Creatividad

La manualidad de este mes tiene es un poco mágica. Y es que modelar con una masa que se parece a la plastelina y que después, al ponerla en el horno, no se pueda modelar y que la podamos tener como recuerdo o como herramienta a utilizar cada que queramos, es increíble.

Materiales:

  • Arcilla polimérica (Fimo)
  • Clips
  • Lápices
  • Herramientas para trabajar la arcilla

Pasos a seguir:

1. Con la arcilla polimérica, haz las formas o las figuras que más te gusten. Como se acerca Halloween, nosotros hemos hecho calabazas, fantasmas, gorros de bruja y calderos mágicos.

Puedes ver ejemplos de cómo hacerlo en YouTube o Pinterest, a continuación ofrecemos algunos.

2. Pon el clip o el lápiz dentro de la figura que escojas para hacer el agujero donde después pondrás la figura una vez que salga del horno.

¡Consejo! Pon el lápiz o el clip antes de hacer todos los detalles de la figura, es posible que con la fuerza de hacer el agujero se deforme la figura.

3. Pon todas las figuras en el horno durante 30 minutos a 110 ºC.

Ten cuidado al poner el lápiz y los clips (u otros objetos) en el horno.

¡Alternativa! Puedes poner solo las figuras de arcilla polimérica en el horno y después pegarlas a los lápices o clips.

4. Deja enfriar las figuras.

5. Puedes poner una capa de barniz para que brillen y duren más tiempo.

Como nos gustó tanto la experiencia con Fimo, hicimos figuras de emoticonos.

Esta manualidad tiene una dificultad media (3 estrellas), pero siempre con la supervisión del adulto, sobre todo en el momento del horno.

Con la llegada del nuevo curso tenemos que planificar y coordinar muchos aspectos de nuestra vida diaria. Para que este proceso sea más sencillo os presentamos una manualidad que os ayudará a poder ver claramente notas y lo que se os ocurra...

Materiales:

  • Tapones de corcho
  • Trozo de cartón (de la medida que queráis)
  • Pegamento o silicona caliente
  • Pintura y pincel
  • Cúter
  • Cuerda (per colgar la pizarra al final)

Pasos a seguir:

1.Corta los tapones de corcho por la mitad.

2. Corta tantos tapones como te quepan en el trozo de cartón.

3. Pinta, del color que quieras, los tapones de corcho antes de engancharlos (también puedes dejar los tapones sin pintar).

4. Engancha los tapones de corcho por la parte plana en el cartón.

5. Engancha la cuerda por la parte de detrás.

6. Cuelga todas las notas o dibujos que tú quieras.


¡Síguenos!

Todos hemos jugado al tangram, es un juego muy sencillo, con el que todos los alumnos, independientemente de su edad, pueden jugar.

El juego consta de siete piezas: un cuadrado pequeño, un romboide y cinco triángulos (dos de grandes del mismo tamaño, uno mediano y dos pequeños también del mismo tamaño).

Si estabais buscando una actividad creativa y que calme los alumnos, esta es perfecta. ¿Sabíais que se pueden formar hasta 16.000 figuras diferentes?

Beneficios de jugar al tangram

  1. Es ideal para estimular su creatividad, puesto que con las piezas pueden hacer las figuras que ellos quieran. A través de ideas abstractas que se les ocurran, aprenderán a materializarlas. Pueden hacer una figura grande o varias de pequeñas, ¡como ellos quieran!
  2. Aprenderán a ser pacientes. A pesar de ser un juego sencillo, la paciencia es uno de los requerimientos que se necesita para poder jugar. Al tener que pensar cómo poner las figuras para hacer las formas que quieren. También cuando tengan que copiar las figuras a partir de un ejemplo que se les dais. Aquí encontrarás una dinámica para trabajar y desarrollar la creatividad de tu alumnado. 
  3. Favorece la memoria visual cuando les damos varios modelos y los tienen que hacer con las figuras, estimulan su memoria, ya que tienen que observar el modelo y reproducirlo.
  4. Mejora la coordinación visual y motriz, ya que primero se tienen que fijar en las formas a realizar (vista) y después reproducir las formas con las manos, es el juego ideal para mejorar esta capacidad de manos y ojos. Es de vital importancia que adquieran estas nociones y aquí te explicamos el porqué.

A continuación encontraréis el archivo que tenéis que descargar. Podéis imprimir uno para cada alumno, ellos mismos pueden recortar las figuras, así se prepararán para la actividad y se tranquilizaran.

1 Comment

Esta actividad os puede ayudar a mantener un seguimiento diario del tiempo con vuestros y vuestras alumnas.

Pueden trabajar conceptos como el sol, la lluvia, la nieve, las nubes... Y si queréis ir un poco más allá, es genial para trabajar la temperatura, la naturaleza y sus colores dependiendo de la estación del año.

Ya ha llegado el verano y la mejor manera de recordar todas las experiencias es anotarlas o dibujarlas. Por eso os proponemos forrar una libreta de una manera muy especial. ¡Vamos!

Materiales:

  • Libreta
  • Papel kraft
  • Folios de colores
  • Folio estampado (se puede dibujar)
  • Patrón
  • Celo
  • Tijeras
  • Lápiz

Pasos a seguir:

1.Cubrir la libreta con el papel kraft, como si lo fuéramos a forrar, pero sin enganchar nada todavía.

2. En el espacio de la portada, centra el patrón (círculo) que encontrarás en la plantilla descargable. Marca el círculo, separa el papel kraft de la libreta y recorta el círculo.

3. Haz tiras de papel de 15 cm x 15 cm. Tienes que hacer 4 tiras de cada color. Recórtalas y dóblalas por la mitad.

4. Utiliza el patrón para ir colocando las tiras de colores. Tienes que seguir el orden de los números y pegar cada tira, una sobre la otra, con celo para que no se muevan. Los pliegues tienen que ir hacia el centro del diseño (cuadrado central).

5. Coloca todas las tiras hasta completar la secuencia de números. Acaba el diseño con un cuadrado de 5 cm x 5 cm. Este cuadrado puede ser un papel liso, un papel estampado o un papel con dibujos o decoraciones hechas por nosotros mismos.

6. Dale la vuelta al diseño y engánchalo en el agujero en forma de círculo del papel kraft.

7. Acaba de forrar la libreta.

Una vez hechos todos los pasos podemos decorar nuestra libreta como más nos guste.

Y tú, ¿qué experiencias quieres recordar este verano?

La manualidad de este mes también es un juego que nos puede hacer pasar muy buenos ratos tanto a pequeños como a mayores.

El objetivo de este juego de malabares es hacer que el objeto que cuelga entre dentro de la botella, sosteniéndolo por su base.

Nosotros hemos hecho que el objeto a encestar sea un pez bien conocido (Dory). Y, con práctica, conseguir que el pez entre dentro del agua (que es la parte de arriba de una botella).

¿Os animáis a hacer esta manualidad?

Material:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es material.jpg
  • Botella de plástico
  • Cápsula huevo de chocolate (kinder o similar)
  • Pintura azul
  • Ojos adhesivos
  • Papel de colores
  • Cordón
  • Tijeras
  • Pegamento

Pasos a seguir

1. Con el palo de un pincho o con unas tijeras afiladas, hacemos un agujero en el centro del tapón de la botella de plástico y en la cápsula del huevo de chocolate.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-1-edited.jpg

2. Pintamos la cápsula del huevo de chocolate de color azul y la dejamos secar.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-2-edited.jpg

3. Pasamos el cordón por los dos agujeros (cápsula y tapón) y hacemos un nudo a cada lado.

4. Recortamos la parte superior de la botella (donde está el tapón).

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-4-edited.jpg

5. Con el papel de color amarillo hacemos las aletas del pez y las decoramos con un rotulador negro.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-5.jpg

6. Pegamos las aletas y los ojos en la cápsula para acabar el pez.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-6.jpg

7. Recortamos diferentes elementos marinos para decorar la botella. Nosotros hemos hecho una estrella, algas y un pez payaso. Utilizamos el pegamento para enganchar las decoraciones en la botella.

8. Hacemos otra decoración, simulando una ola, para tapar la parte cortada de la botella.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-8.jpg

Ya tenemos acabado nuestro juego de malabares. ¡Ahora solo falta pasárselo genial intentando hacer canasta!

Fuente: Moma Le Blog

¿La has ojeado alguna vez la revista Namaka? Si la respuesta es sí, seguramente sepas es una revista con muchísimas posibilidades. Cada mes trata un tema, de entre una selección de ámbitos muy diversos: el miedo, las casas, la música, el universo… 

Alrededor de este tema central encontramos un montón de actividades: cuentos, juegos, rompecabezas, propuestas súper rompedoras y terreno abonado para la creación. Por todo esto, estamos convencidos que Namaka es una revista perfecta para trabajar en el aula. ¿Te contamos cómo? 

Leer, ¡qué maravilla!

Namaka es una herramienta excelente para fomentar la lectura. Ofrecer a los niños propuestas mágicas, interesantes, divertidas y locas es jugar con ventaja. A través de las lecturas que encontramos en Namaka tendremos la oportunidad de generar gusto por la lectura, mientras trabajamos temas que interesan de verdad y provocan curiosidad en los niños. 

Aprender: un viaje apasionante 

La Namaka también es perfecta para aprender. Nos encanta ofrecer a los lectores de la revista la oportunidad de hacerlo a través de contenidos e ilustraciones muy atractivas, que entren por los ojos y enciendan en los niños la chispa de la curiosidad. ¿Qué tal si hacemos de estas lecturas una excusa para saber más? 

Jugar juntos 

¿Ya te hemos contado que en la Namaka también encontramos un montón de juegos y rompecabezas? En cada uno de los números también hay un montón de actividades para resolver juntos, en grupo o por parejas. ¿Qué te parecería un sudoku musical? En la edición digital de la revista encontrarás enlaces directos para escuchar canciones y ver vídeos que completan las actividades. También muchas más aventuras lúdicas para pintar, imaginar, adivinar y reír. ¡Reír mucho!

Inventar: ¡hola creatividad!

Otra manera de trabajar la Namaka en el aula es potenciando la vertiente creativa de los y las alumnas. La revista también nos permite abrir la puerta a la imaginación a través de la invención, el espacio de interacción entre compañeros mediante la conversación y la creación artística, con propuestas divertidas y locas para disfrutar y reír juntos. Una de las secciones de la Namaka permite a los niños escribir y dibujar el desenlace de una historia para participar en un concurso. 

Autora: Elisenda Castells

Pronto será Carnaval y eso es sinónimo de pasar un buen rato. Por eso os proponemos hacer un photocall con muchos colores y unas decoraciones para disfrazaros y ¡pasarlo genial!

Los materiales que necesitaremos para hacer el photocall son:

  1. Cartón liso
  2. Hojas o cartulinas de colores, con purpurina...
  3. Plantilla con círculos
  4. Plantilla con decoraciones
  5. Tijeras
  6. Cañas
  7. Cola
  8. Lápiz
  9. Celo
  10. Regla

Pasos a seguir:

  1. Haz un marco, de unos 5 centímetros, en el cartón.

2. Recorta la parte central.

3. Recorta los círculos de la plantilla.

4. Marca los círculos que hemos recortado en el paso anterior en las hojas de colores.

5. Recorta los círculos de colores.

6. Engancha los círculos de colores en el cartón.

7. Recorta las decoraciones de Carnaval.

8. Engancha las cañas con celo en la parte posterior.

9. ¡Pasa un buen rato haciendo divertidas fotografías!

Siempre es un buen momento para leer, por eso os queremos proponer hacer un punto de libro muy bonito.

Material:

  • Cartulina
  • Lápiz
  • Goma
  • Regla
  • Cola
  • Rotulador o colores

Pasos a seguir

  1. Dibuja tres cuadrados de 7 x 7 cm. Tienen que quedar de esta manera.

2. Dibuja dos diagonales en los cuadrados y borra las líneas exteriores.

3. Recorta.

4. Dobla por las líneas marcadas.

5. Pon cola a uno de los triángulos y pon el otro triángulo encima de la cola.

6. Tiene que quedar este agujero para poner la hoja del libro.

7. Decorar el punto de libro a nuestro gusto. Nosotros hemos hecho un oso panda.

Y vosotros, ¿qué punto de libro haréis?

Fuente: Maynterest

El otoño ya ha llegado y nos encanta decorar la escuela y el aula con motivos relacionados con esta estación del año. 

Hay una infinidad de maneras de hacerlo. Nosotros hemos querido trabajar el otoño y sus colores con las diferentes técnicas que veréis a continuación. 

Podemos trabajar un árbol y estampar sus hojas de colores. Para estamparlos podemos utilizar diversos materiales como: patatas, tapones, piñas, manos, rollos de papel… ¡Cualquier opción es válida!

Pero no solo podemos hacer hojas de los árboles con la técnica de la estampación, también podemos decorar nuestros árboles otoñales con papel de seda rojo, naranja, amarilo y marrón. ya sea haciendo bolitas o con una forma diferentes. También podemos pegar gomets de los colores que queramos. 

Por otro lado, podemos pedir a nuestros alumnos que traigan hojas caídas de los árboles para decorarlas. Dejar volar la imaginación y saldrán unas creaciones fantásticas.

Si tenemos hojas podemos seguir con los colores su contorno y hacer trabajos espectaculares.

Y por último, ¡podemos pasarlo súper bien con estas dos propuestas tan divertidas!

Un extra, si tenéis una hoja muy bonita y arcilla, ¡podéis hacer un bol como este que publicamos el otoño pasado!