Días importantes

lustración: Matilda (Quentin Blake)

Hoy 23 de noviembre de 2021 se cumplen treinta y un años de la muerte de Roald Dahl. Seguro que nos podemos ahorrar las presentaciones, pero no podemos dejar de incluir en esta introducción que este ha sido y será siempre uno de los autores más representativos e influyentes de la literatura infantil, juvenil y adulta (faltaría más) de todos los tiempos. 

El padre de Matilda nació en Llandaff (Gales), un 13 de septiembre de 1916 y falleció en Oxford un día como hoy, pero de 1990. Sus libros se han popularizado, y no solo por ser obras maestras de la literatura, sino porque cineastas como Steven Spielberg, Wes Anderson, Nicolas Roeg, Mel Stuart, Henry Selick, Danny DeVito o Tim Burton las han llevado a la gran pantalla. 

Este artículo es una guía para que no te pierdas ninguna de las obras literarias más célebres de Roald Dahl que también tienen película. Una vez leídas, podéis disfrutarlas en una sesión de cine con palomitas. ¿Listos para el viaje?

James y el melocotón gigante (1961)

James es un niño huérfano que vive con dos tías que le hacen la vida imposible. Un personaje extraño le regala un cucurucho de bolas mágicas que hacen crecer un melocotonero muy especial en el patio. ¿Alguien puede imaginar cómo sería un viaje maravilloso a bordo de un melocotón gigante?

La película es de Walt Disney, la produjo Tim Burton y podemos garantizarte que es tan encantadora como el libro. La puedes ver en Disney+. 

Charlie y la fábrica de chocolate (1964)

¿Hay alguien que todavía no conozca a Charlie? En Charlie y la fábrica de chocolate (1964), Roald Dahl cuenta la historia de Charlie Bucket, un niño muy pobre que sueña con encontrar un destino nuevo. Willy Wonka, el propietario de la fábrica de chocolate, le cambiará la vida.

Hay dos pelis interesantes, pero a nosotros nos encanta la original: Un mundo de fantasía (1971), dirigida por Mel Stuart y guionizada por el propio Dahl. Por cierto, hay una adaptación más reciente, que es la de Tim Burton, con Johnny Deep en el papel de Willy Wonka. Puedes encontrarlas en Netflix. 

El Superzorro (1970)

El señor Zorro vivía con su familia en una madriguera, bajo un árbol, en un bosque. Si no fuera porque es más listo que el hambre, se habría dejado cazar por tres granjeros mezquinos, que no lo pueden ni ver. Maravilloso. 

Y no menos maravillosa es la adaptación que Wes Anderson hizo con Fantastic Mr.Fox, una película de animación stop-motion alucinante. La encontrarás en Amazon o Disney+.

El gran gigante bonachón (1982)

Una niña huérfana es raptada por el G.G.B., un gigante bueno y vegetariano, que no come carne y mucho menos niños. Sus amigos sí que lo hacen. La niña quiere convencerlo para evitar la carnicería. ¿Lo conseguirán? ¿O tendrá que ayudarles la Reina de Inglaterra?

La adaptación al cine de esta obra se estrenó en 2016 y la dirigió nada más y nada menos que Steven Spielberg. La puedes disfrutar en Disney+.

Las brujas (1983)

¿Se puede enfrentar un niño de siete años a todas las brujas de Inglaterra? Si cuenta con la ayuda de la abuela más adorable del mundo, sí. Esta sorprendente historia que trata de pillar brujas (entre otras cosas) se publicó en 1983.

También tiene dos adaptaciones al cine. La más reciente la dirigió Robert Zemmeckis y es de 2020. La primera, de Nicolas Roeg, es de 1990. Las dos están en Netflix.

Matilda (1988)

Podríamos contaros muchas cosas de Matilda, pero seguro que os pasa como a nosotros. Es nuestra obra preferida y, por tanto, no podemos decir nada que sea objetivo. Es la historia de las personas resilientes y de las que aman los libros por encima de todas las cosas. ¿También es la tuya? Pues no te la pierdas.

Su adaptación al cine fue dirigida y protagonizada por Danny De Vito y su esposa, Rhea Perlman, en 1996. ¿Lo más bonito de todo? La maravillosa historia que hay detrás, entre la pareja y la protagonista de la peli, Mara Wilson, cuya madre estaba gravemente enferma durante el rodaje. ¡La cinta está siempre disponible en Netflix! 

Pero aquí no acaba la historia. No todo lo que escribió Roald Dahl se ha llevado a la gran pantalla. ¡Tienes un montón de libros por leer! Disfruta de toda su obra: quizá pueda ser una idea de regalo fantástico para esta navidad. 

“¿Qué es la tolerancia? Es la prerrogativa de la humanidad. Todos los hombres estamos llenos de flaquezas y de errores, y debemos perdonarnos recíprocamente nuestras necedades, pues esta es la primera ley de la naturaleza”. - Voltaire

Si quisiéramos hacer una definición de qué es la tolerancia, quizá no tendríamos que añadir nada más. Las Naciones Unidas citan a Voltaire para tratar de definir a qué nos referimos cuando acuñamos este término, que seguramente verás escrito más veces que nunca, hoy que celebramos el Día Internacional de la Tolerancia. Una jornada que la Asamblea General de las Naciones Unidas, por iniciativa de la UNESCO, acordó celebrar cada 16 de noviembre. 

En la Declaración de Principios sobre la Tolerancia se explica que “la tolerancia consiste en el respeto, la aceptación y el aprecio de la rica diversidad de las culturas de nuestro mundo, de nuestras formas de expresión y medios de ser humanos". En un momento histórico en el que parecía que una pandemia nos tenía que hacer mejores es cuando se producen más manifestaciones de violencia, intolerancia y ataques a los derechos humanos de las personas, especialmente de las más vulnerables. 

Según las Naciones Unidas, luchar contra la intolerancia exige: 

  • Establecer marcos legales a través de los Gobiernos del mundo
  • Ofrecer acceso a la información, promover la libertad de prensa
  • Cultivar la conciencia individual 
  • Poner en marcha soluciones locales e individuales
  • Educar y enseñar tolerancia y derechos humanos a los niños

Así pues, el aula se convierte nuevamente en el escenario idóneo para educar en la tolerancia. En esta ocasión, hemos decidido poner sobre la mesa algunos proyectos que son, para nosotros, más necesarios que nunca y que aportan mucho en la educación de una sociedad justa y tolerante. En todos y cada uno de estos también puedes aportar. Vamos, ¡a educar y a celebrar!

LECXIT, lectura para el éxito educativo

Un proyecto de Fundació Bofill

Según datos de la Fundación Bofill, uno de cada siete niños no entiende lo que lee cuando acaba la primaria. Finalizan con un nivel bajo de comprensión lectora y, por tanto, no entienden los textos. Esto les hace absolutamente vulnerables y les plantea serias dificultades a la hora de avanzar en estudios superiores. LECXIT, lectura para el éxito educativo es un proyecto red de más de 250 centros educativos, bibliotecas y entidades sociales donde más de 1.800 voluntarios acompañan a los niños para devenir lectores orgullosos, seguros y entusiasmados para el aprendizaje. 

Señoras maestras y señores maestros: 130 propuestas para la coeducación

Un proyecto de FETE-UGT con la colaboración de ISCOD-UGT

Señoras maestras y señores maestros: 130 propuestas para la coeducación nos ha parecido una propuesta estupenda para reflexionar y transformar la vida en las aulas desde una mirada feminista. Un grupo de docentes y profesionales del ámbito de la educación han analizado por qué se siguen perpetuando situaciones de discriminación hacia las alumnas, así como la ausencia de mujeres en el currículum educativo. A través de este documento, además de aprender sobre coeducación, tendrás en tus manos docentes infinidad de recursos para educar a los niños y niñas en la tolerancia entre personas.

Educación inclusiva

Un proyecto de Save the Children

No todo sucede aquí. Parte de nuestra educación para la tolerancia debe partir de la existencia y conocimiento de otras realidades, cercanas o lejanas. Educación inclusiva es un proyecto de la ONG Save The Children, desde la que nos recuerdan que 58 millones de niños en el mundo siguen sin tener acceso a la educación. Por si esto fuera poco, muchos siguen enfrentándose a la exclusión en instituciones segregadas, sufriendo discriminación en las aulas, frente a profesores que no tienen capacidad o voluntad de responder a sus necesidades educativas diversas. Transmitir a nuestros alumnos las distintas realidades que coexisten en nuestro planeta es fundamental para educarlos en aquello de dejarse de mirarse el ombligo. Camino a la escuela es una película imprescindible, que puede contribuir a amplificar la mirada de alumnos, familias y docentes.

Educación por la libertad

Un proyecto de Open Arms

Nos dirigimos a los océanos y lo hacemos desde una perspectiva cómoda, sin duda. Mucho más cómoda que la de Open Arms, una organización sin ánimo de lucro que además de salir al mar para salvar vidas, trata de educar por la libertad y la tolerancia desde una posición nada fácil. Educación por la libertad es un proyecto que Open Arms lleva a las aulas para que los niños puedan desarrollar estrategias para trabajar la empatía, buscando que los estudiantes conozcan herramientas para aprender a expresarse y reconocer los sentimientos de las personas que les rodean.

STOP Acoso Escolar LGTBI+

Un proyecto de FELGTBI+

La tolerancia empieza en el aula, con las personas que tenemos más cerca. STOP Acoso Escolar LGTBI+ es un proyecto que ningún centro educativo debería pasar por alto, porque incluye, además de ayuda directa a familias y educadores, recursos muy valiosos para prevenir el acoso escolar y el ciberacoso en todos los ámbitos. Por eso encontrarás infinidad de propuestas con las que trabajar la tolerancia y el respeto tanto en primaria como en secundaria, recomendaciones bibliográficas, experiencias y guías didácticas, entre muchos otros contenidos. 

Mona Educa

Un proyecto de Fundació Mona

Nuestra visión antropocéntrica de las cosas lo invade todo. Solemos mirar a los animales desde la superioridad y nuestros niños y niñas heredan esta mirada, que sigue perpetuando la intolerancia contra aquellos que consideramos seres inferiores: por eso hay individuos que los maltratan y hieren sin contemplaciones. Los primates, y nuestros parientes más cercanos, los chimpancés, llevan años y años sufriendo nuestro maltrato. Fundació Mona tiene una propuesta educativa maravillosa. Es Mona Educa y tiene el propósito de ofrecer a niños y adultos una mirada nueva hacia el mundo primate para educarnos y re educarnos (todos) en la tolerancia, también hacia los animales. 

Hoy 19 de octubre se celebra el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama. ¿Sabías que es el tipo de cáncer más común, con más de 2,2 millones de casos al año en 2020, según la Organización Mundial de la Salud (OMS)? Casi una de cada doce mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida. Y aunque la tasa de supervivencia es elevada, este tipo de cáncer es la principal causa de mortalidad entre las mujeres. Por eso es tan importante la prevención. 

Una de las iniciativas que más nos ha llamado la atención últimamente es Know Your Lemons (Conoce tus limones, en su traducción del inglés), una fundación que trabaja para la prevención en distintos países del mundo. Los limones, que son los pechos, sirven para ilustrar los efectos de este tipo de cáncer y ayudar a las mujeres a detectarlo precozmente

Una imagen vale más que mil palabras

La gente de Know Your Lemons ha hecho viral una imagen que, como dice el refrán, vale más que mil palabras. En esta se representan doce limones en una huevera (porque son doce) y ofrecen una perspectiva gráfica de algunas señales que puede dar el cáncer de mama. Fíjate bien. Son los siguientes:

1. Engrosamiento

El engrosamiento de una parte del pecho puede producirse si las células cancerosas bloquean la circulación o si hay un tumor cerca de la superficie de la piel.

2. Hoyuelo

A veces la ropa puede dejar marcas, pero si hay un cáncer, este síntoma puede estar causado por un tumor que tira de la piel desde dentro.

3. Corteza del pezón

Puede ser una señal de cáncer de mama que se llama enfermedad de Paget. Se manifiesta cuando las células cancerosas se expanden dentro del pecho y viven en el pezón, creando una superficie de costra roja o blanca.

4. Rojo o caliente

Si pasa esto y el síntoma no mejora con el tiempo o el tratamiento médico, también puede ser una señal de cáncer de mama inflamatorio. No se produce ningún bulto, pero al bloquearse el flujo de linfocitos en el pecho, se genera inflamación y enrojecimiento.

5. Fluidos sospechosos

Si no hay otra circunstancia que motive la aparición de fluidos (embarazo, infección…) hay que mantenerse alerta. Especialmente si el líquido resultante es transparente o contiene sangre.

6. Dolor en la piel

Si hay dolor, suele estar acompañado de otros síntomas, como heridas abiertas, supuración o bultos duros evidentes. Este es un signo de estadio avanzado de la enfermedad.

7. Protuberancia 

En los pechos podemos encontrar muchas protuberancias y no tienen porqué ser síntoma de cáncer de mama. A través de las pruebas diagnósticas, como la mamografía o la ecografía, se puede detectar si una de estas protuberancias debe ser analizada mediante biopsia. 

8. Engrosamiento de las venas

Son un síntoma raro, pero hay que tenerlo en cuenta. Forma parte de los cambios inusuales en las mamas o en la piel, de modo que es necesario mantener la vigilancia.

9. Pezón hundido

Algunas mujeres tienen el pezón hundido y es una característica natural de sus mamas, pero un cambio de este tipo puede estar motivado por la existencia de un tumor cancerígeno que esté formándose debajo del pezón. Alerta. 

10. Cambios en la forma o la medida

Hay circunstancias en la vida de una mujer que pueden hacer cambiar la forma y la medida de los pechos, como el período de lactancia. A pesar de eso, hay que prestar atención a los cambios en las medidas, aplanamiento o inflamación si no tienen relación alguna con el ciclo menstrual. 

11. Piel de naranja 

Puede ser un síntoma de cáncer de mama el hecho de que la piel de los pechos tenga una textura como la de los hoyuelos de la piel de naranja. 

12. Bulto duro

Es el síntoma más común. Acostumbra a ser duro, parecido a la semilla de un limón, de cualquier forma o tamaño. No siempre es fácil de notar y muchas veces se trata de bultos inofensivos (como quistes llenos de fluido o fibroadenomas). 

Autoexplórate, ¡y hazlo a menudo!

Dentro de nuestros pechos hay un montón de elementos que debes conocer. Debajo de la piel, por ejemplo, está el tejido graso. Los pezones, con su aureola, se comunican con los conductos mamarios. Cuando hagas la autoexploración, debes tocarte los pechos desde la axila hasta la clavícula y hasta la parte baja de la caja torácica. Puedes encontrar estos elementos: 

  • Nodos linfáticos: son como semillas suaves 
  • Lóbulos mamarios: parecen guisantes suaves
  • Bulto cancerígeno: suelen ser duros, como las semillas del limón, y no se mueven, de cualquier forma y tamaño

Descárgate la app

El equipo de Know Your Lemons tiene una app fantástica que puedes instalar en tu móvil. Ahora mismo solo está disponible en inglés, pero es muy posible que pronto la podamos encontrar en distintos idiomas. Sea como sea, con esta app aprenderás a autoexplorarte y podrás establecer recordatorios, para saber cuándo es mejor hacerte la autoexploración según el momento de tu ciclo menstrual. Para iOS y Android.

Acude a las revisiones ginecológicas anuales

Y recuerda: la mejor prevención, además de la autoexploración, es acudir anualmente (o en la frecuencia recomendada por tu profesional médico de cabecera) a la revisión ginecológica. Será este el que pueda resolver cualquier duda que tengas acerca del cáncer de mama y o cuestiones relacionadas con tu salud. 

Por favor, ¡que no se te olvide! 

Puedes encontrar más información en: OMS, SEOM, FECMA, GEICAM.

@blogdelamusica: La importancia de la música como herramienta fundamental para el aprendizaje en los niños y niñas.

Hola, soy Alba Simo, aunque algunos me conoceréis por mi perfil de Instagram @blogdelamusica. Graduada en Magisterio de Educación Primaria con Mención en Educación Musical.

La música es una de las áreas más importantes de la que el ser humano no puede prescindir. Así pues, la educación musical debe trabajarse desde edades bien tempranas ya que ayuda a un mejor desarrollo cognitivo del niño/a. Además, la música aporta numerosos beneficios a las personas y uno de esos beneficios es la motivación a la hora de aprender.

Cabe destacar, que la música es algo que está presente siempre a lo largo de nuestra vida y de ahí la frase “Sin música la vida no tendría sentido”. Por ello, podemos afirmar que si unimos la educación y la música en un mismo conjunto tendremos grandes resultados.

Si un niño/a que canta, vive la música, la toca y la siente, podemos decir que ese niño o niña está formándose como persona a través de un elemento transversal en el que no solo se está sintiendo bien, sino que está desarrollando a su vez unas competencias que le ayudarán en su futura formación.

No quiero hablar de una manera técnica acerca de la música ni mucho menos, pero si quiero recalcar la importancia que tiene la música dentro del ámbito educativo y los numerosos beneficios que esta trae consigo.

Desde una perspectiva educativa, la educación musical es una de las pocas asignaturas que abarca lo multidisciplinar y transversal, ya que es el conducto desde el que podemos impartir diferentes áreas como la Lengua, las Matemáticas o Educación Física. No sólo eso, sino que podemos ayudar a desarrollar en el alumnado su inteligencia interpersonal a través de las emociones.

Por ello podemos afirmar que la música y la educación viven en un mismo marco y que deben ser llevadas a cabo de una manera activa y motivadora. No podemos otorgarle al alumnado unas simples fichas y esperar que ocurra la magia. La música se trabaja, se vive y se baila.

Utilizar la música como una herramienta de aprendizaje nos ayuda a motivar al alumnado. Si no mostramos la música como un elemento atractivo será más difícil su compresión y aprendizaje. Nos sujetamos en el poder de la música como salvoconducto del aprendizaje y esto nos facilita el proceso.

A esto le añadimos que la música no tiene únicamente como objetivo transmitirnos emociones y sensaciones, sino que con ella podemos trabajar la capacidad de memorización, atención y concentración del alumnado. A su vez, fomentamos el desarrollo de la memoria visual y auditiva.

Además, sabemos que, gracias a la música y a su involucración en el aprendizaje, los niños y niñas pueden mejorar su razonamiento y sus habilidades motoras. Esto se hace a través de la práctica musical, vivenciando la música y tocándola.

Por no hablar de la facilidad que nos da la música a la hora de desarrollar nuestras habilidades sociales y esa capacidad de espíritu crítico que va naciendo poco a poco dentro de nosotros, las personas. Cuando queremos trabajar de maneral grupal formando un coro estamos promoviendo la cohesión social y la igualdad de oportunidades. Todos los niños y niñas se sentirán protagonistas y podrán empatizar con el resto de compañeros. 

No solo eso, con estas metodologías también se apuesta por el trabajo cooperativo. Los niñas y niñas van desarrollando poco a poco su autoestima y su empatía. Al fin y al cabo, somos personas y necesitamos por derecho, socializar y estar en continuo contacto social. Y este poder lo tiene la música.

Queda reflejado que la música es una herramienta fundamental que favorece el aprendizaje de manera significativa en los niños y niñas. Las personas, por inercia, necesitan música para vivir y por ello el aprendizaje también lo necesita. Si buscamos una manera de trabajar la música esta debe de ser activa. Reitero, no podemos pretender que los niños y niñas aprendan contenidos sin antes vivenciarlos y sentirlos. La música está para sentirla y bailarla.

En conclusión, aunque finalmente el docente será el guía en el proceso de enseñanza-aprendizaje y les aporte las estrategias necesarias para formarse, una de estas, siempre tendrá que ser la música, fuente vital y necesaria del aprendizaje.

¡No dudes nunca de involucrar a la música en tu vida y en la de tu alumnado!

Colaboración con @mundotuytea

Pocas figuras hay más trascendentales que la de un docente en la vida de una persona. Vitales durante nuestra infancia, ya que marcan nuestro futuro y determinan nuestro aprendizaje. Fundamentales en la edad adulta, cuando como madres o padres comprobamos que la historia se repite con nuestros hijos, y los docentes de nuevo, serán quienes en gran medida formen en conocimientos y valores a esos seres a medio hacer a los que tanto amamos. 

Hasta aquí todos de acuerdo seguramente. Los “profes” marcan, para bien o para mal, que de todo hay, pero marcan, y afortunadamente ésta es una realidad irrebatible. En este punto de consenso, me gustaría ir un poco más allá y ampliar el campo de visión de la sociedad. Padres, madres, docentes, gobernantes, me gustaría haceros una pregunta e invitaros a la reflexión: ¿Cuánto creéis que puede llegar a marcar un buen docente o una buena política educativa la vida de la familia de un niño con TEA? 

Y me presento. Mi nombre es Juncal Roldán, soy madre de un niño con TEA no verbal. Hasta hace 6 años, poco o nada sabía del autismo, de inclusión educativa, de la labor docente actual, de la LOE, La LOMLOE o del funcionamiento de las administraciones educativas, más allá de la experiencia personal archivada ya en la memoria casi en blanco y negro. Pero, el precioso Alex nació, y con 15 meses empezamos a ver que su desarrollo no era como el del resto de niños de su edad. 

A partir de ese momento nada fue como esperábamos, nada ha sido como cualquier padre cree que va a ser esto de la paternidad, de la educación, de la vida. El guión genérico que la sociedad nos había enseñado para desarrollarnos como padres no nos servía. Curiosamente pronto nos dimos cuenta de que no éramos los únicos que debíamos adaptarnos a lo inesperado. Casi nada, casi nadie estaba preparado para Alex, y eso que él, era simplemente un niño más.

El primer problema fue el diagnóstico, la falta de formación y protocolos entre los pediatras para detectar el TEA o dificultades del neurodesarrollo en atención primaria: ¡Ya hablará!, nos decían. ¡No tienen obligación de hablar hasta los dos años! repetían. Pero los padres sabemos cuándo hay algo que no va bien y seguimos buscando respuestas ante tanta incertidumbre. Tampoco en la guardería detectaron nada extraño: ¡Está estupendo, sólo que va a lo suyo! comentaban…

Tras insistir, una pediatra le derivó a atención temprana y a partir de ahí comenzaron las etiquetas, las terapias y la formación en TEA incluso llegó al personal de su CAI. ¡Imposible olvidar aquellos dos años!... Ciertamente marca, muchísimo, tener un equipo como el de esa pequeña “guarde” de pueblo con su “seño Ruth” a la cabeza. 

  En unos meses el mundo de Alex, nuestro mundo, se transformó y empezó a cobrar sentido: Pictos, agendas, rutinas, lengua de signos…sus terapeutas y sus profes, no intentaron únicamente que Alex se adaptara al resto, hicieron que el resto, entendiese  la manera de percibir el mundo de Alex. Y fue mágico para todos. Los niños rápidamente aprendieron los signos con los que mi hijo se comunicaba, hicieron piña y tribu de la manera más natural… Si, aquello fué inclusión con mayúsculas. 

Pero esa palabra, inclusión, mostró su verdadero significado después. ¡La de pistas que nos dan las palabras sobre la realidad, sobre quienes somos, de dónde venimos y en qué punto estamos!.

  Alex comenzaba su etapa escolar y con tres años Ruth no podía seguir siendo su seño. La hubiera raptado, de verdad, pero mis profes me enseñaron valores contrarios de niña afortunadamente, y simplemente cambiamos de centro como correspondía. Buscamos el más “inclusivo”, o eso nos dijeron, y ahí empezó el baño de realidad y la palabra “inclusión” cobró todo su sentido histórico.

Si, porque la “inclusión” el mayor de los valores que ahora persigue nuestro sistema educativo, parte de la mayor de las perversiones: “la exclusión”. No es tan difícil darse cuenta. Sólo se incluye aquello que previamente hemos dejado fuera, y hasta ayer, los niños con TEA estaban fuera, como si viniesen de Marte, si… ¿Se puede ser más cruel como sociedad?, porque la exclusión del niño con TEA, con Down, con cualquier dificultad del aprendizaje, ha supuesto no sólo que no hayan podido participar de la vida educativa, social o cultural cómo y con el resto de sus iguales durante siglos, sino que se les ha privado del respeto del resto de sus iguales, que tampoco han tenido la oportunidad de conocer y experimentar cómo es el ser humano en su diversidad. El resultado ya lo sabemos; acoso, marginación, incomprensión…sufrimiento.

Podría contar mil anécdotas y momentos de dolor a los que como madre de un niño con TEA me he tenido que enfrentar por un sistema educativo que aún no está a la altura: luchar por que tuviese una agenda de comunicación, por implantar pictogramas con los que pudiese comunicarse en el aula como lo hacía en el exterior, por conseguir un tutor con algo de formación en TEA, por más tiempo con PT o AL, por equipos TEA en el colegio, por conocer las actividades o trabajos que realizaba en clase para reforzar en casa, visitas continuadas a inspección educativa para que le permitiesen quedarse en el aula matinal como cualquier alumno o en el comedor del cole. Si, un niño con TEA en un colegio público sin derecho a los mismos servicios que el resto. Tan asombroso como real. De educación, formación al profesorado, estructuración de espacios, puntos y elementos para regulación sensorial, adaptaciones de material, de programas de sensibilización, patios dinámicos, ni hablamos hoy, y eso que afortunadamente nos vamos encontrando a profesionales y padres sensibles que comienzan a entender que hay un cambio y que debemos evolucionar.

El sistema trata de adaptarse, pero falla estrepitosamente, y quizá esto no sea más que el resultado de que, como reflexionaba antes, todos hayamos sido privados desde nuestra niñez del conocimiento y el contacto con la diversidad o dicho de manera más cruda pero real: de que todos hayamos sido educados en la exclusión.  Aún así, no olvidemos que el sistema somos todos. Desde el ministro hasta el consejero, pasando por el inspector, el ATE o la seño Ruth.

Hay profes, docentes y personas que marcan, marcan la diferencia; la seño Ruth , la ATE Mariola, las logos Jenny o Patri, el equipo directivo de mi cole y la nueva orientadora, Maite, los papás del AMPA…

Los recursos, los medios, las políticas son muy importantes, pero finalmente el docente tiene en su aula un valioso micromundo y el poder de decidir qué tipo de profe es, que mundo quiere construir para cada uno de sus alumnos y alumnas, tengan o no TEA, y qué marca desea dejar.

El Refugi dels Llibres: ¡En abril, lecturas mil!

Para muchos el día 2 de abril es un día más de primavera, pero para los y las amantes de la literatura y de los libros, especialmente aquellos que se dirigen a los pequeños y jóvenes, es un día muy especial. Tal día como hoy desde hace 216 años, nació uno de los autores más importantes de la literatura infantil y juvenil (LIJ), Hans Christian Andersen, autor de clásicos como El vestido nuevo del emperador o El patito feo, entre otros. Y os preguntaréis: ¿Qué pasa en este día para que sea realmente especial para nosotras? Pues que desde el 1967, coincidiendo con esta fecha, se celebra el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, con actividades, premios alrededor del mundo, en escuelas, bibliotecas y librerías, con el objetivo de promover los hábitos de lectura y el amor por los libros entre los niños y niñas y jóvenes de todo el mundo. Aquí en Cataluña, las actividades la promueve el Consejo Catalán de Libros Infantil y Juvenil, el clijCAT1. Para nosotras, cada día debería ser 2 de abril, porque la importancia de la literatura a todas las edades es un hecho innegable. Os avisamos de entrada que nos haría falta un artículo entero para daros mil y una razones para afirmar que la lectura es esencial, ¡pero seguro que nos quedaríamos cortas!

Seguro que nadie puede poner en duda la importancia que tiene la lectura en los pequeños/as y en los jóvenes, especialmente en su desarrollo, tanto cognitivo como emocional, la lectura como fuente de cultura les aporta una infinidad de beneficios. Como también es incuestionable el papel clave de la familia y de la escuela en el proceso de aprendizaje del lenguaje y de lectura autónoma de los niños y niñas. Un proceso que a menudo viene acompañado por la biblioteca o la librería, espacio donde el niño o niña tiene contacto directo con la literatura, tanto oral como escrita. Si bien es cierto que todos y todas ellas tienen diferentes niveles de implicación, son vitales para conseguir los pilares de los futuros lectores. 

Es importante que en este proceso de implicación, el lector pueda asociar el momento de la lectura con un estímulo positivo, placentero y divertido, creando así un agradable ritual que se convierta en el momento del día en que podáis compartir un rato de lectura en un rincón de la casa especialmente preparado para la ocasión. Si lo que buscáis es que la lectura sea un momento emocionante y lleno de curiosidad (vivido tanto en solitario como acompañado), el escritor Daniel Pennac citaba en su obra Com una novel·la (Empúries -1993) “El verbo leer no admite imperativo” y, por lo tanto, lo que debemos hacer es presentarlo como un momento especial y esperado, pero que surja sin forzar, sin prisas, en el mejor momento del día. 

Llegados a este punto, una de las preguntas que más se plantean las familias es: ¿Cuándo hay que empezar? 

Y es que la respuesta es clara. Empezamos a interaccionar con el niño o niña en el momento que sabemos que existe cuando está en el vientre de su madre. Por lo tanto, es en aquel momento en que nosotros acercamos nuestro lenguaje y nuestra cultura. Es por ello que queremos dar especial importancia a la lectura (refiriéndonos al contacto con los libros) antes de saber leer como punto claro para afrontar un proceso de aprendizaje de la lectura exitoso. En un primer momento, cuando el niño o niña nace, no nos entiende, pero poco a poco aprenderá a descifrar oralmente todo aquello que le decimos y empezará a interaccionar con los adultos más cercanos. Es por este motivo que hace falta darle mucha importancia al hecho de hablar, cantar y jugar con los niños para crear en ellos y ellas una base donde poder construir un aprendizaje del lenguaje escrito. 

Cuando el niño o niña tiene unos meses, le gusta empezar a probar con su voz (balbuceos) y es entonces el momento en que disfrutará de los juegos de falda y cantares que podremos acompañar de pequeños libros de ropa o de cartón duro que le permitirán experimentar y explorar. A partir del año más o menos, les podremos ofrecer libros en los que empiecen a identificar personajes o acciones cotidianas, sin dejar de darle importancia a los cuentos cantados, poéticos y rimas que sean también jugando con las palabras. En esta etapa, os proponemos también acercarlos a libros con solapas para abrir y cerrar, libros donde pueda aparecer y desaparecer, poner y quitar… La lectura en voz alta de las primeras historias le permitirá escuchar e interaccionar con el adulto que explica la historia. A partir de su propia identificación, la criatura podrá entender la historia e identificar los personajes que salen. Si el libro que explicamos es muy frágil, no pasa nada si el adulto lo manipula dándole otro valor. Más rico será su aprendizaje cuanta más variedad de historias y formatos le pongamos a su alcance. 

Más adelante, cuando el niño o niña hable, será entonces cuando se interesará más por el lenguaje oral y escrito y las historias que le ponemos a su alcance pueden ser de un tipo más acumulativo, acciones repetitivas que le permitirán anticipar, tanto el dibujo como el texto. También historias en que los hábitos y las rutinas sean más protagonistas. Cuando empezamos con el juego simbólico, es ideal también introducir cuentos tradicionales (La caperucita roja, Los tres cerditos, ...). Es importante tener en cuenta la repetición. Las criaturas pide una y otra vez su cuento preferido, y si hace falta lo explicamos tantas veces como necesiten, porque ellos y ellas poco a poco vayan construyendo el significado. En una primera lectura, seguramente, no entenderán todo el significado de la historia, pero está bien que sea así. No hace falta que nosotros hagamos una síntesis para que lo entiendan mejor o que cambiemos palabras para que sea más esclarecedor. 

A partir de los 4 o 5 años, encontramos un interés por el lenguaje escrito, identifican las primeras letras y van construyendo significado a las palabras que leen. Podemos dedicar ratos a la lectura compartida en voz alta, en silencio u otras a la lectura en paralelo (adulto y niño/a leyendo cada uno/a su libro). A pesar de que en esta etapa es cuando empiezan a leer, no debemos dejar de ofrecer también libros sin palabras, donde hace falta que sean ellos y ellas los que vayan descifrando la historia a partir de las imágenes. En esta etapa, los niños y niñas se hacen preguntar y les gusta descubrir cosas. Los libros que responden a estas curiosidades serán claves, libros interactivos o pop-ups. También les gustan los libros donde aparece algún conflicto, el cual pueden resultar emocionantes para ellos. 

Más allá de los 6 años, el niño o niña necesitará menos ayuda del adulto a la hora de leer, aunque la familia y la escuela serán claves para ir concertando las habilidades lectoras. Más que enseñar a leer con una utilidad práctica concreta (que es evidente que la tiene), haría falta tener en cuenta que su principal utilidad es que constituye una fuente de satisfacción personal. 

En cada una de estas etapas por las que va transitando el niño o niña, es necesario que miremos el libro como un objecto y le demos un valor, no solo a la historia que nos explica sino también a sus ilustraciones, a su portada, al tacto y al olor de sus páginas, en definitiva, a todo aquello que forma parte del libro. 

A partir de los 8 años aproximadamente, los niños/as y jóvenes se muestra curiosos, impacientes y, sobre todo, tecnológicos. Es recomendable que les podamos ofrecer libros donde ellos y ellas se sientan representados de alguna manera, historias que les puedan transportar a nuevas realidades, a vivir aventuras y a ponerse en la piel de los y las protagonistas. Debemos tener presente y “abrazar” el mundo digital. Hace falta acompañarlos del mismo modo que cuando compartimos con ellos un libro en formato papel. Pactar y llegar a acuerdos sobre su uso será clave para un buen desarrollo de las nuevas tecnologías. Dentro del mundo digital haremos referencia a algunas propuestas que podemos compartir y sugerir (Booktubers, clubs de lectura digital, blogs, webs o páginas de Instagram dedicadas a recomendaciones literarias, libros electrónicos o booktrailers, entre otros). Tal y como dice Joan Portell, especialista en Literatura Infantil y Juvenil, “el objeto en sí no es el culpable, sino el uso que le damos”. 

Si con todo lo que hemos explicado hasta ahora todavía no crees que la lectura tiene mucha importancia en nuestro desarrollo, os hemos preparado una lista de motivos que pensamos que os acabaran de convencer del todo. No queríamos caer en las típicas listas, porque nos resulta imposible daros solo X motivos por los cuales os animamos a leer, pero nos hemos aventurado a escribir un decálogo (y un poco más). 

Decálogo (y un poco más) sobre la importancia de la lectura 

  1. Leer y crear historias favorece la creatividad, la memoria y la concentración. Pero también que nos las expliquen y escucharlas atentamente. 
  2. La lectura fomenta habilidades como la empatía, ponerse en el lugar del otro. Especialmente si el lector se puede poner en el lugar del protagonista, este descubrirá emociones y valores presentes en muchos cuentos. La lectura puede ser un método para trabajar problemas personales, temas tabús o algunos miedos comunes entres los niños y niñas. (Ejemplo: miedo a la oscuridad). Una buena herramienta para trabajar en clase y en casa. 
  3. La lectura es una herramienta para adquirir conocimientos en todas las etapas de la vida. a menudo, tener un buen hábito lector es sinónimo de un buen rendimiento escolar.
  4. Mediante la lectura, los niños y niñas adquieren un espíritu crítico y reflexivo para conocer el mundo que los rodea y a ellos/as mismos/as, así como la relación con los demás. 
  5. Leer nos permite comunicarnos, expresarnos e interactuar con nuestros compañeros, familia o cualquier otra persona. 
  6. Reivindicamos la lectura como un acto de placer, simplemente: Sofá, manta y libro. Sin pensar en nada más. La lectura es felicidad. Si tenéis un espacio en casa, que sea acogedor y que invite a estar un buen rato, leeremos más a gusto; y no tengáis prisa, la lectura se debe saborear con el tiempo. 
  7. Leer nos ayuda a practicar la comprensión lectora y a mejorarla. No es lo mismo leer, solamente, que leer y entender. No es lo mismo leer mucho, que leer bien. 
  8. A nivel familiar y emocional, los ratos de lectura compartida permiten crear y reforzar un vínculo emocional adulto-niño/a. 
  9. La lectura mejora la ortografía y amplía el vocabulario. Por un lado, cuanto más leemos, más interiorizamos la ortografía y la manera cómo se escriben las palabras. Por otro lado, encontraremos constantemente palabras nuevas que querremos conocer. 
  10. Leer es una actividad activa y de atención plena, justo lo contrario de actividades como mirar la televisión, en que dejamos el cerebro en stand by. Por lo tanto, nos ayudará a incrementar el aprendizaje activo y a fomentar la autonomía. 
  11. Los libros nos hacen sentir acompañados. Viviremos mil y una vidas y muchas aventuras. Viajaremos a lugares lejanos, paraísos o cuevas subterráneas.Si sois aventureros, será vuestra mejor aventura. 

Para acabar, os proponemos disfrutar de este día y esperemos haber animado vuestras ganas de leer con los peques de la casa. ¡Depende de nosotros que cada día sea 2 de abril! Si os gusta dibujar, podéis dibujar leyendo a vosotros/as mismos/as, ¡o dibujar vuestro libro preferido! Si todavía no tenéis un espacio de lectura en casa, es el día para buscarlo y decorarlo a vuestro gusto. O bien, si tenéis una librería o biblioteca cerca, ¡seguro que hacen muchas actividades!

BIBLIOGRAFIA

Portell Rifà, Joan. Llegim?: com fer lectors entusiastes. Barcelona: Abadia de Montserrat, 2017. 157 p. (Créixer; 5). ISBN 978-84-9883-926-5

GIRBÉS, Joan Carles (2008): Guia pràctica per a fer fills lectors. Alzira (València): Edicions Bromera 

JOVER, Guadalupe (2007): Un món per llegir. Educació, adolescents i literatura. Barcelona: Rosa Sensat

AGUADO, G i Ripoll, J. (2014) Enseñar a leer. Cómo hacer lectores competentes. Madrid: EOS 

Fons, M. (1999) Llegir i escriure per viure. Barcelona: La Galera

CORRERO, C i Real, N. (2017): La literatura a l’educació infantil. Barcelona: Rosa Sensat

PENNAC, Daniel (2006): Como una novela. Alfaguara.

El Profe Mochilero: 168 millones de razones para reabrir la educación

El 1 de abril se “celebra” el día mundial de la educación. Digo celebrar entre comillas porque el último informe que presentó UNICEF referente al seguimiento de la actividad educativa a nivel global durante la pandemia no invita a ser muy optimista. El análisis va desde el 11 de marzo de 2020 hasta el 2 de febrero de 2021 y plantea la necesidad de abordar, de manera prioritaria y responsable, la reapertura de las escuelas por parte de los gobiernos.

Se cumple un año del inicio de la pandemia del COVID-19 y a día de hoy es evidente que ha causado un auténtico terremoto en nuestras vidas. El impacto del coronavirus provocó el confinamiento forzoso de los centros educativos dejando unas cifras escalofriantes en cuanto a desconexión educativa, pero vamos por partes. Al principio parecía que solo iban a ser 2 semanas, después 2 meses, hasta que se fue prolongando y un año después las escuelas de 168 millones de niños y niñas de todo el mundo siguen cerradas, la mayoría de ellas se encuentran en América Latina y el Caribe. A nivel mundial, al menos 214 millones de estudiantes (de todas las etapas educativas) han perdido más de tres cuartas partes de su educación presencial. Por otro lado, las cifras también revelan que a día de hoy, el 53% de los centros educativos del mundo han vuelto a la presencialidad total y casi una cuarta parte han abierto parcialmente. Sin embargo, las puertas no se han vuelto a abrir en 27 países en los que viven 196 millones de niños, niñas y jóvenes, el 13% a nivel global.*

Recreación presentada en la sede de Naciones Unidas de Nueva York el pasado 3 de marzo de una clase con 168 pupitres vacíos simbolizando los millones de niños y niñas que llevan un año sin ir a la escuela.

La desigualdad se ha acentuado en el derecho al acceso a la educación

Como ya nos ha demostrado esta pandemia, los efectos de las medidas restrictivas no afectan a la población por igual. Las cifras, una vez más, reflejan la situación de emergencia que sufren los sectores más vulnerables y que en un día como hoy no deberíamos mirar hacia otro lado y “celebrar” (permitidme una vez más el uso de las comillas) el día mundial de la educación sin hacer un pequeño ejercicio reflexivo: ¿Está realmente garantizado el derecho a participar de una educación primaria, gratuita, obligatoria y universal? Recordamos que así se recoge en la Declaración Universal de Los Derechos Humanos de la UNESCO. Ciertamente, cada país aplica sus restricciones igual que cada país goza o sufre las consecuencias de la globalización y el repartimiento desigual de la riqueza mundial, pero ¿En qué medida se está vulnerando el derecho a la educación en ciertos países?

“Conforme se acerca el primer aniversario del comienzo de la pandemia de COVID-19, la realidad vuelve a recordarnos la catastrófica emergencia educativa que se originó como consecuencia de los confinamientos mundiales. Cada día que pasa, los niños que no pueden acceder a la educación presencial se van quedando cada vez más rezagados, y los más marginados sufren las peores consecuencias”, declaraba Henrietta Fore, directora Ejecutiva de UNICEF durante la presentación del informe. “No podemos permitir que, por segundo año consecutivo, estos niños sigan sin poder asistir a la escuela de forma presencial o que la presencialidad siga siendo limitada. No debemos escatimar esfuerzos para mantener las escuelas abiertas o darles prioridad en los planes de apertura”.

El aprendizaje a distancia puede complementar la educación básica, pero nunca sustituirla

La educación no presencial ha llegado para quedarse, afirman muchos expertos. La pregunta es: ¿Se pueden cubrir las necesidades recogidas en la educación básica de manera no presencial? Es importante tener claro qué paradigma educativo nos sirve de referencia para poder contestar esta cuestión. Para empezar, la escuela debe ser concebida como un espacio comunitario que ofrece elementos fundamentales para el desarrollo en la infancia y no como una academia. Entre estos elementos están la socialización entre iguales, la oferta de apoyos personalizados, el contacto con la diversidad, la atención emocional o el acceso a comidas nutritivas, entre muchos otros. A día de hoy, me resulta muy difícil encontrar una manera alternativa de cubrir todos estos elementos restringiendo la presencialidad de la escuela. Además, podríamos poner de manifiesto la importancia del juego interactivo físico y las experiencias en el entorno natural para el buen desarrollo en la infancia, así como los múltiples estudios que demuestran los efectos adictivos y de dispersión que provoca el uso excesivo de pantallas en edades prematuras (y no tan prematuras).

"Para al menos 463 millones de niños y niñas cuyas escuelas cerraron por la Covid-19,
no existió la educación remota" (UNICEF).

Quizás muchas empresas vean una oportunidad de mercado en promover la formación a distancia y muchas marcas intentan venderlo como la “última tendencia innovadora” en el aprendizaje, sin tener en cuenta la edad de desarrollo. En este oportunismo incluso se puede detectar un retroceso en la atención real de las necesidades básicas de la infancia y una privatización de la educación que puede generar una brecha digital donde los sectores más vulnerables corren el riesgo de quedar apartados. Quizás en este último año, la educación universal haya sido menos universal, menos primaria, menos obligatoria y menos gratuita, así que podríamos convertir la “celebración” en una reivindicación. Quizás sea el momento de defender más que nunca este derecho fundamental en la infancia como es el acceso a la educación. Quizás se abre un periodo para proteger, aún más, a toda una nueva generación afectada y para exigir a los gobiernos unos planes de apertura segura de los centros educativos para dejar de vulnerar el derecho a la educación, aumentar la brecha social y favorecer la privatización del modelo educativo.

Defender un modelo educativo presencial, seguro y equitativo de protección a la infancia con la escuela y para la escuela

Según los últimos datos publicados por la UNESCO, más de 888 millones de niños y niñas de todo el mundo siguen sufriendo interrupciones en su educación debido al cierre total o parcial de las escuelas. En muchos países, la infancia más vulnerable que no tiene acceso a una educación a distancia corre el riesgo de desconectar de su vida escolar y de no regresar más a la escuela. Eso puede asociar problemas más graves derivados al cierre de las escuelas como el trabajo infantil o el matrimonio infantil. 

Analizar esta situación y trabajarla desde las aulas con los alumnos, ajustando el discurso a cada nivel y contexto, es el mejor remedio para proteger y promover una educación presencial mundial que proteja a la infancia. Introducir y fomentar entre el alumnado el aprendizaje de las desigualdades que existen entre las oportunidades educativas que hay en el mundo puede ser un incentivo para valorar la escuela como eje natural de protección y aprendizaje común. Fortalecer la conexión entre el hogar y el centro educativo para educar en comunidad, compartiendo proyecto y asumiendo el rol que les corresponda, porque como dicen: “La escuela es mi segundo hogar, pero el hogar es mi primera escuela” y por lo tanto, la educación nace en casa. ¿Pero, qué sucede cuando no hay un primer hogar de referencia?

El día mundial de la educación puede servir como motivo para reflexionar sobre las condiciones y desigualdades globales que se han generado en el acceso educativo a partir de la pandemia. Trabajar esta reflexión entre el colectivo docente, el alumnado y la comunidad educativa en general es un deber ético para proteger y prosperar un sistema educativo presencial, primario, equitativo, público y universal. Un sistema que proteja y oriente a todas las generaciones de cualquier virus, pero sobretodo, de la estupidez y la ignorancia humana.

*NOTA PARA EL LECTOR: Todas las cifras expuestas en este artículo están basadas en el último informe Análisis del cierre de las escuelas de UNICEF publicado el pasado 3 de marzo de 2021. Los datos son de consulta pública

No podríamos vivir sin ella. Es la mejor compañera que podemos encontrar en los momentos felices, pero también en los tristes… cuando estamos enfadados, melancólicos, eufóricos o enamorados… ¡Hoy hablamos de música! ¿Sabías que tiene un montón de beneficios para tu salud? ¡Aquí los tienes todos!

1. Favorece la concentración. Lejos de distraer, la música puede favorecer la concentración. Y esto es genial a la hora de estudiar o trabajar. Un estudio publicado por Neuroscience of Behavior and Psychology demuestra que la habilidad de las personas para reconocer palabras, imágenes o números rápidamente se potencia escuchando música.

2. Motiva el aprendizaje. Hay una gran conexión entre la música y funciones cerebrales como la memoria, el equilibrio, la orientación o la coordinación. La música se conecta directamente con nuestras emociones y nos ayuda a expresarlas. Por todo esto, la música es perfecta para motivar el aprendizaje.

3. Estimula las conexiones neuronales. Hay estudios que confirman la complejidad del efecto de la música en nuestro cerebro. Esta es capaz de inducir estados emocionales, a través del intercambio de sustancias químicas. Sabemos, de hecho, que la música es capaz de activar casi todas las regiones del cerebro.

4. Contribuye al tratamiento de enfermedades. La música puede ser una herramienta de lo más poderosa para el tratamiento de enfermedades, como por ejemplo trastornos cerebrales y lesiones adquiridas. Así, puede ayudarnos a recuperar habilidades lingüísticas y motrices.

5. Combate el estrés. El estrés es una de las epidemias del siglo XXI. Y se sabe que hay canciones que pueden ayudarnos a reducir positivamente el estrés. Mindlab International determinó a través de un estudio que la canción más relajante del mundo es Weightless de Marconi Union. Puede llegar a reducir el estrés hasta un 65%.

6. Relaja a los niños. Los bebés escuchan y perciben la música desde que se están gestando. Los sonidos musicales suaves les relajan y les ayudan a dormir. Además, puede ser una herramienta muy importante para una correcta gestión de las emociones.

7. Incrementa la felicidad. La música favorece la producción y liberación de dopamina, que es la hormona de la felicidad: un neurotransmisor clave a la hora de proporcionar placer.

8. Alivia el dolor. Un estudio publicado por investigadores de la Universidad de Utah (EE.UU) a The Journal of Pain demuestra que las distracciones alivian el dolor. Su estudio demuestra que la música aleja el foco cognitivo del estímulo doloroso.

9. Fortalece el sistema inmunológico. Hay una gran cantidad de investigaciones que refuerzan el papel de la música como fortalecedora del sistema inmunológico. La medicina ha encontrado evidencias de que la música puede jugar un papel fundamental en la salud de los pacientes. Aumenta la producción de plaquetas, estimula los linfocitos y protege las células de determinadas dolencias.

10. Reduce la presión arterial. Algunas tipologías musicales pueden influir sobre la presión sistólica y diastólica, para prevenir la hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares. Los ritmos lentos y la música pueden mejorar la vasodilatación en un 26%.

Y tú, ¿todavía dudas de los súper poderes de la música?

educacion-docente-todos-los-beneficios-de-la-musica-para-tu-salud

2 Comments

La práctica del yoga es cada vez más común en los países occidentales. Los adultos ya lo hemos probado, pero… ¿y los niños? En los últimos años han proliferado las recomendaciones para que los niños y niñas lleven a la práctica esta disciplina.

Desgraciadamente, la salud y el bienestar de nuestros niños se encuentra en riesgo, en la actualidad, por enfermedades como la obesidad, el estrés o el trastorno de espectro autista. Es importante, además de ofrecerles un estilo de vida y unos hábitos saludables, que los niños y niñas hagan, al menos, una hora de actividad física al día.

Estos son los maravillosos beneficios que el yoga les puede aportar:

  • Es una actividad física. Hace falta que los niños practiquen, como mínimo, unos 60 minutos de actividad física diaria, a pesar de que la última recomendación de la OMS pasa por tres horas. El yoga es una actividad física suficientemente rica, que les ayuda a mantener una buena forma física, a mejorar la motricidad y la elasticidad.
  • Aumenta la concentración. El yoga es una muy buena práctica para favorecer la concentración, tan necesaria para nuestros niños y que hay que acompañar de una reducción de la exposición a las pantallas y dispositivos electrónicos.
  • Ayuda a desarrollar técnicas de relajación. Estas pueden resultar muy útiles para la autonomía de los niños, la gestión de las emociones y de los posibles desórdenes que pueden llevar a problemas en posteriores etapas de madurez.
  • Aceptar los sentimientos y expresarlos. La práctica del yoga también abre las puertas a la aceptación de aquello que sienten, y da a los pequeños las herramientas necesarias para reconocer sus emociones y expresarlas a los demás.
  • Afrontar mejor los problemas. Es precisamente esta capacidad de comprender, concentrarse y gestionar las emociones propias que ofrece a los niños la capacidad de afrontar de una manera más madura los problemas y las situaciones de estrés.

Además, la práctica habitual de yoga y ejercicio físico, en general, contribuye en otros aspectos de lo más positivos para la salud de los niños:

  • Reduce el estrés y les ayuda a dormir por la noche
  • Les prepara y les concentra para las jornadas escolares
  • Mantiene sus huesos, articulaciones y músculos saludables
educacion-docente-los-maravillosos-beneficios-del-yoga-para-niños-y-niñas

El día 12 de junio se celebra en todo el mundo el Día contra el Trabajo Infantil. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) puso en marcha esta jornada en 2002, con la voluntad de concienciar a las sociedades sobre la existencia y la magnitud de este problema. Un problema que afecta millones de niños y niñas en todo el mundo y que es necesario erradicar.

¿Tan grave es el problema del trabajo infantil?

La respuesta es sí. Muchísimo. Según el OIT, en el mundo hay 168 millones de niños y niñas que son víctimas del trabajo infantil. Este problema se manifiesta especialmente en países del tercer mundo y zonas de conflicto, donde los niños y las familias se encuentran en una situación de más vulnerabilidad.

Pero, ¿qué entendemos exactamente por ‘trabajo infantil’?

El trabajo infantil es todo aquel que priva a los niños y niñas de su niñez, de su potencial y su dignidad. Este también es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.

¿Por qué hay que luchar para combatirlo?

El trabajo infantil pone en riesgo y es perjudicial para el bienestar físico, mental y moral de los niños. Además, interfiere en su derecho a la escolarización y a menudo pone a los menores en situaciones de esclavitud, los expone a graves peligros y enfermedades e incluso los separa de sus familias.

¿Qué hacen los niños sometidos al trabajo infantil?

El OIT reconoce que en el mundo hay niños y niñas sometidos al trabajo infantil desde la edad de 5 años. Casi el 60% son obligados a trabajar en la agricultura, pero un 25,4% en servicios (como por ejemplo transportes, restaurantes, hoteles…), un 7,2% en industria (minas, canteras, manufactura, construcción…) o un 6,9% en trabajos domésticos.

Contra el trabajo infantil: ¡los niños solo tienen que trabajar por sus sueños!

La explotación infantil es uno de los males más insoportables y espantosos para el alma humana. Así lo reconoce Albert Thomas, primer Director del OIT. Por todo esto, hace falta que los organismos internacionales continúen trabajando para erradicar esta lacra, y que los gobiernos observen y hagan leyes para proteger nuestro bien más preciado: ¡los niños!

educacion-docente-dia-contra-el-trabajo-infantil