Author Archives: Helena Sota

De pequeños todos hemos imaginado qué querríamos ser de mayores. Algunos han soñado cosas que parecían imposibles, como ser astronauta o supercientífico en la NASA. A veces hemos cambiado de profesión soñada en pocos días: hay a quien le encantaría ser cocinero, pero también médico, jardinero o maestro. Todas las profesiones se llevan en el corazón y todos los sueños son un hilo del que tirar para crecer y ser todo aquello que queramos ser. 

¿Habéis adivinado ya el título del cuento que hoy os queremos recomendar? Serás lo que quieras ser es una obra de Sandra Alonso, que nos cuenta la historia de un niño que sueña con ser muchas cosas… ¿Lo conseguirá? ¿Vosotros qué pensáis? A nosotros lo que más nos gusta es hacer camino. ¡Vamos!https://www.youtube.com/watch?v=nYMVANDVezY

Un cuento para empoderarse

Nico es un niño muy aventurero. Un soñador, en pocas palabras, que barrunta y barrunta qué será de mayor. Su abuelo Ramón, para hacerle una broma, le dice que cuando sea mayor será un anciano como él. Pero todos sabemos que Nico no se refiere a eso. Lo que Nico tiene en la cabeza son un montón de profesiones fantásticas. Quiere ser granjero, enfermero, astronauta o bien cantante… 

Cada vez que Nico dice una profesión nueva, su familia le responde: Claro, Nico, ¡tú serás lo que quieras ser! En esta aventura de inventar lo que queremos ser de mayores no tendrían que imponerse límites ni barreras. Por eso es tan importante que los cuentos que llegan a nuestras manos sean como este y ofrezcan a los niños horizontes llenos de oportunidades. Y que nosotros, los adultos, los acompañemos sin hacerles renunciar a sus sueños.

¿Por qué os recomendamos Serás lo que quieras ser?

Serás lo que quieras ser es un libro muy bello, lo miremos por donde lo miremos. La historia de Sandra Alonso (licenciada en magisterio y especialista en literatura infantil) cuenta con las ilustraciones de Robert Garcia (nacido en Barcelona y apasionado por el dibujo) configurando unas páginas brillantes y emocionantes, donde la magia y el poder de creer en uno mismo se dan la mano. 

Os recomendamos Serás lo que quieras ser porque nos parece una propuesta brillante, vista desde una perspectiva distinta. Aquí es Nico, el niño, el que se invita a sí mismo a formar parte de sus sueños y a perseguirlos. Su entorno adulto es importante porque lo invita a pasar y refuerza la idea de que cumplir el sueño de SER no es una casualidad, sino que es fruto del esfuerzo y la capacidad de creer en uno mismo. 

Invita, pese a que los niños siempre sueñan con ser mayores, a seguir siendo niños, por el mero hecho de imaginarse (y es pura magia) en el rol de los adultos que curan, cuidan, investigan o hacen arte. 

Leedlo… ¡y a soñar!

Ficha técnica: 

  • Número de páginas: 32
  • Editorial: Carambuco Ediciones
  • Idioma: castellano
  • Encuadernación: tapa dura
  • ISBN: 978-84-1852-222-2
  • Año de edición: 2021
  • Precio: 14,25€



@iamnotamuggleteacher: ¿Qué es el medio ambiente?

Podemos definir el medio ambiente como todo aquello que nos rodea y ejerce influencia sobre nuestra vida. Si queremos ser más exactos podemos centrarnos en la definición que se realizó en La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Humano, celebrada en Estocolmo (1972): 

“Es el conjunto de componentes físicos, químicos, biológicos y sociales capaces de causar efectos directos o indirectos, en un plazo corto o largo, sobre los seres vivos y las actividades humanas”

Entendiendo por componentes físicos-químicos la energía solar, el agua, el aire y el suelo; por biológicos, los seres vivos; y sociales, todos aquellos generados por el ser humano. Se puede decir que todos estos factores se encuentran interrelacionados, de forma que, si uno es modificado, los demás resultan afectados.

Centrándonos en esta última afirmación resulta de vital importancia que nos paremos a pensar sobre nuestra relación con el medio ambiente y aquí me parece importante hacer una reflexión, ya que es el punto de partida que me hizo a mí tomar conciencia de cómo tratamos los seres humanos nuestro planeta, nuestro hogar. Y es que me parecieron realmente preocupantes los titulares que pudimos ver a lo largo de la cuarentena por la COVID-19 acerca de cómo el confinamiento reducía a la mitad la contaminación en las ciudades más pobladas del mundo: reduciéndose sustancialmente la contaminación atmosférica en Madrid, mejorando la calidad del aire en China, en Italia se llegaron a niveles insólitos de dióxido de nitrógeno…titulares y más titulares, acompañados de vídeos e imágenes en las redes sociales en las que aparecían animales salvajes que se aventuraban en el deshabitado espacio urbano. Y así surgió mi primera reflexión: es triste que tengamos que estar encerrados en casa para que mejore nuestro planeta, para que la Tierra descanse y los animales se acerquen a las ciudades; pero más triste es que a pesar de que las tasas de contaminación descendieron, el calentamiento global no se frenó, estando la Tierra más caliente de lo que debería durante todo el año 2020.

En mi cabeza, resonaba una frase que tanto me había aprendido de memoria para el tema del medio ambiente en las oposiciones acerca del agotamiento de los recursos: “Vilches y Gil (2003) nos recuerdan que en el Foro de Río de Janeiro, el consumo a escala planetaria superaba ya el 33% a las posibilidades de recuperación, otra conclusión a la que se llegó fue el hecho de que si pudiera extender a todos los seres humanos el nivel de consumo de los países desarrollados, sería necesario contar con tres planetas para atender la demanda global.” Y pensaba tres planetas para atender esta demanda en 2003, pues ahora en 2020…¿Cuántos necesitaremos?

Con esta frase en mi mente, junto con los titulares anteriores, llegué a la siguiente afirmación: la adopción de una actitud consciente ante el entorno que nos rodea, del cual formamos parte indisoluble, depende, en gran medida, de la enseñanza y la educación de la niñez y la juventud. Por esta razón, corresponde a la escuela desempeñar un papel fundamental en este proceso. 

Ya en 1977, en la “Declaración de Tbilisi” se recomendó que la educación ambiental fuese un proceso de toda la vida, interdisciplinario y holístico, en naturaleza y aplicación. Sin embargo, somos muchos los que creemos que cuarenta y cuatro años después de esta declaración, los avances en educación ambiental y sostenible no han sido los adecuados y nos encontramos ante una situación de gran emergencia ambiental.

Por ello, como maestros no podemos esperar a que los políticos y gobiernos pongan en marcha medidas eficaces que apuesten por la sostenibilidad y ayuden a frenar el calentamiento global. La llave a esta solución, creo firmemente que, la tenemos los maestros, docentes preocupados por el medio ambiente, implicados en la educación, que creen que un mundo mejor es posible y sobre todo que confían en su alumnado para convertirlos en ciudadanos transformadores, transformadores de futuros, fomentando en ellos un pensamiento crítico y desarrollando una toma de conciencia de la realidad que vive nuestro planeta, contribuyendo, así, a frenar el cambio climático. 

Para poder llegar a esta gran transformación, desde los centros se pueden poner en marcha diferentes medidas, promoviendo prácticas pedagógicas que fomenten actitudes de cuidado y conservación del medio ambiente,  destacando: 

  • Actividades en el entorno más cercano, que permitan el contacto directo del alumnado con la naturaleza; ya que solo mediante ese acercamiento y ese sentido de pertenencia se desarrollará la conciencia ecológica. 
  • Fomento de prácticas sostenibles como el uso de botellas de acero para el agua, uso de tuppers para no generar residuos, uso de la bicicleta o el transporte público para ir al centro, etc. 
  • Prácticas como huertos, arboretos, recogida de plásticos en las playas…experiencias y vivencias que fomentan el respeto y el cuidado del entorno. 
  • Salidas a vertederos y plantas de reciclaje, practicas sobre el uso de agua que se emplea en una ducha y representación con botellas, talleres de reciclaje…formando al alumnado respecto al impacto ambiental que cada acto individual genera en el medio ambiente.
  • Planes y proyectos de educación ambiental que supongan una modificación del currículo que incluya de forma gradual y transversal los contenidos relacionados los objetivos de desarrollo sostenible. Planes que supongan una línea común de centro, basados en la reflexión conjunta tanto del profesorado, como del alumnado y de la comunidad educativa y que supongan una implicación por parte de todos.

De esta forma estaremos sembrando el cambio, nuestros alumnos se habrán convertido en transformadores de futuros y llevarán por bandera esos aprendizajes significativos, lejos muy lejos, del colegio a casa, al instituto, a la universidad…para toda la vida.

Finalmente, quiero destacar que tenemos que tomar conciencia de que la educación ambiental es uno de los pilares básicos para sembrar el cambio, y estos cambios no se producen de forma inmediata, no podemos dar la vuelta al centro educativo de la noche a la mañana, se necesita tiempo y paciencia, puesto que, de estas pequeñas acciones, los resultados se obtienen a largo plazo. ¿Y tú te unes a sembrar el cambio?

El imprimible que presentamos hoy es un puzle para trabajar los números con los y las alumnas en el aula.

Con esta actividad podrán reforzar el aprendizaje de los números y también las cantidades. Es una actividad perfecta para realizarla estos últimos días de clase, ya que se presenta el contenido de una manera lúdica.

Cómo podéis ver en la imagen cada puzle consta de 4 piezas que representan un mismo número: cifras, letras, dado y objeto. Y la actividad consiste en hacer que los niños relacionen correctamente estas piezas del puzle de manera correcta. Divertido, ¿verdad?

Nosotros recomendamos que imprimís el recurso en una página dinA3 o dinA2, además de plastificarlo. De este modo, el resto de compañeros y compañeras también podrán visualizar el juego y no se romperá fácilmente con su uso.

Lasenyoretajulia:

Lo que más me gusta de ser maestra es el hecho de poder escoger qué “enseñar” y como. Y yo siempre escojo hacerlo jugando. Mi objetivo como maestra es que el alumnado aprenda en al mismo momento en el que se lo pasa bien, por eso el juego es tan importante en mis clases de educación musical. Tenemos un centenar de materiales y recursos, pero lo importante es la DINÁMICA, como lo transformamos para presentárselo a los niños y a las niñas y que tengan ganas de aprenderlo, de hacerlo, que muestren interés y se esfuercen para hacerlo bien.

  • Podemos utilizar un juego al empezar una sesión y que nos sirva para presentar o dar una pista sobre que trabajaremos o que aprenderán. Por ejemplo en la clase de 5.º, el primer día del segundo trimestre, habiendo vuelto de las vacaciones de Navidad, teníamos que trabajar el concierto de año nuevo. Empezamos la sesión jugando al juego EL/LA DIRECTOR/A DE LA PULSACIÓN y la música que usábamos para jugar ere la Marcha radetzky de Johann Strauss. Este juego es como el director de la orquesta, pero en ninguna parte de hacer ver que tocamos diferentes instrumentos, “el director” lleva la pulsación de diferentes maneras o a diferentes partes del cuerpo, los compañeros/se lo imitan y el que la para tiene que adivinar quién dirige.
  • Podemos jugar para reforzar un contenido. Por ejemplo, con los de 2.º, cuando trabajamos las notas de la escala. Primero les expliqué el cuento de los patitos musicales (adaptación del cuento de Estrella Ramón).

Después bailamos “Las notas de la escala” de Ambauka, 8 alumnos tocan con los boomwhackers, delante se ponen 8 círculos, uno por cada nota, quien la para tira un muñequito y lo tiene que ir a buscar saltando por los diferentes círculos mientras los compañeros tocan su nota cuando les toca.

A continuación jugamos al tradicional juego del PAÑUELO, pero en versión musical, en este caso no utilizo números, cada uno tiene una tarjeta con el dibujo de una nota del pentagrama. Y yo (que aguanto el pañuelo) voy diciendo: Do, Sol, La… En otras ocasiones, hemos utilizado ritmos o instrumentos.

Podemos jugar para repasar contenidos trabajados a lo largo de unas cuántas sesiones y que les servirá para autoevaluarse, saber qué les cuesta, qué tienen que mejorar o que saben hacer muy bien. En este caso, nosotros hacemos un CIRCUITO MUSICAL. Por ejemplo, durante el segundo trimestre, el alumnado de 3.º trabajó las familias de instrumentos. En las dos últimas sesiones pudieron hacer un circuito musical sobre instrumentos y su clasificación. En este caso, el circuito estuvo formado por 9 estaciones y a cada estación un juego diferente. El alumnado escoge (con parejas o grupos de 3) una estación para empezar a jugar. Aproximadamente cada 10 minutos sonará una canción y es el momento de recoger el juego y cambiar de estación. Se van moviendo en el sentido de las agujas del reloj.

He hecho circuitos musicales, de juegos rítmicos, de notas de la escala... o simplemente de “Juegos de mesa” en versión musical (el ganso, el tres en raya, el dómino, memory, conecta 4, ¿quién es quién?...)

También jugamos para conseguir algo, por ejemplo el juego del RITMO ESCONDIDO, un juego que consiste al esconder 6 ritmos de 4 tiempos (en forma de tarjeta plastificada) y el alumnado los tiene que buscar disimuladamente por la clase (uno está enganchado al techo, el otro al zócalo, el otro en la pata de una silla, otro en la parte de bajo de un armario o en la parte de arriba de la ventana…). A medida que los van encontrando los anotan en una ficha y gana quién los encuentra primero. Una vez todo el mundo o casi todo el mundo tiene los 6 ritmos anotados, los vayamos descolgando del lugar donde estaban escondidos y los colgamos a la pizarra para trabajarlos. Ponemos la pulsación, los imitamos, los picamos, en forma de cadena, un compás cada niño/a; los picamos, cada ritmo con un sonido corporal diferente; los picamos, con grupos, grupo día y grupo noche por ejemplo y encima de cada compás se dibuja o bien un sol o bien una luna; lo tocamos con instrumentos de percusión…

La educación musical da mucho juego, ya lo veis. ¡Así que celebramos el día internacional del juego, hoy y cada día! Acabaré el escrito con una frase de la Kay Redfield Jamison que me gusta mucho: JUGAR NO ES UN LUJO, ES UNA NECESIDAD.

Un vestido, unos zapatos nuevos y un charco. ¿Dejamos de verdad que los niños sean niños? El dilema que Susanna Isern y Maria Girón nos plantean en este álbum ilustrado es un dilema que forma parte de lo cotidiano. El libro, de dimensiones tan generosas como su belleza, conecta de lleno con la esencia de nuestras infancias. Las de hoy y las de antes. 

Nueve formas de no pisar un charco es la historia de una niña que no encuentra ninguna incompatibilidad entre estrenar ropa y pasear después de la lluvia. No puede ensuciarse la ropa nueva, eso lo tiene claro. Los zapatos son demasiado bonitos. Los calcetines son muy blancos. Pero, ¿es que hay algo mejor que dejarse llevar por el deseo casi ancestral de fusionarse con el barro, la tierra y el agua?

Ella intenta evitarlo de todas formas: hasta nueve veces, que son trampas puestas en el camino. Finalmente, cae en un charco y se desencadena el drama. ¿La reñirán en casa? Puede que, ahora que ya no hay nada que hacer, lo mejor sea aprovechar y disfrutar del momento...

Un cuento para conectar con el niño que todos llevamos dentro  

Susanna Isern es una autora muy conocida en el ámbito de la literatura infantil. Con otros álbumes publicados, como El momento perfecto (La Fragatina, 2015), Esto no es una selva (Flamboyant, 2017) o Cartas en el bosque (Cuento de luz, 2016), Isern nos presenta una historia que no deja indiferentes ni a adultos ni a niños, porque nos conecta con una experiencia vivida y común: el miedo a ensuciarse cuando en casa te visten de domingo. 

Nos adentramos en el cuento y encontramos una especie de listado de instrucciones, un total de nueve, para no pisar charcos. La bienvenida también es fantástica. En las guardas del libro los niños encontrarán un mapa del pueblo lleno de charcos, hasta llegar a la lavadora, en la que poner la colada empapada. 

Isern tira del hilo de la historia para llevar al lector por un viaje cotidiano, pero imaginado, por la calma que llega después de la tormenta y que nos hace transitar por lugares comunes. ¿Las ilustraciones? Una maravilla a doble página de Maria Girón, una ilustradora que también nos ha emocionado con otras obras, como Mi lazarilla, mi capitán (Kalandraka, 2020), Arturo y el elefante sin memoria (Tramuntana, 2018) o Yoga (Akiara Books, 2021). La suya es una ilustración limpia, sin aspavientos, tan sencilla y bella como pisar un charco. 

Por qué os recomendamos Nueve formas de no pisar un charco?

¿Cómo hacemos para no pisar un charco? ¿Dar un paso largo? ¿Saltar de piedra en piedra hasta salvarse? Son formas muy habituales de saltarlo, pero en Nueve formas de no pisar un charco son casi mágicas. Este cuento, que os recomendamos con los ojos cerrados, es a la vez un camino para el disfrute y la alegría, con textos pequeños que nos invitan a reír y a expresarnos. Puede convertirse, como el célebre ¿Vamos a cazar un oso? (Ekaré 2013), en un viaje en familia, que a la vez nos hace reír y nos propone compañía. 

Al final, uno se da cuenta de que, a pesar de haber pisado el charco, nadie puede quitarnos lo saltado. Y una vez dentro, ¿quién puede resistirse a disfrutar de la pequeña locura cotidiana de dar unos cuantos saltos más y terminar de ensuciarse? ¡Hola, lavadora! ¡Te necesitamos! 

Ficha técnica: 

  • Número de páginas: 36
  • Editorial: Takatuka 
  • Idioma: castellano
  • Enquadernació: tapa dura
  • ISBN: 978-84-1600-381-5
  • Año de edición: 2017
  • Precio: 14,25€


¡ANÍMATE A TRABAJAR POR PROYECTOS!

Hola soy Eva Martínez Francés, maestra en educación infantil y primaria, algunos de vosotros me conoceréis por mi perfil de instagram: @pasodeinfantilaprimaria. Después de más de 15 años de trabajo como docente puedo decir que el aprendizaje basado en proyectos es una de las estrategias metodológicas más motivadoras, atractivas y significativas para el alumnado.

Con el ABP logramos relacionar sus conocimientos previos con sus nuevas adquisiciones, a través de una enseñanza basada en la vivenciación y pensando en el niño como el máximo protagonista de todo su aprendizaje.

Los docentes pasamos a ser acompañantes, guías y agentes motivadores de todo el proceso de enseñanza - aprendizaje.

Durante mi día a día observando y escuchando a mi alumnado en el colegio Internacional Ánfora de Cuarte de Huerva en Zaragoza, he logrado desarrollar y asesorar más de 15 proyectos desde Ed. Infantil a Ed. Secundaria relacionados con diferentes temas:científicos, viajes, animales, empresas, arte, medio ambiente, culturas, fenómenos atmosféricos, deportes, personajes ilustres… 

Algunos de ellos los he recogido en mi libro MERAKI: paso a paso del aprendizaje basado en proyectos, el cual lleva a la venta desde diciembre y en la actualidad ha superado los 600 ejemplares. En él se agrupan 5 proyecto surgidos de los intereses, motivaciones e inquietudes de mi alumnado, por ello es un libro práctico, útil y real. Recoge todas las fases del abp a través de actividades, estructuras mentales y todo ello acompañado de fotografías. Gracias a la editorial Cuatrohojas logré cumplir un sueño. Compartir mis experiencias para ayudar, servir de ejemplo, mostrando como una maestra puede lograr motivar al alumnado.

Por todo ello me gustaría daros 5 píldoras con tips, para si todavía tenéis dudas sobre dar el paso y comenzar a trabajar con esta metodológica, dejéis de pensarlo y comencéis a caminar hacia una nueva educación.

1.ESCUCHAR A LOS ALUMNOS: DE SUS CONVERSACIONES SALEN LOS MEJORES PROYECTOS.

PATRULLA 4 PATAS:

Todo comenzó escuchando una conversación en la asamblea.

Cuando una niña, pasadas las fechas navideñas, comentó que le habían regalado un perro. En ese momento todos querían un perro.

Un niño dijo: “¿Sabéis los cuidados que necesitan? Hay que sacarlos a pasear tres veces al día, llevarlos al veterinario, comprar comida, bañarlos… 

Cuando escucharon todas las responsabilidades muchos cambiaron su idea de tener un perro en casa.

En ese momento otra niña dijo: 

“Y si… ¿cuidamos a los perros de los demás? Los paseamos, jugamos con ellos, los bañamos. Las familias están muy ocupadas y a veces no puede atenderlos como se merecen.


Con esta pregunta nació LA PATRULLA CUATRO PATAS, este proyecto puede que sea el mejor de mi carrera profesional, por ello ocupa el primer lugar en mi libro: MERAKI: aprendizaje basado en proyectos.

Muchos de los proyectos surgen a raíz de escuchar sus conversaciones, en asambleas, en patios, en el pasillo, cuando están trabajando.

Es en ese momento cuando entre ellos, “entre amigos”, se sienten más cómodos y muestran sus intereses.

Después es labor del docente tirar de ese hilo de conversación, interesarse por lo que ha escuchado, preguntarles y con todos los datos que nos dan invitarles a crear un proyecto. A veces son ellos mismos los que proponen llevarlo a cabo.

2. SUCESO INESPERADO:

Algunos proyectos surgen de momentos inesperados, de situaciones fortuitas, por ejemplo este año nos hemos visto sorprendidos por Filomena, una borrasca que lleno de nieve casi todo nuestro país. 

Este fenómeno impactó a nuestros alumnos, despertó preguntas e intereses.

Y esos elementos no los podemos dejar pasar, ya que son provocadores de motivación.

diploma_page-0001.jpg

A partir de Filomena pudimos estudiar, los estados del agua, las provincias más afectadas por el temporal,  jugar con hielo, utilizar la nieve para escribir o colorear, crear ecosistemas invernales, analizar los peligros de la nieve y las consecuencias negativas que había ocasionado.

Cómo podéis comprobar, desarrollar parte de nuestro contenido curricular gracias a un suceso no programado. Apareció en nuestras vidas y lo adaptamos a nuestra programación.

Incluso hablamos de animales relacionados con la nieve. El producto final de este proyecto fue la adopción de un pingüino a través del Ministerio de Defensa.

Este tipo de proyectos, debido al factor inesperado, sorpresa, generan gran motivación e interés en el alumnado. Semillas indispensables para el aprendizaje, y sobre todo para el aprendizaje significativo.

3. IDEA PROVOCADA: PROYECTO MÉDICOS

En ocasiones necesitamos desarrollar determinados temas, en ese momento es necesario provocar el interés. El proyecto no nacerá de los intereses y motivaciones de los alumnos, pero sí que despertará inquietudes, preguntas, intereses…

Para ello tenemos que hacer un esfuerzo extra en todas las actividades previas de motivación ya que con ellas será con las que lograremos enganchar a los alumnos hacia el tema deseado.

Por ejemplo, recuerdo un proyecto de médicos que realicé en el colegio Internacional Ánfora, en el que tuvimos que decorar la clase como si fuera una consulta médica, poner  a la mascota de doctor… y presentarme con un delantal con las partes del cuerpo humano. Necesitaba dar ese contenido en mi programación y todavía no había surgido ese interés por los alumnos. Al llegar a clase todo se quedaron fascinados, era como entrar en la consulta de sus pediatras, había de todo: botiquín, sala de espera con revistas, una camilla, la mesa del doctor, una estantería con cajas vacías de medicamentos, una lista de espera para ir llamando, batas de doctores y tarjetas con su nombre de doctor…

La clase se había convertido en un centro médico, y eso despertó el interés por esa profesión. Con ello logramos que sus conocimientos previos sobre salud se fuesen relacionando con los que íbamos adquiriendo día tras día en nuestro proyecto y ello dio como resultado un aprendizaje significativo y duradero.

Por lo tanto, no fue un proyecto que surgió de sus inquietudes, pero la provocación del mismo síque las generó y ello dio lugar a un verdadero proyecto.

4. EFEMÉRIDES: DÍA DEL LIBRO (SAN JORGE)

A lo largo del año existen unos días en el calendario que tenemos por costumbre celebrar: Día de la Paz, de la Igualdad, Día de los Derechos de la Infancia, festividades de nuestra localidad…

Todas estas efemérides pueden desarrollarse, explicarse y trabajarse por proyectos.

Cumplen todos los requisitos: despiertan el interés de los niños, les motiva a participar y a implicarse, desarrolla conocimientos y adquieren aprendizajes significativos, además están relacionados con su contexto y ambiente más directo.

Por ejemplo, trabajar el Día del Libro o el día de San Jorge a través de un proyecto, conociendo la historia con un cuento y marionetas, descubriendo a los personajes, relacionándolo con los estilos de vida actuales y los que se describen en el cuento…

Cada día podemos trabajar una parte del cuento e ir plasmándolo en  una actividad:

  • Inventar otro final.
  • Crear una biografía de los personajes.
  • Ubicar geográficamente el castillo.
  • Realizar marionetas de los personajes.
  • Confeccionar escudos con su apellido.
02ee0e51-5573-4700-aad7-60cf0b324812.jpeg

Y todas estas actividades plasmarlas en un producto final como podría ser este lapbook.

5. ADAPTACIONES DE LIBROS CURRICULARES: CREAR PROYECTOS DE LOS TEMAS RECOGIDOS EN LOS LIBROS DE TEXTO.

C:\Users\evaal\OneDrive\Escritorio\2º trimestre Cumpleños 40\010\image00018.jpeg

En algunos centros utilizan libros de texto  y no quieren dejar de hacerlo, pero también sienten interés por el ABP. No pasa nada. Todo puede relacionarse y coordinarse.

El uso de libros de texto no está reñido con las nuevas metodologías, pero sí que tendremos que crear o adaptar las actividades.

Por ejemplo, este año, en Ciencias Sociales de 5º de primaria en el colegio Internacional Ánfora, me tocaba dar la empresa. Leímos el tema, realizamos las actividades, los esquemas de aprendizaje, los mapas mentales… y los alumnos se quedaron con ganas de más. Así que decidimos trabajar cada uno de los apartados que tenía el libro de texto a través de un proyecto. Creando cada uno su propia empresa.

  • Crear un estudio de mercado: entrevista, estadísticas…
  • Elegir un nombre, un logotipo y un eslogan.
  • Diseñar presupuestos para clientes.
  • Realizar publicidad para diferentes medios: un anuncio de televisión, una revista o un programa de radio.

Todo este material se iba guardando en un PORFOLIO, a modo de libro de empresa, de tal manera que también les era de utilidad para repasar los contenidos.

C:\Users\evaal\OneDrive\Escritorio\2º trimestre Cumpleños 40\010\image00020.jpeg

Cuando realizamos la prueba de logros de ese tema, se vio que los conocimientos habían sido adquiridos de manera óptima, ya que su aprendizaje había sido real y vivenciado a partir de sus propias empresas.



EVA MARTÍNEZ FRANCÉS
pasodeinfantilaprimaria@gmail.com
@pasodeinfantilaprimaria



Enticada2.0

El otro día, yendo al coche con mi padre, escuchábamos una canción que le recordaba a sus años de juventud. La cantaba con euforia, pero, después de darle muchas vueltas, no pudo recordar el nombre del cantante. En un acto instintivo, como tantas otras veces, saqué mi móvil y puse al buscador un trozo de la letra. En décimas de segundo, me salió el nombre del autor: Joan Manel Serrat.

Mi padre me miró con cara de incertidumbre y me dijo que como lo podía haber encontrado yo antes en Internet que él, tratándose de uno de sus cantantes favoritos.
En aquel preciso momento me di cuenta como había cambiado nuestra sociedad en solo una generación gracias a Internet.

Muchos de vosotros, sobre todo los que lleváis más años en el mundo educativo, habréis vivido en primera persona los grandes cambios que ha sufrido la educación y la escuela desde que se empezó a utilizar Internet. Antes, para encontrar información sobre el antiguo Egipto, tenías que pasarte horas mirando y remirando libros y enciclopedias en la biblioteca. Hay quién, en el mejor de los casos, tenía una en casa que sus padres, que con mucho de esfuerzo, habían comprado a plazos. Por las tardes se solía invitar a los amigos a casa para hacer los trabajos de la escuela y se aprovechaba para merendar juntos.

En cambio ahora, si pedimos a nuestros alumnos que hagan un trabajo en grupo sobre el antiguo Egipto, quedarán a las 18 h de la tarde por el "Meet", abrirán un "Drive" y se repartirán el trabajo (esto si todo va bien y no parten peras antes). Cada cual copiará y enganchará un párrafo entero de la Wikipedia y nos entregaran un texto sin filtros: copiar, pegar e imprimir. Y es aquí dónde, como maestros, tenemos que incidir.

Ser competente digital no significa ser el primero en encontrar en qué año murió Napoleón en Internet. Ser competente digital no significa saber copiar y pegar textos en la Wikipedia a diestro y siniestro. Ser competente digital no es ser capaz de jugar al Fortnite y quedar primero. Ser competente digital es mucho más que todo esto y, en este sentido, la escuela juega un papel muy importante. Internet ha llegado para quedarse y tenemos dos opciones: o mirar hacia otro lado y hacer como que todo esto no existe, o educar a nuestros alumnos para que sean personas competentes, críticas y sobre todo, responsables.

Como bien sabréis Internet tiene muchas ventajas. En primer lugar, y una de las cosas más importantes, permite una comunicación prácticamente inmediata. ¿Cuántas veces habéis escrito una nota en la agenda, esperando el carné de vacunas o la autorización para la salida de la semana próxima y no habéis obtenido respuesta? Supongo que lo viviréis cada día, si no es por una cosa, será por otra. Una buena comunicación con las familias resulta indispensable para ayudar, cubrir y entender las necesidades que tienen los niños y, en este sentido, Internet nos puede hacer la vida más fácil.

Por otro lado, me gustaría poneros algunos ejemplos en que las TIC pueden dar un valor añadido a nuestra práctica docente: Para presentar la información de diferentes maneras porque todos nuestros alumnos puedan aprender independientemente de qué sean sus capacidades; para apoyar a los procesos de busca de información y ayudar al alumnado a disociar la información útil de la cual no es; para crear entornos personales de aprendizaje (entendidos como las herramientas, aplicaciones o webs que una persona utiliza para gestionar su propio aprendizaje) que ayuden a nuestros alumnos a organizar su estudio; para crear espacios de autoreflexión, como pueden ser los portafolios digitales; y, por último, para dar un feedback contingente y continuado.

Pero aprender a ser competente digitalmente no se aprende de la noche a la mañana y mucho menos si no somos “nativos digitales”, es decir, si no hemos nacido con una Playstation 5 debajo el brazo. Requiere mucho esfuerzo y de muchas horas de trabajo; de cambios estructurales y de funcionamiento; de un gran cambio de mentalidad. Los efectos de las TIC no dependen, únicamente, de los recursos de los cuales disponemos en las escuelas, sino también de las tareas que nosotros como maestras proponemos a nuestros alumnos. Por lo tanto, es el docente el que tiene que crear una práctica educativa potente y poseer un conocimiento tecnológico pedagógico, es decir, del contenido a tratar, de las herramientas que se utilizan y de la metodología que utiliza para realizar su práctica.

Finalmente, os querría plantear unas preguntas que espero que os hagan reflexionar: ¿Utilizáis las TIC en vuestra escuela y, más específicamente, en vuestra aula? Si es así, ¿el uso que hacéis de ellas facilita el aprendizaje de vuestros alumnos? ¿Mejoran la calidad de vuestras actividades o solo las insertáis porque se han comprado tablets en el centro y las tenemos que utilizar? En definitiva, ¿los recursos TIC que utilizáis añaden un valor real a vuestras sesiones?

“Tenemos que preparar a los estudiantes para su futuro, no para nuestro pasado”.
Ian Jukes

Psico.educa : Familia, profe… ¿Estáis creando puentes?

En ocasiones, nos cuesta entender aquello de que el niñ@ es niñ@ y alumn@ las 24 horas del día. ¿Qué quiero decir con esto? Para una familia su hij@ sigue siendo la misma persona ya sea dentro o fuera de las aulas. Para un docente, su alumn@ sigue siendo su alumno dentro o fuera de casa. El alumn@ que ve el profesorado y el hij@ que ve la familia, es la misma persona y por tanto, lo que pasa en ambos planos es igual de importante.

Es necesario entender que los acontecimientos que ocurren dentro de la escuela son igual de importantes que los que ocurren fuera de ésta: en el parque, en casa, en una fiesta… Y por tanto, nos deben interesar bidireccionalmente. ¿La mejor manera de hacerlo? Creando puentes. 

Podréis pensar… ¿Cómo creo un puente bidireccional pensando en el bienestar del alumno/niñ@? Obviamente se trata de un puente imaginario pero que debe ser tan sólido como uno real. Es un puente que debe aguantar dificultades, batallas, contratiempos y desacuerdos. Es el puente de la comunicación.

La comunicación entre la familia y la escuela debe, en primer lugar, existir. Parece algo lógico pero no siempre existe. Por comunicar entiendo ir más allá de unos buenos días o una despedida. Comunicar pasa por compartir interés e interacción basado en el alumnado y en lo que necesita, pero también en el hij@ y en lo que necesita.

Compartir es la clave de esta comunicación. Compartir lo que ha ocurrido más allá de las paredes del aula y lo que ha ocurrido dentro. Compartir incluso qué situación está atravesando la familia y qué actuaciones toma el docente dentro del aula. Es decir, se trata de compartir todo aquel tipo de información que se relacione con el niñ@ y que puede resultar importante o interesante traspasarla para un mayor bienestar de éste o para poder ayudarle en lo que necesite.

En muchas ocasiones, en especial en la primera etapa de Educación Infantil, consideramos obligada la comunicación puesto que los pequeños no saben o no pueden comunicarse como es debido y a ambas partes nos falta información. Ante este hecho tan obvio, consideramos la comunicación como algo obligatorio y que incluso, de no darse, podrían no estar cubriéndose las necesidades del bebé. 

¿Por qué asumimos que cuando l@s alumn@s ya tienen facultades para comunicarse conscientemente y expresar lo que les ocurre, la comunicación con la familia debe reducirse? Esta manera de actuar simplemente está provocando que el niñ@ sea responsable de algo, que quizás no se está ejecutando de la manera esperada. Es decir, es posible que el niñ@ comunique una parte de lo que le ocurre, que su manera de percibirlo no sea objetiva, que oculte información (voluntaria o involuntariamente)  y por tanto, estamos dejando de cuidar muchos aspectos y necesidades (más allá de las físicas) que puede necesitar ese alumn@ o hij@.

En definitiva, la comunicación fluida y respetuosa (respetando la labor del docente y respetando la postura de la familia) es clave para cualquier edad, incluso aún más relevante cuando es necesario cubrir necesidades que van más allá de lo físico. Profe, familia… No os olvidéis que construir puentes sólidos que tienen como objetivo trasladar lo que ocurre para ir en una dirección y trabajar en equipo, es clave para el bienestar del protagonista: el niño o la niña.

Reconocer las estaciones del año les permite a los niños y niñas conocer el mundo que les rodea y los cambios que se producen en su entorno más inmediato. 

Es importante salir a la naturaleza para que vean los cambios que se producen e interactuar y experimentar con los elementos naturales que nos brinda el ambiente. También, podemos realizar diferentes actividades en casa o en la escuela con elementos naturales o no como las que os muestro a continuación que les ayudarán a desarrollar diferentes destrezas y conceptos básicos relacionados con la estación en la que nos encontramos.

1.- ¡Plantamos!

Si en casa o en el colegio se dispone de un pequeño huerto podremos plantar varias semillas para ir observando su crecimiento e ir realizando cuidados diarios y necesarios como el riego. 

Otra opción si no disponemos de huerto es poner legumbres en un pequeño recipiente o bolsita con un poco de algodón mojado y al cabo de unos días veremos cómo va creciendo la planta. Además, podemos recoger en un cuaderno de campo diferentes datos como: los centímetros que va creciendo, incluir una fotografía o un dibujo… para ver su evolución.

2.- Ventanas primaverales

Me encanta decorar las ventanas del aula durante todo el año y la estación de primavera es una de mis preferidas para hacerlo. Para pintar en ellas, no necesitamos ninguna pintura especial podemos hacerlo con las témperas que utilizamos normalmente en clase y además se limpia muy bien cuando queramos quitarlo.

Para su realización, solamente necesitamos témpera de colores, pinceles y las manos de los niños y niñas en la que les echaremos un poco de pintura y extenderemos con el pincel para posteriormente estampar en la ventana.  Una vez que estén puestas las manitas que simulan las flores con un pincel realizaremos el tallo al que podremos poner alguna hoja realizada con las manos. También, podremos poner césped que se hace pintando los dedos de una mano y estampándolos en los cristales.

El resultado es muy vistoso y colorido y además es una actividad que les gusta mucho a los peques, ya que normalmente las ventanas no es un lugar que se utilice para pintar.

3.- Palabras misteriosas

Con esta actividad trabajaremos la conciencia fonológica y concretamente la silábica de una manera lúdica y divertida a través de una serie de tarjetas que contienen una palabra misteriosa que los niños y niñas tendrán que descifrar. ¡Y para resolver el misterio se convertirán en detectives!

Cada tarjeta contiene una serie de dibujos y los niños/as tendrán que saber cuál es la primera sílaba de cada dibujo para resolverlo y colocar las sílabas correspondientes en la casilla debajo de cada dibujo. Esta actividad podemos hacerla no solo con la primera sílaba de cada palabra sino también con la primera letra dependiendo de la edad de los niños/as con los que la llevemos a cabo.

Todas las palabras misteriosas estarán relacionadas con la primavera, vocabulario que habremos trabajado con anterioridad.

4.- Peluquería floral

Seguro que si salimos a dar un paseo por el campo encontramos numerosas flores de diferentes colores y podemos recoger algunas clasificándolas por colores o por tamaños para realizar esta sencilla actividad en la que nos convertiremos en peluqueros/as primaverales.

En un cartón dibujaremos la silueta de algunas caras de personas y haremos unos agujeros en los que los niños/as introducirán el tallo de las flores que previamente hemos recogido. Con esta actividad trabajaremos la motricidad fina, la concentración y la creatividad realizando los peinados florales que nos imaginemos. Además podríamos trabajar la seriación o la cantidad si añadimos tarjetas con números que nos indiquen la cantidad de flores que tenemos que poner, así como el tipo de flor. Y no solamente podemos dibujar en los cartones caras de personas si no también de animales como por ejemplo un león al que tendremos que completar su melena por ejemplo con dientes de león.

5.- Farolillos de flores

Si recogemos flores cuando salimos a pasear, podremos  realizar estos sencillos farolillos que os muestro en la foto con los que decorar nuestros balcones, terrazas, patios… 

Su realización es muy sencilla y necesitaremos además de las flores un tetrabrik y forro adhesivo en el que pegaremos las flores. Una vez que tenemos los materiales, lo primero que haremos será abrir el tetrabrik y pintarlo de blanco para posteriormente dibujar en cada una de sus caras un rectángulo al que pegaremos el forro adhesivo. Después uniremos todas las partes del tetrabrik y pegaremos las flores recogidas en las partes que tienen el adhesivo y ya estaría listo solamente para poner dentro alguna luz de led para que alumbre.

¡La verdad que quedan muy bonitos!

Hay muchas más actividades que se pueden hacer, ya que esta estación del año nos brinda muchos elementos naturales para llevarlas a cabo, pero he seleccionado solo estas 5 que espero que podáis realizar tanto en vuestro aula como en casa.

La clase de la profe Patty
https://laclasedelaprofepatty.blogspot.com/

Pedagoque: 4 CLAVES PARA PREVENIR EL ACOSO ESCOLAR

Como sabéis, hoy, dos de mayo, es el día contra el acoso escolar. A día de hoy, sigue siendo necesario visibilizarlo para poder detectar e intervenir a tiempo. Sin embargo, considero FUNDAMENTAL actuar desde la prevención, creando protocolos de actuación y sensibilizando a pequeños y jóvenes sobre el acoso escolar. Por ello, hoy os traigo 4 claves fundamentales que debemos tener en cuenta para poder prevenirlo.

Antes de empezar, es necesario que conozcamos qué significa realmente el concepto “bullying” o “acoso escolar”. En definitiva, se trata de un comportamiento agresivo de un compañero a otro en el que existe un desequilibrio de poder. Es decir, uno o varios compañeros abusan de su poder sobre otro compañero que está en una situación de debilidad o vulnerabilidad frente a ellos. 

Cuando hablamos de comportamientos agresivos, hay que tener en consideración que no son necesariamente aquellos que ejercen violencia física. De hecho, el tipo más común de acoso escolar que se ejerce es de violencia verbal.

¿Cómo podemos PREVENIR desde la escuela?

  • SENSIBILIZAR. Es necesario hablar del tema tanto en la escuela como en casa, a través de películas, series u otras actividades en las que se ofrezca un espacio para debatir y reflexionar acerca del tema.
  • ROLL-PLAYING. Aprovecha las horas de tutoría para trabajarlo. Puedes realizar roll-playing en los que roten por todos los papeles dentro de una escena de acoso escolar: agresor, agredido, personas del entorno que son consicentes de la situación…
  • COHESIÓN GRUPAL. Es fundamental trabajar la cohesión del grupo desde el minuto uno, de forma que consigamos evitar la creación de grupos sociales en los que queden de lado aquellos/as niños/as con más posibilidades de exclusión social. Esto lo podemos hacer a través de dinámicas de grupo en las que se creen espacios para compartir y crear vínculo entre todos/as.
  • DESARROLLAR HABILIDADES SOCIALES. Una de las habilidades sociales que MÁS necesaria es en estos casos es la EMPATÍA. Si educamos al alumnado/a en valores y desde la empatía, estaremos previniendo posibles situaciones de acoso. Por eso, es fundamental trabajar los diferentes estilos de comunicación y fomentar el estilo de comunicación asertivo entre ellos.

¿Y como padres… qué podemos hacer?

  • TRABAJAR LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS. Enseñarles a enfrentarse a diferentes problemas y darles alternativas para solucionarlos les dará muchas herramientas a la hora de enfrentarse a posibles situaciones de acoso. 
  • FOMENTA SU AUTOESTIMA. Es fundamental ser capaces de transmitirles lo únicos y especiales que son y el valor de quererse y valorarse a uno mismo. Los niños/as con autoestima alta tienen menos probabilidades de sufrir acoso.
  • PUESTA DE LÍMITES. Es necesario enseñarles a establecer límites con sus iguales de forma asertiva.
  • DETECTA SEÑALES DE ALERTA. Si observas que tu hijo/a no quiere ir a clase, está tenso o nervioso, le cuesta más concentrarse o aparecen síntomas como diarreas, dolores de cabeza o vómitos… Activa la alarma y observa.

Pero… ¿Y si mi hijo/a es el agresor?

En este caso, es fundamental buscar ayuda de un profesional que ayude a entender por qué ejerce ese acoso al compañero/a. Sin embargo, como familias, también hay algunos aspectos que podemos trabajar en casa:

  • DIFERENCIA ENTRE EL BIEN Y EL MAL. Establece los límites que no pueden pasarse para RESPETAR a los demás y ofrécele alternativas de conducta.
  • TRABAJA LAS HABILIDADES SOCIALES. En este caso será fundamental la ASERTIVIDAD, la EMPATÍA y la RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS.
  • GESTIÓN EMOCIONAL. Será necesario comenzar a trabajar la identificación de las emociones así como la forma de expresarlas, de pedir ayuda y de gestionarlas.
  • AUTOCONTROL E IMPULSIVIDAD. Serán dos habilidades a trabajar necesariamente.