Sonia de la cuenta @educaparaladiversidad nos acerca un poco más la realidad de las personas con TEA y cómo facilitar su adaptación a las rutinas dentro del aula.


¡Hola a todos y a todas!
En este artículo vamos a hablaros de pautas metodológicas para adaptar la organización y la gestión del aula del alumnado con TEA.

Para ello, lo primero a lo que debemos responder es ¿En qué consiste el trastorno del espectro autista (TEA)? Los trastornos del espectro autista (TEA) son una diversidad funcional del desarrollo que puede provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales significativos. Algunas personas necesitan mucha ayuda en la vida diaria, mientras que otras necesitan menos. Actualmente, no existe una cura para los TEA. Sin embargo, las investigaciones muestran que los servicios de tratamiento de intervención temprana pueden mejorar el desarrollo de estos niños y niñas.

Si pudiéramos decirle a una persona con TEA que nos describiera como es su diversidad funcional diría tenemos una condición que afecta a nuestra manera de relacionarnos con el mundo, tenemos características comunes, pero también podemos tener rasgos particulares dentro de nuestro propio trastorno, el mundo puede ser un lugar muy ruidoso y abrumador para nosotros, los temas que nos agradan nos provocan una gran motivación, anticiparnos en lo posible a lo que va a suceder nos da seguridad y estabilidad manteniendo todo en orden, los apoyos visuales nos ayudan a entender y comprender las cosas, evitamos el contacto visual y queremos estar solos,  nos produce dificultad señalar objetos y mostrar interés por ellos cuando otra persona nos los señala, tenemos dificultades para comprender los sentimientos de otras personas y para hablar de nuestros propios sentimientos, nos cuesta hablar y mantener conversaciones usando muchas veces gestos en lugar de palabras y  jugar, repetimos acciones una y otra vez e incluso perdemos destrezas que antes teníamos por ejemplo dejando de usar palabras que ya teníamos. También mostramos momentos de irritación.

La mayor parte de los padres observan las primeras señales de alerta desde el año y medio en adelante.

Conociendo un poco más las características y necesidades que presenta el alumnado con TEA, ahora podremos pensar en cómo establecer pautas metodológicas para adaptar la organización y la gestión del aula del alumnado con TEA. La parte más importante cuando hay un niño con TEA en el aula es que todos sus compañeros sepan que en qué consiste la condición, cómo es ese niño, y que se cree un ambiente de cooperación y de apoyo. Esta es la parte más importante porque entre todos podemos ayudar en lo que necesite ese compañero/a y normalizar determinados comportamientos. Por ejemplo, si el niño/a con TEA grita porque escuchó un ruido y se pone nervioso/a, sus compañeros deben reconocer que está nervioso debido al ruido e intentarán no hacer más ruido o lo calmarán.

Es recomendable dividir la clase en ambientes de ESTRUCTURACIÓN FIJA como por ejemplo en rincones, ya que como hemos dicho este tipo de alumnado le gusta la anticipación y el orden proporcionándoles estabilidad y seguridad con actividades cotidianas y odian los cambios. Debemos MEJORAR SU MOTIVACIÓN. Las personas con autismo tienen un repertorio muy restringido de intereses y pueden realizar una misma actividad una y otra vez, sin llegar a cansarse de ella. Por ello es importante conocer sus gustos y preferencias para así ofrecerle algo que le interesa y así estará mucho más motivado para trabajar en el aula. Si el niño sabe cada cuantas fichas va a descansar o a recibir eso que le gusta, también estará mucho más tranquilo.

Debe haber una ADAPTACIÓN DE LOS TIEMPOS con actividades cortas para favorecer la atención, recursos materiales para comprender el paso del tiempo como relojes adaptados o calendarios con imágenes, ya que como hemos dicho los apoyos visuales son muy importantes para ellos. Debemos dotarnos de PACIENCIA Y PERSISTENCIA necesaria en el tiempo. Puede ser una de las mejores herramientas terapéuticas con las que ayudar a su alumno/a. También tenemos que considerar que muchos de ellos presentan trastornos relacionados con el sueño aumentando la probabilidad y frecuencia de rabietas y problemas de conducta, por lo que en estos momentos debe ser aún más consistente nuestra paciencia.

MATERIALES TEACCH. Las siglas  TEACCH  significan en castellano “Tratamiento y Educación de Niños con Autismo y Problemas Asociados de Comunicación“.  Los recursos basados en la metodología  Teacch son materiales manipulativos, muy atractivos visualmente y con una gran carga de motivación para la realización de cualquier actividad, incluidas las actividades curriculares. Como hemos dicho es importante que este alumnado trabaje de manera muy estructurada.

Manipulativo Materiales TEACCH: Tarjetas de los sentidos editable  -Orientacion Andujar

APOYOS VISUALES, OBJETOS REALES Y FOTOGRAFÍAS.  Es un código alternativo al lenguaje oral.Por ejemplo, para realizar las tareas enseñar las bandejas de las pinturas o lápices junto a los pictogramas. También se puede acompañar de tarjetas en mayúsculas, minúsculas o letra de imprenta. Todos estos apoyos visuales poseen la inestimable ventaja de estar presentes durante periodos muy prolongados de tiempo, a diferencia de lo que sucede con la información suministrada por un canal auditivo, que rápidamente se desvanece y solo está presente durante un breve periodo de tiempo. Esto permite que la persona con autismo pueda recurrir a sus apoyos visuales tantas veces como lo necesite.

Si por ejemplo decimos “A colocar los materiales”, el niño autista  hará caso omiso a la indicación. Una situación como esta se puede resolver con relativa facilidad empleando apoyos visuales.  Por tanto, los autistas son aprendices visuales y la información presentada por la ruta visual será mucho más asimilable para ellos que la información presentada por una ruta auditiva, con independencia de la edad o de la comprensión verbal.Podemos realizar emparejamientos entre objetos reales y fotografías, pictogramas o palabras escritas como manera de trabajar la comprensión del niño con su realidad y que analicemos su grado comprensión del mundo que le rodea. 

Agenda de actividades con fotografías de objetos reales | Books, Book  cover, Visual

TRABAJAR SU AUTONOMÍA. Para ello nos apoyaremos en los apoyos visuales mencionados anteriormente a modo de un recordatorio permanente que les permita manejarse con mayor autonomía. La AGENDA VISUAL Y HORARIO INDIVIDUAL serán utilizados para anticipar que se va a hacer en cada momento y donde, así evitamos niveles de ansiedad y frustración; el sistema de trabajo debe ser rutinario pero flexible, así fomentamos la autonomía. Las tareas tienen que llevar un contenido visual a modo de información, una estructura simple y organizada para que el alumno pueda realizar la actividad sin mayores explicaciones además de saber cuándo empieza y acaba una actividad. Podemos enfatizar el momento más importante del día. Debe estar en un lugar accesible para el niño/a y a la altura de sus ojos, de modo que pueda consultarla tantas veces como desee. Del mismo modo,  conviene colocar los marcadores visuales con el niño/a. Debemos ir denominando las actividades de una en una según vayan teniendo lugar.

Si ocurre una situación en la que por ejemplo no podamos salir al patio porque está lloviendo, le mostramos una imagen tachada y una alternativa a esa imagen. Tienen dificultades para elegir entre varias propuestas. Entonces les podemos poner un panel en el que se le ofrezcan esas opciones mediante apoyos visuales y que escojan la que más le apetezca. Por ejemplo, a la hora de seleccionar un juguete o material del aula.

ALIMENTACIÓN.  Como hemos dicho estos niños necesitan una estructuración fija en sus hábitos.  A la hora de momentos como el almuerzo, pueden sentir rechazo a comer en lugares distintos a su hogar o usar utensilios que puedan ser diferentes a los suyos.  También puede comer de manera compulsiva. El adulto debe mantener  una actitud de tranquilidad y confianza. Como dijimos el mundo puede ser un lugar muy ruidoso y abrumador para estos niños por lo que debemos procurar encontrar un lugar libre de bullicios. Como llevamos diciendo a lo largo de este artículo, podemos utilizar apoyos visuales que podemos colocar en la agenda. Se debe seguir de manera sistemática y evitando cambios inesperados. 

Agendas personales para niños con autismo - Autismo Diario

Podemos observar otras reacciones a MIEDOS IRRACIONALES que van apareciendo y desapareciendo a lo largo de su desarrollo que pueden provocar un daño físico para el niño/a o para otras personas, limiten o dificulten las rutinas cotidianas, se conviertan en un obstáculo para el aprendizaje o generen un intenso malestar o angustia. Muchas de ellas están relacionadas con sus experiencias sensoriales y su mundo perceptivo, ya que son hipersensibles al mundo que les rodea. Pueden molestarlos cosas como la luz, sonidos o incluso roces con su piel. Debemos llevar una aproximación progresiva, gradual y muy controlada al estímulo que provoca el miedo, darle tranquilidad y aguantar pacientemente y una vez más apoyarse en pictogramas.

TAMBIÉN PUEDEN SER COMUNES CONDUCTAS COMO:

TIRAR OBJETOS AL SUELO CONSTANTEMENTE, ya que les puede gustar el sonido que provoca al caer, mostrar enfado o frustración, reclamar atención o simplemente es un ritual y es la finalidad que ha encontrado al uso de ese objeto convirtiéndose para él en un juego.

PRESENCIA DE RABIETAS DESPROPORCIONADAS ANTE LOS TIEMPOS DE ESPERA en momentos como respetar la cola, cuando nos paremos a atender a otro compañero o cuando repartamos los materiales o expliquemos una actividad. Podemos asociarlo a un estímulo que para él/ella resulte gratificante, como por ejemplo poner una canción que indique que debe esperar o darle un objeto junto a secuenciar las actividades con apoyos visuales. 

En el JUEGO, como dijimos al principio los niños y niñas con autismo evitan el contacto visual y quieren estar solos, les cuesta la comunicación con los otros y repiten acciones una y otra vez, por lo que su preferencia estará en los juegos en solitario con escasos momentos de juego compartido con los demás. Jugar permite al niño o niña desarrollar aspectos psíquicos, físicos y sociales mientras experimenta sus emociones y expresa sus sentimientos. Es la manera en la que el niño conoce y expresa su mundo. Por tanto, estimularemos el juego en sesiones diarias y aprovecharemos otros momentos espontáneos para favorecer el juego social. Se sabe que también en el aspecto de la comunicación y el lenguaje, el juego tiene un rol importante y recordemos que estos niños suelen tener dificultades en el lenguaje.

Para finalizar este artículo diré que muchos de estos niños y niñas también tienen problemas de aprendizaje, muestran un retraso en el lenguaje y el habla y un coeficiente intelectual muy bajo que les limita considerablemente en su vida cotidiana.

Sin embargo, también hay algunas personas diagnosticadas con un trastorno del espectro autista que tienen una inteligencia superior a la media o que logran superar sus problemas de comunicación. Destacamos personalidades que se cree que tuvieron autismo como el director de cine Tim Burton,  Ludwig Van Beethoven, Bill Gates, Amadeus Mozart, Michael Jackson, el director de cine Stanley Kubrick entre otros muchos. 

Por tanto “Tener autismo no significa no ser humano, sino ser diferente”. Jim Sinclair (1992).  Espero que el artículo les guste y les sea de utilidad. 

Tenéis algunos enlaces de interés:

Aumentativa: https://www.aumentativa.net. En la actualidad, la web cuenta con más de 9.000 pictogramas, 34.000 palabras o grupos de palabras, 10.000 fotografías, un total de 48 aplicaciones multimedia y un potente sistema automático de generación de actividades y aplicaciones. 

ARASAAC: https://arasaac.org/materials/es/1580  Para mí, la página más completa con presentación y actividades para ayudar a comprender a los compañeros de clase y a otros niños qué es el autismo, qué ayudas necesitan las personas con autismo, cómo ponernos en su lugar y cómo podemos ayudarles en nuestra vida diaria.




Esta actividad os puede ayudar a mantener un seguimiento diario del tiempo con vuestros y vuestras alumnas.

Pueden trabajar conceptos como el sol, la lluvia, la nieve, las nubes... Y si queréis ir un poco más allá, es genial para trabajar la temperatura, la naturaleza y sus colores dependiendo de la estación del año.

Ya ha llegado el verano y la mejor manera de recordar todas las experiencias es anotarlas o dibujarlas. Por eso os proponemos forrar una libreta de una manera muy especial. ¡Vamos!

Materiales:

  • Libreta
  • Papel kraft
  • Folios de colores
  • Folio estampado (se puede dibujar)
  • Patrón
  • Celo
  • Tijeras
  • Lápiz

Pasos a seguir:

1.Cubrir la libreta con el papel kraft, como si lo fuéramos a forrar, pero sin enganchar nada todavía.

2. En el espacio de la portada, centra el patrón (círculo) que encontrarás en la plantilla descargable. Marca el círculo, separa el papel kraft de la libreta y recorta el círculo.

3. Haz tiras de papel de 15 cm x 15 cm. Tienes que hacer 4 tiras de cada color. Recórtalas y dóblalas por la mitad.

4. Utiliza el patrón para ir colocando las tiras de colores. Tienes que seguir el orden de los números y pegar cada tira, una sobre la otra, con celo para que no se muevan. Los pliegues tienen que ir hacia el centro del diseño (cuadrado central).

5. Coloca todas las tiras hasta completar la secuencia de números. Acaba el diseño con un cuadrado de 5 cm x 5 cm. Este cuadrado puede ser un papel liso, un papel estampado o un papel con dibujos o decoraciones hechas por nosotros mismos.

6. Dale la vuelta al diseño y engánchalo en el agujero en forma de círculo del papel kraft.

7. Acaba de forrar la libreta.

Una vez hechos todos los pasos podemos decorar nuestra libreta como más nos guste.

Y tú, ¿qué experiencias quieres recordar este verano?

Llega el verano y, aunque es la época de jugar y disfrutar del tiempo libre que no hemos tenido durante el curso, podemos buscar la manera de aprovechar estos momentos en casa para seguir aprendiendo mientras jugamos. 

Para los niños y niñas la mejor manera de seguir aprendiendo desde casa es jugando y con actividades que los motiven y que, sin darse cuenta, sigan poniendo en práctica todo lo que han aprendido durante el curso.

Así que os dejamos un recopilatorio de 5 recursos para no dejar de aprender (y jugar mucho) durante el verano. También podréis encontrar más en nuestra web www.profespapeltijera.com y escribiendo en el buscador las palabras “Juegos” o “Actividades”.  


JUEGO CALCULA & GO de Mestralitza't

Un recurso muy completo para encontrar juegos muy entretenidos, la autora de Mestralitza’t nos deja estas 4 propuestas de juego, pero explica que es un juego abierto a muchas otras posibilidades.

Con este recurso se trabaja el cálculo (sumas y restas), la lógica, la direccionalidad, la estrategia, el vocabulario, las distancias y las unidades de medida (pasos).

Aquí dejamos en enlace al recurso en CATALÁN y en CASTELLANO


I have / Who has? Euros y Decimales de Profes en Apuros

Un recurso que se basa en el famoso juego de cartas “I have, who has” (yo tengo, quién tiene) pero adaptado para trabajar los euros y los decimales, un juego que podemos jugar en familia y que puede evolucionar y se trabajar con monedas reales. El recurso incluye dos versiones; Euros - Decimales y Decimales - Euros. 

Está disponible en 3 idiomas en CATALÁN, CASTELLANO e INGLÉS.


12 propuestas para practicar la escritura con pulsadores (o sin) de The Big Bag Teacher

Un recurso para sentirse como en los concursos de la tele, para aprender a componer palabras y algunas reglas de ortografía básicas, también incluye plantillas para crear tus propias versiones del juego. 

La autora, The Big Bag teacher, nos da la solución si no tenemos pulsadores en casa, ya que podemos usar palos de colores dentro de un vaso y en lugar de pulsar, se tendrá que ser el más rápido/a en coger el palo. 

Aquí tenéis el enlace directo al recurso en CASTELLANO


Starter’s DOBBLE de Petjades de Colors

Una adaptación del famoso juego de mesa “Dobble” en inglés basado en el vocabulario de nivel “Starters” de Cambridge (animales, comida, muebles, ropa, objetos del aula…) para practicar vocabulario y ejercitar la agilidad mental y visual. 

El juego está pensado en inglés, pero como comenta la autora Petjades de Colors, las imágenes no entienden de idiomas así que puedes dejar volar tu imaginación.

Aquí dejamos el enlace al recurso en INGLÉS.


Escritura creativa para un año entero: 40 situaciones de EntreiPadsyCuadernos

Un recurso que contiene más de 40 situaciones para trabajar la lectoescritura de manera creativa, divertida y personal. 

Un recurso para trabajar la creatividad con unas pautas, saber cómo abordar el tema y establecer preferencias para tener una idea y desarrollarla. 

Aquí tenéis el enlace al recurso en CASTELLANO.


Pero, ¿solo aprenden durante el verano?

El verano es un momento de desconexión para todos y todas las docentes. Desconectar para volver a conectar es la frase de moda, pero el verano es lo suficientemente largo para tener algunos ratos en los que sigamos aprendiendo.

Nuestra propuesta es hacerlo de una manera agradable, con pequeñas cápsulas llenas de aprendizaje. Las nuevas píldoras formativas de PPT pueden ser una buena fórmula para seguir aprendiendo allá donde estés.

Te dejamos algunos ejemplos que te pueden interesar:

@blogdelamusica: La importancia de la música como herramienta fundamental para el aprendizaje en los niños y niñas.

Hola, soy Alba Simo, aunque algunos me conoceréis por mi perfil de Instagram @blogdelamusica. Graduada en Magisterio de Educación Primaria con Mención en Educación Musical.

La música es una de las áreas más importantes de la que el ser humano no puede prescindir. Así pues, la educación musical debe trabajarse desde edades bien tempranas ya que ayuda a un mejor desarrollo cognitivo del niño/a. Además, la música aporta numerosos beneficios a las personas y uno de esos beneficios es la motivación a la hora de aprender.

Cabe destacar, que la música es algo que está presente siempre a lo largo de nuestra vida y de ahí la frase “Sin música la vida no tendría sentido”. Por ello, podemos afirmar que si unimos la educación y la música en un mismo conjunto tendremos grandes resultados.

Si un niño/a que canta, vive la música, la toca y la siente, podemos decir que ese niño o niña está formándose como persona a través de un elemento transversal en el que no solo se está sintiendo bien, sino que está desarrollando a su vez unas competencias que le ayudarán en su futura formación.

No quiero hablar de una manera técnica acerca de la música ni mucho menos, pero si quiero recalcar la importancia que tiene la música dentro del ámbito educativo y los numerosos beneficios que esta trae consigo.

Desde una perspectiva educativa, la educación musical es una de las pocas asignaturas que abarca lo multidisciplinar y transversal, ya que es el conducto desde el que podemos impartir diferentes áreas como la Lengua, las Matemáticas o Educación Física. No sólo eso, sino que podemos ayudar a desarrollar en el alumnado su inteligencia interpersonal a través de las emociones.

Por ello podemos afirmar que la música y la educación viven en un mismo marco y que deben ser llevadas a cabo de una manera activa y motivadora. No podemos otorgarle al alumnado unas simples fichas y esperar que ocurra la magia. La música se trabaja, se vive y se baila.

Utilizar la música como una herramienta de aprendizaje nos ayuda a motivar al alumnado. Si no mostramos la música como un elemento atractivo será más difícil su compresión y aprendizaje. Nos sujetamos en el poder de la música como salvoconducto del aprendizaje y esto nos facilita el proceso.

A esto le añadimos que la música no tiene únicamente como objetivo transmitirnos emociones y sensaciones, sino que con ella podemos trabajar la capacidad de memorización, atención y concentración del alumnado. A su vez, fomentamos el desarrollo de la memoria visual y auditiva.

Además, sabemos que, gracias a la música y a su involucración en el aprendizaje, los niños y niñas pueden mejorar su razonamiento y sus habilidades motoras. Esto se hace a través de la práctica musical, vivenciando la música y tocándola.

Por no hablar de la facilidad que nos da la música a la hora de desarrollar nuestras habilidades sociales y esa capacidad de espíritu crítico que va naciendo poco a poco dentro de nosotros, las personas. Cuando queremos trabajar de maneral grupal formando un coro estamos promoviendo la cohesión social y la igualdad de oportunidades. Todos los niños y niñas se sentirán protagonistas y podrán empatizar con el resto de compañeros. 

No solo eso, con estas metodologías también se apuesta por el trabajo cooperativo. Los niñas y niñas van desarrollando poco a poco su autoestima y su empatía. Al fin y al cabo, somos personas y necesitamos por derecho, socializar y estar en continuo contacto social. Y este poder lo tiene la música.

Queda reflejado que la música es una herramienta fundamental que favorece el aprendizaje de manera significativa en los niños y niñas. Las personas, por inercia, necesitan música para vivir y por ello el aprendizaje también lo necesita. Si buscamos una manera de trabajar la música esta debe de ser activa. Reitero, no podemos pretender que los niños y niñas aprendan contenidos sin antes vivenciarlos y sentirlos. La música está para sentirla y bailarla.

En conclusión, aunque finalmente el docente será el guía en el proceso de enseñanza-aprendizaje y les aporte las estrategias necesarias para formarse, una de estas, siempre tendrá que ser la música, fuente vital y necesaria del aprendizaje.

¡No dudes nunca de involucrar a la música en tu vida y en la de tu alumnado!

De pequeños todos hemos imaginado qué querríamos ser de mayores. Algunos han soñado cosas que parecían imposibles, como ser astronauta o supercientífico en la NASA. A veces hemos cambiado de profesión soñada en pocos días: hay a quien le encantaría ser cocinero, pero también médico, jardinero o maestro. Todas las profesiones se llevan en el corazón y todos los sueños son un hilo del que tirar para crecer y ser todo aquello que queramos ser. 

¿Habéis adivinado ya el título del cuento que hoy os queremos recomendar? Serás lo que quieras ser es una obra de Sandra Alonso, que nos cuenta la historia de un niño que sueña con ser muchas cosas… ¿Lo conseguirá? ¿Vosotros qué pensáis? A nosotros lo que más nos gusta es hacer camino. ¡Vamos!https://www.youtube.com/watch?v=nYMVANDVezY

Un cuento para empoderarse

Nico es un niño muy aventurero. Un soñador, en pocas palabras, que barrunta y barrunta qué será de mayor. Su abuelo Ramón, para hacerle una broma, le dice que cuando sea mayor será un anciano como él. Pero todos sabemos que Nico no se refiere a eso. Lo que Nico tiene en la cabeza son un montón de profesiones fantásticas. Quiere ser granjero, enfermero, astronauta o bien cantante… 

Cada vez que Nico dice una profesión nueva, su familia le responde: Claro, Nico, ¡tú serás lo que quieras ser! En esta aventura de inventar lo que queremos ser de mayores no tendrían que imponerse límites ni barreras. Por eso es tan importante que los cuentos que llegan a nuestras manos sean como este y ofrezcan a los niños horizontes llenos de oportunidades. Y que nosotros, los adultos, los acompañemos sin hacerles renunciar a sus sueños.

¿Por qué os recomendamos Serás lo que quieras ser?

Serás lo que quieras ser es un libro muy bello, lo miremos por donde lo miremos. La historia de Sandra Alonso (licenciada en magisterio y especialista en literatura infantil) cuenta con las ilustraciones de Robert Garcia (nacido en Barcelona y apasionado por el dibujo) configurando unas páginas brillantes y emocionantes, donde la magia y el poder de creer en uno mismo se dan la mano. 

Os recomendamos Serás lo que quieras ser porque nos parece una propuesta brillante, vista desde una perspectiva distinta. Aquí es Nico, el niño, el que se invita a sí mismo a formar parte de sus sueños y a perseguirlos. Su entorno adulto es importante porque lo invita a pasar y refuerza la idea de que cumplir el sueño de SER no es una casualidad, sino que es fruto del esfuerzo y la capacidad de creer en uno mismo. 

Invita, pese a que los niños siempre sueñan con ser mayores, a seguir siendo niños, por el mero hecho de imaginarse (y es pura magia) en el rol de los adultos que curan, cuidan, investigan o hacen arte. 

Leedlo… ¡y a soñar!

Ficha técnica: 

  • Número de páginas: 32
  • Editorial: Carambuco Ediciones
  • Idioma: castellano
  • Encuadernación: tapa dura
  • ISBN: 978-84-1852-222-2
  • Año de edición: 2021
  • Precio: 14,25€



@iamnotamuggleteacher: ¿Qué es el medio ambiente?

Podemos definir el medio ambiente como todo aquello que nos rodea y ejerce influencia sobre nuestra vida. Si queremos ser más exactos podemos centrarnos en la definición que se realizó en La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Humano, celebrada en Estocolmo (1972): 

“Es el conjunto de componentes físicos, químicos, biológicos y sociales capaces de causar efectos directos o indirectos, en un plazo corto o largo, sobre los seres vivos y las actividades humanas”

Entendiendo por componentes físicos-químicos la energía solar, el agua, el aire y el suelo; por biológicos, los seres vivos; y sociales, todos aquellos generados por el ser humano. Se puede decir que todos estos factores se encuentran interrelacionados, de forma que, si uno es modificado, los demás resultan afectados.

Centrándonos en esta última afirmación resulta de vital importancia que nos paremos a pensar sobre nuestra relación con el medio ambiente y aquí me parece importante hacer una reflexión, ya que es el punto de partida que me hizo a mí tomar conciencia de cómo tratamos los seres humanos nuestro planeta, nuestro hogar. Y es que me parecieron realmente preocupantes los titulares que pudimos ver a lo largo de la cuarentena por la COVID-19 acerca de cómo el confinamiento reducía a la mitad la contaminación en las ciudades más pobladas del mundo: reduciéndose sustancialmente la contaminación atmosférica en Madrid, mejorando la calidad del aire en China, en Italia se llegaron a niveles insólitos de dióxido de nitrógeno…titulares y más titulares, acompañados de vídeos e imágenes en las redes sociales en las que aparecían animales salvajes que se aventuraban en el deshabitado espacio urbano. Y así surgió mi primera reflexión: es triste que tengamos que estar encerrados en casa para que mejore nuestro planeta, para que la Tierra descanse y los animales se acerquen a las ciudades; pero más triste es que a pesar de que las tasas de contaminación descendieron, el calentamiento global no se frenó, estando la Tierra más caliente de lo que debería durante todo el año 2020.

En mi cabeza, resonaba una frase que tanto me había aprendido de memoria para el tema del medio ambiente en las oposiciones acerca del agotamiento de los recursos: “Vilches y Gil (2003) nos recuerdan que en el Foro de Río de Janeiro, el consumo a escala planetaria superaba ya el 33% a las posibilidades de recuperación, otra conclusión a la que se llegó fue el hecho de que si pudiera extender a todos los seres humanos el nivel de consumo de los países desarrollados, sería necesario contar con tres planetas para atender la demanda global.” Y pensaba tres planetas para atender esta demanda en 2003, pues ahora en 2020…¿Cuántos necesitaremos?

Con esta frase en mi mente, junto con los titulares anteriores, llegué a la siguiente afirmación: la adopción de una actitud consciente ante el entorno que nos rodea, del cual formamos parte indisoluble, depende, en gran medida, de la enseñanza y la educación de la niñez y la juventud. Por esta razón, corresponde a la escuela desempeñar un papel fundamental en este proceso. 

Ya en 1977, en la “Declaración de Tbilisi” se recomendó que la educación ambiental fuese un proceso de toda la vida, interdisciplinario y holístico, en naturaleza y aplicación. Sin embargo, somos muchos los que creemos que cuarenta y cuatro años después de esta declaración, los avances en educación ambiental y sostenible no han sido los adecuados y nos encontramos ante una situación de gran emergencia ambiental.

Por ello, como maestros no podemos esperar a que los políticos y gobiernos pongan en marcha medidas eficaces que apuesten por la sostenibilidad y ayuden a frenar el calentamiento global. La llave a esta solución, creo firmemente que, la tenemos los maestros, docentes preocupados por el medio ambiente, implicados en la educación, que creen que un mundo mejor es posible y sobre todo que confían en su alumnado para convertirlos en ciudadanos transformadores, transformadores de futuros, fomentando en ellos un pensamiento crítico y desarrollando una toma de conciencia de la realidad que vive nuestro planeta, contribuyendo, así, a frenar el cambio climático. 

Para poder llegar a esta gran transformación, desde los centros se pueden poner en marcha diferentes medidas, promoviendo prácticas pedagógicas que fomenten actitudes de cuidado y conservación del medio ambiente,  destacando: 

  • Actividades en el entorno más cercano, que permitan el contacto directo del alumnado con la naturaleza; ya que solo mediante ese acercamiento y ese sentido de pertenencia se desarrollará la conciencia ecológica. 
  • Fomento de prácticas sostenibles como el uso de botellas de acero para el agua, uso de tuppers para no generar residuos, uso de la bicicleta o el transporte público para ir al centro, etc. 
  • Prácticas como huertos, arboretos, recogida de plásticos en las playas…experiencias y vivencias que fomentan el respeto y el cuidado del entorno. 
  • Salidas a vertederos y plantas de reciclaje, practicas sobre el uso de agua que se emplea en una ducha y representación con botellas, talleres de reciclaje…formando al alumnado respecto al impacto ambiental que cada acto individual genera en el medio ambiente.
  • Planes y proyectos de educación ambiental que supongan una modificación del currículo que incluya de forma gradual y transversal los contenidos relacionados los objetivos de desarrollo sostenible. Planes que supongan una línea común de centro, basados en la reflexión conjunta tanto del profesorado, como del alumnado y de la comunidad educativa y que supongan una implicación por parte de todos.

De esta forma estaremos sembrando el cambio, nuestros alumnos se habrán convertido en transformadores de futuros y llevarán por bandera esos aprendizajes significativos, lejos muy lejos, del colegio a casa, al instituto, a la universidad…para toda la vida.

Finalmente, quiero destacar que tenemos que tomar conciencia de que la educación ambiental es uno de los pilares básicos para sembrar el cambio, y estos cambios no se producen de forma inmediata, no podemos dar la vuelta al centro educativo de la noche a la mañana, se necesita tiempo y paciencia, puesto que, de estas pequeñas acciones, los resultados se obtienen a largo plazo. ¿Y tú te unes a sembrar el cambio?

El imprimible que presentamos hoy es un puzle para trabajar los números con los y las alumnas en el aula.

Con esta actividad podrán reforzar el aprendizaje de los números y también las cantidades. Es una actividad perfecta para realizarla estos últimos días de clase, ya que se presenta el contenido de una manera lúdica.

Cómo podéis ver en la imagen cada puzle consta de 4 piezas que representan un mismo número: cifras, letras, dado y objeto. Y la actividad consiste en hacer que los niños relacionen correctamente estas piezas del puzle de manera correcta. Divertido, ¿verdad?

Nosotros recomendamos que imprimís el recurso en una página dinA3 o dinA2, además de plastificarlo. De este modo, el resto de compañeros y compañeras también podrán visualizar el juego y no se romperá fácilmente con su uso.

Lasenyoretajulia:

Lo que más me gusta de ser maestra es el hecho de poder escoger qué “enseñar” y como. Y yo siempre escojo hacerlo jugando. Mi objetivo como maestra es que el alumnado aprenda en al mismo momento en el que se lo pasa bien, por eso el juego es tan importante en mis clases de educación musical. Tenemos un centenar de materiales y recursos, pero lo importante es la DINÁMICA, como lo transformamos para presentárselo a los niños y a las niñas y que tengan ganas de aprenderlo, de hacerlo, que muestren interés y se esfuercen para hacerlo bien.

  • Podemos utilizar un juego al empezar una sesión y que nos sirva para presentar o dar una pista sobre que trabajaremos o que aprenderán. Por ejemplo en la clase de 5.º, el primer día del segundo trimestre, habiendo vuelto de las vacaciones de Navidad, teníamos que trabajar el concierto de año nuevo. Empezamos la sesión jugando al juego EL/LA DIRECTOR/A DE LA PULSACIÓN y la música que usábamos para jugar ere la Marcha radetzky de Johann Strauss. Este juego es como el director de la orquesta, pero en ninguna parte de hacer ver que tocamos diferentes instrumentos, “el director” lleva la pulsación de diferentes maneras o a diferentes partes del cuerpo, los compañeros/se lo imitan y el que la para tiene que adivinar quién dirige.
  • Podemos jugar para reforzar un contenido. Por ejemplo, con los de 2.º, cuando trabajamos las notas de la escala. Primero les expliqué el cuento de los patitos musicales (adaptación del cuento de Estrella Ramón).

Después bailamos “Las notas de la escala” de Ambauka, 8 alumnos tocan con los boomwhackers, delante se ponen 8 círculos, uno por cada nota, quien la para tira un muñequito y lo tiene que ir a buscar saltando por los diferentes círculos mientras los compañeros tocan su nota cuando les toca.

A continuación jugamos al tradicional juego del PAÑUELO, pero en versión musical, en este caso no utilizo números, cada uno tiene una tarjeta con el dibujo de una nota del pentagrama. Y yo (que aguanto el pañuelo) voy diciendo: Do, Sol, La… En otras ocasiones, hemos utilizado ritmos o instrumentos.

Podemos jugar para repasar contenidos trabajados a lo largo de unas cuántas sesiones y que les servirá para autoevaluarse, saber qué les cuesta, qué tienen que mejorar o que saben hacer muy bien. En este caso, nosotros hacemos un CIRCUITO MUSICAL. Por ejemplo, durante el segundo trimestre, el alumnado de 3.º trabajó las familias de instrumentos. En las dos últimas sesiones pudieron hacer un circuito musical sobre instrumentos y su clasificación. En este caso, el circuito estuvo formado por 9 estaciones y a cada estación un juego diferente. El alumnado escoge (con parejas o grupos de 3) una estación para empezar a jugar. Aproximadamente cada 10 minutos sonará una canción y es el momento de recoger el juego y cambiar de estación. Se van moviendo en el sentido de las agujas del reloj.

He hecho circuitos musicales, de juegos rítmicos, de notas de la escala... o simplemente de “Juegos de mesa” en versión musical (el ganso, el tres en raya, el dómino, memory, conecta 4, ¿quién es quién?...)

También jugamos para conseguir algo, por ejemplo el juego del RITMO ESCONDIDO, un juego que consiste al esconder 6 ritmos de 4 tiempos (en forma de tarjeta plastificada) y el alumnado los tiene que buscar disimuladamente por la clase (uno está enganchado al techo, el otro al zócalo, el otro en la pata de una silla, otro en la parte de bajo de un armario o en la parte de arriba de la ventana…). A medida que los van encontrando los anotan en una ficha y gana quién los encuentra primero. Una vez todo el mundo o casi todo el mundo tiene los 6 ritmos anotados, los vayamos descolgando del lugar donde estaban escondidos y los colgamos a la pizarra para trabajarlos. Ponemos la pulsación, los imitamos, los picamos, en forma de cadena, un compás cada niño/a; los picamos, cada ritmo con un sonido corporal diferente; los picamos, con grupos, grupo día y grupo noche por ejemplo y encima de cada compás se dibuja o bien un sol o bien una luna; lo tocamos con instrumentos de percusión…

La educación musical da mucho juego, ya lo veis. ¡Así que celebramos el día internacional del juego, hoy y cada día! Acabaré el escrito con una frase de la Kay Redfield Jamison que me gusta mucho: JUGAR NO ES UN LUJO, ES UNA NECESIDAD.

Un vestido, unos zapatos nuevos y un charco. ¿Dejamos de verdad que los niños sean niños? El dilema que Susanna Isern y Maria Girón nos plantean en este álbum ilustrado es un dilema que forma parte de lo cotidiano. El libro, de dimensiones tan generosas como su belleza, conecta de lleno con la esencia de nuestras infancias. Las de hoy y las de antes. 

Nueve formas de no pisar un charco es la historia de una niña que no encuentra ninguna incompatibilidad entre estrenar ropa y pasear después de la lluvia. No puede ensuciarse la ropa nueva, eso lo tiene claro. Los zapatos son demasiado bonitos. Los calcetines son muy blancos. Pero, ¿es que hay algo mejor que dejarse llevar por el deseo casi ancestral de fusionarse con el barro, la tierra y el agua?

Ella intenta evitarlo de todas formas: hasta nueve veces, que son trampas puestas en el camino. Finalmente, cae en un charco y se desencadena el drama. ¿La reñirán en casa? Puede que, ahora que ya no hay nada que hacer, lo mejor sea aprovechar y disfrutar del momento...

Un cuento para conectar con el niño que todos llevamos dentro  

Susanna Isern es una autora muy conocida en el ámbito de la literatura infantil. Con otros álbumes publicados, como El momento perfecto (La Fragatina, 2015), Esto no es una selva (Flamboyant, 2017) o Cartas en el bosque (Cuento de luz, 2016), Isern nos presenta una historia que no deja indiferentes ni a adultos ni a niños, porque nos conecta con una experiencia vivida y común: el miedo a ensuciarse cuando en casa te visten de domingo. 

Nos adentramos en el cuento y encontramos una especie de listado de instrucciones, un total de nueve, para no pisar charcos. La bienvenida también es fantástica. En las guardas del libro los niños encontrarán un mapa del pueblo lleno de charcos, hasta llegar a la lavadora, en la que poner la colada empapada. 

Isern tira del hilo de la historia para llevar al lector por un viaje cotidiano, pero imaginado, por la calma que llega después de la tormenta y que nos hace transitar por lugares comunes. ¿Las ilustraciones? Una maravilla a doble página de Maria Girón, una ilustradora que también nos ha emocionado con otras obras, como Mi lazarilla, mi capitán (Kalandraka, 2020), Arturo y el elefante sin memoria (Tramuntana, 2018) o Yoga (Akiara Books, 2021). La suya es una ilustración limpia, sin aspavientos, tan sencilla y bella como pisar un charco. 

Por qué os recomendamos Nueve formas de no pisar un charco?

¿Cómo hacemos para no pisar un charco? ¿Dar un paso largo? ¿Saltar de piedra en piedra hasta salvarse? Son formas muy habituales de saltarlo, pero en Nueve formas de no pisar un charco son casi mágicas. Este cuento, que os recomendamos con los ojos cerrados, es a la vez un camino para el disfrute y la alegría, con textos pequeños que nos invitan a reír y a expresarnos. Puede convertirse, como el célebre ¿Vamos a cazar un oso? (Ekaré 2013), en un viaje en familia, que a la vez nos hace reír y nos propone compañía. 

Al final, uno se da cuenta de que, a pesar de haber pisado el charco, nadie puede quitarnos lo saltado. Y una vez dentro, ¿quién puede resistirse a disfrutar de la pequeña locura cotidiana de dar unos cuantos saltos más y terminar de ensuciarse? ¡Hola, lavadora! ¡Te necesitamos! 

Ficha técnica: 

  • Número de páginas: 36
  • Editorial: Takatuka 
  • Idioma: castellano
  • Enquadernació: tapa dura
  • ISBN: 978-84-1600-381-5
  • Año de edición: 2017
  • Precio: 14,25€