Recomendación de una película: Adú

+Adú es una película española estrenada en 2020 que se enmarca en el género del drama y que está dirigida por Salvador Calvo. Está protagonizada por Luis Tosar, Álvaro Cervantes, Ana Castillo y Moustaha Oumarou. Adú trata el drama de los refugiados, poniendo luz a las sombras y ofreciendo una visión sobre un problema que tenemos bien cerca, en Melilla, puerta de entrada de África a Europa. Se trata de una película muy interesante para trabajar con adolescentes los valores de la diversidad, la amistad, la tolerancia, la paciencia y la solidaridad. Una película inspirada en millones de historias reales.

El argumento

Adú son tres historias en una. Los primeros protagonistas son dos niños. Uno de seis años y su hermana mayor. Quieren llegar a Europa y tienen que hacerlo colándose en las bodegas de un avión, en Camerún. En la segunda historia, un activista medioambiental lucha contra la barbarie de la caza furtiva y tiene problemas para encontrarse con su hija, que acaba de llegar a España. Un poco más lejos, al norte de Melilla, un grupo de Guardias Civiles se enfrentan a la llegada de una multitud de ciudadanos subsaharianos que quieren saltar la valla. 

Los protagonistas de estas historias comparten un mismo drama. No lo saben, pero sus vidas se cruzarán en algún momento. Y cambiarán para siempre. 

Inspirada en millones de historias reales 

Las vidas, los problemas y las grandes dificultades de los protagonistas de Adú son, lamentablemente, muy reales. Millones de personas en el mundo, muchos niños, ven negados sus derechos como personas por una única razón, absolutamente arbitraria: haber nacido en un lugar u otro del mundo. La película de Calvo nos ofrece una realidad nada amable y cruda, pero al mismo tiempo pone en valor la amistad, la dignidad y la capacidad de las personas de amarse, luchar contra la adversidad y levantarse resilientes. 

¿Por qué os gustará ver Adú?

Adú es una película que puede funcionar como un recurso muy útil para narrar el drama de los inmigrantes que quieren llegar a Europa. A pesar de que sea una historia dura, es agradecido el contraste entre el drama y la excelencia a la hora de mostrar la belleza de los espacios. La fotografía de la cinta es una de sus mayores virtudes, en el sentido de que ofrece unos planos bellos, generando un contraste entre la realidad de los protagonistas y los escenarios por los que transitan. La banda sonora es efectiva y la interpretación, de diez. Destaca, en este sentido, la del pequeño Adú y Massar. 

La escena destacada

La escena que queremos compartir con vosotros es una escena que golpea fuerte. Es la conversación entre los dos niños que quieren llegar a Europa y la persona a la que su padre ha pagado para el viaje. Un hombre que les recomienda agarrarse bien a los cables que hay por debajo del avión para llegar a las bodegas donde están los perros, mascotas de los europeos que viajan de un país a otro. ¿Es seguro?, pregunta la hermana mayor. Súper seguro, responde él. Y añade: Vuestro padre pagó para que os lleváramos a Marruecos y os llevaremos a París. Os estamos haciendo un favor.

Calma, coraje y disfrutad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *