de expresión artística que le motive.
  1. Observad cuál es la respuesta del niño/a. Durante el primer año de la pérdida, algunos niños pueden manifestar problemas de tipo depresivo. Observadlo y mantened un contacto regular con la familia y el resto de los docentes.

Si queréis, podéis compartir vuestras experiencias en los comentarios.