Tag Archives: Educación en valores

Sonia de la cuenta @educaparaladiversidad nos acerca un poco más la realidad de las personas con TEA y cómo facilitar su adaptación a las rutinas dentro del aula.


¡Hola a todos y a todas!
En este artículo vamos a hablaros de pautas metodológicas para adaptar la organización y la gestión del aula del alumnado con TEA.

Para ello, lo primero a lo que debemos responder es ¿En qué consiste el trastorno del espectro autista (TEA)? Los trastornos del espectro autista (TEA) son una diversidad funcional del desarrollo que puede provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales significativos. Algunas personas necesitan mucha ayuda en la vida diaria, mientras que otras necesitan menos. Actualmente, no existe una cura para los TEA. Sin embargo, las investigaciones muestran que los servicios de tratamiento de intervención temprana pueden mejorar el desarrollo de estos niños y niñas.

Si pudiéramos decirle a una persona con TEA que nos describiera como es su diversidad funcional diría tenemos una condición que afecta a nuestra manera de relacionarnos con el mundo, tenemos características comunes, pero también podemos tener rasgos particulares dentro de nuestro propio trastorno, el mundo puede ser un lugar muy ruidoso y abrumador para nosotros, los temas que nos agradan nos provocan una gran motivación, anticiparnos en lo posible a lo que va a suceder nos da seguridad y estabilidad manteniendo todo en orden, los apoyos visuales nos ayudan a entender y comprender las cosas, evitamos el contacto visual y queremos estar solos,  nos produce dificultad señalar objetos y mostrar interés por ellos cuando otra persona nos los señala, tenemos dificultades para comprender los sentimientos de otras personas y para hablar de nuestros propios sentimientos, nos cuesta hablar y mantener conversaciones usando muchas veces gestos en lugar de palabras y  jugar, repetimos acciones una y otra vez e incluso perdemos destrezas que antes teníamos por ejemplo dejando de usar palabras que ya teníamos. También mostramos momentos de irritación.

La mayor parte de los padres observan las primeras señales de alerta desde el año y medio en adelante.

Conociendo un poco más las características y necesidades que presenta el alumnado con TEA, ahora podremos pensar en cómo establecer pautas metodológicas para adaptar la organización y la gestión del aula del alumnado con TEA. La parte más importante cuando hay un niño con TEA en el aula es que todos sus compañeros sepan que en qué consiste la condición, cómo es ese niño, y que se cree un ambiente de cooperación y de apoyo. Esta es la parte más importante porque entre todos podemos ayudar en lo que necesite ese compañero/a y normalizar determinados comportamientos. Por ejemplo, si el niño/a con TEA grita porque escuchó un ruido y se pone nervioso/a, sus compañeros deben reconocer que está nervioso debido al ruido e intentarán no hacer más ruido o lo calmarán.

Es recomendable dividir la clase en ambientes de ESTRUCTURACIÓN FIJA como por ejemplo en rincones, ya que como hemos dicho este tipo de alumnado le gusta la anticipación y el orden proporcionándoles estabilidad y seguridad con actividades cotidianas y odian los cambios. Debemos MEJORAR SU MOTIVACIÓN. Las personas con autismo tienen un repertorio muy restringido de intereses y pueden realizar una misma actividad una y otra vez, sin llegar a cansarse de ella. Por ello es importante conocer sus gustos y preferencias para así ofrecerle algo que le interesa y así estará mucho más motivado para trabajar en el aula. Si el niño sabe cada cuantas fichas va a descansar o a recibir eso que le gusta, también estará mucho más tranquilo.

Debe haber una ADAPTACIÓN DE LOS TIEMPOS con actividades cortas para favorecer la atención, recursos materiales para comprender el paso del tiempo como relojes adaptados o calendarios con imágenes, ya que como hemos dicho los apoyos visuales son muy importantes para ellos. Debemos dotarnos de PACIENCIA Y PERSISTENCIA necesaria en el tiempo. Puede ser una de las mejores herramientas terapéuticas con las que ayudar a su alumno/a. También tenemos que considerar que muchos de ellos presentan trastornos relacionados con el sueño aumentando la probabilidad y frecuencia de rabietas y problemas de conducta, por lo que en estos momentos debe ser aún más consistente nuestra paciencia.

MATERIALES TEACCH. Las siglas  TEACCH  significan en castellano “Tratamiento y Educación de Niños con Autismo y Problemas Asociados de Comunicación“.  Los recursos basados en la metodología  Teacch son materiales manipulativos, muy atractivos visualmente y con una gran carga de motivación para la realización de cualquier actividad, incluidas las actividades curriculares. Como hemos dicho es importante que este alumnado trabaje de manera muy estructurada.

Manipulativo Materiales TEACCH: Tarjetas de los sentidos editable  -Orientacion Andujar

APOYOS VISUALES, OBJETOS REALES Y FOTOGRAFÍAS.  Es un código alternativo al lenguaje oral.Por ejemplo, para realizar las tareas enseñar las bandejas de las pinturas o lápices junto a los pictogramas. También se puede acompañar de tarjetas en mayúsculas, minúsculas o letra de imprenta. Todos estos apoyos visuales poseen la inestimable ventaja de estar presentes durante periodos muy prolongados de tiempo, a diferencia de lo que sucede con la información suministrada por un canal auditivo, que rápidamente se desvanece y solo está presente durante un breve periodo de tiempo. Esto permite que la persona con autismo pueda recurrir a sus apoyos visuales tantas veces como lo necesite.

Si por ejemplo decimos “A colocar los materiales”, el niño autista  hará caso omiso a la indicación. Una situación como esta se puede resolver con relativa facilidad empleando apoyos visuales.  Por tanto, los autistas son aprendices visuales y la información presentada por la ruta visual será mucho más asimilable para ellos que la información presentada por una ruta auditiva, con independencia de la edad o de la comprensión verbal.Podemos realizar emparejamientos entre objetos reales y fotografías, pictogramas o palabras escritas como manera de trabajar la comprensión del niño con su realidad y que analicemos su grado comprensión del mundo que le rodea. 

Agenda de actividades con fotografías de objetos reales | Books, Book  cover, Visual

TRABAJAR SU AUTONOMÍA. Para ello nos apoyaremos en los apoyos visuales mencionados anteriormente a modo de un recordatorio permanente que les permita manejarse con mayor autonomía. La AGENDA VISUAL Y HORARIO INDIVIDUAL serán utilizados para anticipar que se va a hacer en cada momento y donde, así evitamos niveles de ansiedad y frustración; el sistema de trabajo debe ser rutinario pero flexible, así fomentamos la autonomía. Las tareas tienen que llevar un contenido visual a modo de información, una estructura simple y organizada para que el alumno pueda realizar la actividad sin mayores explicaciones además de saber cuándo empieza y acaba una actividad. Podemos enfatizar el momento más importante del día. Debe estar en un lugar accesible para el niño/a y a la altura de sus ojos, de modo que pueda consultarla tantas veces como desee. Del mismo modo,  conviene colocar los marcadores visuales con el niño/a. Debemos ir denominando las actividades de una en una según vayan teniendo lugar.

Si ocurre una situación en la que por ejemplo no podamos salir al patio porque está lloviendo, le mostramos una imagen tachada y una alternativa a esa imagen. Tienen dificultades para elegir entre varias propuestas. Entonces les podemos poner un panel en el que se le ofrezcan esas opciones mediante apoyos visuales y que escojan la que más le apetezca. Por ejemplo, a la hora de seleccionar un juguete o material del aula.

ALIMENTACIÓN.  Como hemos dicho estos niños necesitan una estructuración fija en sus hábitos.  A la hora de momentos como el almuerzo, pueden sentir rechazo a comer en lugares distintos a su hogar o usar utensilios que puedan ser diferentes a los suyos.  También puede comer de manera compulsiva. El adulto debe mantener  una actitud de tranquilidad y confianza. Como dijimos el mundo puede ser un lugar muy ruidoso y abrumador para estos niños por lo que debemos procurar encontrar un lugar libre de bullicios. Como llevamos diciendo a lo largo de este artículo, podemos utilizar apoyos visuales que podemos colocar en la agenda. Se debe seguir de manera sistemática y evitando cambios inesperados. 

Agendas personales para niños con autismo - Autismo Diario

Podemos observar otras reacciones a MIEDOS IRRACIONALES que van apareciendo y desapareciendo a lo largo de su desarrollo que pueden provocar un daño físico para el niño/a o para otras personas, limiten o dificulten las rutinas cotidianas, se conviertan en un obstáculo para el aprendizaje o generen un intenso malestar o angustia. Muchas de ellas están relacionadas con sus experiencias sensoriales y su mundo perceptivo, ya que son hipersensibles al mundo que les rodea. Pueden molestarlos cosas como la luz, sonidos o incluso roces con su piel. Debemos llevar una aproximación progresiva, gradual y muy controlada al estímulo que provoca el miedo, darle tranquilidad y aguantar pacientemente y una vez más apoyarse en pictogramas.

TAMBIÉN PUEDEN SER COMUNES CONDUCTAS COMO:

TIRAR OBJETOS AL SUELO CONSTANTEMENTE, ya que les puede gustar el sonido que provoca al caer, mostrar enfado o frustración, reclamar atención o simplemente es un ritual y es la finalidad que ha encontrado al uso de ese objeto convirtiéndose para él en un juego.

PRESENCIA DE RABIETAS DESPROPORCIONADAS ANTE LOS TIEMPOS DE ESPERA en momentos como respetar la cola, cuando nos paremos a atender a otro compañero o cuando repartamos los materiales o expliquemos una actividad. Podemos asociarlo a un estímulo que para él/ella resulte gratificante, como por ejemplo poner una canción que indique que debe esperar o darle un objeto junto a secuenciar las actividades con apoyos visuales. 

En el JUEGO, como dijimos al principio los niños y niñas con autismo evitan el contacto visual y quieren estar solos, les cuesta la comunicación con los otros y repiten acciones una y otra vez, por lo que su preferencia estará en los juegos en solitario con escasos momentos de juego compartido con los demás. Jugar permite al niño o niña desarrollar aspectos psíquicos, físicos y sociales mientras experimenta sus emociones y expresa sus sentimientos. Es la manera en la que el niño conoce y expresa su mundo. Por tanto, estimularemos el juego en sesiones diarias y aprovecharemos otros momentos espontáneos para favorecer el juego social. Se sabe que también en el aspecto de la comunicación y el lenguaje, el juego tiene un rol importante y recordemos que estos niños suelen tener dificultades en el lenguaje.

Para finalizar este artículo diré que muchos de estos niños y niñas también tienen problemas de aprendizaje, muestran un retraso en el lenguaje y el habla y un coeficiente intelectual muy bajo que les limita considerablemente en su vida cotidiana.

Sin embargo, también hay algunas personas diagnosticadas con un trastorno del espectro autista que tienen una inteligencia superior a la media o que logran superar sus problemas de comunicación. Destacamos personalidades que se cree que tuvieron autismo como el director de cine Tim Burton,  Ludwig Van Beethoven, Bill Gates, Amadeus Mozart, Michael Jackson, el director de cine Stanley Kubrick entre otros muchos. 

Por tanto “Tener autismo no significa no ser humano, sino ser diferente”. Jim Sinclair (1992).  Espero que el artículo les guste y les sea de utilidad. 

Tenéis algunos enlaces de interés:

Aumentativa: https://www.aumentativa.net. En la actualidad, la web cuenta con más de 9.000 pictogramas, 34.000 palabras o grupos de palabras, 10.000 fotografías, un total de 48 aplicaciones multimedia y un potente sistema automático de generación de actividades y aplicaciones. 

ARASAAC: https://arasaac.org/materials/es/1580  Para mí, la página más completa con presentación y actividades para ayudar a comprender a los compañeros de clase y a otros niños qué es el autismo, qué ayudas necesitan las personas con autismo, cómo ponernos en su lugar y cómo podemos ayudarles en nuestra vida diaria.




Colaboración con @mundotuytea

Pocas figuras hay más trascendentales que la de un docente en la vida de una persona. Vitales durante nuestra infancia, ya que marcan nuestro futuro y determinan nuestro aprendizaje. Fundamentales en la edad adulta, cuando como madres o padres comprobamos que la historia se repite con nuestros hijos, y los docentes de nuevo, serán quienes en gran medida formen en conocimientos y valores a esos seres a medio hacer a los que tanto amamos. 

Hasta aquí todos de acuerdo seguramente. Los “profes” marcan, para bien o para mal, que de todo hay, pero marcan, y afortunadamente ésta es una realidad irrebatible. En este punto de consenso, me gustaría ir un poco más allá y ampliar el campo de visión de la sociedad. Padres, madres, docentes, gobernantes, me gustaría haceros una pregunta e invitaros a la reflexión: ¿Cuánto creéis que puede llegar a marcar un buen docente o una buena política educativa la vida de la familia de un niño con TEA? 

Y me presento. Mi nombre es Juncal Roldán, soy madre de un niño con TEA no verbal. Hasta hace 6 años, poco o nada sabía del autismo, de inclusión educativa, de la labor docente actual, de la LOE, La LOMLOE o del funcionamiento de las administraciones educativas, más allá de la experiencia personal archivada ya en la memoria casi en blanco y negro. Pero, el precioso Alex nació, y con 15 meses empezamos a ver que su desarrollo no era como el del resto de niños de su edad. 

A partir de ese momento nada fue como esperábamos, nada ha sido como cualquier padre cree que va a ser esto de la paternidad, de la educación, de la vida. El guión genérico que la sociedad nos había enseñado para desarrollarnos como padres no nos servía. Curiosamente pronto nos dimos cuenta de que no éramos los únicos que debíamos adaptarnos a lo inesperado. Casi nada, casi nadie estaba preparado para Alex, y eso que él, era simplemente un niño más.

El primer problema fue el diagnóstico, la falta de formación y protocolos entre los pediatras para detectar el TEA o dificultades del neurodesarrollo en atención primaria: ¡Ya hablará!, nos decían. ¡No tienen obligación de hablar hasta los dos años! repetían. Pero los padres sabemos cuándo hay algo que no va bien y seguimos buscando respuestas ante tanta incertidumbre. Tampoco en la guardería detectaron nada extraño: ¡Está estupendo, sólo que va a lo suyo! comentaban…

Tras insistir, una pediatra le derivó a atención temprana y a partir de ahí comenzaron las etiquetas, las terapias y la formación en TEA incluso llegó al personal de su CAI. ¡Imposible olvidar aquellos dos años!... Ciertamente marca, muchísimo, tener un equipo como el de esa pequeña “guarde” de pueblo con su “seño Ruth” a la cabeza. 

  En unos meses el mundo de Alex, nuestro mundo, se transformó y empezó a cobrar sentido: Pictos, agendas, rutinas, lengua de signos…sus terapeutas y sus profes, no intentaron únicamente que Alex se adaptara al resto, hicieron que el resto, entendiese  la manera de percibir el mundo de Alex. Y fue mágico para todos. Los niños rápidamente aprendieron los signos con los que mi hijo se comunicaba, hicieron piña y tribu de la manera más natural… Si, aquello fué inclusión con mayúsculas. 

Pero esa palabra, inclusión, mostró su verdadero significado después. ¡La de pistas que nos dan las palabras sobre la realidad, sobre quienes somos, de dónde venimos y en qué punto estamos!.

  Alex comenzaba su etapa escolar y con tres años Ruth no podía seguir siendo su seño. La hubiera raptado, de verdad, pero mis profes me enseñaron valores contrarios de niña afortunadamente, y simplemente cambiamos de centro como correspondía. Buscamos el más “inclusivo”, o eso nos dijeron, y ahí empezó el baño de realidad y la palabra “inclusión” cobró todo su sentido histórico.

Si, porque la “inclusión” el mayor de los valores que ahora persigue nuestro sistema educativo, parte de la mayor de las perversiones: “la exclusión”. No es tan difícil darse cuenta. Sólo se incluye aquello que previamente hemos dejado fuera, y hasta ayer, los niños con TEA estaban fuera, como si viniesen de Marte, si… ¿Se puede ser más cruel como sociedad?, porque la exclusión del niño con TEA, con Down, con cualquier dificultad del aprendizaje, ha supuesto no sólo que no hayan podido participar de la vida educativa, social o cultural cómo y con el resto de sus iguales durante siglos, sino que se les ha privado del respeto del resto de sus iguales, que tampoco han tenido la oportunidad de conocer y experimentar cómo es el ser humano en su diversidad. El resultado ya lo sabemos; acoso, marginación, incomprensión…sufrimiento.

Podría contar mil anécdotas y momentos de dolor a los que como madre de un niño con TEA me he tenido que enfrentar por un sistema educativo que aún no está a la altura: luchar por que tuviese una agenda de comunicación, por implantar pictogramas con los que pudiese comunicarse en el aula como lo hacía en el exterior, por conseguir un tutor con algo de formación en TEA, por más tiempo con PT o AL, por equipos TEA en el colegio, por conocer las actividades o trabajos que realizaba en clase para reforzar en casa, visitas continuadas a inspección educativa para que le permitiesen quedarse en el aula matinal como cualquier alumno o en el comedor del cole. Si, un niño con TEA en un colegio público sin derecho a los mismos servicios que el resto. Tan asombroso como real. De educación, formación al profesorado, estructuración de espacios, puntos y elementos para regulación sensorial, adaptaciones de material, de programas de sensibilización, patios dinámicos, ni hablamos hoy, y eso que afortunadamente nos vamos encontrando a profesionales y padres sensibles que comienzan a entender que hay un cambio y que debemos evolucionar.

El sistema trata de adaptarse, pero falla estrepitosamente, y quizá esto no sea más que el resultado de que, como reflexionaba antes, todos hayamos sido privados desde nuestra niñez del conocimiento y el contacto con la diversidad o dicho de manera más cruda pero real: de que todos hayamos sido educados en la exclusión.  Aún así, no olvidemos que el sistema somos todos. Desde el ministro hasta el consejero, pasando por el inspector, el ATE o la seño Ruth.

Hay profes, docentes y personas que marcan, marcan la diferencia; la seño Ruth , la ATE Mariola, las logos Jenny o Patri, el equipo directivo de mi cole y la nueva orientadora, Maite, los papás del AMPA…

Los recursos, los medios, las políticas son muy importantes, pero finalmente el docente tiene en su aula un valioso micromundo y el poder de decidir qué tipo de profe es, que mundo quiere construir para cada uno de sus alumnos y alumnas, tengan o no TEA, y qué marca desea dejar.

¡Nueva colaboración! Disfrutad muchísimo de los 5 juegos que nos trae Erica para trabajar valores y educación emocional dentro del aula con niños y niñas de diferentes edades.


A lo largo de la jornada escolar, nuestro alumnado realiza un sinfín de actividades y cada vez es más frecuente que una de ellas sea jugar. El porcentaje de docentes que utiliza juegos en clase ha ido aumentando exponencialmente debido a la introducción de nuevas metodologías de enseñanza – aprendizaje activas, además del cambio de mentalidad y modelo pedagógico que se está produciendo en muchas escuelas. De esta forma, podemos afirmar que los juegos han llegado a las aulas para quedarse y debemos aprovechar este recurso tan versátil y útil a nuestro favor para potenciar todo aquello que queremos conseguir de nuestros niños y niñas a través de ellos.

En el artículo de hoy os quiero presentar 5 juegos para trabajar valores y educación emocional, dos aspectos transversales y fundamentales que poco a poco están ganando también protagonismo en nuestras aulas y que debemos fomentar desde edades muy tempranas, con el objetivo de establecer unas bases sólidas y saludables para nuestro alumnado. Esta selección de juegos está pensada para usar tanto en clase como en casa y destacan por su sencillez y diseño. ¡Comenzamos!

1. EMOTRIP (a partir de 8 años)

Este juego de Mut Kids nos ayuda a trabajar y potenciar las competencias emocionales de nuestro alumnado de forma lúdica. Consta de un tablero con ambientación espacial, 3 barajas de cartas y pueden jugar entre 2 y 4 personas. En este video de Jugando con Lupis podéis ver el juego en formato Stop Motion y en el perfil de Instagram de Esther, @emotimestra podréis leer una reseña detallada sobre el juego. 

Las cartas que se incluyen en el juego tienen diferentes funciones, como trabajar la conciencia y autonomía emocional a través del autoconocimiento, conocer mejor a otras personas y establecer conexiones afectivas, o reforzar habilidades sociales a través de dramatizaciones o role-playing. Lo podéis encontrar en catalán, castellano, euskera, gallego e inglés. 

2. ¡PILLADO! (a partir de 5 años)

Este juego de Lúdilo tiene como objetivo descubrir qué zorro ha robado la tarta antes de que escape. Quizá nos puede recordar al famoso Cluedo, ya que se compone de un tablero por el cual deberemos movernos e ir recabando pistas pero, en este caso, el trabajo cooperativo será imprescindible para resolver el caso. El juego incluye cartas con animales sospechosos, 3 dados, fichas de características y una caja para esconder la carta del ladrón. Pueden jugar entre 2 y 4 personas. Los jugadores/es deben decidir si quieren descubrir a un sospechoso o buscar una pista y tirarán los dados. Si salen 3 ojos, podrán obtener una pista. Si salen 3 huellas, podrán conocer a uno de los sospechosos. Si los dados no coinciden, el zorro irá avanzando por el tablero. 

Me parece un juego divertido y que trabaja muchos aspectos, entre los cuales destaco el trabajo en equipo, la atención plena, la estrategia, además de la resolución de problemas y la memoria visual. En el siguiente video creado por Lúdilo podéis ver con todo lujo de detalles el funcionamiento del juego.

3. EMOTIONS DETECTIVE (de 3 a 6 años)

Este juego de Miniland tiene como objetivo desarrollar la inteligencia emocional a través de la empatía, el autoconocimiento, la autoconfianza, la identificación de emociones y la asimilación de valores. Está compuesto de una ruleta con diferentes emplazamientos y tarjetas con situaciones que provocan emociones “negativas”. Deberemos escoger una tarjeta según lo que nos marque la ruleta, identificar cómo se siente la persona y proponer soluciones que lleven a la autorregulación. Es una propuesta interesante por su carácter cooperativo y porque nos ayuda a iniciarnos en el mundo de las emociones y la resolución de problemas.

4. ¡VUELA, BÚHO, VUELA! (a partir de 4 años)

Otro juego de Lúdilo de carácter cooperativo cuyo objetivo esta vez es desarrollar la lógica y estrategias de trabajo en equipo para conseguir llevar a todos los búhos de vuelta a su nido antes de que se haga de día. Con una mecánica similar al juego de ¡Pillado!, tenemos al sol como elemento contrarreloj que marcará el ritmo de la partida. También pueden jugar de 2 a 4 personas y en el interior encontrarás un tablero, 6 fichas con búhos y fichas/cartas con colores y soles que deberemos ir cogiendo para mover los búhos y el sol a lo largo del tablero. Este juego destaca por su simplicidad y porque es 100% ecológico, punto a favor para la empresa fabricante. Si queréis aprender con más detalle cómo jugar, aquí tenéis un video explicativo de la mano de Lúdilo.

5. LOS HOMBRES LOBO DE CASTRONEGRO (a partir de 10 años)

El último juego de la lista es de Asmodee y lleva varios años entre nosotros. El objetivo principal es cazar a los lobos/as que están atemorizando al pueblo a través de la observación, la perspicacia, las alianzas y la capacidad de argumentación y convicción de los personajes que intervienen. Antes de comenzar, cada jugador/a coge una carta al azar mediante la cual se convertirá en un personaje concreto: puede ser un lobo, un cazador o un aldeano, entre otros roles. Entonces, una persona que hace de narradora empieza a relatar la historia del pueblo. Al caer la noche, los lobos salen a cazar y… Se comete un asesinato, que se descubre al día siguiente. A partir de aquí, comienza un debate para argumentar quién ha podido ser.

Este juego es interesante porque lo podemos usar a partir de una edad más tardía y, por lo tanto, nuestro alumnado más mayor se puede beneficiar de sus múltiples posibilidades. Podemos trabajar la cooperación, la empatía y la resolución de conflictos entre otros. Al finalizar la partida, también se pueden debatir diferentes aspectos que hayan surgido a lo largo del juego y que suelen ser típicos entre los mayores de la escuela o en el instituto, como la propagación de mentiras o rumores, los juicios de valor, el perdón, la escucha atenta o la creación de bandos.

En la página oficial recomiendan entre 8 y 18 personas para jugar, pero se podría adaptar a más o menos jugadores si se multiplican o reducen los roles.

Hasta aquí la recopilación de juegos para trabajar valores y educación emocional. Como habéis podido comprobar, todo el mundo puede jugar y beneficiarse de los juegos para desarrollar diferentes capacidades, habilidades y valores que nos permiten crecer sanos tanto física como mentalmente, y de paso divertirnos un rato en buena compañía. Un último aspecto importante que os quiero recomendar es que juguéis y dominéis la mecánica de cualquier juego antes de presentarlo en clase. De esta forma, podréis avanzaros a posibles situaciones o contratiempos que puedan surgir con vuestro grupo y les podréis ayudar a resolver sus dudas o miedos.

¿Conoces alguno de los juegos? ¿Qué otros aspectos se podrían trabajar a través de ellos? ¿Crees que es útil usar juegos en el aula para enseñar contenidos?

Me encantará leerte en comentarios.

Erica Moyano Vargas, autora de Profe en la Nube (@profenlanube)

Esta actividad puede ser muy útil para comprender y hablar sobre la gestión emocional de nuestros y nuestras alumnas. Cada mañana cuando lleguen a clase pueden señalar cómo se sienten sobre la lámina plastificada que os traemos.

Nosotros proponemos estas emociones, pero podéis utilizar las tarjetas con las palabras que necesitéis según el contenido que estéis trabajando en clase.

Recomendamos plastificar este recurso para que dure mucho más. También será más fácil de limpiar y cumplir con las medidas sanitarias en caso de que los y las alumnas toquen el material.

En esta imagen podéis ver todas las emociones que hemos puesto sobre la mesa:

LAVA

Este cortometraje producido por Pixar y dirigido por James Ford Murphy nos acerca el tema de la soledad y la paciencia. Ford se inspiró en las islas tropicales y los volcanes oceánicos para producir junto a Andrea Warren esta maravillosa animación. ¿El resultado? Solo podemos decir que a veces, gracias a la espera, a nuestra fe y esperanza podemos llegar a tener aquello que nos hacen muy felices. 

Out of Sight

Out of sight o Fuera de vista lo realizaron tres estudiantes como trabajo de final de grado en la Universidad Nacional de Artes en Taiwán. La protagonista de esta historia es una niña ciega. Gracias a sus otros sentidos descubre aquello que le rodea de una forma excepcional. Una pizca de inocencia y grandes cantidades de imaginación hacen este cortometraje único. 

Además, si sois gran fans de las obras de Studio Ghibli quizás os recuerde a Mi vecino Totoro. ¡Estamos seguras de que os encantará! 

Alike

Alike es un corto de animación dirigido por Daniel Martínez Lara y Rafa Cano Méndez. Nos puede recordar a nuestras vidas ajetreadas y repletas de obligaciones. Un padre intenta enseñar a su hijo el camino correcto de la vida. Pero, ¿Cuál es? 

Esta obra nos muestra cómo a causa de nuestra propia homogeneización, tanto en pequeños como en adultos, a veces nos olvidamos de quién somos.

The Present

 

De la mano de Jacob Frey y como resultado de su tesis para la Academia de Cine de Banden-Württemberg, os traemos este cortometraje en inglés: The Present. Trata de un niño muy enganchado a los videojuegos, una excusa perfecta para no salir de su zona de confort. Pero un día su madre le trae a casa un perrito. La emoción le dura muy pocos segundos al descubrir que a este animal le falta una pata. 

Reach (Alcanzar)

Ahmed Elmatarwi, autor de Reach, quiso mostrar en este cortometraje como <<toda buena acción tiene su recompensa>>. La animación son 3 minutos de generosidad pura en medio del desierto y bajo condiciones climatológicas un poco adversas. ¿Cómo se las arreglará el protagonista para sobrevivir? 

Destinity

Destinity es el resultado de cuatro alumnos franceses del centro Bellecour Ecoles d’art. El cortometraje se enfoca en el tiempo que pasamos preocupados por el futuro, por mirar el reloj constantemente y saber qué viene luego. Este inteligente clip animado nos invita a vivir el presente y a disfrutar del aquí y ahora. 

Lou 

Lou narra la historia de un pequeño acosador que quita los juguetes a sus compañeros y compañeras en el patio. Creado por Dave Mullins, esta animación refleja el acoso escolar bajo un punto de vista pedagógico y reflexivo para encontrar su solución. 4 minutos muy divertidos pueden hacernos ver el bullying desde una nueva perspectiva para empezar a combatirlo en las aulas y en todos los lugares de la sociedad donde lo encontremos. 

Migration 

Este pequeño drama dirigido por Elize Bougard nos traslada a un pueblo pesquero abandonado donde vive un viejo marinero. Se encuentra solo, pero de pronto un encuentro inesperado le llena los días de vida. ¿Será así para siempre? Os invitamos a ver este cortometraje francés para entender los vínculos que podemos crear con compañeros imprevistos. 

Color Your World With Kindness

Dos minutos sin diálogo son suficientes para entender la bondad del mundo. Un corto americano muy sencillo dirigido por Epiphe D. nos remarca la importancia de los gestos en las personas y cómo nos influyen emocionalmente. Unas ilustraciones que aparentemente son en blanco y negro, se vuelven de color con la empatía y la generosidad. 

Mouse for sale

Hace un poco más de 10 años que se estrenó esta obra de Wouter Bongaerts y no deja de sacarnos una sonrisa. Un pequeño ratón que espera ser comprado en una tienda nos enseña valores como el respeto y la tolerancia. ¿Encontrará un hogar? 

Miles y miles de niños y jóvenes sufren bullying en el mundo. Según el Estudio Conducta sobre Salud de los Jóvenes en Edad Escolar de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 7,5% de los niños y un 4,3% de las niñas han sido víctimas del acoso escolar. Por si esto fuera poco, en los últimos años también se ha incrementado el índice de menores que sufren ciberacoso, la mayoría fuera del centro escolar. 

Por suerte, este es un problema en que la mayoría de actores implicados ya han puesto sobre la mesa. Y poner sobre la mesa significa crear comisiones de seguimiento y resolución de conflictos, observadores permanentes, mediadores y formaciones específicas para combatir de raíz cualquier indicio de bullying. 

Otra de las iniciativas que debemos poner en marcha de manera obligada desde el aula es la prevención. Una buena manera de hacerlo es a través de los libros. Hoy queremos recomendaros una serie de títulos que os ayudarán. 

Diversidad familiar

¿Cuántas familias mágicas hay en este libro? En este cuento se agrupan muchas familias, todas iguales, todas diferentes. ¿Cómo se lo montan las monoparentales? ¿Y las tribus? También tenemos las homoparentales y recompuestas. He aquí un cuento muy tierno. 

El miedo de no pertenecer a un grupo

Este cocodrilo no es un cocodrilo cualquiera. De hecho, una de las principales diferencias que hay entre él y la resta de su especie es que no le gusta el agua. Ni tan siquiera un poquito. Lo que de verdad le gusta es subirse a los árboles. Pero,... ¿es de verdad un cocodrilo?

¿Quién es Oliver Button? Le llaman niña porque no le gusta hacer las cosas que hacen el resto de niños. A él le gusta pintar, pasear por el bosque, disfrazarse y bailar. Cuando empezó a dar clases de danza mejoró tanto que pronto se convirtió en una estrella. Y sus compañeros se quedaron boquiabiertos. 

¿Cómo son las personas especiales? ¿Cómo son las personas diferentes? ¿Cómo las juzgamos? Este cuento nos habla sobre el valor de la amistad y la escasa importancia que debemos dar a las apariencias. Así lo hacen, al menos, estas dos amigas… que se saben querer a pesar de las diferencias. 

Características físicas diferentes

Malena pesaba mucho, seguramente demasiado. En la piscina las niñas se reían de ella y buscaron una rima fácil: ballena. Pero un día, el monitor de natación le enseñó un truco y su vida comenzó a cambiar. Es un cuento perfecto y entrañable para tratar el tema con cuidado y fomentando la autoestima.

Nos hace gracia que alguien tenga las orejas grandes. El pelo súper rizado. Que seamos altos, flacos o gordinflones. En Orejas de mariposa encontramos la manera de transformar cualquier cosa que sea motivo de escarnio en una característica positiva. 

Puede que primero se rieran todos juntos, pero cuando Jan se ponía rojo una y otra vez, ya no había freno. ¿Cómo se puede parar el bullying? Este cuento nos explica la historia de los niños y niñas que no son lo suficientemente fuertes para afrontarlo. 

En la escuela le dicen a Nuna que tiene piernas de flamenco. A ella no le gusta, pero mamá tiene un remedio. Son las gafas mágicas, que le permiten ver que las personas, a veces, no dicen lo que piensan ni piensan lo que dicen. Ni tan siquiera dicen lo que piensan que dicen. Una buena historia para trabajar la resolución de conflictos cotidianos. 

La de Wonder es una historia mítica. El libro original es un best seller que se ha transformado en película y que también cuenta con una versión para niños. Este es especialmente recomendable para chicos y chicas de Secundaria y explica la historia de August Pullman, un niño que nació con una grave deformación en la cara. Su incorporación al instituto no será fácil. 

Bruno y Pedro son muy buenos amigos y hacen muchas cosas juntos. Pero cuando Sergio comenzó a reírse de Bruno por su sombrero, las cosas cambiaron. Pedro, para empezar, dejó de ser amigo de Bruno por miedo a no ser aceptado en el grupo.

A todos nos cuenta un poco utilizar la palabra no con firmeza. Este cuento va precisamente de esto. De cuando el Monstruo Grande llama a la puerta del Monstruo Pequeño… y de las oportunidades que este último le llega a ofrecer al primero.

Puede ser que pase. En la escuela hay un niño alto y fuerte que se aprovecha de todo el mundo. Para conseguir lo que quiere utiliza la violencia, de modo que toda la clase está atemorizada. Llega un día, sin embargo, en el que uno de sus compañeros decide encarar la situación a través del diálogo y la razón. 

¿Puede la bondad cambiar el mundo? Este cuento ilustrado sin palabras de Kerascoët nos dice que sí. Vanesa regresa sola de clase y un compañero se mete con ella. Otra compañera que lo ve decide que hay que hacer piña con la clase y no dejarla nunca sola. Nunca, nunca. 

Nadie sabe qué le pasa a Uma. Está triste, cabizbaja y tiene la mirada perdida. Pasa gran parte del día en silencio. La respuesta a su angustia tiene que ver con el acoso escolar.

En este libro de Anna Morató encontraremos tres historias sobre acoso escolar en las escuelas, en las cuales también hay tres protagonistas: los que sufren el bullying, los que lo provocan y los que lo viven como espectadores. 

Hay dos niños mayores que molestan a Julio a la hora del recreo y él no sabe muy bien qué hacer. Piensa que si no dice nada y espera a que todo pase, se resolverá. Pero, ¿y si hablara con la maestra o con sus padres? Este libro permite a los niños y niñas tomar dos decisiones para saber qué pasa según lo que elijan. 

Una amistad inesperada puede ser de gran ayuda. Abel tiene problemas para hablar. Un día unos compañeros del colegio lo acosan y hacen que entre en una casa ruinosa, donde la gente del pueblo dice que vive el monstruo más espantoso del mundo. Ese supuesto monstruo es Gabriel, un joven que sufre una enfermedad. Su amistad ayudará a Abel, que será capaz de superar sus miedos. 

He aquí una novela gráfica cautivadora, en la que Raina es la protagonista. Ella quiere ser normal, pero un día se cae y se rompe los dientes. Lo que le espera durante unos meses será una auténtica tortura. ¿Será capaz de superarlo?

A todos nos habría gustado ser invisibles alguna vez. Todos, alguna vez, hemos querido dejar de serlo. Al protagonista de esta historia le cuesta controlar este poder: “a veces, cuantas más ganas tenía de ser invisible más gente me veía y, en cambio, cuando quería que todo el mundo me viese, a mi cuerpo le cogía por desaparecer”. 

1 Comment

Wonder es una película que se estrenó en 2017 y se enmarca en el género del drama, pero que tiene toques de comedia muy interesantes. Está dirigida por Stephen Chbosky y probablemente ya sepas que está basada en el libro homónimo Wonder, publicado en 2012 y un auténtico éxito literario en todo el mundo. Tanto el libro como la película nos cuentan una historia tan maravillosa como su protagonista, August Pullman. La cinta, protagonizada por Julia Roberts, Owen Wilson y Jacob Tremblay, es un antídoto contra el bullying. Perfecta para reflexionar, conversar y tratar a fondo esta temática en el aula. 

El argumento

Se llama August Pullman, pero todo el mundo lo llama Auggie. El protagonista de Wonder es un niño de diez años que vive en North River Heights, en Manhattan. Tiene una deformidad facial de nacimiento, que se llama Síndrome de Treacher Collins. Durante toda su infancia, Auggie ha tenido que someterse a 27 cirugías, las cuales no le permiten ir a la escuela. Su madre lo educa en casa. Es un niño listo, preparado. Un amante de la ciencia, de Star Wars y Minecraft. También quiere ser astronauta.

Sin embargo, todo se complica cuando los padres de Auggie deciden que tiene que empezar la etapa de secundaria en la escuela presencial. Allí se encontrará con la cruda realidad: las miradas, las burlas, los insultos. Pero también se encontrará con la bondad, la generosidad, la lealtad, en un recorrido que conmueve, que emociona y que nos da, a grandes y pequeños, una gran lección de aceptación y amistad. 

Wonder o la magia de las personas 

Auggie es un niño muy especial. Destaca entre los demás porque su rostro no es como el de los del resto. Pero, ¿es que hay algún rostro que sea igual? Su hermana siempre le dice que él ha nacido para destacar y así es, porque ocupa una posición central en la familia: él es el sol. Los otros astros, como ella, giran a su alrededor. Wonder es una película muy interesante para trabajar el tema del bullying, pero también para reflexionar sobre las relaciones familiares: la posición que cada uno de nosotros ocupa en la familia y las circunstancias que pueden romper los esquemas, generar dolor, angustia o bien margen para la superación. Por eso la historia se explica desde las distintas perspectivas de los personajes principales. Y es un gran acierto que añade muchas posibilidades a la hora de abordar la historia. 

¿Por qué puede ser interesante ver Wonder? 

Si habéis leído Wonder sabréis que se trata de una historia maravillosa. Un best-seller muy reconocido por todo el mundo, que puede funcionar muy bien para trabajar en el aula, a partir de Primaria, a través de fragmentos de texto y, lógicamente, con la película. 

Según datos de la UNESCO, el 32% de los niños y niñas del mundo han sufrido alguna vez bullying o acoso escolar. Por tanto, desde las escuelas e instituciones se han iniciado programas y dinámicas para frenarlo. Desde el aula tenemos la oportunidad de hacer un gran trabajo de observación activa y poner en marcha una serie de actividades que nos permitan hablar sobre los peligros del acoso, ofreciendo (en positivo) recursos para fomentar la empatía, la inclusión y el respeto hacia los demás. 

Con Wonder tendréis la oportunidad de emocionaros juntos, conversar y jugar a poneros en los zapatos del otro. De sentir que no hay nadie por encima de los demás y que no hay nada más reconfortante y placentero que sentirse parte de un grupo cohesionado y respetuoso. 

La escena destacada

La película es una delicia que os permitirá trabajar un tema tan espinoso como es el del bullying o el acoso escolar desde una perspectiva atrevida y hasta divertida. Porque si bien esta es una película dramática, contiene momentos de lo más divertidos, que nos muestran cómo es de inteligente Auggie, porque es capaz de reírse de él mismo y de quitar hierro al asunto. 

Hemos destacado esta escena, que nos ha hecho reír especialmente, en la que los padres de Auggie conversan con él sobre cómo ha ido el primer día en la escuela. Esperamos que este fragmento os motive a verla entera. Actualmente la encontraréis disponible en Amazon Prime, bajo compra o alquiler. ¡Disfrutadla! 

educacion-docente-luchar-contra-el-acoso-escolar

En el Día Internacional contra el Acoso Escolar, hablamos de qué es el bullying, como son las víctimas, como son los acosadores y qué podemos hacer para luchar en contra y erradicar estas conductas. En casa y en el ámbito escolar.

El acoso escolar existe

Ha existido siempre, pero dichosamente, en los últimos años el acoso escolar o bullying se ha dejado sentir mucho más en los medios y en los centros educativos. Es esta mayor concienciación por parte de todos la que nos ayuda a luchar contra aquellas conductas de abuso que se producen en el ámbito de la escuela.

Pero, ¿qué es exactamente el acoso escolar?

Según el AEPAE (Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar), el acoso escolar se define como cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de manera reiterada, tanto en el aula, como a través de las redes sociales.

¿Qué pueden hacer los centros para prevenirlo?

Es muy importante mantener un estado de observación permanente de los alumnos ante posibles señales. Hay que estar alerta si se produce una disminución del rendimiento escolar, absentismo, cambios de humor, lesiones físicas… La maceta TEBAE os puede ayudar.

Por otro lado, hay que fomentar el trabajo en equipo, el respeto por las diferencias y la inclusión. Es importante, además, trabajar la inteligencia emocional, las habilidades sociales y dar pautas en los alumnos para resolver los problemas de una manera pacífica.

¿Qué pueden hacer los padres o tutores desde casa?

Los padres o tutores también tienen que observar a sus hijos, ante posibles señales que nos indiquen que se puede producir acoso: disminución del rendimiento escolar, pérdida o sustracción de material, cambios de humor, miedo de ir a la escuela, insomnio, lesiones físicas, etcétera.

Hace falta, además, fomentar un clima de confianza en casa, de forma que tengan claro que pueden comentaros cualquier problema que tienen y mostrar sus sentimientos sin miedo. Es importante dedicar tiempo a los hijos, haciéndoles preguntas y conversar sobre la jornada, sus inquietudes y experiencias. Poned límites, fomentad responsabilidades y felicitadles cuando consiguen aquello por lo que han trabajado y luchado.

¿Cómo son las víctimas?

Habitualmente son niños, chicos o chicas que no disfrutan de aquello que denominamos ‘popularidad’ en el conjunto del aula. En casa normalmente están sobreprotegidos por su familia, pueden tener un temperamento débil, ser tímidos e inseguros. Suelen tener una baja autoestima, tender a la depresión, al miedo y mostrar un bajo rendimiento escolar.

¿Cómo son los acosadores?

Suelen ser más ‘populares’ entre sus compañeros y presentan dificultades importantes para desarrollar la empatía. Tienen un temperamento impulsivo, agresivo y no reconocen la autoridad. De hecho, suelen transgredir con facilidad las normas establecidas. Además, muestran poco interés en los estudios y acostumbran a vivir actas de violencia al hogar.

Romper la herencia, desarraigar conductas

El caldo de cultivo del acoso escolar tiene mucho que ver con las creencias, los valores y las actitudes que todavía hoy imperan en nuestra sociedad. Hace falta, pues, romper con la perniciosa herencia de los estereotipos machistas, el racismo, la homofobia y las diferencias de trato según la clase social.

Para erradicar el acoso escolar…

Tenemos que trabajar para fomentar los valores, observar y dejarnos ayudar por los psicólogos y especialistas del centro, así como basar todas nuestras actuaciones en los principios morales y de comportamiento, implicando a todos los miembros de la comunidad escolar. ¡Juntos lo conseguiremos!

educación-docente-paz

En el cuento de la Sopa de piedras que explicaba el añorado Xesco Boix, la sopa la hace todo el mundo. En la historia, un soldado muerto de hambre consigue darnos una lección de solidaridad conmovedora. Y nos hace, el mismo tiempo, una pregunta para reflexionar: ¿qué ingredientes necesitamos para vivir en paz? ¡En la olla nosotros podríamos estos!

educación-docente-paz

Es un valor fundamental, que nos hace tener consideración hacia los otros, teniendo en cuenta cuáles son sus condiciones, emociones, sentimientos, miedos y limitaciones para comprender, valorar y tolerar las diferencias.

educación-docente-paz

Poder confiar en los demás, sea en el ámbito que sea, nos ayuda a desarrollarnos con garantías. Pero hay que tener en cuenta que la confianza - dada y recibida - es un ingrediente muy frágil. Conservarla es clave.

educación-docente-paz

La paciencia es la madre de todas las ciencias, dice el refrán. Es una capacidad muy importante, imprescindible para tolerar o atravesar las circunstancias adversas. Nos hace estar en calma y aprender a esperar.

educación-docente-paz

Sin tolerancia la convivencia es muy difícil; la paz, imposible. Se trata de respetar las creencias, las ideas y las prácticas de los demás cuando son diferentes de la nuestra o radicalmente contrarias.

educación-docente-paz

La paz no sucede por arte de magia. La amistad es necesaria para construir una paz cierta y duradera, sin odios ni rencores. La bandera de la paz solo puede enarbolarse si antes se ha producido un abrazo fraternal.

 

Y para ti, ¿qué ingredientes son necesarios para vivir en paz?