Tag Archives: Tecnologías

Estamos viviendo un momento de cambio, marcado principalmente por la pandemia de la Covid-19 que está cambiando la sociedad tal y como la conocíamos hasta ahora. Uno de los ámbitos dónde se está notando este aspecto es el de educación. 

A raíz del cierre de las escuelas el pasado 12 de marzo (y que duró hasta final de curso), muchas escuelas, equipos directivos y claustros de maestros y profesores, tuvieron que hacer un cambio metodológico importante, pasando de la presencialidad al trabajo virtual. Esto hizo que muchos de nosotros nos diéramos cuenta de las carencias tecnológicas y de la metodología online que teníamos. A partir de aquí es cuando empezó a coger mucha relevancia las herramientas que conocemos como G Suite for Education, esas que Google pone a disposición de la educación. 

Solemos caer en el tópico erróneo de relacionar las herramientas Google con el trabajo exclusivamente online (eLearning), y no como un complemento de las actividades presenciales que realizamos habitualmente, con tal de mejorarlas, aumentar la motivación de los y las alumnas, así como añadir información de interés. 

En este artículo hablaremos de diferentes dinámicas que se pueden llevar a cabo en el aula a partir de las herramientas Google, y cómo éstas favorecen el proceso de aprendizaje. 

1. Trabajar de forma colaborativa en un mismo documento

Actualmente, en educación, se hace mucho énfasis en el trabajo colaborativo de los y las alumnas. Aprender a trabajar en equipo es una de las claves del éxito en su aprendizaje, ya que aparte de adquirir el conocimiento necesario, adquieren también las habilidades necesarias para trabajar en un grupo de gente. Hasta ahora esta metodología de trabajo tenía diferentes nombres dependiendo de la cantidad de gente del grupo, así como de su ritmo de aprendizaje, pasando por el “Trabajo en grupo” de toda la vida hasta el “Trabajo Cooperativo”.

Uno de los puntos fuertes de las herramientas de Google es la posibilidad de trabajar de forma colaborativa con otros usuarios en un mismo documento, ya sea de texto (Google Documents), una hoja de cálculo (Google Sheets), una presentación interactiva (Google Slides) o un formulario (Google Forms), entre otros. 

En la actividad que se presenta a continuación, podemos ver como los alumnos de 5º de Educación Primaria de la Escuela Anna Mogas de Granollers, fueron los encargados de preparar una prueba evaluativa para sus compañeros/as. Hicieron un cambio de rol y pasaron de ser alumnos a docentes por un día, preparando diferentes preguntas si ellos fueran responsables de la asignatura, para después trasladarlo a sus compañeros/as. Esta actividad se hizo en grupos de 4 y se realizó con la herramienta Google Documents. 



 2. Formularios de evaluación

¿Cuántas horas nos pasamos como maestros/as corrigiendo pruebas de evaluación? ¿Qué me decís de esas pruebas de comprensión lectora típicas de las competencias básicas (las que tienen como respuestas a, b, c, i d?

Otra de las posibilidades que ofrece G Suite, concretamente la herramienta de Formularios, es poder realizar test de autoevaluación. Hablamos de aquellas pruebas que se autocorrigen, permitiendo añadir diferentes tipologías de preguntas y respuestas. 

Con tal de evaluar la capacidad de comprensión lectora de los y las alumnas, la escuela trasladaba a los y las alumnas tests de Competencias Básicas de años anteriores. En un momento dado se decidió probar de realizarlo mediante esta herramienta, donde cada alumno y alumnas tendría a su alcance un dispositivo móvil para la realización del exámen. 

¿Cuál fue el resultado? Los y las alumnas realizaron la misma prueba de comprensión lectora, pero obtuvieron el resultado de forma inmediata, mostrando aquellas preguntas que había realizado de correcta o incorrectamente.

3. ¡Gamificamos las matemáticas!

Uno de los grandes problemas que nos encontramos como docentes cuando impartimos matemáticas es que tenemos un grupo de alumnos (a veces elevado) que tienen pánico a esta asignatura. Así que desde la escuela se propuso hacer un cambio de metodología para las matemáticas, cambiando la educación tradicional de explicación del libro, ejercicios y examen, por una un poco más motivadora y de esta manera favorecer el aprendizaje significativo y captar la atención de los más reticentes. 

Para esta actividad usamos Google Sites. Esta herramienta permite la creación de espacios web y se usó como portal de un videojuego presencial que llevarían a cabo los y las alumnas, donde cada tarea se premiaba con unos puntos necesarios para derrotar al enemigo y así pasar de mundo (tema).


4. ¡Llegan las elecciones.... de los delegados/as de clase!

¡Qué nervios siempre entre los alumnos cada vez que tienen que escoger delegado o delegada de clase! Este proceso en que se apuntan a la pizarra aquellos alumnos que se quieren presentar y los compañeros/as les votan.

Pero… ¿y si aprovechamos este momento para trabajar cómo son las campañas electorales?

Para llevar a cabo esta dinámica utilizamos la herramienta de Google Slides. Los alumnos y alumnas que se quieran presentar a delegados/as hacen una pequeña presentación exponiendo por qué son ellos o ellas lo más indicados para llevar a cabo esta función. Un día antes de la elección, los posibles futuros delegados se ponen delante de la clase, exponiendo lo que se ha comentado anteriormente, utilizando la presentación de Google como apoyo visual para captar la atención de sus compañeros y compañeras. ¿Quién será el/la elegido…?

5. La clase fuera de la escuela

No podemos irnos sin hablar de uno de los productos “estrella” de las herramientas Google para la Educación… ¡Google Classroom! 

Google Classroom es un entorno virtual de aprendizaje que permite gestionar la clase desde un mismo espacio, accesible desde cualquier lugar y momento. En este espacio se pueden marcar los diferentes materiales que se trabajan en clase, las tareas que los y las alumnas deben realizar y entregar, o diferentes documentos, vídeos, preguntas… con tal de ampliar o complementar aquello que explicamos en el aula.

A continuación podemos ver un ejemplo realizado en la asignatura de matemáticas, donde los alumnos realizan un enigma semanal (de forma voluntaria), y sirve para mejorar la comprensión de los problemas, que tantos problemas les causa (¡qué paradoja!). Estos enigmas tienen una duración semanal. En otras palabras, cada lunes aparece uno y los alumnos responden ahí mismo la posible solución al problema. Es una manera divertida y motivadora de trabajar los enunciados, romper con el mito de que las matemáticas son solo operaciones y hacer especial énfasis en el uso del razonamiento y la lógica. 

Deseamos que os hayan gustado estas pequeñas explicaciones sobre las herramientas Google para la Educación dentro del aula, ¡y esperamos que rompáis con la idea de que sirven únicamente en caso de confinamiento!

Pensad que las posibilidades son infinitas, y que los y las alumnas agradecerán su inclusión en el aula, porque no olvidemos que la tecnología avanza a un ritmo vertiginoso y los debemos preparar para su buen uso.

Autor: Marc Simón

Educación Docente recomienda los siguientes cursos:

¿Conoces ya G Suite for Education? La nueva realidad que nos toca transitar ha impulsado el aprendizaje de infinidad de herramientas y tecnologías para facilitar la tarea docente. Una de las más importantes y completas es la que nos ofrece Google. 

G Suite For Education es, como su propio nombre indica, una suite con distintas soluciones que pueden resultar útiles en el ámbito educativo y que, de hecho, están específicamente pensadas para resolver el día a día en el aula. Desde esta herramienta se pueden realizar videollamadas, chatear, enviar correo electrónico, compartir documentación, automatizar tareas, crear calendario, editar documentos y hasta poner en marcha encuestas, tests y evaluaciones. 

Educación Docente ofrece a los docentes hasta tres cursos sobre recursos digitales y específicamente sobre G Suite for Education. Son estos: 

Gran parte de los docentes ya reconocen estas propuestas formativas indispensables para prepararse para el futuro más inmediato. Pero muchos se hacen preguntas. Y  estas son las más frecuentes.

¿Cuáles son las ventajas de utilizar las cuentas de G Suite por contra de las de Gmail? 

Bien, hay funciones que son exclusivas de G Suite y resultan muy útiles en el ámbito de la docencia. Por ejemplo, la posibilidad de controlar los correos del dominio o la capacidad, que es ilimitada. Además, las herramientas de Google están completamente integradas. Se pueden importar notas a Classroom y acceder de manera directa a las unidades compartidas de Google Drive.

¿Se pueden buscar documentos con un formato específico a Google?

La respuesta es sí. Una buena manera de buscar documentos con un formato específico en G Suite for Education (como, por ejemplo, una noticia en formato PDF) es utilizando el buscador, indicando aquello que queremos buscar y añadir filetype:pdf justo al final. Si quieres buscar un JPG, un AVI o un MP3 tendrás que hacer lo mismo, sin olvidarte de cambiar la extensión para el tipo de archivo.

¿Cuál es la diferencia entre unidades compartidas y carpetas compartidas?

La diferencia es mínima, pero se trata de una funcionalidad que hay que ajustar a las necesidades y características de cada equipo de trabajo. A través de las carpetas compartidas podemos compartir una serie de documentos propios con otros colaboradores, en este caso compañeros docentes o alumnos. Las unidades compartidas son muy útiles para equipos de trabajo estables y la propiedad de los documentos también es compartida.

¿Cómo puedo evitar que, una vez que comparto, los alumnos accedan a mi documento y lo modifiquen por completo?

Otro problema muy habitual. Hay una opción muy útil para estos casos. Cada vez que quieras compartir un documento con tus alumnos puedes hacer que los receptores estén obligados a hacer una copia del mismo. Solo tienes que compartir el documento a través del enlace correspondiente y editarlo, cambiando la opción /edit por /copy.

¿Por qué motivo no puedo invitar personas externas al dominio XTEC a un classroom creado con XTEC?

Muy fácil. Tal como ya te hemos contado, una de las principales características de las cuentas de G Suite for Education es que cada dominio tiene un administrador que controla toda la gestión. De este modo, podemos limitar la comunicación y la colaboración entre las personas del propio dominio o abrirlo a otros, así como obligar a instalar unas aplicaciones concretas y vetar otras.

Y tú, ¿tienes alguna otra pregunta sobre G Suite for Education?


En los últimos meses, la realidad de la pandemia lo ha cambiado todo. La nueva normalidad es, posiblemente, de todo menos normal. Pero hoy tenemos la oportunidad de aprovechar los aprendizajes realizados. Ya sea a marchas forzadas o a pasos de gigante. Durante todo este tiempo ha quedado claro que las nuevas tecnologías pueden resultar muy útiles para compensar determinadas carencias, como por ejemplo la distancia o la imposibilidad de hacer clases presenciales.

Así pues, también nos hemos dado cuenta de que hay tecnologías que son realmente útiles, que nos ayudan a optimizar el tiempo y a hacer nuestras jornadas mucho más productivas. G Suite for Education es una selección integral de soluciones para la educación, tanto en las aulas como fuera de ellas. 

Estas son las grandes ventajas de saber utilizar G Suite for Education. ¡Descúbrelas!

Todo-en-uno

Una herramienta para hacer videollamadas. Otra para chatear. El correo electrónico por un lado. Y por otro, las encuestas, los PDF adjuntos y las evaluaciones. STOP aquí. G Suite for Education resuelve un poco este problema, ofreciendo una navaja multiusos para docentes y estudiantes. Si bien todas las herramientas son las que proporciona Google, la facilidad de acceso y gestión desde un único espacio resuelve gran parte de nuestros problemas cotidianos. 

Tareas automatizadas

Si buscamos productividad, aquí la encontraremos toda. G Suite for Education agiliza la puesta en marcha de las clases, ofreciéndonos acceso directo a todas las herramientas que necesitamos, como Google Docs, Drive o Calendar. Además, hay opciones automatizadas, como por ejemplo añadir directamente al calendario las tareas que subamos a la plataforma con fecha de vencimiento. 

Materiales de curso 

A la hora de dar clase es imprescindible compartir materiales con los alumnos y, en este sentido, es conveniente ser tan ágiles como sea posible. A través de G Suite for Education es más fácil compartir tareas, materiales y trabajos con los alumnos, publicándolos (y replicándolos, si hace falta) en diferentes espacios o cursos. 

Fluidez en las comunicaciones 

Si de algo nos hemos dado cuenta en todos estos meses es de la importancia de la buena comunicación. A través de G Suite for Education, docentes y alumnos nos podemos comunicar de una manera ágil, comprobar rápidamente si se han realizado las tareas y ofrecer soporte, tanto al grupo, como de manera individualizada. Por si esto fuera poco, también es fácil evaluar, responder y ofrecer un feedback más ágil a los alumnos, mediante formularios y tests. 

¿Quieres aprender?

Te lo ponemos fácil. En Educación Docente hemos preparado para ti una selección de cursos para que te introduzcas en el mundo G Suite for Education. Acepta el reto, descúbrelo y sácale partido. 

Hace tan solo unos meses, la pandemia por la COVID-19 nos puso a prueba. De hecho, iniciado ya el nuevo curso escolar 2020/21, docentes, alumnos y familias deben gestionar de nuevo la difícil combinación entre educación presencial y pandemia. No obstante, el elevado riesgo de contagio que hoy existe con el inicio del curso escolar obliga a los centros a contar con soluciones de emergencia por si se dan nuevos confinamientos generales o confinamientos quirúrgicos de grupos estables de convivencia. 

Así pues, conviene tener a punto todas las herramientas necesarias para poner en marcha la educación a distancia, en el caso de que se produzca un contratiempo (en este caso, esperado). 

Pero esta no es la única razón por la que se hace más necesario que nunca ponerse las pilas en digitalización. No hay dudas de que las nuevas tecnologías jugarán y juegan un papel fundamental en la educación de pequeños y jóvenes para facilitar y ampliar aprendizajes. 

G Suite For Education es un producto de Google que incluye una buena selección de herramientas para ofrecer, tanto a educadores como a alumnos, la posibilidad de innovar en su proceso de aprendizaje. Pero, ¿qué es y cómo funciona? ¡Te lo contamos! 

¿Qué es G Suite For Education? 

Si todavía no lo conoces, debemos contarte que G Suite For Education funciona como espacio para la educación y sirve tanto para trabajar a distancia con los alumnos como para ofrecer, en cualquier momento, contenidos y dinámicas complementarias a la formación. 

Los centros educativos pueden registrarse de manera gratuita y para los alumnos el coste es de unos 5 euros al mes para la versión básica. ¿Qué se puede hacer aquí? Pues casi todo, pero te lo resumimos así: 

  • Gestionar fácilmente el día a día en el aula. Crear clases, distribuir tareas, confeccionar tests o encuestas, enviar comentarios a los alumnos y tenerlo todo en un mismo espacio. 
  • Organizar las tareas. Crear listas de cosas por hacer, recordatorios y programar reuniones con alumnos o docentes. 
  • Comunicar. Ya sea por correo electrónico, chat o videollamada.
  • Colaborar en tiempo real. Editando documentos, hojas de cálculo o presentaciones a través de Google Docs, Sheets o Slides. 

Todas estas tareas, además, pueden hacerse con total seguridad, porque G Suite for Education cuenta con un refuerzo para gestionar la información de alumnos y docentes con las necesarias garantías de privacidad. 

¿Por qué hay que formarse en digitalización? 

Pero, ¿de verdad hay que formarse en digitalización e incorporar a nuestra vida cotidiana herramientas como G Suite For Education? La respuesta es, rotundamente, sí. Los últimos meses nos han servido para ver que hay circunstancias que no se pueden prever y que al mismo tiempo pueden dar un giro radical a nuestras vidas. Hay que estar preparados y la de Google es una herramienta muy útil para encarar la digitalización de una manera práctica y sencilla. 

En Educación Docente sabemos cómo es de importante subirse al tren de la digitalización. Por eso hemos elaborado un programa de cursos de Competencia Digital, reconocidos como formación permanente. 

¡Date prisa! La siguiente convocatoria es en noviembre y las plazas son limitadas. ¿Te apuntas?


La tecnología ha entrado en nuestras vidas y lo ha hecho prácticamente en todos los ámbitos, también en el nuestro, el de la educación. En la última década, no han sido pocos los proyectos que se han puesto en marcha para integrar la tecnología en las aulas, con el objetivo de ofrecer nuevas e innovadoras herramientas para aprender. 

Nuestros alumnos y alumnas son nativos digitales. Han nacido con una pantalla bajo el brazo y lo cierto es que, en muchos casos, se hace imprescindible combatir algunos de los problemas que da el consumo - indiscriminado y excesivo - de tecnología a todas horas. 

Sin embargo, y más allá de esta circunstancia, que no debe ser tomada bajo ningún concepto a la ligera, está claro que aplicar la tecnología en las aulas puede mejorar considerablemente la capacidad de aprendizaje y la comunicación con los alumnos. 

Pero, veamos algunas de las grandes ventajas de usar la tecnología en el aula. ¿Cuáles son para ti sus poderosos efectos?

El poder de la comunicación

La tecnología nos conecta y nos permite llegar a los demás, aunque estemos lejos. Hemos tenido la ocasión de comprobarlo durante el confinamiento. Las videollamadas y los distintos recursos tecnológicos nos han permitido seguir con ciertos aprendizajes y, aún con las limitaciones de no poder socializar y seguir con las rutinas en el aula, alumnos y docentes han sido capaces de intercambiar contenido, explicaciones y mensajes, que en muchos casos han sido importantísimos para dar ánimo y aliento en los momentos más difíciles.

No estábamos preparados para hacerlo, pero hemos sabido conectar. A partir de ahora, los centros educativos deben plantearse el reto de ponerse las pilas de la educación a distancia, sobre todo mientras la COVID-19 siga formando parte de nuestra realidad, pero también con el objetivo de enriquecer y complementar determinadas rutinas y/o modelos educativos.

Aprendizaje autónomo

Una de las grandes ventajas que nos ofrecen las nuevas tecnologías tiene que ver con el aprendizaje autónomo. Y es que a través de las diferentes herramientas que tienen a su alcance, los alumnos pueden desarrollar la capacidad para relacionar conceptos, resolver problemas y reconocer nuevas necesidades y objetivos de aprendizaje.

La redes son una puerta abierta a la exploración, que debe gestionarse correctamente, sí, y en eso los docentes y las familias tenemos un papel determinante. Buscar información, saber seleccionarla y sacar conclusiones, reconocer logros y objetivos son solo algunas de las acciones que forman parte de esta estrategia de aprendizaje autorregulada y preparatoria para presente y futuro.

Capacidad crítica y organizativa

Y si hablamos de acceso a la información y de aprendizaje autónomo tenemos que hablar necesariamente de otra capacidad que las nuevas tecnologías pueden ayudar a desarrollar en los alumnos. La ingente cantidad de contenidos a los que tenemos acceso a través de las nuevas tecnologías exige de todos nosotros capacidad crítica y organizativa.

Y estas son cualidades muy necesarias en todos los ámbitos de la vida, personal y profesional. Conviene que como docentes sepamos conducir y gestionar la manera de usar estos recursos en los alumnos y llevemos a cabo experiencias y ejercicios como entrenamiento. Alertar y concienciar sobre los peligros existentes en este tipo de espacios es fundamental para que niños y jóvenes se conviertan, más adelante, en adultos críticos, conscientes y responsables, capaces de sacar todo el jugo que pueden sacar de este recurso universal que son las redes.  

Colaboración entre compañeros y docentes

El trabajo en grupo ha sido, toda la vida, una realidad un poco incómoda para muchos. Sin embargo, con los años y la experiencia nos hemos esforzado para que el trabajo sea cooperativo y los proyectos terminen saliendo adelante con la ayuda de todos. 

Las nuevas tecnologías son un recurso que fomenta, lejos de aislar, la colaboración entre compañeros alumnos y docentes. Ahora ya es posible trabajar, cada uno desde su mesa de estudio en casa, a través de videollamada o compartiendo y editando directamente los documentos, que luego se convertirán en el resultado final de cada proyecto. 

Mayor implicación con el aprendizaje

No hay que engañarse. Nuestros alumnos son, como decíamos, nativos digitales. Han nacido sabiendo toquetear las pantallas con más agilidad que nosotros. Y aunque conviene regular y racionalizar su uso, está claro que la tecnología les atrae. En nuestras manos está el saber aprovecharlo. 

Los recursos visuales son una herramienta poderosísima, que al igual que recursos como los cómics o los álbumes ilustrados, siempre han estado ahí para hacer más ricas nuestras explicaciones. Ahora ya no hace falta lidiar con una película en VHS: tenemos todos los recursos en línea y debemos ser capaces de sacarle todo el provecho. Nos basta una pantalla y la capacidad de seleccionar los contenidos adecuados, que se convertirán, probablemente, en una puerta abierta a nuevos aprendizajes que recordarán para siempre y en los que querrán profundizar. 

Educación Docente recomienda los siguientes cursos:

Han cambiado las cosas en la calle. En la tele. En las escuelas. En las tiendas. En los restaurantes. Y también han cambiado en casa. De hecho, ahora todo gira alrededor de nuestra casa. Los centros educativos, que cerraron el pasado 13 de marzo en todas las comunidades autónomas, apenas tuvieron tiempo de hacerse a la idea. Y los alumnos y las alumnas se fueron a casa desconcertados. Como también lo hicieron docentes y familias. Y la población en general: sin saber si el curso comenzaría pronto de nuevo o si ya podía darse por terminado, si institutos escuelas no volvían a abrir sus puertas. 

Lo que primero empezó con un gran desconcierto, pronto se convirtió en una gran mezcolanza de opiniones y emociones. Las realidades de las familias no son todas iguales. Así, a pesar de que hay padres y madres que se esfuerzan para ofrecer a sus hijos todo el apoyo del que son capaces, hay otros que ni tan siquiera tienen esta opción, porque no disponen de herramientas o recursos o porque, en una situación tan atípica como esta, no se encuentran emocionalmente fuertes como para asumir la carga de tareas e información que desde los centros educativos se quiere transmitir a sus hijas e hijos. 

Es ahora, en esta situación que nos ha llevado al límite, cuando se hace más evidente la importancia de la escuela como espacio vertebrador del conocimiento, de las relaciones sociales, para la formación de los individuos en igualdad de oportunidades. Y, ¿qué hacen las familias? Hemos hablado con padres, madres y alumnos para hacer un retrato de la situación actual y averiguar cómo les afecta. 

La tecnología: un puente hacia el aprendizaje

Los niños y los jóvenes tienen ganas de volver a los centros. Los docentes también. Reconocen que las aulas no son solo un espacio para dar órdenes y mandar trabajo. Las aulas son espacios para el aprendizaje compartido y vivencial, imprescindibles para la socialización y la cooperación. En el aula, con sus alumnos, los docentes tienen la certeza de dar la mano a todos. A distancia, no. 

Para Abril, que tiene doce años y estrenó su primer año de instituto en este curso 2019/20, las cosas no fueron fáciles al principio. “Estos días han sido un poco complicados, porque ni los alumnos ni los profesores estábamos acostumbrados a vernos a través de una pantalla. Resulta bastante extraño”, reconoce. 

Ella ha seguido las clases sin dificultades. Y más allá de que ha tenido que comprar un ordenador, lo lleva muy bien. Reconoce, eso sí, que este no es el caso de algunos de sus compañeros. “Algunos no se han podido conectar porque no tienen internet o portátil”.

Las clases se imparten a diario, aunque algunas asignaturas, como Valores/Religión, las tutorías y evidentemente las partes de laboratorio o taller de Ciencias Naturales o Tecnología se han dejado de hacer. “Todos los días se imparten clases virtuales por videollamada, a través de Google Meet. Cada clase dura 45 minutos y normalmente participo en dos todos los días”.

Si bien los esfuerzos se han multiplicado, parece que la falta de experiencia está originando problemas. Hay herramientas que no funcionan, conexiones que fallan y baterías que se agotan. Los correos también tardan en responderse. Esto hace que tanto alumnos como docentes se tengan que cargar de buena voluntad y paciencia.

“Lo que más echo de menos del Instituto es el contacto con compañeros y profesores. También echo muchísimo de menos a mis amigos”, resume Abril. 


¿Y los padres y madres, cómo lo hacen?

Si hablamos de los más pequeños, de Primaria e Infantil, toca dar voz a los padres y madres. Joan es padre de dos: un bebé de meses y una niña de cinco años. “Yo soy ilustrador y trabajo en casa desde hace años. Estoy habituado al confinamiento”, bromea. Por las mañanas se dedica a los niños y su pareja, que teletrabaja, lo hace por la tarde.

“Es imposible seguir un horario fijo”, reconoce. “Las interrupciones son continuas, ya sea para acompañar a la mayor en las tareas que hemos preparado en casa y para seguir las que nos ofrecen en la escuela; o para jugar, cocinar, ir a la compra… y, claro, seguir mimando al pequeño”. 

“Todo esto hace que los días se alarguen hasta el infinito. Una vez los niños están en la cama, nosotros aprovechamos para seguir trabajando y si podemos, nos levantamos antes para adelantar trabajo. La conciliación, en este caso, pasa por un desgaste físico y emocional brutal”. 

Mónica es mamá de dos niñas. En este caso de una adolescente y de una niña de seis años. Durante los primeros días del confinamiento, trabajaba como técnica de prevención de riesgos laborales y al mismo tiempo, se encargaba de la gestión de la empresa familiar. Su pareja no ha dejado de trabajar, porque forma parte de uno de los sectores que no han parado. 

Al cabo de unas semanas su empresa hizo un ERTO, sí que ahora sigue como autónoma, con dos niñas a su cargo. Es un más difícil todavía. “Primero intenté establecer unos horarios y era un estrés añadido. Quería llevar el trabajo al día, las tareas de las niñas, el orden y la limpieza de la casa… Pronto desistí”. 

El papel de las familias: un factor clave

El papel de las familias siempre es vital, pero en las actuales circunstancias, un buen apoyo en casa puede suponer la diferencia entre perder un curso o salir reforzado de la situación. Joan lo cuenta muy bien. “Nosotros siempre ofrecíamos aprendizajes complementarios en casa. Ahora hemos intensificado nuestro esfuerzo y hemos intentado hacerlo desde el principio. En primer lugar aprovechando los cuadernos y el material que ya teníamos, pero luego, y viendo que el confinamiento se alargaba, adquirimos cuadernos como apoyo para el aprendizaje”. 

“Ahora, desde que la escuela nos ofrece actividades semanales, intentamos seguirlo todo. Hay días, sin embargo, en los que no estamos animados. Si nos sentimos cansados, una parte u otra, si nos sentimos tristes o poco motivados, lo dejamos para el día siguiente. Pero esto lo hemos aprendido al cabo de los días. Es mejor así si no queremos perder el Norte”, reconoce Joan. 

Mónica incide también en el factor emocional. “Ya lo hacemos siempre, pero durante estos días, como todo el mundo, hemos vivido momentos de inquietud, de incertidumbre o incluso de miedo. Los días son largos y gestionar las emociones es complicado. A pesar de todo, creo que las pequeñas están conduciendo esta situación mucho mejor que los adultos, con un grado de madurez que nunca habría podido imaginar”.