Familia

La manualidad de este mes también es un juego que nos puede hacer pasar muy buenos ratos tanto a pequeños como a mayores.

El objetivo de este juego de malabares es hacer que el objeto que cuelga entre dentro de la botella, sosteniéndolo por su base.

Nosotros hemos hecho que el objeto a encestar sea un pez bien conocido (Dory). Y, con práctica, conseguir que el pez entre dentro del agua (que es la parte de arriba de una botella).

¿Os animáis a hacer esta manualidad?

Material:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es material.jpg
  • Botella de plástico
  • Cápsula huevo de chocolate (kinder o similar)
  • Pintura azul
  • Ojos adhesivos
  • Papel de colores
  • Cordón
  • Tijeras
  • Pegamento

Pasos a seguir

1. Con el palo de un pincho o con unas tijeras afiladas, hacemos un agujero en el centro del tapón de la botella de plástico y en la cápsula del huevo de chocolate.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-1-edited.jpg

2. Pintamos la cápsula del huevo de chocolate de color azul y la dejamos secar.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-2-edited.jpg

3. Pasamos el cordón por los dos agujeros (cápsula y tapón) y hacemos un nudo a cada lado.

4. Recortamos la parte superior de la botella (donde está el tapón).

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-4-edited.jpg

5. Con el papel de color amarillo hacemos las aletas del pez y las decoramos con un rotulador negro.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-5.jpg

6. Pegamos las aletas y los ojos en la cápsula para acabar el pez.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-6.jpg

7. Recortamos diferentes elementos marinos para decorar la botella. Nosotros hemos hecho una estrella, algas y un pez payaso. Utilizamos el pegamento para enganchar las decoraciones en la botella.

8. Hacemos otra decoración, simulando una ola, para tapar la parte cortada de la botella.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paso-8.jpg

Ya tenemos acabado nuestro juego de malabares. ¡Ahora solo falta pasárselo genial intentando hacer canasta!

Fuente: Moma Le Blog

Se acerca la primavera y llega el momento de las mariposas. Las flores florecen preciosas y las mariposas, después de pasarse todo el invierno como crisálidas, salen y nos alegran con su vuelo.

Hou os traemos una idea para decorar la escuela con unas mariposas muy bonitas y llenas de colores.

Material:

  • Papel de seda de diferentes colores
  • Limpiapipas
  • Tijeras

Pasos a seguir:

1/ Recortar el papel de seda en forma de rectángulo (con las puntas redondeadas), en tres medidas diferentes. Cada rectángulo tiene que ser de un color.

2/ Doblamos el limpiapipas para la mitad, ponemos los papeles en el medio.

3/ Doblar un poco los papeles de seda para la mitad y dar vueltas al limpiapipas para que los papeles de seda quedan enganchados.

4/ A las dos puntas del limpiapipas hacer forma de espiral.

Y ya tenemos una mariposa.

Ahora solo tenéis que hacer muchas más mariposas para llenar la escuela de colores.

Pronto será Carnaval y eso es sinónimo de pasar un buen rato. Por eso os proponemos hacer un photocall con muchos colores y unas decoraciones para disfrazaros y ¡pasarlo genial!

Los materiales que necesitaremos para hacer el photocall son:

  1. Cartón liso
  2. Hojas o cartulinas de colores, con purpurina...
  3. Plantilla con círculos
  4. Plantilla con decoraciones
  5. Tijeras
  6. Cañas
  7. Cola
  8. Lápiz
  9. Celo
  10. Regla

Pasos a seguir:

  1. Haz un marco, de unos 5 centímetros, en el cartón.

2. Recorta la parte central.

3. Recorta los círculos de la plantilla.

4. Marca los círculos que hemos recortado en el paso anterior en las hojas de colores.

5. Recorta los círculos de colores.

6. Engancha los círculos de colores en el cartón.

7. Recorta las decoraciones de Carnaval.

8. Engancha las cañas con celo en la parte posterior.

9. ¡Pasa un buen rato haciendo divertidas fotografías!

Ahora que ha pasado la Navidad nos podemos centrar en decorar el aula, la escuela o nuestra casa con motivos de invierno. ¡A continuación os proponemos un montón de actividades!

PINGÜINOS

MUÑECOS DE NIEVE

PAISAJES DE INVIERNO

OSOS POLARES

INVIERNO PERSONALIZADO

¿Cuál haréis primero?

Se acerca la Navidad y queremos proponeros una manualidad para decorar el aula, la escuela o nuestra casa con muchos colores.

Materiales:

  • Tiras de cartulina gris (3,5 cm x 10 cm)
  • Tiras de papeles de colores: naranja, azul, rojo, verde y amarillo (2,5 cm x 21 cm)
  • Cuerda
  • Perforadora
  • Cola o grapadora pequeña

Pasos a seguir:

1.Prepara las tiras. Las cartulinas grises son de una medida de 3,5 cm x 10 cm. Las tiras de papel de colores son de una medida de 2,5 cm x 21 cm. Después, córtalas.

2. En las cartulinas grises, marca cada cartulina en 1,2 cm y haz los pliegues.

3. Haz agujeros en la mitad superior de cada tercera sección.

4. Superpón los extremos para formar un hexágono (6 lados) o heptágono (7 lados) y pega o grapa los extremos juntos.

5. Para hacer las bombillas de colores, dobla la tira de papel por la mitad, marcando un poco el pliegue del centro.

7. Aprieta los dos extremos y haz un poco de fuerza con el papel hacia la palma de la mano. Vuelve a subirlo y tendría que parecerse a una bombilla navideña.

8. Con la perforadora haz un agujero a través de los extremos de la tira de color juntos, cerca de la parte superior, manteniendo el agujero centrado.

9. Para juntar las luces, mueve el papel de color a la base de la cartulina gris y pon los agujeros en línea para poner la cuerda a través de los agujeros de la base gris y de la tira de color.

10. Vuelve a hacer estos pasos con todas las bombillas navideñas de papel hasta que hayas hecho una guirnalda completa.

¡Este es el resultado!

Fuente: https://www.nobiggie.net/paper-christmas-lights-garland/

Siempre es un buen momento para leer, por eso os queremos proponer hacer un punto de libro muy bonito.

Material:

  • Cartulina
  • Lápiz
  • Goma
  • Regla
  • Cola
  • Rotulador o colores

Pasos a seguir

  1. Dibuja tres cuadrados de 7 x 7 cm. Tienen que quedar de esta manera.

2. Dibuja dos diagonales en los cuadrados y borra las líneas exteriores.

3. Recorta.

4. Dobla por las líneas marcadas.

5. Pon cola a uno de los triángulos y pon el otro triángulo encima de la cola.

6. Tiene que quedar este agujero para poner la hoja del libro.

7. Decorar el punto de libro a nuestro gusto. Nosotros hemos hecho un oso panda.

Y vosotros, ¿qué punto de libro haréis?

Fuente: Maynterest

Con el verano llegan los momentos de ocio para poder hacer manualidades. Por eso os queremos presentar 15 manualidades para hacer con los niños y niñas y pasar un buen rato entretenidos.

1.Globo aerostático

Subir bien alto y verlo todo a vista de pájaro tiene que ser magnífico.

Escoge los colores que más te gusten y crea tu globo aerostático y deja volar tu imaginación.

En la web Guía de Manulidades encontrarás el paso a paso de esta manualidad.

2. Sirena

Este ser mitológico, mitad persona, mitad pez, lo podemos imaginar de muchas maneras posibles. Con una pinza y papeles de colores decorados puedes conseguir muchísimos tipos de sirena. Prueba y descúbrelas.

La web Pasándolo pipa nos enseña el proceso para hacerlas.

3. Abanico frutal

Una buena manera de hacer frente a los días de calor es un abanico y que mejor forma de hacerlo que con estos fantásticos abanicos de frutas tan refrescantes.

La web A Girl and and a Glue Gun nos explica cómo crear uno. Podemos escoger entre cuatro opciones, ¿cuál te gusta más?

4. Memori de helados

Este juego de memoria nunca pasa de moda. ¿Y si cambiamos las formas tradicionales de sus fichas por unas en forma de helado? ¡Tendremos un juego muy veraniego!

La web Eat Drink Chic nos explica cómo hacer este juego tradicional con un toque helado. Puedes inventarte la combinación que quieras o descargarte los helados preparados por Amy Moss.

T'atreveixis a jugar-hi?

5. Dominó

Un verano sin una partida de dominó no es lo mismo, por eso también os proponemos personalizar este juego.

Con trozos de cartón recortados y con las figuras que más nos gusten podemos hacer nuestro propio dominó.

La web Parents Momes nos muestra el paso a paso de esta manualidad que nos hará pasar buenos ratos.

6. Móvil veraniego

Con objetos de la naturaleza, ya sean de playa o de montaña, podemos hacer un fantástico móvil con el que decorar nuestro balcón o nuestro patio.

¿Qué os parecen estas ideas de móvil tan veraniegas?

Fuente: Wix.com

7. Marca páginas

El verano es un buen momento para leer todos aquellos libros que no hemos podido leer durante el curso y disfrutarlos a la sombra y con una limonada refrescante.

¿Qué os parece acompañar estos momentos con unos marca páginas de animales marinos? Puedes escoger entre un cangrejo y un pulpo, pero también otros animales como ranas, gracias a la web Easy Peasy and Fun.

Fuente: Easy Peasy and Fun

8. Barcos de espuma para la piscina

Ahora que es tiempo de remojarse podemos pasar un buen rato haciendo carreras con los barcos que nos presenta Today's Parent. ¿Quién se anima?

9. Juego de encestar

Una buena idea para amenizar los momentos de aburrimiento es preparar este juego para encestar. Con materiales que tengamos por casa podemos conseguir que los niños (y también los adultos) se entretengan intentando encestar en la boca del pez.

Si os animáis con este pececito, la web Manualidades Infantiles nos enseña el paso a paso.

10. Pescar peces

Nos podríamos pasar horas jugando a este juego de pescar peces. Con pocos materiales lo podemos crear y poner toda nuestra imaginación para inventarnos lo que nos encontraremos debajo de cada pez.

La web Todo Manualidades nos explica cómo prepararlo paso a paso.

11. Juegos de agua

Con la botella de plástico con un agujero en medio y con una pistola de agua podemos afinar nuestra puntería a la vez que pasamos un buen rato bien refrescante.

12. Comedero para pájaros

Con tetrabriks de leche podemos crear unos comederos para los pájaros y conseguir que estos nos vengan a visitar a nuestra casa. Podemos decorar las casas como nosotros queramos pero la propuesta de Today's Parents ¡nos encanta!

13. Cartel para la puerta

Si de nuestros paseos por la playa hemos recolectado arena y conchas podemos hacer un cartel para nuestra puerta tan bonito como el que nos presenta Stikets Family.

14. Guirnaldas de viento

Una vez tengamos hechas estas guirnaldas de viento nos podemos relajar mirándolas cómo se mueven y disfrutar de un rato de tranquilidad.

15. Cámara de fotos de cartón

Los niños y niñas disfrutarán y liberarán su creatividad haciendo esta cámara e imaginando las posibles fotografías que han hecho en los lugares que han visitado.

La web RonyesTech nos explica cómo hacerlo.

Fuente: RonyesTech

Esperemos que os haya gustado esta selección de manualidades veraniegas y que disfrutéis mucho, sobre todo del proceso creativo.

¿Sabías que, contra más formación tiene una persona, más posibilidades tiene de conseguir mejores condiciones de vida? Definitivamente, educar transforma vidas… ¡y sociedades! Esto es todo lo que nos ofrece la educación: 

Mejora nuestro nivel de vida

Theodore Shultz, economista norteamericano (1902-1998), fue uno de los primeros en reconocer que el gasto en educación no era un gasto como tal, sino una inversión. Premio Nobel de Economía (1979), este teórico demostró con sus estudios que invertir en educación tiene una rentabilidad directa en las personas. Además de mejorar su nivel de renta, están en disposición de conseguir más bienestar.

Y nuestra sociedad...

La educación no solo nos ofrece la posibilidad de mejorar nuestro nivel de vida. También nos ayuda a transformar la sociedad. La educación en una edad temprana y el fomento de escolaridad, mejora las aptitudes de los niños y niñas, reducen la delincuencia y generan bienestar social. De hecho, las personas que tienen más estudios pagan más impuestos, los cuales acaban repercutiendo en toda la sociedad. 

También nos alarga la vida 

Según Adriana Lleras-Muney, profesora de Economía en la Universidad de California (Los Ángeles), las personas que tienen un nivel educativo más elevado se comportan de una manera diferente. Fuman menos, beben alcohol moderadamente, hacen más ejercicio, tienen un peso normal y van más a menudo al médico. Esto quiere decir que son más saludables y tienen más probabilidades de vivir más tiempo.

Nos hace ser más respetuosos con el medio ambiente 

Las personas que tienen niveles de educación más elevados, suele preocuparse más por el medio ambiente y acostumbran a emprender iniciativas sostenibles. Según la Unesco, el 46% de las personas con estudios superiores se muestran preocupadas por el medio ambiente, frente al 37% de las que habían cursado bachillerato y un 25% de los que tienen estudios inferiores a la secundaria. 

… ¡Y nos hace felices! 

Para San Agustín (354-430), la auténtica felicidad y el objetivo último del comportamiento humano era el conocimiento. Desde su punto de vista, la educación era el camino que debía conducir al pueblo a la felicidad. 

¿Y tú, también has notado la poderosa energía transformadora de educar? 

Han cambiado las cosas en la calle. En la tele. En las escuelas. En las tiendas. En los restaurantes. Y también han cambiado en casa. De hecho, ahora todo gira alrededor de nuestra casa. Los centros educativos, que cerraron el pasado 13 de marzo en todas las comunidades autónomas, apenas tuvieron tiempo de hacerse a la idea. Y los alumnos y las alumnas se fueron a casa desconcertados. Como también lo hicieron docentes y familias. Y la población en general: sin saber si el curso comenzaría pronto de nuevo o si ya podía darse por terminado, si institutos escuelas no volvían a abrir sus puertas. 

Lo que primero empezó con un gran desconcierto, pronto se convirtió en una gran mezcolanza de opiniones y emociones. Las realidades de las familias no son todas iguales. Así, a pesar de que hay padres y madres que se esfuerzan para ofrecer a sus hijos todo el apoyo del que son capaces, hay otros que ni tan siquiera tienen esta opción, porque no disponen de herramientas o recursos o porque, en una situación tan atípica como esta, no se encuentran emocionalmente fuertes como para asumir la carga de tareas e información que desde los centros educativos se quiere transmitir a sus hijas e hijos. 

Es ahora, en esta situación que nos ha llevado al límite, cuando se hace más evidente la importancia de la escuela como espacio vertebrador del conocimiento, de las relaciones sociales, para la formación de los individuos en igualdad de oportunidades. Y, ¿qué hacen las familias? Hemos hablado con padres, madres y alumnos para hacer un retrato de la situación actual y averiguar cómo les afecta. 

La tecnología: un puente hacia el aprendizaje

Los niños y los jóvenes tienen ganas de volver a los centros. Los docentes también. Reconocen que las aulas no son solo un espacio para dar órdenes y mandar trabajo. Las aulas son espacios para el aprendizaje compartido y vivencial, imprescindibles para la socialización y la cooperación. En el aula, con sus alumnos, los docentes tienen la certeza de dar la mano a todos. A distancia, no. 

Para Abril, que tiene doce años y estrenó su primer año de instituto en este curso 2019/20, las cosas no fueron fáciles al principio. “Estos días han sido un poco complicados, porque ni los alumnos ni los profesores estábamos acostumbrados a vernos a través de una pantalla. Resulta bastante extraño”, reconoce. 

Ella ha seguido las clases sin dificultades. Y más allá de que ha tenido que comprar un ordenador, lo lleva muy bien. Reconoce, eso sí, que este no es el caso de algunos de sus compañeros. “Algunos no se han podido conectar porque no tienen internet o portátil”.

Las clases se imparten a diario, aunque algunas asignaturas, como Valores/Religión, las tutorías y evidentemente las partes de laboratorio o taller de Ciencias Naturales o Tecnología se han dejado de hacer. “Todos los días se imparten clases virtuales por videollamada, a través de Google Meet. Cada clase dura 45 minutos y normalmente participo en dos todos los días”.

Si bien los esfuerzos se han multiplicado, parece que la falta de experiencia está originando problemas. Hay herramientas que no funcionan, conexiones que fallan y baterías que se agotan. Los correos también tardan en responderse. Esto hace que tanto alumnos como docentes se tengan que cargar de buena voluntad y paciencia.

“Lo que más echo de menos del Instituto es el contacto con compañeros y profesores. También echo muchísimo de menos a mis amigos”, resume Abril. 


¿Y los padres y madres, cómo lo hacen?

Si hablamos de los más pequeños, de Primaria e Infantil, toca dar voz a los padres y madres. Joan es padre de dos: un bebé de meses y una niña de cinco años. “Yo soy ilustrador y trabajo en casa desde hace años. Estoy habituado al confinamiento”, bromea. Por las mañanas se dedica a los niños y su pareja, que teletrabaja, lo hace por la tarde.

“Es imposible seguir un horario fijo”, reconoce. “Las interrupciones son continuas, ya sea para acompañar a la mayor en las tareas que hemos preparado en casa y para seguir las que nos ofrecen en la escuela; o para jugar, cocinar, ir a la compra… y, claro, seguir mimando al pequeño”. 

“Todo esto hace que los días se alarguen hasta el infinito. Una vez los niños están en la cama, nosotros aprovechamos para seguir trabajando y si podemos, nos levantamos antes para adelantar trabajo. La conciliación, en este caso, pasa por un desgaste físico y emocional brutal”. 

Mónica es mamá de dos niñas. En este caso de una adolescente y de una niña de seis años. Durante los primeros días del confinamiento, trabajaba como técnica de prevención de riesgos laborales y al mismo tiempo, se encargaba de la gestión de la empresa familiar. Su pareja no ha dejado de trabajar, porque forma parte de uno de los sectores que no han parado. 

Al cabo de unas semanas su empresa hizo un ERTO, sí que ahora sigue como autónoma, con dos niñas a su cargo. Es un más difícil todavía. “Primero intenté establecer unos horarios y era un estrés añadido. Quería llevar el trabajo al día, las tareas de las niñas, el orden y la limpieza de la casa… Pronto desistí”. 

El papel de las familias: un factor clave

El papel de las familias siempre es vital, pero en las actuales circunstancias, un buen apoyo en casa puede suponer la diferencia entre perder un curso o salir reforzado de la situación. Joan lo cuenta muy bien. “Nosotros siempre ofrecíamos aprendizajes complementarios en casa. Ahora hemos intensificado nuestro esfuerzo y hemos intentado hacerlo desde el principio. En primer lugar aprovechando los cuadernos y el material que ya teníamos, pero luego, y viendo que el confinamiento se alargaba, adquirimos cuadernos como apoyo para el aprendizaje”. 

“Ahora, desde que la escuela nos ofrece actividades semanales, intentamos seguirlo todo. Hay días, sin embargo, en los que no estamos animados. Si nos sentimos cansados, una parte u otra, si nos sentimos tristes o poco motivados, lo dejamos para el día siguiente. Pero esto lo hemos aprendido al cabo de los días. Es mejor así si no queremos perder el Norte”, reconoce Joan. 

Mónica incide también en el factor emocional. “Ya lo hacemos siempre, pero durante estos días, como todo el mundo, hemos vivido momentos de inquietud, de incertidumbre o incluso de miedo. Los días son largos y gestionar las emociones es complicado. A pesar de todo, creo que las pequeñas están conduciendo esta situación mucho mejor que los adultos, con un grado de madurez que nunca habría podido imaginar”.

Este mes os proponemos una manualidad divertida relacionada con la naturaleza. En un vaso con la imagen de niño o niña, plantaremos semillas y las plantas que crezcan será su pelo.

Material necesario:

  • Vaso de plástico o bote transparente
  • Tierra
  • Semillas
  • Foto con la cara del niño o de la niña
  • Agua

Pasos a seguir:

1.Llenar el vaso con tierra hasta un poco más de la mitad.

2.Poner las semillas (como en casa no teníamos semillas, hemos puesto lentejas).

3.Poner más tierra hasta tapar las semillas, casi hasta la parte de arriba del vaso o bote.

4.Imprimir la fotografía del niño o niña y recortarla para que acabe en la frente y engancharla en el vaso o bote.

5.Regar un poco cada día hasta que crezca el cabello.

¡Queremos ver vuestras creaciones!

¡Así es como ha quedado la nuestra!