Tag Archives: Recursos

Hoy colgamos un artículo navideño con la colaboración de Lluís, de @racomusical. Disfrutad mucho de las actividades, y sobre todo, sentirlas, ¡porque las propuestas musicales que nos trae Lluís son para realizar en el aula durante esta época del año tan especial!


¡Hola! Ya tenemos muy cerca la Navidad, y con esta, un montón de actividades que nos preparan, advierten y gracias a las cuales prestamos más atención a este bonito momento del año. Hoy os traigo cinco actividades musicales para hacer en el aula en diferentes ciclos de primaria. Las dos primeras actividades son 2 propuestas basadas en la audición, las emociones y las sensaciones que la música nos despierta. Las tres siguientes son propuestas basadas en el lenguaje musical y la canción. 

Previamente a la realización de las dos primeras propuestas, seleccionaremos una audición de una obra que consideremos que puede generar en los y las oyentes sensaciones y emociones que podemos atribuir a la estación de invierno y un ambiente navideño (calidez familiar, ambiente navideño, contraste entre el frío de la calle y el calor del hogar, etc.) Para este tipo de actividades me gusta seleccionar piezas musicales instrumentales, sin letra. De esta manera facilitaremos la conexión con la “emocionalidad” que nos aporta la música sin vernos influenciados por la letra. 

Algunos compositores que recomendaría para esta propuesta son: Danny Elfman, Alan Silvestri, Claude Debussy, Vikingur Ólafsson.

1. Audición y escultura (CM i CS) 

En esta actividad les propondremos la audición de una obra que hemos seleccionado y les pediremos que se centren y reflexionen a partir de los aspectos comentados anteriormente en la introducción. 

Propondremos una conversa dirigida por el maestro o maestra en que el alumno/a exprese lo que ha sentido, pensado, visualizado o imaginado durante la audición.
Tras esta puesta en común, cada alumno/a trasladará sus aportaciones con una escultura de fango nacida de la audición y reflexión navideña. 

En mi caso, me gusta para este tipo de actividad proponer que sus obras sean más figurativas que abstractas y, que la misma obra, exprese aquello que han sentido durante la audición.

2. Movimiento y creación corporal (Todos los ciclos) 

En esta segunda propuesta, la primera parte sería similar a la del ejercicio anterior en cuanto a la reflexión individual y la puesta en común con toda la clase (o en equipos cooperativos si se quieren generar conversaciones en grupos más reducidos)

En la segunda parte se les pedirá que expresen con el cuerpo, sin palabras, las sensaciones y emociones que les ha transmitido la música. Este ejercicio lo haríamos de forma individual y delante del resto del grupo. Por ejemplo, se pueden colocar en un círculo de pie para que así todos y todas podamos ver y tener conciencia de los movimientos que se vayan realizando.

Seguidamente se entregarán unas cintas y/o pañuelos de colores. Las cintas pueden ser de rítmica. En mi aula utilizo ambos materiales conjuntamente. Con este material se creará una composición corporal grupal con la música acompañando la escena y representando la Navidad y el invierno conjunta y corporalmente.

3. Interpretación instrumental (CI i CM)

Para esta actividad tendremos que conocer previamente el lenguaje instrumental y técnica del instrumental que vayamos a tocar.
Propongo aprender a interpretar, con el carillón o xilófono presencial o virtual, un villancico que aprenderemos para cantar con el instrumento. 

Para facilitar la interpretación y poder centrarnos más en la percepción de lo que tocamos, y no tanto en la dificultad de leer la partitura sin hacer un trabajo previo en profundidad, proporciono a mis alumnos/as una partitura de colores. Estas las encontraréis para descargar en mi web y se trata de asociar cada color a una nota del pentagrama. A la vez también facilito un instrumento de placa (carillón o xilófono) donde cada placa está marcada con un color correspondiente a su nota. 

De esta manera, el alumnado no hace falta que tenga grandes conocimientos de lenguaje musical para poder interpretar los instrumentos.

4. Canción: creación cooperativa (CS)

En esta actividad el objetivo es la creación de un villancico en equipos cooperativos. Como si se tratara de escribir un poema, los y las alumnas crearán su propio villancico. 
Cada uno de los miembros del equipo (recomiendo hacerlos de 4) creará un verso o una estrofa de la canción. Cuando el equipo tenga creado su “poema de Navidad”, conjuntamente con el maestro o maestra de música crearán la melodía.

Lo suelo hacer con la guitarra y les muestro los diferentes acordes que podrían casar con la canción y son ellos los que van decidiendo cuáles quedan mejor en relación a la idea que tenían.

Finalmente, ponemos ritmo a la canción, ¡y ya tenemos nuestro villancico!

5. Canción y acompañamiento instrumental (CM I CS)

En el último ejercicio de hoy, partiremos de un villancico que el alumnado ya conozca o creamos que les resultará fácil de aprender (siempre con las técnicas pertinentes). 

Primeramente las repasaremos y nos aseguraremos de que las conocen bien, tanto en el ámbito rítmico-melódico como en la letra. Cuando ya la sepan todos y todas correctamente, pediremos que, por equipos cooperativos, creen una percusión corporal para acompañar la canción. 

En cuanto al lenguaje musical, y dependiendo de los conocimientos que tenga nuestro alumnado, asociaremos cada parte del cuerpo a una forma rítmica. En mis clases lo hago así: 

  • Muslos: semicorcheas
  • Pecho: corcheas
  • Manos: negras
  • Pies: blancas

También podríamos asociar sus ritmos a diferentes instrumentos de pequeña percusión: claves, triángulo, crótalos, caja china y pandero

De esta manera ellos/as mezclarán estos movimientos según el ritmo que decidan. 

Finalmente haremos un concierto, cada equipo cooperativo con su canción y su acompañamiento.

El 20 de noviembre de 1989 es un día muy importante: los países de todo el mundo se pusieron de acuerdo para aprobar el texto definitivo de la Convención sobre los Derechos del Niño. Por eso, cada 20 de noviembre se celebra el Día Universal del Niño, una jornada que debe ser útil para fomentar la fraternidad entre los niños y niñas del mundo y para recordar, claro, que los niños tienen derecho a la salud, la educación y la protección, sin importar el lugar del mundo en el que hayan nacido. 

Según la UNESCO, casi un tercio de los adolescentes del mundo han sufrido acoso escolar. Son datos de las estadísticas que se destinan a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible relativo a la educación. El bullying o acoso son aquellos comportamientos intencionales y agresivos entre compañeros y estudiantes, ejecutados de manera repetida o cuando se observa que existe un desequilibrio evidente entre el poder real o el percibido. 

Para AEPAE (Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar), fundadora e impulsora del Plan Nacional contra el Acoso Escolar, nuestro sistema educativo necesita mejorar urgentemente la convivencia en los centros educativos y combatir el acoso en todas sus manifestaciones posibles. Porque los niños tienen derecho a ir a su centro escolar con libertad, seguridad y sin miedo. 

¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

No hay que esperar a que se produzca un caso de acoso escolar o bullying para empezar a trabajar contra esta lacra. No hace falta que ningún niño o niña sufra para que esto no vuelva a suceder o se detecte antes de que sea demasiado tarde. Así pues, es muy importante poner en marcha actividades e iniciativas que nos ayuden a prevenir el acoso escolar. Pero, ¿cómo? 

En primer lugar, os recomendamos visitar la página web de Educación de vuestra comunidad autónoma. En Cataluña, por ejemplo, tenemos existe el Proyecto de convivencia. A través de #aquíproubullying encontraréis mucha información para los equipos de convivencia del centro.  

A través de los Mòdulos formativos se ofrece formación para docentes y alumnos con el objetivo de mejorar la convivencia, desarrollar habilidades y actividades que capaciten al alumnado. Hay contenido para Primaria, Secundaria y Familias. Aquí se habla sobre qué es el acoso escolar, de competencias socioemocionales, gestión positiva de conflictos, detección y freno del acoso y uso seguro y responsable de las redes. 

Otra propuesta, que no excluye las anteriores, es la del equipo de referencia, formado por miembros de la comunidad escolar, con una composición mínima que debe ser la siguiente: un miembro del equipo directivo, tres alumnos, dos docentes, un miembro del AMPA y un profesional no docente. Desde aquí se puede gestionar el proyecto de convivencia del centro y hacer un seguimiento de los posibles casos. 

Te invitamos a indagar acerca de los distintos planes que ofrecen las comunidades autónomas a través de sus consejerías de educación, para obtener materiales adaptados a cada región, como por ejemplo, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Junta de Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia, País Vasco, etcétera.

Un banco de recursos per prevenir y tratar el bullying

Hay muchísimas cosas que podemos hacer para prevenir y tratar el bullying si se produce. No obstante, somos de la opinión de que antes de que se dé un caso, hay que trabajar con los alumnos para fomentar la buena convivencia entre compañeros/as. 

PDA Bullying es una plataforma que ofrece una propuesta de buenas prácticas para la prevención, detección y actuación ante casos de acoso escolar y ciberacoso con origen en el entorno educativo y otras violencias entre iguales, en la infancia y la adolescencia.

En su banco de recursos podemos encontrar un montón de contenidos y recursos para trabajar con los alumnos en el aula: actividades, aplicaciones, artículos, concursos, cortometrajes, dinámicas, recomendaciones de libros y películas, talleres, obras de teatro, webs y videojuegos. 

Libros y cuentos recomendados

La mejor manera de trabajar la empatía es, sin ninguna duda, hacerlo a través de la lectura. Leyendo conocemos las historias de los demás e imaginamos cómo debe ser sentirse como ellos. Por eso, os hacemos algunas propuestas interesantes, tanto para Primaria como para Secundaria: 

Empezamos por los más pequeños: 

Y ahora los mayores: 

Para terminar… actitudes prácticas para combatir el acoso escolar en el aula

A todo esto hay que sumar una actitud proactiva para evitar que se produzcan casos de acoso escolar en el aula. 

1. ¿Sabes cómo son tus alumnos? Observa bien cuáles son los perfiles y trabaja teniendo siempre presente si hay niños más vulnerables, más fuertes o bien con actitudes compatibles con el acoso escolar. Esto es importante a la hora de organizar grupos de trabajo, en el momento de gestionar conflictos, tanto en el aula como en el tiempo de recreo, y para desactivar actitudes inadecuadas. 

2. Inteligencia emocional para la resolución de conflictos. Hay que empezar desde bien pequeños a diferenciar entre las cosas que están bien y las que están mal. La resolución de  conflictos debe llegar por la vía de la inteligencia emocional. De otro modo, no los estaremos ayudando. 

3. Actitud observadora. Como docentes debemos procurar tener una actitud observadora, que nos permita detectar el principio del acoso escolar. Porque este no se dará solo en el patio, cuando los niños o los jóvenes estén solos. Es muy probable que las actitudes despóticas y de abuso se produzcan también en el aula. Neutralizarlas es fundamental.

4. El acoso velado. El bullying no siempre (o no solo) se manifiesta a través del maltrato físico. Muy a menudo el acoso es psicológico y absolutamente demoledor para la víctima, porque se gesta a través del desprecio y el aislamiento. 

La complejidad de intervenciones, emociones y dinámicas que hay que manejar para gestionar una cuestión tan delicada como el acoso escolar exige de nosotros mucho esfuerzo. Sin embargo, la buena convivencia entre nuestros alumnos, la construcción de personalidades fuertes y resilientes lo merece. Adelante, ¡juntos!

¡Actualizamos los saludos para entrar en clase! Hasta ahora teníamos un imprimible con seis maneras de saludar a los y las compañeras, así como al o la maestra, justo antes de pasar por la puerta del aula. Encontraréis la plantilla en el artículo Saludos para entrar en clase. Aun así, en este queremos adaptar las acciones que propusimos con tal de cumplir con las medidas sanitarias. 

La idea es muy similar a la plantilla de saludos original. Los y las alumnas se ponen en fila al lado de la puerta y, cuando sea su turno, deberán elegir la forma con la que os quieren saludar. Deben elegir entre los diferentes saludos: señalar una sonrisa con el dedo sobre la mascarilla, una celebración, un baile, chocar con los pies, chocar con los codos y guiñar el ojo.  

¡Ya sabéis el mecanismo! Cuando hayan elegido, os saludáis y el alumno puede entrar a clase. Otra opción, para reforzar los lazos entre ellos y ellas, es que cada día se ponga un alumno/a diferente en vuestro lugar para saludar a todos sus compañeros. 

Seguro que os gusta a todos y todas empezar así el día. Podéis descargar el imprimible en el siguiente enlace:

El curso escolar ya ha empezado. Se trata, sin duda alguna, de un comienzo difícil. El miedo y la incertidumbre están presentes, pero no hace falta decir que tanto docentes como niños y jóvenes tienen ganas de volverse a ver. 

Recomenzar para aprender y compartir, a pesar de las circunstancias. Pero habrá que estar preparados. Con el confinamiento, la digitalización avanzó a pasos de gigante, pero todavía hay mucho trabajo por hacer. 

Hoy queremos compartir con vosotros una selección de herramientas y recursos que os permitirán innovar en el ámbito escolar, ser más eficientes en la docencia, tanto presencial como a distancia. ¿Empezamos? 

Jugar online

Si hay algo que entusiasme a los peques es jugar. Sencillamente, jugar. A veces cuesta encontrar recursos útiles, actualizados y de calidad, pero tenemos opciones interesantes. A continuación, te presentamos unas cuantas para trabajar con los alumnos en todo tipo de ámbitos: Mundo Primaria, Academons, Educaplus, Cristic, Toy Theater, Abcya. La mayoría pueden funcionar en la web, a través del navegador, pero también desde una app, en móviles o tabletas. 

Crear actividades interactivas

¿Y si fueras tú mismo quién pudiera crear actividades interactivas para los alumnos? Puedes hacerlo y es muy fácil. La mayoría de herramientas que te propondremos a continuación son perfectas para crear juegos de palabras, adivinanzas, juegos de memoria, comprensión lectora, matemáticas, etcétera. Además, también puedes acceder a actividades creadas por otros docentes que las hayan querido compartir. Echa un vistazo a Genially, WordWall, LearningApps, ProProfs o Educandy

Crear cómics 

Los cómics son un recurso fantástico para ganarnos el interés de los alumnos. Vamos a leer cómics y vamos a trabajar el género por el camino de la creatividad. ¿Sabías que hay herramientas que pueden ayudarnos en la parte técnica más complicada? Mira estos cuatro recursos, porque son oro: Pixton, StoryboardThat y Storybird.

Crear rúbricas

Han evolucionado los métodos, han evolucionado los aprendizajes y también las formas de evaluar. Como sabes, las rúbricas son una herramienta que permite a los propios estudiantes evaluar sus aprendizajes a distintos niveles, ofreciéndoles la posibilidad de observar sus propios errores y aciertos, de manera detallada y obteniendo el feedback de sus compañeros. ¿Qué herramientas pueden ayudarnos a crear rúbricas? Rubistar, Rubrik MakerERubrica te resultarán muy útiles.

Gamificar 

La gamificación es mucho más que una tendencia. Y las herramientas online pueden ayudarnos a hacer un trabajo estupendo. Hay distintas opciones para crear concursos y exámenes muy divertidos, a través del juego. Todas las herramientas que te presentamos  tienen su versión web y muchas también cuentan con app. Con estas, los alumnos tendrán espacio para dar rienda suelta a su creatividad, investigar y cooperar. Prueba con estas opciones: Socrative, Quizizz o Kahoot!

Innovar (realidad aumentada)

Y terminamos este especial de herramientas innovadoras para empezar el curso con una serie de recursos para descubrir el campo de la Realidad Aumentada. Gracias a estas, los alumnos tendrán la oportunidad de disfrutar de experiencias de imagen y sonido a través de sus dispositivos. ¿Te apetece probar alguna? FETCH! Lunch Rush, Acrossair, Aug That, ZooKazam, Google Translate, Body Planet o Star Chart. Sigue descubriendo e innovando: ¡las opciones son infinitas!

Y para ti, ¿qué herramientas son imprescindibles para innovar? 


Durante varias semanas, niños y niñas han vivido una situación que los adultos nunca les habríamos podido contar. No entraba en nuestros planes. Ni la película más inverosímil podía prever un contexto como el presente.

Esto nos hace difícil comprender y avanzar cuáles serán las consecuencias psicológicas a largo plazo. Hablamos del confinamiento y de todas las medidas de protección personal e higiénica que hemos tenido que aplicar a nuestra vida, sin hacer demasiados cálculos ni previsiones. Y que los niños, en su mayoría, han asumido ya como normales.

¿Y cómo nos hemos cuidado durante estas semanas? ¿Cómo han vivido los más pequeños este período raro? Es cierto que en muchos han aflorado emociones como el miedo, el desconcierto, la intranquilidad, la frustración… 

Más allá de las obligaciones, debemos ofrecer a los niños espacio para la expresión. Contarles qué está sucediendo y también cuidarles. Cuidar de su salud mental y dejarse ayudar con algunas prácticas que pueden resultar muy útiles. Hoy hablamos de relajación, mindfulness y yoga. 

La relajación, una práctica muy necesaria

Si bien todos sabemos que los niños necesitan jugar y moverse, también debemos tener presente que necesitan momentos de relajación. Tener tiempo para estar tranquilos, calmarse y descansar. Hay un montón de juegos que pueden contribuir al bienestar de los niños y también de los adultos. Practicar actividades de relajación os ayudará a todos y, además, os ofrecerá todas estas ventajas:

  • Reduce el estrés mental y muscular
  • Contribuye a la mejora de la memoria y la concentración
  • Mejora la capacidad de aprendizaje
  • Aumenta el poder de confiar en uno mismo
  • Cultiva la sensibilidad
  • Mejora la calidad del sueño
  • Minimiza la ansiedad y el nerviosismo
  • Disminuye la presión sanguínea y la angustia
  • Suma al bienestar global

¡Practica! La técnica de la tortuga 

Hay muchas actividades que podéis realizar para practicar la relajación con los niños. La técnica de la tortuga es muy conocida. El niño debe ponerse boca abajo, emulando una tortuga. El sol se está poniendo y la tortuga tiene que dormir. Hay que recoger brazos y piernas, lentamente, hasta la espalda y formar el caparazón. Después, cuando empiece el nuevo día, la tortuga tendrá que sacar otra vez las piernas y los brazos y hacerlo, también, poco a poco. 

Mindfulness, los beneficios de la atención plena

Seguro que a estas alturas, conocéis muy bien qué es el mindfulness y por qué puede ayudarnos en todas las facetas de nuestra vida, tanto a mayores como a pequeños. La falta de atención plena en todo aquello que hacemos nos resta bienestar. Por tanto, es importante que los niños aprendan a conectar más y mejor con ellos mismos, lo cual les permitirá desarrollarse de una manera saludable y desplegar todas sus (grandes) capacidades. Las técnicas de mindfulness o de atención plena son útiles para: 

  • Mejorar la atención y la focalización en el ámbito académico 
  • Incrementar la empatía y la calidad de las relaciones sociales
  • Disminuir el estrés y la ansiedad en situaciones presentes y futuras
  • Desarrollar la conciencia y el autoconocimiento 
  • Contribuir a la resolución de conflictos
  • Promover la toma de decisiones meditada
  • Mejorar la capacidad de abstracción, la lógica y el cálculo 

¡Practica! Concentrarse en un sonido

Es una actividad muy básica para empezar a practicar el mindfulness, pero os irá muy bien. Hay que concentrarse en un sonido, sencillamente en un sonido, que puede ser el de un bol tibetano. El niño debe escuchar e intentar focalizar su pensamiento. 

Yoga, cuando la diversión es bienestar

Los grandes beneficios que puede aportarnos el yoga no son ningún secreto, en absoluto. Aquellos que ya lo practican hablan de sus bondades, como si esta práctica milenaria fuera, en realidad, una vivencia mágica, sanadora… Prácticamente un milagro. 

El yoga para niños es perfectamente adaptable a cualquier edad y circunstancia. Así, pueden practicarlo los niños que son más movidos, pero también aquellos que ya son tranquilos por naturaleza. Además de ofrecer un montón de ventajas para la salud, el yoga es una práctica muy divertida y recomendable, que contribuye a: 

  • Mejorar la postura, fomentando los buenos hábitos al sentarse, caminar, estudiar…
  • Incrementar el poder de la concentración
  • Alimentar la autoestima y la conexión con uno mismo
  • Aumentar la concentración para aplicarla luego a las rutinas

¡Practica! ¡Mirad cuántas posturas!

Las posturas del yoga para niños están perfectamente adaptadas y pueden ser muy divertidas. Os recomendamos echar un vistazo a este poster, donde encontraréis una postura de yoga para cada una de las letras del alfabeto. Podéis empezar por la del avión, continuar por la de la mariposa, la cobra o el perro. ¡Y comenzad a notar en vosotros los poderosos efectos de esta buena práctica! 

Fomentar el desarrollo de la autonomía personal es un objetivo importantísimo en la etapa de Educación Infantil, es decir, de los 3 a los 6 años. Los niños autónomos son capaces de hacer solos actividades que tienen que hacer los niños de su edad y en su entorno sociocultural. 

Los niños que no son autónomos, pues, son dependientes y necesitan ayuda para hacer muchas tareas cotidianas, tanto en la escuela como en casa. Aunque en el entorno educativo estas carencias se hacen todavía más evidentes. Progresar en los hábitos de la autonomía personal contribuye a su desarrollo como individuos, pero también en el ritmo de aprendizaje y en sus relaciones e interacciones sociales. 

¿Y cuáles son estos hábitos tan importantes?

El niño puede ser autónomo en todas esas tareas y hábitos que no le supongan ningún peligro. Así, según el área, pueden ser: vestirse (elegir la ropa, ponerse y sacarse los pantalones, calcetines, abrigos, cremalleras, botones…), la higiene (control de esfínteres, lavarse las manos, los dientes…), comer (hacerlo solo, usar los cubiertos…) y vivir en sociedad (saludar, dar las gracias, pedir por favor, ordenar…). 

Fomentar la autonomía es un camino largo. Un viaje en el que debemos armarnos de paciencia, con el objetivo de acompañarlos hasta conseguir que cada vez nos necesiten menos, a padres, madres y docentes, para hacer aquello que de mayores todos sabemos hacer: vestirnos, comer, caminar, lavarnos los dientes o cruzar la calle con toda precaución. 

Para ayudaros en este cometido hemos seleccionado una serie de aplicaciones que sirven para fomentar la autonomía. En ningún caso sustituyen el acompañamiento del adulto, pero muchas veces pueden resultar útiles para trabajar determinados hábitos. ¡Esperamos que podáis aprovecharlas!

Daily Tasks 

Daily Tasks es una app que sirve para entrenar las habilidades motrices finas de los niños, así como su capacidad de concentración. Aquellos que la han diseñado lo han hecho con la voluntad de encajar con las necesidades de los niños con TEA (Trastorno del Espectro Autista). No obstante, la app también puede resultar interesante para trabajar con los niños que tengan dificultades para concentrarse. Es la historia de las tareas diarias, interactiva y atractiva, para aprender cómo y cuándo debemos cuidar nuestra higiene. 

Descarga para iOS y Android

Respira, piensa y actúa (Sesame Street) 

Los personajes del legendario Barrio Sésamo nos acompañan en esta app, el título de la cual ya evidencia sus objetivos. Se trata de una herramienta que sirve para entrenar la capacidad de convivir con los demás y de resolver problemas cotidianos. A través del mantra “Respira, piensa y actúa”, los niños irán adquiriendo vocabulario emocional, estrategias y capacidad para hacer frente a los pequeños problemas cotidianos. Lo harán con certeza, seguridad y empatía. Calma… ¡y a jugar!

Descarga para iOS y Android

José Aprende 

He aquí un juego bien desarrollado. José es el protagonista de una aventura que guía a los niños, escuela y familia en el aprendizaje de los autocuidados, las rutinas y las emociones. Lógicamente, se tratan temas como la higiene personal, las comidas y las relaciones con los demás. Cuenta con un montón de pictogramas táctiles, ilustraciones interactivas y un cuento que funciona como hilo conductor. Nos gusta porque es una app sencilla, pero súper útil. 

Descarga para iOS y Android

iSecuencias

iSecuencias es una aplicación de aprendizaje para niños, desarrollada por la Fundación Planeta Imaginario. Se basa en un total de 100 secuencias. Los protagonistas son seis personajes que van apareciendo en secuencias, mediante las que se trabajan hábitos de autonomía, como lavarse las manos, los dientes, vestirse o ir a dormir. Lástima que solo esté disponible para iOS. 

Descarga para iOS

¡Buenas noches, Caillou! 

Si bien es muy importante dejar a un lado las pantallas en las horas previas a ir a dormir, esta app nos puede ayudar en otros momentos de la jornada. Cuenta con 20 actividades diferentes para contribuir a que los niños interioricen las rutinas de antes de ir a dormir: lavarse los dientes, cazar estrellas, contar ovejas, etcétera. La narración es a cargo de un personaje entrañable: Caillou y hay distintos juegos, como rompecabezas, actividades táctiles, canciones… 

Descarga para iOS y Android  

Pintura, papel, lápiz, cola, tijeras… Son solo algunas de la gran cantidad de herramientas y materiales que habitualmente tenemos en el aula de Educación Visual y Plástica. No obstante, la expansión de las nuevas tecnologías nos ha llevado a ampliar estas herramientas y a incorporar el ordenador, el ratón y las pantallas.

Fruto de esta evolución, alumnos y docentes pueden beneficiarse de nuevas oportunidades, ampliar la cantidad de recursos y explorar nuevas técnicas. Hoy te ofrecemos algunas herramientas innovadoras para las aulas de Educación Visual y Plástica. Ideas, enlaces y recursos interesantes para nuestros alumnos. ¿Te animas a descubrirlas? A continuación, una pequeña aproximación. 

La visualización de la producción artística 

Cualquier soporte tecnológico puede ser válido para la visualización de producciones artísticas. Estos recursos ya estaban disponibles antes, pero en tiempos de confinamiento, nos hemos encontrado con un montón de propuestas culturales en línea. Porque sí, las pantallas son un recurso fantástico para descubrir, investigar y contemplar numerosas obras de arte. 

Muchos museos ofrecen a sus visitantes la posibilidad de ver todo tipo de producciones artísticas a distancia y de hacerlo  través de imágenes de altísima calidad. Así, tenemos a nuestro alcance pintura, escultura, fotografía y cine, artes en las que no podríamos profundizar ni estando frente a las obras, físicamente en el museo. En nuestro país podemos visitar el Museo el Museo del Prado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, el Museu Nacional d’Art de Catalunya, el Museo Guggenheim Bilbao, etcétera.

En el ámbito internacional, también podemos hacer viajes a París, Amsterdam, Londres o Nueva York para contemplar, desde el aula, las más grandes obras de arte que ha dado la humanidad. Otra herramienta interesante es Google Arts & Culture, un espacio maravilloso en digital que recorre el arte y la cultura de todos los países del mundo y que nos ofrece un montón de actividades para crear, experimentar y descubrir infinidad de obras. Existe, además, la posibilidad de descargar obras cedidas por diferentes museos del mundo en una calidad altísima y propuestas para hacer en el aula o en casa. 

Nuevas herramientas, nuevas capacidades

La tecnología pone a nuestra disposición un montón de herramientas para completar las tradicionales en el proceso de creación artística. No hace falta decir que programas como Photoshop, Kira o Corel son de gran ayuda y apoyo para los procesos creativos en formato digital. Incluso para hacer animación. También lo son, evidentemente, todos los periféricos como tabletas o lápices, que pueden resultar imprescindibles para los profesionales. No en vano, son útiles para ganar rapidez, agilidad y calidad en sus creaciones. 

Contar con algunos de estos recursos en el aula puede contribuir a la adquisición de nuevas competencias por parte de los alumnos, que después pueden aprovechar en otras áreas. 

Recursos disponibles online 

La confluencia entre la Educación Visual y Plástica y las nuevas tecnologías es una realidad de la que docentes y alumnos son lo suficientemente conscientes. Tanto es así, que en las redes podemos encontrar un buen número de recursos para aprovechar. Aquí tenéis unos cuantos: 

Educacionplastica.net. Un espacio donde alumnos y docentes pueden compartir experiencia y conocimientos en el área de Educación Visual y Plástica. 

Plas-TIC. Un proyecto del Instituto de Tecnologías Educativas del Ministerio de Educación para la estimulación de la expresión plástica. Para alumnos de Secundaria y Bachillerato. 

Espiral Cromàtica. Es una de las herramientas más interesantes que hemos encontrado: una biblioteca desde donde explorar contenidos relacionados con la Educación Visual y Plástica. Así, encontramos propuestas que van desde la Animación, el Cine y la TV, el Color y la Observación hasta la Fotografía, el Dibujo Técnico, el Dibujo Artístico, la Pintura o los Museos. También incluye recursos vinculados a las técnicas artísticas, portales educativos, conservación y restauración, entre muchos otros. 

Proyecto Primartis. Otro proyecto educativo que nos ha gustado mucho es este, dirigido a alumnos, docentes y familias en general. Está organizado a través de unidades didácticas, según el nivel educativo. 

Tiempo para crear, imaginar y reflexionar 

Como habéis visto, la cantidad de recursos que tenemos a nuestro alcance es inmensa. No obstante, conviene poner de nuestra parte para que esta cantidad de información sea gestionada de una manera tranquila y razonada por parte de alumnos y docentes.

Tenemos en nuestras manos el encontrar herramientas, ponerlas a disposición de nuestros alumnos para que, además de consumir información, aprendan a reflexionar, imaginar y dar luz a los procesos creativos. Aprovechemos estas herramientas innovadoras para nutrirnos, trabajar la capacidad crítica y estética de los niños y continuar fomentando su curiosidad, motor de todos los procesos creativos. 

La Educación Visual y Plástica no debería ser una materia aislada en nuestras aulas. Cuando hablamos de Educación Visual y Plástica hablamos de arte. Y si ponemos el arte en el centro de todo, nos encontramos sobre la mesa con numerosas conexiones con otras áreas de conocimiento. 

Trabajar mirando hacia distintos horizontes en los contenidos de la Educación Visual y Plástica es un oportunidad para ofrecer a los alumnos una visión transversal de distintas materias y conceptos. Así, los docentes debemos saber que no solo educamos en el arte, sino que acompañamos a los niños y niñas en muchos otros aprendizajes, como la música, el cómic, la historia, las matemáticas, la lengua…

Y no solo eso. Un aprendizaje transversal a través de la Educación Visual y Plástica también implica la expresión oral, el intercambio de emociones y su representación a través de las creaciones. Hoy queremos hablarte de las diferentes conexiones posibles entre la Educación Visual y Plástica con otras áreas de conocimiento. ¡Vamos allá! 

El cómic: lengua y expresión

El noveno arte, el cómic, siempre ha estado accesible. ¿Cuántos niños han disfrutado, desde hace décadas, de los populares tebeos? Hoy el mundo del cómic se nutre, además, de un amplio abanico de propuestas, ricas y variadas, que pueden convertirse en un recurso magnífico para los docentes. En el Área de Educación Visual y Plástica, pero también en materias como Lengua, Literatura o bien Historia. Propuestas como las de la colección Mamut de Bang Ediciones nos pueden resultar útiles para acercar el cómic a los más pequeños (a partir de 3 años) en sus primeras lecturas, a través de un lenguaje tan placentero y visual como es este. Aquí encontramos grandes propuestas de éxito, como la serie Superpatata de Artur Laperla, Marcopola de Jacobo o Astro-Ratón y bombillita de Fermín Solís. 

Títulos tan fundamentales como los de Astérix y Obélix de Goscinny y Uderzo o la ingeniosa y divertida colección de Ana y Froga d’Anouk Ricard pueden resultarnos de gran ayuda para presentar el formato. Ya en secundaria, hay obras que pueden ayudarnos - y mucho -  introducir una gran variedad de temas: Arrugas de Paco Roca (la vejez, el Alzheimer), Adolf d’Osamu Tezuka (la Segunda Guerra Mundial), Mary Shelley: la muerte del monstruo de Julio César Iglesias y Raquel Lagartos (una biografía para explorar el universo de la creadora de Frankenstein) o bien Antonio Machado. Los días azules de Josep Salvia y Cecília Hill (un recorrido por los últimos años de vida del poeta Antonio Machado). 

Al proceso de lectura hay que añadir otra fase, que probablemente fascinará a los niños y a los jóvenes. Es el de creación. Un taller de cómic es una propuesta perfecta para trabajar en diferentes direcciones de la expresión visual y plástica, el lenguaje y la narrativa.

Matemáticas: observación, análisis y vivencia

En su visión sobre docencia y aprendizaje, Smole (2000) recuerda a los docentes que el aprendizaje matemático, ya desde la educación infantil, no puede realizarse a través de actividades ocasionales y fortuitas. Desde las primeras edades, hay que ofrecer a los niños situaciones culturales y de interacción con el resto. 

Tenemos en nuestras manos la capacidad de crear situaciones didácticas en las que puedan fusionarse los contenidos del aprendizaje matemático y del área de Educación Visual y Plástica. Una de muy interesante puede ser la de la observación, el análisis y la interpretación de obras de arte (pintura, escultura y arquitectura), centrada en la descripción objetiva de los elementos del alfabeto visual que se pueden reconocer en la obra: líneas, puntos, manchas, figuras, volúmenes, superficies, texturas, colores...

La siguiente fase, que es la de la interpretación, debe ofrecer  los alumnos la evocación creativa, centrada en la obra contemplada. ¿Qué crees que es? ¿Qué te recuerda? ¿Qué título le pondrías? Las dos fases ofrecen al niño la capacidad de ser analíticos y, a la vez, de poner en funcionamiento la extraordinaria maquinaria creativa. 

Música: colores, sonidos y emociones

Como máximo, dedicamos a la materia de música un hora a la semana. Al igual que la Educación Visual y Plástica, esta suele ser otra de las materias relegadas a la anécdota o el pasatiempo. A pesar de eso, desde el punto de vista científico, hay estudios que demuestran cómo es de importante la música, las artes visuales y el movimiento en el desarrollo del cerebro y de la función cognitiva. De hecho, no hay cultura, ni pasada ni presente, que no haya desarrollado de algún modo las artes.

La música nos produce bienestar, porque es capaz de estimular nuestro sistema de recompensas cerebrales. La música nos hace liberar dopamina y esto nos hace sentir bien. Y si pudiéramos practicarla, todavía más. 

Pero, ¿qué relación existe entre la música y el arte? Wagner o Chopin relacionaban la música con el color y la pintura. Kandinsky supo dar matices psicológicos al color y el compositor y pianista Scriabin asoció colores a doce tonalidades de la música. 

Las teorías asociativas entre música y color son complejas y profundas. Por este motivo, os recomendamos la lectura del trabajo de Rocío Barrio Paz donde, además, se nos ofrecen distintas propuestas de intervención con los alumnos en el aula.

Una de las más interesantes consiste en realizar una audición en el aula de dos fragmentos musicales del Concierto para flauta nº1 y del Requiem de Mozart, sin haber explicado antes a los alumnos las teorías sobre el color. La experiencia es un ejemplo de cómo dejar confluir dos materias, ofrecer a los niños espacio para la expresión de las emociones y la creación y obtener resultados sobre una actividad, interesantísimos en el ámbito pedagógico y en nuestra propia área de intervención. 

Han cambiado las cosas en la calle. En la tele. En las escuelas. En las tiendas. En los restaurantes. Y también han cambiado en casa. De hecho, ahora todo gira alrededor de nuestra casa. Los centros educativos, que cerraron el pasado 13 de marzo en todas las comunidades autónomas, apenas tuvieron tiempo de hacerse a la idea. Y los alumnos y las alumnas se fueron a casa desconcertados. Como también lo hicieron docentes y familias. Y la población en general: sin saber si el curso comenzaría pronto de nuevo o si ya podía darse por terminado, si institutos escuelas no volvían a abrir sus puertas. 

Lo que primero empezó con un gran desconcierto, pronto se convirtió en una gran mezcolanza de opiniones y emociones. Las realidades de las familias no son todas iguales. Así, a pesar de que hay padres y madres que se esfuerzan para ofrecer a sus hijos todo el apoyo del que son capaces, hay otros que ni tan siquiera tienen esta opción, porque no disponen de herramientas o recursos o porque, en una situación tan atípica como esta, no se encuentran emocionalmente fuertes como para asumir la carga de tareas e información que desde los centros educativos se quiere transmitir a sus hijas e hijos. 

Es ahora, en esta situación que nos ha llevado al límite, cuando se hace más evidente la importancia de la escuela como espacio vertebrador del conocimiento, de las relaciones sociales, para la formación de los individuos en igualdad de oportunidades. Y, ¿qué hacen las familias? Hemos hablado con padres, madres y alumnos para hacer un retrato de la situación actual y averiguar cómo les afecta. 

La tecnología: un puente hacia el aprendizaje

Los niños y los jóvenes tienen ganas de volver a los centros. Los docentes también. Reconocen que las aulas no son solo un espacio para dar órdenes y mandar trabajo. Las aulas son espacios para el aprendizaje compartido y vivencial, imprescindibles para la socialización y la cooperación. En el aula, con sus alumnos, los docentes tienen la certeza de dar la mano a todos. A distancia, no. 

Para Abril, que tiene doce años y estrenó su primer año de instituto en este curso 2019/20, las cosas no fueron fáciles al principio. “Estos días han sido un poco complicados, porque ni los alumnos ni los profesores estábamos acostumbrados a vernos a través de una pantalla. Resulta bastante extraño”, reconoce. 

Ella ha seguido las clases sin dificultades. Y más allá de que ha tenido que comprar un ordenador, lo lleva muy bien. Reconoce, eso sí, que este no es el caso de algunos de sus compañeros. “Algunos no se han podido conectar porque no tienen internet o portátil”.

Las clases se imparten a diario, aunque algunas asignaturas, como Valores/Religión, las tutorías y evidentemente las partes de laboratorio o taller de Ciencias Naturales o Tecnología se han dejado de hacer. “Todos los días se imparten clases virtuales por videollamada, a través de Google Meet. Cada clase dura 45 minutos y normalmente participo en dos todos los días”.

Si bien los esfuerzos se han multiplicado, parece que la falta de experiencia está originando problemas. Hay herramientas que no funcionan, conexiones que fallan y baterías que se agotan. Los correos también tardan en responderse. Esto hace que tanto alumnos como docentes se tengan que cargar de buena voluntad y paciencia.

“Lo que más echo de menos del Instituto es el contacto con compañeros y profesores. También echo muchísimo de menos a mis amigos”, resume Abril. 


¿Y los padres y madres, cómo lo hacen?

Si hablamos de los más pequeños, de Primaria e Infantil, toca dar voz a los padres y madres. Joan es padre de dos: un bebé de meses y una niña de cinco años. “Yo soy ilustrador y trabajo en casa desde hace años. Estoy habituado al confinamiento”, bromea. Por las mañanas se dedica a los niños y su pareja, que teletrabaja, lo hace por la tarde.

“Es imposible seguir un horario fijo”, reconoce. “Las interrupciones son continuas, ya sea para acompañar a la mayor en las tareas que hemos preparado en casa y para seguir las que nos ofrecen en la escuela; o para jugar, cocinar, ir a la compra… y, claro, seguir mimando al pequeño”. 

“Todo esto hace que los días se alarguen hasta el infinito. Una vez los niños están en la cama, nosotros aprovechamos para seguir trabajando y si podemos, nos levantamos antes para adelantar trabajo. La conciliación, en este caso, pasa por un desgaste físico y emocional brutal”. 

Mónica es mamá de dos niñas. En este caso de una adolescente y de una niña de seis años. Durante los primeros días del confinamiento, trabajaba como técnica de prevención de riesgos laborales y al mismo tiempo, se encargaba de la gestión de la empresa familiar. Su pareja no ha dejado de trabajar, porque forma parte de uno de los sectores que no han parado. 

Al cabo de unas semanas su empresa hizo un ERTO, sí que ahora sigue como autónoma, con dos niñas a su cargo. Es un más difícil todavía. “Primero intenté establecer unos horarios y era un estrés añadido. Quería llevar el trabajo al día, las tareas de las niñas, el orden y la limpieza de la casa… Pronto desistí”. 

El papel de las familias: un factor clave

El papel de las familias siempre es vital, pero en las actuales circunstancias, un buen apoyo en casa puede suponer la diferencia entre perder un curso o salir reforzado de la situación. Joan lo cuenta muy bien. “Nosotros siempre ofrecíamos aprendizajes complementarios en casa. Ahora hemos intensificado nuestro esfuerzo y hemos intentado hacerlo desde el principio. En primer lugar aprovechando los cuadernos y el material que ya teníamos, pero luego, y viendo que el confinamiento se alargaba, adquirimos cuadernos como apoyo para el aprendizaje”. 

“Ahora, desde que la escuela nos ofrece actividades semanales, intentamos seguirlo todo. Hay días, sin embargo, en los que no estamos animados. Si nos sentimos cansados, una parte u otra, si nos sentimos tristes o poco motivados, lo dejamos para el día siguiente. Pero esto lo hemos aprendido al cabo de los días. Es mejor así si no queremos perder el Norte”, reconoce Joan. 

Mónica incide también en el factor emocional. “Ya lo hacemos siempre, pero durante estos días, como todo el mundo, hemos vivido momentos de inquietud, de incertidumbre o incluso de miedo. Los días son largos y gestionar las emociones es complicado. A pesar de todo, creo que las pequeñas están conduciendo esta situación mucho mejor que los adultos, con un grado de madurez que nunca habría podido imaginar”.

1 Comment

En el año 2009, María Acaso, profesora e investigadora especializada en el área de Educación Artística (Universidad Complutense de Madrid y Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia) publicó un libro, no exento de polémica, que se definía perfectamente a través de su título: La educación artística no son manualidades: Nuevas prácticas en la enseñanza de las artes y la cultura visual. Los Libros de la Catarata, Madrid, 2014

Y si bien el libro recibió muchas críticas, con las cuales la autora no está del todo en desacuerdo, este ha servido para asentar muy bien las bases que ha de tener, según el criterio de una profesional como Acaso, la educación artística en las aulas. 

Las manualidades son cosas que hacemos con las manos, sí. Pero con las manos lo hacemos casi todo: fregar los platos, poner agua con una jarra, doblar toallas de baño. La magia de todo, sin embargo, reside en cómo hacemos estas cosas y por qué las hacemos. Y según Acaso, los productos artísticos deben trabajarse sobre tres grandes premisas: el proceso, la creatividad y el conocimiento. No podemos construir, pues, la experiencia de la educación visual y plástica sobre un taller de hacer muñecos con tubos de rollos de papel higiénico. 

En la nueva educación visual y plástica, niños y docentes tienen un papel protagonista en el proceso creativo. Pero, ¿por qué? ¿Por qué razones hay que dar la relevancia que tiene esta área de conocimiento en las aulas? ¿Cuáles son las bondades de invertir tiempo y recursos a los procesos de creación?

1. Contribuye, como un juego, al desarrollo intelectual de los niños

La expresión plástica es un proceso de simbolización que impulsa el desarrollo intelectual de los niños. La teoría de Piaget, basada en la tesis evolucionista de James Mack Baldwin, a la que hace referencia en este artículo Acaso, explica que el desarrollo de la expresión plástica constituye un proceso de simbolización imprescindible para el desarrollo intelectual de los niños. Piaget defiende que los niños no son adultos menos informados, sino que, bien al contrario, son seres humanos en pleno proceso de desarrollo de su inteligencia. El juego es el proceso de simbolización más importante y la expresión plástica, un juego más. 

2. Ofrece un espacio único (e indispensable) de expresión emocional

Investigadores como Read o Richardson consideran que los niños y las niñas practican el arte porque tienen una necesidad innata de expresar sus emociones. Si bien estas teorías estan influenciadas por el psicoanálisis, la expresión artística es imprescindible para la salud mental de los niños. Así, el arte infantil no es una finalidad, sino un medio. A través de la expresión artística, los niños y niñas liberan sus ansiedades, sus miedos y sus problemas… 

3. Crea conciencia de tiempo, espera y valor

Las obras de arte requieren tiempo. ¿Alguien conoce un buena película que se haya hecho en unas horas? ¿Quién ha leído alguna vez un buen libro de poemas escrito en menos de una semana? Los buenos procesos creativos requieren tiempo y, por tanto, generan conciencia de espera y nutren de valor cualquier obra. Sí, también la de los niños, que, reiteramos, no son adultos menos informados, sino seres humanos desarrollando su inteligencia, con los cinco sentidos desplegados. 

4. Abre horizontes y ensancha puntos de vista

¿Qué hay más allá de una obra de arte? Precisamente es la consideración de los niños como seres capaces, preparados para el descubrimiento de la vida, que es necesario nutrir el aula de nuevos horizontes artísticos y culturales. A través de la educación visual y plástica tenemos la oportunidad de compartir juntos un camino lleno de descubrimientos y referencias. El arte asociativo, el poder de las imágenes y la facultad de crear a través de nuevos modelos es una experiencia única y vital para contribuir al crecimiento de los niños en el aula. Hay que tener en cuenta, además, que la educación artística tiene en su paraguas otras expresiones: la plástica, la musical, la corporal, la verbal… profundamente ancladas en los sentimientos.

5. Nos conduce a una razón intelectual

Todas las obras de arte, entendidas como tales, se construyen sobre una razón intelectual que nos conduce necesariamente a la reflexión. Así, por ejemplo, Germinal (Emile Zóla) es una novela naturalista que pone sobre la mesa la lucha de los trabajadores contra el capital; el Guernica (Picasso) evoca la barbarie de la guerra. Hasta la Fuente (Duchamp), un urinario, revela el profundo deseo de desacralización del artista.

Resumiendo, estas no son las únicas razones por las que pensamos que hace falta trabajar la educación visual y plástica en el aula. Reivindicamos, además, la educación artística, consciente y profunda, que contribuya a la expresión de los niños y reconozca su capacidad y necesidad de expresarse y expresar.