Recursos

Este imprimible da paso a la más amplia imaginación. Se trata de 18 cartas con ilustraciones de la revista infantil Namaka, donde aparecen personajes únicos. Este puede ser desde un ser humano como un abuelo, un animal como un chimpancé hasta un planeta. Esto no es todo. También encontraréis verbos (leer, abrazar, bostezar...), estados de ánimo (triste, feliz, sorprendido/a...) y una ubicación al azar (un submarino amarillo, un huerto, dentro de un sueño...).


Podéis combinar un elemento de cada categoría con tal de crear una historia, O bien, ¡inventaros vuestras propias reglas!

Artículo de Raquel Ripoll.

Antes de hablar sobre cómo acompañar las “rabietas” de nuestros alumnos y alumnas, es importante tener claro que esas “rabietas” no son más que una explosión emocional que surge porque el niño o la niña aún no ha desarrollado las capacidades o habilidades necesarias para expresar sus emociones de una forma adecuada, por lo que se trata de una forma de canalizar su frustración.

En realidad, lo que llamamos “rabieta”, se trata de un “secuestro amigdalar”, es decir, en un momento en que hay una gran activación emocional y nos sentimos desbordados, la amígdala, que es el centro cerebral de nuestras emociones, toma el mando de nuestro cerebro y se encarga de su funcionamiento.

Son situaciones que ponen al niño o la niña en contacto con emociones desagradables y de una forma muy intensa que, además, debido a la inmadurez de su cerebro, aún no sabe regular, por lo que un buen acompañamiento emocional será imprescindible.

De hecho, si nos detenemos a observar a los niños y las niñas, veremos que esa “rabieta”, esa “mala conducta” no es otra cosa que falta de conocimiento, falta de habilidades efectivas, falta de desarrollo de una conducta adecuada, falta de motivación… A menudo, los adultos también carecemos de conocimiento, conciencia o habilidades y regresamos a nuestro cerebro primitivo y tenemos nuestras propias “rabietas”.

¿Verías de otra forma una mala conducta si fuera “por falta de conocimiento”, “por falta de habilidades”, “por falta de motivación”, “conducta de cerebro reptil” o simplemente una conducta adecuada a su edad?

La mayoría del tiempo los niños y las niñas actúan de acuerdo a su edad, no portándose mal, y es muy triste pensar que muchos niños son castigados por conductas cronológicamente normales para su edad. 

Una vez que tenemos claro que esa “rabieta” se da por una falta de habilidades efectivas, vemos que lo primero que necesitamos hacer es VALIDAR SUS SENTIMIENTOS. 

Tenemos muy instaurado el negar los sentimientos y emociones que, a priori, son desagradables, y con ello solo conseguimos empeorar la situación, haciendo que el niño se sienta incomprendido y no aceptado, por lo que su frustración aumenta y llega la “rabieta”. Además, también le alejamos de nosotros y dañamos el vínculo que tenemos con él.

Así, a la hora de acompañar una “rabieta” es importante dar espacio a las emociones y sentimientos, ponerles nombre, hablar sobre ellos y darnos cuenta de que todos sentimos cosas parecidas. Esto ayuda a que nuestros alumnos no se sientan bichos raros al tiempo que vamos fomentando una buena inteligencia emocional.

Otra cosa que nos ayudará en estos momentos es COMPRENDER QUÉ SE ESCONDE DETRÁS DE ESE COMPORTAMIENTO. Ver si hay una necesidad no satisfecha y entender las emociones que puede estar sintiendo nuestro alumno. Sólo a partir de ahí podremos acompañar ese “secuestro amigdalar” de una forma consciente y respetuosa.

Para ello necesitamos tener muy presente que el objetivo prioritario del ser humano es el sentimiento de pertenencia y contribución. Esto quiere decir que prácticamente todos los comportamientos que tenemos buscan lograr esa pertenencia y contribución al grupo y, si no lo logramos, es cuando llega la frustración, el enfado, la impotencia y todas esas emociones y sentimientos que acaban desembocando en “rabietas”. Por lo tanto, una de nuestras mejores formas de prevenir cualquier “rabieta” en el aula es la IMPLICACIÓN. Implicar a nuestros alumnos en todo lo que sea posible para que se sientan importantes para el grupo y así no vean peligrar su pertenencia.

También es importante CUIDAR NUESTRO LENGUAJE. Es decir, ser conscientes de todas las veces que les decimos que NO a lo largo de la jornada. Si cada vez que quieres hacer algo te dicen que no puedes hacerlo te genera muchísima frustración, ¿verdad? Pues a nuestros alumnos también, por lo que, si no prestamos atención a esto, acabará en “rabieta”. 

Si necesitamos poner un límite, que sea de forma positiva. Por ejemplo: En vez de decirle “No grites”, le podemos decir, “háblame bajito o si me hablas tan alto no te entiendo, baja el volumen por favor”. Se trata de cambiar el NO por el SÍ, de decirle lo que SÍ puede hacer en lugar de lo que NO.

Por otro lado, decir que otro recurso que puede ayudarnos mucho son las RUTINAS. Decía Rudolf Dreikus que “las rutinas diarias son para los niños y las niñas lo que las paredes son para una casa, le da fronteras y dimensión a la vida. Ningún niño se siente cómodo en una situación en la que no sabe qué esperar”.

La incertidumbre, el no saber qué viene después, genera angustia y frustración, lo que puede acabar en “rabieta”. Trabajar con nuestros alumnos en el establecimiento de un horario, explicarles qué haremos en cada momento, implicarles en las decisiones que sean posibles, y que tengan apoyos visuales para que puedan consultarlo siempre que quieran, nos ayuda a mitigar esa angustia y frustración dándoles seguridad, confianza y tranquilidad.

Para finalizar, recordar que, por una parte, fomentar su autonomía y, por otra, evitar juicios, comparaciones y etiquetas son dos puntos clave para que nuestros alumnos se sientan aceptados y respetados como lo que son, seres únicos e irrepetibles, por lo que también nos ayudará a prevenir y acompañar las “rabietas” que puedan surgir en el aula.

RECURSOS RECOMENDADOS:

Si te interesa saber más sobre cómo funciona el cerebro del niño:

Para trabajar las emociones:

  • El Emocionario de Cristina Núñez y las diferentes actividades gratuitas relacionadas con el libro que se encuentran en la web www.palabrasaladas.com 
  • Las tarjetas de sentimientos ¿Cómo me siento hoy? en www.raquelripoll.com

Cuando el o la docente selecciona un libro que quiere compartir y que ha planificado el tiempo, el espacio y los materiales, debe reflexionar sobre cómo presentarlo para captar la atención del alumnado

Existen muchas maneras de hacerlo y dependerá del conocimiento del grupo atendiendo a los intereses y necesidades de los y las alumnas. La propuesta que os hacemos hoy es la carta literaria.

¿Qué es la carta literaria?

Se trata de una carta para trabajar en cada sesión. Antes de mostrar el libro, los niños y niñas reciben una carta con el título y la información sobre el autor/a, ilustrador/a y editorial.

Mediante esta propuesta se pueden trabajar elementos literarios relacionados con el libro y su contexto, partiendo de sus conocimientos iniciales, ya que de esta manera podrán hacer deducciones sobre la historia que están a punto de descubrir.
También se pueden preguntar si han leído anteriormente otros libros de ese mismo autor/a y así ampliar el repertorio de libros que conocen.

De esta brillante película documental, los que saben dicen que podría ayudar a inspirar una nueva generación de maestros. También dicen muchas otras cosas buenas, como que se trata de una cinta emocionante, inmersiva y perspicaz. ¿Quizá solo por eso tendrías que verla, no? 

The Bad Kids, que en su traducción al castellano sería ‘Los chicos malos’, tiene como protagonistas a unos profesores de una escuela secundaria en el Desierto de Mojave, en Estados Unidos. Su manera de ver las cosas y de abordar los problemas es de todo menos convencional, porque de hecho, sus alumnos tampoco lo son. Todos tienen dificultades, problemas (grandes y graves) y escasos recursos económicos y personales para afrontarlos. 

The Bad Kids es una cinta, en este caso documental, que se suma a los grandes clásicos que han contribuido a hacer grande la figura del maestro que no solo es maestro, sino guía. Que inspira y ayuda poniendo el alma en ello. 

¿Otra peli de docentes poco convencionales?

Sí, esta película también nos recuerda a la figura del profe especial, el maestro que inspira, el docente que se entrega en lo que hace, poniéndole los cinco sentidos y el alma, y ofrece oportunidades a aquellos que más las necesitan. 

Estamos pensando en Los chicos del coro (2004), El club de los poetas muertos (1999), La clase (2008), El indomable Will Hunting (1997) o la mítica Rebelión en las aulas (1967). En este caso, y un poco como en La Clase (Entre les murs) de Laurent Cantet, esta es una película documental en la que se cuentan historias reales de chicos y chicas que quieren escapar de situaciones difíciles o, sencillamente, correr para atrapar un sueño pequeño, que para muchos de nosotros puede ser cotidiano, pero que para ellos sigue pareciendo un imposible.

¿Por qué os recomendamos The Bad Kids? 

Les pusieron la etiqueta de chicos malos y ahora no se la pueden quitar. Pasa a menudo, ¿verdad? Las realidades en algunos de nuestros centros pueden ser tan crudas como las que se relatan en este documental. A veces no hace falta acercarse a Mojave. Por eso os hemos querido recomendar The Bad Kids. 

Confiamos en nuestro potencial como docentes y es esto mismo lo que nos convence de que las etiquetas no pueden sentenciar la vida de una persona. En este centro educativo de Mojave los problemas se resuelven de una manera muy particular, poco convencional, diríamos. Y es así porque su equipo docente tiene el objetivo de cambiar la vida de sus alumnos. 

En este sentido, la empatía es una herramienta fundamental que les ayuda a ganar habilidades, neutralizar los efectos paralizadores de la pobreza y renacer, como el Ave Fénix, con la firme voluntad de combatir. ¡Por la vida!

FICHA TÉCNICA

  • Título original: The Bad Kids
  • Año: 2016 
  • País: Estats Units
  • Género: Documental 
  • Dirección: Keith Fulton, Lou Pepe
  • Duración: 101 minuts 

La puedes ver en: Netflix, Amazon y iTunes (aunque es posible que todavía no esté disponible en nuestro país, pero podéis activar las alertas para recibir una notificación tan pronto como se pueda ver). 

Web: http://www.thebadkidsmovie.com/ 

Termina el día, se acaban las semanas, los trimestres se alejan… Pasa un curso y otro curso sin que hayas aprendido sobre aquello que querías saber de gestión emocional o sin que tengas la menor idea de cómo introducir la gamificación en el aula. ¿Sabías que en Educación Docente tienes un montón de cursos online que además están reconocidos oficialmente? Puedes formarte a distancia y participar en cualquiera de las convocatorias que se abren durante el curso. ¡Incluso durante las vacaciones! 

Otra cosa que te invitamos a hacer es escuchar podcasts. Hay infinidad de programas que otros profesionales de la educación hacen para que tú, que estás al otro lado y tienes infinitas ganas de aprender, puedas disfrutarlos. Puedes hacerlo de vuelta a casa, en el coche, en la parada del metro o mientras esperas a que te sirvan un café. Estos son algunos de los mejores podcast sobre educación para docentes creativos. 

Educar hoy

Educar hoy es un programa actual, en el que se tratan infinidad de temas interesantes, como la pedagogía Waldorf, el TDAH, la educación en valores, coaching ontológico, dislexia o problemas cotidianos en familias. 

Educar en calma

Educar en calma es un programa perfecto para docentes, pero especialmente para familias con hijos en edad de crecer. Elisa Molina comparte con nosotros reflexiones acerca de cómo educar a nuestros hijos de manera positiva, con entrevistas y pensamientos para anotar. 

BBVA Aprendemos juntos

Lo que más nos gusta del podcast BBVA Aprendemos juntos es la gran cantidad de personalidades que participan para contarnos qué piensan y sienten acerca de sus experiencias profesionales y personales en clave educativa. Rafael Bisquerra, Eduardo Martínez de Pisón, Ilaria Gaspari o Lluis Bassat son solo algunos de los nombres que por aquí resuenan. 

Píldoras de educación

Ellos mismos se definen como un podcast para maestros inquietos. Píldoras de educación es un programa ideal para aquellos docentes que apuestan por un cambio metodológico. Así, aquí encontrarás infinidad de consejos, reflexiones y prácticas para abordar pequeños grandes cambios en el aula. Uno de los últimos temas tratados tiene que ver con la controvertida serie de Netflix ‘El juego del calamar’. 

Universo Hijos

Universo Hijos es una invitación a padres, pero también a profes. Se trata de un podcast, como bien sugieren ellos ‘para padres de otra galaxia’. Aquí también se reflexiona sobre series irreverentes, pero se habla al mismo tiempo de psicología, pedagogía y educación. 

Bocados de educación

¿Qué tal si empezamos de cero? Bocados de educación es una propuesta para todos aquellos docentes con ganas de innovar, pero dispuestos a aprender y comprender los conceptos. Aquí se habla de mapas mentales, pasando por eventos de Gagné, estaciones de trabajo o sombreros de pensar.

Paseando con Oliver Sacks

Paseando con Oliver Sacks es un podcast muy especial. Este canal pasea por la neurociencia para aprender, reflexionar y discutir sobre aprendizaje. Y esto pasa por entrenar la empatía, reconocer el sufrimiento, la discapacidad, el disfrute, la compasión o el arte. Este podcast-homenaje es un canto a la ciencia. 

El podcast de la maestra viajera

Este podcast es una oportunidad para descubrir otras experiencias de educación en el mundo. La maestra viajera, Mar Ruiz, entrevista a distintas personas que cuentan cómo se educa en Francia, Alemania, China o Reino Unido, entre muchos otros. Más interesante imposible. 

El Rincón de la Educación Infantil

El Rincón de la Educación Infantil es el podcast de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles. Un lugar donde se habla acerca de distintos temas vinculados a esta fase de la educación: escuelas rurales, duelo, disciplina positiva, pantallas o ciencias. 

Tu clase me suena 

Y terminamos con esta selección de buenos podcasts con Tu clase me suena, un programa en el que se habla de educación y buenas prácticas. Los expertos conversan sobre gamificación, poesía, sensibilización contra la violencia de género, ajedrez, desarrollo personal, metodologías activas… e incluso ¡neurociencia! 

¿Y tú, quieres recomendarnos algún otro podcast al que te hayas enganchado? 

Niñ@s y adult@s llevan disfrutando desde hace décadas. De hecho, se dice que el primer cómic de la historia fue publicado tan pronto como en 1895. Era The Yellow Kid o el Chico Amarillo, el personaje principal de la serie Hogan’s Alley, una tira de prensa estadounidense de Richard F.Outcault. Ha llovido mucho desde entonces. Y aunque los tebeos ya vivieron su momento dorado en nuestro país, hoy el cómic y la novela gráfica viven una eclosión sin par. Para que no te cueste elegir, hoy hemos preparado una pequeña selección de diez cómics de calidad para niños y adultos. ¡Esperamos que te guste!

Las Varamillas, Camille Jourdy 

Las Varamillas es una nueva obra fascinante de la ya conocida Camille Jourdy, Mejor Cómic Infantil del Festival de Angoulême 2020, que en este caso nos sorprende con un cómic para niños (y no tan niños) con delicados dibujos y una historia imposible y tierna a partes iguales. Jo está harta de sus nuevas hermanas y su nueva madre, así que en un día de picnic como cualquier otro decide perderse por un bosque misterioso y seguir a unas extrañas criaturas. Os reiréis a carcajadas. Garantizado. 

Los Mumin, Tove Jansson

¿Te acuerdas de Los Mumin? El clásico de Tove Jansson sigue estando disponible, para que sus lectores se adentren en el siempre fascinante Valle de los Mumin. Allí una familia de trols convive en un bosque escandinavo con otras criaturas fantásticas. Ellos son dulces, soñadores, maquinadores, irascibles… Tienen todo lo que uno puede esperar de una aventura fantástica. Hay algunas ediciones disponibles en el catálogo de CocoBooks. Ideal si quieres volver a los clásicos.

Hilda, Luke Pearson 

Si estás abonado a Netflix y tienes niños en casa, seguro que la conoces. Ella es Hilda, la protagonista de una serie que antes fue el cómic de Luke Pearson. Su dibujo es atractivo y rompedor, pero muchos de sus elementos y paisajes se refugian en el encanto de las aventuras más clásicas. Los diálogos son sencillos y hay humor, miedo y disfrute a raudales. Después de leer Hilda podéis sentaros a disfrutar de la serie que, por cierto, está deliciosamente bien hecha. Encontrarás varios volúmenes en Barbara Fiore Editora. Los disfrutarás. 

El club de los amigos, Sophie Guerrive  

¿A quién no le gusta echarse unas risas mientras lee y disfruta de una gran aventura? El club de los amigos es un cómic de Sophie Guerrive en el que Crocus, la serpiente, se hace mayor y tiene que irse del pantano. Abraza a su madre, se despide de ella y se embarca en una aventura inolvidable. El oso Tulipán se convertirá en su nuevo mejor amigo y juntos podrán desafiar el frío y cualquier monstruo que se les ponga por delante. 

Primates, Jim Ottaviani y Maris Wicks

Te hemos hablado de Hilda, que es un cómic con una niña valiente como protagonista, y ahora queremos presentarte Primates, la historia de tres primatólogas que cambiaron nuestra manera de comprender a los grandes simios. ¿Quiénes son ellas? Dian Fossey, y su aguerrida lucha para proteger a los gorilas; Jane Goodall, estudiosa y protectora de los chimpancés y Biruté Galdikas, una figura esencial para la conservación del orangután en Indonesia. Este cómic es una auténtica maravilla, que os emocionará.  

Pippi Calzaslargas, Astrid Lindgren

¿Quién no se acuerda de Pippi Calzaslargas? Vuestros hijos y alumnos disfrutarán más de lo que os imagináis con este legendario personaje. La primera revolución se produjo tan lejos como en 1945, cuando se editó por primera vez. Hoy son muchas las generaciones que han disfrutado con Pippi, su caballo, su mono y sus inolvidables aventuras. Para que llegue mejor a los niños y niñas de hoy, nada como empezar con estos cómics que acaba de publicar Kokinos

Ana y Froga, Anóuk Ricard

Ana y Froga es una serie de cómics escrita para niños, pero lo cierto es que no hay adulto que no se enganche a ellos. Son desternillantes, gamberros y súper tiernos. Por ahora, sus historias se dividen en cinco libros, que puedes comprar en un único volumen, dentro de la colección Blackie Little Books. Ingenioso y divertido: disfrutaréis de sus historias desde la página uno. 

El paseo nocturno de Tippy, Lilli Carré 

¿Una historia curiosa, brillante y formidable? Aquí está El paseo nocturno de Tippy de Lilli Carré, un cuento fantástico en el que la protagonista, Tippy, se despierta por la mañana con un pájaro sobre la cabeza, ratones danzando a su alrededor o un conejo observándola sentado sobre una tortuga. Esta es una aventura extraordinaria para disfrutar tanto de noche como de día. Se trata de una historia encantadora, en la que una habitación puede convertirse en un zoológico. ¿Tienes o no tienes ganas de leerlo? 

La Terrible Adèle, Antoine Dole

«Si es para hacer rabiar a mis padres, torturar al tonto de mi gato, luchar contra Jade y sus amigas o romperle el corazón a Flavio... ¡siempre tengo ideas interesantes!». Es la filosofía de La Terrible Adèle, una colección de historias que triunfa en Francia y que ya ha llegado aquí. Sus páginas son coloridas, divertidas y muy actuales. Tienen una buena dosis de humor negro, ternura y risas a tutiplén.

Escóndete que voy!, Camille Jourdy 

Y terminamos esta selección de cómics con otra obra estupenda de Camille Jourdy. De hecho, se trata de un lanzamiento muy reciente que debes conocer. En Escóndete que voy Bartok invita a Nouk a su casa a jugar y aunque la tarde se avecina apacible, ambos se verán envueltos en una serie de peripecias increíbles. ¿Esquivar los besitos de la yaya Fofa? ¿Huir del lobo feroz? ¿Desbaratar la partida de cartas de un poni? Todo es posible en el loco y mágico mundo de Camille. ¡No te lo pierdas! 

Todos hemos jugado al tangram, es un juego muy sencillo, con el que todos los alumnos, independientemente de su edad, pueden jugar.

El juego consta de siete piezas: un cuadrado pequeño, un romboide y cinco triángulos (dos de grandes del mismo tamaño, uno mediano y dos pequeños también del mismo tamaño).

Si estabais buscando una actividad creativa y que calme los alumnos, esta es perfecta. ¿Sabíais que se pueden formar hasta 16.000 figuras diferentes?

Beneficios de jugar al tangram

  1. Es ideal para estimular su creatividad, puesto que con las piezas pueden hacer las figuras que ellos quieran. A través de ideas abstractas que se les ocurran, aprenderán a materializarlas. Pueden hacer una figura grande o varias de pequeñas, ¡como ellos quieran!
  2. Aprenderán a ser pacientes. A pesar de ser un juego sencillo, la paciencia es uno de los requerimientos que se necesita para poder jugar. Al tener que pensar cómo poner las figuras para hacer las formas que quieren. También cuando tengan que copiar las figuras a partir de un ejemplo que se les dais. Aquí encontrarás una dinámica para trabajar y desarrollar la creatividad de tu alumnado. 
  3. Favorece la memoria visual cuando les damos varios modelos y los tienen que hacer con las figuras, estimulan su memoria, ya que tienen que observar el modelo y reproducirlo.
  4. Mejora la coordinación visual y motriz, ya que primero se tienen que fijar en las formas a realizar (vista) y después reproducir las formas con las manos, es el juego ideal para mejorar esta capacidad de manos y ojos. Es de vital importancia que adquieran estas nociones y aquí te explicamos el porqué.

A continuación encontraréis el archivo que tenéis que descargar. Podéis imprimir uno para cada alumno, ellos mismos pueden recortar las figuras, así se prepararán para la actividad y se tranquilizaran.

La erupción del volcán Cumbre Vieja en la isla de La Palma nos ha dejado a todos de piedra. La última vez que este fenómeno se produjo en nuestro país fue en 1971, cuando el volcán Teneguía entró en erupción. Así es fácil que, aunque en algunas zonas volcánicas como son las Islas Canarias haya un conocimiento más profundo sobre vulcanología, la mayoría de nosotros somos grandes desconocedores de la materia. 

Por todo esto y porque, ya lo habréis notado, desde ayer los niños no dejan de hacer preguntas y observar - tan maravillados como nosotros, por cierto - el incomparable espectáculo de la naturaleza que es un volcán en plena erupción, hemos preparado una selección especial de libros y cuentos sobre volcanes que os ayudarán a todos a entender y explicar por qué el Cumbre Vieja ha decidido despertar de su profundo sueño.

1. Los Volcanes, de Patricia Geis

Esta propuesta de Combel nos encanta, porque es perfecta para niños despiertos a la curiosidad. De hecho, veréis que está recomendado a partir de seis años y que es básico para entender las características del planeta y de los volcanes, producto de la agitación que continuamente se está produciendo en el interior de la Tierra. El libro incluye un pop-up fantástico para observar y ubicar las diferentes partes del volcán. Bellamente ilustrado y editado, como siempre hace Combel.

2. Pop-Up de volcanes, de Fleur Daugey y Tom Vaillant

Si buscabas un libro impresionante sobre volcanes, lo acabas de encontrar. Como su propio título indica, Pop-Up de volcanes es una obra fantástica, repleta de pop-ups para niños y adultos curiosos. A través de sus páginas, asistiremos a un viaje espectacular hasta el interior de los volcanes, pero no solo eso. También reviviremos la experiencia de los volcanes en erupción en Pompeya, Hawai y Japón. Conoceremos leyendas, mitos y nos acercaremos a la profesión de vulcanólogo. Las ilustraciones son fantásticas y los textos, también.

3. Atlas de volcanes para niños, de Pavel Gabzdyl

Hay pocos fenómenos naturales en la Tierra que provoquen tanta admiración en los humanos como los volcanes. No importa que estén en erupción o profundamente dormidos: nos atraen y nos aterrorizan desde tiempos inmemoriales. La propuesta de Pavel Gabzdyl es un atlas explicativo que responde a las preguntas básicas de niños y adultos sobre volcanes. ¿Por qué escupen fuego? ¿De dónde viene el magma? ¿Qué es la lava? El libro incluye seis páginas desplegables con muchísima información sobre volcanes. El primer paso para convertirnos en vulcanólogos de verdad.

4. Terremotos y volcanes para los más curiosos, de Fernando Simonetti y Gabriela Baby

Son preguntas que ponen los pelos de punta y las encontramos todas reunidas aquí. Terremotos y volcanes para los más curiosos de Fernando Simonetti y Gabriela Bay es un libro muy interesante que explica qué hay en el centro de la tierra, por qué retumba el cielo, cómo se forman los volcanes o qué son las islas volcánicas. Lo hace a través de las preguntas y con un envoltorio gráfico fantástico que, a modo de infografía, consigue comunicar claramente información básica sobre el fenómeno de los volcanes.

5. Viaje a lo alto de un volcán con Ratón, de Frank Viva

Y finalizamos esta rueda de recomendaciones con otra propuesta muy original. Se trata de Viaje a lo alto de un volcán con Ratón de Frank Viva, un cuento en el que un humano y un ratón se adentran en la aventura de subir hasta la cima del volcán Etna. Se trata de una historia muy simpática, con unas ilustraciones y un grafismo fantásticos, que hicieron de este volumen merecedor del Premio Cybils en 2012. En el interior del cuento encontramos, además de un poco de literatura, explicaciones muy gráficas sobre las características de los volcanes. Es perfecto para los niños más pequeños.

I después... ¡Construyamos nuestro propio volcán! 

Esta semana será la de los experimentos volcánicos en las aulas. ¡De esto no nos cabe ninguna duda! Hay maneras de organizar uno fácilmente, con bicarbonato y vinagre como elementos básicos. Pero si no os queréis complicar o queréis proponerlo a las familias, National Geographic tiene a la venta un set STEM para fabricar nuestro propio volcán en casa. 

Pueden construir el volcán en familia, pintarlo y ponerlo en erupción, a través de una serie de materiales incluidos en el paquete. Lo mejor de todo es que cuenta con una guía de aprendizaje que nos permitirá organizar una curiosa explosión, pero también una retahíla de palabras clave y conceptos que los niños interiorizarán fácilmente. Además, el kit del experimento no es nada caro. Precio: 12 €

La dislexia es un trastorno de aprendizaje que afecta principalmente las habilidades implicadas en la lectura y la escritura.

Los niños y niñas que presentan este trastorno lo seguirán teniendo cuando sean mayores, no desaparece, pero sabemos que con una intervención precoz y de calidad disminuirá su gravedad. Es por eso que desde el ámbito familiar como escolar podemos intervenir de muchas maneras para trabajar en este sentido.

A continuación, os presento algunas actividades sencillas que podéis llevar a cabo en cualquiera de estos dos ámbitos, además de aprender, seguro que os harán pasar un buen rato.

1. ¿Cuántas sílabas ves?

Decimos un nombre de sílabas, por ejemplo, dos. A continuación, cada uno/a tiene que decir una palabra de dos sílabas de algún elemento que esté viendo y seguimos el mismo orden hasta que no veamos más. Si tenemos la posibilidad, nos podemos ir desplazando para aumentar el campo de visión o la perspectiva y así encontrar más palabras.

Podemos jugar de manera competitiva o cooperativa. En el primer caso, irían quedando eliminados los jugadores a medida que se quedan sin palabras, en el segundo caso, intentaríamos entre todos y todas hacer la lista lo más larga posible. Podemos jugar varios días e intentar aumentar nuestro récord. 

Observaciones: un buen lugar es cuando vamos en coche. En cambio, si jugamos en una habitación donde no hay muchas posibilidades de encontrar palabras podemos jugar con láminas visuales.

2. Cadenas de palabras

Jugamos a encadenar palabras. Seguimos un orden donde cada uno tiene que encontrar una palabra que empiece con la última sílaba del que ha dicho el anterior. Por ejemplo: si-lla, lla-ve, ve-ra-no, no-ti-cia…

El juego termina cuando ninguno de los jugadores es capaz de continuar con una palabra.

Podemos jugar de manera oral o podemos ofrecer imágenes de las palabras y que los niños y niñas las tengan que enlazar de manera ordenada.

3. Palabras alocadas

Le pedimos al niño/a que sustituya una sílaba de una palabra por otra sílaba. Por ejemplo, sustituye la cuarta sílaba de biblioteca por “ma”: bibliotema. A continuación, podemos jugar a inventar el significado de la nueva palabra. Por ejemplo: es una biblioteca que solo tiene libros de un tema.

También podemos jugar con las letras y los fonemas siguiendo el mismo sistema. Por ejemplo, cambiar la tercera letra por la “p”: biplioteca. O también a omitir, por ejemplo, omite la tercera letra: biblioteca.

Es un juego muy divertido donde además de trabajar la conciencia fonológica fomentamos la imaginación.

4. Llenar vacíos escuchando

Decimos palabras a los niños y niñas sustituyendo una de las sílabas por el sonido “m”. Escuchando, deberán decir qué sílaba faltaría en el lugar del sonido de la letra eme. Por ejemplo: fe-li-…-dad. Falta la sílaba “ci”.

5. Frases alocadas

Se parece un poco a la actividad de palabras alocadas, pero en este caso trabajamos con palabras enteras y palabras. Se trata de jugar con los elementos de la frase. Podemos hacer varias actividades.

  • Omitir una de las palabras de la frase. Por ejemplo: elimina la tercera palabra de la frase: “Hoy he ido al parque”. En esta oración quedaría: “Hoy he al parque”.
  • Sustituir la palabra por otra. Por ejemplo, sustituimos “ido” por “luna”. La frase queda: “Hoy he luna al parque”.
  • También les podemos pedir que alarguen las oraciones, pero no hace falta siempre alargarlas por detrás.

Observaciones: antes de empezar a jugar a este juego deberemos practicar contando las palabras de las oraciones, los niños y niñas escuchan una oración y nos tienen que saber decir cuántas palabras tiene. Si observamos que el niño o niña tiene dificultades en este primer nivel, una estrategia es decir la frase y avanzar un paso en cada palabra. Una vez conseguido este nivel podemos jugar al juego propuesto que sería el segundo nivel.

Autora: Educarme

1 Comment

Esta actividad os puede ayudar a mantener un seguimiento diario del tiempo con vuestros y vuestras alumnas.

Pueden trabajar conceptos como el sol, la lluvia, la nieve, las nubes... Y si queréis ir un poco más allá, es genial para trabajar la temperatura, la naturaleza y sus colores dependiendo de la estación del año.