Tag Archives: Juegos

El recurso que os hemos preparado hoy es el juego de las parejas por profesiones. Es un juego que tiene muchos beneficios para los niños. Además, es una excelente forma de conseguir que trabajen con calma durante unos minutos y que se tranquilicen rápidamente. 

Una de las fichas de la pareja es un dibujo de la profesión y la otra es el nombre, así asociarán el nombre con el oficio rápidamente. Es un ejercicio muy visual, pero también favorece la lectura y el aprendizaje de los nombres. 


Algunos de los beneficios del juego de parejas, son: 

  • Mejora la concentración: este es uno de los beneficios más interesantes, ya que siempre hay niños que les cuesta concentrarse en una tarea, aún más si están en un grupo con más alumnos. Con este juego aprenderán a concentrarse porque deberán fijarse en las fichas, recordar dónde están las que quieren girar…
  • Mejora la memoria visual: es una excelente forma de ayudar a que recuerden lo que leen. Puede parecer que es poco tiempo el que tienen que memorizar las fichas hasta que les toca el turno de jugar, pero estos pequeños plazos de tiempo son muy beneficiosos para ellos. Con cada partida serán más capaces de retener aquello que ven.
  • Les ayuda a pensar más rápido: como es un juego en el que se tiene que jugar rápido, porque hay un tiempo determinado, aprenderán a agilizar su mente, a tomar decisiones y a hacer relaciones eficientes. 
  • Mejora la memoria a largo plazo: además de mejorar la memoria visual, es ideal para entrenar el cerebro. Todo lo que estimule nuestra mente y haga trabajar la memoria, nos ayuda a prevenir enfermedades mentales dentro de unos años.

Aquí podéis descargar los archivos, hay dos, si no descargáis los dos, no podréis hacer la actividad.

Hoy hemos adaptado un famoso juego de televisión para crear una actividad, lo hemos llamado «¡Responde YA!»

Hemos creado una lista con temas, los cuales tendréis que recortar y guardar en una bolsa. Como siempre decimos, es mejor que los plastifiquéis, puesto que así se conservarán mejor y no se estropearán.

Tendréis que sacar un tema, decir «¡Responde YA!» y la frase que hay en la papeleta. Empezará respondiendo un alumno y el siguiente tendrá que decir otro sin repetirlo. Cuando un alumno repita una respuesta que ya ha dicho un compañero o se quede sin ideas, quedará eliminado del juego. Por lo tanto, ganará el último alumno que quede y no sea eliminado.

Esta suele ser una actividad que gusta muchos a los alumnos. Después podéis hacer unos minutos de relajación o meditación para que se vuelvan a calmar.

¿Quién dijo que no se puede aprender matemáticas con juegos? Hoy os traemos la adaptación de un juego de mesa para que podáis repasar las operaciones matemáticas. 

Os recomendamos imprimir y plastificar las fichas para que os duren más y podáis jugar muchas veces. Podéis imprimir tantas tarjetas como queráis para que todos los alumnos puedan jugar a la vez. 


El juego es muy sencillo, los alumnos deberán ponerse en grupos de cuatro formando un círculo, en medio del círculo, y al alcance de todos, deberéis colocar un objeto a modo de mazo, puede ser un palo, un reloj de arena, una botella vacía, cualquier cosa. 

Cada alumno tendrá una pila de cartas bocabajo (así no las verán hasta que les toque jugar) delante de él. Por turnos girarán una carta y la pondrán en otro pila al lado, cuando dos alumnos tengan la misma carta deberán intentar coger el mazo antes que su rival. 

El alumno que lo coja antes, deberá entregar sus cartas que están bocarriba al compañero que no ha cogido el mazo. Este último deberá ponerlas bocabajo en la pila de cartas que tiene para jugar. 

Se debe continuar el juego hasta que un alumno se queden sin cartas, así se convertirá en el ganador de la partida. 

Como hay operaciones matemáticas en las fichas, sin darse cuenta los alumnos estarán repasando el contenido trabajado en clase. 

De esta manera trabajaréis la inteligencia lógico-matemática y aprenderán cómo funcionan las relaciones lógicas y resolver problemas. ¿No os parece un recurso perfecto?


educacion-docente-juegos-divertidos-para-hacer-en-verano

A menudo nos olvidamos de la importancia del juego en los niños. El juego tiene un papel fundamental en el desarrollo integral de los más pequeños y es considerado uno de los métodos más importantes de aprendizaje. Mediante el juego, los niños aprenden a compartir, socializarse con los compañeros, crear vínculos, pasárselo bien, aprender a perder, expresarse con libertad, adquirir responsabilidades, explorar su alrededor, fomentar la creatividad y la imaginación, canalizar las emociones, respetar a los demás… y un largo etcétera. 

Como todavía no ha llegado el frío, queremos recomendaros algunos juegos para hacer en grupo y disfrutar del buen tiempo con la mejor compañía posible.

  1. Búsqueda del tesoro. Para realizar este juego solo hará falta un recipiente grande lleno de arena. En él, se tendrán que esconder pequeños tesoros (golosinas, céntimos…) y después, los dos equipos tendrán que excavar con palas hasta encontrar los tesoros. Cada equipo tendrá un tiempo específico por ronda y tendrán que respetar el turno de los demás. Es un buen método para trabajar el sentido del tacto y de la psicomotricidad en los más pequeños. Además, ¡se puede practicar en la playa!

  2. El teléfono. El juego consiste en que los niños se coloquen en fila y recitar (muy flojo acercándonos a su oreja) un trabalenguas o una frase complicada. El primero de la fila tendrá que repetirle lo que hemos dicho al segundo, y así sucesivamente hasta el último, que dirá lo que ha escuchado y veremos si coincide con la frase o frases iniciales. El último pasará a ser lo primero y así hasta que todos hayan pasado por todas las posiciones. Perfecto para practicar la comprensión oral y aprender a escuchar, junto con la fluidez verbal.
  3. Carrera de tres patas. En parejas, los niños se tienen que atar las piernas (la derecha con la izquierda del otro) con un pañuelo y hacer una carrera. Más que la velocidad, se trabaja la cooperación y el entendimiento con la pareja para no caer y avanzar el más rápido posible. Gana la pareja que llega antes a la meta.
  4. Me pongo en tu lugar. Juego extraordinario para trabajar la empatía. Explicamos a cada alumno un personaje diferente, con vidas totalmente distintas. Ellos tendrán que interpretar a estos personajes intentando hablar como hablarían ellos, actuando como actuarían y sintiendo el que sentirían. Es una buena manera de trabajar el respeto por los demás y por todos los puntos de vista.
  5. Pañuelo. Y para acabar, naturalmente, el mítico juego del pañuelo. Un juego para trabajar la educación física, coger resistencia y pasárselo a genial. Se dividen los participantes en dos grupos y se les asignan números. Se colocan separados con un límite del cual no pueden pasar. La persona que se encuentra en medio de los dos equipos y que está cogiendo el pañuelo, gritará un número al azar, y las dos personas de cada grupo que tengan el número tendrán que correr para cogerlo y llevárselo con el resto del equipo. El otro, tendrá que conseguir atraparlo.

¿Qué os han parecido estos juegos? ¿Nos podéis recomendar algún otro para trabajar competencias interesantes? ¡Os leemos en los comentarios!

educacion-docente-como-potenciar-los-5-sentidos-en-la-playa-y-en-la-montaña

Desde que nacemos, a través de nuestros sistemas sensoriales recibimos una cantidad enorme de información que almacenamos y llevamos hasta el cerebro, haciendo que este proceso de aprendizaje se haga continuo e indispensable.

Los sentidos nos conectan con el exterior y el verano es una excusa perfecta para que los más pequeños -y no tan pequeños- se descubran a ellos mismos y a lo que les rodea ahora que tienen más tiempo. Un sencillo día en la playa o en la montaña pueden ser los telones de fondos perfectos para llevar a cabo una actividad sensorial y desarrollar el olfato, la vista, el oído, el gusto y el tacto. ¡Acompañadnos!

En la playa:

Olfato: crema solar. Mientras te pones crema, concéntrate en el aroma que desprende la crema solar e inhala con tranquilidad. Verás que si cierras los ojos y te concentras en el olor, este se hace más intenso.

Vista: océano. Acércate a la playa y observa las olas. Intenta no perder detalle de cómo se mueven, su rapidez, su frecuencia, las diferentes tonalidades de colores por las cuales pasan… No tengas prisa.

Oído: mar. Conectado con el punto anterior, disfruta de la sonoridad de las olas al romperse, y estírate en la arena para relajarte con esta melodía de fondo. (¡No podemos asegurarte que no te acabes duermiendo!)

Gusto: agua del mar + helado. Acércate a la playa y mete un dedo en el agua. Chupa una gota y nota como las papilas gustativas se activan con el sabor a sal. Para hacer un gran contraste, toma un helado dulce y acaba con un buen sabor de boca.

Tacto: arena. Abre bien tus manos y coge arena de la playa llenándolas todo lo que puedas. Después, déjala caer despacio sintiendo su textura. Verás como te calma esta sencilla acción.

En la montaña:

Olfato: flores. Acércate a diferentes flores y huélelas pausadamente. ¿Desprenden un olor dulce o más bien silvestre? Husmea diferentes tipos para analizar los diferentes olores y escoger tu favorita.

Vista: paisaje. Tanto si te encuentras en un bosque, como en un valle o en una montaña, estás en un lugar privilegiado. Dale placer a los ojos y observa lo que te rodea: cada árbol, flor, río y nubes. Disfruta de las vistas.

Oído: pájaros. Prohibido hablar durante unos minutos para escuchar la voz de la naturaleza. La melodía de los pájaros te dará una paz extrema y si cierras los ojos sentado bajo un árbol, los minutos pasarán como segundos. Pasado un rato, silba y contesta a los pájaros, a ver si conseguís cantar juntos.

Gusto: frutas silvestres. Las montañas están llenas de sorpresas y entre ellas se encuentran frutas silvestres como moras, arándanos, frambuesas, o frutos secos como almendras, etc. Coge alguna y pruébala. ¡Verás como saben de diferente de las que estamos acostumbrados!Tacto: tronco de un árbol. Abraza a un árbol e intenta conectar con él, averiguar cuántos años tiene y quién lo plantó. Pasa la mano sobre su tronco, y siente las rugosidades de su textura. Disfruta del momento.

Esperamos que esta sencilla actividad os haya dado ideas para practicar éste verano, porque cualquier momento es una oportunidad de aprendizaje. Si queréis compartir con nosotros alguna actividad o recurso, ¡no dudéis en hacerlo en los comentarios!