Tag Archives: Recursos Educativos

Hoy colgamos un artículo navideño con la colaboración de Lluís, de @racomusical. Disfrutad mucho de las actividades, y sobre todo, sentirlas, ¡porque las propuestas musicales que nos trae Lluís son para realizar en el aula durante esta época del año tan especial!


¡Hola! Ya tenemos muy cerca la Navidad, y con esta, un montón de actividades que nos preparan, advierten y gracias a las cuales prestamos más atención a este bonito momento del año. Hoy os traigo cinco actividades musicales para hacer en el aula en diferentes ciclos de primaria. Las dos primeras actividades son 2 propuestas basadas en la audición, las emociones y las sensaciones que la música nos despierta. Las tres siguientes son propuestas basadas en el lenguaje musical y la canción. 

Previamente a la realización de las dos primeras propuestas, seleccionaremos una audición de una obra que consideremos que puede generar en los y las oyentes sensaciones y emociones que podemos atribuir a la estación de invierno y un ambiente navideño (calidez familiar, ambiente navideño, contraste entre el frío de la calle y el calor del hogar, etc.) Para este tipo de actividades me gusta seleccionar piezas musicales instrumentales, sin letra. De esta manera facilitaremos la conexión con la “emocionalidad” que nos aporta la música sin vernos influenciados por la letra. 

Algunos compositores que recomendaría para esta propuesta son: Danny Elfman, Alan Silvestri, Claude Debussy, Vikingur Ólafsson.

1. Audición y escultura (CM i CS) 

En esta actividad les propondremos la audición de una obra que hemos seleccionado y les pediremos que se centren y reflexionen a partir de los aspectos comentados anteriormente en la introducción. 

Propondremos una conversa dirigida por el maestro o maestra en que el alumno/a exprese lo que ha sentido, pensado, visualizado o imaginado durante la audición.
Tras esta puesta en común, cada alumno/a trasladará sus aportaciones con una escultura de fango nacida de la audición y reflexión navideña. 

En mi caso, me gusta para este tipo de actividad proponer que sus obras sean más figurativas que abstractas y, que la misma obra, exprese aquello que han sentido durante la audición.

2. Movimiento y creación corporal (Todos los ciclos) 

En esta segunda propuesta, la primera parte sería similar a la del ejercicio anterior en cuanto a la reflexión individual y la puesta en común con toda la clase (o en equipos cooperativos si se quieren generar conversaciones en grupos más reducidos)

En la segunda parte se les pedirá que expresen con el cuerpo, sin palabras, las sensaciones y emociones que les ha transmitido la música. Este ejercicio lo haríamos de forma individual y delante del resto del grupo. Por ejemplo, se pueden colocar en un círculo de pie para que así todos y todas podamos ver y tener conciencia de los movimientos que se vayan realizando.

Seguidamente se entregarán unas cintas y/o pañuelos de colores. Las cintas pueden ser de rítmica. En mi aula utilizo ambos materiales conjuntamente. Con este material se creará una composición corporal grupal con la música acompañando la escena y representando la Navidad y el invierno conjunta y corporalmente.

3. Interpretación instrumental (CI i CM)

Para esta actividad tendremos que conocer previamente el lenguaje instrumental y técnica del instrumental que vayamos a tocar.
Propongo aprender a interpretar, con el carillón o xilófono presencial o virtual, un villancico que aprenderemos para cantar con el instrumento. 

Para facilitar la interpretación y poder centrarnos más en la percepción de lo que tocamos, y no tanto en la dificultad de leer la partitura sin hacer un trabajo previo en profundidad, proporciono a mis alumnos/as una partitura de colores. Estas las encontraréis para descargar en mi web y se trata de asociar cada color a una nota del pentagrama. A la vez también facilito un instrumento de placa (carillón o xilófono) donde cada placa está marcada con un color correspondiente a su nota. 

De esta manera, el alumnado no hace falta que tenga grandes conocimientos de lenguaje musical para poder interpretar los instrumentos.

4. Canción: creación cooperativa (CS)

En esta actividad el objetivo es la creación de un villancico en equipos cooperativos. Como si se tratara de escribir un poema, los y las alumnas crearán su propio villancico. 
Cada uno de los miembros del equipo (recomiendo hacerlos de 4) creará un verso o una estrofa de la canción. Cuando el equipo tenga creado su “poema de Navidad”, conjuntamente con el maestro o maestra de música crearán la melodía.

Lo suelo hacer con la guitarra y les muestro los diferentes acordes que podrían casar con la canción y son ellos los que van decidiendo cuáles quedan mejor en relación a la idea que tenían.

Finalmente, ponemos ritmo a la canción, ¡y ya tenemos nuestro villancico!

5. Canción y acompañamiento instrumental (CM I CS)

En el último ejercicio de hoy, partiremos de un villancico que el alumnado ya conozca o creamos que les resultará fácil de aprender (siempre con las técnicas pertinentes). 

Primeramente las repasaremos y nos aseguraremos de que las conocen bien, tanto en el ámbito rítmico-melódico como en la letra. Cuando ya la sepan todos y todas correctamente, pediremos que, por equipos cooperativos, creen una percusión corporal para acompañar la canción. 

En cuanto al lenguaje musical, y dependiendo de los conocimientos que tenga nuestro alumnado, asociaremos cada parte del cuerpo a una forma rítmica. En mis clases lo hago así: 

  • Muslos: semicorcheas
  • Pecho: corcheas
  • Manos: negras
  • Pies: blancas

También podríamos asociar sus ritmos a diferentes instrumentos de pequeña percusión: claves, triángulo, crótalos, caja china y pandero

De esta manera ellos/as mezclarán estos movimientos según el ritmo que decidan. 

Finalmente haremos un concierto, cada equipo cooperativo con su canción y su acompañamiento.

¡Actualizamos los saludos para entrar en clase! Hasta ahora teníamos un imprimible con seis maneras de saludar a los y las compañeras, así como al o la maestra, justo antes de pasar por la puerta del aula. Encontraréis la plantilla en el artículo Saludos para entrar en clase. Aun así, en este queremos adaptar las acciones que propusimos con tal de cumplir con las medidas sanitarias. 

La idea es muy similar a la plantilla de saludos original. Los y las alumnas se ponen en fila al lado de la puerta y, cuando sea su turno, deberán elegir la forma con la que os quieren saludar. Deben elegir entre los diferentes saludos: señalar una sonrisa con el dedo sobre la mascarilla, una celebración, un baile, chocar con los pies, chocar con los codos y guiñar el ojo.  

¡Ya sabéis el mecanismo! Cuando hayan elegido, os saludáis y el alumno puede entrar a clase. Otra opción, para reforzar los lazos entre ellos y ellas, es que cada día se ponga un alumno/a diferente en vuestro lugar para saludar a todos sus compañeros. 

Seguro que os gusta a todos y todas empezar así el día. Podéis descargar el imprimible en el siguiente enlace:

Las escuelas e institutos ya están abiertos y los docentes se ponen manos a la obra para reiniciar aquello que en marzo de este mismo año finalizó abruptamente. Los alumnos no pudieron regresar a las aulas y los docentes trabajaron con toda su voluntad para ofrecer apoyo y acompañamiento. Incluso en la distancia. 

Ahora parece que no hay marcha atrás. Un nuevo curso escolar, más incierto que nunca, se inicia con el objetivo de que las clases puedan ser totalmente presenciales. Pero todo lo que avanzamos en digitalización durante el confinamiento no puede quedar en nada. 

De hecho, y mientras no tengamos una solución en forma de vacuna, lo más natural es que tengamos que convivir con el virus, cuarentenas y posibles confinamientos. Por todo esto, hay que tener las herramientas a mano y tratar de descubrir nuevos recursos que nos puedan ayudar en caso de urgencia o como complemento a todo lo que hacemos de manera presencial. 

A continuación, una selección de recomendaciones de herramientas que no pueden faltar a los docentes que ahora comienzan el nuevo curso escolar para mantener el contacto, agilizar la comunicación y ayudar a los alumnos. ¡Vamos allá! 

Hacer videollamadas 

Las videollamadas se han convertido en una herramienta indispensable durante todo el confinamiento. De hecho, todavía hoy las seguimos usando para hacer reuniones y ponernos al día, evitando al máximo las reuniones con demasiadas personas. Es muy posible que algunas ya las conozcas, especialmente Zoom, que ha sido una de las más utilizadas en los últimos meses. Pero también tienes Jitsi, Google Meet, Microsoft Teams, Discord o Gruveo. Pruébalas y elige la que mejor se adapte a tus necesidades y circunstancias. Algunas, como por ejemplo Meet o Teams, son perfectas para dar clase a una gran cantidad de personas conectadas. 

Organizar recursos

Cuando nos confinamos, tuvimos que gestionar muchísima información. Cuando empezamos con las tareas, los días se alargaron y se nos anochecía con las manos puestas en el teclado. La organización fue clave y muchos docentes descubrieron herramientas que este curso les vendrán fenomenal para gestionar sus grupos, ya sea de manera presencial o virtual. Echa un vistazo a estas soluciones: Evernote, Diigo, Wakelet, Pearltrees, Symbaloo o Padlet

Trabajar con PDF

Puede que para muchos trabajar con archivos en formato PDF sea su pan de cada día. Pero para otros, hablarles de este tipo de documentos es pillarlos con el pie cambiado. Este formato de archivos es muy práctico y seguro, de modo que deberías aprender a trabajar con él. Existen diferentes programas que pueden ayudarnos a crear PDF, pero también a convertirlos en otros formatos y viceversa. Te proponemos algunas opciones (incluso para trabajar online) como son I Love PDF, Small PDF, PDF2GO, PDFPro o PDFescape

Evaluar 

Evaluar nunca ha sido fácil, pero cuando ha tocado hacerlo a distancia, todavía menos. ¿Sabías que existen herramientas que pueden ayudarte con esta tarea? Algunas incluso ofrecen la magia de la interacción en las presentaciones de los docentes, tests y otras utilidades para formalizar la evaluación. Os proponemos algunos ejemplos: Pear Deck, GoConqr, Edulastic o Classkick, todos con infinidad de aplicaciones para los distintos niveles educativos. 

Crear encuestas

Conocer la opinión o poner a prueba los conocimientos de los alumnos es fundamental para cualquier evaluación que se precie. También para adaptar los contenidos, ir marcha atrás, seguir adelante o ampliar el programa. Para crear encuestas y cuestionarios podemos usar herramientas como PlayPosit, Vialogues, Hapyak, Edpuzzle o Educaplay

Crear esquemas

Un esquema bien hecho puede convertirse en un verdadero salvavidas. ¿Lo tienes claro, verdad? Crear esquemas o mapas puede ser muy efectivo tanto para docentes como alumnos. A los primeros les puede ir genial para servir el contenido, pero en el caso de los segundos, dosificar y organizar la información en un esquema puede resultarles muy útil para aprender y comprender. ¿Qué recursos tenemos para hacerlos? Pues toma nota: MindUp, Mindomo, Mindmeister, Popplet o Coogle

Crear infografías 

¿Y lo útiles que pueden llegar a ser las infografías? En este caso, también para alumnos y docentes, hay distintos programas online que pueden servirnos para elaborar infografías. Estas nos ayudarán a poner en claro mucha información, contar historias y presentar todo tipo de datos. Si no tienes idea de grafismo, no te preocupes. Estas herramientas están hechas precisamente para esto, así que sin conocimientos de diseño gráfico puedes crear unas infografías de diez. Echa un vistazo a Canva, Befunky, Piktochart, Genially, Infogram o Creately

Y para ti, ¿cuáles son las herramientas que has descubierto en el confinamiento y sin las que ya no podrías vivir? ¡Compártelas con la comunidad docente!

2 Comments

Desde hace tiempo, el aprendizaje por proyectos se ha convertido en una de las metodologías preferidas de muchos docentes y centros educativos. Dedicarse a un proyecto de investigación que integre distintos elementos curriculares y que además sirva para combinar diferentes herramientas y estrategias está siendo de gran utilidad para muchos alumnos, familias y docentes. Puesto que reconocen como exitosa una opción que aporta a los alumnos conocimiento y entrena su autonomía, curiosidad y cooperación. 

Pero para que todo funcione en este engranaje del aprendizaje basado en proyectos hay que contar con distintas herramientas que sirvan para facilitar el trabajo. Que ayuden a la organización, que sirvan para asignar tareas y que, además, resulten válidas para aplicar los correspondientes mecanismos de evaluación. 

Los que ya estáis subidos al tren del aprendizaje por proyectos seguramente podéis dar referencias, enfoques ricos y variados puntos de vista basados en vuestra experiencia. Hoy, aquí, queremos centrarnos en una herramienta muy útil en los tiempos que corren: las aplicaciones. Hemos hecho un selección de apps muy interesantes para aquellos que quieran empezar a trabajar por proyectos en sus centros educativos. ¡Échales un vistazo, pruébalas y cuéntanos qué tal! 

Google Classroom

Google Classroom se ha convertido en un clásico imprescindible para los días de confinamiento, pero lo cierto es que se trata de una herramienta que ya usábamos mucho antes. Funciona al más puro estilo Google, de modo que al estar la mayoría acostumbrados a sus servicios, no tendremos el más mínimo problema en adentrarnos en su operativa. 

Sirve para hacer clases a distancia, pero, lógicamente, también para formalizar encuentros virtuales y gestionar las distintas tareas en equipo. Algo indispensable en el aprendizaje basado en proyectos. Esta cooperación puede hacerse de una manera ágil y desde un mismo espacio, de modo que compartir documentación para trabajar es coser y cantar. 

El sistema integra las tareas docentes, que incluyen crear actividades, generar un calendario, interactuar con los alumnos. Y por supuesto, evaluar. 

Descarga Google Classroom para iOS y Android

Quizizz

Y hablando de evaluaciones, ¿qué tal si probamos a que nuestros alumnos sean mucho más autónomos para reconocer su propio trabajo? Quizizz nos parece una opción muy acertada, tanto para familias como para estudiantes y docentes. 

Se pueden generar tests de diferentes materias, como matemáticas, idiomas, ciencias, geografía o historia, realizar competiciones en línea y aprovechar los cuestionarios realizados por otros docentes a través de dos modalidades juego. O bien individual o toda la clase en su conjunto. 

Descarga Quizizz para iOS y Android

Trello 

Otro recurso que también nos parece estupendo es Trello. Se trata de una app gratuita, que nos resultará especialmente útil en términos organizativos: algo de vital importancia a la hora de trabajar por proyectos. A través de Trello podremos crear tareas, asignarlas y organizar, en definitiva, el trabajo de cada equipo. Como te puedes imaginar, dentro de la aplicación se pueden adjuntar documentos (imágenes, enlaces, vídeos) y el docente tiene también la posibilidad de realizar informes, crear ejercicios, etcétera. 

Descarga Trello para iOS y Android 

Quire 

Sigamos con otra app muy práctica para organizar el trabajo en equipo y, concretamente, para desplegar nuestras ideas. Quire es una app que nos ayudará a hacer juntos brainstorming o lluvia de ideas, en equipo y en tiempo real. Incluye distintas opciones, tanto para capturar información e ideas (mediante texto o fotos), como para crear planes de acción (divididos en pequeños y en grandes pasos), compartir contenido con los demás miembros del equipo y recibir notificaciones de cada cambio realizado. 

Descarga Quire para iOS y Android

Padlet 

La última app que queremos recomendarte si trabajas por proyectos es Padlet. Si hay que meterse en harina, esta es la herramienta más idónea. Porque sirve para crear muros con distintos planteamientos e ideas, resolver cualquier problema y confeccionar pósters entre todos, algo que viene fenomenal, tanto para la fase previa de trabajo e investigación como en la de presentación del resultado final. 

Descarga Padlet para iOS y Android

Fomentar el desarrollo de la autonomía personal es un objetivo importantísimo en la etapa de Educación Infantil, es decir, de los 3 a los 6 años. Los niños autónomos son capaces de hacer solos actividades que tienen que hacer los niños de su edad y en su entorno sociocultural. 

Los niños que no son autónomos, pues, son dependientes y necesitan ayuda para hacer muchas tareas cotidianas, tanto en la escuela como en casa. Aunque en el entorno educativo estas carencias se hacen todavía más evidentes. Progresar en los hábitos de la autonomía personal contribuye a su desarrollo como individuos, pero también en el ritmo de aprendizaje y en sus relaciones e interacciones sociales. 

¿Y cuáles son estos hábitos tan importantes?

El niño puede ser autónomo en todas esas tareas y hábitos que no le supongan ningún peligro. Así, según el área, pueden ser: vestirse (elegir la ropa, ponerse y sacarse los pantalones, calcetines, abrigos, cremalleras, botones…), la higiene (control de esfínteres, lavarse las manos, los dientes…), comer (hacerlo solo, usar los cubiertos…) y vivir en sociedad (saludar, dar las gracias, pedir por favor, ordenar…). 

Fomentar la autonomía es un camino largo. Un viaje en el que debemos armarnos de paciencia, con el objetivo de acompañarlos hasta conseguir que cada vez nos necesiten menos, a padres, madres y docentes, para hacer aquello que de mayores todos sabemos hacer: vestirnos, comer, caminar, lavarnos los dientes o cruzar la calle con toda precaución. 

Para ayudaros en este cometido hemos seleccionado una serie de aplicaciones que sirven para fomentar la autonomía. En ningún caso sustituyen el acompañamiento del adulto, pero muchas veces pueden resultar útiles para trabajar determinados hábitos. ¡Esperamos que podáis aprovecharlas!

Daily Tasks 

Daily Tasks es una app que sirve para entrenar las habilidades motrices finas de los niños, así como su capacidad de concentración. Aquellos que la han diseñado lo han hecho con la voluntad de encajar con las necesidades de los niños con TEA (Trastorno del Espectro Autista). No obstante, la app también puede resultar interesante para trabajar con los niños que tengan dificultades para concentrarse. Es la historia de las tareas diarias, interactiva y atractiva, para aprender cómo y cuándo debemos cuidar nuestra higiene. 

Descarga para iOS y Android

Respira, piensa y actúa (Sesame Street) 

Los personajes del legendario Barrio Sésamo nos acompañan en esta app, el título de la cual ya evidencia sus objetivos. Se trata de una herramienta que sirve para entrenar la capacidad de convivir con los demás y de resolver problemas cotidianos. A través del mantra “Respira, piensa y actúa”, los niños irán adquiriendo vocabulario emocional, estrategias y capacidad para hacer frente a los pequeños problemas cotidianos. Lo harán con certeza, seguridad y empatía. Calma… ¡y a jugar!

Descarga para iOS y Android

José Aprende 

He aquí un juego bien desarrollado. José es el protagonista de una aventura que guía a los niños, escuela y familia en el aprendizaje de los autocuidados, las rutinas y las emociones. Lógicamente, se tratan temas como la higiene personal, las comidas y las relaciones con los demás. Cuenta con un montón de pictogramas táctiles, ilustraciones interactivas y un cuento que funciona como hilo conductor. Nos gusta porque es una app sencilla, pero súper útil. 

Descarga para iOS y Android

iSecuencias

iSecuencias es una aplicación de aprendizaje para niños, desarrollada por la Fundación Planeta Imaginario. Se basa en un total de 100 secuencias. Los protagonistas son seis personajes que van apareciendo en secuencias, mediante las que se trabajan hábitos de autonomía, como lavarse las manos, los dientes, vestirse o ir a dormir. Lástima que solo esté disponible para iOS. 

Descarga para iOS

¡Buenas noches, Caillou! 

Si bien es muy importante dejar a un lado las pantallas en las horas previas a ir a dormir, esta app nos puede ayudar en otros momentos de la jornada. Cuenta con 20 actividades diferentes para contribuir a que los niños interioricen las rutinas de antes de ir a dormir: lavarse los dientes, cazar estrellas, contar ovejas, etcétera. La narración es a cargo de un personaje entrañable: Caillou y hay distintos juegos, como rompecabezas, actividades táctiles, canciones… 

Descarga para iOS y Android  

La Educación Visual y Plástica no debería ser una materia aislada en nuestras aulas. Cuando hablamos de Educación Visual y Plástica hablamos de arte. Y si ponemos el arte en el centro de todo, nos encontramos sobre la mesa con numerosas conexiones con otras áreas de conocimiento. 

Trabajar mirando hacia distintos horizontes en los contenidos de la Educación Visual y Plástica es un oportunidad para ofrecer a los alumnos una visión transversal de distintas materias y conceptos. Así, los docentes debemos saber que no solo educamos en el arte, sino que acompañamos a los niños y niñas en muchos otros aprendizajes, como la música, el cómic, la historia, las matemáticas, la lengua…

Y no solo eso. Un aprendizaje transversal a través de la Educación Visual y Plástica también implica la expresión oral, el intercambio de emociones y su representación a través de las creaciones. Hoy queremos hablarte de las diferentes conexiones posibles entre la Educación Visual y Plástica con otras áreas de conocimiento. ¡Vamos allá! 

El cómic: lengua y expresión

El noveno arte, el cómic, siempre ha estado accesible. ¿Cuántos niños han disfrutado, desde hace décadas, de los populares tebeos? Hoy el mundo del cómic se nutre, además, de un amplio abanico de propuestas, ricas y variadas, que pueden convertirse en un recurso magnífico para los docentes. En el Área de Educación Visual y Plástica, pero también en materias como Lengua, Literatura o bien Historia. Propuestas como las de la colección Mamut de Bang Ediciones nos pueden resultar útiles para acercar el cómic a los más pequeños (a partir de 3 años) en sus primeras lecturas, a través de un lenguaje tan placentero y visual como es este. Aquí encontramos grandes propuestas de éxito, como la serie Superpatata de Artur Laperla, Marcopola de Jacobo o Astro-Ratón y bombillita de Fermín Solís. 

Títulos tan fundamentales como los de Astérix y Obélix de Goscinny y Uderzo o la ingeniosa y divertida colección de Ana y Froga d’Anouk Ricard pueden resultarnos de gran ayuda para presentar el formato. Ya en secundaria, hay obras que pueden ayudarnos - y mucho -  introducir una gran variedad de temas: Arrugas de Paco Roca (la vejez, el Alzheimer), Adolf d’Osamu Tezuka (la Segunda Guerra Mundial), Mary Shelley: la muerte del monstruo de Julio César Iglesias y Raquel Lagartos (una biografía para explorar el universo de la creadora de Frankenstein) o bien Antonio Machado. Los días azules de Josep Salvia y Cecília Hill (un recorrido por los últimos años de vida del poeta Antonio Machado). 

Al proceso de lectura hay que añadir otra fase, que probablemente fascinará a los niños y a los jóvenes. Es el de creación. Un taller de cómic es una propuesta perfecta para trabajar en diferentes direcciones de la expresión visual y plástica, el lenguaje y la narrativa.

Matemáticas: observación, análisis y vivencia

En su visión sobre docencia y aprendizaje, Smole (2000) recuerda a los docentes que el aprendizaje matemático, ya desde la educación infantil, no puede realizarse a través de actividades ocasionales y fortuitas. Desde las primeras edades, hay que ofrecer a los niños situaciones culturales y de interacción con el resto. 

Tenemos en nuestras manos la capacidad de crear situaciones didácticas en las que puedan fusionarse los contenidos del aprendizaje matemático y del área de Educación Visual y Plástica. Una de muy interesante puede ser la de la observación, el análisis y la interpretación de obras de arte (pintura, escultura y arquitectura), centrada en la descripción objetiva de los elementos del alfabeto visual que se pueden reconocer en la obra: líneas, puntos, manchas, figuras, volúmenes, superficies, texturas, colores...

La siguiente fase, que es la de la interpretación, debe ofrecer  los alumnos la evocación creativa, centrada en la obra contemplada. ¿Qué crees que es? ¿Qué te recuerda? ¿Qué título le pondrías? Las dos fases ofrecen al niño la capacidad de ser analíticos y, a la vez, de poner en funcionamiento la extraordinaria maquinaria creativa. 

Música: colores, sonidos y emociones

Como máximo, dedicamos a la materia de música un hora a la semana. Al igual que la Educación Visual y Plástica, esta suele ser otra de las materias relegadas a la anécdota o el pasatiempo. A pesar de eso, desde el punto de vista científico, hay estudios que demuestran cómo es de importante la música, las artes visuales y el movimiento en el desarrollo del cerebro y de la función cognitiva. De hecho, no hay cultura, ni pasada ni presente, que no haya desarrollado de algún modo las artes.

La música nos produce bienestar, porque es capaz de estimular nuestro sistema de recompensas cerebrales. La música nos hace liberar dopamina y esto nos hace sentir bien. Y si pudiéramos practicarla, todavía más. 

Pero, ¿qué relación existe entre la música y el arte? Wagner o Chopin relacionaban la música con el color y la pintura. Kandinsky supo dar matices psicológicos al color y el compositor y pianista Scriabin asoció colores a doce tonalidades de la música. 

Las teorías asociativas entre música y color son complejas y profundas. Por este motivo, os recomendamos la lectura del trabajo de Rocío Barrio Paz donde, además, se nos ofrecen distintas propuestas de intervención con los alumnos en el aula.

Una de las más interesantes consiste en realizar una audición en el aula de dos fragmentos musicales del Concierto para flauta nº1 y del Requiem de Mozart, sin haber explicado antes a los alumnos las teorías sobre el color. La experiencia es un ejemplo de cómo dejar confluir dos materias, ofrecer a los niños espacio para la expresión de las emociones y la creación y obtener resultados sobre una actividad, interesantísimos en el ámbito pedagógico y en nuestra propia área de intervención. 

1 Comment

En el año 2009, María Acaso, profesora e investigadora especializada en el área de Educación Artística (Universidad Complutense de Madrid y Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia) publicó un libro, no exento de polémica, que se definía perfectamente a través de su título: La educación artística no son manualidades: Nuevas prácticas en la enseñanza de las artes y la cultura visual. Los Libros de la Catarata, Madrid, 2014

Y si bien el libro recibió muchas críticas, con las cuales la autora no está del todo en desacuerdo, este ha servido para asentar muy bien las bases que ha de tener, según el criterio de una profesional como Acaso, la educación artística en las aulas. 

Las manualidades son cosas que hacemos con las manos, sí. Pero con las manos lo hacemos casi todo: fregar los platos, poner agua con una jarra, doblar toallas de baño. La magia de todo, sin embargo, reside en cómo hacemos estas cosas y por qué las hacemos. Y según Acaso, los productos artísticos deben trabajarse sobre tres grandes premisas: el proceso, la creatividad y el conocimiento. No podemos construir, pues, la experiencia de la educación visual y plástica sobre un taller de hacer muñecos con tubos de rollos de papel higiénico. 

En la nueva educación visual y plástica, niños y docentes tienen un papel protagonista en el proceso creativo. Pero, ¿por qué? ¿Por qué razones hay que dar la relevancia que tiene esta área de conocimiento en las aulas? ¿Cuáles son las bondades de invertir tiempo y recursos a los procesos de creación?

1. Contribuye, como un juego, al desarrollo intelectual de los niños

La expresión plástica es un proceso de simbolización que impulsa el desarrollo intelectual de los niños. La teoría de Piaget, basada en la tesis evolucionista de James Mack Baldwin, a la que hace referencia en este artículo Acaso, explica que el desarrollo de la expresión plástica constituye un proceso de simbolización imprescindible para el desarrollo intelectual de los niños. Piaget defiende que los niños no son adultos menos informados, sino que, bien al contrario, son seres humanos en pleno proceso de desarrollo de su inteligencia. El juego es el proceso de simbolización más importante y la expresión plástica, un juego más. 

2. Ofrece un espacio único (e indispensable) de expresión emocional

Investigadores como Read o Richardson consideran que los niños y las niñas practican el arte porque tienen una necesidad innata de expresar sus emociones. Si bien estas teorías estan influenciadas por el psicoanálisis, la expresión artística es imprescindible para la salud mental de los niños. Así, el arte infantil no es una finalidad, sino un medio. A través de la expresión artística, los niños y niñas liberan sus ansiedades, sus miedos y sus problemas… 

3. Crea conciencia de tiempo, espera y valor

Las obras de arte requieren tiempo. ¿Alguien conoce un buena película que se haya hecho en unas horas? ¿Quién ha leído alguna vez un buen libro de poemas escrito en menos de una semana? Los buenos procesos creativos requieren tiempo y, por tanto, generan conciencia de espera y nutren de valor cualquier obra. Sí, también la de los niños, que, reiteramos, no son adultos menos informados, sino seres humanos desarrollando su inteligencia, con los cinco sentidos desplegados. 

4. Abre horizontes y ensancha puntos de vista

¿Qué hay más allá de una obra de arte? Precisamente es la consideración de los niños como seres capaces, preparados para el descubrimiento de la vida, que es necesario nutrir el aula de nuevos horizontes artísticos y culturales. A través de la educación visual y plástica tenemos la oportunidad de compartir juntos un camino lleno de descubrimientos y referencias. El arte asociativo, el poder de las imágenes y la facultad de crear a través de nuevos modelos es una experiencia única y vital para contribuir al crecimiento de los niños en el aula. Hay que tener en cuenta, además, que la educación artística tiene en su paraguas otras expresiones: la plástica, la musical, la corporal, la verbal… profundamente ancladas en los sentimientos.

5. Nos conduce a una razón intelectual

Todas las obras de arte, entendidas como tales, se construyen sobre una razón intelectual que nos conduce necesariamente a la reflexión. Así, por ejemplo, Germinal (Emile Zóla) es una novela naturalista que pone sobre la mesa la lucha de los trabajadores contra el capital; el Guernica (Picasso) evoca la barbarie de la guerra. Hasta la Fuente (Duchamp), un urinario, revela el profundo deseo de desacralización del artista.

Resumiendo, estas no son las únicas razones por las que pensamos que hace falta trabajar la educación visual y plástica en el aula. Reivindicamos, además, la educación artística, consciente y profunda, que contribuya a la expresión de los niños y reconozca su capacidad y necesidad de expresarse y expresar.

Los recursos manipulativos en el área de matemáticas son perfectos para el aprendizaje, pero sobre todo, para que los niños y niñas se convierten en auténticos protagonistas de este proceso vital. A continuación, os presentamos diez propuestas de recursos manipulativos para trabajar las matemáticas en las aulas de Educación Infantil.

1. Encontrar los elementos iguales. A través de esta actividad los alumnos estimularán la discriminación visual, dándose cuenta de las semejanzas y las diferencias, en este caso de los calcetines. A partir de preguntas que haremos a los alumnos, ellos pueden verbalizar las características de los objetos. Y todo esto con elementos cotidianos que harán despertar su interés.

calcetines3

2. Más grande que, más pequeño que. A través de material manipulable los alumnos pueden experimentar longitudes y compararlas. Una opción es hacer serpientes de plastilina de diferentes medidas.

3. Supermercado en el aula. Esta actividad puede convertirse en todo un proyecto que después puede permanecer en el aula como un rincón. Además del juego simbólico y el lenguaje, también se trabajan las matemáticas. Conocer el valor de los billetes y monedas y las cantidades y medidas son algunos de los contenidos que se trabajarán.

mates supermercado

4. Crear figuras geométricas a partir de un modelo. De manera manipulativa los alumnos pueden conocer las características de las formas geométricas. Las actividades que se pueden realizar son muy variadas: hacer las figuras con plastilina, crearlas con palos a partir de un modelo, encajar la figura en el dibujo correspondiente o hacer rompecabezas para formar una.

Actividades para enseñar figuras geometricas - Educahogar.net
Actividades para enseñar figuras geometricas - Educahogar.net

5. Simetría con piezas de LEGO. Este es un recurso con múltiples aplicaciones para los aprendizajes de pequeños y adultos. Una de estas aplicaciones es trabajar las matemáticas con los más pequeños de una manera manipulativa. Para trabajar la simetría los niños y niñas tienen que reconocer la figura y su posición para después reproducirla en la otra parte, una buena manera de iniciarse en el desarrollo de esta habilidad.

Teach symmetry in a fun, hands-on way!

6. La pecera. El objetivo de esta actividad es que los alumnos reconozcan y relacionen los números del 0 al 9. Se utilizan varias imágenes de peceras con diferentes cantidades de peces dentro. Al acabar de hacer los recuentos, la segunda parte de la actividad consistirá en identificar los números en los cartones que tenemos. Si están, tendremos que taparlos con una chapa.

7. Kandinsky, una obra de arte colectiva. Después de visionar este vídeo sobre la obra de Kandinsky, se pide a los alumnos su participación para la elaboración de una obra de arte colectiva. La observación les permitirá deducir la presencia de círculos y cuadrados y hablando sobre ello hará que utilicen vocabulario matemático: grande, mediano, pequeño, cuadrado, muchos, pocos... A continuación, abrirán una caja de cartón llena de círculos, colores y series. En otras sesiones podemos trabajar con estas figuras para crear su propia composición y después, unirla con la de los otros compañeros.

8. El juego de las cajas. Este juego permitirá a los niños y niñas familiarizarse con el espacio y las dimensiones. Se instalarán en la clase varias cajas de cartón grandes con las que podrán interactuar libremente, poniéndose dentro y jugando al escondite. Desde nuestra posición de docentes tendremos que hacerles preguntas: ¿Creéis que cabe Marta dentro de esta caja?, ¿Y Juan?, ¿Cuántos niños y niñas pueden ponerse aquí dentro? A parte de trabajar el vocabulario matemático, utilizarán los números y harán recuento.

9. Sumas. Se pueden utilizar diferentes procedimientos de conteo para encontrar el resultado de una suma. Trabajar las operaciones, en este caso la suma, de manera manipulativa es una gran ayuda para que los alumnos acaben interiorizando este proceso a través de la vista y el tacto.

10. Continuar la serie. Con esta actividad se trabaja el pensamiento matemático. Reproducir una serie, buscar su continuidad, buscar el error y deducir los modelos son algunos de los procedimientos que se trabajan. De esta manera los alumnos aprenden a identificar las semejanzas y las diferencias de las piezas para después clasificarlas.

Y tú, ¿qué otros recursos manipulativos utilizas?

El  ciclo del agua, también llamado ciclo hidrológico, es el proceso de circulación del agua a través de todos los espacios de la hidrosfera. Se trata de un ciclo biogeoquímico, en el cual no hay ninguna intervención química, porque el agua solo cambia de estado físico y se mueva de un lugar a otro. Hoy te damos 7 datos curiosos sobre el ciclo del agua.

educación-docente-agua

¿Sabías que el 70% de la Tierra está cubierta de agua? Del total, solo un 3% es agua dulce, y la mayor parte (un 2%) está congelada.

educación-docente-agua

El ciclo del agua ha hecho que durante más de dos mil millones de años, esta cantidad no haya disminuido ni aumentado.

educación-docente-agua

El suelo evapora cada día un billón de toneladas de agua. Después de pasar unos días en la atmósfera, esta vuelve a la superficie en forma de precipitaciones.

El agua en la atmósfera se renueva a través de las precipitaciones cada 9 días.

Durante 100 años, una molécula de agua pasa 98 años en el océano, 20 meses en forma de hielo, 2 semanas en ríos y lagos y menos de una semana en la atmósfera.

Una gota que hoy llegue al mar, tardará una media de 3.000 años en salir, ya sea porque se evapora, porque se filtra o porque se congela en un casco polar.

Para evaporar 1 metro de agua en un año, se necesita una energía de 80 W/m2.

Se habla mucho de Mindfulness. Se ha puesto de moda, es cierto. Pero, ¿es Mindfulness todo aquello que luce? El Mindfulness o atención plena es la concentración de la atención y la conciencia. En Occidente la ha popularizado Jon Kabat-Zinn, pero sus raíces son el budismo. Aun así, el Mindfulness se enseña y se transmite desprovisto de cualquier vestido religioso o bien oriental.

educacion-docente

educacion-docenteEs una filosofía y un conjunto de prácticas: CIERTO

El Mindfulness o atención plena es, en realidad, un estado mental. En este, nuestra atención solo se tiene que dirigir a aquello que sentimos y percibimos en el momento presente. A través de esta filosofía y mediante una actitud de observador curioso, pero no crítico, aceptamos sin juzgar. Y lo hacemos a través de un conjunto de prácticas que podemos llevar a cabo en el ámbito cotidiano.

 

educacion-docenteEs poner la mente en blanco: FALSO

Mindfulness no es poner la mente en blanco, ni dejar de sentir, en absoluto. No es tratar de no pensar en nada, ni de intentar abstraerse de cualquier pensamiento. Se trata de focalizar la atención en aquello que sucede en aquel momento, aceptándolo y sin juzgarlo, intentando que los pensamiento no provoquen interferencias.

 

educacion-docenteEs útil para mejorar nuestra salud física y psicológica: CIERTO

Hay diferentes estudios científicos que reconeixen el Mindfulness como una práctica beneficiosa para mejorar nuestra salud física y psicológica. Tanto es así que existen más de 700 programas basados en Mindfulness que se aplican en hospitales y clínicas del mundo, con el objetivo de curar y reestablecer el equilibrio entre cuerpo y mente. Son, en definitiva, un complemento vital para las terapias científicas.

 

educacion-docenteEs la solución a todas las cosas: FALSO

Lo reconocen los expertos y es evidente: el Mindfulness no es la solución a todas las cosas. La terapeuta holandesa Snel (Tranquilos y atentos como una rana, Kairós) explica que el Mindfulness no es una varita mágica con la que puedas apuntar hacia un sitio y hacer que todo vaya bien. Pero, en sus propias palabras, “te enseña a hacer surf sobre las olas”. Consiste en relajar la mente antes de afrontar una situación difícil y en ser consciente de lo que haces mientras lo estás haciendo.

 

Lo puede hacer todo el mundo: CIERTO

El Mindfulness está al alcance de todo el mundo. No hay que ser místico, tener problemas graves o haber hecho meditación o yoga durante muchos años. Nuestro estilo de vida, rápido y ajetreado, no ha llevado donde estamos todos. Todo el mundo puede practicar Mindfulness o atención plena: pequeños y adultos de todo tipo tenemos la oportunidad de empezar. ¡Y de mejorar nuestra vida por el camino!

educacion-docente