Educación emocional: cómo trabajarla en el aula de educación infantil y primaria

EducaciónDocente. Educación Emocional

En la actualidad, los nuevos planes educativos que los profesionales docentes aplican en el aula ya incluyen, en la mayoría de ocasiones, pautas y proyectos específicos para trabajar la asertividad, la empatía y toda una serie de habilidades sociales que hay que incorporar a los conocimientos cotidianos.

Ser competente en las diferentes áreas que propone el itinerario curricular es importante, pero también lo es contar con todas aquellas habilidades que solo podemos aprender a través de la educación emocional. Reconocer nuestras emociones, gestionarlas y saber ponernos en el lugar del otro son tres habilidades básicas para las cuales hay que proporcionar herramientas en el aula. Esto permitirá a los alumnos vivir con naturalidad las dificultades y conflictos que se irán encontrando en el camino de la vida, tanto en el ámbito personal como profesional.

Primer paso: reconocer las emociones

En la primera etapa educativa (de 0 a 3 años), el primer paso que tenemos que dar como docentes es el de ofrecer a los alumnos todos los recursos que necesitan para empezar a identificar en uno mismo y en los otros las diferentes emociones: alegría y tristeza (de 1 a 2 años) y alegría, tristeza, enfado y miedo (de 2 a 3 años); expresar estas mismas emociones y asociarlas a aquellas situaciones que las hayan podido provocar. Con tal de llevar a término este reconocimiento, podemos utilizar diferentes recursos:

  • Dibujos con cuatro caras que expresan de manera bien diferenciada alegría, tristeza, enfado y miedo.
  • Espejos para reflejar sus gestos, imágenes o fotos que expresen los sentimientos aprendidos.
  • Fotografías de los mismos niños, con caras que ejemplifiquen las emociones trabajadas.

Con los niños de 2 a 3 años, podemos introducir estos conocimientos a través de conversaciones, preguntándolos cuando se sienten contentos, tristes, enfadados o tienen miedo y pidiéndoles que expresen estas emociones haciendo gestos con la cara. Podremos poner en marcha esta actividad aprovechando los diferentes estados emocionales de los alumnos y de los docentes, explicando cuentos o historias donde los personajes pasen por los diferentes estados de ánimo trabajados o haciendo juegos de máscaras, gestos y canciones.

Las actividades en el aula, un camino para aprender las emociones

El periodo que alcanza de los 6 a los 12 años es importantísimo para el desarrollo de la personalidad del alumno. El aula es el espacio idóneo para generar conocimientos, tanto cognitivos como afectivos. Si los alumnos no lo han trabajado antes, será necesario que aprendan a identificar y definir las emociones y a asociarlas como consecuencia de un hecho vital. Independientemente de los contenidos y la metodología, que siempre tendrán que llevar a cabo profesionales formados en educación emocional, es indispensable dar a los alumnos la posibilidad de expresarse de una manera respetuosa y abierta en el aula, entendiendo las emociones como un hecho natural. Así mismo, hay que desarrollar las actividades entendiéndolas como una vía para llegar a los conocimientos que quieren transmitir, adaptándolas siempre a la situación real que nos invita a llevarla a cabo. Como docentes, además, tenemos que acostumbrarnos a experimentar cada una de las actividades que quieren aplicar en el aula para adaptarlas y comprobar que realmente son efectivas para ejemplificar o trabajar las emociones, los conflictos y la gestión de ambos.

Propuesta de bibliografía básica de la educación emocional en el aula

Para empezar a trabajar estos conceptos, sería interesante poder contar con los siguientes recursos bibliográficos:

  • López Cassà, E. (coord.) Educación emocional. Programa para 3-6 años. Barcelona: Praxis, 2003.
  • Renom, A. (coord.) Educación emocional. Programa para la educación primaria. Barcelona: Praxis, 2003.
  • Sastre, G. i Moreno, M. Resolución de conflictos y aprendizaje emocional. Barcelona: Gedisa, 2002.
  • Segura, M. y Arcas, M. Educar las emociones y los sentimientos. Introducción práctica al complejo mundo de los sentimientos. Madrid: Narcea, 2003.

¿Recomendarías otro libro con el que te haya gustado trabajar la educación emocional?

Puedes aprender más sobre como trabajar la educación emocional con el curso Educación emocional. Más información en www.educaciondocente.es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *